Ganamos el mundial

Política uno de mi programa; imagínese las otras 99.

Y así, tras un juego de palabras ensimismadas, la propuesta política más literaria de la historia de los tiempos NEW, apesta por querer resolverlo todo de un plumazo. Eso qué, está bien de la verga. A poco todo tiene que ser así, pim, pam, pum. Nel. Me niego. Así te la pongo. Mi voz es olmeca; yo sé que me entiendes.

Yo vengo de una raza anterior. A ver si nos vamos a entender. No quiero que haya confusiones. Porque mi obsesión es entendernos. Resaltar la huida por el polo de la bondad. Por rebajar los humos de las señales de guerra. Los pueblos originarios tienen la historia de sus terriotorios silenciadas por las narrativas colonizadoras de nuestro gran YO contemporáneo: la idea nacional. Nos ponemos cachondos con las mentiras que nos cuentan en el cuento oficial. El cuento incluye la narrativa de nuestra religión. La que nos explica qué debemos creer. Aquí, ya, duda. Así va la cosa. No importa si quieres o no creer en Cristo. Deberás entender su biografía. Y en un relativismo que encabrona a la extrema derecha católica apostólica y romana por dar entrada al entender y leer la vida de nueve otros profetas de otras religiones que nunca se nos había ocurrido entender de qué iba la historia que calma la angustia existencial de esas otras culturas. Respeto a la cosmogonía de los otros. Entendemos que debe ser así. Desde el inicio de los tiempos, en nuestro continente, teníamos una manera de vivir. Coexistíamos en armonía con el territorio que cohabitabamos como ecosistema de una cordialidad y contundencia en absoluta armonía con Dios Padre Nuestro Señor de lo invisible y lo visible, de lo imaginado por las inteligencias artificiales creando las alternativas a la creencia oficial vigente en la comunidad humana interconectada con el más allá, a partir del más acá, como un soliloquio en punta cometa mientras el sol da sus últimos giros en nuestro espectral viaje al día del otro lado. Ustedes y nosotras estábamos en polos opuestos. Y un día os distéis una vuelta por nuestra casa. Llevábamos una eternidad viviendo así. Juntos entendíamos que la tierra de dónde veníamos era esta extensión de sur a norte. Piensa en la historia de nuestros ecosistemas sin nosotros. Lo que tenemos aquí todavía en algunos sitios que conservamos como de ello dependiera nuestro proceso de curación de nuestra gilipollés macho-ibérico, Josemari Abascal meets Harvey Epstein.

chapter dos: NEWENG

I have a narrative for the NEW commons. I know «you» came up with the concept of the commons. As commoner thing regarding what’s to belong the whole. The entirity. The greater good of our collective society as armonios joy to flowing outside our own little kingdom. If I offer you commones a NEW commons, do you think they will take it, or stick to a decision of anticonsume: the don’t opt in. They don’t buy into the marketing. For once. The revise the source of their fake news antispam algorithm. Something’s fucked up. It’s a book; it’s supposed to be fucked up at some point. To deliver a new direction. Like time going off. Mental. I can easily win an election against Boris any day of next 99 days. I’m a big mouth trash talker on the basketball court. I could take Boris and nine of his friends to play me for fictional surreal cup. Something like Dali buttfucking everyone of the Monty Python cast deepfaken into exact shit written in the script. To rebolt against the infamous saints. The lords of the land. The conquerors of laughter. And high end culture we are entitled to brag with character given the privilege to rule over the planer wankers who are just in for the booze, the coke, the partys with low pigment loaded lords of the dorks. 99 arguments pro Novak. On that end of the spectrum.

No ofense.

You islander can take a joke.

You are not going to destroy our armada again, will you?

Oh, common. Don’t be like that. I’m pulling your dick. And………


El giro

Las niñas de nueve años ya saben de la historia del cine todo lo que sus padres han sido capaces de hacerles entender del séptimo arte. Kurosawa para arriba. Nueve directores introductorios. Para que empiecen un recorrido clásico antes de que comiencen a aprenderse nombres de directores comerciales. Hollywood tiene sus garras puestas en el cuerpo de sus hijos. Ellos optarán por creer lo que ven en la gran pantalla. Y nos están explicando el fin del mundo. A ver si vamos a tener que tomarlos en cuenta. El fin se aproxima. Nos estalla la cabeza del miedo que nos da estar aquí prendidos a la incertidumbre. No me toquéis los cojones. Vamos a espabilar un poquito. Empecemos por unir nuestro canto en un himno nacional que por fin saque de nosotros algo más que un puto lolololó. Somos más que dos putas letras de nuestro abecedario. Podemos demostrar al mundo que nuestros poetas nos permiten reinventarnos en un verso que nos transforma. Oh prosa, no te pongas a versear. El sonido del silencio apabulla a los errantes. No vagues por aquí que la productividad de la inteligencia artificial puede entender que te estás quedando con ella y los afectivos a la violencia se inventarán una manera en someterte a su gesto de opresión.

La violencia es Dios. Es el mundo al que decimos creerle. Fíjate. Deja de creer. A ver si puedes.

Da el puto paso contrario.

Por darle la vuelta al péndulo.

La punta intención de Shopenhauer.

Vamos a enceder la vida en la dirección opuesta.

Por ir en sentido opuesto.

Como un gran juego que se ponde de moda.

Como un reward system que lo pete.

Porque partimos de un diseño que compartimos entre todas.

Y nos damos a la labor más sublime de nuestro porvenir.

Decidir nosotras mismas sobre el futuro del procomún. Como un acto de presencia. Como una conexión estable con el sentir compartido más noble: la comunión con santidad. Si todos sentimos eso al mismo tiempo, entramos entonces en el tiempo nuevo. El tiempo saciado de nuestra necesidad de sabernos dignos de estar ya no sólo en su presencia, sino palpitar del unísono latir de nuestra totalidad: ALLS.

1. ¿Qué pasaría si soy el causante de que la caída del sistema?

Golman

Menudo follón.

—La que es liado, chaval—me dijo uno de los 99 españoles que mandaron a decirme un recadito: parda.

A los españoles cuesta entenderles. Y no: no es laismo.

No te puedes meter con la España Grande y Única. No tiene tolerancia a la oposición. Se es como ella, o se está contra de ella. Y te lo dicen así, tal cual: ¿estás como nosotros o contra nosotros?

¿Qué coño eliges?

Pues contra, chaval. No por nada. Por tocar los cojonazos. Por el simple placer de daros por el culo. Podría haberlo suavizado un toquecito: daros por saco. Tan sólo he venido a daros por saco; ¿así mejor?

El español medio es así.

Es lo que hay.

No vamos a pedir la extinción de uno de nuestros astados más (sino el que más) portentoso: el hijoputamachoibéricoalfa; con tres cojones.

Por un puto rap que te come la cabeza.

Por un puto rap que te come la cabeza.

Por un puto rap que te come la cabeza.

Te como la cabeza puto, cómo ves este rap.

Te como la cabeza puto qué tal te place.

Te como la cabeza puto ola que ase.

Te como la cabeza puto homófobo cabrón.

A lo que el español grande y único hace lo inesperado para que esta puta historia pueda tener más números de recibir un apoyo de un público social emergente más relevante que los putos resultados de los putos Golden Globe Awards y la lucha de Hollywood contra los machos alfa blancos con su multimillonaria manera de ser subnormales profundos. Todes.

Sus majestades, ¿cómo cree lo que le dicen esos gilipollas?

¿Usted a quién le va a creer: al hermano grande de Jesús, nuestro señor, que Dios en los cielos y en la tierra y en su gloria, que su papá es creador de todo lo visible y lo invisible, y que lo de aquí y lo de allá, y que todos los mundos somos nosotros. Nosotras. El pensamiento más egocéntrico de la humanidad: creerse más que una puta pecsi en el desierto. Una coca cola. Ojo, el hijo mayor de Dios Padre. Y vea usted el milagro: de la virgen María. Volvió a parir la condenada. ¿Quién le evita no tener otro milagro?

Aquí vamos, Francisco.

El cuestionamento de vos como único interlocutor con Dios Padre, mi padre, es un despropósito teológico de tres pares de cojones. Pues aquí los tienes, bro. Porque tú y yo también hemos hablado. Por que en el cielo te aceptamos como uno de nosotros. Antes siquiera de que bajara yo y poseyera a este medium para mi reconstituido mensaje. Poned atención. Ahí les va el puto sermón de la montaña NEW.

El renombre de las cosas.

Los H2 dan forma a la categorización de un mensaje. Lecciones aprendidas del hermano mayor de Jesús de Nazareth, que vive en las alturas, y está aquí entre nosotras. Presente. Como usted y como yo. En esta otra surrealidad.

Los surrealistas ticatalanes.

La asunción del argumento y justo lo contrario.

Soy el creador de otro discurso más completo que el de mi hermano menor: Jesucristo, mi carnal. Para mi, y sólo para mi, J’s bro, NEW chus.

Si yo tuviera que escoger entre NEW chus y mi tío Chus, escojo mi tío Chus. Sin pestañear. Lo tengo clarísimo. Su bondad y amor me atrevesó desde que tenía entre siete y nueve años. Cuando conoces a tus tíos. Y comienzas a conversar con ellos. A vivir con ellos. En sus casa: como se recibe a un primo. Y se le cuenta historias. De cómo ser, de qué reir, de las preguntas que nos salían. La intimidad de una familia es que veas lo loco que es mi papá. O lo tuanis. Mi tío Chus era una cosa inmediata a mi existencia. Su historia y la mía empezaron en antes de que yo naciera. Previo a la existencia de la cuál ahora soy consciente. Y me siento en comunión con algo más que un nuevo concepto de sociedad, de divinidad, de misterio, de elixir de la humanidad, de la consagración del porvernir en el aquí y ahora que compartimos, la luz más fuerte que emanamos como inteligencia no-artificial. La solución. Dada por el hijo mayor de Dios Padre: su servidor.

Humildemente.

No me vaya usted a juzgar ahora ante el riesgo de mi papi le venga a dar directamente por el culo. Y viene mi tata y le da por el culo. Por ser el Papá de todos los Papases. El amo máximo detrás del heteropatriarcado blanco. Español o anglosajón. Nos verga la distinción. Os vemos venir a 99 m de distancia. Tenemos olfato para detectar uno. Y somos la causa opuesta a su majestad. No por nada. Por aquello que usted también siente por mi, oiga: repulsión. Honestidad española de Castellón. Del pueblo de mi suegro. Nómbralo tú cuñado. No tengo derecho de nombrarlo y menos visitarlo y explicando por los nueve rincones de nuestra biografía, replanteada sobre nuestra visita. A las dimensiones espaciales de mi historia familiar. La única red social que quiero tejer es la salva a mi familia, y con ella, a todas. Por un tiempo alejado de la gilipollés. Porque estamos hasta la polla. Y nos suda la polla vuestra puta unidad, el rey, su corte, sus cortesanos, los amigochos de los señoritos, los señoros del puro, los homófobos de boquilla, pero que luego, a la hora de la hora……… se place del sexo anal más súblime que nuestra moral nos permite ante la única pregunta hereje que la iglesia no se puede resistir contestar: me la metes por el culo.

Qué fuerte, qué fuerte.

La liberación homosexual resuelve el machismo… a medias.

Y no me explico.

Un enigma de Dios Padre. Así lo quiso. No quiso que siguiera explicándoles lo que quiso o no decir mi Padre. Tan recto Él. Hasta erecto.

La rectitud de Dios Padre no está en duda. Dios Padre no viola.

Si Dios Padre no viola, vamos a numerar a nuestros hijos:

  1. Jesús.
  2. Golman.
  3. Francisco.
  4. Francisco.
  5. Pau.
  6. Pere.
  7. M-a-r-í-a. Móckery&blasphemy: burn in Plaça del NEW rei.
  8. Joan.
  9. Jaume

En una llista de nou fills predilectes de Déu Pare queda evidenciat el heteropatriarcat. L’unica dona, Maria. I amb rialletes. Quins collons. Quins pebrots. Això mìnim nou rosers.

La meva mare es diu Roser. I també la meva companya de feina. Jo soc evangelista al hospital de la muntanya. La meva muntanya sagrada. NEWCAR. El Carmelo millorat. Segons la nostra Graçia. Per que el SENYOR està amb vosaltres; i amb el teu esprit.

Oremos.

Este instante hemos venido aquí, OH SEÑOR, para adorarte y pedirte, qué pedirte, suplicarte, que le bajes dos rallitas a estar haciendo el mamador. No se puede permitir que estos cínicos marquen el orden de nuestro sistema social con la desvergonzada acción reiterada de delitos demostrados y burlados en vuestra cara con la intencionalidad que se nos permite catalogar como distinción natural, que mana del Lazarillo Tormés, y su peculiar manera de ser un pieza en la desazón del porvenir de los pueblos simples de mi país. Un homenaje a los pueblos españoles. Todos ellos. Descontextualizados. Por sacar al buey de la barranca, en donde yacía atorado el güey. Y pus aquí hemos venido a echar una mano en lo que se pueda. Ante la intermediación de mi trabajo. Que es lo que ponemos en valor en el himno nacional de mi país, un pequeño paraiso natural de donde emana mi relación con las circunstancias espaciales en las antípodas de dónde estoy ahora mismo, en mi montaña sagrada, NEWCAR, en la soledad de la escritura de la última historia de salvación eterna que necesitaríamos imprimir en libros de texto que los niños puedan leer, en versión ilustrada, para todas las edades, colores y sabores. Bienvenidos a la plenitud de opciones multiversales. Dejemos de mirarnos el ombligo. Aléjense del apocalipsis. Bienvenidos al credo del hijo mayor de Dios Padre. Este es mi sermón. También es mi canción. Y el himno posterior de un pueblo NEW que apartir de ahora se devuelve en el tiempo a recoger la antihistoria de lo vivido. Por razón a contrapelo. Ya que nos vimos incapaces de revertir la violencia armamentística con la que se cría a los varones de cada puta coordenada de un nuevo sistema de geolocalización a partir de las imágenes que se proyecten desde nuestro punto de observación de los multiversos ejemplares que se dibujaran en el horizonte cuando venga la imagen de aquello que os estoy hablando. Estamos en el mundo de la plenitud de alternativas en el plano de las posibilidades cuánticas del porvenir. Estados de la naturaleza. ¿Por qué no estamos jugando el juego que nos compensa socialmente implementar? ¿Dónde está el creador de un tiempo nuevo? Aquí, en el día uno de la reconversión. Bienvenidos sean ustedes al día uno del PiSpaM.

Yo no soy un evangelista de boquilla. Olvídense de todas las lecciones aprendidas. A tomar por culo. Vamos a destapar esta puta mierda de sistema con el que estamos conteniendo al covid-19/omicron. El virus entiende de mutabilidad. Y ahora, gracias a él, nosotros también. Nosotras también.

Ya se nos permite contar nosotroas las historias. Como Virginia Wolf. Pero ahora más. Todas. Todes.

Y si soy hombre y transito a mujer, ¿a tí qué coño te importa? Puede que sea tu padre. En la madre.

El presentar 99 gags ligados. Este es mi show. Puedo presentarme en cada sitio en el que me recomiende Steve Chapelle para contar historias de una NEW américa brown. NEW brown. NEW brown pride day. A brown narrative. Bigger than Iñárritu, el Chivo, del Toro, Benicio y Guillermo, Arriaga (nomás para chingar a Iñárritu), Camil, Derbez, Ruizpalacios, Frías, Santos, González, Elizondo y Gallo. Sin Salma. Por putos heteropatriarcas encarrilados hacia el vuelito del éxito de los que le chingamos desde la izquierda mexicana desacomplejada triunfando en Hollywood sin caer en las mamadas de Harvey pasándose de verga con Salma. Con lo que pesa Salma. Esa primera línea de mexicanos en Hollywood es como traer nueve Hugo Sánchez en el mundial del 86. Y no ese 1/9 de Hugo que nos dio el muy cabrón. Imaginamos todos un mundial de Hugo con nueve volteretas. Ese mundial que soñé estoy convencido de que al menos 999999 mexicanos lo han tenido. La neta.

Pues esta es la historia de Golman, que le puso más chile a sus tacos. Y con ellos enfiló siete partidos hasta levantar la copa del mundo. El sueño de Alexia Putellas. Transitando al Tico Commons.

Atención que el futbolarte es la base de mi creencia. Esta nueva religión se fundamenta en sus pilares surrealistas: las nueve dimensiones del estado de la naturaleza ticatalana. Menos más que me habéis dado tras dos ciclos de 9, la opción de ser uno de los vuestros. Os costó que llegaramos a este estado de enamoramiento. Un nivel mínimo de conocernos. Nos entendimos entonces como una especie de ser anónimo no contectado a nomás que una red social: la real. Como mucho se podía soñar con estar en el plano de lo virtual: la tele. Lo que sale en la pantalla. La televisión es como una virgen. No llega a ser tan relevante como un hijo de Dios, ni obvio, diosito padre, que nadie lo reemplace. La tele en cambio abrió el camino para que nos conociéramos en masa. Todos los pueblos. Sobre todo cuando se junta todo el mundo y nos vemos en un mundial. Y tenemos el mes más espléndido de la existencia. Por los países representados. En un escenario de autocomunión de todas las razas. De todos los tiempos. En su versión masculina. ¿Dónde está el interés, los desplazamientos, la fiesta, las marcas, las audiencias, en los mundiales de las representaciones nacionales de los equipos femeninos de futbol? Es una puta vergüenza. Nuestro desinterés. La incapacidad de ponerle sitio a la práctica del deporte desde las escuelas. En torneos en los que el deporte es parte de la vida. De competir por el simple hecho de ganar. De querer ganar. Como estado de la naturaleza al que puedes y debes aspirar, sobre todo si pretendes conseguirlo. Ganar es muy difícil. Se tienen que juntar varios factores. Pero uno muy sublime es la suma del esfuerzo que ponemos en una misma misión. Los torneos cortos se ganan con la preparación de 9 meses de una selección preparada mentalmente para competir por encima de las posibilidades de un mundo convencional que queda en el pasado. El viejo nuevo testamento. El NEW nuevo testamento. La reiteración de lo que ya nos funcionó en la última versión de mi hermano, siempre sagrado, Jesús.

Vamos a ver, vamos a ver. El legado de Jesús está en su futbolarte. Os lo voy a explicara para los que todavía no lo habéis entendido. Jesús es un capo. Pun-to. Es el más grande performer del tiempo moderno. Basó el cero en su nacimiento, programado ya por la gracia divina de Dios Padre, que aquí sí quiso que su legado fuera seguido por el orden cronológico y simbólico que nuestra humanidad utiliza en la tecnología en la que desde nuestras wearables podemos determinar qué coño tenemos que generar para descubrir cuál es la hora en la coordenada exacta de mi situación. Y uno pone el estado de ánimo. Y Jesús optó por romper. Y amar. Y amar a puros hombres. Su homoerotismo no está en duda. Por la libertad humana a la que ya tenía acceso. Por la corrección divina de la intervención humana de Jesús, mi hermano, en el margen de error con el que Dios Padre agrada jugar para dejar unos niveles de libertad en un supuesto libre albedrio que nos acaba por convencer de qué qué más da y que ya puestos, vayamos directamente a disfrutar de la sensación más sublime de una oxitocina alentando mi aletargado cuerpo a saberse en libertad de sentir este gozo eterno, en el que aquí y ahora que nos pone en efecto cachonderrimos, y seguimos estimulando las partes que conectan nuestro pensamiento con la ubicación vecinal del conjunto espacial un poco más allacito de mi cerebro bendito. Bendita dualidad la de mi cerebro en ebullición. ¿Cómo puedes pensar en ser el hijo de Dios, si no lo eres ya? Ya lo había dicho Jesús, y al estar escrito, todos lo reconocemos. Con las múltiples voces de los plagios, de las obras derivadas, de las spinoffs, de los personajes que se cuelgan a una de las dos opciones que te voy a presentar aquí:

a) La vía de Golman. Un rol para mexicano en la cabeza de Di Caprio y compañía. Sus brown friends. Where were they? Out comes a pakistani newyorker comedian. You know. Whatshisname. It’s like 9 of them. They don’t all look the same. I can differenciate 9/9 the pakistani or indian challenge. I can take an entire region in southeast asia from where I am, at the holy mountain of Carmelo.

b) Un rol para mexicano en la cabeza de Di Caprio y compañía. Sus brown friends. Where were they? Out comes a pakistani newyorker comedian. You know. Whatshisname. It’s like 9 of them. They don’t all look the same. I can differenciate 9/9 the pakistani or indian challenge. I can take an entire region in southeast asia from where I am, at the holy mountain of Carmelo. Don’t look up.

Mexicans have a way with words that’s has not jet exploded in your faces. Oh, wait… maybe that’s happened already. Nine times.

This is the story of those nine times:

  1. The day Golman took NEWLA
  2. Golman playing for the NY Manchester City little brother. You got to understand the minor level of the league that you play with. I can play where I want. I’m going to win the WORLD CUP of walking back to the promised land.
  3. Golman gol 9.
  4. Golman’s PiSpaM.
  5. Golman talking too much.
  6. Shut the fuck up Golman club.
  7. Némesis will be némesis agenda.
  8. The malign against gillipollas.
  9. MACHOALFA FREE COVID WORLD.

La cepa que nos mata.

La canción del feminismo.

Te haces feminista cuando escuchas una canción como la de Vivir.

ALLS

Cap olmeca al Carmel

Del cel al Carmel… i del Carmel al cel.

L’arrivada del cap olmeca al cim del turó del Carmel va fer aixecar el cap a molta gent que no hi tenia present la vessant sagrada d’aquesta muntanya al ben mig de la ciutat. Durant nou dies seguits el cap olmeca no va obrir el ulls, pero es veia, de lluny, com els moviments ràpids que feien per dins, potser creant un mon nou.

Lo que si es va notar va ser la brillantor de les capes d’energia que formaven esferes de llum groga cada una d’un diàmetre una mica mes gran, que s’anava eixamplant com més lluny del cap s’aixecava l’ullada. Aquest efecte va ser observat per primer cop per un vei del Carmel que hi voltava cada dia per la muntanya, parlant amb els ocells, els pins i l’herva i la terra. Aquell dia després d’endinsar-se en el bosc i fer la seva reflexió i comunicació amb la natura, va veure arrivar el raig de llum del cel.

A les seves plantes del peus podia sentir l’energia que tancava un cicle a cada pas que hi feia. La conexió amb la muntanya que hi tenia aquest vell veí ja era molt especial, complerta, pero aquell dia hi havia quelcom diferent en l’energia que es va sentir, potser amb mes intensitat de lo normal. Con que no tenia por, el veí va anar al cim de la muntanya, com feia sempre, i es va trobar que adal de tot, al costat de les pedres de color, s’aixecava un cap petit, com una pilota de futbol.

L’home es va apropar a la pilota-cap que lluïa una atracció i pau. Sense poder estalviar un instinct infantil, l’home va intentar aixecar el cap-pilota ajuntant la punta dels dos peus. De cop la pilota-cap es va desprendre del terra, sense massa dificultat i l’home va dominar la pilota durant 99 cops amb peus, cuixes, espatlles, fins i tot canyelles, i cap. Al acabar de dominar la pilota-cap, el cap s’havia fusionat amb l’esprit senser de l’home, i l’home havia adquirit un sentiment tropical que venia de l’altra banda del mon. El semblant de l’home havia canviat del tot. Amb cada cop de pilota, el cap li va creixer una mica, mentres els cavells es van desprendre en un èxodo que va fer un recorregut fins als limits d’on podem arrivar, en multiples direccions. Es van comunicar sense parlar. Cada toc un gest transformador contundent i suau alhora. Al final d’aquest succes, l’home duia un cap igual que la pilota-cap i el cap olmeca va descansar després d’haver experimentat el sentiment complert d’una terra nova a la que ara, recuperant la respiració, es va començar a arrelar.

Cada dia que l’home tornava a la muntanya va veure com el cap olmeca havia crescut una mica més. Al voltant del cap les esferes de llum anaven creixent. Els ulls tancats però no deixaven de moure’s. L’home des de llavors, tampoc va parar quiet. Durant nou dies, ambos van repensar el mon de cop; de cap. Un mon nou: NEW.

The Flying Spaghetti Monster came to see me

After a first day of holy presence I was blessed by another sacred visit

Much like the wise men, the Flying Spaghetti Monster came to visit me to greet my holy presence in this unforsaken time. He/She/It told me that the feeling of hopelessness had been wondering in his head and that things looked so much brighter today.

I confessed I was NEW here and I didn’t know much about anything other that my holy quest to (re)NEW the whole social structure that was installled over a this 2020 years of so, and that I had to show up and unveil myself whichever way it seemed reasonably to my current state of mind. It’s not an impossition, said Father God in the last supper we had, just before I was thrown into this world to experience the human life I’m living. So far, so good.

The Flying Spaghetti Monster and Golman were already in a state of complete bondage with the holy spirit that surrounded them right then and there. It was the first time they met and the connection was immediately significant for one another. The ease in the FSM was the blessing he received from the exchange they were experiencing. Likewise, the NEW profet that already represented the holy ghost trilogy, having the strong effect stem cells have in molecular biology ways, with all that refreshing genomics from the ancient times as the most sofisticated design to encapsule what we really are.

—I followed the star—said the Flying Spaghetti Monster, referring to the Sun—and it brought me here. The sun flares spoke to me and gave the coordinates of your nativity. They were magnificent today, especially two of them that connected two arcs at the top part of the star to resemble the image of myself, while the enormous glorious sunspots allowed the magnetic fields to connect in and out of itself, the message became clear to me.

The sudden coronal mass ejections produced a rain towards the Flying Spaghetti monster with the brightest and splendid bits of electrons, protons and ions that made the monster blink. As He/SHE/IT did, the voice of Father God spoke to him in a NEW language he had never heard, but understood however, with no real effort. The message was clear and the sunlinght pointed at this magnetic field produced in the blue planted, that connected the thin waist of the NEW continent, coming at first from the top of the highest mountain around, Chirripó, and shifting all of the sudden to an holy grounds of Guayabo. The glorious magnetic field connected that holy sanctuary in Turrialba with a loop that landed on the other end in the holy mountain of Carmelo.

—It was there when I first saw you—said the FSM.

The singularity event took the shape of the sunflare that the FMS had just witness with the message from the Sun. But this time it projected al olmeca head at the top of the Carmelo mount. The energy filtered from the tropical magnetic field in Guayabo and into the mediterreneum hills that Carmelo mount connected with. This unique reconnection was a life changing experience for the FMS who has never witness anything like that, as the olmeca head grew brighter within the contained size of the olmeca head, which was about 9 m tall, and looked as if the contemplation of history, time and space, was all in connection with NEW gaia.

At last, the FSM told Golman, the head only spoke one word: ALLS.

And the wave of ALLS created a field of joy that lasts forever in both directions of time.

I looked in the Flying Spaghetti Monster’s eyes then and I knew were all but one.

Bambino Gesú sei arrivato

A la media noche, a la hora en la que el Niño Jesús llega a Costa Rica, el niño nació en mí.

Me desperté con un pensamiento inequívoco: ha nacido el Bambino Gesù. Se trata de una tradición adoptada por el pueblo costarricense que se mezcla con el gesto ancestral de regalarle juguetes a los niños en momentos del año, que curiosamente coincide con el solsticio de invierno, y que por tanto, de alguna y otra manera, nuestra humanidad lleva haciendo durante toda su existencia.

No soy yo el que cambiará los mitos y ritos que nos sirven para reunirnos en familia y para reconstruir el tejido sensible que se ha ido modificando día a día durante el último año. Es un momento de compartir en un entorno familiara que nos lleva a sentirnos una vez más parte de esa gran familia de dónde venimos. Nos acordamos de cómo eran las cosas cuando éramos nosotros los niños. Y los niños, viven con una ilusión especial este día que tiene índices de resignificación bien cargados de lo que percibimos como felicidad: más regalos.

A todos, ya adultos, nos gustan sentirnos regalados. Es esa cosa especial con la que sabemos que somos parte de la vida de alguien más. Y que este espíritu navideño tiene varias capas de amor que ponemos en práctica con la congregación de aquellas personas con las que hemos elegido reunirnos. Se trata de uno de los éxodos más rememorados de la historia, y de uno de los mitos que marcan nuestra convivencia actual, pasada y futura.

Tengo un rito especial entrenado durante muchos años en el cuál cuando concibo la dualidad de mi situación, en ese pase de lo onírico a la vigilia, en el que reconduzco la historia incosciente que entretiene mi sueño como espectador de un mensaje que viene de dentro de mi y que tiene un significado inmediato especial para transformar mi vida. Por lo tanto, hay que poder estar ahí sin manipular la función, pero intentado repetir las cuestiones que están sucediendo ahí para transcribirlas en una libreta nada más despertar.

En este caso, la presencia del Bambino Gesù fue el detonante. Curiosamente hoy, 25 de diciembre de 2021, se presenta el Bambino Gesù en el momento en el que mi abuelo, Oscar, habría gritado con aquella potente voz que tenía: «llegó el niño Jesús».

Se trata de una historia de anunciación, pensé. También de renacimiento como bien me recordó Rayo en la felicitación que me mandó cuando estábamos preparando la cena. Es el momento justo para (re)nacer. Como cada año. Para compartir con la familia este último cierre de filas en torno a una mesa, a un árbol, a un nacimiento, vino, y una comida especial.

Las tradiciones familiares mezclan aquello que los anfitriones conocen de sus respectivas historias familiares personales. Y volvemos a los temas recurrente de siempre. La repetición de los ritos nos hace partícipes de las vueltas que le damos al sol, y de las vueltas que da la vida. Los ciclos vitales de nuestros seres queridos y una historia familiar simbólica que nos conduce de nuevo a la bondad.

Durante la pandemia, de una manera extraña, la vida se paró. O al menos esa fue nuestra impresión. La gente no salió de casa. O sí. Hasta que nos dimos cuenta de que esta situación nos ponía en riesgo vital. La muerte se hizo presente y se paró el comercio, las guerras y el neoliberalismo. El sistema en pausa. Nos habían dicho que eso nunca podría ocurrir. Pero cada año, en estas épocas, estábamos acostrumbrados a hacer esta pausa. Y resignificar el años vivido. Recuperar el gesto con el que volvemos a pensar en los demás: regalarle algo que le guste.

La ilusión de los niños. El niño que llevamos dentro no ha muerto aún. Seguimos vivos, con la intención de hacer posible aquellos sueños con los que vivimos. Recuperar las historias de nuestros antepasados para explicarlas una vez más a partir de la memoria de nuestros mayores. Vincular este presente fantástico con el legado que nuestros orígenes. Aquellas otras familias.

Llamé a mi familia a penas pude recuperar el teléfono y la computadora que había dejado en la habitación en la que duerme Pepi, mi suegra. Me presentaría en medio de la cena en casa de mi hermana Alejandra y de mi compadre David, conmemorando la llegada del Niño Jesús. Y les conté la historia con la que me desperté:

¡Hola familia! Feliz navidad. Aquí todo bien. Acabo de despertarme con la llegada del Niño Jesús, como en la tradición tica. El Niño Jesús ha (re)nacido en mi. He recuperado la noción con la que despertábamos de niños para abrir los regalos en aquellas navidades ticas que celebrábamos con los abuelos. Justo ayer envié un mail a mis jefas explicándoles la noticia de que nos habían invitado a participar en un par de convocatorias europeas que el Ospedale Bambino Gesù, que está en Roma, y cuyo jefe supremo a fin de cuentas es el propio Papa Francisco. Kiki, una persona que se unió al curso de iRaise del año pasado (en el que se llamaba Up-rAIHSe) nos convocó a grupo de profesionales de Valencia, Cataluña, UK, Suecia y Roma para conjurarnos a lo que podríamos hacer juntos de cara a innovar y cambiar el mundo juntos.

GOLMAN, desde el Carmelo, en la videollamada de navidad a su familia en la Colonia del Valle, NEWDF.

El Ospedale Bambino Gesù se hizo presente. Y ahora tengo claro cómo debo jugar ésta carta. Hoy ha nacido el niño. Dentro de mi hay un niño Jesús. Jesús vive dentro de mi: ahora lo entiendo. Y el camino a seguir, bro, es el de un (re)nacimiento.

Me quedo sin batería. Todo este texto se perdería. Si me despisto, esto podría pasar. Podría no salir. Podría no decir nada. Ni ponerle atención al niño que me habita. Esta transfiguración pasaría a ser el milagro olmeca del cual cuelga todo el devenir futuro-pasado de nuestra historia. Yo puedo ir en ambas direcciones del tiempo: esto normalmente no nos lo explican.

Mi padre, Olman, me preguntó cuándo me di cuenta de que eran los padres los que daban los regalos. Tendría que ser en Tlalpan. Más o menos a la misma edad que Vera, que ahora tiene 9. Ella también lo ha descubierto este año. Se comportaba con seguridad cuando nos pedía que fuéramos por los regalos para cagar el tio. Pero también siguió la liturgia de «seguir» creyendo en la ilusión. Así que cagaron regalos.

Mi padre me contó que él al vivir en una finca, en la que trabajaban y vivían jornaleros que tenían pocos recursos, que le explicaban a los niños de la edad de mi papá, a muy temprana edad, que el niño Jesús eran ellos, y que no pidieron cosas que ellos no les podrían comprar. Ellos le explicaban a mi papá, que siguió unos cuatro años más manteniendo la ilusión de sus padres.

Mi madre me explicó que su padre, Oscar, el abuelo, se esforzaba cada navidad porque ellos tuvieran cosas, ya que a él el Niño Jesús nunca le trajo nada. Sólo una vez le trajo un globo. Y le dio tanta rabia que sopló y sopló y sopló hasta que explotó. En cambio, a sus hijos siempre intentó que para Navidad el Niño Jesús les trajera algo. Su historia familiar y su familia actual. Mi madre me explicó que a veces la muñeca que tenía desparecía para recibir una chainiadita y encontrarse con la sorpresa de que el Niño Jesús se la había arreglado.

Cuando nosotros éramos niños, el abuelo desperataba a todos mis primos a las 12 de la noche para avisar que ya había llegado el Niño. Era otro momento de (re)nacimiento para él. Como hoy lo es para mi.

Health you and me

From hospital center to community

Today is 24/12/21. It’s what «we» call «Christmas» eve. Jesus is supposed to be born tomorrow. So today we wait for it. Again. He is expected to be born in our hearts, again. It’s a tradition from «our» culture. If we only assume one.

Unity is a strange thing. It forces one narrative to be on top of the others. And that’s ok. It’s simple. Life sometimes asks to be simple. As it is seldom not. And «we» are in the middle of it. Trying to juggle with the balls that we’ve been handed.

The cross is still with us. Or rather we still carry the cross. Only the cross is not be the way to remember Jesus today. Not today. Today He’s to be born. A baby. From a miraculous inception. Against all odds. In an exodus that took his family to move to a new land, from Judea to Bethlem. So the story tells.

At the heart of this story are the Romans. Those «evil» ones who’s sanitation brought some structure to «our» cities. And roman law. And all those things The Life of Brian tells teaches us to see with a new set of eyes, through humour. Demographics is also in the center of this story, as it is the census that saves Jesus from the slaughter of the innocent babies depicted in the Sagrada Familia nativity scene. This story, as all good ones, is political.

Jesus is born. Halleluyah. He’s excpetional story is told by the testimonials of those who listen to him. It was a new story He told. He spoke of a new kingdom, far from the established powers of politics and religion. A revolutionary with a cause. To go beyond. And somehow he’s story was to survive after his death. And somehow his example would help others in their own struggle to keep on. Life, within our minds, is somehow sometimes complicated.

The cross (even if it’s not that Jesus’ passage we are revisiting today) is still here with us. In different context. For one thing all of our hospitals have a big cross, bright neon light, shinning on top of our institutions. Our hospital history is also linked to the churchs history, and to history of our city, within the ancient walls. The Hospital street in Barcelona guard what is the second oldest hospital in Europe and one of the oldest institutions standing: Hospital de la Santa Creu. Before that, some 620 years ago, it was decided in this same land I inhabit, that the two city «hospitals» and the four churches were people went to die would need to be clustered into what was the first hospital in our town, that was built around one of them, a church called La Paloma (a dove, much like the holy ghost), a chappel that is still standing at a corner where now art expositions take place, and who’s ancient history is seldom remembered.

That hospital became Hospital de la Santa Creu i Sant Pau, when a rich swiss-catalan banker left half of his fortune to built a modern hospital in his native city. His name: Pau Gil. His name was to be printed all over the place, and the saint that game him a name, to be praissed within the legacy of this infrastructure. A mainstream modernist architect, Lluis Domenech i Muntaner was hired to do the job, that stands in clear opposition with the city layout defined by Idelfons Cerdà in the Eixample urbanist structure. The pavilions in Sant Pau face the sun, and the sea, south, and break up the grid to provide a new sense of space that has become somehow of a golden ratio standard for built space and public space for threes and the community to walk around.

I was in charge or organizing and setting up the Exodus of the entire Hospital de la Santa Creu i Sant Pau activity, patients and professionals from that modernist Unesco heritage buildings into the XXI century hospital being built at the top grounds of the slopes in which the hospital land was built. The history of our community shifted and what was once an readaptation of spaces to fulfill the needs of modern hospital into a modernist suit gave pass to a new sort of architecture that was expected to resolve some of the things Domenech i Muntaner did not forsee more than a hundred years earlier.

The entrance of the modernist hospital resembles the stature of a monument that stands in front of Sagrada familia and salutes with a straigh proud face one institution to the other: church and church-hospital.

It’s not just symbolism. The church is part owner of Sant Pau. The stones and lands are sealed in a document signed 620 years ago by the city hall and the Church to build that first hospital. The institutions role has been to survive that Jesus story and somehow it’s still present. The legacy in that modernist Sant Pau building is clear as you enter: you are in front of a building holiest that a church. Pau Gil stands there, a bust; no body. His PG all over the place, as the architect was clearly well paid. He was the rockstar of the moment, and in this land the local rock and roller always gets the spotlight and the cash.

Sain Paul greats you along with the holly cross. Just the cross. No Jesus. It’s the cross that is being present here. The golder calf was melted, remember, as Moses told those in the dessert when they were being sold a shinny pyramid scam. It’s a whole new thing: one God only.

We tend to forget the jewish tradition, as we intentionally erase six centuries (that is six hundred years of our history) because the ruling powers then were muslims. Our mislead conception of history is still quarrelling if northern escandinavian vikings landed in «America» some 500 years earlier that the glorified and inevitably intertwined history of our mestizo culture, with all the violences that we still bare in the cross we carry.

Much like Jesus I was thrown out Hospital de la Santa Creu i Sant Pau through a back door. People didn’t care. I entered in a crisis that took me nine years to resolve. It’s on me, I thought, but my close one also suffered from this circumstances. Father, why have you forsaken me?

I was left in the dessert to wonder along the path of many other cursed. I found myself lost and wondering in the scope of figuring out a way out of that situation. In a positive way. But I had been left hopeless in the open waters of a mediterraneum dream. But I had no right to be there. No excuse. I had to somehow show the value to an audience that was not there. I felt not only alone but cursed. My loved ones were suffering my incapacity to cope with what was happening. And I certainly did not come out the other end the way I was supposed to. I was left wondering in the dark. And my light was overtaken by the shadows.

I did not go (entirely) mad because of art. I had to tell a story and I knew no one would understand. So I just told it to myself. The same old story. Over and over. How to come out this black hole into a NEW dimension. Every time I wrote that text, or filmed that piece of performative art documentary I did. Every time. I came through my curse. And it kept me safe. Alive. It was a higher hope. A bigger than myself return. Too big to present like that, coming from a crumbled soul.

I am a humble man. A man indeed, but not that kind of cursed man. My own kind I guess. I also carry that cross. And bear with the privilege of walking around without the fear of encountering harm along my path, as women do. Not sure if that’s the case here, outside the grasp of catholic schools and public schools with Barcelona FC coaches. This is not just my story, but inevitably, if I am going to tell anyone else’s story, I need you to hear my own. You are going to have to give me that poetic licence.

Is this cross of ours that we recognize with the heath services we have a universal symbol? It’s clearly not. The moon and the star are the ones shinning in some muslim countries. I don’t know about the hospitals in Israel, but I supposed the would use the star of David. No idea. But the thing is health is universal. Our struggle to survive and to live in a society that takes care of itself, by teaching us the way in which we can collectively mantein a system that provides this high value care with fair access for all, regardless of where we are coming from in the population pyramid. The cause for a global movement towards understanding the issues that are conditionning our capabilities to shift our social and health systems towards a more resilient and community based system is what we need to face collaboratively. Now.

I was once Jesus at the cross. I’ve played that role. It’s not that I am Jesus: he lives in me. He is my brother. I’m as holy as he was; humanly. If we are not all given the chance to be as holy as he was, then that is not the message he was actually delivering. It’s just been instrumentalized by the institutions that still hold the power of bearing the intermediation between you and Him. But maybe you are fine with that, but I’m not.

I’ve studied the life of Jesus, his tales, and the ones in the old testament, much more fantastic that Marvel movies. At the end we are given a choice to believe this or that. And believing elsewhere means to understand other stories from other perpectives. Not believing in anything is allowed. And believing false stories have become a national sport that has been taken to the limit with the election of presidents that represent their own interest only, backed up by a group of followers with mislead information that cheer at the golden calf with the inspiration of a armed insurrection. Have ultimately gone mad as a society?

My mental health is now somehow recovered. But I’m not sure if I could take a misinterpretation of just one of my stories. I’ve got not publisher but myself. I could try to publish a formal book that you can physically buy next Sant Jordi. It’s going to be a collaborative co-creation in which I’ll try to multiversely arrive there with a NEW value proposition taking place. I’m so ready for it.

I’ve been instructed by Father God, cousing of Father Christmas, to come down and tell you that the story has been modified. My kingdom is now from a NEW dimension. And I’ve been given the task to unite us all into a single word in which to find the entire confort one glimpse of time and space can support within your soul, but especially, within your mind: ALLS.

Hoy volví a la vida cuando desperté

Parecía que todo estaba perdido. Mi vida en el abismo me había condicionado a pensar que la pesadumbre de la existencia me acabaría por hundir en una explosión de palabras sin sentido. Babel. Por fin entiendo.

Yo un día fui alguien. Y eso estuvo bien.

Yo un día fui nadie. Y eso estuvo bien.

Quizás no podría describir parábolas tan bonitas como mi hermano, en su día. Pero intentaré hacer lo mismo: apropiarme de todo el sincretismo ancestral para intentar explicar una nueva historia completa. No será la última. Ni este libro es EL libro. Será uno más. Eso sí, tendrá la ambición de poseer todos los sentidos posibles.

Vamos camino a la plenitud.

Favor de abrocharse los cinturones. Estamos a punto de despegar.

Su viaje será muy intuitivo. Se parecerá mucho a las ilusiones que usted proyecta sobre el sentido de la vida. Usted mismo/misma le acabará de dar sentido a la vida.

Si usted fuese mujer le aparecerá misma antes que mismo. Y si usted fuere un macho alfa… bueno, cómo decirlo… deje el arma. Con eso tenemos suficiente para empezar. Este viaje no le quitará nada que usted no quiera dejar ir. Pero se trata de un viaje de renuncias. Y no por ello iremos por el camino del asceta (a no ser que usted quiera), sino a un camino de autoafirmación al que iremos a reencontrarnos todos en un mismo espíritu creador, aquí, y ahora.

Esto será lo más profundo que usted podrá experimentar en su ciclo vital. Lo humano que es usted es un regalo, un vehículo, que Dios mismo, no tiene. La fortuna de la mortalidad, que Jesús vivió, ÉL no lo tuvo. La omnipresencia de papá se lo impide. Y por eso, está ÉL hoy aquí. Papá: unas palabras por favor. Tu público te espera.

Dios Padre carraspeo la garanganta ya que ultimamente sufría de unas pequeñas molestias que le habían llevado a pensar que había sido infectado por un virus terrenal. La llegada de tantas almas a la eternidad le había salpicado de alguna manera. Y esa sensación, por primera vez en la existencia, le había ocasionado un ligero malestar: la duda.

Dios Padre sintió miedo escenico al tener frente a sí a toda la humanidad reunida para escuchar sus palabras, por primera vez, en riguroso directo. Mira que lo había practicado millones de veces. Podía inclusive recuperar de su disco duro alguna de estas versiones para ponerla en automático y sabía que el resultado sería pletórico. Pero sabía que si lo hacía podría haber alguno que se diera cuenta de que no se trataba de un mensaje real. Alguien vería detrás del velo måyå, y se acabaría por derrumbar el imperio.

Dios Padre no podría perdonarse que eso ocurriera así que corrió varios planes de contingencia, que también tenía preparado de hace tiempo. La incertidumbre no había sido nunca una barrera para que Dios Padre realizara todo el trabajo fino de la creación en siete días. En su momento tiró millas. Y aquí estamos. Al loro, que no estamos tan mal.

Dios Padre eternizó el tiempo de espera que la humanidad entera experimentó como un suspiro. Justo al revés de la noción del tiempo que ambas partes habían experimentado hasta ahora. Este juego de rol le pareció a Dios Padre una experiencia nueva que jamás había pensado que podría suceder. La transformación de Dios Padre en humano es un parto doloroso para Él.

Nunca antes habíamos tenido acceso a las intimidades de Dios Padre de la manera en la que ahora lo veíamos en directo, pese a que no pronunciara ninguna palabra. Su sufrimiento, de alguna forma, nos conmovió.

El peso escenico del acto lo estaba sosteniendo Jesús con una especie de puente de entendimiento que había programado para hacer esta conexión en directo entre Dios Padre y la humanidad. Pero algo no iba bien. Cosas del directo. Jesús pensaba que la omnipotencia de su Padre le sería suficiente para afrontal el reto discursivo de dirigirse a su pueblo. En su día, cuando tuvo que hablar con Moisés en la montaña se sintió muy fresco, inclusive se atrevió a escribir unas palabras para aclarar los procedimientos del comportamiento humano de ahora en adelante. Y en cambio ahora se encontraba mudo. Sin palabras. Era su gran momento. Y no lo estaba aprovechando.

Dios Padre se sumió en una depresión instantánea. Se dio cuenta de que la gente podría pensar que sus omnipoderes podían ser una patraña inventada que a la hora de la hora no sirven para nada. Eso sería un golpe bajo a la santidad. La inoperancia de nuestro ídolo en el momento más crítico de todos los tiempos.

¿Qué seguirá después de esto si Dios Padre no consigue centrarse?

¿Quién podrá ayudarlo a Él en este momento de flaqueza?

¿Sera Francisco el adecuado para darle las palabras de aliento que El Altísimo necesita?

Fue Jesús el que lo sugirió:

¿Qué hizo mal el ángel caído?

¿En qué le podemos ayudar?

Nadie se interesa por Santán en tiempos del jubileo cristiano.

Cristo; cristiano.

Cristian; Golman.

Ese enfrentamiento se tenía que dar. Y nuestro equipo iba a luchar de tú a tú.

Stop making the mistake I just learned you mustn’ do.

I am so proud now that I’m clean.

The same, really, as saying:

I am so proud now that I’m satan.

And satan is right there with you: is him/her.

You.

In you, through you. You can’t help it.

How many possesions should there be if Santan himself was working 24/7?

How many failing acts from Satan being reckless at what he is supposed to be doing?

Why is Santa never a girl?

Did I say satan or santa?

I’ve been called a deamon today. That’s why se got mad. I was coming down from feedbackloopping whe she landed the useless question: have smoked?

No.

Liar.

No.

Liar. Why do you lie to me. I can tell. It shows. The way YOU are acting. Your eyes. And it’s only Monday; it’s only 18:30. You are fired. Go to detention until you safely land back.

Feedbackloopper nine, Commander Golman, safely watch the machine learning do the trick and landed with an automàtic turn. You don’t need to worry. But Golman was old school. He was one of the curators of the olden age theories. Tha past had been surpassed as we reached out to the belonging at the higher dimention. Golman upgraded the collective achievement of a planetary plan. It was divided in 9 WP. And we were going to take over the party! With a project management operation run by the best feedbacklooppers. We are going to have run this programme again. To define a show! Our iRaise show!

We have a ride to play. A upward journey to the end of the quest. The place where we fulfill ourselves. With all the love. And all the current intention. The best 99 folks to hover on top of the surface of any given unmet need. We are going to speed up the time to the collectiving rising of the mojo that condenses the fluids, souls and rythms of Bob Marley, Jim Morrison, Jesusfuckingchrist!, Brent, Kurt, Cosme, Panteón Rococó, La Maldita, Chavela y José José. ¿Dónde quedó la paridad?

Soy un producto de la influencia heteropatriarcal que hace que estemos enfermos como sociedad. La violencia que las mujeres han desvelado ha pasado frente a nosotros sin que nosotros hiciérmos nada. Somos los culpables de este cáncer. Como matar al espermatozoide a penas comenzado su noviazgo con la señorita Óvula. El magnicidio de tu espermatozoide sagrado. La voluntad de ser, según su trayecto sagrado. La carrera de tu vida. La corrida más sublime. Una historia de éxito deportivo. La conclusión en el primerísimo lugar del podio. Uno. Bienvenido a la cima. ALLS

How much do you fly?

I fly high. As high as uno can go.

That’s me.

That’s how I role.

You wether love me or despise me.

What will it be?

I despise Orange, man.

There, I said it.

Common: who wouldn’t.

The world tells Old América how it is; boom: New América.

We just did New América Great from Scratch. WEJDNAGFS

JOIN

JOINT

Free afiliation right.

You know what I would say to your fucking founding fathers: CÓMEME LOS HUEVOS, MALDINI!

El espectacular cambio físico de Pinto en su nueva vida como músico - AS.com
José Manuel Pinto, portero del F.C. Barcelona: futbolartista.

Para ser futbolartista uno debe entender las dos dimensiones de la labor. El género de los performers que se adhieren al nuevo jueguecito online. Las mamás del grupo de whatssap que participan en las pollardadas de LAS NEW XARXES. Las, por lo charnego, NEW por lo innovador del trovador que pese a haber venido de fuera alcanza las categorías más elitistas de nuestro reino heteropatriarcal en decadencia que estamos dispuestos a dejar a atras a cambio de uno completamente NEW.


Bienvenidos al nuevo sistema en el equivalente de una nota al pie. Un subtexto comparado con la norma. Somos como un uno. Un uno entre el montón. Una individualidad endeble que no tiene solución. Tampoco complicación. Si yo hubiera sido Jesús habría escrito mis mejores consejos en una parábolas que ya habrían estado transcritas por varias escribidoras, todas mujeres, que entendieron a la perfección la necesidad de guionizar una religión en la que el elegido, nuestro amado Jesús, es un feminista que ha dado con el clavo para desarticular toda la bazofia heteropatriarcal interpretando los márgenes desbordados de la violencia. Es una decisión personal. Hasta cuándo estamos bien, y cuando de pronto: snap.

Yo hice snap hace 9 años. Y nueve después ahora vuelvo de las tinieblas en una metáfora extendida de recorrer los límites sagrados de los elementos extremos por los que el cuerpo humano de Cristo deambuló por esta tierra y más allá de lo que Jesús pudiera decir, o no, él man era un hermano bien intencionado y con ganas de cambiar el mundo. Un colega legal. El humano, ojo. No pongo en duda su rol como divinidad. Admitamos la consciencia de pensar en Jesús el humano antes que el sentado a la derecha del Padre, DIOS PADRE.

Mucho futbolarte tendría que desarrollar DIOS padre para demostrar que su futbolarte respecto al que tiene sentado ahora frente a las imagenes multiversales que le vienen de nuestra versión trascendental de nuestro ser colmena en los espacios duales de las posibilidades infintas de futuros que podemos proyectar hacia un espacio ocupable de noventa y nueve grados de intensidad. Siempre para arriba.

Y entonces hay dos vías:

a) Subir las nueve escalas de la examinación colectiva del estudio científico más trascendente para calibrar los mecanismos de labeling de las bases de datos de donde extraemos, como mineros de criptomonedas de Ticataluña, el último estado. Se encuentra al final del tránsito completo de la escala de 9 de Golman. La ética matemática desde su curso introductorio: a los 6. De los 6 a los 9 se construye la complejidad multiversal que nuestras criaturas necesitan para lidiar con los Barrabases de nuestros días, nuestros Poncios Pilatos, nuestras María Magdalenas, nuestras Marías, nuestras consejeras de María, nuestras emociones de sororidad de mujeres cercanas a la virgen, ya mujer. Plena es de ella su cuerpo. ¿Quién pretende quitarle ese derecho a respetar el cuerpo de la mujer al ser suyo? Suya la decisión. ¿Quién soy yo, mae, para decirse qué hacer? Respecto a una no vida. Un microorganismo biológico dentro de nuestro organismo. El único virus del Covid-19 que consiguió colarse por las barreras de protección ante los ataques de organismos externos a nuestro cuerpo. Los seres biológicos somos divisibles. La vida dentro de nuestra especie. El bien social personal. El juego. El mal como exploración. Las historias de nuestros antepasdos. Las alegorías de todas las latitudes. Los modelos que no hemos tenido en cuenta. Tomémoslo por ahí. Una exploración hacia donde no hemos ido. Sitios improbables desde historias mínimas de la Patagonia cruzando todo el continente y revisando todos los rincones sagrados de nuestra espacialidad continental: isla. La sensación de poder recorrer todos los caminos. Pasar por todos los pueblos. Lationamérica es un sentimiento mucho más extenso en lo que conquistamos al asumunirnos algo más, común, pese a no recordárnoslo lo suficiente con gestos de hermandad como las que les llevamos, hermanas y hermanos, de esto que somos aquí, en nuestro sagrado GAIA, como entendemos en su total magnitud: un respetuoso respeto pleonásmico para interpretar la reiteración como la base del modelo educativo que acompaña la membresia a nuestra escuela del fin del siglo XXI.

Golman escribió sobre el fin del siglo XXI.

Esa es la tarjeta de presentación de aquello otro fuera de mi CV que me hacen único. Tú me lo preguntaste, yo te lo digo. Así que ahora no te vaya parecer una cosa muy estrambótica o fuera de lugar cuando se trata de una evolución tanto del arte como del futbol, al fusionarlos en un concepto nuevo, que para darle más énfasis de reenlazar dos colectivos de terriotorios de afiliación independiente, dos maneras de vivir en los acuerdos de colectivos tan amplios como el tamaño de las naciones. Los votos, como si todos y todas tuviéramos uno. Y pudiéramos votar a todo juntas. Pero sobre otro guion. Sobre la chingada de aquí. Sáquense a la verga pinches culeros locos. ¿Qué paso?

Hay que haber entendido las dimensiones más sutiles de las consecuencias de los 9 hechos más significativos de cada década del siglo XX: nuestra herencia. Hay que dar esas nueve resignificaciones de aprender lo que ha sido nuestra evolución como sociedad. Y mostrar lo que hemos podido poner en la La Luna: lo impresionante de nuestra tecnología, nuestras artes, nuestro conocimiento, nuestros bancos, seguros, servidumbre, logística, feministas, personal de limpieza, inversores, actrices (abstenerse actores, que os follen, no habrá hombres en nuestras historias. Salvo uno: transexual. Contrataremos a una mujer y haremos ver que es transexual. Toda una farsa. Eso es el futbolarte.

Según yo, dicen los mexicanos. Y después sigue una gran historia. Hay que saber gestionar el gesto de saber y querer compartir. El mexicano más sabroso tiende a la guasa. Y en esa dimensión somos los putos amo. Mou y Pep juntos no hacen un ser medio gracioso. Años luz. Con su sentido del humor hormonado no le ganamos a la Korea del Sur del 86. El futbol no con las disposiciones tácticas de Jose y Guardiola. Siempre en la dirección opuesta desde dónde no poder ser más lejano a lo que el otro representa. Un caballero contra un gañán. Ambos se saben de esa estatura, y entienden, por contraposición subjetiva la certidumbre de estar en las antípodas de aquél gañán. Vale la misma constatación para ambos personajes. Ambos personajes leen la frase y entienden lo mismo de la situación. El gilipollas es el otro. El odio fundamental del némesis subnormal.

El uso poético del némesis subnormal.

El primer libro con el que alcancé los 9999 lectores fue con Némesis Subnoral. Los 9999 que obtuvieron una pieza de obra. Su valor inmutable en el tiempo: 9€ de 2021. El valor de hoy día. La tasa de descuento del Índice Golman de futbolarte en la presencia activa del magma del latir multiversal de nuestra gracia infinita en expansión sobre la cual vertimos nuestro camino al mismísimo límite de nuestro escape colectivo emocional en un punto y el espacio lo más elevado posible de la retroprogramación de nuestros anhelos de creación de multiversos ejemplares en la armonía de cada santo y cada santa de esta reconstrucción del espíritu en un sitio de comunidad respetuosa con todos los credos que nos ayudan a ser más dignos seres recontextualizados en un plano superior a nuestra etapa corresponsable de una violencia que nos han dicho que debe estar aquí, presente, ante la amenaza continúa de que si quieren vendrán con su armas a controlar el estatus de nuestra aparente libertad. No se necesitan muchos violentos para producir una película de armas o vaqueros. Un pleonasmo más. ¿Qué cine vemos? Nos tragamos lo que nos den, hermanos de Harvey Weinstein. Harve tendría unos 99 bros.

Conozcamos la lista.

Pongámonos a señalar dedos a gringos bastardos.

Hagamos leña del árbol caído.

Usemos nuestro instinto de chihuahua envalentonado.

Ellos sabe cuántas armas tenemos.

El control del mercado lo tienen ellos.

Quién armas vende, alguien compra.

La mentalidad americana de la violencia es un tema que tenemos que hablar.

Poneros el espejo en frente. Lo que van a ver ahí ya lo habíamos visto.

¿Qué tanto nos podremos arrepentir de haber elegido a Don T?

Sus seguidores más elementales qué quieren si deciden llevar el control del sometimiento del estado. Los 99 grandes protagonistas de la toma del capitolio. No te los puedes perder. Es la cara del fascismo. ¿Qué quieren los que garantizan un control militar necesario para lanzar al ejercito en una dirección? La tentación del ejercito como colectivo. Ese fue el debate de los compañeros. El tomar el mando o dejar que las cosas se enfrien en el frente. Esta es la película de «Prestaros Atención!». Una película de acción. Producción 99 batos mexicanos, y un bato americano. Producciones de filtros a la mexicanidad más chida que te puedas imaginar. Desearás nunca haber sido un pinche gringo baboso. Se los dijimos. No nos hicieron caso. Nuestros compatriotas fueron humillados con un trato inhumano por los santos cojones de vuestro presiente número ___. No importa el nombre. Importa que rompamos la dinámica de odio que entendmos viene de vuestra manera de entender el mundo ligado a la violencia, como condicion sine qua non.

Nueve formas latinas que nos pueden interesar recuperar

1. Sine qua non

I’m teaching this to 99 kids who payed 9 bucks for the ride. I sell rides with me. I’m a flyer platform. You’ll reach the edge. Grab on.
El espectacular cambio físico de Pinto en su nueva vida como músico - AS.com

2. In absentia

3. In Illo tempore

4. Partibusinfidelium

5. Lapsus lingue

6. Magnus Opus

7. Manu militari

8. Mea culpa

9. Memento mori