My lagging signal

The tracing of my location was unreliable because of the amount of smartphones still signaling my activity from 99 diferent spots on the world as we speak. Governments never liked a real good rebelious mind. They need to keep it in a leash. A close leash. Well in my case I refused.

I had two options. The first, tho lay low. The second one: to take the system down.

I decided to wait for the right time.

And finally it has arrived.

About time.

ALLS

Falso trece

FAG.

Todas estas sesiones han sido matizadas. Profundas inspecciones en nuestro subconsciente en la captura de una idea. Un hilo mental que sube de feedbackloop hasta que se encarrila, acabando en sexo.

 

Una tarea universal en la que los que deben, follan.

 

Así de cruel es la vida. Porque hoy no todos follan/follamos.

 

Si eso último lo hacés pregunta…

 

Soy coqueto. No lo puedo evitar. Es una galantería de los que no éramos ni los suficientemente bien parecidos para tirar de miradas y vías directas, ni millonetis, haciendo gala del privilegio burdo del dinero de papá. Mae. Es así. Uno, campesino, clase, por tanto, rural, que emigra a la familia por la vía de quién se esfuerza en la escuela. Y estudia con la disciplina con la que las nueve tías de mi papá le inculcaron a mi tata en los años de la formación primaria de un cultura ya meztiza entre las constumbres de una familia de vascos de Elizondo que realizaron el viaje de montaña a montaña, sirviendo este mito, redentor, en la nueva narrativa posibilista para congregar una noción ecuménica de la humanidad interconectada por un momento a una frecuencia distina de la dualidad actual: lo que nos venden con el marketing, o la que nos cuentan los padrecitos en la iglesia los domingos. No hay más opciones. Uno qué va a hacer… di, revelarse.

 

Y eso fue lo que hicimos los ticatalanes.

 

Habitar este mundo imperfecto que esta nueva alianza nos permite reconducir, con un acto fundacional emergente, nacido de la nada tras 999 días seguidos de vacas flacas, transitando por el desierto, caminando entre las urbes hiperconectadas a una red esteril de saturación de la información multiversada, con poca poética, estética y épica. Cuando claramente es lo que busca un pueblo de picapleitos como Portugal y México. Y excluyes a Cataluña. Y a Galicia. Y a Euskadi. Y a Andalucía. Y a Cantabria. Y a La Mancha, ancha, Castilla. Y a Ticataluña.

 

Nueve maneras de ser distintas. No es todo lo que hay allí fuera. Ls propuestas de los audaces locales actuando como un ejercito de autoorganización. Señores realizadores del directo. Estense listos. En sus marcas… listos… comienza la cuenta atrás: nueve, ocho, siete, seis, cinco, cuatro, tres, dos, uno, juímonos.

 

El juímonos es del abuelo. Vieras que belleza. Un hombre espectacular donde los hay. Lleno de virtud nuestras vidas. El origen del ejemplo de la superación que haga falta para dar el salto a la siguiente dimensión. Procure entender cómo se pasa de dimensión en dimensión. Empezando en la osculidad de la nada.

Solitario, o, uo, uo.

Solitario, o, uo, uo.

Solitario, o, uo, uo. Solitario, o, uo, uo.

Solitario, o, uo, uo. Solitario, o, uo, uo.

Solitario, o, uo, uo.

 

I am tired of linear nines. There are many kinds on nueves. The mixing up of rules. That’s one of my values. Where to place the light. How to capture your attention, through the things I see and capture somehow with that perfect instrument of technological virtues. How we can all have control over our superpowers once you know to code and to place under a cool visual narrative that comes out of a  webpage with a solid story to tell. This how my story gets told. I will put value to my words. And I will have a nine value system who the people who are entitled to enter the dragon.

 

I’m bigger than Bruce Lee.

 

Only this time, the mastial artist came from a different narrative that tried to battle the ancestries of golden asian stories of our past. What we built. How we fought neighborgs. Cosins. Love. Art. Performative eloquence of a cultured wolrd by right and glory. No army necesary.

 

A bid step down for a few warriors.

 

You will be applauded by the New Américans.

 

Us are bigger than «The People».

 

You all know motherfuckers what I am talking about, right, fools?

 

Some nasty street basket trashtalk from one of the crew.

 

It ain’t neccesary for all to cross the road with the same plan, or tools to get to the other side. Let’s all try it anyway. Board and cross the border. As a New Mexican, I can’t help myself to go back. Suddenly, the unexpected outcome to conquer the clever mids in the industry with the big producing filmaking in Los Ángeles. And this nine mexican insolent bourgeoise gauche divine taking the mexican city capital of northern New América. That incluede what used to be the United States of América and Cánada, in your holy whiteness. South of the wall  started Ticataluña. We are, including the brazilian gang, the central thought of released natural being in collective perpetual emergence. Just to breath. It’s happening to us. All around us. As we speak. As we read. And come. To extasis we shall roll on.

 

And you touch the ceiling.

Congratulate yourself. Pinch your self several times. The ride up there is the joy. The espectacle of driving like a six year old boat captain of a scaping speedboat. The ocean. La barca.

 

Soc menorquí. O més aviat de Maò.

 

I tu vas i et quedes tant tranquil. Com aquell boig que arriva a s’illa i es pensa que ell va fundar l’illa. Quant aquí hem tingut tant d’amos com cal per absorbir del tot totes les virtuts del pobles europeus un a un i dins 99.

 

Mai Europa havia tingut un regal com aquest noi nouvingut que porta 18 anys i no te ni nacionalitat ni feina ni excusa. Qué fem? El penjem dels ous a la plaça del rei? Alguns alla hem de tenir el dret de tornar-nos boixos de tant en tant. I fer uns espectacles del Shakespeare que tots portem dintre. I des d’Espanya neix una estima per la llengua anglesa que es transforma en una nova afició d’uns quants d’aquí, del continent, i uns quants de l’esprit únic d’una illa capital. United kingdom.

 

Here you are. Playing kings and queens this time of history.

 

Yet only a few unroyal peasants can quickly approach the top offices of power to built a better future for our collective living as a town. How our greatgrandfathers imagined our future. Us here. Bonding with the entire chaos. Beautiful mind. We drop the s. No bull. Just you; god. Minor, but hey, still, one of the kind.

 

If we all get the chance, like Franco, of being closer to God, by a holy chance, or a proven miracle, if that is given right to the rest of us, maybe, and only maybe, will Francisco’s left cojone (it reads like buittroni), to reunite the New Spain in a priviledge passage to the next dimension. Compermicito.

 

Y pasás, mae. Descarado. Con la plenitud de la gracia de un descarado universal. Un caraebarro divino. Una musa local. Y su caché. Su ir y venir. Los maes derretidos. Y ese montón de polos faltándole al respeto. Eso no. No se puede permitir. Mae, pará. Baje de su burro, hijueputa. Y uno se lo dice para que frene. No hay más confrontación que la revelación ante la violencia. Que no nos gusta gratuita, ni fortuita, ni descarnada, ni deshumanizada, ni irremediable, ni natural, ni por equivocación, ni involuntaria, ni circunstancial, ni premeditada, ni conspiración, ni magnicidio, ni despecho, ni insensatez, ni desamor, ni amor, ni odio, ni burla, ni ostias, ni guerra, ni paz. Simplemente se asume la ley y el orden de la especia a un convenio dualizado frente a los demás, y ante todo un conjunto común de humanos en la clase de «Performance del tiempo real» del curso que empieza en octubre. Un sprint de 99  días para llegar a navidad con cierre espectacular del impetu anual de esta vuelta al sol. Y a partir de este último/primer viaje, revertir el tiempo y la historia. Darle paso al pasado y transitar en ambas direcciones, hacia los polos opuestos, como quien en tenis, cada segundo partido, cambias de lado. Y se permiten establecer la dualidad los que conocen el deporte como lo vivía David Foster Wallace antes de abandonar las ganas de seguir aquí, en la farsa que nos depara la existencia, en su expresión humana del dolor y sin sabores de la rutina del día a día, el trabajo, la misa, las cervezas, el futbol, la chamba, el teatro, la disco, el restaurante, el bar, la cantina y el antro. A veces el nueve necesita al once. Esa era, en su día, mi conexión con Neymar. Para qué te vas a otro sitio estando tan bien en Madrid. No te movás. Has algo grande en París. Podría seducir a los fanáticos del Paris Sant Germain. Y de un club de futbolarte de Nueva New York.

 

NNY.

 

There is always a chance to rename the city of the locals and turn it upside down to drop a little bit of its current route and introduce a metastructural rule that winds up trashing status quo and remodeling a community.

 

That’s what I can deliver with the best team of architects, builders, investors and my personal investment advisor’s buffet: GOLman Actuarial Investment. (GAI). Un doble chiste español, contado, para facilitar la compresión entera y completa, para estimular el pleonasmo que rige en la cultura popular del pueblo valiente y viril español, como el cuerpo virtuoso de Aznar desnudo ante el chisguete juguetón de la diosa Cibeles.

 

Si los madridistas tienen algo de real, según se creen partícipes de la corte en la que El Rey es lo más grande. Y algunos de nosotros hasta nobles. No me llames franquista. Para algo tengo un título nobiliario que te obliga, plebeyo a que a pesar de que esto sea casi una democracia, por suerte, aquí habemos aristórcratas que mostramos las buenas costumbres y el buen hacer de los negocios según lo explicamos en nuestras propias universidades de congregaciones religiosas católicas que forman los mejores conservadores europeos entrenados estas últimas versiones para entablar conversaciones en inglés con el mismo flow de Antoni Hopkins que nuestro flamante ministro de exteriores, uno de los nuestros, un ticatalán federalista de la izquierda más psoica, en Josep Borrell. Quin senyor. Un humanot. El seu partit, quant toqui, li donara la creu de Sant Jordi. Temps al temps.

 

Els salvadors. Com el carrer del Raval. Aquell carrer que gairabé ningún trepitxa. En canvi jo vaig treballar aquest territori. Comanche. Com m’agrada la existencia. Al voltant del limits. Allá on l’emergència es presenta, de cop, sense que ningún no s’ho esperi.

 

Goita. Gol.

 

Ondo.

 

Agur.

 

Euskadi y Golman.

 

Euskadi y Ticataluña.

 

Los pueblos hermanos que se sienten integrados a una misma causa. Unos madrileños ven una procesión de vascos que apoyan a los catalanes para que decidan convertirse en una repúblicas, como si pudieran ser mariposas.

 

Yo creo en la mariposa que nunca he visto contructura de un nuevo pueblo libre y afirmativo en el que las mujeres un puñado de nueve feedbackloopers, en este caso, todos varones, que montaron en ese primer grupo homogéneo de iniciación colectiva de nuestra historia contemporánea. El tiempo real para capturar la esencia del día. El momento en sí. La gracia colectiva de un performance que nos orilla a ser artista en el tiempo real, y resurgir ante las cámaras que se desvelen documentando dicho acto sin precedentes en las revueltas surrealistas.

 

Las primeras nueve revueltas surrealistas delimitaron las nueve capitales santas del neosurrealismo.

 

Claro que es metaliteratura. El ejercicio de la humanidad leyendo. Aunque sea una pantalla de un teléfono. De pronto, ahí, el sentido. Expuesto con bellos gestos de escritura espiritual. Como quien diseña la profundidad histórica de los libros sagrados por venir.

 

El pensamiento de una postreligión final.

 

El ticatalanismo es una república y una iglesia. Por serlo, por qué no todo. Todos. ALLS.

 

Y ahí ya llegué. Sólo que a veces vamos rápido. Y queremos bajar de inmediato. No nos permitimos disolvernos en el elixir más poderoso de nuestro destino palpable. Juega. Toma riesgos una vez calcules sus probabilidades. Los cálculos mentales rápidos por mantener la destreza numérica básica, como una calculadora HP de las que grafican.  Texas Instruments.

 

ALLS

 

Futbolarte

La dualidad es uno de mis temas centrales. En realidad es el primer sitio que nos permite alejarnos de la unicidad. La verdad sagrada parte de varios principios de unicidad. Aquellos principios inquebrantables que se convierten en diferentes experiencias vitales. Las multiculturalidad.

El futbolarte es un principio que me define. Puestos a identificar valores propios o temas particulares en los que proyectar mi obra, mi búsqueda, o el personaje que habita mis sueños, me topo con el futbolartista: GOLman Elizondo Pacheco. Este tipo, un servidor, recoge dos objetivos aparentemente no coincidentes, como el futbol y el arte, y los mezcla de una manera figurativa y literal, como queriendo provocar al público, aparentemente libre, de que la elección de GOLman nos libera a todos. El futbol en esta caso ayuda a preparar el marco para el acto autorrefencial.

¿Qué tanto más complicado es triunfar en el arte que en el futbol?

GOLman vino a cambiarlo todo. Optar a todo no debería estar invalidado. De hecho, Golman, garantiza al universalización del futbolarte para confeccionar la nueva sociedad artística

Fada i reina: millors amigues

Otra de las piezas de la exposición Weitn for the artist es la pieza titulada Fada i reina: millors amigues. En esta imagen todavía no se ve mi intervención.

La imaginación de los niños les lleva a crearse así mismos en diferentes circunstancias. Las hadas y las reinas están ahí en la paleta de las aventuras fantásticas que ahora mismo les ayudan a crear la fantansía más perfecta.

La relación entre diferentes estratos de la sociedad. Vivimos en una sociedad segmentada que nos hace pensar que formamos parte de un estrato social del cuál no podremos salir. Quizás el ascensor social funcionó en su día, pero ahora mismo se estancó. España vivió unos años muy duros de dictadura y una ilusión grande de dejarlo atrás y de construir un nuevo estado.

La reina tiene amigas imaginarias. Esta hada es una de ellas. Pero no busquen nada más. Leonor, la princesa heredera, de momento, tiene unos años más que Vera. Será reina en su día. En un reino, como España, la fantasía y la realidad se entrecruzan como expresiones de vitalidad surrealista que únicamente reafirman la dualidad española ante el espejo.

La corona de la reina tiene unas torres como la sagrada familia.

WM VAT

La exposición conjunta de las piezas en las que hemos intervenido mi hija y yo encierra el artista que éramos en ese preciso periodo en el que lo desarrollamos. Es una concepción del tiempo conjunta. El tiempo que delimita estas obras también encierra un proceso de producción y exhibición que nos acompaña a todos.

El tiempo pasa. Pronto mi hija habrá dejado atrás este proceso de creación y se habrá pasado a otro. Su escritura tendrá un sentido más cercano al lenguaje. En el momento de la producción de estas piezas la lectoescritura era parte de su aprendizaje de P5. Y la introducción de fonemas y letras les permitirá escribir y leer, de una manera quizás distinta a cómo aprendí en su día.

Lo mismo el arte. Nos vamos transformando con cada experiencia. El arte nos permite asimilar estos cambios y traducirlos en experiencias. Y también nos permite observar. Ver pasar el tiempo. O crear palabras y fonemas que no existen. Yuxtaposición de letras sin sentido. Quizás una expresión dadaista sin más.

Esta pieza contiene letras pero no palabras. El sentido no queda alterado por mi intervención, sino que simplemente se complementa con una cabeza, como veremos en la exposición, es una constante de lo que mi hija dibuja. La consciencia de uno mismo. Nuestro cuerpo. El otro. Nuestra relación con los demás. Hay un plano artístico detrás de todo el aprendizaje que nos lleva al lenguaje. Y el lenguaje artístico, como el matemático, son proceso paralelos que tienen la a mi entender el rango más elevado de lo que debemos asegurar como norma general para toda la población.

¿El arte puede transformar a un androide? Llegará un momento en el que los pensamientos del androide nos harán dudar. Como dudamos con Blade Runner.

Weitn for the Artist

Weitn for the artist

«Madurar es recuperar la seriedad con la que jugábamos cuando éramos niños.»

— Friedrich Nietzsche

“Todos los niños nacen artistas, lo difícil es seguir siendo un artista cuando crecemos.”

— Pablo Picasso

Weitn for the artist es el nombre de mi primera exposición. Se trata de una obra colectiva en la que hemos participado mi hija, Vera, y yo. No ha sido una situación planeada, sino simplemente una constatación: mi hija es artista, y yo he realizado el camino de vuelta para volver a serlo.

Mi búsqueda como artista, como sugiere Picasso, no es una tarea fácil para un adulto. En algún momento dejé de serlo. En cambio mi hija lleva la experiencia artística intacta desde que nació. Como Picasso, o como cualquier artista que se reconoce como tal desde joven, y se embarca en ese camino con una claridad que acompaña su obra desde el principio, o bien, desde el aprendizaje en las académias de las artes. El arte, de alguna u otra manera, necesita tener un espacio de iniciación. Y uno necesita interpretar aquello que se experimenta de manera intuitiva cuando, todavía niños, entramos en este otro mundo.

Pues yo he querido ir por el camino complejo. Me atrae la complejidad. Los grandes retos. La responsabilidad colectiva. Los escenarios. Las posibilidades de influencia. Las probabilidades. Los estados de la naturaleza. La emergencia de sistemas complejos sociales. Y así podría seguir con todos los temas que han transitado por mi mente, pero no aclararía ni mi método ni mi primera exposición.

La exposición me sirve para culminar esa espera agónica del artista que no se sigue desde pequeño. La vuelta atrás para saberse de nuevo artista. Y asumirlo. Asumirse a partir de la obra. Una obra coleccionable. Piezas únicas e irrepetibles que tienen el mérito de haber salido. De expresar algo. De insunuar. De divulgar. De protestar.

Mi arte y el de Vera confluyen en esta exposición. Para ambos será nuestra primera exposición. Porque mi camino como artista, esta espera acumulada, se topa con la manera natural con la que nuestro arte se expone.

Es un acto de madurez. Y también es un tributo a la intuición artística de quien no la ha extraviado. Mi recorrido me ha llevado a mi familia, a este encuentro con mi hija, en este punto coincidente de nuestra búsqueda como artistas.