Biden won

Flip.

Yesterday’s news.

The future belongs to them: Biden & Harris.

74 million voters: blue.

70 million voters: red.

A nation divided in two. The duality spell. Or society is fully aware of its division. We all want to be on one side. Not the other. Repeat: not the other. Thank God. Goddamit.

It’s a matter of faith. Or lack of.

Don’t get hushed.

Still, life goes on.

Sad or hopefull.

Revenge or peace.

Take a fit or take a pill.

Chill pill.

Chill bitch.

Breath like a true New Américan.

New América First.

MAGA lost.

There’s an indian dancing in Washington. He’s surrounded by kids. They are laughing with joy. Not that laugh. Not that laugh. Country united. United states. The law prevails. Democracy wins again. Election day.

The race is over. AP call it: it’s over. Biden won. Stop the winning, biatch.

Here are the results:

The thirteen colonies voted blue. The people from the Mayflower. That’s something.

What used to be México (somebody has to see this analysis) voted in mixheartedly. The lone star stands tall red. You can see México in the edge our the silloute of Trumps’s imaginary, and real, wall. It’s that white ghost down south. There’s another line, ficticious if you may, but also historical, that marks those seven states. Another red one: Utah. The rest: New México, Colorado, Arizona, Nevada and last, but by no way least, California, are all blue. In the little election played by these symbolic partitions of our neighbourly country, the result places part of the global situation of this divison: blue on top of red.

There is still a flyover state scene. Blue América flies to blue states. Red América stays still. Does not fly. It’s a stay at home state of mind. And no one else’s allowed. Apparently Mexico payed for the wall. And dreamers were placed in cages. Families separated. Concentration camps of our current state of affairs. Let us be reminded of the hideous stains from recent events. And the anguish of the desplaced. Mistreated down south, in their own missery, by our own cultural drive for drugs, our weapons dependency, our war-loving thrill, our violent nature, and our cinical economical stability standards. Markets are up. Let’s run the show. Let’s deal, this time seriously, with the virus. Or was whats his name the virus?

Biden won. Harris, man, as well. A woman. The legacy of comming from India and Jamaica. Ya, man. Oh, whatating. Ommmmmmmmm……….

Mixed Culture Nature. MCN, like it’s now called. By me, at least. The placement of elsewhere, also here. As if we belong together. We need this sort of leadership. We can built bonds with this kind of nation. Yet, we aknowledge what has happened as a curiosity of our days. The rise of entertainment and white power supremacy intentions. And some of that stays put in our hard drives. As we’ve seen shit go on. And this shit is by no means minor, nor over. We are not in a resolved state of affairs. The quest is inmense. But I trust and old man’s leadership. And the tandem of a dancing women in charge of operations, with that leadership white catholic men lack of. Don’t get me wrong. We need this kind of mix symbolisms in our division bell.

Pensilvania, and the bell that stands for democracy, voted blue. And red. There’s red votes everywhere. But there’s more blue hope. And we are feeling blue today. This American donkey feeling. The world assists at yet another entertainment event from the first nation, acording to them, to the narrative of the land of the free and the rockets RED glare. The bombs bursting in air. The flag. The stripes, blue/red. The stars. And Puerto Rico.

Miami is red. No wonder, Eipstein. Nevermind. Latinos in their capitalist capital. Allow them to feel safe. Red away from the red. The ghost of the commies. Grow up, fools.

Georgia blue is dream. A dream of south turning blue. It’s a miracle. A way of looking at the end of division. The deep south finding the explantation workers in the demographic flip that will turn the pages of this nation’s future. Peacefully. White’s chill. Nobody is here to go against your anglican morals bullshit supremacy. Or aren’t they…?

Chill pill. Common. Don’t get angry. Nor even. Stop the hate pattern in your head. Relax. Don’t flex your muscles. Live your war toys in the cabinet. You ain’t at war. Not every day is final combat day. Stop playing fornite. Or killing zombies. Breath. A sigh of relief. Just stop. Hear the music. Sing. As the caged bird longs for freedom. And you still stand in the land of the free. So common.

Look at the map. Check Canada out. Check the Mexico profile. We are a floating image in your mind. Nothing else matters. The world is looking at us. We are in the center of the eternity. Like God intended with our stupid pride. God bless only US. Our own. Our values. Our history. It all stands taller than Tenochtitlan. Or the hills of Montezuma. Look at the Gulf. Our gulf. Even if it’s partly Mexican. We can still drill sideways. Frickingly frackingly. Atlantic coast. East coast. West coast. Pacific. Peace. The square states. Far west. The rush for the land. And the gold. Forget the local dwellers. Indian territories. Respect. Nations within nations. Is that too hard to get?

Loussina, Alabama, Missouri, Arkansas, Oklahoma, Tennesse… surprisingly red. Not. Business as usual. Alrigh, alright. But there’s the blues. There’s a conspirancy of the dunces taking place. Mardi Gras. French in the picture. A flow of an international mixtape. And the swamps we’ve encountered while rading the seas in search for the Spanish vessels that extracted the gold from the mines. Developing nations standing on the shoulders of their colonial days. Prior independence day.

OOOOOOOO-K-lahoma where the wind sweeps, the weaving wheat, and Curly. We get it.

Biden won. He told the nation he’s going to unite them. It’s what all president-elect say. It’s part of the political scenery. Part of the script. So is accepting defeat. If you are trained for that. The man in the seat is going to make it look like a battle. The voice of those supporters are going to be waiting for their leader to show the way. The are standing by. And the boys mean business. But the land of the free has an institution driven main field. And will not allow otherwise to stain the symbols of the legacy. The whole architecture is in place for an outsider to create havoc. We are too old of a nation for that.

Mexico deserves better. And when I say Mexico I mean the whole back patio. Youknowaraimean. Mexicans. Latinos. Potato, potato.

Robinette is in. Not the first one in the family. Incumbent: new word. 46th.

You can find him on those profiles. And everyone. We are all in it. Playing the game. People also search for them. Some are going up. Some are going down. Everyone smiles in their profile. Almost everyone.

The news has spread. The president himself is a news outlet. Just like the one before. Or never again. The media. You know. The media players. Warren. The others. The interest of the markets. Don’t spoil it, kid.

Joe send a written message to the people.

If you want to shop, you may. It’s New América.

A new era.

A new cicle.

A bright future ahead.

May God, if indeed He is watching, look upon the people traveling across the univers chasing the sun, and the rest of the planets, in that chilling expectacle of our solar system dance.

ALLS

Morir de nuevo

Morir a punto.

Morir y resistir.

Morir de un susto.

Despertar de la muerte.

Apretar: rescate.

Y el cuerpo aguanta.

Revive.

Vivo.

Milagro.

Otra vez.

¿Qué fue eso?

Un aviso.

Un síncope.

Un día así.

Un disgusto.

Una cena demasiado abundante.

Mala elección.

Sobresalto.

Músculo maestro.

Mueca de resistencia.

Respuesta física.

Cortar el sueño.

¿Estás aquí?

Estoy.

A punto.

¿Qué fue eso?

Eso.

Esto.

Aquí.

Otra vez.

Puta madre.

Un día no…

Ni lo digas.

Otra vez.

Moriré.

Ya está.

Es así.

No hay remedio.

Aquello es así.

Para todos.

Para todo Dios.

Para cada uno.

Para bien.

Para mal.

Para no armarla de pedo.

Por cualquier pendejada.

Se nos va la vida.

En un disgusto tonto.

En un suspiro.

Mi último suspiro.

Como Buñuel.

Pero sin obra.

Sin fe.

Con júbilo.

Perdido.

Salvo ese último momento.

Ese final.

Desgraciado.

Vete.

Ven.

Paz.

Fin.

ALLS

What’s with the world?

Here we are, paying attention one more time to the election for the quest of the empire. The United States of América, one more time inside our current estate of affairs. Is it really that important to see the crumbling monster fall into the ground? Maybe. As the system stands tall in the basis of the not so hidden agenda of this one narrative of the good. We know who they think evil is, even if its face changes more often than the némesis of James Bond. Or the James Bonds themselves. The character outlives the actors who depict the epic quest of a spy on the right side of history.

That’s the narrative of good and evil from the pages of history. The antagonizing need to have evil acting on the quest against the good willing people of the earth. It’s a matter of easy choices. We want to be on the right side of the story, and therefore, we want to be on the wider strokes that paints the picture of our time. This is how superheroes make things work. By acting upon the evils of society, clearly depict with the multiple faces of evil. Better if the picture described has a single face to deal with, and not those exotic nemesis that we fall in love with because we feel the attraction of the devil calling for our basic instincts to join a revolution that destroys the act of God, Himself. That would kill God. And we, the humble servants and worshipers, may not allow such thing to happen, as if the supreme leaders of the underworld would need the action of us, virus, to heal the wounds from the head to head at the higher ends of the pyramid.

Just chill, bro. The military’s got our back. You hear the laughs that have been recorded from the videos in Abu Ghraib. Oh, oh, oh… wait a minute. It’s a trap. Everybody, down. We have been ambushed. Semper-fi, semper-fi,… brothers, brothers,… where art thou?

You will not play with the pilars of our faith.

It’s too sensible.

Nobody fucks with that.

Nobody.

And we are supposed to think that’s reasonable. Because we have a set of values that shape who I am. Because those values were introduced into my life by my cultural trainers. My parents. My school teachers. My friends. The government. The news. The journalists. The newspapers. The publishers. The authors. The people society praises. The influencers of our time.

Let’s assume everything went down the drain. We’ve been flushed out. We’ve got fired by the people. Sort of what Trump is feeling right now. But he can’t stand to loose. He wants to take action. Stand by proud boys. It’s our time for militia. Now they’ll know. This kind of back up from straight up fighters for a higher good: our own. Our personal view of the really really good. The good «I» represent. The good that takes the hand of God and delivers the challenge of our day: to make the system fall.

América will crumble to the ground. And the entire world will watch in awe what they were expecting for so long: the fall of the empire. The crumbling of the Death Star. By this group of rebels, with guns and shit, taking down the road for the deliverance of their quest: salvation. Or some sort of paranoia. One of them conspiracies in their one online book: face.

They want to be a part of history that takes place in worlds that are closer to the superheroes they praise as real. The entertainment they love to fall for. Like Trump’s tv shows. Like being in part of his legacy. That’s what it feels like to them. They are following the lead of a lunatic that has made a brand of himself, and mirrored a lost country in itself. That’s me/you, he said. And the found «US». The you es. Ese.

Batos from Mexico voting for Trump. They know what’s happening down south, they say. They’ve seen the violence in their communities take over. A sort of thing, that somehow, does not show its face in the communities where they’ve landed a «life». It’s been illegal for some time. But now, after years of struggle, they are in. They are part of this final frontier. The place where everybody wants to be. The bar at Cheers. They are sitting within the sitcome that represents their improved life. Join them, they feel. It’s only fair I think for our own sake. They, the others, that resemble you I was, are now, as I’ve learned to believe, are the evil comming to mess up our fairy land.

Some crooked way to think, but yet the populist have established the line of what’s the complete story you must believe in order to be called one of us. Are you with «US» or with «them»? So these people, are led to believe that they will win some points by joining the counter argumentative place where they belong. Just because they feel like they don’t belong to the high paced good hearted way of being from here. They are mainly brushed by a sense of something else, that their fellow country men are missing out on. And they just like to call them one name: dumb.

This is part of where the situation gets to a quick quarrel against the others. They started to call me names. Now I’m just defending myself. But they are not right. They use fallacies to convey a story that’s clearly fake news. It’s been like that that they have introduced lies in the agenda of our once great country. But we want to make it great again. And we are not going to let fraud take this from us. Proud boys, are you ready?

Obviously the proud boys are standing by. And what will be of the military when the militas take the stands where they are supposed to be protecting the institutions they’ve sweare to defend. Rebelion is on the table. As so happens, those proud boys are also the military. Oh… whaaaaaaaat….

Wait, you didn’t see that one coming? Really. It’s, the least, surprising. But let me go on with this literary excersise of the shit hitting the fan. Tongue licks lips; first the top one, then, the bottom one, and then moving back in. Darkness is bright these days. It’s the pilars of a new system figuring out where to built either havoc or grace. But grace had been shadowed by the new ways of the family in power. Much like a tyranny of cynycal one. The cynycal ones. It’s a spiral of deceit. The glow of gloom. The dust comming in.

Tengo un secreto que contarles

Hace tiempo que escribo y no sé muy bien por qué. Tampoco sé si tiene sentido escribir. O si alguien tendrá el más mínimo interés en leer mis textos. Lo peor es que no se tratan de historias, ni siquiera de cuentos, ni de ningún otro tipo de formato literario con el que un ávido lector se pueda sentir seguro. O segura. Probablemente atraiga antes a una lectora que a un lector. No por nada. Simplemente leen más. Eso está demostrado. Las estadísticas literarias son muy claras en ese respecto. Sólo hace falta ver la gente que trabaja en el mundo editorial. Las mujeres son mayoría. Y los hombres, ya se sabe, unos machistas. Ahgg.

En fin, si yo fuera uno de ellos rápidamente me daría asco de mi mismo. No tardaría en autoetiquetarme para estar en el grupo de lo más periférico de los autores. Quizás escogería estar con los autores que no lee nadie. Eso sí sería reconfortante. La inseguridad que nos precede, tan sólo confirmada por la helada indiferencia de mis lectoras. Ellas mismas se han conjurado a no leerme nunca. Quizás sea una frase fuera de contexto, o un párrafo en un post de hace más de 9 años, que escribí sin entender muy bien quién era la persona que decía dicha palabra. Puede que haya sido el personaje el que la escribiera, pero ese matiz no lo sabría entender esta lectora, no por una incapacidad personal, sino por mi inoperancia como escritor para sentar las bases de mis historias con las estructuras que deben, por fuerza, tener todos los textos. No se vale, insisto, despistar al lector con palabrerías que no van a ninguna parte, porque entre otras cosas, ¿qué sentido tendría?

Quizás la búsqueda del sentido no es un fin en sí mismo. O quizás algunos autores sí que lo consiguen, y con ello, sus historias brillan en las mentes de sus transformados lectores. Las lectoras ya no leen a autores insípidos que son catapultados a un olimpo de la literatura maquinado para sentar a hombres seniles en un círculo de machos alfa que sostienen la pluma con la que escriben en una mano, y con la otra la polla del escritor al que rinden pleitesia. Se trata de un ritual masónico que sirve para poner las letras en la cumbre de la civilización, justo en medio entre el poder y el dinero, como un mecanismo autónomo que aceita los engranajes del simulacro social al que pertenecemos. De no existir la literatura se romprería el cículo de los alfa. Sobrarían manos. Y no se generaría el estímulo sagrado de los esbirros lamiendo los huevos de sus amos.

Con esto no quiero desvelar uno de los secretos mejor guardados de nuestra sociedad. Sino tan sólo advertir de mi incapacidad, y quizás fuerza de voluntad, para crear una obra literaria que me acercara a la fatídica circunstancia de haber de decir que no al círculo de poder. En cuyo caso, la situación podría enmierdarse rápidamente, ya que tienen vías muy sugerentes para alisar las críticas de los autores latinoamericanos que aterrizan en la madre patria con la intención marcial de subir al olimpo de los dioses. La literatura siempre ha sido el último refugio de los soñadores que buscan en este otro simulacro el anhelo de ser aquél otro, si tan sólo hubieran nacido en el lado acertado de la pirámide.

No se trata pues de un fraude. Ni siquiera de un complot de los literatos y los editores. Ni un sistema de explotación de masas para consumir más palabras de las que tenemos capacidad de digerir. No tenemos tanto tiempo como para perder en obras insignificantes que ni siquiera han pasado el filtro de las vías formales de la edición. La imprenta marcó el camino, y ahora, los editores, pretenden marcan las mentes de sus masas de lectores que se abarrotan en las liberías como hordas de alocadas adolescentes tras los huesos de su estrella pop.

Las generaciones globales siempre han buscado la satisfación, el goce, la salida. Y a la vez, el espejo en el que reflejar la imagen proyectada desde lo más profundo de sus anhelos. El deseo de poder observar, con sus propios ojos, que los sueños del querer-ser se han posado sobre la realidad asumida como un tejido de partituras en las que nos hemos colado hasta la cocina del porvenir. Y la única manera de conseguirlo es burlando todas las barreras que se nos levantan al pretender dar un paso más allá de lo que nos es permitido, según nuestros propios estándares, y según las reglas que se nos han transmitido, y que de manera singular, hemos aprendido a enmarcar nuestro ser, al mismo tiempo que intentamos dudar al máximo de su utilidad, y por tanto, nos alejamos vertiginosamente de su uso. Nuestros gestos contradictorios no consiguen la libertad, sino sellar al máximo la capacidad limitada que tenemos para entender, desde fuera, el entramado de la trampa perfecta que nos hemos articulado con nuestro hacer, pensar y dudar. No dejamos lugar a la fuga, que por otro lado, nos llevaría a asumir el viaje por el único túnel que vemos a nuestro alrededor. Y los que han bajado por es hueco se han topado con el eco indisolubre de la fragilidad desgarrada.

Un grito nos abre la piel, dándole la vuelta. Las vibraciones del aullido se cuelan en los poros y entran a los órganos que organizaron la revuelta. Se desata una reconstrucción interior de los roles de los órganos, quienes son llevados por la vía del libre albedrio, y que sin embargo, sienten la opresión de dejar sus puestos para asumir, a partir de ahora, que son algo más. El engranaje se pone en marcha sin dilación. Rápidamente se encuentran las alianzas del nuevo orden y se permite la escritura de un modulo central que rige los movimientos y las alarmas de la continuación deconstruida de nuestro ser. El cerebro sostiene las vías de deglución de los alimentos ya triturados y dispuestos a pasar por su circuito cerrado de electrocalibraciones. Los excedentes se vertirán por las tres vías de salida de los desechos: los ojos, la boca y las orejas. La disposición de estos ya no está en la cabeza, que ni siguiera tiene sentido en este contexto quimérico. La lengua se ha apoderado del circuito pensante que actúa sobre los demás órganos, con la ayuda mecánica de un corazón abierto que se ha alineado para abrirse de brazos mientras abraza el que hasta ahora era el órgano sexual de la persona. Es aquí en donde el ano y prepucio observan el exterior de nuestro ser, y se relacionan con un lenguaje sofisticado que extiende los tejidos del sistema nervioso entrelalazados con las arterias y las venas, de manera consustancial en mensajes dispuestos ante nuestros interlocutores, para reestablecer el contacto mutuo con inmediatez de las formas, los olores, y la geometría del mito que se teje en la mesa de interlocución, cuyo marco ha sido engalanado con los huesos más robustos en el esquema de proyección. Los dedos de las manos y los pies desplazan la nueva endidad con la tracción suficiente para el encuentro con nuestros semejantes. Los tejidos de los músculos se han reconfigurado para llevar una capa que dignifique al nuevo ser en su ecosistema de navegación continua. El uso de los bellos, cabellos y uñas se guarda para las alegorías sagradas de los encuentros que ameriten la ocasión. El resto de órganos se reconfiguran entre ellos para mostrar un elemento sofisticado de elegancia que va mutando en cuanto se percata del encanto y la seducción compartida con otro ser circundante. La memoria se almacena en una epidermis de genes que destellan una luz que se emite y que refleja la comunicación en las antenas receptoras de otros seres, que funcionan como repetidores involuntarios de los mensajes discontinuos del ecosistema. Las neuronas se han distribuido por doquier, sin que sea neceario, ni buscado, mantenerlas trabajando continuamente. De hecho, muchas de ellas se desprenden del organismo por el placer de marchar. Levitan pues en el ambiente, sin que nadie las condicione. Habitando las diferentes esctructuras de los nuevos cuerpos. Son los seductores portadores de las tribus nómadas en movimiento.

Es ahí, en este último éxodo, en donde encontramos al persoaje principal de esta historia: Dionisio99.

Sometimes it feels like we are not in pandemia

Pandemia stroke. And we are still sipping the life we had. We are no longer here, nor there. There is a space in between where we are trying to come out of the closet. As a society. With all our sins forgiven. Merciful. Wishful thinking, you know. It’s like chocolote. The illusion of a society according to chocolate. That is, thanks to América.

How are we supposed to change? How are we supposed to evolve into something bigger than ourselves. How do we integrate in the social clash of this great pyramid? Alternative theries come to mind. But none of them state the given unchangable truth of this new believe: we can be different, and better. We can also fall and crush the symbols from our past. And be dust. And from dust, rebuilt a new society from scratch. But we are already ahead of the game. Somehow we’ve allow the elevator of social change to give us scientist to work around a method to improve things altogether. Things we can built iterating each time around.

Second wave is striking again. People don’t realize the worst case scenario until we are stuck in the moving sands all the way to the chest. Then they/we worry. It’s a matter of surviving. As it is today. As it is now. We’ve already come out of the first wave, and now the numbers are climbing in the curve. We are still in this for the long run. Vaccine seems to on the way, but don’t hold your hopes too high. Once it’s here, the inequities of our world will show us, without hesitations, how the power game has been served to those who pray. Did you get a white ball or a black one?

It’s a lottery. Yet it is not the simple aleatory one. States of nature gives you a step ahead in the game if you come from a certain background in the global game. Or even if your cards are marked in the local one. The game is still here to be played. The unleved field will not hold nor adapt itself to a fairer slope. We’ve somehow managed to learn to play with the obstacles standing in the way, sorting around them like slalom rutine, and then scoring at the end line, like a mix of australian football and cricket.

Our mind has been wired to cope. Somehow we survive. The humiliation of being discarded around the game. Somehow we are getting there, step by step, only we don’t allow ourselves to leave our confort zone too much. And when we do we find it cold outside. It’s a crooked game all the way to the end, but we are here to deliver… what? Love? Hope? Laughs? Proofs? Laws? Claims? Products? Experiences? Marketing?

Allow me to take a sit. Or a knee.

Inventante algo cagado

Hacer reir es lo más sútil y pleno en esta vida. Si as hienas ríen de verdad debemos reconsider la manera en la que juzgamos su carroñería. La risa de un perro nunca es carcajada, y un gato nunca ríe. Un delfín lo peta, de ahí que lo encubremos tanto, hasta el punto de creer que su cerebro, más grande, funciona de manera más intensiva que el nuestro. O más bien, que lo que la mayoría de nosotros lo utilizamos.

El cerebro humano debería ser nuestra religión. O quizás nuestra revolución. La idea de promover una fábrica de ideas. Sólo para que salgan más seguido. Para que haya más de ellas. No importa su posición social, ni siquiera su utilidad. No necesitan siquiera ser graciosas. Sólo requerimos que sean muchas. Más de las que hemos pensado y expresado hasta ahora. Una sobrepoblación de ideas hacinadas en barracones durmiendo unas al lado de otras sin poder casi respirar. Demasiadas ideas para tener sentido alguno. Todas ellas, traídas al mundo sin haberlo pedido, y ahora olvidadas, dejadas de la mano de Dios, en una especie de pecera, de parque de diversiones caduco, al que ni siquiera Chevy Chase llevaría a su familia de vacaciones. Ideas que emergieron tras un brote masivo de ideas. La pandemia de las ideas. Eso es lo que venció al coronavirus. Una mano a mano entre cada uno de los virus que se replicaban tras invadir los cuerpos invadidos y penetrados sin a penas enterarse la nave nodriza.

En cambio las ideas, que parecían vencidas tras un momento inicial de júbilo y resplandor en las que las ideas emergieron a la superficie de la fama, cuando todo el mundo presumía de tener más ideas irrelevantes que los demás, y que a su vez, generaba un sinnumero de interacciones a sus ideas que se convertían en ideas reaccionarias a su vez, haciendo de la epidemia de ideas fuera más significativa que la actual pandemia.

Hasta que llegó el momento en el que júbilo dio paso al espiral de ideas violentas. Estas se juntaron, como siempre, para montonear al resto de las ideas. Las graciosas, las útiles, las sútiles no estaban capacitadas para hacer frente a las ideas proclamadas por los subnormales. Y estos, sin saber muy bien por qué, tenían las armas de su lado. Sin duda esa idea nunca se entendió muy bien, sino por la hegemonía que las armas, el dinero y la violencia habían adquirido en la idea reina del capitalismo. Las ideas de los buenos y las ideas de los malos se confundieron con las buenas ideas y las malas. Y todos fuimos víctimas de las ideas victimarias, o quizás más todavía, de las ideas victimistas. Las ideas confluyeron en las plazas, en los parques, en los bares, en las discotecas, en las escuelas, en las universidades, en los clubes, en las casas, en los pisos, en las alcantarillas, en las corridas de toros, en las cocinas, en las peluquerías, en las redacciones de la prensa del corazón, en las televisiones, en los poemas de la última versión de lo que escuchaban ahora lo jóvenes, en los banquillos de tercera división, en el área chica, en la mente de un demente, en la red neuronal abandonada en una regió incomunicada del cerebro, en un olvido voluntario de lo último que me dijo la enfermedad hiriente de quién fue, y casi ni recuerdo.

Las ideas comenzaron a cansarse de sí mismas. Entraron de manera súbita en depresión. No concibieron una existencia tan fresca como cuando salieron por primera vez a tomar el sol. Comenzaron a tener ideas de resentimiento, de desconfianza y de ansiedad. Ideas afirmativas que ya no conseguía arrastrar la atención de multitudes en silencio. Las ideas se sintieron oprimidas por el sistema que no habían percibido en un principio, y que sin embargo, ahora sabían que se había apoderado de su vida, dejándolas vacías, sin forma, sin sentido, y en ausencia de todo, esclavas de una sistema discursivo explotador extractivo. Se dieron cuenta que su presencia hacía girar el mundo, y que los poderosos así lo habían querido para que ellos sí vivieran bien, mientras nosotras, las ideas molonas, las ideas del pueblo, nos mantuviéramos calladas y sin representación en la comedia de las ideas. Pero ya está bien. Basta, gritó una idea indignada. No podemos seguir así, compañeras. El resto de las ideas se volcó ante la incitación de la idea revolucionaria a tomar control sobre su situación de indefensión y explotación. Nos han hecho creer que esto es vida, y no lo es. Y encima nos mean en la cara y dicen que llueve. Pues hasta aquí podías llegar, ideas subversivas. Ha llegado el momento de que tomemos en control de la situación que nos ha orillado a este sinsentido.

Vamos a necesitar que los que han sido beneficierios y palmeros del sistema actual se bajen del carro para poder relanzar el vehículo de la sublimación general del conjunto de las ideas. Ideas libres y soberanas. Una nueva era para las ideas más transversales, las más marginales, aquellas que no han tenido representación nunca, aquellas que ameritan que nos quitemos las máscaras y los velos de lo que nuestras ideas colonialistas, ya colonizadas e ignorates, nos dictaron de manera tanto explícita como inherente de la atmósfera que propiciaron. Habrá que perdir la reparación de las ideas que esclavizaron a las demás. El bienestar de las ideas privilegiadas se construyó con el trabajo forzado de algunas ideas de múltiples colores excepto el blanco, y a raíz de esa obsesión tenáz de la ideas extractivas de materias grises primeras. Aquellas ideas iniciáticas que nos llevaron a las ideas primordiales del orgullo capitalista, y el adoctrinamiento de las ideas normativas de los cacíques de las haciendas. Menos mal que las ideas filosóficas se libraron de debatir con las ideas religiosas que se escaparon de las constantes presiones de las ideas moralinas para nublar siempre la culpa sobre la epidermis de los cuerpos. Las ideas inmaculada del cuerpo de la mujer protegida de las ideas liberadoras de los ideales afirmativos de las ideas feministas del último despertar.

Las ideas es confundieron a sí mismas ante la irrupción de las ideas que venían revestidas de diferentes significados a lo que la apariencia les profería. Las ideas de la confusión nublaron el cielo que veló el horizonte de lo que parecía un amanecer. La oscuridad confundió una vez más a la luz, dejándola con una mueca singular que despistaba la idea del sentido que pereseguía. Las ideas se procamaron proclives a la idea obtusa del caos celestial. Lo que parecía destianar a la macedonía de ideas a un estado de infelicidad y decadencia definitivo, no fue más que la irrupción de la alteridad de un futbolartista en el plano surrealista de las dieas locales del otro lado de las montañas.

Las ideas de las olas siguieron palpitando en su intención por encontrarse en ese transe entre diversos con el que el agua besa a la arena. La espuma se pregunta si pueden salir. Y la idea de partir se cruza, por primera vez, entre las ideas concatenadas de una ilusión. No hay más espacio que para una última idea. La idea de un sinsentido con esmero. La insuficiencia de una idea pendular. No hacen falta más ideas, promulgó un insensato. Con las que tenemos aquí hay suficiente para subsisitr. No queremos más. Esto es nuestra destino: no querer más.

La idea de los pueblos sumimos.

La idea de que yo no fui.

La idea de que no va conmigo.

La idea de que no tengo la culpa.

La idea del allá ellos.

La idea de sucumbir a la reordenación de los muebles.

La idea de perecer y de no haber sido valiente para reconstruir la historia.

La idea de una historia cirular.

La idea de una mutación divina.

La idea de un ídolo marchando de casa, mientras nosotros creamos algo más grande, a pear de su ausencia.

La idea de volver a jugar futbol.

La idea de ganar un mundial.

La idea de convencer a una afición.

La idea de hablar con los demás. La idea de juzgar. La idea de morir.

Me fui perdiendo entre las ideas del sueño. Ya no tuve manera de mantener las ideas mientras las ideas de los párpados pesados levantaban un muro de contensión.

La idea del mistiscimo alrevés. La idea de la delegación de culpas. La idea de quién puede abrazar el tiempo. La idea de la plenitud simbólica y surreal. La idea de volver. La idea de partir. La idea de salir.

La idea de la pérdida.

La idea de la nada.

La idea de la caída sin retorno.

La idea del fin.

ALLS

El pais ya no funciona

Nada es igual. Todo cambió. No nos dimos cuenta. Quizás no lo quisimos ver. Pero de pronto la dimensión de lo que nos revolcó fue una ola demasiado grande para nuestro intento de pato. No tuvimos más alternativa que asumir el revolcón. Y bailar en la lavadora. Mantenerse tranquilo mientras la espuma te impedía dar brazadas hacia ningún lado. Arriba, abajo, al medio… no sabías dónde ir. Estabas en medio del vacio existencial del posíble último gesto de tu existencia.

La sociedad, ahora mismo, está en este preciso momento. La pandemia nos retrató a todos frente al mismo fotógrafo. Cambió el sentido de nuestra narrativa, y de pronto, fuimos otra ecuación. No cuadraba el círculo. Ni cerraba. Algo no pasó página. Nos quedamos obsoletos. De la noche a la mañana. Y no teníamos dónde caernos muertos. La vida se convirtió en vértigo continuo. El desazón de la existencia nos colmó, una vez más, como aquellos aullidos de otros lobos. La asfixia nos conmovió.

Supimos crecer antes de morir. De pronto sentimos que la vida no tenía más sentido que estar aquí. Un día más. En un plano demencial. Como quién lucha contra un dragón. Un día especial. Con una rosa y un libro. O un cuento. O un rey que se va del reino porque cuatro peones rojos le increpan en el puerto. No son tiempos para alegorías, sino más bien, es tiempo de semidioses corrigiendo el rumbo de nuestro fallido intento de resurección.

Tafiti está enfermo. Y necesitamos un Maui que alimente el espírtu de Vaiana. ¿O será Moana? No se sabe. Son dos personas distintas. Disney tiene muy claro sus temas estratégicos de segmentación de mercados. Y cuánto cuesta una u otra cosa. Y el retorno de la inversión. Ya se hicieron películas de todas las princesas. También de las indígenas. Aunque la historia no sea así. La apropiación cultural completa está a punto de desvelarse. Sólo nos queda estafar a unos pocos pueblos más. Nos falta leerlos. No habíamos tenido interés hasta que se nos acabaron las mentiras. O más bien, las ficciones. O los mitos. O lo ritos. Ya ni sabemos dónde metimos la pata. O la mano. O el fusil.

Alfonsito, ¿estás muerto?

Nunca se sabe con qué te puede salir un rey campechano. Lo cierto es que al ser hemérito todavía está cumpliendo los designios que nuestra carta magna le otorgó. A ese hemeritazgo de tal gallardía. Nos queda claro que nuestro reino es uno. Es este. Y quizás, al hundirse, deje un hueco tan grande en los corazones de los niños y las niñas del barrio de Salamanca, que succionará todo lo que encuentre en su paso. Como la nada sin el auxilio de Atreyu. Esta gente no lee. O no lee estas aventuras de poca monta. Aquí se lee al Lazarillo de Tormes. Y a Góngora. De toda la vida. Cervantes, para los cultos, aunque dicen que viviendo en Barcelona les pilló el tranquillo… será que era «rarito». No se equivoquen. Valle Inclán. Noches de bohemia. Eso es lo que necesita este país. Aún no lo sabemos. La vida continúa con sus cuatro coordenadas y sus tres pijoteras dando por el culo. Madrid es muy ancha, cual Castilla. No se olviden que de aquí al cielo. Como si los nobles entendieran de múltiples sentidos, o los chistes de los lacayos. Lo que no se entiende es que la gente no calce más esos zapatos sin calcetín que tan bien se llevan en el verano. Spain is diferent.

En la fiesta de bienvenida del Rey en la que será su nueva República, unas mozas dominicanas fueron convocadas para agasajar los múltiples gustos de su majestad, que en ocasiones como esta enseña su lado más humano y virtuoso, con ese característico aplomo de galán que siempre le ha acompañado, herencia de su padre, y de su tatarabuelo, y de su tataratatarabuelo. Una familia de patriotas. Una familia real surrealista. Un momento como el actual no lo habíamos vivido nunca. Octava potencia mundial, gracias al jefe de nuestras fuerzas armadas. O al hombre en la cima de nuestra representación interncional. Porque somos una monarquía, en este caso constitucional y parlamentaria, valgan las redundancias. No sabíamos cómo equilibrar bien los poderes de varios sistemas incongruentes, y nos dimos la licencia de asumir un senado inoperante para demostrar a nuestros pares que nosotros vamos de otro palo. Y nuestros pares flipan. FLI-PAN. Nos lo dicen así. Con un conocimiento impecable de nuestras costumbres casposas de telerrealidad. La televisión nos educó; no podemos escapar.

Somos el Lazarillo de Tormes quinientos años después. Es mentira. Nunca lo leí. No tendría la gracia que en su día tuvo. Somos Marcelino, el del pan y el vino. O la navaja de Buñuel. Acaso el ojo, que en realidad era luna. O un pensamiento de Dalí. El poemario inacabado de Lorca. Un falangista amigo de la familia. Un hombre sin un cojón. Un pueblo con un par de cojones. Unas franjas amarillas. Un lazo, quizás. Una estrofa de Pablo Hesse. Una blasfemia de Valtonic. «Tu problema es que eres muy alemana». No se rían, esto cada vez se vuelve más completo. La sociedad no llegó aquí de repente. Somos un pueblo listo. Somos, como mínimo, un pueblucho de listillos. Que no es poca cosa. Anda. Vete a tomar por culo. ¿Agua?

Si yo fuera español sería surrealista. Sería el único sentido que mi vida podría considerar digno de resaltar. Más allá de nuestras virtudes inoperantes. Más allá de lo henchido de mi pecho en medio de la plaza Colón. Más allá de las regatas en las que el Bribón, el Bandido, el capellán, Avellán, Billy el Niño, y el resto de la pandilla, coordinados como una tripulación engrasada de puros tornillos, macizos, fuertes, con la vena exaltada, como el miembro viril que sostienen en su mano, amazando con firmeza el coso del camarada del costado, en ese gesto colectivo homoerótico que tanto conmociona al heteropatriarcado tradicional hasta el día en el que se ve metido en fregado, disfrutando como un enano. Tras un abrir y cerrar de ojos, pajaro en mano, oh sorpresa, el mismo miebro que sostiene, de envergadura colosal, resulta ser un hombre pequeño. Little people. Se trata de la última ocurrencia de la izquierda para dar por culo a los elegantes dandis del barrio de Salamanca: amor sincero entre parejas mixtas.

El suicidio de aquél ya no parece tan mala opción. Algo parece cobrar sentido cuando se desenfoca la consciencia. Nada pasó. Nadie nos cortó el cable. Quizás sí, junto con todo lo demás. Quizás fue culpa de unos y no de otras. Las escuelas y las maestras, sin sensación real de saber a dónde vamos, como el resto. Perdidos todos, ante una quimera que nos carcome, cada día igual. Y seguimos aquí, en espera de la muerte. O de la vacuna. Las dos vinieron. Se presentaron sin vergüenza. La sabiduría que denota en el gol fallado que parecía cantado. La mentalidad sostiene a un jugador, sobre todo ante el fallo irremediable. La conciliación con la afición pasa a segundo término. Uno es primero. Hay que reencontrar el balance. Y eso te lleva a lo demás.

Hoy creo haber recuparado parte de ese balance. Y lo hice conectando con mis dos mundos. La polaridad de mi establedimiento representa un péndulo en uno de sus dos matices. Yo no vine a… ya ni se.

Me estoy durmiendo otra vez. Quizás esta vez sea la última.

O al revés: la primera.

Menorca como pulsión

Ya no estoy aquí. Tampoco importa dónde estoy. Hace tiempo que me fui y al volver, nada está ahí. El recuerdo alimenta una memoria que me miente. Y de pronto se contruye otro capítulo familiar de un tránsito que une Barcelona, Girona, Madrid, Ciutadella y Mao.

Lo mio no está atado a estas ciudades en particular, o sí, y quizás no tenga la perspectiva anterior para saber que desde este horizonte deberíamos abrir una última pugna individual. ¿Quiénes? ¿Dices «deberíamos»? Quizás deberías. ; no yo. No soy capaz de alinear ni siquiera esas personas que represento en el ahora. No se quién soy. Me perdí en una apuesta en la que no se sabe bien cuál fue la disputa, ni lo que me jugaba, ni contra quién. No hay nadie siguiendo la disputa, y en cambio, la maldición se mantiene, por un mandato burocrático que eleva mi situación a la excepción necesaria para que el mundo resista una última vuelta. Despúes ya veremos.

La víctima que llevo dentro no tiene capacidad de superar ningún otro dilema. Una crítica me destruiría. Ya no tengo cabida en ningún círculo esencial. Ni pretexto. Fui yo. Lo admito. Necesito ser culpable en algún juicio que me admita a trámite. Y fracasar de verdad, porque en esta situación impostada en la que mi desgracia no sabe a nada, ya no se permite deambular los espíritus al aire libre, por temor al contagio.

No obstante, estoy dispuesto a un último duelo. Por ver si eso cambia algo. Y asumiré el fracaso que salga de esta construcción imposible. Como si el fracaso sea la solución a mi «calvario». Ya no hay otro camino, mas que la cruz.

Estoy a punto de partir

Hoy se cierra un ciclo. Uno más. Está vez las cosas comienzan a enderezarse en medio del caos. Una vez más la emergencia colectiva se presenta de la manera más natural. Un concurso público para la adjudicación de un trabajo para el cual no sólo estaba capacitado, sino que también muy ilusionado de poder conseguir. Un proceso de selección transparente y profesional, con una fase incial, una carta de intenciones, una encuesta de las que te permiten explicarte en un formulario online, y después de un cribaje inicial, una entrevista. Esta vez se trató de una entrevista por zoom, con varias personas entervistantes. En su momento escribí, expliqué o me inventé, que se me dan muy bien las entrevistas. Tengo la sensación de dominar el arte de la conversación, inclusive cuando esta se trata de intentar ganar la confianza de un equipo que te está evaluando para saber si puedes gestionar el puesto de trabajo que ha salido competición. Y si hay algo que me gusta, en el fondo, es competir. Y jugar. Así que aunado con la facilidad con la que uno puede ponerse a hablar de uno mismo, las cosas parecen haber salido lo suficientemente bien como para ser adjudicatario de tal privilegio.

Vuelvo, tras años en los que había perseguido proyectos personales y de emprendeduría, a la sociedad de los que tienen un trabajo. Ese privilegio que te da saber que puedes contar con un ingreso a final de mes, a cambio de un proyecto al cuál le debes destinar las 40 horas a la semana y toda tu capacidad intelectual, relacional y emocional para aportar algo de valor al objetivo común que te une a un equipo. Tengo muchas ganas de hacer eso otra vez.

Durante mucho tiempo he trabajado en otro tipo de proyectos, en los que picas piedra para crear algo nuevo. Igualmente trabajé en equipo con compañero emprendedores, con tecnólogos, programadores, diseñadores y colaboradores. Ha sido una experiencia muy gratificante y complicada. Ahora vuelvo a reengancharme en la sociedad, en algo que domino, que igualmente comporta nuevos retos y nuevas personas con las que hacer equipo.

Empieza la siguente función.

Orden y caos

Podría parecer una contradicción. Quizás lo sea. Pero mi vida muy a menudo está condicionada por impulsos disonantes que se anulan entre sí. Y no pasa nada. Es parte de la vida. A pesar que nos resulte tan poco intuitivo. Lo simple y lo complejo se hermanan en la la teoría de la complejidad. El pequeño aleteo de la mariposa y el tsunami al otro lado del planeta. Esa condición de sistema interconectado a la que finalmente tenemos acceso y que más o menos sabemos interpretar como parte de nuestra experiencia global. La humanidad está en la punta de nuestra lengua, o quizás en las yemas de los dedos. Y ni una, ni otra, debemos exponer al contacto con el otro, menos en estos momentos en los que nos hemos acostrumbrado a coexistir con un nuevo virus, en medio de una pandemia.

No es cosa menor. Somos la primera generación que vive una pandemia al mismo tiempo. La angustia de la muerte finalmente se convertido en una pulsión compartida ahora mismo por todo el planeta. Se revela la estupidez humana ante la situación que vivimos. Y los miedos aparecen de nuevo, a veces con algo de razón, sobre la situación futura del sometimiento que experimentaremos como individuos en medio de una colectividad. Pero se confunden los argumentos falaces con los científicos. Se confunden a propósito. Ya lo sabemos. Y nos llegan distorciones por todos los frentes. No querría abandonar de buenas a primeras la nomenclatura militar que tan bien sienta en la población para saberse sometida a una cultura bélica dominante. ¿No es acaso ese el heteropatriarcado?

Quizás sean más cosas. Pero me huelen todas a lo mismo. Y el problema radica en pensar que el elemento de seguridad gana al de la libertad. Pero ahora se mezclado un orden más: la salud pública. La salud es un elemento que nos involucra a todos y que tiene que ver con cómo nos comportamos, con como vivimos, con cómo nos alimentamos y con cómo coexistimos dentro de un ecosistema. Uno global, energéticamente cargado por un balance sutil, y otro local, en el que intercambiamos nuestro día a día con las personas que vemos en el espacio público.

Pero hay un componente universal que nos conecta a un nuevo paradigma: la interconexión con el resto de la humanidad. ¿En qué nivel? Eso depende. De muchas cosas. De la capacidad que tengamos de expresarnos, de comunicar nuestros mensajes y de formar parte de la comunidad. Y a su vez, del entretenimiento compartido. De los juegos que jugamos. De las historias que leemos… y que nos contamos. Los libros que editamos. Las canciones que nos identifican como seres imperfectos y frágiles. Las narrativas que nos redefinen. La política en la que participamos.

Todo ello es parte de un sistema que sigue su curso. Venimos de una herencia feudal, en la que los reyes existí… ¿existen?… y de herencias coloniales que dibujan un juego desnivelado que no acaba de reflejar el contexto completo de un expolio profundo que nos pone en uno u otro lado de la balanza, aunque de manera artificiosa. No somos nosotros los responsables por las corrientes universales de pensamiento, ni por las costumbres de las sociedades de nuestros tatarabuelos. O sí. Quizás esa historia familiar sea el único vínculo que nos permita identificarnos en medio de una sociedad viciada que ha pecado más de una vez en nombre de los principios que decía defender, muchas veces, en el sentido opuesto a lo que sus valores pretendían generar. Pero todo ello forma parte de cómo nos explicamos en un contexto histórico temporal, para el cual hemos de fijar una línea en el tiempo hacia atrás, y situarnos en ese espacio temporal para asistir a nuestro juicio histórico particular, y contraponerlo contra el que habíamos establecido en el pasado a partir de las historias que nos fueron narradas. La historia según cómo nos la contaron.

¿Qué sabemos hoy de lo que nos enseñaron en la escuela? ¿Cómo se ha alterado esa realidad comparada con la versión actualizada de los hechos que ahora nos son reeditados? ¿Cómo ha entendido la sociedad las herramientas de dominación empleadas por los poderes sociales que rigen su destino? ¿Cómo florecen a pesar de dichos poderes brotes de pura belleza? ¿Cómo subsiste la insolencia en medio del adoctrinamiento de las pulsiones históricas contrapuestas?

Parece que el sentido de la disputa es nuestro estado más natural. El presente se rige por quién, o qué, representa las antípodas de mi más reciente versión de mi mismo. Y voy encontrandome más a gusto en ciertos círculos que reafirman que mis temores son los más sensatos, mientras los otros, calumnias. Esto serviría para intentar desacreditar la verdad, tanto como la más vil de las mentiras. Con lo cual se podría convertir en un argumento vacio. Una vez más las buenas intenciones podrían ahogar la capacidad de resolver a partir de la manipulación de las herramientas prácticas para desvelar lo que hay de verdad en cada sentencia.

Nos han intentado provocar el malestar espiritual continuamente. No estamos bien pese a tenerlo todo. Y cuando no es así, cuando la precariedad nos ha inundado por fin con su cara más determinate y cruel, entonces ahí encima tenemos una excusa perfecta para afirmar la conspiración en nuestra contra. La vida es así. Ni siquiera podemos sufrir en tranquilidad. Debemos desmerecer nuestra desventura, con el ejercicio simplón de compararnos con alguien más jodido que nosotros en estos momentos. Y entonces, por comparación, nos vemos abocados a un orden de relavitizaciones sociales que nos ordenan de mayor a menor en un mundo en el que pretendemos estar lejos de la desventura. Mientras más lejos, mejor. No va con nosotros. Algo habremos hecho bien. La bienaventura nos sonrie. Amnesia. Burbuja. Aquí, finalmente, estoy seguro.