Soy un tipo cualquiera

Quizás no es la mejor frase con la que presentar tu candidatura. A nada. A nadie. Pero quizás la honestidad de sabernos más bien poca cosa sea la manera correcta de conectar con las personas que continuamente creemos poco de nosotros mismos. Somos la mano que serrucha nuestro suelo.

Esa es una imagen y una metáfora a la vez. Podría ser expresada como un pieza audiovisual. Y tentada con los sonidos más transdeotrapartealaquenuncahemosestadoanteshastahoy. Pero en plan hashtag. Otro desatino del candidato. Pero el equipo trabaja con lo que el tipo que asume el riesgo máximo: la exposición pública total. ¿A cambio de qué? Tengo un plan.

En dos párrafos puede venderme, al menos, al Tico Commons.

Con su apoyo me basta.

Yastas.

Órale.

Vente.

Mix of colors vs black/white show.

African Américans feel like they’ve outlived a nightmare, went, or rather taken to what the white Lords call América, and now we do too. We are slaveowners of our brothers. How do you feel.

The black struggle is our brown struggle. Only we have other compulsory history to learn from our master’s perspectives. We’ve read the manuals. We aknowledge our history as a whole, as you white should too. With all intensities. If you you hadn’t reckoned we are all being tested. This story is bigger than the dreams of them men on the Bible. Think, New América, in your libra balance of your religion belief as ruling axis vs the citizenship my great estate allows me to signify by giving me rights and responsibilities. The rest is up to you. To live. The live you are capable of. Stop trying to judge other people. Trouble for he complement of your deficiencies. Shit up and read the text. A director Harvey Weistein would like to hired to try to «score» with the actresses in HIS FILM Hetereopatriarchy absis.

ABCIIS

Eybicis.

ABCs.

Américans need nine explanations. New américans una.

Imagine those dickheads who never learn TICATALÁN.

There is literature in futbolart; especially in mine.

I heard there was a job oppening.

This is my candidacy to cope the attention of 999999 free souls searching for significance today: in dahouse.

INDAHOUSECLB

Now here’s a brand.

I make it happen in any of the nine markets. They bore me the same. So I got myself my own device. My own narrative. And forgive my style, as I am free. And aware of everything, of everyone. You will not have as a fool. Forgive me again if my voice is spiking un the trail that ascends me into my holy mountain: Carmelo. I am just another profet. Please don’t take me seriously.

A false excuse is always helpful to have acquired. If your brain doesn’t allow you to disguise your priviledge and the simplicity of the succes story that you pretend to the representative of: capitalism’s succes cases. A show that airs every Tuesday. To show some respect for the major days of the week: already populated with the big marketing procurers of the market. We feel a beat from that path. Respect.

I am not angry at anybody.

I am sorry to insist on the fact: I’m free.

Negro community could split up in two: ofended or chilled.

A!B Golman tests.

Actuarialart > Mathmatics

I invented I was good at one of those.

I made up an alternative reality.

To cheat the test.

To be painfully falling into my own trap.

To describe my peregrinatge to mountain where they would still crucify me.

Execution of a NEW jisus story. I met The jisus. We used to play together. Futbolart.

I made that shit up. All of it. Incomplete pieces of information in stacatto motion to test as composition of some sort of music. The form is king. It’s where it can be significated, therefor holy. A blessing story of a renewed collective happening: a miracle. Statistically proven. As if we are allowed to walk into the room of a NEW game.

The New Model. It’s also in format of a book. You’ll learn to crisp up the crystal roof already. Paternity leaves and all those fight white new spanish candidates present as in current election for the 99 president de la Generalitat. La circunstancialitat del vostre partit me la porta bastant fluja. No disrespect. Des del carinyo. I l’apreci per la nostra llengua comuna: el ticatalà.

Perdoneu si no hi era al debat públic. M’he trovat fent els 40 dies de Jesús en 9 anys despenjat del sistema. I només em va quedar l’opció de tornar. Perque ja havia mort espiritualment. M’havia buidat. Quelcom que no es pot explicar, si més no potser podriem fer servir un Guardiolisme d’aquests quant cita a En Johan.

Johan>Pep

Això és lo primer que un candiat de Barça ha d’explicar per saber si li deixem que sigui ell, el seu pla, el que considerem tots plegats mes adients. Enteneu d’aquest exercisi com un performance d’un, segons ell sempre, futbolartista que fa la barretja, dit així en valencià, i llençar a l’aire el repte més sobrescalfat a l’historia d’una campanya: Qualsevol.

Qualsevol Elizondo, servidor.

Mi padre contestaba así el teléfono: Olman Elizondo, servidor.

Su voz se impregnaba de fuerza que había establecido con la práctica de quién practica la elegancia. Por haberse aprendido bien. En el lecho de un pueblo tan hermoso como San Juan de Naranjo: 9 veces Santiago de Compostela. Y si te sentís ofendidito… y/o ofendidita… cómeme los huevos, Maldini!

L’estil de l’insult del nou president és indispensable. Qué és lo que diu el president quant se caga en sa puta mare. Imagineu al Laporta al límit. Jo ja ho tinc. Voste?

Jo he parlat amb soci del Barça de manera activa. Com un socioleg que ha arrivat al Liceu i ha de fer veure que entenc perfectament tots el moviments que es projecten sobre un niu de somnis de nenes i nens. Això que hi ha al Camp Nou. I les que ens han de venir al 9. I jo sóc el nou. Al camp, primer. Com a opció ofensiva real. No reial. Un nou elegit pel poble en les eleccions més lliures de tota l’histora d’un dels mons mundials dins d’un estat de la natura dels nou que hi haviam d’omplir. Pero… això vindrà al examen?

Sóm humans. Hello.

Bueno… alguns més que altres.

Pero sóm bons quant tenim una mateixa liturgia de comunió universal. Un entreteniment. Un cap d’any. Ja sabem el que fem. El que feu. Ens hem vist a ses cases nostres. Des d’on teletraballem amb el mateix esprit amb el que cadascun s’aguantava el camí cap a la feina al 2001, el primer any que em vaig pujar al mame del esdevenir quelcom esser imperfecte i viu que en sap escoltar al boig estranger que ens ve a parlar amb un altres dimensió. En Maradona va venir i va haver de marxar. Quelcom cosa és culpa nostra. Com si s’emprenya en Messi. Cuñao, qué más da si Messi gana 99 millones más o menos. No es tu boleto ganador de la lotería. El del sueño cumplido de Messi juega en la órbita de lo irreal. Lo que sigue evolucionando en el juego de llegar más alto. Por la cosa en sí de acumular posiciones de dinero que ni él ni nosotros vemos. No existe. El puede hacer más movimientos que vos. Comprar más cosas. Actuar en el crecimiento de su asset managment. La gestión del real life data. A tu favor. Como entidad de negocio. Como si nos tuvieran que capacitar a todos para ser todos los elementos estratégicos de nuestra propia pequeña operación a divulgación cultural de un tiempo nuevo: NEW.

El modelo NEW es mi creación más preciada. Es una perspectiva de sociedad que más que una sociedad, secreta o abierta. Esta, la nuestra: me la pela.

Así tenés que presentarte hoy en este puto escenario de subnormalidad instalada en las canciones que escuchamos para darnos palmaditas en la espalda de porqué lo estamos petando en la escuelita de la vida, mientras mantenemos las buenas costumbres de quién sostiene el trabajo fijo. Y el reto de recuperarlo cuando lo has perdido. Lo que en su día era la vida de quién profesionalmente podía ser un comprador activo de un producto de seguros que genere la suficiente solvencia para mitigar todos los riesgos que pueda cubrir con un seguro. La vida necesita que la gente sienta que sobrevivirá unas circunstancia dura de subsistencia. Y cuando el sistema haya dejado de funcionar, como parece ser que se ha visto titubear, aún y cuando creció en esos 99 ritmos distintos en los últimos 9 años que ya no vale la pena hablar de nada de lo que acontenció antes. A la verga. Tomemos los últimos nueve años como lo que podemos acoplar dentro del rango de explicación temporal de cuándo cambió todo por completo. El capgirament del sistema que sueñan los compañero de la CUP que suceda en nuestras montañas, valles, ríos, playas, bosques, humedales, estaciones, transportes, aeropuertos, estadios, casales, parques, plazas, campos, canchas, terrazas, chiringuitos, garitos, bares, cocktail lounges, discos, swimming poo, hotels, court, street, passeig, rambla, castell, bateries, piràmides, miradors, edificis, àtics, rooftops, al gat.

Me petaron el culo con los bigotes del gato de Botero. Fue el más rudo del barrio cuando tenía tan sólo nueve años y ya jugaba en la mejenga oficial de cada tarde en la Rambla del Raval. Los ticatalanes habían desarrollado una serie de competiciones amateur que se quedaron con el juego en este otro nivel superior: el barrio. La ciudad reconvertida desde la experiencia local de los vecinos de los 9 distritos de su elección. Dos distritos quedan fuera. Al azar. Cada vez. Hasta el próximo cambio de paradigma.

Una sociedad de paradigmas cambiantes. Esa es la clave del nuevo modelo. Es por ello que utilizo la metáfora hasta gastarla y diluirse en el entender de nuestro vibrar colectivo condensado en la pronunciación de una palabracación: ALLS. Los cánticos de ALLS grabado en todas las tonalidades de nuestra maqueta de voces en todo el ordenamiento cantográfico de nuestro tiempo reconstituido. Vámonos ya de este pinche desmadre. Dejen todo tirado. Síganme los buenos.

En principio tienen la apariencia de la fiabilidad. Son de una familia de las nuestras. Una familia con decoro y sofisticación. La herencia del nombre familiar. Por lo que quiera que haya hecho mi padre, mi madre, alguna de mis hermanas, primos, tíos, amigos, allegados, conocidos, seguidores, desconocidos, némesis, indiferentes, indecisos si odiarme o amarme, los seguidores más acérrimos de los pasajes más obtusos del latir católico contemporáneo expuesto así a gritar con todas sus fuerzas los valores que Cristo habría querido que esparciérais por las redes sociales, con las que Jesús estaba completamente enviciado. Como vos.

Jesús, en su parte humana, tiene la obligación de caer lo bajo que caemos todos. ¿O qué Jesús? Nos vas a venir con gilipolleses. Venga hombre. Venga. Que estás en la puta eternidad. Que eres Dios a la Derecha de Papá. Tío, qué más quieres. Se feliz, coño. Todos sufrimos un poco. Cuando pensamos en nuestra mortalidad. En dejar lo que tenemos acá. La familia. Lo que somos. Lo que perciben las marcas para intentar vendernos la utilidad de su producto estrella, el número uno en la lista del presupuesto de marketing que se decidía en colectividad 6.

El mecanimos para evaluar los outputs de la creación colectiva de determinado consorcio de 9 personas.

El ejercicio de mejorar un colectivo.

Lo que la vibra aporta al ambiente impecable de los resultados extraordiarios de un equipo que entrena el cuerpo y la mente para ganar divirtiéndonos en la creación y sublevación contra la defensa del rival. La competición de un deporte es siempre encuadrada en una especie de cara a cara de cantina, en el que se juega al poker abierto y se va apostar lo que cada ronda de de sí para seguir hasta el final. Puro azar programático. Pero si lo quieres experimentar está ahí. Aquí. Entra a ese estado. Hazlo ahora. Tan sólo para tí.

El consell que vull donar a l’afició és que si sóm més que un club fem que qui guany lo construim entre nosaltres. I sí, posem a aquests. Els que s’ho guanying. La directiva coral autoorganitzada. Un especie d’apropiació del model d’autogovern d’aquesta societat nova amb la seva marca més competitiva. Això és lo que representa el club col·lectivament i aquest enfocament queda juny de traduir-se en un impacte integral dins el contexte social que estem patint/vivint totes i tos plegats. I ho hem de dir, un cop més, en una asamble. I que quedi dit el que el que he volgut dir i no el que he dit, que ja se sap que és el vei el que creu que l’alcalde escoll i no pas el veí que fa d’alcalde manant més perque aqui el més tonto fa avions.

Collons.

Cony.

Ticataluña és la suma de dos cultures a les antípodes.

No patiu, ens trobarem totes.

Tots tindrem la representació en la que més ens veiem.

I haurem de cridar fort.

I haurem de parlar amb el mon.

I haurem d’aixecar el cap, demanar perdó, i actuar activament en la noció de la transformació de la nostra sociedad en el seu nivell més global, fins i tot petant tots els escenaris de cataclisme que sóm capaçoss d’asumir. La nostra resilencia en el moment més tecnologic de la nostra historia, amb el repte compartir de capgirar el model deixan’t el passat a banda. Començant de cop. De nou. Amb un agent de canvi diferent. Vingut de fora. Encara nou: nouvingut etern. I revolucionari de bon tros, de foto original del Che Guevara que el meu pare em va portar de Cuba en un viatge que va fer. El meu pare va viatjar per tot el mon. I arreu tenia amics. El mon del meu pare m’obre tots el mons en els que hi puc participar. En el que puc cocrear. Aquesta és la meva intenció. Si anem a representar les eines d’un club que compta amb la marca més potent del món, una mena de startup que reverteix els resultats dels nostros profesionals amb el taratná de qui sóm com a poble, encara que ara, ja transformats, disposats a fer un salt que ho trenca tot. Fins i tot el nostre club. Fins i tot el nostre nom que sap tothom. Seriem capaços de renunciar a una part emblemàtica del club si això supossés el nostre fí de la historia de lo que buscavem com a model impolut de societat més enllà que un club. Quelcom. Fins i tot el honorable germà: Acció Esportiva d’Horta.

Als catalans els hi agradem més els mexicans que sobreexpliquen les coses. Fan pais explicant la cultura amb comentaris sense substancia de gent sense substancia del meu petit pais. I em sento lluny d’aquesta gent. La cultura dels que no ens agraden mai. Aquella gent amb la que no entrem. Els nostres prejudicis em mantenen a dintre de la historia o em trastoca brutalment comparat amb lo que m’havien ensenyat les monjes/els pastors de les escoles conservadores religioses de la nostra capital. Nou models d’ensenyança religiosa. Anem a coneixer les nou congregacions catoliques amb la comunitat més proactiva a la creació del bé comú en temps de transformació, salut i cura mutua. De totes i tots. En un moment de transició a un mon NEW.

Benvinguts.

Si us plau, veniu veniu a l’era GOLman.

Això fa només que començar. He pensat: comença l’any fort. Ves-hi a pel gol.

El meu cap pensa així. Aquest és el meu oferiment de servei public en alló que reconec, humilment, que més puc aportar a la modulació del futbolart que decidim entre totes i tots que represente veritablement quelcom més que quelcom esser més que un club. La pretensió vainilla del FCBarcelona com a representació social de lo que és aquest país, i a l’hora, es NEW mon. Es nostre mon NEW.

99 referencies a NEW.

Links.

Informació que representa una metarealitat. Això ho va canviar tot. La gent no ho sap veure. No del tot. No des de casa seva. Això és part del lloc. L’hem de jugar bé. Ara bé, fem-ho express. Fem-ho avui. Qui ha vist soul? Si avui vas a per totes, aquesta via s’obre fins al 9 d’aquest primer més de l’any per resignificar la narrativa colectiva reconstituida en un brot d’esperança basat en la intervenció de la Verge del Pilar. Un miracle mes. En el nom del pare, del fill, de l’esprit sant i del nou, Golman, enviat just ara a presentar-se a les eleccions al seu cap a un nou procomú: Ticataluña.

El llibre sagrat parla, extensament, de l’experincia emergent del Tico Commons com a moviment en un viatge circular en el temps. No cal que decideixis de quina banda vols començar. L’activació està feta des d’un primer moment en tots dos pols. L’estatus quo sobreviu orgulloç i obstinat. A l’altra banda s’obre un espai d’ordenació en un pol que fuig de l’actualitat que tenim just ara. Marxem cap al limit de les nostres posibilitats. Per anar a buscar l’emergència a la frontera del nostre highest reach. Way up there things look diferent. And the person there embodies the experience of dancing in the dance floor to the beats of a dj who’s soul has been spilled through the air. A forest rave. Com a Llinars.

Hay de fiestas a fiestas. El mundo de las fiestas. El mundo del baile. El mundo del underground. El mundo de los productores. El mundo del entretenimiento. El mundo de la cocaina a diario. El mundo de la noche. El mundo del abismo. El mundo trastocado por la cotidianidad de la sobredosis. Los vicios de los ricos, las clases medias, los pobres y los lumpen. Cuatro niveles de cómo nos drogramos para seguir. Indendientemente de nuestro balance social al volver a casa. Nuestro compromiso social. El ser buena persona que me permite apuntar con mi dedo a los pecadores que promueven el regreso de Satán según las cabezas obstinadas con proteger a las mujeres con una legislación moderna al margen del control político de la poderosa iglesia latinoaméricana en cada una de sus Diócesis, sin importar el cardenal que corona la institució y su progreso como un entramado de un mismo movimiento en manos de nuestros amables hombres buenos, castos y obedientes sufridores de un voto de pobreza, con el júbilo con el que la madre Teresa de Calcutta desvelaba sus mecanismos de violencia para no dejar a las monjitas en la representación de nuestra culpa, nuestra culpa, nuestra gran culpa. La expiación de los católicos. Señores, señoras, déjense ustedes de tanta hostia, tanta hostia. Ustedes lo que tienen que hacer es como los españoles, coño, abrir los ojos. Y ver las cosas como son. Y darse cuenta de la evidencia. Lo que se ha demostrado. Lo que dicen las mujeres. ¿Usted las ha oido? ¿Y a los niños? ¿En su día? ¿Quién más encondió aquello que paso?

Aquello que pasó. Revictimizar a la víctima. Pa que no le falte. La práctica sistemática de los machistas.

El gesto colectivo a pulir. El machismo de nuestra sociedad requeire una reconstrucción de un sustituto suficiente de la moral. Creo, a mi entender, que el futbolarte ya es dicho asunto. Primero porque no es religión, pero casi. Congrega al colectivo. Como antaño la iglesia. El lugar de reunión es importante. Y nuestro quehacer del pueblo se reconfigura en ese espacio. En esa vida. En ese modelo propio de la colonía al que llamaron Nueva España. Se pasa por encima de las virtudes de la Nueva España cuando se cae en la parcial representación de nuestro espíritu de víctima dolida, finalmente abriendo los ojos de los abusos y de la mentira reconstruida en relato de libro de historia, de lo que pasó según nuestra manera más eficiente de colorear la realidad ligeramente a nuestro favor. Siempre habiendo de odiar a alguien. En la crónica del patriotismo que toma los relatos de guerra como el tratamiento actual de nuestro ser-social. La sociedad en sí, más que el individuo-colectivo. Que también. Ser uno. El ser. En sociedad. Toda. Una. Finalmente Grande y una tiene lugar un sentido democrático y no xenofobo y racista, como la organización política en dictadura de uno casi primo hermano de Jesús, poseedor de una cobertura especial ante el Dios Padre Sol, una especie de sombrilla de playa de Lido.

Lo que hay que hacer hay que hacerlo ya. Demos esto por iniciado. Sea este un primer lienzo. Y los multiversos que nos permitamos reconfigurar en el juego nuevo: NEW. y abrimos el melón. Nos consitituimos gobierno. Empleamos el tránsito hacia las antípodas de este inútil y podrido Estatus Quo. ¡A tomar por culo!

Yo elijo.

El último día del 2020

Las borras.

Tus huellas.

Cuando vas a hacer algo perverso necesitas un set de skills: hard y soft.

Aquí, en nuestro taller, las vas a adquirir.

Piénsalo. Invertir en tí te conviene.

¿Cuánta lana estás dispuesto a apostar por tí?

Piénsalo. Es la mejor salida que tenemos.

Nosotros somos el camino.

Como hayamos llegado hasta aquí.

Hasta dar con el nuevo modelo.

Al que llamaremos: NEW.

Nueve enters después, sigues la frase. La historia pues. Soy un contador de cuentos ticatalanes.

Así me las doy.

GOLman

Perdónenme si ahora hablo un poco de mí.

Soy un poco vanidoso. Y pretendo el deseo último al que tenemos derecho. Estar bien, pues. Bien chingón. Como sólo (así con acento, RAE, ¿o qué pedo?) alguien que se ha rifado chingón alguna noche en la que saliste a conquistar el gran otro de la nocturnidad. Los invito a pasar conmigo el próximo NEW año.

El evento NEW.

Es un pedo de pasar de discontinuo a continuo.

Filosofía a la mano, y a su vez, por diseño de su servilleta, meto forzadamente una cápsula de aprendizaje del nuevo modelo de ser. Una lección aprendida. Un proceso de transformación. Un simulacro de persona. La persona que deseamos ser. El rol que reconstituimos en un nuevo modelo. Opciones de la creación. Multiversos ejemplares. En esa otra cantidad de maneras. Las maneras del pasado. Aquella. Grande y una. Que ya no es. Ya no son. Ya salen a flote. Pese a seguir ahí. Omnipresentes. Sin ser ya omnipotentes. Ni inviolables.

Si voy a ser de España, permítanme la libertad que se permite cualquier nouvingut sobre la apropiación de la lengua, que viene un pinche NEW olmeca a la mismisima capital del reino, y supusiéramos que esta NEW nobleza se redifinió a sí misma para, con y dentro de un pueblo NEW, más grande que la suma de nuestras grandezas de España. Tocado directamente por nueve gracias divinas de diferente procedencia, todas ellas sagrados sacramentos de la NEWfe.

Localizada justo en las las antípodas, alla dónde nuestro pasado resentimiento mutuo de animadversión pura, de los unos y los otros (estos los incluyen las), que aquí, cada vez más en plaza pública, describimos sobre (y para con) unos subnormales con los discrepamos a un ratio de 1:99, y a los que adoramos contravenir de todas las maneras posibles. Bienvenidos al debate celestial entre las dos Españas divinas. El ocaso de lo que un día llamamos grande. La España que tuvimos. Las otras Españas. La dualidad inequivoca de nuestro desprecio mutuo. Nuestra sagrada cruz en penitencia flagelante. NEWinstituciones. NEWSI.

La NEWSI acabará teniendo desmedido poder. La creación de un monstruo.

1:99.

Un lait motif ticatalán.

Frases cortas que llenaron las paredes del grafitti de la nueva capital: NEW barcino.

Por un lado nos prostituimos; pero por el otro también.

Los nueve mejores juegos de palabras de mi abuelo.

La herencia de la insolencia del que hace reir de la familia.

Como el abuelo.

Teóricos del humor nomás del caribe.

Como caribe transformado, nos vamos al otro que distribuimos entre este humilde NEW TICO COMMONS, la evolución de esto otro que desde esta honesta y sensual cinturita de nuestro NEW continente: NEW América. Presente: presidente.

Mi nuevo show de presidente de lo que vamos a ser de ahora en adelante se presenta como una lección de oratoria de fin de 2020. Una tarea para el último día. Uno de esos clientes que deben comprar antes de que finalice el año. Pon un anuncio, que tienes nueve cosas que venderles.

Alguien que no tenga regalo de fin de año para regalar. Aquí un repositorio de 99 regalos para que la gente chingona de este NEW pedo le entren con el gusto de la exclusividad de unos cuantos. No son ni todos ni nadie. Es un punto de encuentro colectivo suficiente. Más allá de lo que nos dispusimo en un momento dado a forzarnos a transcurrir. 99 minutos juntas. YA FEMINISTAS.

El feminismo, como ALLS, son sitios de llegada.

Allá se va.

NO SE QUEDE ATRÁS.

VENÍ.

VENGA.

NO TENGA MIEDO.

ESTOS SON LOS NEW VALORES QUE TENEMOS PARA SU SANTIDAD.

Y ACÁ FRANCISCO LEVANTA LA VOZ.

Y HABLA CON JESÚS POR NOSOTROS.

Por que yo su carnal menor, no puedo hablar directamente con él. Tras haber sido Él.

Él.

El título de este cuento.

El título de esta novela.

Era novela y cuento a la vez. Y era esto. Pinche recurso culero de situarte dentro de tu obra. Ya sea con el velo del director. Con el matiz del guionista. O la interpretración del actor. El artista pues. ¿Qué pues no requerimos todas ser artistas? No requerimos ser artífices de nuestra revolución de la reconerversión del sistema del todo. Por completo. Capgirar el toque.

Pam: rolas.

99 rolas.

99 roles.

Hay (los hay pues, para Perez Reverte, Varguitas, la mujer zapatista que le toque hablar por todas, Presidente LÓPEZ. Presentes. Subcomandante Marcos, Golman, Ronald. Oceano Infierno. Gabilondo. Maragall. Robert de Ventós. Los originales habitantes del Palu Robert. La rehabitación de el espacio de la casa como habitatge.

Una peça d’habitatge. D’habitar espais NEW.

El meu projecte urbá-social. El uber de les noves societats reconstituides en un nivell més elevat del nostre potencial reconciliador a plé rendiment. El moviment que pretendiem fer quant a fora d’aquí veiessin cóm sóm capaços i capaces de dur a terme una reconstitució de lo que voliem dir que erem-sóm. Perque som-hi.

Som-hi.

El nom de ça peçe.

Això és per fotrens.

Tant sols una miqueta.

Venvolguts; sóc el vostre president.

Espereu que agafo el mando.

Vosaltros. Voltos. Voltrus. Voltrüs. Völtrös. Vosaltres. Vos particularmente. Y te pasás al castellano como si no tenés la cordua de un español cualquiera en el set de Jamón Jamón. ¿Quién escribe vuestros guiones?

Somos otra cosa. Venimos desde las antípodas. Y nos encontramos por primera vez. ¿Qué coño creéis que os voy a soltar por bonito?

Algo que sólo un español, español, español entienda. Reconvertido del plan nacido en los bosques de la montaña de la nueva capitalidad de la NEW humanidad. New humanity. NEW humanity. Esa es la forma correcta de escribirlo. Habrá penalizaciones millonarias a quién ose no escribirlo como la regla dicta. Con Pérez Reverte de guardian de la puerta. Una especie de cadenero de discotaca cultivado y sagaz para rozarse con los señores de los 99 apellidos primeros. Una especie de clase dinástica local. Una historia de HOLA! nunca contada antes. El valor de las 99 familias españolas. Cualesquiera ellas sean. Estas son las mías.

Si me queréis iros.

Pero dicho con la frase exacta como lo dijo la tonadillera en su día con tantísimo arte. Si me amais veros. Si me queres fueres. Si me adorais daos. Si me idolatráis por cualquier gilipollés no me toqueis los cojones hijos de la gran puta que os reviento.

Eso queda muy feo. Censúrate. GOLman, censúrate. Ahora que has llegado a lo alto de todo. El juego finalmente te da la entrada como un futboartista particular. Abanderado de la revolución última de la historia. Como si lo que hubiera que hacer fuera desvelar las cartas que vamos quemando. Las jugamos ya. En un tablero universal que ya se está moviendo esta dirección. Se trata de un despertar social en toda regla. De seguir otras normas. De darle vuelo alto a nuestra tarea de reconstitución. Vamos a darle a este programa un sentido de explosividad del optimismo del momento en el que reabrimos el grifo. Sociedad sedienta de otro cotexto. Sin temor a los conservadores. Los nunca han sentido el anhelo de cambiar. Aquí os va la mejor propuesta que les hayan hecho nunca en su puta vida. Todo a la verga. A_LA_VER:GA. Se puede escribir así: lo acabo de hacer. Por mis NEW cojones.

You take cojones away from you.

And steal it in front of everyones screens.

The uggly thruth behind our fears.

People complaining how to explain mature feelings to their children by having to answer to Soul’s questions.

Soul’s questions.

My first NEW América sitcom.

A first commercial blast.

A blow off the roof productions film.

The first of its kind.

A new way evere way.

Evere is a new word from the NEW language: ticatalán.

I gave myself some nifty new tools to dominate my privilegde. NEW spain fron NEWELI.

Leave questions in the air.

Tasks we must undergo as NEW systems to reconsider.

Reconsider as a poet’s obssesion.

Same poem 99 times.

The sort of shit that would give enough time to allow completeness to entend into an infinity NEW trend.

We’ll a bit more than what we are told.

I have a NEW learning system.

The system itself considers the possibility of overflowing the ultimate state of joy: absolute consciouness into a NEW time: warrantied. An alternate NEW market. A new beast to balance the schemes of power games within the capitalist framework. How are going to lower the weapons. Let’s pay attention here, war lords. Let’s cut to the chase. We know you deal with weapons to the active local compensated with the two things that move that market: blood thirst money.

Like a game that’s played by some

And then you got labor stories.

There you find completeness of an untold story.

The working class stories from NEWCAR: el Carmelo reconstituido de un vecino escritor de la calle Dante Alighieri. El pinche guey supo que tenía que ser una versión del Cardenal, del grandioso Manolo, el del Sevillano y del Delicias. Un pijoaparte de New América que subió directo a la montaña y se quedó allá meditar 99 días. Al día siguiente bajó por la ladera del monte sagrado de NEWCAR: el glorioso monte carmelo. ÉL monte sagrado de la mitología NEWbarcinoana.

El monte Carmelo es el monte sagrado por estar escondido. Es un monte secreto también. El descontrol de este espacio natural sería una violación para los derechos que tenemos los que habitamos el espacio colectivo de nuestros parques naturales. Mi sesgo conservacionista por venir de una pequeña cultura que entendió (maes síganme un toque y van a ver cómo vamos a ganar el mundial con esta vaina, sea por las circunstancias propias que el guión nos guía para retratar la abundancia del recogijo de nuestro bienestar elevado a la 99 potencia. ¿Viéras?

Y uno se lo imagina. Se lo dejan de tarea. Se los dejo de tarea. Póngase en situación. Ahí les va una publicación. Ahí le van 9. Ahí le van 99. Ahí le van 999. Ahí le van 9999. Ahí le van 99999. Ahí le van 999999. Ahí le van 9999999. Ahí le van 99999999. Ahí le van 999999999.

El posibilismo de la serie del nueve.

La denominada serie sagrada.

El autor decide sobre los determinantes simbólicos de la distopia que se nos ocurre pertienente. En el modelo escolar que para los nueve años te dan a la tarea de definir como mínimo nueve ensayos de dispotias distintas en un plazo holgado de nueve año. Nueve años de aprendizaje de una cuestión que podemos acabar en nueve días. Tener el tiempo suficiente para desplegar nuestro plan. Idearlo de tal manera que transformemos la sociedad que procuramos retratar en una ficción audivisual un poco autoreferente. Desde una perspectiva que no nos podemos permitir no evolucionar a otro pedo por completo.

No es ni mucho menos una artimaña exterior para resquebrajar el pinche desmadrito que se me traen bola de cabrones. No vengo aquí con chingaderas. Nos podemos decir las cosas a la cara. Y aquí, señores, señoras, niñas, niños, los que no se afilian a ninguna de las maneras que hasta ahora les había sido posible definir exactamente quién decidíamos ser una vez tenemos consciencia de la multiplicidad de estados de la naturaleza de los tradicionales, a lo más, dos maneras de ver las cosas. Y encima la obsesión recurrente y crónica de autodestrucción entre vecinos. El odio entre las tribus. Los pleitos de vecindad. El foco de las historias periféricas. Desde aquí les escribe este novel autor, autodenominado futbolartista por el interés de fusionarles. Al futbol y arte. Como si entendiera que es un juego pertinente para poner sobre el NEW tablero del juego social al que aspiror atraeros.

Un tema resuelto de su multiversalidad de disrupciones.

Las reglas de una sistematización desde las bases del pueblo reconvertido: por la idea de un emigrante que se asumió como local para venir desmontar el estatus quo con la versión más surrealista de lo que puedo rescatar de lo vivido aquí mis primeros 20 años de ese milenio. Como si desde los pueblos tempranos de un milenio pudiéramos dejar un mensaje para últimos veinte del fin de lo que será este milenio. Si todas esas generaciones pasaran. Si asumiéramos la elasticidad del tiempo en esas dimensiones. Y nos perdiéramos en ella. Ahogaramos en sus mares nuestros desasosiegos sin sentido. El arte de autoflagelarte y reconstituirte en el arte mismo de ser quien eres, y simplemente estar vivo, leyendo un buen libro, a pesar de la distopia. Siempre presente. La distopia del estatus quo al que ahora llamamos capitalismo de los últimos 200 años, como si nos hubiérmos dado cuenta de lo que se pretendió con aquello en la época en la que nuestros juniors decidieron emprender la faceta psicopática de la conquista de otros pueblos hermanos a los que en nuestra subnormalidad los consideramos con amplio cinismo: inferiores. El corazón henchido de unas 999999 mujeres que se consideran en las antipodas del feminismo porque consideran que es una artimaña bolivariana construida para venir a destruir su mundo de desperate wives de barrio de la clase de abolengo de los Madriles y sus extrarradios amplios como la mancha ancha. Ser capital. Así tal cual. Como es, con su gracia y ritmo julioiglesiano. Con esa sabiduría de Valle Inclán que corre por las venas de los que lo han leído. El resto podrían caer desplomados en un fenómeno paranormal, que no dudaría un alcalde con dos NEW pares de NEW cojones, pedir a un artista menor al que deseaba promocionar a la realización de la película en la que dicho alcalde de la NEW capital de este otro Reino NEWMAD, capital hispana de esta otredad. Cuna de la RAE. Los vargallosistas.

Las filas latinoaméricanas de vargallosistas enlistados para el frente de sus ejercitos infernales, esos aprendices del autor, en su multiversalidad de maneras que sus sagradas palabras nos ha dado pie a criticar. No se crea. Es fuego cruzado de una tendencia de algunos escritorcillos menos de la supuesta quesque izquierda que nos gobierna ahora en la transformación definitiva de lo que cretinos que fuimos en cierta parte de nuestra historia mexicana de éxito. Lo que nos habían vendido que éramos. Y lo que realmente somos. Lo chido de verdad. Lo que nos queda de habernos reconstituido hermandad. En nuestra infancia. En los setentas y los ochentas. Atentos los que allá vivimos. Alivianen sus pedos. Vamos de vuelta a nuestros pecados. Los que ni vemos. La violencia machista de nuestra sociedad así como la vivimos. Y ahora que entendemos que no mames panzón. Nos pasamos de verda. Las vergas por delante. Luego luego el chiste con el chile. El chile fuera. El chile dentro. Pica y pica. Más y más. En plan ¿qué hacés? Qué rico. Buscado con la normalidad con la que nos abrimos de piernas cuando la intención es mutua. La no violencia de la relación consentida. El bienestar de todas las mujeres sexualmente liberadas. De sí mismas. De esta dominación heteropatriarcal que denuncian. Y que implica su vida en sí: sus derechos. Como ante la dramática circunstancialidad de que me suceda a mí, a vos, a tu hija, a tu hermana, a tu amiga, a tu madre, a tu tía, a tu sobrina, a tu mujer, a tí, mujer, a quién esto Dios no quiera.

Una parte de nuestra cultura está constituido por un pilar que consideramos superior desde que ponemos más peso a lo religioso que a lo civil. Lo que tenemos como ciudadanos y lo que tenemos por nuestra afiliación a una creencia es sí. Una comunidad autoconstituida alrededor del funcionamiento de una orden. Una orden como doctrina social. Con nuestros valores y nuestros modelos de emprendimiento, en nuestras sedes del saber. Nuestro saber: en todos los niveles. La doctrina religiosa como parte de lo mismo que asocio con la escuela. Los nuestros. Estar dentro o fuera. No me importa la respuesta. Es parte del dogma: excluir a quien no cree.

Llamarles pecadores.

Apuntarles con el dedo.

Aunque vaya en contra de la metáfora que Jesús les dejó interpretada en el performance qu eacompasó con sus doce colegas masculinos. Y una nena. Magdalena y Jesús en un aire de seducción de mutuo acuerdo. Un evangelio apócrifo escrito por Golman Mohammed relata el elemento sagrado de esa experiencia social a la que ahora entendemos que Jesús también tuvo acceso, y no la patraña moralina que nos traía el último concilio vaticano y sus 9 predecesores. La contienda de la doctrina se puede practicar desde adentro, y eso fue en realidad lo que llevó a Francisco a petarla entre la curia: el entendimiento de la globalidad de la acción de la autocoordinación de los sistemas complejos sociales, más allá de las fronteras de las creencias que nosotros mismos retroalimentamos con nuestra pantomima de relación directa con Jesús, la virgen de la Macarena, bailando la canción, con un purito en la mano de unas hierbas sagradas que el hermano mayor de Jesús trajo y desveló en una anunciación el último día del peor fracaso cósmico de la grandeza omnipoderosa de nuestro patético Dios Padre. Te la mamaste, pa. En serio, esta vez se te fue la cabeza. Humanos culpando a Dios. Con un dedo que le apunta a los ojos. Y los ojos se ven. A sí mismos, y se amenazan de nuevo. Desde la mirda. Desde la fimeza del índice que transporta el lanzamiento de nuestro prejuicio de guerra beligerante. Guerra a guerra sin tregua.

Al que intente.

Anunciar la guerra como acto de paz.

La lógica de nuestra necesidad armada como un doble juego de nuestra doble moral alimentando el fuego de los beneficios sociales del tráfico de armas, las guerras, los holdings participados por industrias de armamento. Esa parte del PIB. El dinero A y B. En grandes números. Y su derrama social. El prejuicio de como terminar con el poder de los que lo ostentan. A qué países hay que irse. A qué nueva historia hay que seguir. Les propongo que a la nuestra. Que a nuestro puto aire. Ahora van a ver lo que el futbolarte puede generar, una vez que hemos vivido el año en el murió Maradona.

Y recordarlo sólo por eso. O por la lucha feminista. Las argentinas que lo llevaron a las cámaras y lo voto un pueblo libre reafirmando el deseo de una ley que nos una. Por haber pasado por ahí. Por el debate público de lo que implica la reconstitución de nuestros cuerpor libres de violencia machista. Los nuestros. El mío el primero. Por mi culpa, por mi culpa, por mi gran culpa. La iglesia católica también es responsable de ese pecado. El solapamiento de la cultura heteropatriarcal está viciada por la doble corresponsabilidad de los hombres frente a las mujeres. De la iglesia sobre las mujeres. Y sobre los niños a escondidas. Vandidos. Papis. Adultos que han visto lo que es vivirlo. Y haber de callarlo. De soportarlo. De no poder acusar a la autoridad en medio de su abuso. El abuso de los abusadores. En qué momento pensaron que ese era el camino. Lo penado. La responsabilidad de la reconfiguración moral de las mente libres de pecado de la comunidad. Los que tiran la primera piedra. A que no hay. Ya nadie queda. Iglesias vacías. España actual. Iglesias. Vacías. Vacía. Una dualidad de dos culturas en las las antipodas que definen muy bien lo Caín y Abel de nuestra españolidad a odio perpetuo.

El odio español.

Español, español, español.

Lo injusto que sería sólo apuntar a una de las subtribus de todo el reino, siendo estas bestias tan salvajes. Salvajadas reales.

Salvajadas reales.

Y mae, qué salvajada.

El nuevo reality tuanis.

Mae, al chile, nosotros ya ganamos. Desde hace pura vida de años que estamos ahí. En un nivel más sublime. En una vara más parecida a la salsa, que a la capacidad de lleguemos al ataque con un poco clase mezcla de nuestra cultura de la creación de juego, lo que hacía Jaffet, o Paté, o como aquél 10 tan fino de la Liga, como se llamaba el mae, me viene Arguedas, pero ese era Osquillar, aquél fulano tico que se casó con una mexicana. La otra historia de nuestra dualidad. Ticatalana.

La dualidad es mi pastor, nada me faltará.

La dualidad es mi pastor, sin piña.

Nueve. Mi uno más ni uno menos. Con un único número resuelvo el dilema matemático planteado. Escojo el nueve. Una vez haga este truco el mago ya no tiene manera de mantener la ilusión frente a una sociedad entera reconstituida: una vez pasada, entera, por el aro de ALLS.

44

Some days you find yourself turning the page. Life is full of days, and that should be enough. We only have a few and we don’t ever listen. Not even to ourselves. Life’s about to end. And still, life is just a walk outside your place, somewhere, where you’ll encounter… life. Other people’s life. Full of circumstances, vices and hopes. Life’s what comes out of todays journey. Wherever we go. However we choose to go about it. Life is beginning new projects, even when it seems out of the norm. Specially then. I never know if specially goes with a letter e at the beginning, or if that’s just me being latino all over again.

What am I supposed to do? Who am I supposed to be? Still no answer. Still wondering about something else rather than what I must. I do this unconciously, or maybe, purposedly. I don’t have an answer for that either. I am more of a question guy, I guess.

I have limited time. Sometimes you have to remind yourself. Sometimes you need to hammer the head that’s avoiding to pay attention to your inner «Pepito Grillo» to come to those senses intended to be your landing spot. Why should I go there? Why should there be a place in which by my own deliverance I shake up the world that surrounds what I am supposed to be at the moment? Why would anyone, including me, care?

I don’t… know. I do care. I think.

Life is but a game. This illusion has been there forever. I might be dying inside, as we all are, and there must be a way to accept to take part in this new thing comming up. Today. I turn the page again around the sun. I’ve turned 44 years old. It’s the 20th birthday I celebrate in Barcelona. This city has evolved into something else. The place is ready to give back 1992 and enter right into the 80’s back again. Bring back the wall as we need this new decade facing backwards inside the room. Who’s in the back of the class? Why are they there? What is it they want? That’s where innovation is taking place within the social disruption scene. And in the front rows might be the scientists. They want change to. They have skills, several degrees, a method and a topic they know all about. In the middle, people caught between the poles of the class. Or the classes going about their own path to fulfillment. They are all in the same room. As we are. We belong to the front of the class as much as to the back of it. Only, as Woody Allen played it early on, he only had a chance to go to the back of the class and choose from the options in that side of the board. Who’s making a living out of their own wit? Artists? People creating new narratives. People pushing the boundaries. The Charlie Chaplins. Cinema is entertaining and feeding people with stories that go out of bounce. The gameplay is being leveled by those outsiders. And we, in the middle, get to watch.

Scientists go about the way they got there: excellence. And studying. And observing. And asking the right questions. And making science. All the time. All the time. Until the impact factor hits the roof. Then they’ve made it. If not before, when they have already stablished a role within a lab. Making a difference from the lab bench. Finding new ways to push through the limits of their own view of the world, through the microcrospe. Through their practice.

We are called to make a stand to risk everything in order to be a part of a bigger process. This insurgency meets the needs of a society that is full of resentment towards the other, and where conspiracies are thrown at each other to debunk the fundamental issues that hold each others arguments. But it’s not like fight. It’s not war. We are taken to scenarios of violence because that’s been the case all over history. It’s the norm in our history, according to our storytellers. And we have found it normal. Customary. Was is just around the corner. Again.

New tensions in the middle east. The old commies vs uncle Sam. Nazis taking over. North Korea pushing the button. Trump playing war games. Drones flying to get you. A bullet your way. Paramilitares taking on environmental activists. Minning, the old fashion way. The land being taken from it’s local communities. Deforestation. Devastation. No jobs. No movement. No social non violent uprising. Who’s next? What’s next? Why now?

It seems like life is taking a spin. Pandemia has shown us a way of coping with our priorities. And somehow, we have all noticed how screwed we are/were. But it’s not on us. We avoid to fall into the place where society is being judged. We are coping with illnesses as we go about a dayly routine back to the old days. The new days have no shape yet. They are only real in our imagination. And sometimes, we forsee a bright and prosperous future. Some others, we are gloomed into despair by the blindness of our own.

How to change ? Why change? Why now? Against who? People are choosing to take sides. And two poles are always there colliding. No atraction/repulsion is taking more than two poles. Unless we create a new electromagnetic field. Complexity then play it’s own balancing game. Structural entrophy. Balance. Stability. Or ultimately, a bomb.

We’ve all taken a blow at the head. Sad news have come our ways as we have experience a new way to be caged. The caged bird still sung. And there, within that unfair imprisonment, freedom was casted with the spirit of heirs of dinosaurs. Not a small heritage on their tiny little shoulders. Sing bird. An eagle’s scream. A dove’s coo. I know why the caged bird sings. Freedom.

Are we there yet, mom?

Rayo y Edgar y la defensa de Montjuïc

Conozco a Rayo desde que tengo siete años, hace unos 35. México 1984. Durante nueve años acudió a mi casa al menos dos días a la semana. Se convirtió en uno más de la familia. La familia creció con los amigos de mis hermanas que por ahí pasaron. Y yo, el menor, tras tres hermanas, me acostumbré a tener amigos mayores. O más bien, de todas las edades.

Si una persona mayor podía ser un buen amigo mío, implica que esa persona supo tender un puente hacia abajo. Con una persona menor. Y el puente nos conectó a ambos. Pero en algún momento, nosotros debemos intentar abrir ese puente generacional de la amistad. Es entonces cuando nos damos cuenta de que no somos simplemente una generación, o una promoción, sino mucho más que eso. Es la primera noción de comunidad, de colectivo, que nos une a varias generaciones dentro de las estructuras noramadas de nuestro entorno: el barrio, la escuela, el edificio, la privada, la ciudad, el país, el continente, el mundo, el planeta, la nave nodriza.

Nos encacillamos rápidamente en el sitio en el que nos dijeron que nos estacionaramos un momento. Alguien con poder nos lo inculcó, y nosotros lo aprendimos. Desaprenderlo sería mucho más complicado. Ese proceso es que nos toca relanzar. Por la virtud de volver hacia atrás. Como si nuestra misión fuera regresar al pasado que ya vivimos. Y libramos.

Imagine la liberación. Estar ya libre de pecado.

Eso lo ofrece el catolicismo. ¿Eso lo ofrece el catolicismo?

Alguien no versado en la lengua ticatalana no entendería la semántica gramaticad de esa dualidad del lenguaje con el que pretendemos comunicar esto, o aquello. Y en ese ritmo está la vaina. Y usted puede leerme. Y comprarme. Yo también estoy a la venta. Ahora. No antes. Este día se va contar hacia atrás. Este es su primer minuto. Son las 00:01. O más bien, bien dicho pues, sería: es la 00:01 minuto. Singular. La singularidad sagrada. El primer minuto del día. No es nada trivial, soplapollas subnormal.

Uno debe saber cuándo decir este insulto en la renovada capital de las nueve ciudades capitales, la mera mera patatera, New Barcino, en su despedida hacia las antípodas de este balón azul que llamamos tierra, y que ocupamos todos, como seres humanos, independientemente de lo que pensemos, podríamos tomar una vía determinada propia que inclusive nos permitiría encumbrarnos en nuestro plan definitivo para destapar el pedo cabrón. Ya, güey. Ya llegamos.

Esta es la cuarta transformación. Estos nueve días seguidos. En buen pedo. En buena vibra hacia el infinito y no tener que decir más allá.

Paaaam, papaaaaaaaaam, paaaam, papaaaaaaaaam.

Let’s talk about world world two. What were you doing when you were wearing makeup as the world was quarrelying the nazis. Think of it. It is the highest you are going to be able to get to: what you see in bastard doing good in an industry where some goons with guns would try to take to you down today.

Persecusion session.

I will get paid 99€ for each of those session.

Because you can buy it here.

It really was meant to be two. As of a second button I call for your easiest guilt: to buy.

So. So you are guilty. You buy. You fall into the marketing marihuano. And you are in there in a world you loath exists. You and them. Your nemesis. You know.

Both sides read the same way. But each undestand their own bias. Antagonists glorious. This kind of literature came in through the wall into our minds and fucks with us everytime in every coitus going on as we tend into a glance of eternity into the other, lover, as thy nakedness opens truly apeling to the grace of each of us, as we are, in front of your nakedness too, with no violence, just us: you and me.

The intimate situation of opening our souls to love. Your body on to another one. Don’t don’t judge. Don’t push it, dude. Seriously, did you undestand what I’ve just told you just know. I want no doubt in your head, you prick. Back the fuck off. What the fuck is in your mind. Priest. Dick. Raper. Macho. Any of the nine types. We are not going to judge every dick ever seen, cause maybe we’ve all been dicks. Some more than others. But you know dicks ever since they start to run shit up against us: the rest. Who the facist in the class. We had this homework in my elementary schooling in Miguel Ángel de Quevedo: Héroes de la Libertad.

Si quieres hablar de libertad ven y consigue tu aval de nuestra educación en seres libres y plenos. En ese estado de gracia en el que superan sus expectativas en un plano secuencia de una película que les hace ver que están sumergidos en un poema épico moderno que nos lleva a estar enjuiciados por el poder de los nuestros maestros del poder: los putos amos. Lo gringos contra sí mismo. La comedia más hilarante desde que el francés aquél lo escribió para la gracia de los que hablan y lo leen en en francés, Marcel Proust. En busca del tiempo perdido. A la sombra de las muchachas en flor. Sexto Piso. Lo sublime lo publican los sublimes. A estos, yo, guardo pleitesía. Somos la tribu. Y esta tribu hace tiempo que piensa lo que opina. Edita libros para abrirnos la puta mente. Pero que leerlos. No basta con comprarlos. Que también. Lo primero.

El marketing ticatalán siempre tuvo un picante distinto que también se podía saborear en los restaurantes del grupo. Mi imperio de restaurantes en los que la experiencia multiversal se paga con la sintonía de este preciso momento de comer, beber, reír a carcajadas de esta programación de los próximos 99 minutos hacia la explonsión mental colecitva de 99 individuos libres, igualitarios, iluminados hasta el saber máximo en el que de pronto todos flotamos como en sitio en Andorra en el que la montaña y unas burbujas me hicieron sentir la noción alerta de estar conectados con la Tierra entera, y nuestro cuerpo, gentil, se ve dignificado hasta la paz a la que aspiramos llegar al menos en este sublime estado de bienestar. Feliz, repirás. Sonreís. Soñás. Volás. Vení. Vení.

Un ticatalán sabe que debe aprender lo otro. Lo que no sabe. Lo que no conoce. Como el caga tió para los ticos. O la salsa para los catalanes.

Un mae como yo ya era algo antes de ser español. Es más. Todavía ni pasaporte tengo. No es una cosa menor. No soy un polizonte. Pero casí. Vengo de abajo. Tan sólo hace unos días dejé de ser inmigrante. Legal. Bueno, legal. Legal legal. ¿Quién es legal? En este país. Vamos a vernos a la cara. ¿Qué tan chido es nuestro pinche puto país? La verga erecta, güey. Y unos güeyes, bien putos, se ven como ofendidos por lo que pudo significar que alguien insinuara que de veritas eras homosexual. Y que sintieras esa noción enferma de atacar. Homofobia mexicana. La que todos tuvimos. En temor que nos da que nos metan la verga por el culo. Ahí está el demonio. Ahí está el demonio. Ahí está el demonio. Ahí está el demonio. Ahí está el demonio. Ahí está el demonio. Ahí está el demonio. Ahí está el demonio. Ahí está el demonio.

Prisionero 7551. Trumbo. Te meten en la cárcel… ¿por qué? Porque quisieron. Porque podían. Cómo desarticular el sistema de quién tiene el control de la fuerza superior. ¿A dónde lleva eso? Los indignados mexicanos del ITAM pensamos que bla bla bla.

Los indignados mexicanos del ITAM pensamos que bla bla blá.

Yo soy actuario del ITAM.

La virgen de Guadalupe, a las 12:00 en punto de día 12/12/12 iluminó a Golman Elizondo Pacheco a que el día 12/12/18 se produjera el resultado final de una idea que tarda ese tiempo en llevarse a cabo. Concluir algo. Saber terminar. Presentar un examen profesional. Y pasar. Con tres actuarios. No hay audio grabado. Ni falta que hace. Traje testigos. Y algunos llegaron. No todos. Se podía ir libremente, pero tampoco se trataba de llenar el Salón de Actos en el que la Dra. Mercedes Gregorio, mi directora de la carrera, una de mis mejores maestras de la carrera, un referente en la actuaría, dos creo, que nos marcó para que la disciplina de lo que debíamos entender luego diera como resultado las primas que tocaba diseñar y esas a con esas casitas, y esos subíndices en todos lados. Como si la actuaría pudiera tener poética. ¿Por qué no? Quién en va ser el guapo, o la guapa, como no, que me va a venir a comer la polla.

Claro, eso queda muy mal. Muy mal, muy mal, Olman. Golman.

Me corrijo todo el tiempo. No se bien quién soy. He dicho que soy muchas cosas. Y quizás ninguna sea. Pero eso he sido. Ya estuvo ahí en varios momentos. No todos matizados en esa plenitud existencial en la que te mueves en ciertos jiribiris de la vida después de la resistencia: la plenitud sagrada de los ticatalanes.

Yo podría ser escritor. Screenwriter. Un escribidor de guiones. 12.000€. You don’t want your name on it. A ghost writer. A speudónimo. Ganster story. It always makes money. I’ve heard this picture. I want to be payed properly for what I do. I want what’s worth in the industry. I write the mother fucking script on nine diferent Olivettis.

Are you kidding me with this? Pay the man. He’s a genious. And you get pay. Dollars on the table. The way America worked in Hollywood. It’s Hollywood I want to go to, you know. I am only a narrator of a movie you’ve never seen. But I’ll make it look like somehting you are used to seeing. Welcome to the neighborhood, traitor. So you are bullied out by your neiborgs who trasppass your property once you come back from jail from an unjust cause. Like if Oriol Junqueres, RAöul Romeva,

Sudenly scripts valued. Consistently pleasing dicks. Stranger in my own house. Every minute I am behind. Like I have to work for someone else. At their pace. As if I have to fullil their dream: money. But we are too getting richer as the industry succeeds. Blacklisted writers. I could be there, you know. This where I am comming from. And I could break bad too if you push me. But let’s take it down, pura vida, solo good.

And you go tropical.

Tropical.

Tropical.

Tropical.

Tropical.

Tropical.

Tropical.

Tropical.

Tropical.

Tropical.

Trombo.

Trombo.

Trombo.

Trombo.

Trombo.

Trombo.

Trombo.

Trombo.

Trombo.

Gallo. Ser Trombo es el papel más fácil que podría habérseme asignado en una ópera moderna. Lo dijo un día, cuenta Silvia. El día que se los conté en el Liceu. Nadie tenía una mejor historia que la mía entre esos cuarenta. Había algunos genios. True. Pero también había gente normal. Y hasta buena gente. Gente brillante. Malos de verdad. Ricas. Viéras, mae. Haber, había hasta norteñas. En México sabemos que las del norte son así, las de capirucha son asado, y las de Sinaloa, de Sinaloa.

Y uno se baja.

Y se aleja.

Se va.

Corro.

Mi primera novela se podría llamar «CORRO». Un chiste local de un genio colombiano más tico que el pavo real del Castillo.

Andrés Cala es un personaje que resonó en todo el país desde el momento aquél en el que el hijueputa puso ese pase filtrado para llegar a meterla de primera, goooooooool.

Mae, meter los goles era mi responsabilidad. Pero asistir también. Igual de importante. Lo relevante es el gol. Por el bien de todos. El equipo manda en la cancha. Por lo tanto lo primero es el sacrificio físico y el estado mental de un sistema con el que sacamos la pelota tocando como sistema, como dictado por un grupo de voceros del Colegio Madrid encargados de evaluar la máxima de unos valores surrealistas por las materias de Buñuel que recibes desde primero de primaria en la cuna del sistema educativo de la República Española que fue deslegítimamente privada de la gestión de la cosa pública que nos ganamos en una elecciones. Democratas, esto lo vemos. ¿No?

Esa fue mi entrada a la sociedad española pública. A toda ella. A todas ellas. Ellas: nueve. Y esas españas son mías. Y suyas. Solas. Propias. Supremas. Divinas. Ningún poeta vino con tanto cariño a querer reflejar una obra que se desvela ante el tratado de un momento en el que tan sólo se pretende suspender en tiempo y espacio para dar vuelco al pasado.

Pisa. Cambio de sentido.

El juego se da la vuelta.

Xavi dando la vuelta.

Inserte aquí el video de Xavi en el medio de un gol que nos llevamos todos a la garganta aquél día. Lo que allá se vivió. Lo que yo ví. Yo soy un simple testigo. Al que le gustaba escribir. En todos lados. En las redes sociales también. Pero no hice bulla. No me quise exponer. Tenía mis razones. Era un inmigrante legal. No es lo suficiente para ser sujeto de ser visto como peligroso: ilegal. En realidad un día lo fui. Como tantos otros turistas. Pero mi operación era la mejor de todas. Fui un conejillo de indias de los altos vuelos de las multinacionales de dos continentes que se hermanaron. Ese fue mi trabajo. Y era bueno en él. Era el puto amo. Porque tenía una manera seria de trabajar. Una manera en la que me imponía lo que un nueve sale a dar los noventa y nueve minutos que presta su cuerpo al juego sagrado. Mae, es el tiempo. Yo no juego en un campo de futbol desde hace nueve años. Porque estaba en esta vara. Y esta vara ahora sí ya está lista. Se va dejar ver en todas sus dimensiones. Una tras otra. Las 99 dimensiones.

Se me fue el pedo. Expandir la vara al infinito. Una historia que no lleve a ninguna parte. Porque ahí se puede perder libre el pensamiento de quien juega con nosotros a seguir ahí presentes. Lectores.

Comprá este libro.

Mi hermanilla Alejandra era de Holanda. El equipo de futbol de hombres de su salón. No sé si no había

Every name. They called me. I ended this. You are going to tell me how I should have handled it. You did it for more. Dead bullshit on your walls. Rebel genious. You live with that, Trombo. This guy is between the ones who would be willing to go to trial and testify against you. Bias fuckers on to you. They are your nemesis, what were they expected to do. Give you in. Like Judas. Like Poncius Pilates. Trombo. Live that life. Go make it happen. Like that. Against those wolves. That’s what New América expect from you. New Order. Starts music.

New Order covers.

Uno. Blue Monday.

Dos. Got confused. Nice Cave has his own rules. Here it is. Order is not important. Is arriving to that hill top.

Tres.

Cuatro.

Cinco.

Seis.

Siete.

Ocho.

Nueve.

Un jefe entra en tu casa. Y te hace una oferta. Si es tan inteligente como su escritura. Ahí le va una propuesta. Alguien que está ahí está hablando de parte del dinero para hacerte una propuesta. La tomas. Pero no les cedes el poder. Quién te hace ser rico marca qué tipo de rico eres. A quíen te debes. El mercado te puede hacer libre y rico. No están peleados. Aqyí la izquierda y la derecha se besan en la boca. Y follan. Así se resuleve españa. Otro polvo.

Un polvo siempre pudo con todo. Ese objeto de consumo. Esa moda. Eso. Hacerlo así. Sin más. Sin épica. Sin la gloria eterna.

You are not doing it right.

You are not doing it ofther enough.

You ain’t getting the whole deal.

Op in.

Oscar. Spartacus. Writer. Interview. Did you write it? The house on american … Thosand hours writen to send a message. That worthless statue is covered with the blood of his friends. Who was Espartacus. For better or worst I am Espartacus. Written by Trombo. Spartacus. Political controversy. The writer’s credit. Dalton Trombo. Your name writen. Not hidden. You are not nobody. We respect your work. We respect your art. We pay the writers what they deserve, once they get to tell such good stories for the big screen in the New Américan postnation.

Kirk Douglas did it for Trombo. He wrote it like that. And because of that he rose from the erased.

Film community. There’s an elephant in the  room. Me. Black list was a time of evil. No one survived. The situation went our of hand. Each one reacted according to their own convictions. A time of fear. Families lost. Desintegrated. Some lost their lives. When you look back upon that dark time it will do you no good to search for heros, there were any. There were only victics. We did not wish to exchange… what I put my family through. It’s not faire. My wife amazes me. What I say here today is not intended  to be hurtful, it is intender to heal hurt, to repair the wounds that for years have been inflicted to each other, and most painfully, to wourselves.

Murió en 1976. El año en que yo nací. 99 blacklisted ticatalans.

La lista empieza aquí. De este otro momento. Se nos volvió a ir el pedo. Pero los malditos insolentes se pudieron primero en la lista, antes de que los vinieran a buscar los putos fachas de los cojones.

La pelicula de bandos espoñola parece ya muy vista. Pero no con esta perspectiva dual. En la que puedes poner a ponderar posiciones antagónicas entre los presentes. Y salen ahí, y se dan unos tutes. Pero de su antagonismo hecho arte. Con la pura palabra. Con lo que sueltan ganamos todos. Por sublimes se vendieron todos los guiones. Y las nueve películas triunfaron. Es un guión del guión. O una peli dentro de una peli dentro de una peli dentro de una peli dentro de una peli dentro de una peli dentro de una peli dentro de una peli dentro de una peli.

La novena dimensión.

Eso puedo puede ser hasta botón.

Mae, vio: amarillo.

Lacito.

Mae, y ahí quedó esta vaina. Con un sutil gesto se guardó el debido respeto y la indignación con las circunstancias. Por ser español, ahora resulta, que pueda tener yo la culpa. Igual sí. Pero estaríamos todavía en el estatus quo. Buscando culpables. Apuntantdo al enemigo. Eso está muy bien. Pero el resultado se traba ahí mismo. Y avanza. Y un día seremos plenos.

Pongamos que hoy lo somos. Todos.

Blanca y pura descansa la paz.

El mae era toda. Era el nuevo español perfecto. Insolente como mi alma. Vieras. Pero la vara era que el mae se tiró a pensar un buen rato. Y se puso a escribir. 999 películas. Y pensó en un proceso. Y lo siguió al pie d ela letra las 999 veces que se sentó a crearlas. O se paró por ahí, ocupando el tiempo y el espacio con la tiranía del encuadre. Transformado lo que ahí se observa en ese rectángulo, y lo que los micros graban. La capacidad aumentada del hombre más la tecnología. El acto en sí de la transformación de lo que observamos. La fotografía como intervención mínima del orden espacial inmediato. El tiempo real. La gente en la calle. Todos cuentan igual. Todos estamos en lo mismo. Esta es nuestra misma farsa.

Hay algo aquí que no chuta. La regla de las cosas. Los que mandan tienen sus responsabilidades. Y el pueblo piensa lo que piensa. Y así nos va. ¿Qué pasa? Estamos dispuestos a saltar al ring con los navajas afeitadas y envenenadas en los espolones. Somos gallos sagrados de pelea. Somos esta historia que quizás debimos haber contado hace unos años. Nos toca a nosotros. No vamos a cagarla. El tiempo se transforma ahora mismo. Transformemos este pedo. Con este gesto. En ese momento. Cuando la noche se tercie en año: viejo: nuevo. Tiempo: espacio.

Un día de 2018 basta para que el resto de los días de 2019 importen. COmo si la gracia suprema la pudieramos experimentar hoy. Aquí.

02:09. Dos horas nueve minutos. El acto está a punto de poner a todos en un cierto orden numérico: 02:10.

El tiempo también gesticula.

Hay que saber ver las cosas. Dejarse ir.

Sorpréndase.

Venga.

Va.

Vamos.

Ya estamos.

Ahí.

Sí.

Aquí.

Aquí.

Así.

Sí.


Y podría seguir una serie infinita. Pero no sería verdad. Salvo que alguien la siguiera. Siempre alguien debe seguirla. Esa es mi razón de ser como nueve. Matar. Morir. Meter. Correr. Pensar. Mirar todas las trayectorías. Pensar todos los multiversos. Dibujar los mapas. Transcurrir el tiempo. Recorrer la ruta. Llegar. Fundirse. Subir. Ascender. Asunción.

Nadie vio cómo subió. Pero la subida fue sagrada. Y allá se quedó. Arriba. No volvió. Podría haberse ido ya. Es algo que así quedó. Todo maldito. Roto. En el límite de la razón. Las incongruencias del entendimiento. Las contradicciones arbitrarias. Las leyes no escritas. El macho sagrado. El rezo eterno. La vuelta atrás. La gestión del tiempo. La espacialidad saturada. El nuevo discurso de fe. Las nuevas reglas del juego. La pauta de un nuevo cíclo. El nuevo sistema antiacadémico.

España no puede subsistir así, ni tampoco resuelta. Por tanto no hay salida. Alguien lo tenía que decir. Aunque fuera en otra lengua ignorada: el ticatalán.

No deja de ser un guion.

No deja de ser un botón.

Un botón es para apretarse.

Apriete.

Vea cómo la liberación de la líbido ticatalana implica que aprendamos la sexualidad a partir de nuestro cuerpo y sobre el respetuo infinito al cuerpo ajeno. A todo cuerpo ajeno. Usted no tiene derecho a acercarse a un cuerpo que lo permite entrar en su espacio explícitamente. Esa es la amenza. El macho. El hombre macho bruto en el momento de su perversión delictiva. Está claro. Las vimos salir a la calle. Don’t be a Harvey. Don’t Spacey anybody. Don’t Cosby around. Don’t Trump thy neighborg. Don’t grab them by the pussy. Don’t take out your Louis. Dicks away. Sanity as they leave the room. We have all won. The regular men and women. Cause some women left too. In that same direction. Somehow. They know. They know. Who are you to judge a man? Who are you to jugde a woman? Cause man ain’t women too. Just so you know, inclusiveness allows us to be separate. A diferent thing. Others that others. Otras de otros. Por estar cada uno en su lado de la grada. Aplaudiendo nuestra cause, que no es la vuestra. No en este aplauso.

Mi gimansio de escuela tendría que ser el de Karachi. Mi escuela tenía la arquitectura más pedera de todas las pinches escuelas. La arquitectura manda parte de la señal de la educación que ahí estamos rebiciendo. Ampliarnos así podría ser la manera en la que redinimos las esculas en los sitios rurales en los que todavía no existe la cobertura de puestos dentro del programa de estudios para la cobertura de las zonas marginales rurlaes por un grupo de feedbackloopers vijando por todos los confines de la dimensión espacio temporal continua en todas sus coordenadas y en todos sus elementos activos.

Y accedemos a la vaina. A tan sólo un apretón de distancia. Click. Nunca antes lo había utilizado como un gesto para disuadir a que otro incauto lo apriente. Capitalismo puro. Cada click tiene un valor. Ahora tengo su atención. Este es el mensaje acelerado. Esta es la obra de teatro. Saldré a mi barrio a proponerla. Como una revolución popular que contradictoriamente se lanza en un teatro de la clase mamona de la ciudad: El Liceu. Y con afán de levantarlos de sus butacas. Un triunfo inesperado para cerrar la historia de un barrio. Vamos a continuar, Gótico. Este sitio vale por cómo lo narramos. Por cómo lo okupamos, como Ocaña bajando con vestido y sin bragas por La Rambla de Canaletas. Como si esa liberación no nos permitiera soñar desde entonces en la transgresión. Este despertar está aquí como capital. You had me at hello.

Click me. On day it will take you somewhere.


Or I’ll send you to my shop. And there, chances are, you’ll buy me.

I am getting better. Still I don’t finish the work. It’s inconclusif. That’s what they told me in the professional exam, in front of my parents. In front of my friends. He is not in. He is not one of us.

That has been the message in the past. Jordi told me: you are not one of us. Nobody had the guts to say it: we are going to have to let go of you. Then they also told me: If we knew it was going to be like these, maybe we wouldn’t have bet on you the way we did. Makes you wonder why he would say something like that other to let be clear he was a dick. I already knew. But examples in personal experience help you get a clearer undestanding. So make your own personal rules. You clarify how you are expected to act when needed. It’s one time on my side, some on your side. I’m going to get back in touch with my own personal crew. And we are going to set this opperation on track. At least until we achieve the nine dimensions of the deal. And I’m putting out there. All at once. ALLS.

Uno de los roles de ficción que últimamente vendí en una sesión por la renovada capital, NEWDF, fue la de performance en una pista de baile. Todas las maneras de bailar. Debía saberlo todo. Podría sostener una especie de escena de baile en el que durante 9 minutos gloriosos se apodera uno del baile en medio de la pista. Es lo que tarda un virtuoso de la pista en tomar posesión del lugar. Es mi rumba personal. El garito en donde me brindo. La experiencia del lugar. Y el comer. Y el beber. Y la insolencia.

Reserve ya.

La vida de una bailarina que triunfa en lo más alto. En Berlin. En Bruselas. En Barcelona.

I missed something important for my famiyly because it was poker night. #whitemansproblems

Pero eso no fue lo peor. Lo peor es que se me olvidó. Y no tenía la razón. Se me fue el pedo. No fue un olvido. Una mala progrmación. Algo más básico que me hace caer en el nivel de subnormal. Un pecado andante. Un tipo repugnante. Uno al que no le importa nada. Ni nadie. Salvo sí mismo. Y su obsesión. Esta le salva. Es pura. Ilesa. Todavía.

Vendrán a negrearla. Ya sabemos cómo. Le tiraremos la maquinaria encima. Para que no vuele. Como si unos hilitos negros de plastilina le obstruyeran la pluma para volar. Yo vuelo. Alto. Al límite. A la frontera. Si estuviera en México subiría con el tren. Me trasladaría al borde. Y también saltaría. Y empezaría a jugar el juego que llevo con mis forajidos de la capital transformada. Puro líder. Nueve insolentes inmortales. Una lista que vino anunciada por un jesuita de confianza de Francisco: El Difunto.

El Difunto se enojaba cuando escribían su apodo en mayúscula. Era el tipo de cosas que decía desde antes de decidir ser un apóstol de Cristo. Ya cuando era soldado llegó a iluminar al resto con palabras singulares que diéron testimonio puro de ser un lider que amaba cabrón a Jesús. Tanto como a Kubrik. El difunto escribió la lista iluminado por la oca sagrada que sustituyó a la paloma en la catedral de Barcelona. Los animales en las iglesias.  Yo en la iglesia. Yo opté por escribir teología en otra religión sólo por estar afuera. Como si el castigo máximo me fuera impuesto. Por irme. O no ir a misa. Como si Francisco se ensañara contra mí. Y nos diéramos un face off histórico, en la red.

Otro día me envía su avión. El que vendió el Peje.

¿A dónde fue a parar ese avión? ¿Cuánto cuesta alquilarlo a su dueño actual para hacer un recorrido alrededor delm undo. ?Una comitiva de 99 pasajeros nos acompañan en la producción. La revuelta se gesta en una vuelta al mundo. Se visitan las 9 capitales urbanas qe se despiertan en el último día del 2018. Como si algo más debiera pasar antes de que se nos escape el tiempo. Un nuevo deal. Una revolución completa. La última de las revoluciones. 

Un libro que algunos prefieren tener en su edición en papel, mi opera prima: con ese valor surrealista: 99 euros.


Este será el primer año que vaya a firmar libros en Sant Jordi. Es el primer año que publico un libro. También es el primer año que iré a la FIL. Luego asistiré a nueve ferias de libro americanas en donde daré una fiesta sopresa en un lugar por decidir la misma noche. Se te avisará en un mensaje una vez adquieras tu entrada. Ya la puedes comprar. Es un concierto. Y un standup. Es un show entero.

9 teatros de la ciudad.

  1. Principal
  2. La Social.
  3. Hiroshima.
  4. Alguno en el Raval.
  5. Tantarantana.
  6. Il Giarinetto.
  7. Lokal
  8. Romea
  9. Liceu

¿Por qué no tomar hoy la ciudad?

Ese es el espíritu. Vivir una aventura hoy. Permitírtela. Acudir hoy al llamado. Dejar el 2018 con toque de genialidad colectiva. Que a todos se nos encendiera la revuelta. En este otro contexto local que explota en los morros del concepto sagrado de la unicidad. Con ello, claro está, queda sangrando la bestia escupiendo sangre por la boca mientras la plaza entera le escucha gemir: va a morir. Todos los presentes lo saben. Ahí desvelan la gloria sagrada del gesto de muerte que una vez acude a su cita con nosotros, en esta catedral. Esto si es un rito, los toros, que no el valle de los caídos. No profanado como está ahora con el velo de la indifernica por los cuerpos anónimos de quienes lo construyeron esclavizados la cruz, rojos joputas, y los ocupan las cunetas y los ninchos, sin identificar. Ni recibir sagrada sepultura. No con sus familias. Movidos para llenar el recinto. Para darle un sentido solmente con el que pudiera estar de acuerdo Roma. No lo olvidemos: somos estado. Como religión. Y como país. Aunque no gozamos de su patrimoino. O sí. Cuando asistimos a la misa. Al culto. A su peregrinación anual. A sus fiestas. Vengan a las iglesias. Se llenarán al final. De otras misas.

Rayo y Edgar fueron a la iglesia del Pi a uno de los conciertos de guitarra flamenca. Sublime. Que hayan entendido la magnitud de la puesta en escena. La calidad del show. Como ver a Golman en directo. Soy un cómico más. Un tipo que escribe. Un Trumbo. Trombo. Qué se yo. Yo sólo escribo guiones. No soy actor. Ni director. Hasta que un día me cabreé. Y lo quiera hacer todo. Entonces diré: why not.

Y lo hice.

Hoy.

Como puedes ver soy muy atrevido. Voy a tocar los mismos temas de siempre. Las mismas historias. Las mismas anécdotas. Una y otra vez. las 99.

Lee esta:

Puede haber botones que no lleven a ningún sitio. Cierto. Pero no quiere decir que eso será siempre así. Un día igual decides tu propia aventura. ¿Qué pasa? No sabes. Es eso. Ya sabrás. Tendrás que elegir. Dos opciones. Saltas o te quedas.

 Todas buenas. Bueno, todas. Son dos. ¿Qué tan mal está tener una dualidad para elegir? Nada mal. Nos abre las opciones. A dos. Simplificando el cacao mental en mi cabeza. A ver: qué elegimos. Ellos o nosotros. ¿Quién soy? ¿Qué discurso defiendo? ¿De qué revolución social soy parte?

De México llegó una fumada sagrada. La llamaban pacheca.

En el norte la vara si dualizó otra vez. La mitad la entendió al chile. La otra mitad: psssspsipssisisiiisiiiií.

Luego, luego. Bien pinches pelados.


El último sueño del año. La defensa de Montjuic. Postdreamum.

La dualidad flexible de esta ciudad requiere que entendamos como nos organizamos para defender la montaña sagrada.

Nosotros ya lo tenemos todo en esta ciudad. Somos Sísifo subiendo a Montjuic. Quizás cambia la dimensión de la piedra, que la llevamos en el bolsillo. No era aquello. Sino el intentar cada día con una sonrisa subir la montaña sagrada. Intentando cumplir hoy con el cometido del día para culminar la proesa. Llevar la piedra a su sitio.

Tributo a los judios. ¿Quién se acuerda de los judíos? Será que vivo en su barrio. Quizás es que ya un día se nos fue la cabeza en el barri. Y fuimos nosotros los que colgamos a los vecinos delos balcones de la entonces capital. Judio colgado no se olvida. Tampoco Aushcwitz. No están solos. Aquí en esta ciudad todo es resilencia. Debemos estar preparados para resistir la pulsión de la violencia. Debemos reflejar la visión completa de nuestra historia ya cincelada con las herramientas del herrero para moldear la piedra que extrajimos un día, ultrajamos otro, de aquél monte sagrado. Oh, monte, permítenos volver. Y entonces subimos.

Esta noche buscaré una piedra para meterme en el bolsillo. En algún momento subiré la montaña para llegar al cementerio a dejarla en su sitio. La pondré encima de la tumba de su padre. Y con ello cubriremos con un manto sagrado la pulsión guadalupana que este año me regalado. Con este manto se cubre la montaña, como si fuera un cagatió a punto de soltar las dulce flatulencia. Ese momento previo a la caca. Bendita seas. Montaña sagrada, un día más venimos aquí, en son de paz, a ser parte del teatrillo de un héreo que no en vano intenta llegar cada día a su meta con esta piedrita en el zapato. Aquí la dejo. Descansa en paz. Ciutat. Desde aquí, desde esta iglesia en el monte yace toda la humanidad. Y el mar.

La dualidad se muestra en cómo subimos la montaña. Cómo podemos darle vueltas y vueltas como si fuera un circuito. Cómo se sacó la piedra de sus entañas. Cómo se llenó de cuerpos y lápidas que fueron y vinieron. Cómo se intentó reinventar mil veces, con la influencia indiscutible de unaas primeras olimpadas: la feria mundial. La ciudad ha tenido dos ya. No extraña que luego siga siendo capital. Siempre lo ha sido. Aquí lo hay todo. Hasta españoles. Y eso es de agradecer. Olé.

Pensi vosté en la metáfora. Aixó és conyás. Diguem-lo ben alt, clar i ticatalá. Sóm un puto conyás. I sempre ho serem. Aixó no treu l’altre. Com aquell que diu. No obstant, no podem ser tant capficats. Hem de baixar del burro, home. Ens has portat fins aquí. I bé. Unes festes més. Un any més. Ara potser toca un altre rotllo. Un altre cosa. Com la irrupció d’un noi que no és d’aquí, ben bé, de la ciutat, sino d’un petit poble aquí a prop que es creu ciutat. O més aviat Paris. Reus.

Pero aixó ja ho va fer Buenafuente fa anys i panys. Per tant, no té merit. Ni tampoc anar a fer-li una mamada com rapidament dirien en Broncano, Jordi Évole, Corbacho, Santi Millan, Albert Om, Berto, Silvi Abril (que potser ella…), Edu Soto y Toni Soler. Los insolentes de una sociedad ticatalana. La comedia nos rescata. En esos límites que entre todos ellos exploran. Como productores. Como showmans. Ese juego. Esa industria. Ese cuento. La risa nos hará libres. Como leer. Como escribir. Como dibujar. Como contar chistes. O monólogos.

Como cambiar de lengua. Y de país. Y de estado. Y de forma. Y de espíritu. Y de religión. Y de credo. Y de ciudad. Y de montaña. Y de piel. Y de cuerpo. Desbordems los propios límites autoimpuestos. Dejémonos llevar. Total. Qué más da. 

Y si nos concetamos hoy todos es una misma humanidad bajo este nuevo hashtag: #ALLS

El ultimo suspiro del 2018 es revelador. Levantamos el último velo. La cuarta transformación nos abrasa. Como si nos pudiéramos fiar de México. Otra vez. Claro que sí. Por aquello de entre tu arte y mi arte. Pues eso. Aquí la tienen.