New América News

NAN is the new name of our nation.

Welcome!

It’s been a tough time to come out of the cocoon.

We are beautiful Monarca butterflies now.

Heading to collective approach.

We are feeling glow from the world.

As they see we’ve changed gears.

We’ve lauched a chorus.

A chant of joy.

A new beginning.

A holy choice.

A peace of mind.

A great decor.

A big wave left.

A riding the nose pose.

A surfa dude.

A perfect ride.

A balancing act.

A tender joy.

A high level connection.

A spice up joke.

A stolen smile.

A broken laugh.

A true good time.

A joy in glow.

A flow to go.

A wishing well.

A spell to spill.

A spit to trust.

A Trump new show.

A entretainment news.

A media fan base.

A republican buying Jordans.

A rich black Chappelle.

A bonding jew up to nothing.

A comedian fellow brown.

An etnicity contest backwards.

A true history fake.

A not included in the test class.

A funny story literature.

A written programme for commies.

A university class on russian insolents.

A punk culture counter narrative.

A fascist spoting game.

The white supremacist blind black.

Chappelle’s way up. And out. And back. The traveling of the wondering brother.

The suburbs of middle class reconstruction.

The art of telling jokes.

The punchlines jar.

The time to joke around.

The good times the smart funny people from the New América rising are having. .

Can they admite a little bit of heat?

How much heat is too much heat?

Do we critice of support this seeing this from abroad?

Is it like the fraud in votes in Bolivia?

Which time?

Is it like the fraud democracy of Venezuela?

Which time?

Is it like the broken election of Nicaragua?

Is it like the communist party in Cuba?

Remember the Russians?

Which Russians?

Where’s the wall?

Who’s the enemy?

Who’w targetting our system?

How did they find out of our bigotry?

How long have they know?

Is there a back door out?

I don’t want to be here any longer.

Take me with my king.

And find me there among the millions.

Us millioners.

The life of the higher class.

The ruling of the deamons from our classical bullshit stories.

Old stories new.

New old shit.

Revolving doors.

Outome: democracy.

You are the system.

You go an vote.

Or stay home.

And criticize.

You are a bit of a scum somethings.

Like taking risks.

Like not believing.

Like loosing faith.

Like having no hope.

Come one: cheer up.

You rock.

You up there with the angels.

Come on Lucifer, forgive me.

I’v judged you like I did with Mexicans

I’ve judged you like I did with Jews.

I’ve judged you like I did with macho dickheads.

I’ve judged you like a mother fucker.

I’ve judged you like cunt licker.

I’ve judged you like a true infamous slob.

I’ve judge you like a fake deal.

I’ve judge you like a pretending fool.

I’ve judge you like a literate scumbag.

I’ve judged you too many times.

And have had such a hard time,

to be placed under your feet.

to fell the way you do as you see things from here.

He has to tell us something.

Please do.

I’ve got to run.

This is the political update comming right away from our news corresponsal at the premises. This is the people that are passing right back here.

Two white Americans born in the 1940’s. They heard Sinatra sing. Florida is no longer the place, but Delaware. A little different in the west colonies. White latinamerican lovers of Trump portrait of our class. The touched by the finger of God, good warm hearted fearers of the wrath of God if we pro choice our way about the affair. But, let’s center in the graphic. What’s there to tell. That the race is almost done. The blue is approaching the finish line. And Trump hates to loose. The country diveded. Blue cities, red interior. Density of population. Distribution of the land. The workforce. New approaches. Turning the system around.

Blue and red America. Fly over states. How rude. Division. Labor. Crisis. Tension. The game is called democracy. And it must be defended. The military ought to know better. They’ll know. That’s the main focus on our defence strategy. Not to step in red lines. Over and over. With no excuse. Just the will. Because I can.

Hasta aquí el reporte. Volvemos al estudio.

What’s with the world?

Here we are, paying attention one more time to the election for the quest of the empire. The United States of América, one more time inside our current estate of affairs. Is it really that important to see the crumbling monster fall into the ground? Maybe. As the system stands tall in the basis of the not so hidden agenda of this one narrative of the good. We know who they think evil is, even if its face changes more often than the némesis of James Bond. Or the James Bonds themselves. The character outlives the actors who depict the epic quest of a spy on the right side of history.

That’s the narrative of good and evil from the pages of history. The antagonizing need to have evil acting on the quest against the good willing people of the earth. It’s a matter of easy choices. We want to be on the right side of the story, and therefore, we want to be on the wider strokes that paints the picture of our time. This is how superheroes make things work. By acting upon the evils of society, clearly depict with the multiple faces of evil. Better if the picture described has a single face to deal with, and not those exotic nemesis that we fall in love with because we feel the attraction of the devil calling for our basic instincts to join a revolution that destroys the act of God, Himself. That would kill God. And we, the humble servants and worshipers, may not allow such thing to happen, as if the supreme leaders of the underworld would need the action of us, virus, to heal the wounds from the head to head at the higher ends of the pyramid.

Just chill, bro. The military’s got our back. You hear the laughs that have been recorded from the videos in Abu Ghraib. Oh, oh, oh… wait a minute. It’s a trap. Everybody, down. We have been ambushed. Semper-fi, semper-fi,… brothers, brothers,… where art thou?

You will not play with the pilars of our faith.

It’s too sensible.

Nobody fucks with that.

Nobody.

And we are supposed to think that’s reasonable. Because we have a set of values that shape who I am. Because those values were introduced into my life by my cultural trainers. My parents. My school teachers. My friends. The government. The news. The journalists. The newspapers. The publishers. The authors. The people society praises. The influencers of our time.

Let’s assume everything went down the drain. We’ve been flushed out. We’ve got fired by the people. Sort of what Trump is feeling right now. But he can’t stand to loose. He wants to take action. Stand by proud boys. It’s our time for militia. Now they’ll know. This kind of back up from straight up fighters for a higher good: our own. Our personal view of the really really good. The good «I» represent. The good that takes the hand of God and delivers the challenge of our day: to make the system fall.

América will crumble to the ground. And the entire world will watch in awe what they were expecting for so long: the fall of the empire. The crumbling of the Death Star. By this group of rebels, with guns and shit, taking down the road for the deliverance of their quest: salvation. Or some sort of paranoia. One of them conspiracies in their one online book: face.

They want to be a part of history that takes place in worlds that are closer to the superheroes they praise as real. The entertainment they love to fall for. Like Trump’s tv shows. Like being in part of his legacy. That’s what it feels like to them. They are following the lead of a lunatic that has made a brand of himself, and mirrored a lost country in itself. That’s me/you, he said. And the found «US». The you es. Ese.

Batos from Mexico voting for Trump. They know what’s happening down south, they say. They’ve seen the violence in their communities take over. A sort of thing, that somehow, does not show its face in the communities where they’ve landed a «life». It’s been illegal for some time. But now, after years of struggle, they are in. They are part of this final frontier. The place where everybody wants to be. The bar at Cheers. They are sitting within the sitcome that represents their improved life. Join them, they feel. It’s only fair I think for our own sake. They, the others, that resemble you I was, are now, as I’ve learned to believe, are the evil comming to mess up our fairy land.

Some crooked way to think, but yet the populist have established the line of what’s the complete story you must believe in order to be called one of us. Are you with «US» or with «them»? So these people, are led to believe that they will win some points by joining the counter argumentative place where they belong. Just because they feel like they don’t belong to the high paced good hearted way of being from here. They are mainly brushed by a sense of something else, that their fellow country men are missing out on. And they just like to call them one name: dumb.

This is part of where the situation gets to a quick quarrel against the others. They started to call me names. Now I’m just defending myself. But they are not right. They use fallacies to convey a story that’s clearly fake news. It’s been like that that they have introduced lies in the agenda of our once great country. But we want to make it great again. And we are not going to let fraud take this from us. Proud boys, are you ready?

Obviously the proud boys are standing by. And what will be of the military when the militas take the stands where they are supposed to be protecting the institutions they’ve sweare to defend. Rebelion is on the table. As so happens, those proud boys are also the military. Oh… whaaaaaaaat….

Wait, you didn’t see that one coming? Really. It’s, the least, surprising. But let me go on with this literary excersise of the shit hitting the fan. Tongue licks lips; first the top one, then, the bottom one, and then moving back in. Darkness is bright these days. It’s the pilars of a new system figuring out where to built either havoc or grace. But grace had been shadowed by the new ways of the family in power. Much like a tyranny of cynycal one. The cynycal ones. It’s a spiral of deceit. The glow of gloom. The dust comming in.

McFly vs Biff

Se trata de un tema sensible, y a la vez, de una mentada de madre. Casi todo lo que representa la sociedad se encuentra en este gesto, en estos intérpretes y en esta pequeña historia que estoy a punto de contarles. Es una historia que me toca de cerca, que involucra amigos, y que también, de alguna forma, involucra a némesis. No especialmente a un némesis personal, aunque perfectamente podría ser el caso. Lo único que tengo que asegurarles es que no existen culpables en esa historia. Ni uno. Aunque si existen agresores y agredidos. Víctimas y victimarios. Y quizás eso es lo que más nos cuesta asumir: haber sido una cosa y la otra. Algún día. Alguna vez. Sin entender del todo el daño que pudimos haber ejercido sobre alguien en el pasado. Algo que todavía se puede verbalizar 30 años después al reencontrarnos una vez más en el entorno tóxico de nuestra infancia. Y tras unos jijijís y unos jajajás, de repente, chin… vas y chingas a tu madre.

Una mentada de madre en México no es cualquier cosa. No señores. No. No en México. Es meterse con la madrecita santa, lo único más preciado que la virgencita de Guadalupe. Esto vale para cada mexicano. Especialmente si es bien macho. Aunque no sea mucho. Por ahí no. Podrían haber volado las ofensas más descarandas, la violencia más desgarradora y gratuita, la humillación más vil y montonera, si en cualquier momento de la historia, la víctima se levanta y se le ocurre mentarle la madre al victimario… verga… verga… se para el tiempo. Ahí sí no, papacito. Te pasaste de la verga. La ofensa de los victimarios es de las los problemas más inútiles de nuestra sociedad, y quizás la verdadera pandemia que nos corroe a todos por igual, en un mecanismo interno del cual no podemos desligarnos a no ser que hagamos un ejercicio especial de introspección y de asunción de su autoria.

Aunque no lo parezca esto no es una cuestión de buenos y de malos. Estamos muy ligados a una narrativa en la que existen tan sólo dos bandos y bebemos tomar partido por uno de los lados. La dicotomía de la confrontación nos lleva a escalas insospechadas de victimización de nuestra propia situación, de manera que el ofendido soy yo, como si los dedos de todas las feministas reunidas en el zócalo me estuvieran apuntando hacia mi. Y es así. Yo soy el culpable de esta historia. Por mi culpa, por mi culpa, por mi gran culpa. Por algo somos catálicos. O catélicos, para ser más inclusivo, por fin. O más bien guadalupanes.

No se me vayan a venir encima todavía. Pérenme tantito. Todavía no les acabo de contar ni la primera mordidita de la historia. O podría decir, la primera mordidita de la quesadilla, la más preciada de todas las mordidas, si acaso competida nomás con la última. Ahí también, en el tema quesadilla, podemos encontrar dos bandos muy bien definidos. Los unos y los otros. No hay historia sin dicotomía. Al menos no de confontación. Anhelamos estar de un lado de la historia para poder apuntar claramente el dardo hacia nuestro adversario. Y al darle rienda suelta a nuestro estímulo primario apretamos el gatillo. Y la bala, sin darnos cuenta, nos perfora la nuca por detrás. Como la explicación en la clase de física de bala que dipara un tipo en la cima de una montaña, y cuya velocidad y masa consiguen de alguna manera mantener la órbita para darle la vuelta al mundo y repentinamente tras dar la vuelta, zas: perfora un orificio letal en la nuca del que apretó el gatillo en la cima.

Pero de vuelta a los verdugos y a las víctimas. A los nazis y a los represaliados por el holocausto. A los fachas y la resistencia. ¿De qué lado de la historia queremos estar? Esta es la historia de nuestro mundo. Esta es la historia de nuestra actualidad. Esta es la historia de nuestra dicotómica sociedad. Y no estamos llegando a ningún sitio que no sea el origen de todas nuestras disputas: la primera línea de fuego. Solventar la disputa que tenemos pendiente con nuestro victimario. Ahora sí: qué pedo. Pues qué, o qué. No pus nada. Ah, yo decía. Sabes qué: vas y chingas a tu madre.

Se para el tiempo. Ha dicho las palabras mágicas. El tono de una mentada es la madre del cordero. Ahí se encuentra la magnitud de la ofensa. Y desata al macho que llevamos dentro. Que lo primero que está dispuesto a hacer es jugárselo todo por la afronta al honor que acaba de recibir. Debe asumir la contienda. Se levanta y monta, pecho erguido, una pose de pichón enrrabietado. La puesta en escena debe permitir que alguno de los amigos de uno y otro bando salgan a detenerlos, ante de que sea demasiado tarde. Y entonces el honor está casi resarcido. Ha habido contestación. La tensión se ha disipado. El honor ha vuelto a su curso. Todos somos testigos. Y la cosa vuelve a la cotidiana violencia que asumimos como normal.

El cuerpo no dice que algo no está bien. Algo se torció en ese últimos gesto de valentía masculina. La toxicidad del heteropatriarcado está en una mentada de madre. Y la manera de resolverlo no nos queda del todo clara. Los amigos que saltan son una barrera de contención para que no se toque a los nuestros. El otro debe saber que su afrenta nos ha dolido a todos. Y por tanto montamos un guardia pretoriana que rodea al que tiene cobertura. Se escucha la música de Enio Morricone.

Todo esto ocurrió en un chat del grupo de mi escuela primaria de una escuela de Coyoacán, el Héroes de la Libertad. El grupo se montó a raíz de la pandemia, gracias a un recuerdo entre dos excompañeros. De pronto, al cabo de unos días, estábamos conectados todos de nuevo. Y se dieron varios intercambios que nos permitieron ponernos al día de lo que había sido nuestra vida. Y todos volvimos a la infancia. Algunas heridas habían sido sanadas de la manera más respetuosa. Se habían desvelado secretos de infancia. Viejos reconres. Todo se había sabido llevar de la manera más políticamente correcta.

Éramos unos 70 excompañeros. Resistiendo. Acompañándonos. Hasta que se invitó a Mario a entrar. Mejor así. Vamos a poner los nombres de nuestros personajes. O quizás deberíamos usar sus alias. Mario McFly y Biff Santos. Así no entramos en descalificaciones o apodos que puedan desviar el tono de nuestra historia. Pero quizás justo por no venir cuento, ese sea el sitio por que voy a comenzar. El verdadero apellido de Mario McFly no es McFly, de hecho es un apellido que rima con quesadilla. Y el segundo apellido también rima con quesadilla, porque es el mismo. Eso puede marcar la infancia de cualquier infante en una urbanidad mexicana acostumbrada a la carilla. Verso sin esfuerzo.

La carrilla a la quesadilla por la peculiar rima de sus apellidos fue centro de no pocas inspiraciones poéticas en los años en los que en las clases de español te enseñan la lengua como una serie de estructuras que se manejan en los textos más sobrios de la historia de nuestra lengua. Quizás es por eso que parte de nuestro humor no se desarrolla más que con la pretención que encontremos las gracias en las aventuras del Lazarillo de Tormes o en las desaventuras de Sancho Panza, sin pretender con eso poner a todos los españoles en el mismo saco, sabiendo lo que esto podría ocurrir y lo mucho que mis análisis literarios sobre el humor podría ocasionar poniendo a estos dos personajes, o a sus autores, en el mismo saco. Sería como poner a Valle Inclán y Góngora al mismo nivel de desparpajo existencial cuando tan sólo valdría mirarlos a la cara para saber si compartirían risas sobre los mismos guiños a la insignificancia de nuestra existencia.

File:Luis de Góngora y Argote (Museo del Prado).jpg - Wikimedia Commons
Retratos de Valle-Inclán - Cátedra Valle-Inclán

Puede que me equivoque, pero igual no reirían de lo mismo. Y España, en general, no está acostumbrada a reir de lo mismo. No al mismo tiempo. No sin antes escoger trinchera a la que asumirse soldado. Y desde ahí, entonces sí, elegir desprecio ante un némesis indiscutido.

Rehusamos que seamos nosotros los violentos. La violencia viene hacia nosotros. Y nosotros somos las víctimas. Buscamos ser más víctimas que victimarios. Tememos más ue nuestros hijos sean más víctimas a que sean victimarios. Y tenemos más o menos las mismas probabilidades de serlo. No sabemos de qué manera nuestra intervención, por simple que pueda ser, pueda tener un impacto sentido en una persona. Sobre todo, tampoco sabemos si lo que puede ser un chiste se convierta en una humillación, y si de alguna manera, esta misma fórmula pudiese revertirse sobre uno mismo, injustamente entonces, en una circunstancia inhabilitante que nos dejara fuera de control, ninguneados y foco de la risa descontrolada y afilada del resto de los presentes. Estos presentes, puediendo ser, en todo caso, toda la red. La enorme humillación de estar desnudo, indefenso, sólo, mientras en resto de los dedos me apuntan a la cara, rodeando mi martirio con un sonoro efecto catártico de las carcajadas de los masa desatada.

En todo acto colectivo aparecen unos y otros. Dar la cara. El momento de la verdad. El silencio es una acción pasiva que también cuenta. Y a veces tiene más significación. También observar es un acto de reflexión. Quizás decir lo primero que nos viene a la cabeza es un instinto incontrolado de la verdad. Lo que la piel emana. Nuestro acto animal. Como el improperio.

Mario McFly fue invitado al grupo. Esmeralda lo había encontrado en facebook y lo había contactado para explicarle que nos habíamos encontrado todos en un grupo y que viniera. El tuvo sus dudas de entrar. Y ante la insistencia entró. Fue recibido con saludos. La cortesía inicial. En un momento dado alguien mencionó que era cumpleaños de otro de los compañeros, Ismael, a quién en su momento algunos llamaban Chistín. Biff Santos lo felicitó, y como otros, lo hizo utilizando aquél mote de primaria, y Mario McFly volvió a ver, 33 años después, la acción del que había sido su bully de la infancia, a quién recordaba en ese momento con rencor y a quién había esperado mucho tiempo, pensando cómo le diría lo siguiente: chinga tu puta madre.

El chat se quedó frío. Mario McFly se posicionó del lado de las víctimas. Él bien sabía el rol que las cosas tenían en la historia, especialmente doloroso que le fue la infancia a manos del que en ese momento centraba la culpa de todas las humillaciones que pudo haber recibido Mario en esa primaria coyoacanense, en una única persona: Biff Santos. Quizás había más Biff Santos que Mario todavía no había identificado en el chat. Quizás habría habido más mentadas dirigidas a otros que también en su día le habrían acompañado las rimas que Biff Santos se inventaría para molestar a la Quesadilla, como recordaban algunos que se le llamaba a Mario. Quizás Mario recordaba todo aquello como un acoso continuo en el que él era la víctima de todas las bromas pesadas que se vertieron por aquél entonces. Lo cierto es que Mario recordó otro compañero que también recibió en su momento una buena dosis de carilla. No se lo recordó a Biff Santos, sino a otro compañero, al que Mario McFly exoneró de su calvario ya que en primero se hicieron amigos, según él recuerda.

Mario se encontró de pronto en un terreno hostil. Tuvo tiempo también de desvelar con corazón en la mano a su crush de toda la primaria. Tuvo, de pronto, las agallas de atreverse a decirle a la niña que le gustaba lo que siempre había querido decirle, que le encantaba y que soñaba con ella. Y a su victimario, Biff Santos, que fuera a chingar a su madre. Mario McFly había entrado en palenque y se había hecho de manera un poco bronca y atolondrada, con la plaza. Los gallos estaban espoleados, se respiraba ambiente etílico y los humos caldeados del ambiente nos habían hecho pasar de las felicitacioes cumpleañeras al ruido de las sillas que se partan para liberar el espacio para el cara a cara de dos gallos. El palenque espectánte ante la contienda. Algunos preferían retirar la mirada. Otros veían con morbo y entusiasmo lo que este tipo de careos suele ocasionar. Las historias viven de resentimientos añejados con el tiempo, y ninguno añeja mejor que un resentimiento escolar infantil, según me recordó mi amigo Quique cuando le expliqué los pormenores de la historía. Como el buen vino.

Llegados a este punto, Marío había conseguido reunir a unos cuantos espectadores a este espectáculo de martes 21 octubre de 2020. Chistín nunca olvidará este cumpleaños. Y Mario McFly nunca olvidará el día en que tuvo el desparpajo, finalmente, de desmelenarse para enfrentar a sus demonios y saltar a bailar en la pista. Una declaración de amor y una menta de madre. La historia estudiantil completa. Back to the Future. Ni el más sagaz de los guionistas habría visto el deslence de lo que Mario McFly iba a conseguir en el futuro. En medio de la pista de baile, peleando por su amor infantil, McFly apretó el puñito y le dio un golpe al send: chingas a tu puta madre. La carga emocional de pronto quedó liberada tras años de acompañarle. Efectivamente descargó de manera catártica todo lo que hasta entonces se le había atravesado. En su vida adulta ya había olvidado todos aquellos momentos de humillación y carilla que la Quesadilla McFly fue llenando en su mochila de rencor.

Eventualmente, Mario McFly salió adelante. Quizás la universidad le ayudó a cambiar de aires. Quizás todos tenemos derecho a empezar en otro contexto en el que nadie nos puede juzgar por lo que fuimos. Quizás tenemos derecho al olvido y tirar hacia delante con un futuro sin rencores. Quizás la posiblidad de sanar está en haberse encontrado, Biff y McFly, y haberse dicho las cosas a la cara. La idea de Mario McFly es que ahora había regresado el mal que en su infancia vivio a su victimario. La victima empoderada encontró su momento de redención en la forma de una mentada.

Los matices son muchos y muy sutiles. Mario McFly tomó con cierto desparpajo el recuerdo de las rimas de su apellido. Quizás eso lo puso a la defensiva. Decidió saldar sus cuentas rápido con el pasado, quizás sin darse cuenta de quién estaba ahí presente, y de cómo serían recibidas sus mentadas. No sabía si era el primero o si era la tradición. No lo penso. Le salió. Y le pareció normal. Una mentada de madre en México es una cosa de adultos. Todo mexicano patriota lo sabe. México puede ser muchas cosas. Y una de ellas es la afiliación que tenemos a nuestras propias chingaderas. Ahora, no metan otras chingaderas, porque ahí sí no mames. El macho mexicano tiene sentimientos muy frágiles. La fragilidad del macho mexicano es un tema poco trabajado por la literatura, aunque no he hecho el ejercicio de encontrar sus referentes, que sin duda los hay. La carrilla ha dado suficiente munición a todos los mexicanos para burlarse de absolutamente todo lo imaginable. No hay quién se salve. Salvo algunos que pasan de puntitas ante la amenaza constante de que puedan convertirse en un momento dado en el centro de las humillaciones colectivas que retumban en las carcajadas de los hilarantes victimarios.

La burla en México no tiene fronteras. No es esto lo que lleva a las víctimas a buscar de pronto un sentido en la venganza. Mario McFly no quería organizar una vendetta. Pero sintió oportuno hacer público la revuelta en el estómago que le ocasionó estar en la presencia de Biff Santos. Y lo soltó. La honorabilidad de Mario McFly está es su transparencia.

Ante el conflicto saltan los resortes. La banda saltó. Todo el mundo quietos. Mario McFly estaba desatado y su atolondrado show desató la indignación del insulto presente. La corrección política mandaba sobre la irreverenca de la sanación de una mentada por escrito. Un corrillo virtual con su sana distancia. Tambores de guerra. Mas si osare un extraño enemigo profanar con su planta la tierra…

La profanación de Marty McFly incendió la parroquia. El tono bronco nunca se había vivido así antes en este feliz reencuentro. De pronto no pudimos aguantar que esto nos estuviera pasando. El último reducto de paz del 2020 se desmoronaba frente a nosotros. El tono iba subiendo. Se le marcaron las límites de la decencia en este protocolario espacio de memoria. Mario McFly se estaba despiendiendo, y justo antes de salirse por su propio pie, alguien le dio al botón rojo. Bomba nuclear. Expulsión. Se borró del grupo, dejando caer la trampilla bajo los pies de Mario McFly, una vez más. Quizás el gesto más injusto de toda esta historia.

Así lo vio Mariana, que fue la primera que levantó la voz en defensa de Mario McFly y de su derecho de mentarle la madre a quien él consideraba que había sido su bully de refencia, Biff Santos. Y peor que se le echara. ¿Quién decide a qué se le expulsa de un grupo abierto? Es un tema sensible. Quizás todos los grupos tienen este tipo de dinámicas, sobre todo cuando se suman individualidades. En nuestro caso se habían tejido complicidades de reparación de los recuerdos compartidos. Nos habíamos ayudado a sanar. Algunos se había ido. Alguna nos había dejado tragicamente. Con Milly en el recuerdo de nuestra última catarsis, Mario McFly nos abocó de pronto a una corrido de veganza en medio de un palenque. Algo demasiado rudo para un grupo de chilangos clasemedieros como nosotros.

Tras exponer su opinión Mariana dejó del grupo. Le siguieron otras tres o cuatro personas más. La historia vivida les había sobrecogido. Quizás se vieron representadas en las trincheras que se habían marcado con el incidente entre Mario McFly y Biff Santos. Quizás ellas también habían sentido esa humillación y ese sufrimiento del que Mario McFly hablaba. No lo se. No quisieron estar más ahí. Y se fueron.

Irse siempre es una opción. Callar también. En una sociedad compleja y polarizada lo mejor que podemos hacer es retener la capacidad de entendernos con el otro que no comparte nuestra perspectiva. Debatirlo. Controntrarlo. Y seguir adelante. Confluir a partir de la empatía que podemos generar poniéndonos en el lugar del otro. Y estuvimos a punto de conseguirlo. Pero Mario McFly, y unas cuantas personas más se fueron antes de que hubiéramos podido sanarnos todas. Es una lástima. Habría sido un grandísima oportunidad para conseguir una gesta que tenemos pendiente para arreglar esta división que se activa de manera espontánea en nuestros contextos sociales y políticos con la liturgia de la violencia, y la asunción de los roles de victima o victimario. Nunca ambas.

Mi única aportación en ese debate fue un mísero chiste. El primo de Biff Santos y yo comentamos en paralelo los sucesos. Nos pareció un triste desenlace. El primo de Biff Santos sabía que quizás de haber entrado también le abría tocado recibir una mentada de madre de parte de Mario McFly. Y de manera muy valiente y con su sagaz sabiduría para decir las cosas con una gracia natural, asumió la postura del victimario. Quizás él también se había burlado de Mario en su día, y quizás estaría bien instaurar el martes de mentadas de madre, para aquellos que en su día nos burlamos de alguien, y a manera de compensación, recibieran cada martes su mentadita de madre de las peronas que recibieron sus burlas entonces. Quizás va por ahí la liturgia de la sanación. Y no se vale indignarse ahora los que antes fueron victimarios. Su postura fue compartida y aplaudida por algunas personas. Otros defendieron que las formas de Mario McFly no habían sido las más elegantes. Mario McFly entró como un elefante entra a un anticuario. El gesto instintivo de la trompa en la mentada de madre fue la que ocasionó todo aquél ruido.

Biff Santos es amigo mio. Lo era entonces y lo sigue siendo ahora. Su respuesta vino despues de mi chiste. Mario McFly y Biff Santos el viernes a salida en el callejón del Aguacate. El mítico sitio en el que se citaban las afrentas de honor en el Héroes de la Libertad. En aquél momento el aire era irrespirable. Y fue entonces cuando Biff Santos, un tipo de una bondad absoluta, el envio todo su amor a Marty McFly y le confensó que lo que pasó en la primaria hace treinta años ahí se queda. A esto Marty McFly le pareció curioso: ah, como en Las Vegas. La respuesta de Toño rebajó la tensió y acarreó un fuerte repunte de apoyo y solidaridad de una parte imporante del grupo. Era un camino correcto hacia la reconciliación. Mario McFly no tenía suficiente. Su reparación no tenía un diseño predeterminado. Todo se había precipitado muy rápidamente. Pero no quiso recibir entonces el mensaje de amor, y la congregación estaba lista para llevar el juicio a sentencia. La defensa popular siguió con sus argumentos. La honorabilidad de Biff Santos había sido puesta en duda. Y no se iba a permitir manchar el honor de uno de los nuestros. Así que se le serruchó el piso a Marty McFly, que sin más volvió de vuelta al pasado.

Las salidas y la propuesta levantada por el primo de Biff Santos recuperaron la dignidad del grupo para entender la complejidad que resulta de los rencores pasados y la confrontación entre bandos aparentemente irreconciliables. Todos llevamos una etiqueta que no queremos que se confunda con la de nuestro némesis. Y rehuimos a ser los malos. No queremos ser los victimarios, y siempre es más seguro estar dónde hay más apoyos colectivos. No vaya ser que nos toque ser a nosotros los linchados. Quizás no debamos pensar pues en resarcir los daños con las misms fórmulas que nos han llevado a la violencia. Pero también es una reflexión que debemos saber para entender qué parte de la violencia es nuestra, como sociedad, como individuos imperfectos, y como resultado de las emociones contradictorias qeu se apilan dentro de nosotros para cargar nuestra mochila de sufrimientos con elementos tangibles, reales e imaginarios. Al final, todos llevamos esta mochila encima, y encontrar la manera para aligerarla tendría que ser el camino para nuestra propia redención. Cuanto antes sepamos entender que no hay culpables en esta historia más pronto conseguiremos reencontrar la vía para sabernos parte de la misma sociedad que ahora consieramos que está dividida irremediablemente, y que nosotros, pertenecemos al bando de los buenos.

Mario McFly y yo tuvimos un día un encontronazo en el salón. Yo no recuerdo practicar el arte de la burla, sin que eso me convierta en ningún santo(s). No recuerdo haber reído más veces que con el primo de Biff Santos. Sin duda alguna las gracias que resultan más divertidas tienen siempre alguien como protagonista. La broma es la virtud más sublime que tenemos a nuestra disposición, y los mexicanos practican un humor sumamente superior al del resto de las culturas. También practican una carrilla sumamente pesada, que en una de esas, te puede dejar en el centro de una humillación colectiva que genera las risas de todos, absolutamente todos, los presentes. La única manera de asumir una liturgia de sanción es aceptando nuestra posición en el centro de dicha humillación, y ser la causa de las risas de los demás. Por un tiempo justo. Sin que sea sólo a una única persona. Ni continuada en el tiempo.

Pero volviendo a mi desencuentro con Marty McFly. Mi memoria me recuerda que fue él que hizo alguna cosa, el que se estaba pasando de listo. Era un tipo que tendría sus problemas, pero tenía un caracter particular, y en aquél momento el agraviado, según recuerdo, fui yo. Quizás la memoria de Marty McFly le hubiera llevado también a sentir la necesidad de mentarme la madre. Y lo habría aceptado, no sin antes intentar recordar el por qué de aquella pelea. Lo cierto es que aquella pelea en la que llegamos a las manos, se saldó rápidamente con una llave que mandó a volar a Mario McFly por lo aires, en un automatismo de los aprendizajes de karate que recibí de mi sensei Ángel. El karate que yo aprendí era más de la filosofía de que sólo lo utilizas en caso de defenderte. Y aquél fue el caso. No recuerdo nunca más haber tenido ningún problema con Mario McFly. Me habría gustado haber comentado este recuerdo con él. No por asumirme victimario, que dudo haberlo sido, pero sí para enteder su perspectiva del mismo acto. Quizás me habría llevado otra mentada de madre. Y no tuve tiempo de recibirla. Y eso me duele.

No participé en este show, salvo por mi humilde chiste. Pero como a muchos, me sumió en una reflexión que quise articular de esta manera para poderla compartir. Compartir es un decir. Nade sabe de la existencia de este blog. Quizás sea el momento de quitarme este peso de encima. Y con el privilegio de no tener victimario al que lanzar mi frustración y sufrimiento, dedicarle a todo aquél hijo de puta con el que me crucé en mi vida, una sutil y reconciliadora mentada: vas y chingas a tu madre.

El día dos del movimiento

Han pasado minutos del nuevo día; seis, a penas. Y ya siento que todo cambió. Quizás es una situación muy personal. No cabe hablar de un cambio global, y mucho menos, de una emergencia colectiva. Menos todavía si no he sido capaz de publicar mi post del primer día. ¿Por qué sigo en la sombra? Porque sigo en la sombra. Lo se, no lo discuto, pero no lo entiendo. O peor, me rebasa, sin que pueda responder a dicha contradicción. Mi acción y mi voluntad parecen estar alineadas al movimiento, pero algo me ata, todavía, a la inmovilidad del no-ser.

¿Ser o no ser? La pregunta es válida. Inclusive si no eres hijo de rey. Inclusive si tu padre conspiró para matar a su hermano. Inclusive sin te sientes en medio de una pantomima tan grande que ya has sido juzgado, una y casi mil veces, por el pueblo que debe apoyarte en tu ascenso a los cielos. Cielos que por otra parte, están limpios, o nublados, en este mismo instante, descargando con furia la poca agua que caerá este mes de septiembre.

Septiembre es un mes triplemente patrio. Es muy extraño. Mis tres patrias celebran su día en septiembre. Costa Rica, el 15 de septiembre. Ese mismo día, a la media noche, entre el 15 y el 16 se consagra el grito de la independencia de México. Hidalgo, contigo empezó todo. Un cura, quién se iba a decir a Rouco Varela, empezaría la revuelta que valdría para una independencia de gran parte de las colonias en la Nueva España. Las Américas, según la visión peninsular de lo que representa el colonialismo de un pueblo de blancos hablantes de español. Nada de gallego, euskera o catalán. En la colonía lo que se exportó fue la lengua y la cruz. Y con eso valió. Y de vuelta, como nos recuerda VOX, se trajo la patata y se dio de comer a Europa, muerta de hambre, todavía flipando con la edad media, la peste y el oscurantismo que se vendría después, cuando la gran institución española por autonomasia llegara a su cuota más alta de poder celestial: la sagrada Inquisición Española.

Poco se le hace fiesta a las tradiciones abortadas en el pasado. Como si un día se abolieran los toros y nadie más nunca se acordara de aquellos días de fiesta en las Ventas, chulapos por dorquier, o por la Maestranza, con señoritos andaluces engalanando la corrida de una manada que no peca, nunca, de falta de bravura. Quizás los españoles requieran otro tipo de alegorías para poder ensalzar sus egos marchitos por la escasez sexual de su condición de alfa. El hueco del que sale un español besando a la muerte mientras escucha la cabra dictar su próxima faena, como un verso de trap que se cuela en el extrarrio de un pensamiento sincero de la última masculinidad que quedó libre de tirar aquella piedra. Lo cierto es que Jesús se presentó entonces, ante el pobre chaval, sobrecogido por las dudas, las mismas que tentaron a su hombre en el desierto, y como hermano, le tomó de la mano y juntos desatoraron una contractura interior que finalmente se relajó con el soplo divino de un milagro. La sexualidad española necesita un poco más de homoherotismo para dejar al macho alfa depilado ante el espejo, seguro de sí mismo, de su grandeza como bestia, para el deleite de sus colegas, que ya no tienen miedo, ni apremio, de mostrar libres en público sus erecciones.

—Pero… ¿esto qué es?

—¿Sabes lo que te quiero decir?

—Más claro, azucar.

—¿Comor?

—Lo que has oido. No te hagas el mustio. Que bien que habías esperado este momento, tonturrón.

—Pero ¿de qué me estás hablando?

—Anda,… no te hagas el estrecho… no te va.

—Como me toques…

—Anda… ¿pero qué tenemos aquí?

—…¿qué me has hecho?

—¿Yo? Nada… si parece que tiene vida propia…

—Me has hechizado… ¡comunista!

—Si esto te canto un cara al sol…

—Pero ¿qué haces, joder?…

—…

—…

—…

—…no pares…anda que…oh…

—…

—Jo-der…sigue…

—…

—…sigue

—…

—…no pares…

—…

—Sigue…sigue

—…

ALLS

El periplo de la fuga del rey

Juan Carlos primero. Luego lo demás. El exilio de la familia. La griega en Egipto y Sudafrica. Hermano exiliado en Londres. La reina emérita sufrió el exilio. El rey emérito ya lo vivió de niño. Y después se posará familiarmente, porque la institución va antes que las personas. Las agendas reales. Las instituciones. El rey sigue siendo rey. Su cargo sigue siendo emérito. No hay destierro. Una república bananera. Dominicana. Ahí se está bien, si se es blanco. Como en casi toda la urbe. Los que tienen memoria. Los que tienen cara. Los que tienen respaldo social. Los que tienen respaldo divino. Las vacaciones en Palma de Mallorca, del siete al diecisiete.

Unas obras pendientes en Zarzuela. Habrá gente dentro. Son unas obras en las habitaciones de las niñas. Durante el mes de agosto. Este año tendréis gente dentro. Las vacaciones de los reyes en las islas Baleares. Mallorca is not Spain. Han anulado sus vacaciones privadas. Las vacaciones de los reyes no se organizan 15 días antes. Seguridad, y tal y cual. La situación ha motivado los cambios. El Covid 19. Se están acercando a las familias españolas. Muy unidos con nosotros. Se acercarán a Menorca e Ibiza. Harán turismo español. En Madrid en algunos actos privados. Las niñas entrando en sociedad.

La reina Sofía, educadísima, se acuerda de la vez anterior en la que nos vimos, muy cercana, por qué no escribe usted sus memorias, una vida interesantísima. Ya lo sabéis todo. No tendría tanto interés. Muy educada. Marca distancias. La reina perfecta. Ser cercana. Soy la reina. Otro tipo de calibre. Ser rey no es delito.

El delito es otro. La ley es igual para todos. Sostengan las risas. No es exactamente así, pero no tenga usted cuidado. La cosa no va con usted, hasta que se le ocurra asomar la cabeza. Y de pronto podría suceder que se encuentre en la mira. Y sin ser poderoso, podría econtrarse en la mira de según qué poderes ocultos.

El rey en una república.

Al final todos somos republicanos.

Las reacciones:

PP y C’s: Respeto. Ponemos en valor el poder del monarca en España.

Torra: Estupefacto. Pide la abdicación del hijo.

El rey emérito ya no está en su reino. La república es su nueva casa. Quizás se esa la premonición de su hijo. Está a disposición judicial. La Reina doña Sofía está en el palacia de Marivent, en Mallorca. Sus motivos tendría. Tres párrafos firmados como padre. Decisión tomada con serenidad, y meditada. Estoy disponible para ayudarte en el ejercicio de tus funciones. Las grabaciones de Corinna… cosas del pasado, y de su vida privada. La mejor forma de prestar mis servicios al país, y a vos, rey.

La fórmula: publicando directamente la misiva. En menos de cinco líneas remarca el rey actual el impacto de su padre. La ley, la constitución y la nación. Y tal.

El gobierno ha sido partícipe en la salida. Pactada con el rey. Casa Real y gobierno. Unidas Podemos no sabían. La contradicción saldrá en la rueda de prensa del presidente. Balance del curso político. Y el traslado del rey. Huida del rey, según el otro lado del gobierno. Eludir la justicia. Ni más impunidad, ni más corrupción. Deja a la monarquía en una situación muy comprometida y muy delicada, dijo la ministra.

Todos los partidos políticos han reaccionado. Digna de respeto. Huida para esquerra. PSOE elogia la transparencia. El PNV falta de transparencia. VOX destaca su papel. Otros dicen que elude a la justicia. Gracias, rey. Los catalanes piden que abdique.

En momentos históricos como lo estamos viviendo el gobierno de España debe tener una única posición. Grande y una. El PP pide que una única opinión. La de Dios.

Con las grabaciones de Corinna empezó todo. Ahh… you are so german!

Inviolabilidad del rey. Suiza investiga. Las cuentas de la fundación panameña Lucum. 65 millones de euros del rey Saudí. AVE a la Meca. Los 65 millons a Bahamas. Regalo del rey por cariño. Blanqueo de capitales. Dinero en maletas. Va a los países árabes y se trae el dinero en efectivo, en maletas.

Hasta 2014 inviolable. Después… también. Todos iguales ante la ley.

Don Felipe está tranquilo.

El rey fugado

En un mundo paralelo algunas personas todavía viven en un reino de hadas en el que los monarcas tienen el control, ante el goce y satisfacción de su pueblo, leal y súbdito, para hacer y deshacer a su merced. La espada de Damocles resulta una pesada loza para cualquier hijo de vecina que quiera ahora venir a ponerse en el lugar del rey. Y el rey lo sabe. O más bien: los reyes lo saben.

El rey, padre, le escribe una carta al rey, hijo. Hijo, blablaba, tu padre. El padre toma nota, ensalza el juicio social y político de su antecesor, no vaya ser Él el que ponga en juicio la dinastía del cuál ahora es cabecilla. Los privilegios se forjan por la gracia, o bien de Dios, o bien, de un rey con dotes de liderazgo campechano, o natural. O quizás, por la buena formación, la mejor de las mejores, que un rey pueda recibir desde muy temprana edad, corriendo por los pasillos del palacete del generalísimo.

El rey se va de su reinado. Se lleva lo puesto. Ni un duro tiene ya. Los duros ya no valen nada. Sólo tiene lo poco que le quede en las cuentas. ¿Cuáles? Ay, no sea metiche. ¿A usted qué le importa? Siempre metiéndose con los grandes de España. España Grande y Una, preferida de Dios Padre. Los reyes hablan de tú con Dios Padre. No así con Jesús, al que consideran un rojo. No es lo mismo el orden que el desorden que imponía Jesús con sus revueltas en los templos repletos de mercaderes. Aquí cambió todo, y de ahí que los reyes siempre se hayan sentido muy apegados a su fe en el Dios de los cristianos, y bien bien, más cerca del Dios de los católicos, apostólicos y romanos.

No tanto así de la Church of England. Ya se sabe que los reyes españoles y los reyes de Inglaterra no tienen las mejores de las relaciones. Al menos no a lo largo de las historias familiares. Y lo que nosotros, como pueblos, podamos atribuir a nuestro estatus históricos frente a las narrativas colonialistas hegemónicas que nos pintan en los libros de texto. La educación para los nobles no va consentir que se manchen los nombres de las familias que tanto han luchado en el caciquismo que hemos implantado desde que tomamos el control de los territorios que conquistamos con nuestras expediciones valientes, dando lugar a la ilustración de los pueblos bárbaros. El peso de la historia de los reinos europeos es lo que está en el centro de ombligo de occidente en el que postramos nuestra obsesiva mirada para autoreconocernos. Y Disney sólo hizo el trabajo de recapturarlo en pequeñas historias que podemos sostener como la columna vertebral de los recuerdos que pasarán a ser los mitos de nuestro vida adulta.

La vida te puede cambiar un día de repente. Quizás por alguna cosa que digas. Quizás por la acción que te lleva a moverte a otra posición en la que hasta ahora no vivías. Y entonces todo adquiere otro matiz. Otro color. El pasado se llena trampas a las que ya no podemos volver. Bribones que escapan al juicio social y a la verdad periodística de una historia informal. Será como un verano por las islas. Un verano distinto. Una vez más los reyes seducen a la población de las islas que Jaume I afianzó con su capacidad de gobierno. Pero fue Alfonso III el que hizo el trabajo fundacional. Y ahora, los herederos actuales de la continuidad histórica de nuestro reinado, nos pone en esta situación particular única e irrepetible del verano de 2020: un rey que se va del reino por no ensuciar más el nombre de sí mismo, ni el de la institución que hasta hace poco representaba, al menos a título hemérito. Y por no cagarle el reino al hijo. Ya se sabe que rey muerto, rey puesto. Pero este no murió. Y su calvario llevó al hijo a su cruz. Reinar habiendo de excluir al padre de todo acto oficial. Serás como Caín, le dijo Felipe a Juan Carlos. No se primero, o depués: segundo.

Los reyes son personajes de otros días. Como señores feudales que todavía admiten el diezmo y la recolección de sus privilegios por el bien de la sociedad a la que admiten proteger. Con su sagacidad y su saber hacer. ¿O era saber comer? No importa. El rey, si no es un grande de España, está muy cerca de ser el más grande. Y si muere, sin duda estará a la derecha del que está a la derecha del Padre. A la derecha de don Francisco Franco. Por la gracia de Dios Padre, que vive y reina, por los siglos de los siglos: ay, men.

Jordi Évole lazó un chiste: y si el rey acaba en una república. Sería una ironía muy posmoderna. O quizás, el inicio del reina de otros tiempos.

Alfonsito… ¿eres tú el que está jalando las sábanas?

En medio de la pandemia

La sensación global se armoniza en torno a un evento disruptivo que nos ha cambiado para siempre: la pandemia. No podemos escapar de ella por más que mucho insensatos sientan la necesidad de cuestionar la autoridad sanitaria por creerla parte de un bulo mastodóntico para instaurar la conspiración final. Evidentemente la conspiración final siempre atenta sobre nosotros. Sobre el que teme. Sobre uno mismo viéndose aplastado por los ministros del a conspiración. Y esto, así en abstracto, aplica para cualquier estructura de poder que en estos momentos esté en funcionamiento. Por lo tanto, es un arma que desde la masa manipulable y sensible, algunos incautos encuentran fácilmente utilizable para establecer la agenda del apocalipsis.

No es algo nuevo. La paranoía siempre está presente, especialmente cuando algunos poderes que antes merodeaban por debajo de la estructura social como una especie de underground oscuro de los intereses estratégicos de los organismos de control de la seguridad de cada estado, y de las entidades globales. Es decir, la era de los espías de postguerra, entreguerras, o en tiempos de los zares, o revolucionarios, si prefieren, para tener las dos perspectivas, los dos polos opuestos, el poder arriba en manos de los de siempre, y el oscuro poder de los comunistas una vez llegaron al poder. La historia tal y como la conocemos hoy en día nos pone a los comunistas como los perdedores, justo a partir de la caída del muro de Berlín. El imperio contendiente colapsó. Y el capitalismo de occidente ganó la batalla global. Desde entonces, el contrapeso se difuminó. Pensamos que todos éramos felices y plenos. Que habían llegado los tiempos de las vacas gordas. Y no fue del todo así.

El capitalismo, o más bien, su principal impulsor y contendiente en la pirámide mundial, los Estados Unidos, marcó la pauta de los años en los que el capitalismo nos llegó a todos en todas las esquinas del planeta. De pronto todos vimos en su entretenimiento, en sus productos, en su estilo de vida, el nuestro. Todos quisimos tener un sueño americano. Y de alguna manera, algo globalizó nuestra consciencia. No es del todo malo. Algo común tenemos como humanidad, pero en el paquete en el que se nos vendió este progreso, nos encontramos rápidamente consumidores de un producto mundial: el marketing. Y debajo, un sistema económico que nos prometió que tras la apertura de todos los mercados la mano invisible lo pondría todo en su lugar. Y aquí estamos. Con todo en el lugar que le dio la gana a nuestro sistema.

Han pasado cosas en medio de todo esto. Cosas grandes. Como las torres gemelas; o su ausencia. Todos recordamos ese momento y también al comander in chief. Y también los análisis de inteligencia que un Colin Powell presentó en un power point en el que se nos enseñaba las pruebas. Actos de fe que creyeron como amenzas reales los presidentes de tres países más. Y entonces cuatro países fueron a la guerra contra el terror. Épico. Y se hicieron una foto. A uno de ellos no le gustó el lugar que tendría en la foto, así que le pidió al único país, de los cuatro, al que podía menospreciar, que se hiciera a un lado. Es el momento de los señores, muchacho. Y el muchacho se corrió. Y la foto nos dejó el nuevo talante de un mundo que se precipitaba hacia un abismo al que todavía hoy no le hemos encontrado el fondo.

Símbolos. Imágenes. Todo había cambiado. Desde la caída del muro, las imágenes nos llegaron en directo. Pero las torres fueron más dramáticas. Y lo vimos todos. El mundo había cambiado para siempre. El shock nos fue inoculado con ese imagen para siempre. Nunca más lo olvidaríamos. Algo primario permitió que el mundo entero dejara a estos cuatro hombres liderar, pese a las protestas de muchos de sus ciudadanos, a ir a una guerra fuera de lo establecido a partir del acuerdo colectivo que nos propusimos en el marco de las Naciones Unidas. Algo había saltado. Las reglas. El acuerdo. El sistema. Un mal menor/mayor.

La cultura de la guerra se impuso sobre lo demás. Sobre todo. Todoso debimos observar como los señores de la guerra, esta vez por su cuenta, se alineaban en torno a un enemigo común, algo difuso, y sobre todo reemplazable, de tal manera que fuimos testigos de su evolución, sus resultados y sus incongruencias. Pese a todo, seguimos bajo ese sistema que nos avisa ahora de más y mayores riesgos. Riesgos a combatir con el ejercito, inclusive si lo que tenemos es una crisis de salud pública. Porque siempre hay personas a las que contener. Y el ejercito, o la militarización de la policia, está ahí para utilizar los recursos que les hemos dado para garantizar la hegemonía de la violencia. O de las armas. O del control. O del pánico. O todas juntas. En ese ente al servicio del poder. Y el dinero que genera. Ese revulsivo económico que inyecta optimismo en los mercados. Una vez entra por los conductos de reciclaje de sus aires de progreso.

Corporate finance. El mundo del dinero sabe que todo es momentaneo. Y que las cosas cambian de repente. Y si el mundo se para y toma otra dirección, habrá que estar atentos. Y mientras tanto los que tienen las armas ¿qué haran?. Sacarlas. Usarlas. Luchar por su superviviencia. Y entonces tendremos guerra. Guerra a guerra. El círculo virtuoso del cinismo armamentístico en el que vivimos.

Brotherhoods of fighters. Ellos se saben en control de los ejercitos. Al comando de los de arriba. A quienes les susurran posiciones. El hombre del dinero y el hombre militar tienen un mismo código: ganar más. Y seguir. A toda costa. Y todo crisis es oportunidad. Y porvenir. Dios está con nosotros. Y con tu espíritu.

Sin duda los cuatro de la foto (¿o eran tres?) se sabían en la cima del mundo. Independientemente de la ONU. Que les den a los demás. Vamos a salvar el puto mundo, oigan. ¿Qué no lo ven? Cowboys. Boys be boys.

Corbatas azules sí; roja no.

Los tres de la foto dejaron al anfitrión fuera de la fiesta. Así son de chulos. O quizás fueron sus medios. Independientes. En sus países creyeron innecesario sumar a dueño de la pelota. Porque tres queda mejor que cuatro. O por lo que sea. Algo en ese gesto de exclusión quedó reconocido en el ímpetu del macho bravo que se come el mundo con su aliento a cigarro y alcohol. No hemos venido a hacer amigos, amigo—le dijo el único con bigote al anfitrión de la isla. La historia necesita tan solo tres. Ya se sabe. Como estos héroes que lucharon por «nuestra» libertad—el hombre del bigote dudó entonces, al no estar seguro que fuera del todo cierta su constantación.

Ellos se vieron así:

En el centro, el americano, a un lado el caballero inglés (estos días recordado por sus proclamas esclavistas) y del otro lado, el del bigote. Los tres tenores de la foto moderna tenían su alegoría del pasado.

Murder

See it for what it is. A muslim in América. How things change when you place yourself in the other’s persons place. From there perspective changes. Take Hassan’s word for it. Make it your own.

I’m not even American. But his affects me, as we are trying to flip the system around. Not just for the «Land of the Free», but for a new global understanding of our humanity.

I’m New Américan.

Look at this from an Asian perspective. This is where it leads.

El profe Froylan y su pupila

Qué alegría tenía en el corazón aquél profesor de la facultad que optaba por vivir bailando. Y explicar sus teorías en la clase de cualquier otro nombre. La expresión de aquella humillación a los alumnos que están ahí para salir del estado de confort en el que se encuentran en esa tierna edad. Y claro está: la posibilidad de ligar.

El arte del piropo popular era uno de los puntos fuertes del profesor Froylán. Sus alumnos le reían las gracias, y sus alumnas, se sometían a la jocosa exhibición de misonginia que se practica en las aulas magnas de la facultad de la casa de estudios más grande del planeta. O del continente. El nuevo pues. El continente que queda tras la revolución de los tiempos y los espacios. Como el profesor Froylán pudiera anticiparse al momento histórico de la consumación de la sociedad tras la revolución. El despertar en el mundo feliz del fin de la historia. La interpretación artística de nuestra metáfora liberadora. La respuesta social a todas nuestras demandas. Así como si la vida se tiñiera de fantasía de la Facultad de Ciencias Políticas y Comunicación. Así como si uno de sus heméritos profesores diera finalmente con el llamado a la revuelta que pone fin a la espera de nuestro momento revolucionario demencial: vámonos a la calle, raza: esta es la venida del Señor. Apúntense al bacanal. La moral ha muerto.

La ficción puede permitirse estos arrebatos de guion. El guionista puede permitirse estirar las fronteras de la sociedad. Por la necesidad que tenemos de transgredir la norma. Como si fuéramos a ser juzgados por esta única intransigencia. Nos han pillado. Somos culpables. Lo sabemos. ¿Ahora qué? ¿Quién empuña el fusil? El batallón de los 99 verdugos empuña el arma que carga la madre superiora. No hay extremaunción. Ni perdón.

Satanás: baja y llévate a este desgracia. Pero ya. Órale, puto.

El profesor senil tiene sus gestos de amoríos tardios. En realidad se trata de una situación neurológica de las personas mayores. Están frontalizados. Pierden el pudor. Quizás nunca lo tuvieron. Ese es otro caso. Pero al llegar a un punto, no lo pueden evitar. Menos aún si son el fiel reflejo del heteropatriarcado que los puso ahí. Aquél que celebró sus logros. Los méritos de un hijo primogénito de un hacendado que fue tan sólo rico. Sin carrera. A esta nueva generación de estudiosos. Ese abismo entre unos y otros. En el punto más noble de la sociedad de los cacíques, el amo es un tipo con un doctorado y un cátedra atada a una plaza vitalicia que se vive intensamente cada verano cuando llegan las alumnas al primer día de clases.

Los alumnos dan un poco igual. Habrá algún tipo rápido y sagaz. No falta el que quiere demostrar que ya ha leído todo lo que un intelectual debe haber leído. Los adelantados. O los que se ligan a las alumnas. Y son todavía más directos. No se les puede permitir asumir esos roles de poder. No estando yo delante del mando único de la pandemia. El estado tiene una cabeza bícefala. Las estructuras del estado autónomas se rigen por sus propios códigos éticos. Como si evadir impuestos y ganar pasta ganza a costa de intermediaciones en situaciones de las altas esferas de los negocios en los niveles de alto standing.

El dinero y el poder. Dos cosas distintas. Froylán tenía una pero no la otra. Lo contrario que el Froylán de la casa real. Eso es justo lo contrario. Dinero sin poder. O poder por la familia. Froylán el caliente tiene su poder por la estructura universitaria que le da la facultad de enseñar a su manera. La libertad de cátedra es así. Pese a que pueda haber quién nunca entendiera que no se amonestara por las flagrantes entradas por detrás que el erudito profesor lanzaba a las muchachas del salón. La cultura del machismo en México es la de quién exhibe su poder frente a otros machos que le aprenden las gracias. La sofisticación del dominio de la mujer pasa por poder aplicar los mismos chistes que el profesor explicaba pero con la noviecita. El chavo que iba a la clase, un macho heteropatriarcal que le reía las gracias al profesor misógino, y que a su vez, en otro contexto, y con un juicio que no interesa saber si era reprobatorio o incentivador, ya que el pecado es titularidad exclusiva del que ejerce el poder del macho alfa en la representación de la sociedad hetoropatriarcal en una de sus fugas más excéntricas: la formación universitaria reglada, pública y gratuita.

El profesor Froylán tenia 71 años. Alejandra 19. La tensión sexual se percibe a la distancia. O quizás por la distancia del nacimiento entre uno y otra. La facultad de saber cómo piropear en los límites de lo delictivo. Ese deporte popular mexicano que de ser penado no quedaría macho alguno en la ciudad. No quedarían hombres pues. Todos culpables. Los machos mexicanos son muchos. Ni tan machos. Pero muchos. Casi todos. Por no decir todos. Así les fue enseñado el decálogo del macho tradicional.

  1. No chille.
  2. No te la jales.
  3. No sea marica.
  4. No seas puto.
  5. Si como las mueves las bates, qué rico chocolate.
  6. Mamacita.
  7. Por esta, hijo. Guadalupano; y de rodillas, eh.
  8. No chingues.
  9. Chúpame ésta.
  10. Sí te meto la verga.

El macho no es un tipo refinado. Es un tipo más bien soez. Es un tipo del pueblo. Lo popular es lo vulgar. Lo vulgar es lo bonito. Lo naco es chido, y lo chido es naco. Es un viaje de ida y vuelta y la botellita de jeréz siempre tuerce todo patas arriba. Alrevés. Es duro sobrevivir en la calle del infierno. Ahí sólo los que son libres de verdad pueden rescatar el embate de las vergas más vergas del barrio popular. Se trata de un grito perdido en la colonia. El acto de sobrevivir al barrio. De ver mundo. De pasar a otros contextos que me liberen de esta cárcel en la que vivo. La gente, de por sí, está condenada por el distrito en el que nació. De ahí nunca podrás salir. Esa es tu cruz.

La universidad dignifica. Da una oportunidad de abrir una puerta profesional que nos empareja con los profesionales del conocimiento, de la ciencia, de la tecnología y de las artes. Las ciencias de la política y de la comunicación. El periodismo por bandera. La cultura como sitio de encuentro para incitar a la revolución. Teoría del discurso debe establecer las lecturas que nos den la pauta para entender por dónde vamos a soltar los hilos de la propuesta que desmonte los mitos del corrupto sistema que nos aniquila sin piedad. Señoras, señoritas, señores, señorito, viceverso, lo que aquí estamos tocando está en el centro del debate social. Y también su solución. No se por dónde van a ir los tiros. Aquí cada quién apunta con su fusil. Nos vemos abocados a responder con la pertinente queja de aquello que aconteció en aquél contexto de mi juventud. Y su senectud. Nos vemos obligados a ponernos en el lugar del otro. De interpretar las palabras. Y los contextos de una situación de abuso de poder, de coqueteo, y de desafortunadas palabras. El macho cuando la caga se ha pasado tres pueblos. Y dice no poder evitarlo.

Un día un macho con poder irá a la cárcel. Las denuncias llegarán de todos los sectores de la sociedad. Los tipos menos pensados han sido capullos auténticos en al menos 9 ocasiones. Y cada una de ellas tiene a una mujer como víctima. Hagan sus cuentas. El ejemplo de multiplicación de los panes en las bodas de Caná será sustituido por la metárfora multiplicadora de las mujeres acosadas por las nueve oportunidades desaprovechadas por el macho genérico para no caer en el pecado capital de todo macho alfa tradicional. El macho ibérico como modelo mundial de cómo debe ser un hombrecito de verdad. Uno de los buenos. Uno de los nuestros. Con un par de cojones. Un cazador de elefantes que a los 71 todavía se le para para una última conquista viril en medio de una intermediación en las altas esferas de la sociedad. Los que tienen pase de rey no van a abandonar lo que dice en sus targetas de presentación cuando acuden a las sillas en las que te sientas a partir el pastel de la repartición de los dividendos de nuestra explotada civilización. Los amos del capitalismo no están dispuestos a dejar volar a la gallina de los huevos de oro. El tribalismo de los que más tiene no nos debería de extrañar, así como tampoco nos debería extrañar que tan sólo baste una última revulta para reestablecer los pesos y contrapesos de una nueva sociedad: NEW society.

Hay dos tipos de conquistas de un seductor. Es muy probable que ambas sean de la escuela de los machos. Pero en todo caso, una de ellas utiliza una ventaja competitiva natural de los que son «bien parecidos». Los denominados «caritas». Y alguna ventaja tienen los que tienen buen cuerpo. También se debe considerar como una ventaja un subconjunto determinado de mujeres que aprecían en exclusiva las vergas gigantes. Un vergonononón siempre es una cualidad atípica en la muestra de machos por ahí esparcidos. La mayoría de los machos son de picha más bien menuda. La taxonomía de los machos más denigrante es la que utiliza en tamaño de sus penes para mortificar a los de pene pequeños y para enaltecer a los machos que encima tienen una polla de oro. Y si son caritas, ya ni te cuento. Un macho carita y con dinero tiene una carta blanca para acceder a ciertos sitios a los que ningún otro macho puede acceder. El elemento trascendental del machismo es si la mujer nos abre la puerta o no. Es ella, y sólo ella, la que tiene ese poder. Por tanto, el macho seductor puede valerse de dos estrategias: la de la servidumbre al sistema tradicional del macho alfa heteropatriarcal, o bien, acceder al mundo de quién intenta seducir a una mujer con una infalible mezcla de libertad: la insolencia y la risa. El profesor Froylán pertenecía a este último grupo.

Pero la línea es muy delgada. Pasarse de verga es bien fácil. Y hacerlo por costumbre también es popular. El macho más riata es que se vanagloria de su desface. Estoy bien pinche calienturiento, ira. Y se va la verga tiesa a… ira. Y se produce un momento de erección no bidireccional. Las erecciones de una sóla vía no suelen conducir a situaciones fáciles de gestionar. Para nadie. El calor ya ha elevado las apuestas. Y la condición del siguiente paso están en otro contexto anterior que ya saltamos. No hay cabida para una reconstrucción de los hechos. Lo hecho hecho está. La única posibilidad es desescalada. Y la ofensa se puede disipar si la actitud del abanderado se sostiene en gesto de transitividad al desarme. La violencia siempre ha sido del macho. Al menos la que nos compete. No quitemos el foco de dónde nuestro sistema nos indica que debemos profundizar. Las heridas de los posibles hechos delictivos. ¿Estás list@ para juzgar? ¿Estás list@ para jugar?

La posibilidad de una malinterpretación es muy alta cuando se tocan temas sexuales. La apertura mental también nos hace acceder a situaciones límite que no hemos estimado en el contexto social que conocemos. No sabemos nada más que nuestra moral en continuo juicio de mis más bajos instintos. No puedo evitar ser lo macho que soy. Ahora más ibérico que nunca. O querría decir más íbero. Como si los acentos importaran. Al menos para los locales. Y podríamos ahora cambiarlo todo. Volver a empezar. Dejarnos llevar.

Alejandra aguantó bara y luego se dio cuenta de que había sufrido un abuso secual y de poder. Y que hoy la cosa no iría así. Aquí está su relato. Nueve años después. Y desde una posición más afirmativa de quién responde a su agresor.

Ahí los tienen. Las dos historias se miden desde la subjetividad de los recuerdos. Y desde las plazas de poder que cada uno de nosotros transitamos. El gesto de nuestra posición y nuestra intención. Los gestos sexuales en contextos asíncronos. Meter la pata. O tener un piquín que bebe de la gracia de una cultura popular, que por más que también sea heteropatriarcal, no debemos colocar en la hoguera de los Weinsteins.

¿Usted, macho, qué opina?

¿Usted, señorita?

¿Usted, señora?

¿Usted, transexual?

Es delicado. La víctima. Te creo. Lo delictivo. Lo pueril. Lo sibilino. Lo impúdico. Traigan al jurado popular de la moral recatada. Me parece un caso para visualizar entre el jurado de sátiros y el popular de la moral recatada. El jing y el jang. La ecuanimidad de la razón sopesada con el paso del tiempo. Mientras nos hacemos viejos y verdes.

El video de Alejandra tranformado en una clase de Teoría del discurso para mi próximo curso: inscríbete.
¿Gustas?

En el imaginario del profesor Froylan, lo que en realidad le habría parecido revolucionario es que una de sus alumnas le contestara: «No, profe, tómese su pinche jugo. A ver qué le parece este otro truquito».

Mi historia mal contada

Érase una vez un gilipollas.

Cualquier español empieza así su último diario. Todos somos gilipollas.

Hay que aceptarlo.

Es duro.

Nadie dijo… gilipollas.

Todos lo sabemos.

Mírate al espejo.

Ahí lo tienes.

GILIPOLLAS.

Uno para ser new spainiard debe asumirse genuinamente como un gilipollas. De esa manera en la que tan sólo el español sabe hacerlo. Spain is diferent.

Pero no se equivoque nadie. Esto no es una parodia. Usted es un gilipollas de pies a cabeza. No me ha malentendido. Entérese. Le voy de cara. Quizás no le parezca lo más educado del mundo, pero siendo usted gilipollas, sabe usted, me suda la polla.

El gilipollas sabe de pollas. Y de pollardadas. Mil. No tiene límite. Puede llevarle 99 pensamientos al día: mi polla. En 66 de esos casos la polla erecta emula a un ideal de dictador que cada español tiene en su mente. Las otras 33 la polla está flácida y no pretende más que seguir estando ahí. Sin más. Sin querer afianzar su heteropatriarcal estructura mental. No corre sangre por mis venas. Soy un autómata mal programado. Casi casi un virus. La complejidad en mi estado de flacidez no es una historia extraordinaria. Ni tan sólo atractiva. Es demasiado insignificante. Cuelga. Chorrea. Como valenciano del Real Madrid. Como las orejas del elefante del rey. Aquél. El que ya no es.

No se ofenda usted. Si gilipollas es, no me dejará mentir. Usted bien sabe que yo le voy de frente. Y esa, y sólo esa, es mi virtud. Todo lo demás: gilipollas.

Lo ves. Te liberas. La liberación del gilipollas.

Esa es la revolución.

Si Marx hubiera entendido esto otro gallo cantaría.

Armando Gallo Pacheco.

Servidor.

ALLS