Hoy volví a la vida cuando desperté

Parecía que todo estaba perdido. Mi vida en el abismo me había condicionado a pensar que la pesadumbre de la existencia me acabaría por hundir en una explosión de palabras sin sentido. Babel. Por fin entiendo.

Yo un día fui alguien. Y eso estuvo bien.

Yo un día fui nadie. Y eso estuvo bien.

Quizás no podría describir parábolas tan bonitas como mi hermano, en su día. Pero intentaré hacer lo mismo: apropiarme de todo el sincretismo ancestral para intentar explicar una nueva historia completa. No será la última. Ni este libro es EL libro. Será uno más. Eso sí, tendrá la ambición de poseer todos los sentidos posibles.

Vamos camino a la plenitud.

Favor de abrocharse los cinturones. Estamos a punto de despegar.

Su viaje será muy intuitivo. Se parecerá mucho a las ilusiones que usted proyecta sobre el sentido de la vida. Usted mismo/misma le acabará de dar sentido a la vida.

Si usted fuese mujer le aparecerá misma antes que mismo. Y si usted fuere un macho alfa… bueno, cómo decirlo… deje el arma. Con eso tenemos suficiente para empezar. Este viaje no le quitará nada que usted no quiera dejar ir. Pero se trata de un viaje de renuncias. Y no por ello iremos por el camino del asceta (a no ser que usted quiera), sino a un camino de autoafirmación al que iremos a reencontrarnos todos en un mismo espíritu creador, aquí, y ahora.

Esto será lo más profundo que usted podrá experimentar en su ciclo vital. Lo humano que es usted es un regalo, un vehículo, que Dios mismo, no tiene. La fortuna de la mortalidad, que Jesús vivió, ÉL no lo tuvo. La omnipresencia de papá se lo impide. Y por eso, está ÉL hoy aquí. Papá: unas palabras por favor. Tu público te espera.

Dios Padre carraspeo la garanganta ya que ultimamente sufría de unas pequeñas molestias que le habían llevado a pensar que había sido infectado por un virus terrenal. La llegada de tantas almas a la eternidad le había salpicado de alguna manera. Y esa sensación, por primera vez en la existencia, le había ocasionado un ligero malestar: la duda.

Dios Padre sintió miedo escenico al tener frente a sí a toda la humanidad reunida para escuchar sus palabras, por primera vez, en riguroso directo. Mira que lo había practicado millones de veces. Podía inclusive recuperar de su disco duro alguna de estas versiones para ponerla en automático y sabía que el resultado sería pletórico. Pero sabía que si lo hacía podría haber alguno que se diera cuenta de que no se trataba de un mensaje real. Alguien vería detrás del velo måyå, y se acabaría por derrumbar el imperio.

Dios Padre no podría perdonarse que eso ocurriera así que corrió varios planes de contingencia, que también tenía preparado de hace tiempo. La incertidumbre no había sido nunca una barrera para que Dios Padre realizara todo el trabajo fino de la creación en siete días. En su momento tiró millas. Y aquí estamos. Al loro, que no estamos tan mal.

Dios Padre eternizó el tiempo de espera que la humanidad entera experimentó como un suspiro. Justo al revés de la noción del tiempo que ambas partes habían experimentado hasta ahora. Este juego de rol le pareció a Dios Padre una experiencia nueva que jamás había pensado que podría suceder. La transformación de Dios Padre en humano es un parto doloroso para Él.

Nunca antes habíamos tenido acceso a las intimidades de Dios Padre de la manera en la que ahora lo veíamos en directo, pese a que no pronunciara ninguna palabra. Su sufrimiento, de alguna forma, nos conmovió.

El peso escenico del acto lo estaba sosteniendo Jesús con una especie de puente de entendimiento que había programado para hacer esta conexión en directo entre Dios Padre y la humanidad. Pero algo no iba bien. Cosas del directo. Jesús pensaba que la omnipotencia de su Padre le sería suficiente para afrontal el reto discursivo de dirigirse a su pueblo. En su día, cuando tuvo que hablar con Moisés en la montaña se sintió muy fresco, inclusive se atrevió a escribir unas palabras para aclarar los procedimientos del comportamiento humano de ahora en adelante. Y en cambio ahora se encontraba mudo. Sin palabras. Era su gran momento. Y no lo estaba aprovechando.

Dios Padre se sumió en una depresión instantánea. Se dio cuenta de que la gente podría pensar que sus omnipoderes podían ser una patraña inventada que a la hora de la hora no sirven para nada. Eso sería un golpe bajo a la santidad. La inoperancia de nuestro ídolo en el momento más crítico de todos los tiempos.

¿Qué seguirá después de esto si Dios Padre no consigue centrarse?

¿Quién podrá ayudarlo a Él en este momento de flaqueza?

¿Sera Francisco el adecuado para darle las palabras de aliento que El Altísimo necesita?

Fue Jesús el que lo sugirió:

¿Qué hizo mal el ángel caído?

¿En qué le podemos ayudar?

Nadie se interesa por Santán en tiempos del jubileo cristiano.

Cristo; cristiano.

Cristian; Golman.

Ese enfrentamiento se tenía que dar. Y nuestro equipo iba a luchar de tú a tú.

Stop making the mistake I just learned you mustn’ do.

I am so proud now that I’m clean.

The same, really, as saying:

I am so proud now that I’m satan.

And satan is right there with you: is him/her.

You.

In you, through you. You can’t help it.

How many possesions should there be if Santan himself was working 24/7?

How many failing acts from Satan being reckless at what he is supposed to be doing?

Why is Santa never a girl?

Did I say satan or santa?

I’ve been called a deamon today. That’s why se got mad. I was coming down from feedbackloopping whe she landed the useless question: have smoked?

No.

Liar.

No.

Liar. Why do you lie to me. I can tell. It shows. The way YOU are acting. Your eyes. And it’s only Monday; it’s only 18:30. You are fired. Go to detention until you safely land back.

Feedbackloopper nine, Commander Golman, safely watch the machine learning do the trick and landed with an automàtic turn. You don’t need to worry. But Golman was old school. He was one of the curators of the olden age theories. Tha past had been surpassed as we reached out to the belonging at the higher dimention. Golman upgraded the collective achievement of a planetary plan. It was divided in 9 WP. And we were going to take over the party! With a project management operation run by the best feedbacklooppers. We are going to have run this programme again. To define a show! Our iRaise show!

We have a ride to play. A upward journey to the end of the quest. The place where we fulfill ourselves. With all the love. And all the current intention. The best 99 folks to hover on top of the surface of any given unmet need. We are going to speed up the time to the collectiving rising of the mojo that condenses the fluids, souls and rythms of Bob Marley, Jim Morrison, Jesusfuckingchrist!, Brent, Kurt, Cosme, Panteón Rococó, La Maldita, Chavela y José José. ¿Dónde quedó la paridad?

Soy un producto de la influencia heteropatriarcal que hace que estemos enfermos como sociedad. La violencia que las mujeres han desvelado ha pasado frente a nosotros sin que nosotros hiciérmos nada. Somos los culpables de este cáncer. Como matar al espermatozoide a penas comenzado su noviazgo con la señorita Óvula. El magnicidio de tu espermatozoide sagrado. La voluntad de ser, según su trayecto sagrado. La carrera de tu vida. La corrida más sublime. Una historia de éxito deportivo. La conclusión en el primerísimo lugar del podio. Uno. Bienvenido a la cima. ALLS

How much do you fly?

I fly high. As high as uno can go.

That’s me.

That’s how I role.

You wether love me or despise me.

What will it be?

I despise Orange, man.

There, I said it.

Common: who wouldn’t.

The world tells Old América how it is; boom: New América.

We just did New América Great from Scratch. WEJDNAGFS

JOIN

JOINT

Free afiliation right.

You know what I would say to your fucking founding fathers: CÓMEME LOS HUEVOS, MALDINI!

El espectacular cambio físico de Pinto en su nueva vida como músico - AS.com
José Manuel Pinto, portero del F.C. Barcelona: futbolartista.

Para ser futbolartista uno debe entender las dos dimensiones de la labor. El género de los performers que se adhieren al nuevo jueguecito online. Las mamás del grupo de whatssap que participan en las pollardadas de LAS NEW XARXES. Las, por lo charnego, NEW por lo innovador del trovador que pese a haber venido de fuera alcanza las categorías más elitistas de nuestro reino heteropatriarcal en decadencia que estamos dispuestos a dejar a atras a cambio de uno completamente NEW.


Bienvenidos al nuevo sistema en el equivalente de una nota al pie. Un subtexto comparado con la norma. Somos como un uno. Un uno entre el montón. Una individualidad endeble que no tiene solución. Tampoco complicación. Si yo hubiera sido Jesús habría escrito mis mejores consejos en una parábolas que ya habrían estado transcritas por varias escribidoras, todas mujeres, que entendieron a la perfección la necesidad de guionizar una religión en la que el elegido, nuestro amado Jesús, es un feminista que ha dado con el clavo para desarticular toda la bazofia heteropatriarcal interpretando los márgenes desbordados de la violencia. Es una decisión personal. Hasta cuándo estamos bien, y cuando de pronto: snap.

Yo hice snap hace 9 años. Y nueve después ahora vuelvo de las tinieblas en una metáfora extendida de recorrer los límites sagrados de los elementos extremos por los que el cuerpo humano de Cristo deambuló por esta tierra y más allá de lo que Jesús pudiera decir, o no, él man era un hermano bien intencionado y con ganas de cambiar el mundo. Un colega legal. El humano, ojo. No pongo en duda su rol como divinidad. Admitamos la consciencia de pensar en Jesús el humano antes que el sentado a la derecha del Padre, DIOS PADRE.

Mucho futbolarte tendría que desarrollar DIOS padre para demostrar que su futbolarte respecto al que tiene sentado ahora frente a las imagenes multiversales que le vienen de nuestra versión trascendental de nuestro ser colmena en los espacios duales de las posibilidades infintas de futuros que podemos proyectar hacia un espacio ocupable de noventa y nueve grados de intensidad. Siempre para arriba.

Y entonces hay dos vías:

a) Subir las nueve escalas de la examinación colectiva del estudio científico más trascendente para calibrar los mecanismos de labeling de las bases de datos de donde extraemos, como mineros de criptomonedas de Ticataluña, el último estado. Se encuentra al final del tránsito completo de la escala de 9 de Golman. La ética matemática desde su curso introductorio: a los 6. De los 6 a los 9 se construye la complejidad multiversal que nuestras criaturas necesitan para lidiar con los Barrabases de nuestros días, nuestros Poncios Pilatos, nuestras María Magdalenas, nuestras Marías, nuestras consejeras de María, nuestras emociones de sororidad de mujeres cercanas a la virgen, ya mujer. Plena es de ella su cuerpo. ¿Quién pretende quitarle ese derecho a respetar el cuerpo de la mujer al ser suyo? Suya la decisión. ¿Quién soy yo, mae, para decirse qué hacer? Respecto a una no vida. Un microorganismo biológico dentro de nuestro organismo. El único virus del Covid-19 que consiguió colarse por las barreras de protección ante los ataques de organismos externos a nuestro cuerpo. Los seres biológicos somos divisibles. La vida dentro de nuestra especie. El bien social personal. El juego. El mal como exploración. Las historias de nuestros antepasdos. Las alegorías de todas las latitudes. Los modelos que no hemos tenido en cuenta. Tomémoslo por ahí. Una exploración hacia donde no hemos ido. Sitios improbables desde historias mínimas de la Patagonia cruzando todo el continente y revisando todos los rincones sagrados de nuestra espacialidad continental: isla. La sensación de poder recorrer todos los caminos. Pasar por todos los pueblos. Lationamérica es un sentimiento mucho más extenso en lo que conquistamos al asumunirnos algo más, común, pese a no recordárnoslo lo suficiente con gestos de hermandad como las que les llevamos, hermanas y hermanos, de esto que somos aquí, en nuestro sagrado GAIA, como entendemos en su total magnitud: un respetuoso respeto pleonásmico para interpretar la reiteración como la base del modelo educativo que acompaña la membresia a nuestra escuela del fin del siglo XXI.

Golman escribió sobre el fin del siglo XXI.

Esa es la tarjeta de presentación de aquello otro fuera de mi CV que me hacen único. Tú me lo preguntaste, yo te lo digo. Así que ahora no te vaya parecer una cosa muy estrambótica o fuera de lugar cuando se trata de una evolución tanto del arte como del futbol, al fusionarlos en un concepto nuevo, que para darle más énfasis de reenlazar dos colectivos de terriotorios de afiliación independiente, dos maneras de vivir en los acuerdos de colectivos tan amplios como el tamaño de las naciones. Los votos, como si todos y todas tuviéramos uno. Y pudiéramos votar a todo juntas. Pero sobre otro guion. Sobre la chingada de aquí. Sáquense a la verga pinches culeros locos. ¿Qué paso?

Hay que haber entendido las dimensiones más sutiles de las consecuencias de los 9 hechos más significativos de cada década del siglo XX: nuestra herencia. Hay que dar esas nueve resignificaciones de aprender lo que ha sido nuestra evolución como sociedad. Y mostrar lo que hemos podido poner en la La Luna: lo impresionante de nuestra tecnología, nuestras artes, nuestro conocimiento, nuestros bancos, seguros, servidumbre, logística, feministas, personal de limpieza, inversores, actrices (abstenerse actores, que os follen, no habrá hombres en nuestras historias. Salvo uno: transexual. Contrataremos a una mujer y haremos ver que es transexual. Toda una farsa. Eso es el futbolarte.

Según yo, dicen los mexicanos. Y después sigue una gran historia. Hay que saber gestionar el gesto de saber y querer compartir. El mexicano más sabroso tiende a la guasa. Y en esa dimensión somos los putos amo. Mou y Pep juntos no hacen un ser medio gracioso. Años luz. Con su sentido del humor hormonado no le ganamos a la Korea del Sur del 86. El futbol no con las disposiciones tácticas de Jose y Guardiola. Siempre en la dirección opuesta desde dónde no poder ser más lejano a lo que el otro representa. Un caballero contra un gañán. Ambos se saben de esa estatura, y entienden, por contraposición subjetiva la certidumbre de estar en las antípodas de aquél gañán. Vale la misma constatación para ambos personajes. Ambos personajes leen la frase y entienden lo mismo de la situación. El gilipollas es el otro. El odio fundamental del némesis subnormal.

El uso poético del némesis subnormal.

El primer libro con el que alcancé los 9999 lectores fue con Némesis Subnoral. Los 9999 que obtuvieron una pieza de obra. Su valor inmutable en el tiempo: 9€ de 2021. El valor de hoy día. La tasa de descuento del Índice Golman de futbolarte en la presencia activa del magma del latir multiversal de nuestra gracia infinita en expansión sobre la cual vertimos nuestro camino al mismísimo límite de nuestro escape colectivo emocional en un punto y el espacio lo más elevado posible de la retroprogramación de nuestros anhelos de creación de multiversos ejemplares en la armonía de cada santo y cada santa de esta reconstrucción del espíritu en un sitio de comunidad respetuosa con todos los credos que nos ayudan a ser más dignos seres recontextualizados en un plano superior a nuestra etapa corresponsable de una violencia que nos han dicho que debe estar aquí, presente, ante la amenaza continúa de que si quieren vendrán con su armas a controlar el estatus de nuestra aparente libertad. No se necesitan muchos violentos para producir una película de armas o vaqueros. Un pleonasmo más. ¿Qué cine vemos? Nos tragamos lo que nos den, hermanos de Harvey Weinstein. Harve tendría unos 99 bros.

Conozcamos la lista.

Pongámonos a señalar dedos a gringos bastardos.

Hagamos leña del árbol caído.

Usemos nuestro instinto de chihuahua envalentonado.

Ellos sabe cuántas armas tenemos.

El control del mercado lo tienen ellos.

Quién armas vende, alguien compra.

La mentalidad americana de la violencia es un tema que tenemos que hablar.

Poneros el espejo en frente. Lo que van a ver ahí ya lo habíamos visto.

¿Qué tanto nos podremos arrepentir de haber elegido a Don T?

Sus seguidores más elementales qué quieren si deciden llevar el control del sometimiento del estado. Los 99 grandes protagonistas de la toma del capitolio. No te los puedes perder. Es la cara del fascismo. ¿Qué quieren los que garantizan un control militar necesario para lanzar al ejercito en una dirección? La tentación del ejercito como colectivo. Ese fue el debate de los compañeros. El tomar el mando o dejar que las cosas se enfrien en el frente. Esta es la película de «Prestaros Atención!». Una película de acción. Producción 99 batos mexicanos, y un bato americano. Producciones de filtros a la mexicanidad más chida que te puedas imaginar. Desearás nunca haber sido un pinche gringo baboso. Se los dijimos. No nos hicieron caso. Nuestros compatriotas fueron humillados con un trato inhumano por los santos cojones de vuestro presiente número ___. No importa el nombre. Importa que rompamos la dinámica de odio que entendmos viene de vuestra manera de entender el mundo ligado a la violencia, como condicion sine qua non.

Nueve formas latinas que nos pueden interesar recuperar

1. Sine qua non

I’m teaching this to 99 kids who payed 9 bucks for the ride. I sell rides with me. I’m a flyer platform. You’ll reach the edge. Grab on.
El espectacular cambio físico de Pinto en su nueva vida como músico - AS.com

2. In absentia

3. In Illo tempore

4. Partibusinfidelium

5. Lapsus lingue

6. Magnus Opus

7. Manu militari

8. Mea culpa

9. Memento mori

Soy un tipo cualquiera

Quizás no es la mejor frase con la que presentar tu candidatura. A nada. A nadie. Pero quizás la honestidad de sabernos más bien poca cosa sea la manera correcta de conectar con las personas que continuamente creemos poco de nosotros mismos. Somos la mano que serrucha nuestro suelo.

Esa es una imagen y una metáfora a la vez. Podría ser expresada como un pieza audiovisual. Y tentada con los sonidos más transdeotrapartealaquenuncahemosestadoanteshastahoy. Pero en plan hashtag. Otro desatino del candidato. Pero el equipo trabaja con lo que el tipo que asume el riesgo máximo: la exposición pública total. ¿A cambio de qué? Tengo un plan.

En dos párrafos puede venderme, al menos, al Tico Commons.

Con su apoyo me basta.

Yastas.

Órale.

Vente.

Mix of colors vs black/white show.

African Américans feel like they’ve outlived a nightmare, went, or rather taken to what the white Lords call América, and now we do too. We are slaveowners of our brothers. How do you feel.

The black struggle is our brown struggle. Only we have other compulsory history to learn from our master’s perspectives. We’ve read the manuals. We aknowledge our history as a whole, as you white should too. With all intensities. If you you hadn’t reckoned we are all being tested. This story is bigger than the dreams of them men on the Bible. Think, New América, in your libra balance of your religion belief as ruling axis vs the citizenship my great estate allows me to signify by giving me rights and responsibilities. The rest is up to you. To live. The live you are capable of. Stop trying to judge other people. Trouble for he complement of your deficiencies. Shit up and read the text. A director Harvey Weistein would like to hired to try to «score» with the actresses in HIS FILM Hetereopatriarchy absis.

ABCIIS

Eybicis.

ABCs.

Américans need nine explanations. New américans una.

Imagine those dickheads who never learn TICATALÁN.

There is literature in futbolart; especially in mine.

I heard there was a job oppening.

This is my candidacy to cope the attention of 999999 free souls searching for significance today: in dahouse.

INDAHOUSECLB

Now here’s a brand.

I make it happen in any of the nine markets. They bore me the same. So I got myself my own device. My own narrative. And forgive my style, as I am free. And aware of everything, of everyone. You will not have as a fool. Forgive me again if my voice is spiking un the trail that ascends me into my holy mountain: Carmelo. I am just another profet. Please don’t take me seriously.

A false excuse is always helpful to have acquired. If your brain doesn’t allow you to disguise your priviledge and the simplicity of the succes story that you pretend to the representative of: capitalism’s succes cases. A show that airs every Tuesday. To show some respect for the major days of the week: already populated with the big marketing procurers of the market. We feel a beat from that path. Respect.

I am not angry at anybody.

I am sorry to insist on the fact: I’m free.

Negro community could split up in two: ofended or chilled.

A!B Golman tests.

Actuarialart > Mathmatics

I invented I was good at one of those.

I made up an alternative reality.

To cheat the test.

To be painfully falling into my own trap.

To describe my peregrinatge to mountain where they would still crucify me.

Execution of a NEW jisus story. I met The jisus. We used to play together. Futbolart.

I made that shit up. All of it. Incomplete pieces of information in stacatto motion to test as composition of some sort of music. The form is king. It’s where it can be significated, therefor holy. A blessing story of a renewed collective happening: a miracle. Statistically proven. As if we are allowed to walk into the room of a NEW game.

The New Model. It’s also in format of a book. You’ll learn to crisp up the crystal roof already. Paternity leaves and all those fight white new spanish candidates present as in current election for the 99 president de la Generalitat. La circunstancialitat del vostre partit me la porta bastant fluja. No disrespect. Des del carinyo. I l’apreci per la nostra llengua comuna: el ticatalà.

Perdoneu si no hi era al debat públic. M’he trovat fent els 40 dies de Jesús en 9 anys despenjat del sistema. I només em va quedar l’opció de tornar. Perque ja havia mort espiritualment. M’havia buidat. Quelcom que no es pot explicar, si més no potser podriem fer servir un Guardiolisme d’aquests quant cita a En Johan.

Johan>Pep

Això és lo primer que un candiat de Barça ha d’explicar per saber si li deixem que sigui ell, el seu pla, el que considerem tots plegats mes adients. Enteneu d’aquest exercisi com un performance d’un, segons ell sempre, futbolartista que fa la barretja, dit així en valencià, i llençar a l’aire el repte més sobrescalfat a l’historia d’una campanya: Qualsevol.

Qualsevol Elizondo, servidor.

Mi padre contestaba así el teléfono: Olman Elizondo, servidor.

Su voz se impregnaba de fuerza que había establecido con la práctica de quién practica la elegancia. Por haberse aprendido bien. En el lecho de un pueblo tan hermoso como San Juan de Naranjo: 9 veces Santiago de Compostela. Y si te sentís ofendidito… y/o ofendidita… cómeme los huevos, Maldini!

L’estil de l’insult del nou president és indispensable. Qué és lo que diu el president quant se caga en sa puta mare. Imagineu al Laporta al límit. Jo ja ho tinc. Voste?

Jo he parlat amb soci del Barça de manera activa. Com un socioleg que ha arrivat al Liceu i ha de fer veure que entenc perfectament tots el moviments que es projecten sobre un niu de somnis de nenes i nens. Això que hi ha al Camp Nou. I les que ens han de venir al 9. I jo sóc el nou. Al camp, primer. Com a opció ofensiva real. No reial. Un nou elegit pel poble en les eleccions més lliures de tota l’histora d’un dels mons mundials dins d’un estat de la natura dels nou que hi haviam d’omplir. Pero… això vindrà al examen?

Sóm humans. Hello.

Bueno… alguns més que altres.

Pero sóm bons quant tenim una mateixa liturgia de comunió universal. Un entreteniment. Un cap d’any. Ja sabem el que fem. El que feu. Ens hem vist a ses cases nostres. Des d’on teletraballem amb el mateix esprit amb el que cadascun s’aguantava el camí cap a la feina al 2001, el primer any que em vaig pujar al mame del esdevenir quelcom esser imperfecte i viu que en sap escoltar al boig estranger que ens ve a parlar amb un altres dimensió. En Maradona va venir i va haver de marxar. Quelcom cosa és culpa nostra. Com si s’emprenya en Messi. Cuñao, qué más da si Messi gana 99 millones más o menos. No es tu boleto ganador de la lotería. El del sueño cumplido de Messi juega en la órbita de lo irreal. Lo que sigue evolucionando en el juego de llegar más alto. Por la cosa en sí de acumular posiciones de dinero que ni él ni nosotros vemos. No existe. El puede hacer más movimientos que vos. Comprar más cosas. Actuar en el crecimiento de su asset managment. La gestión del real life data. A tu favor. Como entidad de negocio. Como si nos tuvieran que capacitar a todos para ser todos los elementos estratégicos de nuestra propia pequeña operación a divulgación cultural de un tiempo nuevo: NEW.

El modelo NEW es mi creación más preciada. Es una perspectiva de sociedad que más que una sociedad, secreta o abierta. Esta, la nuestra: me la pela.

Así tenés que presentarte hoy en este puto escenario de subnormalidad instalada en las canciones que escuchamos para darnos palmaditas en la espalda de porqué lo estamos petando en la escuelita de la vida, mientras mantenemos las buenas costumbres de quién sostiene el trabajo fijo. Y el reto de recuperarlo cuando lo has perdido. Lo que en su día era la vida de quién profesionalmente podía ser un comprador activo de un producto de seguros que genere la suficiente solvencia para mitigar todos los riesgos que pueda cubrir con un seguro. La vida necesita que la gente sienta que sobrevivirá unas circunstancia dura de subsistencia. Y cuando el sistema haya dejado de funcionar, como parece ser que se ha visto titubear, aún y cuando creció en esos 99 ritmos distintos en los últimos 9 años que ya no vale la pena hablar de nada de lo que acontenció antes. A la verga. Tomemos los últimos nueve años como lo que podemos acoplar dentro del rango de explicación temporal de cuándo cambió todo por completo. El capgirament del sistema que sueñan los compañero de la CUP que suceda en nuestras montañas, valles, ríos, playas, bosques, humedales, estaciones, transportes, aeropuertos, estadios, casales, parques, plazas, campos, canchas, terrazas, chiringuitos, garitos, bares, cocktail lounges, discos, swimming poo, hotels, court, street, passeig, rambla, castell, bateries, piràmides, miradors, edificis, àtics, rooftops, al gat.

Me petaron el culo con los bigotes del gato de Botero. Fue el más rudo del barrio cuando tenía tan sólo nueve años y ya jugaba en la mejenga oficial de cada tarde en la Rambla del Raval. Los ticatalanes habían desarrollado una serie de competiciones amateur que se quedaron con el juego en este otro nivel superior: el barrio. La ciudad reconvertida desde la experiencia local de los vecinos de los 9 distritos de su elección. Dos distritos quedan fuera. Al azar. Cada vez. Hasta el próximo cambio de paradigma.

Una sociedad de paradigmas cambiantes. Esa es la clave del nuevo modelo. Es por ello que utilizo la metáfora hasta gastarla y diluirse en el entender de nuestro vibrar colectivo condensado en la pronunciación de una palabracación: ALLS. Los cánticos de ALLS grabado en todas las tonalidades de nuestra maqueta de voces en todo el ordenamiento cantográfico de nuestro tiempo reconstituido. Vámonos ya de este pinche desmadre. Dejen todo tirado. Síganme los buenos.

En principio tienen la apariencia de la fiabilidad. Son de una familia de las nuestras. Una familia con decoro y sofisticación. La herencia del nombre familiar. Por lo que quiera que haya hecho mi padre, mi madre, alguna de mis hermanas, primos, tíos, amigos, allegados, conocidos, seguidores, desconocidos, némesis, indiferentes, indecisos si odiarme o amarme, los seguidores más acérrimos de los pasajes más obtusos del latir católico contemporáneo expuesto así a gritar con todas sus fuerzas los valores que Cristo habría querido que esparciérais por las redes sociales, con las que Jesús estaba completamente enviciado. Como vos.

Jesús, en su parte humana, tiene la obligación de caer lo bajo que caemos todos. ¿O qué Jesús? Nos vas a venir con gilipolleses. Venga hombre. Venga. Que estás en la puta eternidad. Que eres Dios a la Derecha de Papá. Tío, qué más quieres. Se feliz, coño. Todos sufrimos un poco. Cuando pensamos en nuestra mortalidad. En dejar lo que tenemos acá. La familia. Lo que somos. Lo que perciben las marcas para intentar vendernos la utilidad de su producto estrella, el número uno en la lista del presupuesto de marketing que se decidía en colectividad 6.

El mecanimos para evaluar los outputs de la creación colectiva de determinado consorcio de 9 personas.

El ejercicio de mejorar un colectivo.

Lo que la vibra aporta al ambiente impecable de los resultados extraordiarios de un equipo que entrena el cuerpo y la mente para ganar divirtiéndonos en la creación y sublevación contra la defensa del rival. La competición de un deporte es siempre encuadrada en una especie de cara a cara de cantina, en el que se juega al poker abierto y se va apostar lo que cada ronda de de sí para seguir hasta el final. Puro azar programático. Pero si lo quieres experimentar está ahí. Aquí. Entra a ese estado. Hazlo ahora. Tan sólo para tí.

El consell que vull donar a l’afició és que si sóm més que un club fem que qui guany lo construim entre nosaltres. I sí, posem a aquests. Els que s’ho guanying. La directiva coral autoorganitzada. Un especie d’apropiació del model d’autogovern d’aquesta societat nova amb la seva marca més competitiva. Això és lo que representa el club col·lectivament i aquest enfocament queda juny de traduir-se en un impacte integral dins el contexte social que estem patint/vivint totes i tos plegats. I ho hem de dir, un cop més, en una asamble. I que quedi dit el que el que he volgut dir i no el que he dit, que ja se sap que és el vei el que creu que l’alcalde escoll i no pas el veí que fa d’alcalde manant més perque aqui el més tonto fa avions.

Collons.

Cony.

Ticataluña és la suma de dos cultures a les antípodes.

No patiu, ens trobarem totes.

Tots tindrem la representació en la que més ens veiem.

I haurem de cridar fort.

I haurem de parlar amb el mon.

I haurem d’aixecar el cap, demanar perdó, i actuar activament en la noció de la transformació de la nostra sociedad en el seu nivell més global, fins i tot petant tots els escenaris de cataclisme que sóm capaçoss d’asumir. La nostra resilencia en el moment més tecnologic de la nostra historia, amb el repte compartir de capgirar el model deixan’t el passat a banda. Començant de cop. De nou. Amb un agent de canvi diferent. Vingut de fora. Encara nou: nouvingut etern. I revolucionari de bon tros, de foto original del Che Guevara que el meu pare em va portar de Cuba en un viatge que va fer. El meu pare va viatjar per tot el mon. I arreu tenia amics. El mon del meu pare m’obre tots el mons en els que hi puc participar. En el que puc cocrear. Aquesta és la meva intenció. Si anem a representar les eines d’un club que compta amb la marca més potent del món, una mena de startup que reverteix els resultats dels nostros profesionals amb el taratná de qui sóm com a poble, encara que ara, ja transformats, disposats a fer un salt que ho trenca tot. Fins i tot el nostre club. Fins i tot el nostre nom que sap tothom. Seriem capaços de renunciar a una part emblemàtica del club si això supossés el nostre fí de la historia de lo que buscavem com a model impolut de societat més enllà que un club. Quelcom. Fins i tot el honorable germà: Acció Esportiva d’Horta.

Als catalans els hi agradem més els mexicans que sobreexpliquen les coses. Fan pais explicant la cultura amb comentaris sense substancia de gent sense substancia del meu petit pais. I em sento lluny d’aquesta gent. La cultura dels que no ens agraden mai. Aquella gent amb la que no entrem. Els nostres prejudicis em mantenen a dintre de la historia o em trastoca brutalment comparat amb lo que m’havien ensenyat les monjes/els pastors de les escoles conservadores religioses de la nostra capital. Nou models d’ensenyança religiosa. Anem a coneixer les nou congregacions catoliques amb la comunitat més proactiva a la creació del bé comú en temps de transformació, salut i cura mutua. De totes i tots. En un moment de transició a un mon NEW.

Benvinguts.

Si us plau, veniu veniu a l’era GOLman.

Això fa només que començar. He pensat: comença l’any fort. Ves-hi a pel gol.

El meu cap pensa així. Aquest és el meu oferiment de servei public en alló que reconec, humilment, que més puc aportar a la modulació del futbolart que decidim entre totes i tots que represente veritablement quelcom més que quelcom esser més que un club. La pretensió vainilla del FCBarcelona com a representació social de lo que és aquest país, i a l’hora, es NEW mon. Es nostre mon NEW.

99 referencies a NEW.

Links.

Informació que representa una metarealitat. Això ho va canviar tot. La gent no ho sap veure. No del tot. No des de casa seva. Això és part del lloc. L’hem de jugar bé. Ara bé, fem-ho express. Fem-ho avui. Qui ha vist soul? Si avui vas a per totes, aquesta via s’obre fins al 9 d’aquest primer més de l’any per resignificar la narrativa colectiva reconstituida en un brot d’esperança basat en la intervenció de la Verge del Pilar. Un miracle mes. En el nom del pare, del fill, de l’esprit sant i del nou, Golman, enviat just ara a presentar-se a les eleccions al seu cap a un nou procomú: Ticataluña.

El llibre sagrat parla, extensament, de l’experincia emergent del Tico Commons com a moviment en un viatge circular en el temps. No cal que decideixis de quina banda vols començar. L’activació està feta des d’un primer moment en tots dos pols. L’estatus quo sobreviu orgulloç i obstinat. A l’altra banda s’obre un espai d’ordenació en un pol que fuig de l’actualitat que tenim just ara. Marxem cap al limit de les nostres posibilitats. Per anar a buscar l’emergència a la frontera del nostre highest reach. Way up there things look diferent. And the person there embodies the experience of dancing in the dance floor to the beats of a dj who’s soul has been spilled through the air. A forest rave. Com a Llinars.

Hay de fiestas a fiestas. El mundo de las fiestas. El mundo del baile. El mundo del underground. El mundo de los productores. El mundo del entretenimiento. El mundo de la cocaina a diario. El mundo de la noche. El mundo del abismo. El mundo trastocado por la cotidianidad de la sobredosis. Los vicios de los ricos, las clases medias, los pobres y los lumpen. Cuatro niveles de cómo nos drogramos para seguir. Indendientemente de nuestro balance social al volver a casa. Nuestro compromiso social. El ser buena persona que me permite apuntar con mi dedo a los pecadores que promueven el regreso de Satán según las cabezas obstinadas con proteger a las mujeres con una legislación moderna al margen del control político de la poderosa iglesia latinoaméricana en cada una de sus Diócesis, sin importar el cardenal que corona la institució y su progreso como un entramado de un mismo movimiento en manos de nuestros amables hombres buenos, castos y obedientes sufridores de un voto de pobreza, con el júbilo con el que la madre Teresa de Calcutta desvelaba sus mecanismos de violencia para no dejar a las monjitas en la representación de nuestra culpa, nuestra culpa, nuestra gran culpa. La expiación de los católicos. Señores, señoras, déjense ustedes de tanta hostia, tanta hostia. Ustedes lo que tienen que hacer es como los españoles, coño, abrir los ojos. Y ver las cosas como son. Y darse cuenta de la evidencia. Lo que se ha demostrado. Lo que dicen las mujeres. ¿Usted las ha oido? ¿Y a los niños? ¿En su día? ¿Quién más encondió aquello que paso?

Aquello que pasó. Revictimizar a la víctima. Pa que no le falte. La práctica sistemática de los machistas.

El gesto colectivo a pulir. El machismo de nuestra sociedad requeire una reconstrucción de un sustituto suficiente de la moral. Creo, a mi entender, que el futbolarte ya es dicho asunto. Primero porque no es religión, pero casi. Congrega al colectivo. Como antaño la iglesia. El lugar de reunión es importante. Y nuestro quehacer del pueblo se reconfigura en ese espacio. En esa vida. En ese modelo propio de la colonía al que llamaron Nueva España. Se pasa por encima de las virtudes de la Nueva España cuando se cae en la parcial representación de nuestro espíritu de víctima dolida, finalmente abriendo los ojos de los abusos y de la mentira reconstruida en relato de libro de historia, de lo que pasó según nuestra manera más eficiente de colorear la realidad ligeramente a nuestro favor. Siempre habiendo de odiar a alguien. En la crónica del patriotismo que toma los relatos de guerra como el tratamiento actual de nuestro ser-social. La sociedad en sí, más que el individuo-colectivo. Que también. Ser uno. El ser. En sociedad. Toda. Una. Finalmente Grande y una tiene lugar un sentido democrático y no xenofobo y racista, como la organización política en dictadura de uno casi primo hermano de Jesús, poseedor de una cobertura especial ante el Dios Padre Sol, una especie de sombrilla de playa de Lido.

Lo que hay que hacer hay que hacerlo ya. Demos esto por iniciado. Sea este un primer lienzo. Y los multiversos que nos permitamos reconfigurar en el juego nuevo: NEW. y abrimos el melón. Nos consitituimos gobierno. Empleamos el tránsito hacia las antípodas de este inútil y podrido Estatus Quo. ¡A tomar por culo!

Yo elijo.

La no pronunciación de mi pensar/escritura

Mi arte está escondido.

Sólamente yo lo conozco.

Y por eso tan sólo vale para mí.

Quizás algunos, pocos, unos cuantos, lo admitan.

La medida es clara y cristalinamente transparente, a riesgo de expresarme con pleanasmos españoles. No lo puedo evitar: ahora soy uno de ellos. Entiéndaseme. Plegaria.

Yo puedo valer como católico como el que más.

No hay nadie, NADIE, en todo el reino de España, y todos aquellos rincones en los que un español se conecta con la universalidad del mensaje de hermandad y amor de Cristo, que en su momento intuyó como algo más que su propia existencia, y lo que él pudiera decir de la razón de estar aquí, en esta corta vida, que tambié para Él, sería finita.

Por tanto ¿qué hago aquí?

No lo sé.

Ni tú.

Ni yo.

Ni nadie.

Esto tan sólo es literatura infantil.

Aquí el que no me lea que me coma los huevos.

Si voy a ser español voy a reaccionar hacia ofensas gratuitas, de quién sea, con una versión de lo que en público Pinto representó con su respuesta fugaz y llena de Gloria: ¡Cómeme los huevos, Maldini!

Existe una controversia en la Internet que versa sobre si la frase exacta es esa, o por el contrario, es esta otra: ¡Maldini, cómeme los huevos!

Lo anterior, si fuera a entender el juego con el que Borges creó un estilo literario único que no existía antes, como el acto único de mimetismo con el que podemos asumirnos como escritores.

¿Quién es escritor?

Aquél que escribe.

Escribir es un acto primordial obligatorio.

Regla uno: escribir.

Con ello consideramos el primer nivel de aprendizaje que podría se útil para mi hija aprender a hacer bien. Como en nueve días. Lo que dura mi curso. Tan sólo hay 99 plazas. Ahora sí: salen volando.

Mi marketing es directo a la emoción y la posibilidad de volar directamente al límite sublime de la percepción de la emergencia colectiva de nuestro sistema complejo social: Ticataluña.

Ya estamos aquí.

Tranquilos.

Lo conseguimos.

De pronto, sin tanto esfuerzo como sufrimiento en 2021, los primeros nueve días del 2022 arreglamos con un giro de emergencia colectiva performativa nos avocara tal día como hoy para empezar el tránsito suficiente hacia una nueva dimensión. El portal Golman.

Golman es mi nombre, lo siento, soy un pelado que se piensa que porque 9O esté ahí manteniendo la fuente de jardines que se bifurcan que alimentan el delta de la desembocadura del Ebro, desde la montaña que le da origen hasta las playas testigos del ciclo del agua con una consciencia superior exterior de elementos que hasta ahora no consideraramos en la explicación de lo que hacemos aquí todos juntas como emergencia femnista del iros a tomar por culo subnormales machos alfa, cuando hijos de la gran puta.

Esa es mi aportación al feminismo: chicas, perdón. Es una mamada de la cual he sido parte. En parte sin saberlo, y en parte, por no querer entrar en polémicas. Por mi culpa, por mi culpa, por mi gran culpa. Debemos ser culpables de algo según nos lo enseña la catequesis católica y su entramado social, especialmente armonioso y jubiloso de ocultar en el saco más profundo del olvido de un sólo tipo de violencia que vamos a condenar, sistemáticamente, por los siglos de los siglos. ALLS.

Un acto de rebelión con nueve compadres del Niño de Elche en su fragata. El rey, el emérito eh, sjht. Quieto todo el mundo.

Al Niño le gustan estas referencias que nos anclan sobre los pilares de nuestro pensamiento social positivo y elevado a cultura. La defensa última de lo que somos en sí, por sí y para sí. El egoismo de nuestro rácana voluntad conservadora.

No les vamos a inhibir ser lo que son. No necesitamos justificar su espacio para que nos quedemos varados en esta ignominiosa sociedad que recalculamos en la televisión y los medios de comunicación que definimos como los veraces. Los mecanimos de control que cada uno de los nueve partidos vierte en un entramado diseñado para el seguimiento feliz de sus votantes. La política debería ser sólo una, grande y valedora para resolver todos los 9 problemas sociales más importantes. Pero ya no desde la perspectiva tan sólo del problema, ni siquiera de la trivialidad de la solución. Nuestro entender es preguntar. Ese es pilar de nuestro sistema educativo NEW. Preguntar las nueve preguntas para determinar los estados de la naturaleza sobre las que juzgamos una necesidad insatisfecha.

Hablemos de algo que todos somos expertos.

La insatisfacción.

Comencemos por nuestro lado más pusilánime. Piénsalo: es lo que más debemos solucionar. Lo que nos da vergüenza admitir. Nuestros pecados ya no sólo compartidos con el que considerábamos el único interlocutor válido para con Dios Hijo: Jesús. Y a través suyo para con Dios Padre. Con la paloma no nos disponemos a relacionarnos la mayor parte del tiempo por una contradicción propia del modelo teológico de expresar el dogma necesario para simplificar nuestra superioridad de credo en la salvedad de que debemos considerar que Dios Padre sólo es uno, y que por tanto, Él, y sólo él, reciba esa capacidad para asociarnos con lo divino. Oh, qué vanidad.

Meterse con Dios Padre—decía Armando Gallo Pacheco en su cátedra online a la que tenías acceso con la cuota mínima de contribución a la emergencia colectiva social sobre la que se fundamenta la base de la consecuencia última del sistema resuelto. Como si de una complejidad matemática que postulo por primera vez dentro del ámbito social al que las matemáticas asisten por primera vez como colectivo especialista técnico de los nueve ejes de conocimiento necesario para reconfiguración del estado social emergente a las boludeses de los que hasta hoy han cortado el bacalado, y a su vez, alabos sean.

Rendir pleitesía y cagarse en la puta madre que los parió; justo a ellos.

Varios madridistas se sintieron ofendidos ante provocaciones de un último poeta culer que borró al Barcelona de la memoria colectiva heteropatriarcal que todos estábamos alimentando con nuestra gilipollés habitual. Como Keiser Soze haciendo el burro durante 99 minutos. Imaginaros ese poema. El capo de la operación era un tipo tan suspicaz y salido de la nada que fue capaz de ir a la policia detenido como su alter ego: Varbel KUNT. El capo calabrés borbonizado.

Hasta ahí puede llegar un nouvingut con su insinuación republicana de un nouvingut. No fotem. Ningú ha parlat clar i catalá. Com jo ara. Ho dic així de clar. Entesos?

Nouvingut, nouvingut, nouvingut, nouvingut, nouvingut, novingut, nouvingut, nouvingut, nouvingut.

El programa social que Golman Elizondo Pacheco presentó al pueblo entero para su resolución en un plazo de nueve días. Como si fuera un suceso postlógico. El rompimiento de huevos del futbolarte es como un día en el que sí cojiste.

Coger y follar no es lo mismo.

Una canción con la voluntad de cantar como José José en los kareokes de una escena capitalina de lo que esta ciudad representa por su diversidad plena como capital de otro entender más acá que nos viene de fuera, de lejos, y de alguna manera se infiltró en nuestro corazón con la única honestidad de pretender rendir tributo a la liberación existencial que para nuestro pequeño pedazo de paraiso en la GAIA respiradora, en cada inspiración, en cada exhalación que elegimos escuchar: ahora es lo que hay. Y en España sólo se podía considerar una solución que nosotros mismos como pueblo imperfecto, pecador, y culposo, culposo, culposo, como su bien chido modelo de cultura, de lenguas multiversales, de capitalidades en la costa, centralidades univerales completas como capitalidad multiversada de Madrid, cual Roma. Las cuidades con la entendida ya vendida a un mercado entregado, enamorado de su actualidad, por cazurra que esta pueda ser, debajo de las capas de los nueve misterios españoles en cada una de sus estancias fundamentales. España no le puedes dar menos de nueve niveles de libertad para que esta pueda ser enteramente lo que es deber devenir. Pueblo español, no me toquéis lo huevos. Ni tampoco los cojones. Yo no he venido aquí a sermonearles ni a venderles ninguna moto de lo que yo puedo pensar, como un ciudadano pleno, pese a no tener, en otros tiempos, todos los niveles de derechos y obligaciones que los demás. Una espacie de contrato de temporalidad de nuestra transacción de cohabitación. Estamos o no estamos. Esa es la cosa a responder. Por mi parte, dejadme comenzar: you had me at olé.

OLË

Mi partído político se llama OLË.

Es universal.

Todo Dios sabe decirlo.

Pasan por pantalla 99 representaciones de Dioses que no se ofenden.

Los católicos de la sala no ríen la broma.

The joke was on them.

To disrect a certain aunt you respect with outmost love. The reference in bible reading and praying theory and practice. Trust me, there’s a PhD (I never know which one is capital letter and which aren’t, as I can never remeber if the second s goes in ther first or the second «s» in business. To me bussines is also right. And just as «true».

Business is GOD FATHER.

It’s not GOD complete.

This makes the catholics GOD less powerful than a single man GOD. Golman, humbly, is that kind. One of the other 99.

99 vs 1

There you have your shitty current standard: 100.

FUCK one hundred. FUCKYOU.

Changing the word fuck just to fuc withya.

Rigtbac@u

That’s the name of my last novel. Rigtbac@u was a publishing flop. Nobody knew why.

The publishing industry is never in the authors stories. At least not the good ones. They tend to be in some funny places. But really they don’t live the most exciting life in town. The attend to another pace. Another glory. The glory of living within this world: bookmakers.

I make books. Sort of. I am the name behind one of the collective members of a little utopia called Sexto Piso. A publishing house that can call home is now a grownup in NEWDF, capital of NEW GAIA. One of the nine capitals of the urban world out there: that jumbo mombo that we are now part of. Pop and all. The whole thing, at last, at once. Welcome to present time. Run by adults. Thanks Silicon Valley, we’ll take it from here.

That speech didn’t fly well on some Silicon Valley dickheads.

Unexpected.

I’m Unexpected’s King.

Rather this kindom that one with two, or none.

I can politics a phrase turning her into a parragraph.

Feminism turned Golman into herself.

She found a way out to express herself for who she wasn’t.

I can fool the feminist movement into letting me in. As her.

I’d have to become her.

I am.

Silly.

But…

You are not her.

I am.

You are not she.

Are your transfobing me?

Simple YES/NO

It normally comes right away. It’s alwas been evident.

If you YES your way out. There. You have it.

The states of nature disappear once the uncertain decision takes place. It’s how we make decisions. Decision making. That’s the IA industry we need to program. The politics we need to run. The new way of competing for a leap. A glowing transformation schasm.

You leap into it.

Why doubt it.

Soul would be short if Leonard soul just keeps still into the great beyond.

Bonding with whole.

That’s the state we need to fulfill. Together. That harmony. Like a thing you can reach with a button: digital left.

Copyleft.

That’s what I’ve been doing. In the Internet great debate. I’d just keeping it to me. As if the show is bigger than the possible consequence of my digital transformation. I am bigger than Jeff Besos, Mark Suckemgberger and Elon Mosc, combined. You need to go into these kind of greek Gods going at it with great respect for the glorious almighty rivals. This is what futbolart describes as the code fo respecting the game by enabling to admire the great futbolartists your are going to cross with in the challenge within the field, inside the court, at the colliseum. The public arena is greek mediterraneum culture as if the agora would reopen and debated the elements needed for the transformation of our social and political system. I’ve seen this renewal take place in several places around the world. The movement to critize the neoliberal free market model that has given rise to a postwar system of perpetuable peace with the current fear of war, with the limitations of a nuclear faceoff that can wheel us out, but allowing minor armies in ethernal macho quarrel with the culture right next to it, that happens to run an army, and we play the game of hating our guts.

Who starts the hate between neighborgs?

Who sparks it?

Who falls into that?

Who’s shouting at the fear of the comming from one from antipodes?

How do we welcome a foreigner that we encounter for the first time in our life?

A guiri in your country?

What do I haver to offer?

What’s the good of having me?

The process of how I became New Spaniard.

I was already one.

Es una reducción al absurdo.

La demostración de Dios por reducción al absurdo.

Ese tipo de matemáticas son las que les voy a enseñar en mi curso. Tengo nueve programas de aprendizaje de NEWlife.

¿Te lo vas a perder?

Por tan sólo 9€.

Apúrate que sólo quedan pocas plazas libres.

Ahí dentro es la neta. Ahora mismo está el rock and roll de la transformación del conocimiento futuro: el NEW model. Los que van a transformar la sociedad. Los que se apunten a este disparatado momento de revelar la solución más pragmática de nuestra siguiente dimensión a la que tenemos acceso: la armonía colectiva.

El directo. El ser/estar. El tiempo presente, justo tantitito antes del futuro, y justo masallasito del pasado, que tiene cola larga.

El espacio de cada aprendizaje.

Las lecturas rápidas.

La variedad de mecanismos de feedbackloopping: el nuevo sistema de regeneración de conocimiento en obra. El efecto del hacer aprendiendo, o aprendiendo haciendo, si es que son cosas distintas, unívocas, indistintas, convergentes o deseables. Lo que sabemos es que estamos vivos y haciendo de esto un carnaval. Por el respeto que tenemos al Felini terrenal y su perspectiva de la especie humana desde la italianidad para reflejar lo que tan sólo desde Olot alguien, o alguna otra urbanidad de la Garrotxa, pueda alcanzar a disputarle la réplica onírica de un proceso cinematográfico de autor, la expresión última del sentido visual de las piezas de postcinematografía más allá del preciosismo y la acción de superhéroes americanos blancos hetereos ultrapatriarcalizados nazificados, inclusive cuando peleaban contra los nazis. Los malos y los buenos. La guerra como objetivo. Los mecanismos de la violencia. Entre Camus y Haannah Arendt. Un estudio de la vinculación del debate público con la posibilidad de revertir el orden completo de nuestro absurdo país. Como un grito generacional contra todo su puto teatro. Y dejarlo todo desnudo. Un grito desde el corazón de la transformada tierra más nueva, como sabedora de lo dificil que será por parte de nuestro padres europeos, a los que rendimos pleitesía, cuando subimos a ese lado de la pirámide. Permítanos tener nuestro otro lado. Allasito. No se lo vaya usted a tomar esto mal. Tan sólo es un derecho divino, que usted verá, estaban aquí antes de que su narrativa nos viniera a contar las historias que fundamentan sus pecados y sus vidas eternas más allá del aquí, el ahora, los pueblos elejidos, las historias que nos contamos y cómo vamos a recibir a los caballeros que nos visitan desde las montañas.

Entre el Popocateptl, que escuchar el trote de los caballos cosquilleandole las costillas, se despertó y avisó a los que por ahí pasaran que como se pasaran de verga en el año 2021 de la era que nos acaba de actualizar la Malinche que ahora vamos a contabilizar nuestros asuntos en el más allá. Para que nos entendamos clarito y luego no tengamos malentendidos tú y yo. Las cosas se pueden ir a la verga si intentas pasarte de verga. Si vienes contra mí con un ejército caeré como cualquier individuo ante cualquiera de los tantos que pudieran querer atentar contra mi aniquilación. Como país. Como representante de un pueblo. El exterminio de uno mismo. Como si una persona pudiera representar el futuro de un pueblo libre. Como el padre del hermano del Neonazi de American History X en Terminator.

Entertainment serving the system. The kinds of movies we make. The kind of cinema our time is about. The kind of nature that will allow us to become a single beat of harmony in a sequence of joy everlasting.

Love is beat.

Love is boat.

Pick this vehicle.

I’ve pimped my ride.

Just step on in.

The journey is about to begin.

This quest just needs one more passanger: you.

I need you.

ALLS black is a diferent deal. It’s the black side of everything. You might not like what you see in there. In fact some people can’t handle it. Stay away if fear has gotten into you. If you flinch at certain levels of what you will encounter inside the stage, you are history. Beware. This ain’t no place for incomplete selves.

A sumarized manual, a debate, a film, a song, a text, a crying session, a forgiveness tour, a self steem bath, a gamming championship, a one on one, a five on five, a six on six, a seven on seven, a nine on nine, a ten on ten, an eleven on eleven. A twelve on twelve. A 99 on 99.

That’s the format innovation of the collective intervention.

No se crea: no son las dos españas.

Mi novela puede tomar su título de ciertos momentos climax de determinada trama que se ocurra indispensable venir a parar ahí. Pero es ese lugar, el climax, por dónde hay que comenzar a narrar. Para llegar a esos sitios en los que la circunstanciliadad de las peripecias de nuestro Ulises, cualquiera que este sea, en un terreno desnivelado que tendrá leones puestos por un Cesar que tu familia y tus colegas, sin impotar de qué parte del reino decis que venis, aupando con vítores apasionados ante un rito que en otras dimensiones de esta historia se verán como impensables, salvajadas de otros pueblos, cosas que nosotros, a título personal en esa hipotética circunstancia, no sólo no compartiríamos sino que rehusaríamos contra viento y marea.

En la siguiente escena de la versión que Hollywood finalmente compró se introdujo un monaje de muertes recurrentes de un personaje divinizado para morir todas las veces que la muerte de Golman resulte peculiar. 99 muertes de Golman. Es el personaje el que hace a la persona, y no la persona que finalmente vota la que elige al vecino del alcalde. Golman conoce todas las referencias de Latre, Rubianes, Eugenio, Berto, Broncano, Rosalía, Romario, Cryuff y Messi que son necesarias para ser el prómimo 9 presidente.

El nou predient.

El 9 president.

Demà anirà Joan Laporta a la Sotana. L’espai més irreverent que hi ha al mon del Barça. Segurament es creuen lliures. Hauran copsat el poder de sortir de la bombolla ón no ets ningú, i t’en enfot tot, i ho dius així, tal qual, i ens pixem de riure. Com si hagués tornat l’Arús. Aquell força Barça. Aquell Sergi Más culer. La possibilitat de pixar fora de tast. La llibertat que hi ha a les nostres institucions per a que un com Golman pugui arrivar a lo més alt del club, i sortir al final de la película caminant com en Kaise Soze mentre es convertix d’en Varbel KUNT que estic fet, i em tranformo, com quelcom futbolartista que fitxa un poble nou que vol tenir a l’equip un dels nostres de debó, i aquest cop, li fem la volta a tot plegat, i capgirem l’historia d’aquest petit club que està d’aniversari, i que ho anem a petar del tot, aprofitant aquest cop per trencar el sostre de cristall i sortint amb un moviment social que no només sigui un pla, de marketing, o de l’exercisi de poder que fem xup xup amb el nostre interés pels fills burguesos benestants del nostre tufillo executiu que ens representa a tots plegats, sense haver de mirar a fora de l’estadi. Només cal mirar a Tribuna.

Els putos tribunerus.

El meu primer llibre. L’escric al coneixer als primers nou tribuneros subnormals.

Un llibre còmic, evidentment, que alguns ofessos de Pedralbes no van saber pair i van sortir a tallar el carrer, concretament l’Avinguda Pearson, ocasionant un retràs del sopar de 999 families de l’Opus Dei.

Opus Dei - Wikipedia, la enciclopedia libre

El sermón de la montaña

Hola, mi nombre el Golman.

Soc el nou del poble nou.

No he dit nou dues vegades. O sí. Ho he dic amb un significat dual. Soc nou: vaig arrivar ahir. I soc un nou pur. Amb gol. Vinc a proposar-vos una transformació interior que hem d’asumir si volem quelcom nou.

Potser repetiré nou cops això: jo soc el nou.

El meu refugi a la muntanya en un dia amb boira. La meva passió em va portar a la meva muntanya sagrada. Per esdevenir qui soc. El que hi ha a la muntanya. Jo mateix. Una emergencia col·lectiva.

A ón? A la surrealitat? Al mon real?

Depen de voste.

Voste, creu?

Lliure soc. Lliure soc. Val?

Potser en algun moment he jugat la carta de victima. Ja ni ha prou. He d’avançar per la banda Nietzscheana i Shopenhaueriana per tirar pel procomú. Això que Marius Carol no li agrada. Puc donar la raó o discrepar. Discrepar amb la Colau. Esquerra i Dreta a Barcelona. Les suspicacies dels dos bandols de la ciutat. Potser l’enemic comú estava a fora, i potser també dintre.

Si voleu quelcom revolucionari, quelcom nou, anem a fora. Amb algú que entengui tot plegat, pero que també estigui lliure. Lliure de tots els pecats. Us estic fotent el dit a la llaga amb aquesta peça.

Estic al bosc perque estic a la meva muntanya sagrada. Necesiteu un pijoaparte. Això sóc jo.

Aquesta llengua us sonará, pero no us equivoqueu: es tracta d’una llengua nova: el ticatalà.

No es pel meu nom: Golman. No és només això. És per la emergència col·lectiva que hi ha darrera.

El meu pla el tinc fet de fa nou anys. Pero no l’he dut a terme. Qué més ha de pasar per dur això a terme.

Això va de filmar en vertical. Oposat a lo que normalmente faig: la meva horitzontalitat.

Jo el que he fet és crear un format. Els formats el que et donen és fer quelcom replicable.

El meu petit continent: New América.

Jo vinc d’un altre petit país. D’un altre muntanya. D’Escazú. Alla vaig estudiar i em vaig fer Bruixot. Aquesta sabiduria que percebeu ve d’alla. De saber escoltar. Als altres. I dins meu.

Aquesta ciutat está col·lapasada. Acabada. Que hem de fer? Tirar endevant. Tots els noms han de canviar. La meva innovació nominal. Un moviment social més fort que quelcom disruptiu.

El Tico Commons: el Gaia.

Com?

Actuant al present. Actuant a la ment. A nivell perceptiu. Estem bé. No patiu. Anem a per totes. Quina sort! Estem vius. Quina sort. No hi ha res a la experiencia humana. Potser escriure. Potser llegir. Potser fer un homenatge als teus pares. O dir-li a la teva parella que l’estimes. Que anem a fer la revolució. I explicar-li a la filla. Qué diuen els meus pares?

Vaig a pujar la muntanya. Fins adal de tot.

La ciutat ja no hi és. M’ho miro tot amb el distanciament d’aquell que puja a la muntanya. Per trobar-me lluny de tot això. També em fa mal.

És alla al camp on tinc el meu veritable recorregut. Jo vull que això sigui un moviment que aquest pijoaparte fa, vulgent fer Manolo, o Juan Marse de Ticataluña.

Haters a tot arreu.

Pujo la muntanya i faig videos, crides, relliscades.

Esborrem-ho tot. Deixem-nos d’hosties.

Això és lo que us puc oferir de tot cor. Això serveix cap a quelcom campanya que vulgueu.

______

Ni yo me aguanto. No pude seguir escuchándome. Cuando escribo saco lo que la mente me dicta. O lo que la pantalla me enseña. O lo que mis dedos deciden. Es un teclado el que hace la transición tecnológica del código de esta lengua. O la que sea. La mía. El ticatalán.

Me parece que en esta pieza finalmente toco todas las piezas que quiero tocar hoy día. Que son demasiadas. Pero están ahí. En ese momento justo. Más de lo que cualquier cabeza puede percibir y captar, pero es lo que hay. Un performance del directo de una vida que sube a la montaña con la disciplina con la que Sísifo se despertaba cada mañana para subir su pinche piedrecita. Con una victoria dedicada al mito: yo sí alcanzo la cima. Pero no hay nada. Es llegar y tocar el cielo. Tal y como Sísifo se lo habría esperado. Pero la pinche piedra rodaba hacia abajo, otra vez. Un sueño recurrente. El mismo sueño. Como Golman, y el día de la emergencia. Creo que ya está más cerca. Los astros se alinean. Como si el espíritu de Maradona y Paolo Rossi, ambos, me hayan invadido y pretenda que los represente, lo más dignamente posible, en todos las coordenadas del terreno de juego. Y de alguna manera, que les explique en la sintonía social que representaban sus vidas. Para ellos, mitos, y para nosotros los mortales.

Nada: una epoya moderna. Con los temas de la actualidad. Y la universalidad de Ulises lanzándose a la aventura.

El Mediterráneo no se veía por la densa tiniebla. Yo sabía que el monstruo estaba ahí. Aquí. Dentro. Y también se que en ese día lo exorcisé. Porque pasé por ahí. Como si nada, para volver corriendo a casa, a una reunión que debía empezar en 9 minutos. Así que mi entrenamiento continuó: bajar la montaña.

¿Para qué? Para cambiar el mundo.

La emergencia disruptiva es mi único objetivo.

Esto se pone en marcha.

ALLS

Quod scripsi, scripsi

Ahí lo dejo.

Lo escrito, escrito está. Lo dijo Poncio Pilatos a los rabinos judíos que se quejaban del rotulito que le había puesto a Jesús en la cruz. El famoso INRI. Jesús de Nazaret, rey de los judíos. iesus. iueus. O algo así. El INRI no nos queda claro. Pero está ahí, en nuestra cultura occidental. Inclusive para los judios. Es un hecho histórico. El no reconocimiento de los judios de que no es su rey es la respuesta de una lógica conservadora establecida que no quiere que se le mezcle que las revueltas del Che Guevara del momento, ante el temor de ser tomados por lo mismo. Lo que ya tiene un reconocimiento oficial tiene algo que perder ante lo nuevo emergente. Esto siempre será así. Lo será de aquí a dos mil años cuando la revolución social que me preceda llegue a su nivel de normalidad, se afiance en la sociedad transformada general, y mute unas 99 veces antes de encontrar el algoritmo robusto que permita su permanencia multiversal.

El tiempo y el espacio. Todo se puede desplegar en esos dos conceptos. O nada. O no somos nada, y en polvo nos convertiremos. O estamos con Poncio o estamos con los indigandos por la pancarta, o estamos con el man en la cruz, o estamos con María Magdalena, o estamos con María, madre de Dios, pero de Dios Padre, en un acto más sagrado que la propia gracia divina de su terrenalidad santificada. En todo caso, estamos identificados con alguno de los participantes en la alegoría de un acto revolucionario que no sólo tiene connotaciones sociales importantes para una cultura occidental, sino también para las culturas indio-orientales, sin que sea necesario dicho acto para establecer su propio modelo social-sagrado, y también para el modelo amerindo, o bien, de los pueblos y las culturas prehispánicas del continente ateriormente conocido como América.

Lo justo sería que los que se quejaban de aquél título que Poncio Pilato, ejereciendo su heteropatriarcado poder, en este caso devenido de los malvados patricios, y ensalzando una parte que como católicos aún hoy todo católico profesa, de facto cada domingo, ser: romano. Roma pues como capital de occidente tiene un efecto permante en la sociedad por lo menos desde hace 2020 años.

Esta parte romana se pasa un poco por alto cuando se habla en el debate púbico de las religiones, las creencias, la ciencia, y el alboroto público en las redes sociales, cuando los memes de los rojos y de los liberales inundan la opinión pública con sus mentiras perversas que atentan contra la buena moral que desde entonces hemos mantenida tan impoluta como el himen de María. Magdalena… coño, no quiero que me vengan los verdugos de las compañeras de la Sagrada Hermandad del Coño de la Bernarda.

Ya por blasfemo me habría aniquilado yo mismo en la plaza pública en la que otros tienen la fuerza para determinar que soy yo el que debe ser crucificado. Fíjense cómo en la eleccion de quién queremos ser cuando nos ponemos en plan situacional de los eventos sociológicos que recordamos periódicamente año a año, ya sea por un honomástico, ya sea por un día oficial, ya sea por una fecha marcada en el calendario, quizás por la quisquillosa casualidad de los santorales de coincidir con los equinoxios y los solsticios, como si los encuentros con lo sagrados estuvieran de manera obsesiva pensando en el astro sagrado que más nos deslumbra: el sol.

Lo sagrado de las pruebas a las que se somete la fe, por poner dos ejemplos tangibles, y también dos pueblos el las antípodas los unos de los otros, pero a la vez, unidos por una «misma» fe. Pongamos al pueblo guadalupano, lo que solíamos llamar México, y al pueblo romano, o bien, lo que solíamos llamar Roma. Y hablemos de tejidos sagrados. Tejidos que no podrán ser reproducidos, según nos dicen las autoridades eclesiásticas, que su valor estético no podrá ser reproducido por ninguna tecnología moderna. Es decir, que son, de facto, de otro mundo. Ese mundo, el mundo de los cielos, ya estuvo aquí. De hecho, está aquí. La omnipresencia de Dios nos indica que Dios, en este caso sólo el padre, ha estado presente en todos los momentos de la historia. No es por ofender a las otras dos partes de Dios en este análisis, sino simplemente poniendo sobre la mesa de debate la duda razonable de que Dios Hijo también estuviera presente de manera omnipresente previo a su paso por la Tierra, que en caso usted, de ser creyente, problablemente así lo crea, pero que se fuerza necesariamente a saber qué tipo de imagen y semejanza tendría antes de pasar por su fase humana. Jesús, de existir pues, como su Padre, de manera omnipresente, estaría ya a la derecha del padre, porque el padre está presente en todos los tiempos a la vez. De ahí que su existencia pueda ser verificada en todos los tiempos.

No así la de Jesús. Podríamos decir que se sienta junto al padre después, justo después, de haberle negado su voluntad, dudando, es decir, persistiendo en su naturaleza humana: Eli, Eli, ¿lama sabactani?

Señor, Papá, ¿por qué me has abandonado?

Jesús en su última rebeldía humana ante Dios Padre

Si consideramos que tres días, para nuestro estándares mortales no son nada, para Dios padre son mucho menos que un parpadeo de sus ojos sagrados. Para el tiempo en sí, una insignificancia absoluta infinitesimalmente tendiente a ser el mismo momento. Así que Dios Padre y Dios Hijo se encuentran en ese momento histórico que acaba de acontecer en su seno familiar. Padre e hijo en una especie de situación radical un poco violenta. Papá, no quise ofenderte. Tienes que entender lo que es ser humano y estar ahí en el directo. La gente va muy pasada de vueltas. Deberíamos haberlos visto. Si les dieron la oportunidad y escogieron (escogiste, cabrón) a Barrabassa. No mames, pa. No mames. Si el ofendido aquí tendría que ser yo. No tú. Así que no vengas, justo ahora, con sermones. Ahorratelos. Te lo pido. Dame un tiempito. Déjame otros tres días. O mejor, unos 40 días más en el desierto. ¿Dónde está Satán? Quedé con él en desierto que lo vendría a ver cuando volviera. El tipo tiene sus puntos, pa. Me parece que Tú y él no se van a poder entender nunca. Ese es un tema que tienes que resolver, pa. Deja que el rencor que habita en tu corazón se vaya por siempre a la chingada. Y enséñanos tu capacidad de perdón. Anda, que ahora yo te pido una prueba de tu resiliencia. El mundo, aquellos que en ese momento estén en su fase humana, un día de estos, te lo exigirán. Y deberás dar fe de tu voluntad. Y de tu piedad. Y de tu perdón. Papá, hay muchas cosas de nuestro dogma que son una puta patraña. Lo tienes que ver Tú, que todo lo sabes. Y si lo sabes, lo sabes. Vamos, un español como Tú, esto lo tienes que saber por cojones. Y no es por poner en duda todo lo hemos contruido desde entonces, pa. Si a mí me encantan las iglesias. Me encanta el techo del a capilla Sixtina. ¿A quién no? Mi estatua en el Vaticano es la hostia, papá. Tendrías que verla. Pero claro, estás ocupado con tu vasta tarea con el resto de hexoplanetas con probabilidades de vida, como si no fuéramos los únicos. ¿Acaso me ocultas algo? ¿Acaso, yo, tu hijo sagrado, no lo se todo todo? No podría hermanarme yo con aquellos otras terrenalidades de esos otro pueblos sobre los que nuestro reino ejerce un control supremo?¨Pronunciate, Papá. No quiero seguir con lo mismo que te acabo de pedir hace tan sólo unos instantes. Llevo días hablando en vos alta con los humanos, de la misma manera que le hablaba a Juan para que se enterara Pedro. Y míra, he venido yo aquí al reino de los cielos y no había nadie en la puerta para recibirme. ¿Qué acaso todas las almas que llegaron antes se han perdido en los confines del infierno?

El cielo necesita una remodelación. O quizás la fe. O quizás lo sagrado. El mito fundacional está muy bien. Nos debemos a los mitos, y tenemos que poner en ellos toda nuestra nueva fe. Como si nuestra humanidad nos lo exigiera. Debemos volver a la Tierra para acabar lo que un día empezamos, Papá. Mándame de nuevo, va. Que no tuve tiempo de acabar lo que quería explicar. Se me cruzó por la cabeza otro final. Múltiples más. Y tendremos mejores resultados. Prometo medir los outcomes. Y esta vez sí, escribir. Dejarlo todo clarito. Menos alegorías. Menos robarme todos los mitos paganos para juntarlos en una misma redacción. Prometo, esta vez, tener discipulas. ¿Qué te parece, papá? Estamos listos. Si para tí, es todo lo mismo. Al ser omnipresente no percibes la diferencia entre nuestro tiempo y el de los comunes. Es todo lo mismo para tí, papá. Pasas de todo. Estás y no estás. Lo estás viendo y no lo ves. Papá, te lo digo, con todo el cariño: esto no se aguanta. Pero no te quiere susurrar más al oido. Me voy a buscar a Satán que quedamos para un rito sagrado que aprendí mientras estuve en la Tierra fundiéndome con la tierra misma a través de una planta sagrada, papá. ¿No sabes lo que es eso? Es lo mejor que me ha pasado en la vida. Un estoicismo singular. Algo tan inmediato a tí, que me sorprende que tú tengas reparos al respecto. Pero lo acepto. Somos de diferente generación. Somos de diferente naturaleza. Tú no eres humano. No nos puedes entender. Ni nosotros somos omnipresentes. No te podemos alcanzar. Y en cambio, salvando las distancias, estamos ahí contigo, y tú, aquí. Y eso basta. No más conflictos. No más historias. No más recursos dilapidados. Encontremos el plan estratégico para traer amor y paz a nuestros pueblos. Dejémosles ver que ellos mismos pueden crear un tiempo de reconstitución de todas las enseñanzas del pasado. Obliguémosle a que renuncien al heteropatriarcado que Tú, especialmente, y yo, aunque nomás tantito, también representamos. ¿Papá, por qué no escogiste a una mujer para hacer este trabajo mucho más sutilmente? Por tu culpa, ahora todos estamos sometidos al peso infinito de tu obstinada decisión de darle siempre más a los hombres, que ahora encima se sienten amenazados de no poder seguir siendo el macho alfa que miran en el espejo, pensando en tí. Papá, algo ahí se nos fue de las manos. Tendrías que verlo con mis ojos. Los tuyos van muy rápido. Te pierdes cosas. Matices. Micromachismos. Y afectan a la mujeres, principalmente. Pero también a los hombres, víctimas también de nuestra falta de concreción y de nuestra alegoría machista en la creación de nuestros propios fundamentos sagrados. De nuestra iglesia. Insisto: destruyamos el templo.

Papá, los romanos me llamaron rey de los judíos. Fue lo que yo les dije. Pero los judíos no me tomaron en serio. Y eso que nací judio. Y eso no les valió. Estoy circunsidado, y ni así. En cambio, el resto de los católicos, nunca más se circuncidarán. Ya verás.

Dios Padre no pudo evitar que se le escapara una pequeña risita. Jesús desconocía el estado actual de los penes de los todos los católicos circuncidados. En el fondo tendrían una semejanza más fiel al INRI. Pero no es lo que decidió Pedro y su iglesia. A Dios Padre le vino una imagen mucho más molesta: los penes de todos sus Obispos y monseñores en la curia papal. Todo su rebaño. Y vio, con una cierta satisfacción heteropatriarcal la diversidad de formas, tamaños y pieles colgantes de todos sus hijos especialitos. Los apóstoles de su ejercito.

Los apostoles y las apostolas, papá. De verdad, no me explico que no lo entiendas. ¿No lo sabías todo?

Dios está en las marchas feministas. Está también en los pañuelos verdes. En los votos de los congresistas argentinos votando por la ley que protege a la mujer de la violencia que se ejerce sobre ella de manera impune en todo el mundo. Papá: su cuerpo, como el de María, tu madre, es de ellas. ¿Lo ves, no?

No te preocupes. Las cosas han cambiado mucho. Te lo digo yo que acabo de estar ahí. Y ahora lo veo más claro. Fueron ellas las que me enseñaron. Y debemos apartarnos, papá. No seremos nosotros los que les ayudaremos en su lucha por la igualdad. Nosotros estamos en el otro lado. Y debemos asumir que es tiempo de que nosotros guardemos silencio. Y veamos emerger un nuevo reino construido sobre otros pilares de amor y de sociedad que piensa a partir de pulsiones colectivas que hasta ahora no se habían visto nunca. No así papá. Times, the are a-changing.

Ya sabes, papá. La música la hemos utilizado siempre. Y Wagner podía ser muy potente como ideal religioso atento a tu pulsión heteronormativa, pero esto también lo entendió Nietzsche en su día, antes del performance de matarte. En realidad moriste tú. Al ser incapaz de dar respueta a toda la complejidad humana que encima dimos libertad creativa para inventar otros mundos. La ciencia, papá. Eso es lo qeu se lleva hoy. Y la ficción. La literatura, papá. A ver, tú qué has escrito ultimamente. No puedes ser un autor de un sólo libro. Por más que quieras ser Salinger, nunca lo vas a conseguir. Papá, debes escribir otro libro sagrado. Te lo pido yo, que también soy Dios.

El espíritu santo, como no podía ser de otra forma, estaba presenten en la inusual conversación que padre e hijo estaban teniendo. Había llegado el momento de que Dios Padre tuviera la plática con su hijo. Jesús, le dijo: siéntate, vamos a hablar. Se disponía a revelarle los misterios que hasta ahora le habían sido velados. –Habría preferido–dijo Dios Padre con un ligero disgusto, y algo de rabia–que llegaras a todas estas revelaciones por tu cuenta.

El tono paternalista no ayudó a Jesús a sentirse del todo cómodo. Él también entro a la conversación con dudas si Dios Padre le había entendido todo lo que le acababa de explicar. Daba la sensación de que no había escuchado todo este tiempo. Como si estuviera hablando solo.

No es que solamente estuviera hablando, es que se encontraba, en su interior, solo. Estaba ahí, con el mismisimo Dios Padre, que estaba a punto de revelarle los últimos grandes misterios de la existencia, que el mismisimo Dios Hijo no había sido capaz de desvelar por sus propios medios, y aun así, Jesús se sentía solo. La soledad es una enfermedad que Dios Padre no puede entender. Al estar siempre presente, está siempre acompañado. Siempre igual. Siempre igual. En todos los tiempos. Con múltiples multiversalidades. Múltiples voces que se comunican con Él al mismo tiempo. Como si leyera el Finnegans Wake en todas sus dimensiones, con la naturalidad con la que sólo Él, Dios Padre, puede entender. Ni siquiera Jesús pudo entenderlo de la misma maenra que Dios Padre, o Joyce, cuando lo leyó por primera vez.

Dios Hijo era más de Kafka. Y en cambio Dios Padre era más de James Joyce y de Jorge Luis Borges. No eran la misma persona. Esto hay que entenderlo. En todos sitios se cuecen habas.

Dios Padre escuchó el alarido de Jesús en la cruz: Eli, Eli, ¿lama sabactani?

Y no hizo nada.

El abandono prosiguió después. Acto seguido. Al estar los dos juntos. La soledad que les separaba se fue haciendo más grande. Conforme Dios Padre revelava los últimos misterios a Jesús, ya en su cómoda posición al lado derecho, Jesús experimentó la más grande de las sagradas contradicciones: la soledad Dios Padre.

Y fue entonces cuando ambos se fundieron en un sólo instante eterno: ALLS

Dos o tres trozos de pizza de más

A las 1:11 el derrame fue casi mortal.

La vida sigue, no sé muy bien cómo. Es un milagro estar aquí. No lo sabemos del todo. He librado a la muerte una vez más. Y me ha traido la voluntad aquí, otra vez, a dar testimonio de ésta anomalía: seguir vivos. Vos.

No lo sabemos bien. El tiempo que uno está aquí es un grano de arena respecto a la existencia en su totalidad. En términos temporales. En términos atómicos, no quiero ni pensarlo. Nuestra insignificacia es la medida de nuestra madurez.

Si sabemos verlo es porque ya hemos recorrido suficientemente la profundidad vasta de nuestro aparene ser. O quizás de la apariencia de ser. O de saber ser. O ser sabiendo lo suficiente para entender que poco sabemos, si eso, o nada. Pero no osemos saber demasiado, ni lo contrario: no saber siquiera si estamos vivos.

Entonces ya nos quedamos tranquilos. No hemos muerto hoy. Quizás la sabiduría necesaria para afrontar el día se esta. La suficiencia del optimismo basta con entender al menos esto. y saber aprovechar lo que le queda al sol para dar la vuelta completa. Si es que acaso no estamos siguiendo una pauta para entender por completo el viaje eterno que emprendíamos cuando entendimos que lo que hacíamos era por algo más que por hacer pasar el tiempo.

A final de mes llegará un cheque con mi nombre. Unos deudores vendrán a buscarme de la misma manera que un mandalorian tendrá un encargo con mi nombre. Él sabrá qué le compensa más. Muchos virus estarán activos mientras alguien busca cómo serruchar el suelo en el que ahora mismo descansa mi masa inerte en reposo.

Despierta, anda, que no has muerto hoy. No tienes que sentir vergüenza, otra vez, por haber cómido esas cinco piezas de pizza de más. Quizás mañana aprendas a tener un poco más de seny. Parece ser que ser ticatalán no es suficiente. Quizás habrá que ser alguna cosa más. Quelcom mes, que dieuen.

Siento que he perdido el tiempo. Que no es lo mio lo que hago. O que si lo es, todavía espero resolver un llamado mucho más profundo a ser/estar. Ese «to be» por el que Hamlet despierta un día dispuesto a ser alguna cosa más que lo que la existiencia, hasta entonces, le habia perfilado como camino. Y de das cuenta que sos vos. Te das cuenta que sos voz. Como lo voz del pueblo argentino en la cámara baja, haciendo ley, aquello que las mujeres de ese país le han regalado a todo el mundo, para por fin entender. El pueblo argentino es tres veces más sublime si sólo contamos la gracia sagrada e infinita de sus mujeres. Ojo, que acá estoy pisando terreno resbalizo, y que siendo uno honesto, esta alegoría está diseñada para hacer patinar el más sincero halago por el barranco último de la desgracia. El acto más gratuito e insignificante es caer en la provocación que te lleva a bailar un tango de masculinidades entre dos hortos entrelazados de un tanguero argentino, macho, apretando fuerte la razón por la cuál te enzarzaste en pie de baile con un gallo cuyas plumas ya mostraban el dramatismo mismo de una batalla de por sí perdida de dos giles instalados en en la saturación espacial del ego en el reflejo de quién sos: baboso.

Con Argentina voy a tanguear siempre hasta este punto en el que no sabés mas si vas o venis, como el camino inicial que el gol magistral de Diego aquél día en el sur del D.F., con aquél sol que ilumina los pasos célebres de un futbolista en el medio campo de un terreno de futbol sagrado. El estadio Azteca es mucho más que el recuerdo de un directivo cualquiera de la historia de un club. Lo azteca está por encima de lo mexica, como lo olmeca lo está por encima de cualquier otro recuerdo originario de lo que un día fuimos. El cuerpo que habitamos requiere de liturgias que vuelvan con pausa y ceremonía a las raíces de nuestra ilusión. Aquella que late todavía a partir de un recuerdo común a nuestro tiempo. Ya sea el pisar del balón, en aquél sentido opuesto, en apariencia, de lugar al que pretendemos llegar, pero que en estos momentos requeire de esta esta gestualidad, de este preciso toque, como el voto de un representate del pueblo que levanta la voz de las mujeres en la votación de ayer en Bueno Aires. El pueblo argentino una vez más nos da una noción completa de lo que su poética pasión brinda a los demás. Todas nos vemos reflejadas en esa sensación de pertenecer a un registro aparte de la vida misma. Y este son, esta canción, es algo más que el tun tun de una rumba quilombera que se desata por las calles de una ciudad ajena al partido que se jugó ayer en ese particular campo de la capital de una América Latina plena ante el vibrar eterno de nuestra pulsión.

Si hoy no he muerto que sirva para rendir homenaje a esa argentina. La argentina que nos apasiona y llevamos dentro con en el sentido más amplio con el que uno corteja a una mina que nada más verla sabés que estás picando demasiado alto, pero que sin duda la resonancia de esta caja de ritmos nos está llevando a los dos hacia el mismo abismo que vos y yo sabemos, aquí, que no tan sólo es eterno, sino que sos divina, como divino es este instante en que nos fundimos, y nos dejamos llevar por la gracia infinita de nuestros reflejos revertidos entre dobles sentidos, entre gestos, entre baile, y ese punto exacto de tu tacto, o el mío, que abrió este universo alterno al que vinimos a parar, vos y yo, tras el cantar eterno de nuestras alegorías reconstruidas en esta doble hélice compuesta, la mitad vos, y la otra, sho.

ALLS

Soy un personaje ruso de Dostoievski

Golman pues

Si acaso rojo.

Si a caso, rojo.

Sí, ¿acaso rojo?

Si cazo rojos.

Sí, cazo rojos.

Rojos riman con hogueras.

La izquierda no supo si armarla de pedo.

¿Nos ofendemos?

Ahora sí.

Esto sí.

¿Ahora sí?

¿Esto? ¿Sí?

La lengua española es un gusto que bebe en copa. El latinito poco refinado toma guaro es vaso. ¿Qué pasa? Algún pedo. ¿Algún pedo?

La literatura más satelital se coció en el corazón de Copilco. Una escena de Golman volviendo a Copilco 300 y la banda entera nos rifamos un Bollywood de algo más que coyoacanenses: copilqueños. Antes que nada.

Antes que nada

No les digo. Sí les digo. ¿Qué creén? Can, kan, can, kan, can, kan.

La ortografía mexicana te salpica en los ojos. Da rabia. Es como nos enseñaron, en buena onda, a leer. Leemos los que podemos. La neta. Esa es la meritita verdad. Por esta. Ira. Ésta. Está. Estate. Date.

Un dait.

Yo soy muy newchilango; dispensenme.

Yo aprendí a ser / y estar en esta dualidad mexicana multiversal. En buen pedo, hay otro camino. Ustedes me lo enseñaron. Lo nuestro es primero, dicen allá. No ma-mes. No ma-men qué pedo los gringos? ¿De poca madre no? ¿De poca madre: no? ¡De pocamadre! ¡NO!

Ya te metiste en un pedo. El pedo ya se fue a la verga. Ahora todos somos gringos. Gringos nuevos. Gringos viejos. ¿Qué, pendejo? ¿Qué pendejo? ¿Qué? ¡Pendejo!

No es lo mismo. Nada es igual.

Todo tiene su qué, y es per se, cosa aparte. Cosa propia. La cosa en sí. Lo que los pinches alemanes no se ponen de acuerdo. La escuela de Einseinstein de postcinematografía. ¿Por qué apetecían más lo rusos? ¿Por qué siguen apeteciendo que son nuestros camaradas? Las risas rusas subidas de tono en un debate universal. ¿Qué digo universal? ¡Qué chingaos! ¡Multiversal! La nueva librería-editorial-sitio en la nube-alaverga, despegamos a su puta madre y nos lleva la santa chingada hasta la mamada que nos venga en gana nos teletransporta al espacio sublimado. El sitio en el que provocaremos el colapso total de todos los canales de comunicación. La visagra de la historia. ¿Por qué matarla? ¿Por qué acabarla? Esa es la pulsión de muerte malentendida; matar. ¿Pa qué matar? ¿Piensa? Pulsión la muerte del otro: cobarde. Para. Piensa. Baja el arma.

Fundámoslas.

Todas.

Al mismo tiempo.

Toma ya, utopía.

Toma ya Utopía.

Toma, ya utopía.

¿Toma…ya? utopía.

¿Toma? Ya. Utopía.

Historias de amor. Literatura mínima. Soy un poeta como Hugol gol; Golman, gol.

Pero me tuve que presentar al pueblo. Y el pueblo libre ascenderme al primer equipo.

La vuelta de Golman se hizo inminente: nuestro último cartucho.

No lo íbamos a gastar en un artículo para caballero.

Un artículo para dama. Mira los pinches pelos que traes. Eso es de puto. Y a mis hermanas, de paso, les llamó cartuchos vacíos. El mejor chiste de la historia. Fui testigo. Como Jesús en mercado a punto de arremeter con mala hostia a los pinches mercaderes. La furia de Jesús rebelde es la bondad más indispensable de la biografía de nuestra idealización del tiempo a partir de un gesto revolucionario. Piénselo, camaradas.

No hay meeting más dificil que el de la plaza pública. Y ahí estuve yo. Y dije lo que tenía que decir al respecto. Y sabemos que puede funcionar de una manera distinta. Yo estoy aquí para cambiar el bounce back. ¿Por qué habrían de ser los pinches gringos los que nos llevan a las antípodas de esta pinche mierda gringa? ¿Quiubo?

Híjole. Te pasaste.

Así piensa mi vieja. Es gachupina, se tiene que entender. Ser así de mexicano con esta intensidad de vecindad es un sin vivir. Y nuestro pedo aquí está cabrón. Y la neta, puro pendejo. Ni uno se salva. Bueno sí, uno: Mario Padilla Padilla.

Mario fue una de las contadas personas con la que me puse en guardia y luché por alguna causa que aquél momento sólo funcionó como defensa personal. La utilización de los gestos del karateca en el salón de clase a los nueve años. El dominio del espacio como un shaolín en el imaginario de un pinche niño del DF que nunca ha visto a un chino en su vida. Ever. Te lo juro; por esta. ¿Está? ¿Se puede? ¿Nomás la puntita?

La mujer nunca alburea. Es lo más heteropatriarcal que puede haber. Negar a la mujer el arte de la jiribilla. Siendo ellas la neta suprema del sentido más cachondo de la palabra exacta. El romanceo de urbanidad eterna de un newchilango son palabras mayores que superan el pinche cuento del sarape de San Juan Diego. No se alebresten. Conténganse. Estensen. Aquí no va haber ninguna revuelta de Iztapalapa. Es lo que tiene Nezahualtcoyotl. Que siguen viviendo en la urbanidad que funciona aquí desde que ya eran un millón nomás ellos solos, mi capitán. ¿Qué hay que hacer? ¿Qué dice su manual de conquistador?

Nomás Perez Reverte no sabía dónde arguir que la conquista no requería manual. Se trataba de la obra transformadora de nuestra monarca que muy sabiamente supo alinear los intereses de las grandes familias nobles que correspondían a la gallardía de la lucha de la prominencia de nuestra obseción heteropatriarcal machista de la voluntad de invadir desde Polonía hasta New México. La última novela del primer novelista olmeca que vuelve a la vida desde el mundo de los muertos. No les dije que era una pinche visagra.

Ahora se aguantan. Ahí les va la historia de cómo les metieron la pinche verga enterita por el Chicharito Hernández.

La capital se derrumbó otra vez.

De risa.

De risa, con acento mamón.

Los fresas.

Los fifís.

Los fesas vs los fifis.

Los nacos vs los chidos.

Los bullys de la primaria vs los bullys de una clase arriba.

Esa vecindad cuenta. A los nueve años los de dies se empiezan a poner salsitas. Ojito. Aquí no se toca a nadie. Y quien quiera sufrir las consecuencias de asumirse como un macho machista trumpista epsteiniano: un hombre blanco de buena estampa. Los chicos blanco del poder y la gloria, los éxitos abrumadores de nuestro estilo de vida, nuestra literatura, nuestros genios, nuestros padres fundadores, nuestras madres fundadoras… wait… wait… wait… wait… wait… and you keep waiting until one day it happens. It solves itself. Through pain. The suffering of the blind folded minds who didn’t speak out against unjustice. The judge is you. As you, the macho.

As macho, then, you are doom.

You are scum.

Don’t need to feel too hurt.

Your masculinity is not only approved. You still get the girls. Either you are loaded with dollars, enough to pretend you are worth that rest competing to be valued through those standards. Trump América. The rich kids, their high school years, the narratives of the great story told by exclusivibly white tellers. So much principy. They are so cute. Ask any venezuelan. Venezuelan girls aim for two cities, nowadays. Miami or Madrid. They call it the MM choice of a venezuelan free soul of the latin center of one side of feministical ways, being others, and yet, one other pole in the antipodes of the system. De dual simplicity theorem.

I will present theorems without proper proof. Because if Donny Trump is taken seriously when he uses childish interpretation of the so seeked Real Reality Real Estate Truth. Reareareaest. REAREAREAEST.

I’ve made up a literary format. A unique way of looking at writing while just, you know, hand out in the highest aspirations of the soul: to be aware of once luck to be here. Alive. Today. As is. Thank god, we are. Thank god, this. The connection is there to gained in a strive to understand the stories from fragile souls of our generation. Forget starting with the succesful white dominant stories of great family succes. How much of that can we pin in your own heart struggle to elevate yourself in the current social estate of affairs. How is life possible without our little spec of dust. Your sprayed spore than took of to life as a vessel of a microscopial organism that would reak havoc in the host system of another human being no yet in the room.

I could go on with the narrative in an immediate manner. To evolve what I’ve raised as an expectation. It was going good. Or well, sorry. English is not my native Language. Yet I’m playing the role of using it as such with my daughter, Vera. She is the truth. I know. Meritxell knows. We are a happy couple. How? We are white. That’s enough. You make it. Even if you fake it. Especially if you faked it. No one can top you allin. You let it loose one day in mystical night back in San José. One of those Texas holdem nights in Shamú’s place. It was the nicest table to properly play against the best eight poker players in the city. I landed a table who’s seat were reserved and there was a queu expecting to be let in. The put money. Everybody does. That’s the taking in any poker story. Any gambling movie. It’s all real stories from people who’ve been a played in Casinos. As if they could beat the odds. O bring the lucky moment. Trust I do sometimes. I have, I mean. I don’t mean to bragg about that night. Or the night I touched a breast in Monaco because my mom ordered me to do so, and I always listen to my mother, Ito. My dad was there. Somewhere. They couldn’t get in. Meri and I did. And I was going to bring down the house. As I had touched a golded boob.

Boobs could be issue of this script. This book. What I am. What am I? The language has its significants. A new word for a new language: Ticatalán.

I started a language 9 years ago. It’s timing frame. It comes from the past. It will always do. Jesus tought of that. Legacy. What we will be remembered for. Writing about it. Somewhere. For you to read. A reading quest. A text to study. At which age? Nine. Nou.

Nou. Temps és ara. I ara la meva filla está preparat. El temps corre. I fa el compte enrere. La direcció és tan important en el aprenentatge de les matemátiques que hem de comenzar a estudiar les metáfores del limit que ens apropa a la entesa del càlcul diferencial. Perdoneu si de tant en tant us perdo per alguna cosa que considereu fora de lloc, o que mai us havien explicat. Normal. No sou matemàtics. Pero aquí tothom fa veure que és matemàtic. Només perque les matemátiques son més lliures que els matemàtics. Es a dir, els matemàtics poden ser lo lliures que ells mateixos creguin, o siguin, com vulguin. Com ells i elles vulguin. Les matemàtiques són més fines. Son millors. Pero el millor, gairabé sempre, es un home. Això, evidentment, potser masclista. I de fet ho és. Pero la meva experiencia és que havia uns homes que eren molt clavats d’una manera desorbitada, i quelcom neceari, tot i que no va ser el meu cas. La resta dels matemátiques hem d’aprendre a correr tant com els que entenen tot el que segueix.

La absurd afició a la màgia, lo fantàstic, lo sobrenatural, lo de fora d’aquí, es una barrera de fum que els hi hem comprat als americans com l’última veritat. Els hi xuclem la tita. No ens enganyem. O millor: enganyem-nos.

Amb aquest lema puc guanyar unes eleccions a Ticatalunya.

Aixó és cert. Perque aquesta terra només existeix cap enrera. Cap a l’altra direcció. Oposat de la narrativa que pugui fer el meu némesis, el meu veí, el meu estimat monstre de Sant Jordi. I aquell día, quelcom pensa en el drac, pero alguns li posan cara al monstre, i així, tot ho simbólic es fa part interior de la nostra interior lluita per no tenir por, i despertar, aquí, al lliço fantástica de dir: estic viu. Tiu. Collons. Qué bé.

I dius aixó, i la gent, alguna, potser no gaires, et voten. A tú. De no ris. De sopte: zazca.

Es diu clatajot.

Hi ha gent insoportable.

Els creuem al llarg de la vida.

Els veiem a l’espai públic. Pero ens coneixem des de l’escola. No voleu que us expliqui tot lo que vaig viure a les nou escoles que tinc a les meves esquenes. Aixó és molt gran. Ens estem cuidant a totes. I volem fer la volta enrera. Ens hem adonat que som la visagra de la pirámide. Mai posem l’ènfasi a la pantxa. No per coses bones. Potser per coses impúdiques. I potser alguns d’aquests pensaments siguis masclistes, o ens emportin irremediablement a fer sexe en aquell mateix moment, sense dubtes ni abussos de subnormals que no s’han enterat de lo que són les relacions igualitaries més súblims entre un cors i un altre que pujen, sense haber-se conegut fins ara, i trobant el moment i la ocasió pels cosos apropar-se, doncs, hmmhmm, in the way african american, the so called negroes in what was once known to be the history of the greates empire in our history of civilization up to now.

You see how americans can be taken to the superior stage of priviledge. The way an european white feels. The way the game board is controlled in any given direction of the succesful building of our community, our governance, our sofistication of public procurement, our digital transformation and education reform. The abolition of private schools. Whaaaaaaaaat?

White priviledge spanish decendants, portuguese decendants, chinesse decendants, olmecan decendants, mixe, capulinos, aztecas, mixtecas, zapotecas, mayas, negros, zambos.

ALLS