La servidumbre voluntaria a la incertidumbre

Golman

Quise ser un H4. Así de importante me siento. No pretendo ser el uno. Eso ya lo intenté en su día. Y fracasé. Nadie me siguió. Salvo uno. Miento. Dos.

Ticatalán

I was no good at creating startups. I had failed 3 times already. Fuck it. I’ll create a NEW language.

Futbolart

Fuck al corto y al pie.

Ticataluña

Queréis un nuevo país: nómbrame.

Elecciones

Pedir el voto el lumpen. Hay que arrastrar a la banda al límite del caos: emergencia colectiva siguiente.

Compra pública innovadora

Os voy a presentar a las nueve personas más competentes de este NEW païs. En este tema.

Medium

Como humano y sagrado: os traigo un mensaje de mi padre.

Heteropatriarcado

Pa: ¿qué les digo?

Comunidad

Rovira, Carmelo, Coll, Vall d’Hebron, Collserola.

Reystoria

Aprendemos otra.

Ficción

Así sea real.

Violencia

Erradicarla.

Política

Buenismo bien según casado.

Deporte

Insulto

Insulto

Esclavo

Juicio social

Indulto

Perdón

¡Perdona!

Teatro

Lliure

Cridant

Skill

GOL

Gender

man

Obsesion

To raise the world cup

Time

Reverse

Sport

Basketball

Challenge

To sell myself

Nightmare

To be overwelmed

Sin

To give a fuck

Lie

Fear

Farse

Only in you believe it

Dream

ALLS


Nombre de la obra: 30

Valor: a subasta

Cada día: una pieza de mi obra.

Reglas: 9 rondas. Cada jugador es uno mismo, pero alterado. Para bien. Y tantito para mal. Nomás la puntita.

Te pasas.

Se te va el pedo.

No se vale.

Ya estuvo.

Neta: dlv.

Bloques de texto. Palabras. Ideas. Concatenaciones. Erupción 99 días. De pronto Golman. Tienes que frenar me han dicho. No vayas tan rápido. No te llevamos el ritmo. No podemos ir a esa velocidad. Para. No te muevas. Que no vamos a ir.

¿A dónde nos llevas?

¿Quiere saber?

Pues yo le voy a explicar. Corto y al pie. Una polla.

Convicción

Surrealismo

Afiliación

Tico Commons

Estrategia

Un, dos, tres por mí y por todos mis compañeres.

Certeza

Todo es broma.

Terapia

Reir

Credo

Credo en múltiples dioses multiversados en una complejidad de 99 dimensiones y estoy determinado a encontrarlo ahora mismo por el único acto de fe necesario: estar presente. Aquí. Leyendo. Riendo. Llorando. Cómo si fuera la primera vez que encontramos este sentimiento de plenitud. El estado de conexiones neuronales en tu cabeza que tiene la virtud de iluminarnos todas las luces de nuestra comunión sistémica biológica en la existencia común que compartimos, hoy aquí en el culto. Por los siglos, de los siglos, ALLS.


Leer un libro

Como diria Piqué: el mío.

MKTS & Futbolart.

NEW bisne con Gerard.

Shame

Commercial skills. I can sell you anything. Everything.

Quest

Disruption of the social complex system continuos motion

PCP

What to buy to solve the 99 greatest challenges collectively delivered in 99 days.

PPI

The truest tender process we can co-design to step away from the bullshit this particular status quo send towards our direction.

EU Project contribution

PiPPi evangelist

Team

Tico Commons

Target

You.

Community

ALLS


I’ve got shit to sell.

Pick one:


You don’t get any description. There is something behind. You have to trust your instinct. You get choices. And this one is free. And the 99 dimensiones are here. Explained. In simple words. Drawings. And cut and paste cliffnotes withe ilustration and teachers edition so you learn by cheating. One way of doing it. Loving Boris Johnson and citizen Donald Trump. You have got to admit: those two real men know how to party.

Oh, common. Now you tell me you can take a good laugh with a few pints on the account of your sorry ass. It’s the game of the rule. Laugh for the spirit of the night. That thing you do. To dance with the latino mojo required to light up the night. A real party. Party with salsa in a rooftoop. Salsa rooftops. Rooftop Barcelona.

If I was to choose which markets to invest in… oh, what a white boy from vanilla bullshit.

Grow up.

You’ve reached the top of the pyramid. I’ve reached the middle ground. Not still at the top. Although I might be. I might get there. There’s a will and there’s a story. First you need to be ready to access the road to the ultimate resolution: to wake up tomorrow. Rise and shine. But really really mean it this time. Like living under the privilege of having a job to show up to. A community that know you. A place that works because we all pitch in for the coordination of our finest social assets: the 9999 professionals in our institution.

Did I tell my code name: PiPPi evangelist.

That’s it. It’s a job post I created. I fulfilled this role. You are not going to be this forever. We are not going to be here. We have to decide what the rules are. First rule of PiPPi the edge is the limit. The rule I follow is we are aiming for the collective emergence of the social complex system hapening today.

I told the project lead today: you don’t believe in what I proposed to the entire consortium. We had an understanding that this was a plan to elaborate and follow. And we had a schedule to setup and run it. To reach the monster. I word that I place there for the McGuffin that was too hard to swallow for her inexperience in my specific sense of humour. She and I have a thing. We come from opposites ends of the spectrum. But I’ve learned to live with people that don’t share my ideas, and in fact, believe the exact opposite thing that I do on any specific matter. But I don’t mind. Arguing is what takes conversations forward. It’s just the thing we are trying to solve. And see it done. Because you have got a plan. A trully fresh idea to play in the role game we are playing. Is it supposed to happen or are we going to make it happen? Do we believe it is here to kick some ass? Or are we here to keep our fucking day jobs? Because I have no other option, but believing. And I want to sell this to highest social collective collaborative outcomes: that it works because it has a spirit that resembles the heterogenity of the people that given their time and effort to built this brand new community of practice. It is a fucking dream and we are nailing it already. But now we need to show how the use this shit to make the world spin in the other direction. Because that’s the plan. And that’s it. It’s in the script. Written in stone. I went to the holy mountain and GOD father spoke to me. And gave me this extended version of the code that we need to follow that would be useful to implement in the design thinking of the NEW religion. Our own.

I am bigger that Job(s).

I’ve been hit by 9 plagues myself.

Just barely getting my head out from the water. I’ve almost drowned 9 times.

One day will the day.

And that’s my body gone. Forever live in your mind if you remember the tone of my voice. Even when I screamed like a maniac that day: GOOOOOOOOOLMAAAAAAAAAN.

Entre la O y la A.

O y A.

Olmecas y Arias en nuestra historia.

Fluctuaciones en los precios que te descolocan. ¿Cuál es la fórmula de las tarifas de energía? ¿Cuáles son los modelos? ¿Cuáles son las matemáticas que nos llevan a mejorar lo que condiciona la capacidad de software y de hardware para la analítica de lo datos que generamos como usuarios cada uno de los ciudadanos de este planeta. Personas singulares. Pacientes. Profesionales. Usuarios. Todas. Todos. Aquí reunidos. Nos vamos a presentar a estas y estas convocatorias. Por el hecho de competir en el diseño de la armonía necesaria para generar un procomún a partir de una convención colectiva de lo que debemos establecer como las NEW reglas básicas de nuestro entendimiento. Por ponernos de acuerdo. Por empezar un tiempo NEW. Hoy. Ya no te digo 99 días más allá. Habremos cambiando el mundo como pongamos sobre la mesa un PiSpaM completo. Por nuestro santos cojonetes. Por lo que esta narrativa en particular pertoca. Porque aquí hay que conectar todos los puntos. Y asociarnos con los mejores. Para resolver los temas más consistentes de nuestro ecosistema multiversal. Nos estamos equivocando de pulsión. No es únicamente el mercado. Pero el mercado tampoco nos inhibe la emergencia colectiva. Antes que nada: desenojate. Bájale de huevos. Abolamos la fabriación, comercio, distribución y uso de la industria armamentista. Reemplacemos la estabilidad que le da a los mercados, sus primos hermanos, como el Rey Juan Carlos y el Emir. Ofrezcamos una terapia al heteropatriarcado para que se baje del caballo. Y se siente a dialogar la bajada de huevos que nos pertoca resignicar con un gesto total de abstinencia. Es un vicio. Y un miedo infundado. Y real, por la falta de este paso de todos y cada uno de los individuos y los estados que respaldan la militarización y la connivencia de los controles y los fallos de la detección y lucha contra el narcotráfico y la incapacidad de aliviar los daños en vidas humanas que ya no sólo su presencia y falta de control sanitario, pese a las propiedades propias del producto, y de su química, en los casos, o de su biología, y nuestro neurotransmisores resintonizando otra rola en una dimensión nueva que exploramos por percibir el más allá que no nos va a tocar ver, la neta. Verlo ahora es la conjura del hechizo. Explicado así para que lo entienda Martina.

Lo entenderá en la versión de mi editora sueca.

Día 11/99

PiSpaM

Golman

Ganamos el mundial

Política uno de mi programa; imagínese las otras 99.

Y así, tras un juego de palabras ensimismadas, la propuesta política más literaria de la historia de los tiempos NEW, apesta por querer resolverlo todo de un plumazo. Eso qué, está bien de la verga. A poco todo tiene que ser así, pim, pam, pum. Nel. Me niego. Así te la pongo. Mi voz es olmeca; yo sé que me entiendes.

Yo vengo de una raza anterior. A ver si nos vamos a entender. No quiero que haya confusiones. Porque mi obsesión es entendernos. Resaltar la huida por el polo de la bondad. Por rebajar los humos de las señales de guerra. Los pueblos originarios tienen la historia de sus terriotorios silenciadas por las narrativas colonizadoras de nuestro gran YO contemporáneo: la idea nacional. Nos ponemos cachondos con las mentiras que nos cuentan en el cuento oficial. El cuento incluye la narrativa de nuestra religión. La que nos explica qué debemos creer. Aquí, ya, duda. Así va la cosa. No importa si quieres o no creer en Cristo. Deberás entender su biografía. Y en un relativismo que encabrona a la extrema derecha católica apostólica y romana por dar entrada al entender y leer la vida de nueve otros profetas de otras religiones que nunca se nos había ocurrido entender de qué iba la historia que calma la angustia existencial de esas otras culturas. Respeto a la cosmogonía de los otros. Entendemos que debe ser así. Desde el inicio de los tiempos, en nuestro continente, teníamos una manera de vivir. Coexistíamos en armonía con el territorio que cohabitabamos como ecosistema de una cordialidad y contundencia en absoluta armonía con Dios Padre Nuestro Señor de lo invisible y lo visible, de lo imaginado por las inteligencias artificiales creando las alternativas a la creencia oficial vigente en la comunidad humana interconectada con el más allá, a partir del más acá, como un soliloquio en punta cometa mientras el sol da sus últimos giros en nuestro espectral viaje al día del otro lado. Ustedes y nosotras estábamos en polos opuestos. Y un día os distéis una vuelta por nuestra casa. Llevábamos una eternidad viviendo así. Juntos entendíamos que la tierra de dónde veníamos era esta extensión de sur a norte. Piensa en la historia de nuestros ecosistemas sin nosotros. Lo que tenemos aquí todavía en algunos sitios que conservamos como de ello dependiera nuestro proceso de curación de nuestra gilipollés macho-ibérico, Josemari Abascal meets Harvey Epstein.

chapter dos: NEWENG

I have a narrative for the NEW commons. I know «you» came up with the concept of the commons. As commoner thing regarding what’s to belong the whole. The entirity. The greater good of our collective society as armonios joy to flowing outside our own little kingdom. If I offer you commones a NEW commons, do you think they will take it, or stick to a decision of anticonsume: the don’t opt in. They don’t buy into the marketing. For once. The revise the source of their fake news antispam algorithm. Something’s fucked up. It’s a book; it’s supposed to be fucked up at some point. To deliver a new direction. Like time going off. Mental. I can easily win an election against Boris any day of next 99 days. I’m a big mouth trash talker on the basketball court. I could take Boris and nine of his friends to play me for fictional surreal cup. Something like Dali buttfucking everyone of the Monty Python cast deepfaken into exact shit written in the script. To rebolt against the infamous saints. The lords of the land. The conquerors of laughter. And high end culture we are entitled to brag with character given the privilege to rule over the planer wankers who are just in for the booze, the coke, the partys with low pigment loaded lords of the dorks. 99 arguments pro Novak. On that end of the spectrum.

No ofense.

You islander can take a joke.

You are not going to destroy our armada again, will you?

Oh, common. Don’t be like that. I’m pulling your dick. And………


El giro

Las niñas de nueve años ya saben de la historia del cine todo lo que sus padres han sido capaces de hacerles entender del séptimo arte. Kurosawa para arriba. Nueve directores introductorios. Para que empiecen un recorrido clásico antes de que comiencen a aprenderse nombres de directores comerciales. Hollywood tiene sus garras puestas en el cuerpo de sus hijos. Ellos optarán por creer lo que ven en la gran pantalla. Y nos están explicando el fin del mundo. A ver si vamos a tener que tomarlos en cuenta. El fin se aproxima. Nos estalla la cabeza del miedo que nos da estar aquí prendidos a la incertidumbre. No me toquéis los cojones. Vamos a espabilar un poquito. Empecemos por unir nuestro canto en un himno nacional que por fin saque de nosotros algo más que un puto lolololó. Somos más que dos putas letras de nuestro abecedario. Podemos demostrar al mundo que nuestros poetas nos permiten reinventarnos en un verso que nos transforma. Oh prosa, no te pongas a versear. El sonido del silencio apabulla a los errantes. No vagues por aquí que la productividad de la inteligencia artificial puede entender que te estás quedando con ella y los afectivos a la violencia se inventarán una manera en someterte a su gesto de opresión.

La violencia es Dios. Es el mundo al que decimos creerle. Fíjate. Deja de creer. A ver si puedes.

Da el puto paso contrario.

Por darle la vuelta al péndulo.

La punta intención de Shopenhauer.

Vamos a enceder la vida en la dirección opuesta.

Por ir en sentido opuesto.

Como un gran juego que se ponde de moda.

Como un reward system que lo pete.

Porque partimos de un diseño que compartimos entre todas.

Y nos damos a la labor más sublime de nuestro porvenir.

Decidir nosotras mismas sobre el futuro del procomún. Como un acto de presencia. Como una conexión estable con el sentir compartido más noble: la comunión con santidad. Si todos sentimos eso al mismo tiempo, entramos entonces en el tiempo nuevo. El tiempo saciado de nuestra necesidad de sabernos dignos de estar ya no sólo en su presencia, sino palpitar del unísono latir de nuestra totalidad: ALLS.

De regalo: Viernes

El libro de Fernando Solana Olivares

En mi infancia México me permitió hacer un chavelo vergas. Me explico: a los seis años mi familia se mudó de San José, Costa Rica, al Distrito Federal, México. Corría el año de 1983. Era un salto cuántico que ninguno tenía previsto. Para todos significó ampliar las miras de lo que hasta ahora era el mundo.

La experiencia quedó marcada por un gesto muy simple: la despedida de un aeropuerto internacional Juan Santa María, al que se dio cita toda la familia Elizondo y toda la familia Cordero. Es posible que algún Morales o algún Trejos (Yeya, sin duda) también hicieran acto de presencia. No menos de 40 personas nos fueron a despedir a lo que sería el primer gran viaje de salida, por aire, que mi familia, y yo, emprendimos.

Al llegar a México la dimensión del aeropuerto ya marcó la pauta. Cuando se atraviesa por primera vez el valle de la Ciudad de México te cambia para siempre la perspectiva de lo que hasta entonces conocías. Sin duda, Cortés tuvo que haberlo vivido, quizás no con la misma inteligencia emocional que Bartolomé de las Casas. Instintivamente, me tira más asimilarme con Bartolomé, porque de manera natural, como lo explica de manera brillante Enrique Díaz Álvarez en su último libro, La palabra que aparece, tenemos tendencia a querer estar del lado bueno de la batalla dual. O de una manera más sesgada: queremos estar del lado del ganador. Nos gusta ganar. Así seamos acarreado por la masa espermatozoica que tira hacia la conquista de la penetración sublime del óvulo que nos trajo a todos aquí.

Para un mexicano no hay duda. Si tienes que escoger entre Hernán Cortés y Bartolomé de las Casas, ¿a quién escoges?

a) Hernán Cortés

b) Bartolomé de las Casas

c) No se quién son. (vale como No vale / No se acuerda)

La opción múltiple es una manera de aprender. Examen tipo test, le dicen en España. A veces nos llama la atención la «Madre Patria». Y la amamos/odiamos como amamos/odiamos a los gringos. México es así. Dualizado por su raza entremezclada: águila y serpiente.

Si la profecía hubiera dado lugar a una cuestión extraordinaria, la serpiente se estaría chingando al águila. Ahí sí entonces podríamos decir que los mexicas se hubieran chingado a los españolitos. Pero no. No fue así. Nuestra historia es distinta. Otra cosa es: ¿qué quieres tú creer?

Al salir del aeropuerto y dar un paso al frío invierno de 1983 percibí una magnitud que nunca antes había experimentado. Frente a mi había un mosaico de espectaculares que anunciaban todo tipo de bienes y servicios de la gran ciudad capital de nuestro continente. Aquello fue un salto a una modernidad que no había visto desde mi perspectiva tropical infantil. Metí la mano en el bolsillo de mi pantalón y saqué un puñito de maíz. Abrí la mano y lo regué tantito en la banqueta.

Mi niñez pues, se desarrolló en este nuevo concepto. Origen tropical, actualidad mexicana.

Chavela Vargas hizo un viaje semejante, años antes. Su transición la hizo en solitario, a otra edad, y sin su familia. Su familia de hecho la empujó a irse. Y el país, mi país, en parte, también. Y en México recibió la acogida de una gran urbanidad capital, en la que un ser que transita en las periferias encuentra terreno fertil para renacer. Y Chavela renació de tal manera, que se hizo mexicana. Porque los mexicanos nacemos donde se nos da la rechingada gana.

Yo también me hice mexicano. Fue sin querer queriendo. Mi primaria me define, como al resto de mis compañeros del Héroes de la Libertad. Primero, como coyoacanense. Luego como miquelangeldequevedista. Y de ahí pal real.

Yo vivía en aquél entonces en el Barrio del Niño Jesús. Y mis amigos vivían en círculos concéntricos que se alejaban del Héroes hasta los límites entre calzada de Tlalpan, Insurgentes, circuito interior y la UNAM (el campus entero), ya que tenía amigos que vivían en la Villa Olímpica. Ese fue mi primer ecosistema.

Uno de mis grandes amigos, Diego, tenía dos casas. Sus padres se habían divorciado. Ambos vivían en Coyoacán. Su padre en una casa colonial, y su madre en una casa en la calle Paris, frente a un campo de futbol municipal de tierra, de esos en los que la porterías no tienen red. Coyoacán es una ciudad en sí misma. Como Tlalpan. Los pueblos de la periferia. La cultura propia de las colonias en México también acarrea lo que aquí se produjo desde que todo cambió.

Cuando eres pequeño, entre los siete y los doce años, vas conociendo los hogares de tus amigos. Esa parte formativa ha sido para mi un deleite insustituible de bondad y acogida por parte de los referentes que marcaban la vida de mis compañeros. Cada uno vivía de maneras distintas, y ninguna era exactamente como la mía. Yo venía de fuera, para empezar, y no teníamos familia. La hospitalidad mexicana, pude aprender, te abraza con sinceridad y te abre las puertas. No me extraña que Chavela haya aterrizado aquí y se haya convertido a mexicana. Quién hace este zambullido queda por siempre transformado.

Al inicio de la pandemia, justo cuando estaba en el ferry entre Barcelona y Menorca, emergió con potencia el grupo de whatssap más grande de los que tengo: el de mis compañeros de generación del Héroes de la Libertad. Nos reecontramos y saludamos en un éxtasis colectivo que fue muy particular.

Diego no estuvo en ese proceso. Hasta hace pocos meses, en los que mi gran amigo Rodrigo Santos, ilustre miembro de la palomilla, lo metió. Diego entró con ese flow potente y singular, con un humor demencial, y una tendencia deliciosa al límite del caos, y como vino, se fue. Nomás conectar, también conectamos en privado, y ahí pudimos reencontrarnos en petit comité. Pudimos reconectar rápidamente y volver a establecer la reconfiguración de cómo habíamos evolucionado, y con ello, nuestra amistad. Le compartí mi página web, cosa que no he hecho, del todo, con casi nadie (hasta el 25 de diciembre del año pasado, en el que renací con el nacimiento de esta página «en sociedad»). Su lectura me volvió en forma de un feedback muy sentido y bonito, lleno de cariño, sorpresa y gratitud, cosa que agradecí muchísimo. Y luego me pidió una cosa: ¿lo puedo compartir? Ya estaba listo para salir, así que le dije que sí. Qué claro. Y así lo hizo.

A los pocos días me contó que lo había compartido con la pareja de su madre, Fernando. Me contó que su madre y él me recordaban de aquellas veces en las que tuve la fortuna de ser invitado a su casa a jugar, comer, en los que uno pone en práctica las lecciones aprendidas que nos han dado en casa para saber cómo actuar en las casas de los demás. De ahí mi predilección por Casas, aunque por esa misma regla de tres, también podría haber tirado por Cortés, porque la cortersía en las casas de mis amigos siempre fue mayúscula.

Diego me contó que Fernando escribe una columna en Milenio cada viernes, y me la compartió con ilusión. Se ofreció a enviármela cada semana, y desde entonces así lo ha hecho. De pronto estábamos leyéndonos mutuamente. Y la conexión ha sido espectacular. Desde entonces estoy viciado a las columnas de Fernando, que me sigue enviando Diego religiosamente. Fernando le pidió a Diego que le enviara mi dirección. Y hace unos días recibí un libro suyo en el que se recopilan los artículos de su columna «Elitismo para todos».

Tras unos cuantos Viernes, el formato me tiene más que ilusionado para explorar lo que sin duda puede ser un portal multiversal a todas las dimensiones que tengo por transitar. Al menos 99.

Mil gracias, Fernando por tan entrañable dedicatoria, y tan suculento libro.

Yo soy así y así no me moriré

Siento contrariar al príncipe; me vale verga.

Me vale verga no es español correcto según la RAE.

Pregúntenle sino a don Mario Vargas Llosa. Es nuestro principal enlace latinoaméricano en esa real institución. Él podría no contestar. Pero quedaría feo. Más viniendo de un sudaca cualquiera. Un no-blanco.

La distinción entre dos bandos. Vos podés elegir uno. El que querrás. No tenés que venir conmigo, ni mucho menos. Esto es así de directo. Te late estar conmigo y la repulsión es mutua. O bien, para ser menos gilipollas, podríamos asumir, por hacer el ejercicio de desplazar nuestro inmutable sentido del inmovilismo sobre los grandes nueve pilares de la NEW spain. Quelcom més que una nació.

A banda de donar pel sac, us aporto una resolució.

Vosaltres hi podeu creure, o mes aviat, no pas.

Vosaltres mateixos.

Hi creus?

No hi creus?

Creure o no: aquesta és la questió.

No vull esser un Hamlet qualsevol. El meu pare no és pas el rei aquest. No es pas un rei, pero és un viceministre. Un carrec politic que als 80 anys ha donat al meu país i crec que val un reconeixement que vull que sorti d’aquesta muntanya sagrada en la que visc: NEWCAR.

Tot canvia.

Tot és nou.

Començem de cop.

Jo estic boig.

Tant com cal.

I el meu pare ho sap.

Ell no és com jo.

I ell és lo més gran que conec.

El meu pare de veritat. No es meu PARE.

Pare; no siga.

Inmovil.

Retractil.

Diminuto.

Invisible.

Ausente.

Not to be.

ALLS

99 días; una eternidad

Os voy a explicar una de olmecas

La mayoría de vosotros nunca habías estado aquí. Se trata de un momento demencial de un tiempo nuevo. Te pilla lejos. No entiendes de qué va. Te quieres ir. Pero por alguna extraña razón sigues leyendo. Alguien te ha forzado a leerme hasta que llega un momento en el que te cansas y dices: basta. Lo gritas. No quiero ponerlo en mayúsculas. Entiendo de etiqueta. Mi razonamiento es libre. O pseudo-libre. Ya sabes. A veces puede bailar de un sitio a otro. ¿Y? ¿A ti qué coño te pasa? ¿Tú me estás tocando los cojones por puro placer? ¿Es eso? No, sí sólo me gustaría saber si te estás intentando cachondear de mi en mi puta cara, chaval. ¿Te has quedado mudo?

El siguiente paso sería entrar en el contexto de la violencia en el que te han criado. Y al que respondes cuál gran macho alfa. No quiero decir si eres ibérico o no, a sabiendas que alfas hay en todos los rincones, en cada coordenada, de este puto planeta NEW.

Sí. Se acabó. Dejamos atrás esa puta mierda. La mamada esa. Os tenéis que desnudar. Aquí y ahora. Como hacías en el confesionario. Para expurgar al diablo de tu ser. Ven acá que yo hablo en nombre de Jesús; es mi carnal. Neta. Por esta, ira.

Olmeca devoto perjurando.

Lo siento. Para conectar el presente con el pasado hay que dar un salto cuántico. No es la misma dimensión. Quizás vamos en sentido inverso. Pero es una posibilidad plausible. El pasado siempre estará accesible a partir de la gestión de los datos de nuestras memorias. No se si esto se podrá hacer o no. Pero ya estamos en ello. Yo converso conmigo mismo mientras me escribo mensajes para otro momento. Y nunca me leo. Soy mi peor lector. Escribo para darme gracia. Algún día que me encuentre leyéndome. Quizás sin siquiera saber si era yo quién hablaba. O quizás otro. Otra voz. Otro yo.

Tengo la sensación de que no soy yo ahora mismo. Soy muchos yo. Y no permito que ninguno fluya. No del todo. Y que me inhibo. Y siento la traición de ser honesto. De no estar dando todo. Que se me junta otra vez el miedo con cagarla. Y romperlo. ¿Y si soy el némesis de Fixing Felix? Quizás yo también voy a romper la red. Y quizás vaya a parar a un espacio emergente en otra dimensión. Una dimensión ortogonal a donde cojones quieran ir Zuckenberg, Steve’s AI, Jeff Bezos, Elon, and company. Yunaguaraimin.

Life is simple. And square. Like a scandinavian rule of thumb.

I myself come from the descendants of the first conquistadors from up north. I come from a long line of vikings that got in touch with early great, great, … great granfather, and mother, in the first mestizo holy marriage between a European and an olmecan. The situation became a local and foreign institutional get together that founded the greates bond between the NEW model and the old one. I think I can open with this debate to establish a clear path towards understanding the others, and learning from the experience of giving away. For the sake of the tico commons.

My olmecan head is a mess. I must retire to my room. The day is long. I we must wait for tomorrow to shine the light into the entire sphere. And we are ready for a change in the radiomagnetic fields. We tend to not look at those motions. Let’s stop for now. And I’ll see you later. Maybe I should change from my blogger state and move to dreamer one.

Olmeca universitario protestando contra el sistema.

1. ¿Qué pasaría si soy el causante de que la caída del sistema?

Golman

Menudo follón.

—La que es liado, chaval—me dijo uno de los 99 españoles que mandaron a decirme un recadito: parda.

A los españoles cuesta entenderles. Y no: no es laismo.

No te puedes meter con la España Grande y Única. No tiene tolerancia a la oposición. Se es como ella, o se está contra de ella. Y te lo dicen así, tal cual: ¿estás como nosotros o contra nosotros?

¿Qué coño eliges?

Pues contra, chaval. No por nada. Por tocar los cojonazos. Por el simple placer de daros por el culo. Podría haberlo suavizado un toquecito: daros por saco. Tan sólo he venido a daros por saco; ¿así mejor?

El español medio es así.

Es lo que hay.

No vamos a pedir la extinción de uno de nuestros astados más (sino el que más) portentoso: el hijoputamachoibéricoalfa; con tres cojones.

Por un puto rap que te come la cabeza.

Por un puto rap que te come la cabeza.

Por un puto rap que te come la cabeza.

Te como la cabeza puto, cómo ves este rap.

Te como la cabeza puto qué tal te place.

Te como la cabeza puto ola que ase.

Te como la cabeza puto homófobo cabrón.

A lo que el español grande y único hace lo inesperado para que esta puta historia pueda tener más números de recibir un apoyo de un público social emergente más relevante que los putos resultados de los putos Golden Globe Awards y la lucha de Hollywood contra los machos alfa blancos con su multimillonaria manera de ser subnormales profundos. Todes.

Sus majestades, ¿cómo cree lo que le dicen esos gilipollas?

¿Usted a quién le va a creer: al hermano grande de Jesús, nuestro señor, que Dios en los cielos y en la tierra y en su gloria, que su papá es creador de todo lo visible y lo invisible, y que lo de aquí y lo de allá, y que todos los mundos somos nosotros. Nosotras. El pensamiento más egocéntrico de la humanidad: creerse más que una puta pecsi en el desierto. Una coca cola. Ojo, el hijo mayor de Dios Padre. Y vea usted el milagro: de la virgen María. Volvió a parir la condenada. ¿Quién le evita no tener otro milagro?

Aquí vamos, Francisco.

El cuestionamento de vos como único interlocutor con Dios Padre, mi padre, es un despropósito teológico de tres pares de cojones. Pues aquí los tienes, bro. Porque tú y yo también hemos hablado. Por que en el cielo te aceptamos como uno de nosotros. Antes siquiera de que bajara yo y poseyera a este medium para mi reconstituido mensaje. Poned atención. Ahí les va el puto sermón de la montaña NEW.

El renombre de las cosas.

Los H2 dan forma a la categorización de un mensaje. Lecciones aprendidas del hermano mayor de Jesús de Nazareth, que vive en las alturas, y está aquí entre nosotras. Presente. Como usted y como yo. En esta otra surrealidad.

Los surrealistas ticatalanes.

La asunción del argumento y justo lo contrario.

Soy el creador de otro discurso más completo que el de mi hermano menor: Jesucristo, mi carnal. Para mi, y sólo para mi, J’s bro, NEW chus.

Si yo tuviera que escoger entre NEW chus y mi tío Chus, escojo mi tío Chus. Sin pestañear. Lo tengo clarísimo. Su bondad y amor me atrevesó desde que tenía entre siete y nueve años. Cuando conoces a tus tíos. Y comienzas a conversar con ellos. A vivir con ellos. En sus casa: como se recibe a un primo. Y se le cuenta historias. De cómo ser, de qué reir, de las preguntas que nos salían. La intimidad de una familia es que veas lo loco que es mi papá. O lo tuanis. Mi tío Chus era una cosa inmediata a mi existencia. Su historia y la mía empezaron en antes de que yo naciera. Previo a la existencia de la cuál ahora soy consciente. Y me siento en comunión con algo más que un nuevo concepto de sociedad, de divinidad, de misterio, de elixir de la humanidad, de la consagración del porvernir en el aquí y ahora que compartimos, la luz más fuerte que emanamos como inteligencia no-artificial. La solución. Dada por el hijo mayor de Dios Padre: su servidor.

Humildemente.

No me vaya usted a juzgar ahora ante el riesgo de mi papi le venga a dar directamente por el culo. Y viene mi tata y le da por el culo. Por ser el Papá de todos los Papases. El amo máximo detrás del heteropatriarcado blanco. Español o anglosajón. Nos verga la distinción. Os vemos venir a 99 m de distancia. Tenemos olfato para detectar uno. Y somos la causa opuesta a su majestad. No por nada. Por aquello que usted también siente por mi, oiga: repulsión. Honestidad española de Castellón. Del pueblo de mi suegro. Nómbralo tú cuñado. No tengo derecho de nombrarlo y menos visitarlo y explicando por los nueve rincones de nuestra biografía, replanteada sobre nuestra visita. A las dimensiones espaciales de mi historia familiar. La única red social que quiero tejer es la salva a mi familia, y con ella, a todas. Por un tiempo alejado de la gilipollés. Porque estamos hasta la polla. Y nos suda la polla vuestra puta unidad, el rey, su corte, sus cortesanos, los amigochos de los señoritos, los señoros del puro, los homófobos de boquilla, pero que luego, a la hora de la hora……… se place del sexo anal más súblime que nuestra moral nos permite ante la única pregunta hereje que la iglesia no se puede resistir contestar: me la metes por el culo.

Qué fuerte, qué fuerte.

La liberación homosexual resuelve el machismo… a medias.

Y no me explico.

Un enigma de Dios Padre. Así lo quiso. No quiso que siguiera explicándoles lo que quiso o no decir mi Padre. Tan recto Él. Hasta erecto.

La rectitud de Dios Padre no está en duda. Dios Padre no viola.

Si Dios Padre no viola, vamos a numerar a nuestros hijos:

  1. Jesús.
  2. Golman.
  3. Francisco.
  4. Francisco.
  5. Pau.
  6. Pere.
  7. M-a-r-í-a. Móckery&blasphemy: burn in Plaça del NEW rei.
  8. Joan.
  9. Jaume

En una llista de nou fills predilectes de Déu Pare queda evidenciat el heteropatriarcat. L’unica dona, Maria. I amb rialletes. Quins collons. Quins pebrots. Això mìnim nou rosers.

La meva mare es diu Roser. I també la meva companya de feina. Jo soc evangelista al hospital de la muntanya. La meva muntanya sagrada. NEWCAR. El Carmelo millorat. Segons la nostra Graçia. Per que el SENYOR està amb vosaltres; i amb el teu esprit.

Oremos.

Este instante hemos venido aquí, OH SEÑOR, para adorarte y pedirte, qué pedirte, suplicarte, que le bajes dos rallitas a estar haciendo el mamador. No se puede permitir que estos cínicos marquen el orden de nuestro sistema social con la desvergonzada acción reiterada de delitos demostrados y burlados en vuestra cara con la intencionalidad que se nos permite catalogar como distinción natural, que mana del Lazarillo Tormés, y su peculiar manera de ser un pieza en la desazón del porvenir de los pueblos simples de mi país. Un homenaje a los pueblos españoles. Todos ellos. Descontextualizados. Por sacar al buey de la barranca, en donde yacía atorado el güey. Y pus aquí hemos venido a echar una mano en lo que se pueda. Ante la intermediación de mi trabajo. Que es lo que ponemos en valor en el himno nacional de mi país, un pequeño paraiso natural de donde emana mi relación con las circunstancias espaciales en las antípodas de dónde estoy ahora mismo, en mi montaña sagrada, NEWCAR, en la soledad de la escritura de la última historia de salvación eterna que necesitaríamos imprimir en libros de texto que los niños puedan leer, en versión ilustrada, para todas las edades, colores y sabores. Bienvenidos a la plenitud de opciones multiversales. Dejemos de mirarnos el ombligo. Aléjense del apocalipsis. Bienvenidos al credo del hijo mayor de Dios Padre. Este es mi sermón. También es mi canción. Y el himno posterior de un pueblo NEW que apartir de ahora se devuelve en el tiempo a recoger la antihistoria de lo vivido. Por razón a contrapelo. Ya que nos vimos incapaces de revertir la violencia armamentística con la que se cría a los varones de cada puta coordenada de un nuevo sistema de geolocalización a partir de las imágenes que se proyecten desde nuestro punto de observación de los multiversos ejemplares que se dibujaran en el horizonte cuando venga la imagen de aquello que os estoy hablando. Estamos en el mundo de la plenitud de alternativas en el plano de las posibilidades cuánticas del porvenir. Estados de la naturaleza. ¿Por qué no estamos jugando el juego que nos compensa socialmente implementar? ¿Dónde está el creador de un tiempo nuevo? Aquí, en el día uno de la reconversión. Bienvenidos sean ustedes al día uno del PiSpaM.

Yo no soy un evangelista de boquilla. Olvídense de todas las lecciones aprendidas. A tomar por culo. Vamos a destapar esta puta mierda de sistema con el que estamos conteniendo al covid-19/omicron. El virus entiende de mutabilidad. Y ahora, gracias a él, nosotros también. Nosotras también.

Ya se nos permite contar nosotroas las historias. Como Virginia Wolf. Pero ahora más. Todas. Todes.

Y si soy hombre y transito a mujer, ¿a tí qué coño te importa? Puede que sea tu padre. En la madre.

El presentar 99 gags ligados. Este es mi show. Puedo presentarme en cada sitio en el que me recomiende Steve Chapelle para contar historias de una NEW américa brown. NEW brown. NEW brown pride day. A brown narrative. Bigger than Iñárritu, el Chivo, del Toro, Benicio y Guillermo, Arriaga (nomás para chingar a Iñárritu), Camil, Derbez, Ruizpalacios, Frías, Santos, González, Elizondo y Gallo. Sin Salma. Por putos heteropatriarcas encarrilados hacia el vuelito del éxito de los que le chingamos desde la izquierda mexicana desacomplejada triunfando en Hollywood sin caer en las mamadas de Harvey pasándose de verga con Salma. Con lo que pesa Salma. Esa primera línea de mexicanos en Hollywood es como traer nueve Hugo Sánchez en el mundial del 86. Y no ese 1/9 de Hugo que nos dio el muy cabrón. Imaginamos todos un mundial de Hugo con nueve volteretas. Ese mundial que soñé estoy convencido de que al menos 999999 mexicanos lo han tenido. La neta.

Pues esta es la historia de Golman, que le puso más chile a sus tacos. Y con ellos enfiló siete partidos hasta levantar la copa del mundo. El sueño de Alexia Putellas. Transitando al Tico Commons.

Atención que el futbolarte es la base de mi creencia. Esta nueva religión se fundamenta en sus pilares surrealistas: las nueve dimensiones del estado de la naturaleza ticatalana. Menos más que me habéis dado tras dos ciclos de 9, la opción de ser uno de los vuestros. Os costó que llegaramos a este estado de enamoramiento. Un nivel mínimo de conocernos. Nos entendimos entonces como una especie de ser anónimo no contectado a nomás que una red social: la real. Como mucho se podía soñar con estar en el plano de lo virtual: la tele. Lo que sale en la pantalla. La televisión es como una virgen. No llega a ser tan relevante como un hijo de Dios, ni obvio, diosito padre, que nadie lo reemplace. La tele en cambio abrió el camino para que nos conociéramos en masa. Todos los pueblos. Sobre todo cuando se junta todo el mundo y nos vemos en un mundial. Y tenemos el mes más espléndido de la existencia. Por los países representados. En un escenario de autocomunión de todas las razas. De todos los tiempos. En su versión masculina. ¿Dónde está el interés, los desplazamientos, la fiesta, las marcas, las audiencias, en los mundiales de las representaciones nacionales de los equipos femeninos de futbol? Es una puta vergüenza. Nuestro desinterés. La incapacidad de ponerle sitio a la práctica del deporte desde las escuelas. En torneos en los que el deporte es parte de la vida. De competir por el simple hecho de ganar. De querer ganar. Como estado de la naturaleza al que puedes y debes aspirar, sobre todo si pretendes conseguirlo. Ganar es muy difícil. Se tienen que juntar varios factores. Pero uno muy sublime es la suma del esfuerzo que ponemos en una misma misión. Los torneos cortos se ganan con la preparación de 9 meses de una selección preparada mentalmente para competir por encima de las posibilidades de un mundo convencional que queda en el pasado. El viejo nuevo testamento. El NEW nuevo testamento. La reiteración de lo que ya nos funcionó en la última versión de mi hermano, siempre sagrado, Jesús.

Vamos a ver, vamos a ver. El legado de Jesús está en su futbolarte. Os lo voy a explicara para los que todavía no lo habéis entendido. Jesús es un capo. Pun-to. Es el más grande performer del tiempo moderno. Basó el cero en su nacimiento, programado ya por la gracia divina de Dios Padre, que aquí sí quiso que su legado fuera seguido por el orden cronológico y simbólico que nuestra humanidad utiliza en la tecnología en la que desde nuestras wearables podemos determinar qué coño tenemos que generar para descubrir cuál es la hora en la coordenada exacta de mi situación. Y uno pone el estado de ánimo. Y Jesús optó por romper. Y amar. Y amar a puros hombres. Su homoerotismo no está en duda. Por la libertad humana a la que ya tenía acceso. Por la corrección divina de la intervención humana de Jesús, mi hermano, en el margen de error con el que Dios Padre agrada jugar para dejar unos niveles de libertad en un supuesto libre albedrio que nos acaba por convencer de qué qué más da y que ya puestos, vayamos directamente a disfrutar de la sensación más sublime de una oxitocina alentando mi aletargado cuerpo a saberse en libertad de sentir este gozo eterno, en el que aquí y ahora que nos pone en efecto cachonderrimos, y seguimos estimulando las partes que conectan nuestro pensamiento con la ubicación vecinal del conjunto espacial un poco más allacito de mi cerebro bendito. Bendita dualidad la de mi cerebro en ebullición. ¿Cómo puedes pensar en ser el hijo de Dios, si no lo eres ya? Ya lo había dicho Jesús, y al estar escrito, todos lo reconocemos. Con las múltiples voces de los plagios, de las obras derivadas, de las spinoffs, de los personajes que se cuelgan a una de las dos opciones que te voy a presentar aquí:

a) La vía de Golman. Un rol para mexicano en la cabeza de Di Caprio y compañía. Sus brown friends. Where were they? Out comes a pakistani newyorker comedian. You know. Whatshisname. It’s like 9 of them. They don’t all look the same. I can differenciate 9/9 the pakistani or indian challenge. I can take an entire region in southeast asia from where I am, at the holy mountain of Carmelo.

b) Un rol para mexicano en la cabeza de Di Caprio y compañía. Sus brown friends. Where were they? Out comes a pakistani newyorker comedian. You know. Whatshisname. It’s like 9 of them. They don’t all look the same. I can differenciate 9/9 the pakistani or indian challenge. I can take an entire region in southeast asia from where I am, at the holy mountain of Carmelo. Don’t look up.

Mexicans have a way with words that’s has not jet exploded in your faces. Oh, wait… maybe that’s happened already. Nine times.

This is the story of those nine times:

  1. The day Golman took NEWLA
  2. Golman playing for the NY Manchester City little brother. You got to understand the minor level of the league that you play with. I can play where I want. I’m going to win the WORLD CUP of walking back to the promised land.
  3. Golman gol 9.
  4. Golman’s PiSpaM.
  5. Golman talking too much.
  6. Shut the fuck up Golman club.
  7. Némesis will be némesis agenda.
  8. The malign against gillipollas.
  9. MACHOALFA FREE COVID WORLD.

La cepa que nos mata.

La canción del feminismo.

Te haces feminista cuando escuchas una canción como la de Vivir.

ALLS

Cero – cabeza

El tiempo tiene dos direcciones: asumamos su dualidad desde un origen.

Este es el punto de partida. Una cabeza olmeca. Un cero providencial de otras culturas. Un aprendizaje presente, pasado y futuro. Todas estas cosas se desvelan a partir de este momento. Un presente consciente, desde dónde aspiro a persistir, y seguir en ambas direcciones: pasado y futuro. Un porvenir continuo que requiere de mi presencia desde otra perspectiva, desde otro cuerpo, desde otra (sur)realidad.

Parece que el norte nos guía. Como si el sur no pudiera ser la referencia. Pero al nombrarlos a ambos nos damos cuenta de que su existencia, por sí sola, representa la polaridad complementaria de un estado de la naturaleza. Y sus límites.

Pasado

Lo que ya he creado y que define igualmente una progresión lineal completa. No es memoria.

Futuro

Lo que cree a partir de ahora. El devenir propuesto de un tiempo nuevo. Nou. NEW.

El día de hoy es el día nueve del año. A partir de aquí me propongo realizar un ejercicio en dos direcciones: pasado y futuro. El pasado ya está escrito. Pero lo que ahí escribí todavía tiene otro recorrido: su lectura. Tirando atrás puedo postproducir la narrativa de esta creación. Le puedo dar una forma. En este caso una linealidad de 99 capítulos. Una línea de tiempo hacia el pasado, que me lleva enumerar una serie de títulos de entradas que aquí he escrito, y que ahora llegan a este punto, en el que esto preparado para darles otra vida: la exposición pública.

Contaré esta historia, y al mismo tiempo, en la dirección contraria, presentaré una historia lineal en la dirección opuesta, hacia el futuro. En ese sentido comenzaré por exponer un proyecto a partir del cuál reestructuro mi obra a partir de un nuevo marco referencial: un abecedario particular que engloba mi narrativa completa: abcgolmanxyz.

I’m going social network(s)

I once wanted to built one

I still do.

I’m in a quest.

But I still feel like an impostor.

In fact I don’t want to sell you anything.

I didn’t want to put a fucking price tag.

So I didn’t sell myself.

And I went against capitalism.

Without violence.

I didn’t mean to kill it.

It just happened.

ALLS


I know, I know, I know, I know, I know, I know, I know, I know, I don’t know.


I talked to Chris some days ago. It was a long time since I spoke with him. Maybe 9 years. A lot can happen in nine years. We can evolve into something unknown. Something new. Or rather NEW.


I don’t know.


Read, wo.


Read, man.


And world was at peace.


It’s poetry futbolartistically.


I basically just have to keep going the 99 days to go.


I will have reached the edge.


My count before I die might be already less optimistic than what I’m projecting: daydreaming.


I am a motherfucking dreamer.


Youaraproblewitha?


Size matters.


Wo know.


Man should know.


Here’s the truth: man hurt too.


A broken man.


We all are.


ALLS


ALLS is a heading. Everytime. It’s not an H1. Ever. You need to be forbidden something. At least a position. A place you ain’t to be. A thing you love. Something that hurts. Like not going to the world cup to compete. Like the odds are placed against your chances of winning. I still can win. I’m one of those who will compete to win for different set of values I’m willing to present with me at a starting point of virtually nothing: unocent.


That was my narrative to a startup that was about a disruptive solution that includes all of us. From a higher end perspective. A real NEW look at it all. To start fucking over.


Start fucking.


Tonight.


Now.


Let’s go.


Make love.


And me/you go.


T’is my song.


Long.


GONE.


ALLS


Where do you draw the line?


That’s how important a trace is.


Message in battle.


That shit.


Gone.


No more.


Forgotten.


The world has not ended.


Yet we stopped to pursue violence, man.


Drop’em.


Nevermore.


A tico commons pura vida outlet.


You come at a discount rate to enjoy our higher end of the deal: NEW.


Who do I play for?


Which one country should I choose to compete with to win the cup this year?


You reckon makes me a winner of the futbolart world cup that’s happening tonight?


Ya se fue a la verga.


El mundo cambia a partir de hoy.


A partir de aquí.


Vámonos a otro pinche pedo.


Más tuca que nunca.


Mae, esta vara es. . . . . . . . . m a t i z a d o o o ………


Hay dos polos: polaricémonos.


Dos pinches némesis.


Güeyes de la verga y no mámes los güeyes más chingones de todos los multiversos con barra libre de pecsis.


Se trata de literatura corta y al pie, hijo.


Ahí les va cómo les voy a explicar, mijo, cómo es ser de la verga.


Te voy a explicar lo que era un macho.


La extinción del macho alfa.


Podría parecer una distopia de la verga. Pues eso es. Allá vamos. Qué chingaos que le quieren seguir lamiendo la verga al pinche Leonardo de Caprio. Ese güey es de la verga. Un ticatalán sabe eso desde hace años. Y el mundo vainilla todavía le ríe las gracias. Ojo: el macho alfa no le cae bien Leo por otras cosas. Es la paranoía borjamari. Qué pavor en color azul pastel. El miedo de los borjamaris no es infundado. Los odian todos los que desprecian bien. Ya sabes. En castilla se odia un catalán como perico en cazuela.


Ya está: ya me metí con todo Dios. Bueno. Casi. Faltan los curas, Franco, su familia, los xenófobos, los violadores, los hijos de la gran puta, los jueces cínicos, los polis de tortura alegre, los que sienten una necesidad de odiar y apretar el gatilla. Va EPÑA.


Me metí con VAEPÑA.


Los nazis van a intentar acotar mi pulsión.


Drop the guns guys, drop the guns guys, drop the guns now / common let’s go we outtalav.


OTTALAV NFT


That shit goes viral and thasit.


THASIT.


THASIT is one those reindier name’s.


Dancing.


What does Santa is trying to tell with that naming of his not main raindear? A secondary feeling Santa wanted to hide in the way he name his own magical enforced labor to brother species that happens to work for us. How does that sound for short novel. Maybe just a tale of a few lines enough to beggin, evolve and end a story. Without it needing extra stuffing. No fucking gravy. I don’t do Thanksgiving.


I drink coke; youtaproblewitha?


Lation can immitate italian you wouldn’t tell no difference.


For an actor to come to Hollywood being a speak you’d have to fucking turn the place around and make it look as if the city just turned and your motherfuckers in charge of this fucking fucked up parede you people call democrats vs republicans piece of shit politics to represent what you good people I love trully represent. Sorry guys: fuck you.


Oh, man. I feel so sorry. i didn’t mean to be rude or nothing. I’m just here digging in the dirt of the plantation on the fields that were once labored up for the gain of the success of my kind. My white kind. This shit happened here. I we motherfuckers need to address this shit. What happened among us. It’s those fucking crazy toys we buy in the newspaper stand where we don’t longer buy the newspaper. Think where Peter Parker would work in todays digital news NEW américan stoyline: live from NEWNY.


NEWNY NTF.


I’ve been producing the game.


I can win it with a story.


My value.


I’m going to obstruct your view.


Sorry for this.


I’m going to take your money now.


Don’t get anxious.


It’s not the end of the world.


Not yet.


These morons don’t win.


Get off your horse.


Come down from that statue.


Come hug me here.


Colon hugs GOLman.


Cámara elevates thanks, or rather on/in a drone, that just set’s off into the horizon all the way down back to the Tico Commons. Ticataluña & Tico Commons.


Ticataluña & Tico Commons.


Short to the foot.


I can pass the ball to someone at the following distance:

  • 0 m
  • 1 m
  • 3 m
  • 6 m
  • 9 m
  • 19 m
  • 25 m
  • 27 m
  • 42 m

I’m more that just a sound passer.


I could reach Busquets level.


Literature and passing skills.


As good as is not better.


Respect and light up the party.


99


Insolent latinos.


No local match.


Or so they thought………


Until they met: Golman . . . . . . . . .


9 m killer shot. . . . . . . . .


The acceleration of my nine shots to score . . . . . . . . .


The futbolart movement starts with life. . . . . . . . .


I’ve scored the 99 penalty shots that I’ve taken in my professional life. . . . . . . . .


Los otros tres modelos de tiro son secretos. Esos no los conoce nadie. Nunca se han visto. Serán desvelados en momentos claves de los partidos 5, 6 y 7.


9


Yo voy a ganar el mundial; sólo falta saber con qué país.


¿Qué tal que es uno nuevo?


Para que eso pase tendría que convencer a todo un país a que me siguiera a una locura dalineana hacia una película de aquellas que veíamos en casa de los abuelos en blanco y negro. Pero el guion the Hollywood a la mierda. Nuestra realidad reflejada en el telón de esa vaina americana que queremos ser con todas nuestras ansias arribistas de los blancos latinos que quieren también, otra vez, hacer las Américas. El latino-español todavía no ha quedado satisfecho. Él man quiere serlo todo en la Yunai. Y daría todo lo que tiene, y más, por ganar en el plano en el que los gringos se arrodillasen para comerme los huevos. El sueño mojado de un espaldamojada. La mamada del cowboy. Mi primera novela.


Dime no si más de un gringo apretaría el gatillo ante tal irreverencia. Eso lo caló muy bien Villa. Pinche Pancho les pintó las caras cabrón. Y ustedes pinches mamadores no han tenido los tanates para hacer una buena película de Pancho Villa para llegar a mearse en la fiesta de alcurnía en esa Gringolandia en la que ya le pegaste chiquit@. A ver. Salma. Eugenio. Thalis. Guilermo. Lubez. Adal. Master. Roberto Mtz. Golman. Órale: produzcan putos.


Pinche Iñarritu está que trina. Lo dejamos fuera del flick. Ingue.


Iñárritu despidió a mi hermana.


El heteropatriarcado es dueño del futbol en México.


Y en todo el mundo.


Prácticamente. Todos los equipos tienen a un macho alfa en la cima. Hasta el Real Madrid. Hasta el Barcelona. Hasta el Español. Hasta el Manchester City. Hasta el United. Hasta el América. Hasta el Pumas. Hasta el Cruz Azul. Hasta el Querétaro.


9/2


El futbolarte no interesa a todo el mundo. Pero casi. Dos siempre van a crear más peligro que uno sólo. Hay que saber buscar las complicidades de ataque. El ataque y la defensa responden a dos tipos distintos de impulsos colectivos coordinados. Debemos mentalizarnos juntas para ir armoniosamente hacia delante a meter el gol. Golman dibuja goles en su mente. En los campos multiversales de las simulaciones sobre las que planteamos las probabilidades del ser/estar en el campo rival. La batalla existe en la metáfora del deporte. Respondemos a un juego de guerra. a pulsión del futbol se asemeja a la pulsión de los embates de la infantería con la estrategia militar de un hombre cualquiera de los cuatro colores: blanco, rojo, negro, amarillo.


Yo tengo un chamán de confianza que me ha guiado por trayectorias sublimes de niveles espirituales superiores. Lo que México nunca dejó de proyectar en el bienestar superior de una manera de entender el pedo que era puramente de autóctona y quedó velada por el esfuerzo sistemático para borrar a los habitantes locales de la santísima urbanidad que sepultaron vuestras mercès.


No me lo tomen a mal. Me puedo pasar de verga. Pero simplemente estoy contando una historia nueva. Y ustedes son testigos. Necesito que su acción y la mía se vea confontada sobre un caudal de un ritual alternativo para proyectar en paralelo a nuestra prueba A. Por probar dos alternativas paralelas en el tiempo. Eso es.


Las ideas más complejas e ilustres se contruyen tras enarbolar un desgaste físico del rival teniendo el placer de mover la pelota por la superficie total del terreno de juego. Lo que algunos llaman someramente posesión. Para mí es algo más normal: recorridos a distintas velocidades de redes neuronales armonizadas hacia un mismo beat……… Gooooooooolman!


Yo podría haberme conformado con un trabajito normal. Algo que me fuera dando estabilidad en mi cuenta de resultados. Facilidades para el banco. Un sitio más arriba de la pirámide. No estoy en lo más alto de la pirámide poblacional, ni mucho menos. Pero quizás ya se me discrimina. Por una cosa o por la otra. El juego no es justo. No le ha importado nunca serlo. Es así. Superior. Orgulloso. Caprichoso por unas reglas que nos enseñaron a vivir la metáfora de la batalla. Para poder experimental el arte de la defensa de Héctor. La consistencia de Aquiles. La picarezca tan nuestra. Narrar la batalla completa, desde la perspectiva del menos esperado. Esta historia es tan sólo la vuelta a aquél momento. A eso que se vivió en la cabeza del poeta. No se equivoca Enrique Díaz Álvarez cuando empieza ahí su narrativa de nuestra asunción de la violencia que viene de los machos. Basta. Que lo diga ahora el papa. Se acabó. Dios Padre es una farsa. Igual que todos. Todos fuimos heteropatriarcales y no tenemos perdón de Dios. Nos es negado. Atribuido siempre un privilegio singular, ahora nunca más lo recibirás. Y estarás siempre en desventaja. Y el hombre le entra un escalofrío. Voy a perder lo que tengo. Mi miserable vida será aún peor. Con lo mal que vivo por lo gilipollas que soy. Y yo sin darme cuenta. Oh, Leonardo, no mamar tanta polla obámica.


Por qué meterse con un presidente americano.


99 razones para hacerlo.


99 razones para evitarlo.


99 reacciones de gestos que podrían seguir una reacción en cadena que se presentara en 99 frames seguidos, de un segundo, con el gesto mismo que sintetizar un sentir del pueblo puramente NEW americano que llevamos dentro, dentro de este NEW matiz.


9/3


99 salidas de un lugar emblemático de las películas. O de tu zona. Sales del frame. Puedes estar donde sea. Salir con gracia de un frame. Es posible que esto se convierta en el video colaborativo cocreado a partir de la idea del feedbackloopper 9, Golman, en un de renovada fe en el evangelio del hermano mayor de Jesús, no sacridicado al no existir necesidad, habiendo Jesús llevado hasta la maduración esperada de la sociedad necesaria para alcanzar el máximo local que 2022 represnta para nuestra posteridad a largo plazo. Pongamos 9 años. Vamos a ver lo que nos depara el destino. Y montemos unas cueantas trayectorias que nos lleven hacia ese punto esperado. Hacia un PiSpaM.


¿Cuántas veces me tardaré en conseguirlo?


¿Será a la primera?


¿Será este el momento dado?


Un minut de silenci pel ticatalà. . . . . . . . .


6/9


Ciclos incompletos.


Taras del sistema.


No me vengas con chingaderas.


3/9


ALLS

La comunidad de lo de siempre

Nos reunimos con los que nos apetece para seguir igual.

Somos conservadores. Queremos que las cosas estén donde están. Y que no pase nada más. O que no vaya a peor. Y es por puro egoismo. Por sufrir menos que la media. El sufrimiento en tiempos de pandemia se vive de manera comparativa. ¿Quién ha podido salir? ¿Quién se ha librado de esta ola? ¿Quién está peor? ¿Quién se infectó? ¿Quién está en la UCI? Mientras no sea yo, algo va bien. Sigo vivo.

Qué le voy a hacer. Mi naturaleza humana es egoista. Así lo dijo alguien. Y me lo creí. Ya ni sé cuándo. Ni cómo ni dónde. Ni como ni dejo comer. Ni picho ni bateo.

En la escuela aprendí a pichar. Y también a batear. Fue parte vital de mi aprendizaje. Y sucedió en el patio. De manera autoregulada. Ahí nos hicimos las personas que somos ahora. A otra escala. No todos jugaron las mismas cosas. No todos jugamos las mismas cosas. A veces cuesta incluir a todos y todas en las generalizaciones que lanzamos sobre nosotras mismas. No sabemos si estamos transgrediendo las normas, o justo al revés, estamos arrastrando un sesgo del cuál nos resulta muy difícil desapendejarnos.

Ustedes disculparán si les hablo malhablado. Es mi pinche puta mala costumbre. Pero, según yo, no lo puedo evitar. Según yo, estoy hecho así. Y no hay nada que hacer. No mames las mamadas que digo.

El ser es mamador por naturaleza. Esa es una pinche ley que también aprendí en el patio de la escuela. Aquello era la jungla. Estabas en tercero y había los de cuarto, quinto y sexto que se creían los más salsitas. Y hacia abajo venían las nuevas generaciones a quiénes, por respeto, ignorábamos. Es ley de vida. ¿Qué chingaos se puede aprender de los de abajo?

Pero ya en tercero empiezas a ver que algunos pasados de verga se creen muy listos, por equis o por ye. Pero en realidad tienen unos pedos de convivencia que puede que sean resultado de su pinche mala educación en su contexto familiar. Puede que sean personitas que sufren en su vida un tipo de violencia que en muchos hogares sigue siendo la normal convivencia de los mexicanos y las mexicanas: el heteropatriarcado.

El pinche elefante en la habitación. Ahí lo tienen. Y nuestra versión de esa lacra es lo que vivimos entonces, y replicamos ahora. La manera en la que ejercemos una violencia pasa por la acción u omisión que desplegamos en el contexto repetido de una generación en la que hemos saltado ahora un rol. De hijos a padres. De hijas a madres. Cada uno vive esa experiencia según le fue en su baile particular.

La vida es así. Tenemos tiempo para darnos cuenta de quizás las cosas son de otra forma. Quizás podemos recuperar la noción de lo que está en juego. Quizás el juego mismo ha cambiado. No es igual que aquello con lo que crecimos cuando jugábamos en el patio. Las reglas puede que ya no apliquen. Ya no es mil novecientos ochenta seis. Maradona ya no existe.

Pero aún así, sigue siendo año de mundial. Y lo volvemos a vivir como una situación anómala. En el ochenta y seis yo salía a batear como tercer bat del equipo elegido por un gallo gallina entre un valedor y otro del salón. No tanto de un salón, sino de toda la clase. Gallo. Gallina. Gallo. Gallina… Pollito. Pollito. Pollito. Tenga. Tú. Tú. Tú. Tú… órale, vente.

La elección de los equipos de alguna manera saldaba una especie de selección natural. La que las dos personas autoencomendadas a formar equipo elegían para el bien de su propio bando. Por la única cosa que vale en ese momento: ganar. El liderazgo natural de la competición. Sin que nadie les haya hablando, todavía, de capitalismo.

Pero los mercados están ahí. Apoderándose en cada corte comercial del partido de beisbol que se transmite hoy por la tele. El entretenimiento americano es el primer vicio de todo mexicano que se precie. No puede evitarlo. Hay que irle a alguien. Y ahí están las reglas. Las vas entendiendo mientras te vas aficionando al deporte. Esas personas están ahí porque viven de eso. El primer anhelo infantil es vivir jugando. O que te paguen por jugar. De ahí venimos todas.

Se trata de una réplica heteropatriarcal del sueño americano a la mexicana. El drama de nuestra sociedad. Asumirnos como el reflejo de aquello que asumimos que pasa en el cúspide de la pirámide. Pero esta vez sobre la construcción de una historia que nos planteamos nosotros mientras convivimos con la habitación de una ciudad capital caótica en la que nuestros antepasados crearon caminos, edificios y costumbres que se mantienen en pie, gracias a lo que a ido pasando por estos lares, de generación en generación. Al menos nueve de ellas.

No nos separan muchas generaciones de aquellas que habitaron estas tierras en aquél entonces. Nueve generaciones es mi límite para saber de dónde chingaos vengo. De dónde chingaos venimos. Y de ahí pal real, vale verga.

Que nadie se enoje si no vamos más allá. No tenemos por qué pensar que las reglas son injustas para mi. Y sólo para mi. Si una regla se puede refrendar, como hicieran los chilenos como un pueblo con ganas de repensárselo todo, a partir de un nuevo acuerdo, de una nueva constitución. Ay cabrón. Muy cabrón.

El resto de los pueblos de América se miran con admiración lo que ahí sucede. Son otros tiempos. Y nos estamos comiendo la historia que nos plantaron en un libro de texto lleno de historias demasiado simples para acabar de entender con un pensamiento crítico suficiente que todo aquello eran nomás nuestras pinches mamadas encumbradas en una única pinche verdad: la nuestra.

El patriotismo es la base de todo nacionalismo. Y este es el primer paso para entender el orgullo de aquello que decimos ser: mexicanos. Luego luego pensamos: al grito de guerra. Ay güey. No ma………

Al grito de guerra: hazme el puto favor.

Guerra a guerra/ sin tregua.

Nosotros mismos asumimos, por la gracia de Francisco González Bocanegra (que si se presentara a unas elecciones en España se le conocería como Francisco Bocanegra, porque sus asesores de campaña le inhibirían a que se asumiera el Francisco González por ser demasiado del montón. Ver José Luis Rodríguez. Y si se presentara en México, lo campaña opositora le llamaría directamente por su primer apellido: González. Ver Andrés Manuel López), que vamos a la guerra. El himno nos prepara para un acto de defensa nacional. Tú eres el que debe dar el salto. Ante el paso del enemigo extraño invasor. No extraña que ante el coronavirus se plantara un pie firme en el suelo e interviniera el ejercito, que para eso está. Más o menos.

Sería cosa de adentrarse un poco en el himno para ir viendo a qué nos llama este. Y cómo estamos preparados para la vida nacional. En su día, en el siglo XIX un himno hacía patria. Y con ello hemos vivido hasta ahora. Quizás haría falta otro poema lírico que fuera algo más empático y sensible con los tiempos que ahora corren. Algo que nos ayudará a congregar a nuestra gente en un camino de construcción colectiva que pudiéramos entender como un camino nuevo hacia el futuro. Un camino nacional que trascienda las fronteras. Un camino universal. O quizás multiversal.

Quizás para pensar en una comunidad de la cual formamos parte tengamos que ir a nuestra cotidianidad. Nuestro barrio. Nuestra colonia. Nuestra delegación. Nuestro distrito. Nuestro sector. Nuestro pueblo. Nuestra ciudad. Nuestra región. Nuestro estado. ¿Qué parte de nosotros se queda en esa partición? ¿Qué parte de nosotros va más allá? ¿Qué parte de nosotros trasciende a traspasa todas estas capas y se eleva a una última gran dimensión a la que vamos a parar acompañados de un nuevo himno a esta nueva comunidad?

Maradona me habló

Acaba de bajar Diego a hablar conmigo.

Diego se le aparece a todo el mundo. Las visiones de Diego serán más vistas en perspectiva, digamos 2022 años más allá, en 4044. Nadie a día dos del año se ha puesto a pensar en la repercusión numerólogica de la distancia entre el nacimiento de Cristo a nosotros y nosotros con la distancia de los años del nacimiento de Cristo proyectados hacia el futuro en la línea temporal que se presenta delante de nosotros, de pronto.

Como Europeo y Americano tengo una responsabilidad. Y ahora estoy aquí para enunciarla. No es fácil. Ni tampoco difícil. Se llama dualidad. Y cada uno va a jugar un espectro de los dos. Rompemos con el principio de individualidad, esta vez, para asumirnos parte de un colectivo de los posibles: A o B.

A) Europa.

B) América.

Se acepta pulpo como animal de compañía.

Yo soy los dos. Soy el único que tiene esa cualidad. Se trata de mi sistema. Aquí yo pongo las reglas. Vamos a encaminarnos a una elección popular ortogonal a todas las fiestas de la democracia que vamos a festejar, a partir de esta primera vez, el resto de los votantes no convocados para la elección tradicional en el espacio real. A cada elección una elección en una dimensión por encima con ejes surrealistas. Se trata de la situación a la que nos vamos a dirigir un número no establecido ni predecible de personas que se apuntarán a este juego como si de un acto trascendente en el que participar. Antes de que lleguen los Q-man boys. La legión de los patriotas blancos.

Vamos a ver. Cuando antes caigamos en la trascendencia de un espacio nuevo para desarrollar la vía colectiva del bienestar al que tenemos, ya no derecho: voluntad. ¿Estamos conscientes de que la peña sabe a lo que nos referimos con voluntad o hay que hacer un repaso de Introducción a Shopenhauer?

Podría ser yo el que explicara ahora a Shopenhauer, o cómo mínimo explicara lo que la voluntad significa para él. Podría citar a Calasso, mejor. Buscar la cita en un libro. O quizás en una referencia de otro lector que haya escrito un artículo en la red. O preguntar a Google. ¿Por qué preguntar a Google ? ¿Por qué no a alguien más? A un buscador propio. Nuestro. Nuevo. NEW.

Es lo que un fundador de una startup disruptiva te pide. Pero hay que empezar con una pequeña comunidad que consuma lo que les das. La historia a la que propones entrar. Una especie de situación que nos conlleve un cambio personal irrenunciable. La idea de ir a un sitio nuevo. Resuelto.

Yo veo ahí el filón de nuestro tiempo. Podemos provocar ese éxodo. Y no sufrir como lo hacemos ahora a manos de los amantes de los privilegios en los que se proyectan como la noción de éxito de nuestro modelo social. Algo no va bien. Ni el capitalismo, ni los que dicen sentirse atacados por el monstruo de las 99 cabezas. El acto en sí nos pone a nosotros en la silla de los acusados. Y el dinero y poder con el que los que guardianes del sistema van a tirar sobre la oposición a una postura ortogonal en las antípodas que resulta que lo peta. Eso sería si ellos siguieran en el mismo punto de partida. Es decir, si todavía siguen optando por no moverse. El inmovilismo es un derecho. Si quieren se pueden quedar ahí. Si quieres, no te muevas. Si os apetece no mováis el culo.

Os lo he puesto muy fácil. Lo he escrito en cristiano para que no os cueste nada pillarlo. He intentado no usar palabras difíciles como mae, tantito, siatonto, mamada, playada, matizado, culero, pacheco o tuanis. Yo puedo hablar en su idioma de una manera en la que usted me lo entienda todo. O casi todo. El 99% del mensaje. Garantizado.

Mi español para españoles no le defraudará. Está especialmente escrito para ustedes. Para que los camellos se llamen camellos en nuestras ediciones de libros traducidos de lugares con escritores que escriben sobre las drogas y sus circunstancias sociales. Como si aquí en mi ciudad, New Barcino, sucediera. Lo de editar libros de latinoamericanos. Y lo de las drogas. No nos hagamos tarugos. O como decimos nosotros en México: no nos hagamos pendejos.

Hay un tipo de mujer de San Pedro que viene a Barcelona y se incerta perfectamente en la voluntad de éxito que una mujer afirmativa de San Pedro, que le chingó en la carrera para salir como una de las listas de la facultad, con la voluntad de conquistar la cima de la sociedad, como quien se abre camino en la socialité de Monterrey, y finalmente triunfa, a ojos de los demás. El éxito americano de los regiomontanos. Lo que somos por estar ahí tan cerquita de Dios, que ama a nuestros vecinos, y no a nosotros.

Los gringos deben pensar que la hegemonía del interés de Dios es prácticamente 99% affairs de Homeland Security. That’s how big those people think they are. The control of the system through the levers of power that the system uses. Real power exists everywhere. It’s in the things we talk. The debates we create. How important we think we are. In the global cause. Which is………

It’s a big pause. It’s not the americans leading the way. Unless the way of doing it is by creating a movie like Don’t look up. And make millions. And critizise the entire system. Ourselves in the mirror. We looking stupid. Or plane. The way we are. We are just expecting you to resolve the riddle, Godammit. WTF are you waiting for?

I’d like to solve the riddle!

The world stops right there and then. Drones are activated. Red buttons codes are being assesed for clearence. The time to execute this alternative is now-here, more than ever, as time is what we don’t have. But we have collaborative action. And within those lines, we can create a NEW américa that’s actually great. And we don’t need to blow it up to hit that global catastrophe script. Same old shit. You guys are insane. Obsessed. And selfabsorbed.

And I’m not saying that, just because I want to dish you. Trust me I’m one of you. I not just speak your language to my kid, I also use your stupid accent all over the world. I can play any NEW américa type from any of the 99 stars in our NEW flag. We are bigger that the Beatles, Jesus, Mohammed (Alí, that is), the best 99 prophets and 99 top class angels actually portrayed in a painting doing something worth sharing.

Life has become something else. It’s the connection we share what makes this either a global flow or a fear to overcome our greatest stupidity. We are as lame as it gets. And we are fucking fed up with this bullshit. It’s all on you neighbor. I’m sorry to be the one to tell you. But I guess you know. I know you know. You can host an interview in Yellow Springs Ohio with two Dave’s sucking each other dicks. In a progressive sort of way. You are in on it too. You want to suck cock too. It’s been delivered: that freedom we lacked. The thing we were missing. The sudden death of heteropatriarchy’s top 9 class(less)iest bullshit. I’m telling you: you are something else.

Much like the nazis.

It’s time to say that and hold back for a second what I understand should give us the perspective of the global evil in the 20th century. Our thrive for violence. Our quest for money. First it was sailing. Then it was colonialism. Then digging the resources from the extractive not-like-us-nations. Kingdoms from another time. Republics, dynasties, aristocrats, kings, noble men, horsemen, fair ladies, unequal social ways, unconfortable distortions, lack of justice, fair amount of decent people, 9% geniouses being ignored until popped out of themselves and into the realms of the NEW emergent ideas to adopt in the accordance with a global collective understanding.

What’s the framework of our global cause? Why is this making more of a difference than the actual plan our foreign offices have. Or compare this off-the-top-of-my-head plan with the actual plan presented by 75.000€-a-year Toni Cantó plan to promote Spanish in the rest of the world. The mastermind behind what it is meant to be the most outstanding chiringuito since the one Abascal ran for Esperanza. The 99 families in PP.

It’s 2:22 in this year has delivered.

Leap; connect.

ALLS