Maes, solo matizado.

Tres cabezas olmecas en carne y hueso de barba epistolar: NEW pau.

Ese es mi lema de campaña

Ese H2 es la polla. Ese, eso, es mi arte.

Yo soy un actor.

Este es mi acto.

Puedo ser quien sea.

Simple.

Ya pasó.

Lo que quieran que sea la razón de su existir, ya lo vivieron.

Aliviense.

Alivianense de paso.

Un escritor se define a sí mismo.

Viendo a los demás.

Como observador.

No ahí escribiendo.

A toda hora.

¿Cómo lo hace este señor?

Señor con minúsculas, please.

Vamos a minusculizar nuestro sistema dual, Señor MAYÚSCULA.

Gritando mayúscula ofendí al heteropatriarcado.

Que les den por el puto culo.

Y queda todo esto resuelto.

Por reducción al absurdo.

QED

ALLS

Es un día cotorrón

Besás el cielo con los labios.

Hoy vi un programa del 2017 de poetas citados por la televisión de mi ciudad, New Barcino, en el Turó Olmeca-Rovira: Roger. La batalleta d’aquesta muntanya sagrada. El per qué de tot plegat. Sense haver llegit mai ni una sola paraula del ticatalà.

El ticatalà és la nova llengua curricular obligatoria: us futeu.

Fot’at.

Estic de broma, no veus?

I no veus.

Mira.

Doncs no.

I no.

No.

Doncs res.

Res.

R………

Hi ha gent, algú, que s’havingut!!!!!!!!!

La NEW !!!!!!!!!

NEW !!!!!!!!!

NEW !!!

NEW !

NEW

This is what else Nesspresso: SUCKMYTUMMY.

You see, you don’t need to be a d____.

You don’t exist; no more.

It’s not me; you.

Me; you.

Respect.

NODOUBT

GLORYHEREANDNOWWITHGODFATHERHEREWITHUSANDALL: ALLS.

Boom_______—· GOLman.

So I thought we needed something else. So I went elsewhere. That’s you hadn’t heard of me. Until now. When time has come. You had me waiting on the sidelines for this last show: I’m the KING of the NEW world, just chill. Things are going to be in a diferent dimention so these fools can’t get to the NEW final US: The TICO commons.

I’m from NEW port: NEWLIM.

Our mestizo culture is nowhere else seen in the whole continent, wether you exit the beach towards that place where the horizon meets the sand and the palmtrees and all that wild vegetation we call our temple of love: EARTH HERSELF FULL OF OUR RESILIENT UNDERSTANDING FROM A NEW GAIA PERSPECTIVE THAT IS BORN IN HERE IN THE CARIBEAN COAST OF THE HOLY PLACE WHERE OUR LOVE WAS SEALED IN A GLORIOUS CEREMONY OF THE NEW COVENANT FROM US NEW américa feedbackloopers.

Something else happens in the whole coast of caribean natural history. We are a living ecosystem in peace. Careful, we’ve got not army.

Take nine seconds to feel what that’s like………

We’ve got it, biatches!

JK

JK GOLMAN.

Children’s book best selling author, Golman Elizondo, who realeased all nine books at once with illustrations, narrative, side notes, webpage playland, reward system selfproclaimed NEW rule for kids from uno to nou. UNO:NOU.

UNO:NOU.

The book series that broke the market.

The story that sped time up.

What if we only had 99 pages to write the last words in our life.

What would you write?

That good of a game is within my own private reward system who you are more than welcome to support. By joining it!

Choices. We-need-choices.

No seas mamón.

Hay cosas que hay que saber decir.

En México empieza por entender el timing de cuando aplicar: no seas mamón.

La vida de un mexicano comienza por ese precepto. Todo lo demás me puede comer los huevos.

Esa no te la esperas.

Por mucho albur que manejes, nel.

Así es el pedo. Nos fuimos a la verga. Me la metieron enterita. ¿Y qué crees? KANKANKANKAKAAN. Siasmamón. No es lo mismo. Todo está en el casi. Aguántala ahí. Ese es el timing exacto en el futbolarte. Este es mi espacio natural. Yo tengo una campaña. Tengo una propuesta. Y un plan. Lo voy a echar al aire. Y la banda va a jalar. Cabrón. No mames lo cabrón que va a halar. Hasta vamos a halárnosla con hache, gëy.

Ay gëy.

Gëy con eso no se juega.

Ya te salió el padrecito que llevas dentro.

Nueve segundos de clavarse en la textura.

Nadie dijo que leer fuera siempre una noción impoluta de placer. ¿El cabrón que es cabrón qué merece de nosotras?

El fin de las mamadas.

El fin del macho alfa.

A la verga.

Verga.

Nada.

ALLS.

BY

G

O

L

M

A

N


La fecha de hoy es lo de menos. A menos que vivas en ella. Jolines, existencia. Estabas ahí. Aquí: presente.

Hola, ¿qué hace?

El ¿qué pasa? que me enseño mi amigo Shawn de Florida in September 2001 in Barcelona. We ruled this town for a while. A group of mad people I met when first landed in this Godforsaken city without GOD FATHER’s command. New Barcino is like that, but resolved. We deserved to come out of our closet. Wo we did. I long time ago. Back when Bacino was not NEW.

I am a fucking lost soul who came to this town to dream the existence of a NEW worldly time when all of us are actually connected. To a higher sense of quest. The plan is what is not fuctionning. I’m going forward with this charade: this is what I have said to my collegues from Stockcolm, from Rotterdam, from Milan, from Helsinki, from Wien, from London and from New Barcino.

Welcome to New Barcino, I hate to be unpolite: this is the NEW name of our beloved Barcelona. I’m sure you won’t mind. Right?

You may have feelings for the old brand. We must learn to let go.

Forfeit your highest card.

Give up for 999999999 euro brand name.

Our city does.

Here it is.

Take it.

We left.

Gone.

ALLS

I don’t get easyly ticked by dickheads

I can see how that’s a completely new way of going about politics when you are trying your first atempt to be taken seriously in the contingencies of just another election smack in the middle of Pandemia Covid-19. I am all in. Here’s my candidacy.

The following nine days I will present my plan. With this simple plan we will progress up to numbers we haven’t seen till now. With my brand: NEW. It was that simple. NEW. Everyone got it. It was finally not change.

Ok, ok, ok, ok, ok, ok, ok, ok, ok……… I’m running.

I expect a pass.

You pass.

I receive.

Kill: futbolart.

This is what I got.

This is my song.

The day is today.

We finally go.

We move on.

The greatest simplest solution.

Availability of ourselves.

The distortion of our intent.

The will to read.

To read this.

Out loud.

Like a creed.

I told you this was a poem.

I told you I was running.

My kindom ain’t from this world.

Ti’s from next one up.

Are you comming?

We are leaping.

Comming or not?

Last chance.


The decision is yours

You dualize the word.

Double meanings; the least.

The game is up; bring up the game.

We are already hooked to our abyss.

The dark dwellers down there wondering; evil spiritually glowing in glorious repulsion with the archenemy icon: good.

A simple dual tale.

A green ridinghood warever affirmative girl the age of red little ridding hood. The world has changed. The story is different. Aparantly fitting the NEW standars. The NEW likes. This whole NEW system of desires and sublimatory lack of laws, lawyers, arms, dickheads, morons, assholes, bitches, nations, jutges, and it was just the people without them: the other nine candidates.

Forgive me if I am straight with you and ask for my allowance to have a say. To write it down in words. And commence a dialogue. You read, and in return, at every given pace, I place a piece of art that transforms you, time, space and the shitty system we love loath but keep getting sucked in by own dunceing.

Dunceing exist in ticatalán language.

The oficial language in this NEW place.

The world has changed.

Forevermore.

We go, go, go.

We gooooooooo………

We go, go, go

We goooooo

We go, go, go

We goooo

We go, go, go

We gooo

We go, go, go

We goo

We go, go, go

We go

We go

We go

We go

We go

We go…

And so on; and so forth.

It’s the hipheningy what makes my literature a trade in placing the feeling in the punctuation marks, as if we’ve just realized what feminist are claiming up at straight up dickead white money laundried fool: the worst of our kind: our cynical white top 9 LORDS OF DICKHEADLAND.

I promise it will be a place to go in our reinterpretation of what our NEW world should fill like visiting Tarragona to mingle with a holesome classier way of paying tribute to this one part of christianity that we finally kept: romanhood.

I am a Roman. I could rule, but who’d want to be Cesar in Jesus story? Who? I’ll tell you who: a Roman. The ended up believing. Romans turned to Jesus NEW model. He just delivered to last for as long as one oral story can move forward our brothers and sisters from the ninth generation from our own. The way those 116 year old memories, still holding the light of having lived that entire history in your glorious biography. A documentary tale of some sort. The actual thruth: you were holy.


The story can take a break. Breath outside that sort of text. The logic built into it. This what I’ve come up with. I will let go now. And I’l sell my art form as reproduction that I will deliver to those who want it printed in the holy scale NOU: 9, 99, 999, 9999, 99999, 999999, 9999999, 99999999, 999999999.

Soc el nou d’un poble nou. Aixì de clar. Es clar i ticatalà. Oi, que m’entens?

Doncs, vine.

Home, vota’m.

Dona, votim.

La meva sogra em votaria. Tot i ja saber que votará per no se quin partit. Jo explicaré un altre historia. No és pas la mateixa historia. Soc un nouvingut. Goita. No fotem. Espereu un moment. Treieu-me a aquest gorila de la esquena.

Floquet de neu baixa de la meva espatlla.

Faig ùs d’un recurs facilot que hagués encantat a en Plà. Tant Mataró.

Jo soc d’aquesta terra perque d’aquesta terra és qui pot parlar-li amb l’estima que li tens i quelcom tot dos reconeixem, bonica. Doncs jo soc la terra d’un poble antic que els meus avantpasat es van pasar pel forro i el trepitjar amb una certa incapacitat de veure tot lo dolent que representava fer això devant l’arquitectura d’un poble pacific d’un poble que et dona la benvinguda més fantàstica a una vall resignificat tot just per un foraster que va arrivar directament de les antípodes d’on sóm. D’aquí. La centre del mon. El mon petit. El meu mon xiquet.

El nou mon.

El meu nou.

Torno al Camp… vaig rodar el mon.

Ho vull fer amb la més sublim de totes les histories. Disculpeu la infantileça del meu poema èpic esperpètic gloriòs: el mon s’havia resol sol. No per un esser divi. Perque ens van esdevenir la necessitat de fer aquest canvi ja. I capgirar el mon, com s’ho rumian les companyes de les CUP.

Sense dubte el meu arrelament amb l’intenció de que vivim els barris lliures de feixisme, odi, violencia, armes, espionatge, conspiracions, violadors (estava inclòs en violencia pero voldria fer un petit parentesis a la violencia que pateixin les dones pel fet de ser dones, i que potser voste no s’havia adonat fins ara. I encara no veu clar que cal deixar d’esser aixì. Així com? Cóm qué cóm? Tú ets tonto? Una petita picabaralla s’estén per un riu de gent tumultuosa només rien de la surrealitat de tot plegat. El que hem viscut. Tot ara. I tota la vida. Sigui estiu, sigui tardor, sigui hivern, sigui la prima, Vera. El viure bé. Ple. Aquí. En todo espacio en el que mis células explotaron hacia la sensación doblegada por la sublimación más acá de nuestros ritos, de nuestros antepasados locales. La señorialidad de lo que simplemente retiramos al olvido.

La resignificación de los olmecas es el último tributo a un pueblo que aquí nadie conoció. Pero tampoco los recordamos más de lo que salen ahora en este hilo interminable de cabezas olmecas.

Cada cabeza olmeca es un gol. La cabeza olmeca es un balón. Golman viene con balón. Cada niño querrá uno. Así piensa el marketing del club. Se trata del negocio más grande de las marcas de nuestra capital vacia. La ausencia de todo tipo de valores que quedaron representados en lo que nuestra entidad fue o dejó de ser mientras nosotros nos asumimos como una cosa en sí completa y feliz. Más allá de los resultados de nuestro club de futbol. Por la relación que aprendimos a tener con el futbol a partir de una manera de ver (o en el caso de algunos pocos que lo juegan: los futbolartistas) el juego más perfecto que Dios Padre se pudo sacar de la manga, o bien, que nuestros ancestros más gloriosos, los jugadores de pelota, con una delantera implacable de un tipo de precisión que desarrolló en nuestros genes fortalecidos por nuestra vida aquí, entre valles, ríos, playas, olas, montañas, picnics, restaurantes, bares y discotecas. El futbolarte nace o se hace. No lo se ni yo. Esa es la parte esquiva que nos pretende ubicar en un plano sublimiinalmente arribista, como todo lationoamericano al que le abren las puertas de Sarrià.

Jo vaig aterrar aquí i molt ràpid vaig veure qui erau els que veritablement erau més espacials: els insolents.

Les nit s’omplen pels que la transiten.

No és de ningú.

Hi ha una dimensió de quedar-se despert, fent lo que sigui, escrivint, o jugant amb el mon senser. A matar monstres. Histories. Vosaltres. El dron arrivarà un dia per un mecanisme per al qual ja estàs entrenat. Estàs programat per aceptar la violencia, per que ens ho enseyen com si això fos un pal sec i necesari. Una bona hostia. Puta. La violencia mana. Els que ho volem defenen les institucions. I aquí tenim la llei i les propies estructures d’autocura. La institució ha d’esser robusta. Els mercats, els traders, es creien que només ells podien tenir acces als mercats de valors. I han vist l’acció del sistema complexe autoorganitzat. La posibilidad de resoldre això per una historia íntima a la que ens apuntem tot plegat per formar part d’un directe etern. Les camares casi mai s’apaguen. Si t’ho grabas tú, tu ets l’amo. I el mon està veient. I seguint un fil. De generacions en generacions que marxem al costat uns dels altres. Sense haver d’aixecar la veu com la derrera vegada que et vas llençar a dir-li lo que el teu nèmesis favorit es posara de cara i et donés pel sac.

Odies. Odiem. I no fotem. Ens encanta. Els subnormals no tenen perdó. Pero no ho poden evitar. Pertanyen a aquesta latitud de pensament. Fins aquí tot bé. Qué tan bé estem preparats per a un dels discursos establerts de lo que ens portarà a l’abyss. Aquest cop sí. I doncs requereixes que la dualitat hi sigui per anar a la banda contraria d’on pateixis més, d’uns criteris que no només no cauen bé, sino per lo que diuen foten més mal que la cura, que pretendien tenir la seva exigencia quelcom arrivada just ara des dels cels superiors de toda gloria eterna. El regreso del compañero de …

De pronto, vuelves, y te encuentras con:

The old in and out.

Ain’t your fucking choice to make

Bill Burr blur

Everybody knows Bill’s humour is out of order. He’s, you know, twisted. But, heck damn righ he is white.

Half a history.

New América.

Remake New América not a fucking mess.

Because that’s what we are. You do see it now, right?


El cercle de menorquins a Barcelona es feia cada cop més un lloc inhabitable al que engeraria a totes i tots a prende pel cul.


Risas insolentes.


Cada encabezado tiene su pedo.

Uno de la el significante.

Ser un significante arbitrario de cualquier ente.

Ya me dirojo a los androides nomás.

El resto pueden ir y chingar a su …

¿Por qué meterse con la madre de nadie?

Y más aún, con la patria de tu vecino.

Los mexicanos no lo hacemos. Íranos, puto.

¿Cómo esperarían los gringos que les respondiramos si un día nos regalan un símbolo de su puta simpsonaliedad que ustedes mismos no saben cómo apreciar porque les da vergüenza que su puñetero American dream es un puta mierda racista de blancos sin ninún tipo de gracia, desde nuestra otredad como el beneficiario de los exceso «fuera de lugar» de su parroquia? Observemos pues la paja en el hojo ajeno, pero no olvidemos su vigas.


Why is our system collapsing?

Because the wise guys from Harvard are in controll.

Hold your laugh.

Hold your laugh.

Hold your laugh.

Hold your laugh.

Hold your laugh.

Hold your laugh.

Hold your laugh.

Hold your laugh.

Hold your laugh.

LOL. LOL. LOL. LOL. LOL. LOL. LOL. LOL. LOL:

ALLS.


That’s a songprayer.

Songpray is biger than the Beatles, Mohammed Ali, Harvey Weinstein, Woody Allen, Allen Gingsberg, Jack Keroak, Jesús Christ who’s come down from the New Heaven GOD FATHER, who came down to Florida, The Sopranos current operator manager, and Donald Trumps MAGA América. Ain’t that more reasons than the interpretation from that gun loving assasin of JOHN FUCKING LENNON president of the fanclub of Jesus when he was being all nazi and shit, someshit this twitter troll speaks up from latest cheat of the judicial system when it comes to go for gun loving war tycoon and entertainment MEGAGODS of our so narrow minded white trash true american puknny. CAGOENLAOSTIA.


Un español hasta los huevos saltó en ese momento y dice: molaría ser como puto amo que subió desde Llinars a su avión voló al capitolia y tras la resaca tuvos los huevacos de preparar el gran día de la liberación de MAGA América. En el último filtro de la historia. Un facha con ganas de servir al fascismo mundial. La fuerza de la cohersión frente al pacifismo subnormal bolivariano. Un insulto racista contra los latinoaméricanos y con algo más de saña de clase superior, con una rotunda honesta gilipollés inevitable va y sueltas una xorrada nazi por la cara. Una declaración de VOX con un Cara al Sol por todo lo alto. Con el criterio de un resurgimiento de los nostalgicos de la mano dura con las armas a nuestro lado cago en los mariconazos del mundo del arte, del cine, del teatro, de las bellas artes, de la danza, del activismo político, del periodismo vendido al demonio rojo del sistema que viena por nosotros, a su manera pusilánime de los pacifistas de mierda. Ya verás cuando tomemos el capitolio. Y va y se pega ese viaje por los santos cojones de su obsesión infantil por Ulises, en sus nueve reinterpretaciones más estrambóticas de una paridad decantada hacia uno de los polos de género que nos interesa analizar: el macho ibérico en peligro de extinción queriendo ser uno de los patriotas americanos contra el riesgo de negar la mayor: derrocar la democracia por falacia. Falarmente. Una pollardada. Un falo en boca de Don.

Don vs Don.

Pick your dick.

A New América tribute to our stupidity. We are fucked up! That’s what we are. I’m Donald Trump, expresident of the United States. I used to nuts about being a nazi in command of Air Force One. I could unleash the war on any of my nemesis, in a personal style. As the leader of the world. The rules didn’t allow me to take absolute control over the game by altering the results of Democracy. Intending to be all cool by denying my loss in what was shown to be a fair election of our democratic system, however old the neighbourgs point out in the toilet paper news about your fucking xenofobic dickheads, your are going down!

That would be which, neighbour?

A) CANADA

b) mejico.

c)the russians.

d) The red comunist presenting a candidacy and winning the election.

e) The arm smugglers in our territory.

f) The arm holders.

g) good loving unoficcial not really votable american alien go back to where you came from and you can be separeted wharever why did you come, speak. Speak sayer. Bully. You recognized yourself at good. Of course you think you are good. You come from the white privilege narrative scheme. The why we are number one. Easy, right. Easey right works. I’m telling you. I’ve seen it displayed all my life. From outside the wall. We can pick into the Fenway and dream to run over grasses so fair as the outfield from one of those three players way the fuck away from the power place: home. Baseball is holly because a New Américan feedbackloopper call it that in voice from mix of our soul as set of rules to play each other in a competitive game. We are good at games. We like to play. And we’ve been way too much into your shit model. We as neighbors from acroos the border just see you as you are, man. Don’t take yourself so seriously. You are deeply flawed. We know it from a long time ago. We just didn’t know you were still so fooled about the display of the bigger game. The risks of putting those element of our society at the top of our morality. Who are going to serve, but God. Wait, what God?

h) Unbelievers

i) Feedbackloopers

j) Mandalorians

k) One ship with a scape plan: to leave has never seemed so right. Democracy fail. We are who are. Surrender the trap. The revolters were real poets. They had written shit in their facebook pages. We loved it. And followed a mad mob with Conferate flags, LGTBI flags (clearly infiltrados, as they have a project dedicated to protraying the collectives that we are aiming to distroy by hitting them hard where we can get them: trashtalking them out of business. Like this shit business they call democracy. Trashers like that, with high lever of literacy and social studies essays for their groups of collective learning of the white male soul nakedly accepting it from behind. Way to much information for hetero white proud boy. Don’t feed my deamons today, amigo. Not today. Cause I’m ready to blow. Let’s go: it’s tonight.

l) WHAAAAAAAAA

m) You don’t understand how we’ve seen you comming, negro.

n) The other according to the white proud american ones coming out on tv to overthrow democracy over the detailed filming of your heroicity galore. Your are a bunch of genius portraying the all NEW América idol. The one taking the system down. And failing while putting yourself on the spot of great white dick. GWD. A New MOVEMENT.

ñ) The new administration

o) Olmecan saints

p) Ticatalans

q) Tico commoners

r) Gringos viejos

s) Insane bastards dickeads

t) other insane bastards with the right humour

u) Right dicks dicking around

v) El Papa Francisco y 99 fieles católicos salvando el evangelio, el patrimonio, los debates contra los izquierdosos voluntariosos por convertirse finalmente en bolivarianos de verdad. El mismo pajarito que susurró a Maduro con la voz del comandante Hugo Chávez voló fuera de los valles y las montañas venezolanas y se adentró en un viaje que llevó por todos los andes hasta la cima de la montaña, y de ahí bajó hacia la playa, de ambos lados de la ladera. Como uno domina las cuencas. Uno, como la empresa de un imperio exterior. En proceso de exploración y conquista. Cuando los tiempos lo permitían. Se mira ahora con recelo. Pues en su día nos enganchamos al rollo. Los españoles son un ejemplo. Los holandeses, otro. Los frances, unos más. Los ingleses, sin duda. Los alemanes, no podrían faltar. Los vikingos, con ustedes empezó todo. Los Beverly Hillbillies 9. Ahí llegamos los mexicanos. Y trajimos con nosotros la revolución. Pero no somos esos pinches batos. ¿Por quién nos toman? No somos ameteurs. Nomás dije que era mexicano. Me vas a venir a perdonar. Pero hoy sólo tengo ojos para tí. Para no verte. Para mandarte a la verga una vez más, aprovechando que ahora es mucho más evidente lo que hay detrás de toda esta demostración de poder y mal perder. El elemento de caos suficiente para que nadie retome el control y parezca que la guerra civil la tenemos entre nosotros. ¿A quién deja bien parado todo esto? A nadie, evidentemente. Pero nosotros no hemos sideo los provocadores de este disgusto internacional que puedan estar teniendo ustedes en su capital, con la preocupante circunstancialidad de que un grupo de hombres hombres blancos organizados en milicias paramilitares de las cuáles tenemos suficientes recursos dentro de la jurisprudencia de nuestros servicios internos de neutralizar estas células de terroristas propias en el acto de infiltración por la fuerza en las instituciones del poder. ¿Qué dicen los militares al respecto?

w) Los militares

x) 99 richest people in the world

y) New Richland

z) New América

I am offering another way. Ours has gone down the drain. Maybe yours just know. In terms of keeping your good name. I’m telling this because as your neighbor, I LOVE THEE. I learned British Literature with a British tutor called Mrs. Evans, and Américan Literature with Mrs. Donahue in a school on the mountain that taught you to be integrated into the mountain, in the field, court, lab, agora, auditorium, gardens, patios, benches, launges, chillouts, study halls, billiards, tennis court, squash court, gim, olimpic swiming pool, feedbackloopper station. The New education system has all of these spaces. And we are going to ride along the way away from this shit that’s burning down in history as past state of the collective mind. They way we were like that. Not wrong. Just SO like that, it turned out to the fucked up. Suddenly there’s a feeling of a civil war that must be fought. Because we won. A lie. That’s what we know. The judges from your party said the fraud case didn’t stand a chance. You are beliveing Rudolph the black sweat lawyer is top class of civilization: those cynical bastards. How dare them? WTF class. Welcome to your shit world. The king is dead long live the king element in democracy having periods of 4 years of what we, the people choose. You chose, you lost. You feel hurt. We get it. Trump is going to face the law and he doesn’t have what good lawyers call «a chance». But your lawyer ought to believe. Or this guy goes with another lawyer. From all the tons that would charge half of Rudy’s rates. Nowadays everyone’s got a rate. And we all get pay. The system is great. He did America great again. According to us. The people who were fine before the venezuelan ran in and took our fair nation into New Caracas Cacas.

New Caracas Cacas se convirtió en la gran capital virtual de un cierto tipo de dudes.

La literatura del sur del muro nos tiró unos libros por la frontera. Los libros fueron distribuidos por los barrios por los que se mueven en el mundo según Gard del norte blanco. Ese soñado paraiso. No mamen. Eso si es primer mundo. Nomás hay que ver la tele. Y sus series. Y sus mundos imaginarios. Disney. Netflix. Amazon. Star Wars and Lucas evergrowing brand. That end of capitalism going good+. The A+ Society. That’s not even who is rich from his background family history and wealth accumulated. Work was the invention of the XX century as the way in which the people in the new modern society, who had to become industrial, in order to experience the posibility to move forward, to adapt more perfected models of society. And we mixed in the way and ended up being one single soul. And things went alright. Except for the departed. May they rest in peace.

Today a woman died in the State Capitol. It’s an unbelievalbe story that’s taking place. I don’t even want to be there. Presently looking at another one of your shows. And we love a good old New América white show! By GOD, we do. We just are not from that angle in particular. Respect many of your ways. Many of your postulates. Precisely being the xenofob dickhead bible of the great white dick. A balloon who’s air is running out. Trying to prove the virility of their force as the military take a day off from the responsibility of calling it out like it is. In social media. In those whatsapp comments with their high school pals. It’s a high school story still. Think of it. Guys from high school has the true conviction that they are being cheated of the greatest president in America History. Donald Trump with final day in power, by talking a piss on democracy letting his dogs create havoc. As bullys do and speak out about the threats on the stability of the markets. Why aren’t the capital rushing out of that caos? This is where we, as neighbors can start to talk about another society we have in mind. But clean up your act, will you. This shit is disgraceful. I haven’t been stuck to live news sindrome. We’ve fallen for all your main narratives. We whatch war movies because we loved to watch the films of your authors disagreeing with the power WHITE RIDE, and you getting a hang of what our neighbors way was all about. So we, as neighbors, from the distance, figure out we have something in common. Milions of latinos represent a present joint that moves freely south of the wall. Beacuase we ain’t here to try to be that. That thing up there. What ever picture you choose to amplify. Your failed american heart is a little like the feeling of shit this movie finally is going to be about the end of the world. It was all because of this dickead piece of shit who took over and try to go Turbo on us again, the way Adolf did, back in his glory days.

The expresidents new TV CABLE SHOW: the old glory days, with DON T.

The president has a new logo: DON T.

A mexican Design Thinking firm conviced him that this way he was going to be the one making money out of making fun of himself. Even the years in prision. But things were going to have to change. We are going to have to let some people go. We are in one of those tough spots you put yourself in when you have to fire people from the system. They are history in our history. Bye bye Don song. The risk of Civil War.

That’s on the table. The FBI has intelligence information on 99 subversive urban gangs. The undercover dude in ours was like shaaaaaait, mate. He pretends to be an american that speaks like a Brexiter. The DONBORIS gang. It was some bullocks time.

It was the greatest REIS in history. It’s a family fantasy thing. A bit like USA.

I am shitting with you. I can only hope that this shit we are looking at is all there is from the boys ouside the cage making all the noise. Are those infiltrated ROJOS trying bo bolechevique themselves into our political system. Are being boycotted by nazi white comunist?

That last question let some 9999999 NEW Américans worrying about their future? The greatest country in the world collapsing like the towers from a blow from within that we just couldn’t have ever imagined. CHACHÁN.

La pinche risa inundó las casas de los batos al sur del pinche muro que nos costó un ojo de la cara. Para que ahora el canijo se nos pele. Con la que nos debía. Alguien en México hizo bisne con Don T. Un chingo. Y ahora está serio viendo la tele con su vieja, como si no le fuera en anda el pedo, pero tiene a su comando a la espera de entrarle o no a la disputa por la fuerza. El ataque desde las órdenes del caos. El fin de nuestros tiempos.

DON T mientras tanto veía qué más había en la televisión. I’m bored, he said. I’m not seeing a way out. I’m up my neck. The proud boys are doing good, I’m telling you. I’d back them up and we’d have the country on its knees because the military has grown fond of me. I’m a old contractor in town. We all have stocks. Common. We are New América. Tycoons rapidly say it. It was a social movement with a literature integrated into the prose of our defeat. Damn, we are so Yesterday.

Oh, man, I ran out to look for the Beatles song and found this trailer. Of an impostor. A light out that erased something from all of our history. Like democracy. Forget the beatles. An ultimate facist movement big day into power. When would you consider they’d leave? The wouldn’t. They are not democrats.

Democracy in power. It’s like having something so big, light a collective block wave that erased the Beatles from world history according to whites and browns. The other browns. Brown history class. Brown history literature. The story about an unbelieable way out from an improbable hero. Still a hero tale. Like becoming a star. And beating Sheridan. And inviting him to play the real time moment someone else stepped up into his game at the top of the tallest mountain. Ted? Is that his name. I am so disconnected now the Brexit’s on.

Erase British History from our mindframe. We just tell ourselves a different story. But’s you, not me. What’s fucked up. We’ve seen in happened already. We’ve collided before. We come from the antagonist narrative ruling the world, the insitutions and the big thrill for guns, the power to kill, the industrial platform, the serious banking and insurance building blocks, the lawyers , the big consulting 9, the 99 families. Our American game. Our anglosaxon tale. We the white conquerors. The not so catholic anglicans. We revolted with Luther… we ain’t comming back. Catholic vs. New América Church of NEW England. NACoNE.

No seas nacone.

Se popularizo la frase entre grupos subversivos de surrealistas observadores de las piltrafas que el capitalismo escupía por la ventana que nos enseñaba el privilegio del hombre blanco vs la legitimada utilización de la violencia cuando se trata de otros colectivos luchando contra la infamia de sufrir la violencia del estado y de las mafias que mueven las armas en la vorágine interior/exterior de un mundo de asesinos armados. Tomamos eso como una realidad que nos avoca a una urbanidad armada. La protección en el estado de la naturaleza. Cada quién vela por su seguridad. Ya no con cuchillos. Esos chinos nos trajeron la pólvora. El efecto de traer sustancias a la moda de uso. Como la polvora para los ejércitos. Ese punto de plus tecnológico con el que españoles hicieron valer la razón del ganador de una batalla de conquista para derrocar el gobierno que surge de la gente. El discutir la democracia quiere decir que creemos que los demás congéneres están mal en la elección política de su gusto. Como hasta ahora había sido ir a votar azul o rojo. Es todo parte de la farse. Y del asunto. ¿Qué tanto corre peligro el planeta con la subnormalidad de esta cuadrilla de sociópatas fascistas? Los nombres no serán los mismos que los utilizados cuando se describe a quién cruza la frontera y juega de vivo. Yo si voy con mi show a New América tengo una audiencia que sabe que me estoy descojonando. Que les estoy chingando la marrana. Es lo mínimo que DON T merece para rescatarlo del fondo que está rascando, ya no sólo con la derrota, sino con la simulación neymaresca de que le hicieron penal. Lo peor de todo es la amnesia del que entiende las evidencias pero no las quiere creer. Como quién ciegamente cree en Dios Padre, exclusivamente, sin ceder a noñerías de izquierdas de los seguidores de Jesús y el resto de comunistas rojos hijos de la gran puta. Un hombre de derechas de verdad no dejará de mandar a chingar a su madre a nadie que siga considerando oportuno, a todos aquellos que ameriten ser humillados por el poder que sobre mis ombros me permiten rebasar todas las líneas rojas sociales a las que nos han hecho creer que todas y todos estamos sujetos. Nos controlaron bajo la amenaza de que si hacíamos las cosas mal nos vendrían a reprender. Bajo el mundo de los que nos va bien. Eleminando el riesgo de quedar descolgado. Y al no tener red, caer en la lumpensociedad. A la que tenemos miedo. No la protegemos, ni rescatamos, pero su sufrimiento, a demás de darnos igual, nos roba. Así que igual debemos exigirles que no vengan, así no sea verdad. Así los nuestros se estén yendo. Ya no sólo ellos. Y recuperamos entonces el gran espíritu originario.

Pasa la historia en sentido contrario a nuestro tiempo. En ambas direcciones: pasado y futuro. A la verga el hoy. Damos pena. Dimos pena. Esos pinches gringos blancos no me representan. Un poco sí el hombre de los cuernos y el pelo en pecho, a pesar de sus tatuajes. Algo en esa imagen me demuestra que en toda revuelta, inclusive los intentos de golpe de estado que ahora vemos cómo los gringos orquestan sobre el poder soberano de los representantes escogidos por el pueblo. En la ceremonia autoestablecida en el siglo XIX para dar forma un día particular en la que el protocolo del cambio de poder representa la voluntad libre de reciclar el juego aparente de poder. No nos podríamos haber imaginado que el propio presente, a tres días de dejar de serlo, convocara con su irresponsable falta de asunción a su responsabilidad, valga la redundacia, como político a cargo de la principal potencia mundial. El poder absoluto de un obstiando hombre blanco con la inmunidad absoluta en el momento justo para evitar el ataque legal de los despachos en manos de las firmas del otro color del Gran modelo americano de la alternancia.

Esa bien podría ser la argumentación de unos activistas con un valor de la resistencia a partir de la configuración de una milicia de respuesta antes lo que ellos consideraban como el momento definitivo para la insurrección de los privilegiados de siempre, los hombres de bien, de las putas y las pistolas de la toda la vida, la vida de las grandes familias dueñas de los senderos de la violencia. El control político de las bases. La construcción de centro urbanos y rurales de subsistencia simbiótica en equllibrio y resiliencia continua. El ciclo se reconforma. Pero no pasa nada. Pasamos de nuestra realidad actual. Dejamos que se vaya a la mierda. Si eso los borra a todos de la historia, demos el paso todas juntas. Votemos todos a la vez desplazar a la población completa del planeta, a la humanidad entera, en todas las lenguas, que demos un paso adelante hacia un mismo tiempo. Hacia la comunión de un estado de las cosas por encima de nuestra perfectible modelo capitalista que tantas cosas bonitas nos ha dado, y al que estaremos plenamente agradecidos. Las muertes inevitables que su hundimiento generarán. Ya no se puede culpar a la revolución. El mercado mismo se estrelló. Y el fascismo cerró los dientes en un mordisco final. Se acabó el juego. Quieto todo el mundo.


Los españoles podemos estar tranquilos porque nuestro comander en chief está super fresco de mente. ¿Cuál? Obvio el rey.


El presidente decide si hay que ir a la guerr: Sánchez mueve ficha.

Nunca antes jugar al risk había sido tan interactivo. De pronto nos pudimos informar de primera mano en que las fuerzas políticas estaban cambiando de dirección. El péndulo simplemente da la vuelta. Y sigue su camino. Estamos entre dos latidos, no lo olvidemos. El día que no sea así, habremos muerto. Esto es un hecho incontestable, pero útil, para entender que el riesgo máximo a la descomposición de lo que somos, el primero de todos, arriba de todo, está la desconfiguración de nuestras propias instituciones por la tentación de los paramilitares, en una sociedad armada, para tomar con el poder cuando el líder político nos lo indica, pasando por encima del control real de las fuerzas armas, las policías nacionales, las fuerzas de seguridad estatales, los policías de las series de televisión, los del ladrón común, tan bien dibujadas las fechorías de todos aquellos malos malores negros, chinos, latinos, musulmanes, feministas, trotskistas, abortistas, mariconazos, y los ticatalanes. Los llamados Malorians. La mejor serie del 2021.


You guys are going down. We can see it. Don’t feel pity on yourself. We’ve let to be falling before. It’s all part of the drill. It’s been filmed before. Our best writers are writting interesting literature for the diferent kind of entertainment we are going to need after this. What we saw today cannot be unseen. Like that foot on that throat. The way you are sick. And he was waiting to do this. The way I had forseen it long ago. And shut my mouth. I can’t hold on any longer. Something happened to me in the past, and now I have to let it rip. So here it goes.


The smell of the net in the scaffolding of the capitol was a sort of plastic that has proven to be the most effective one to allow security to be uncompromiseble within the site of the operation. They may have been in on it. They knew it withold the uploading of 999 patriots taking over the power that belongs to us. And we are not willing to let go. It’s us against them. We hate red. We hate blue.

A country divide. It was comming here all along. They are not the way, we thought down south the Muro. The pinchi muro, they call it. They make fun of us, you know. Fucking speaks. Do you know what’d do with them? Commons, aks me? Dare you? What would you do to them, Mr. Hillbilly: I’d shut the motherfucker up the ass, and say: speak now. You piece of worthless donkeyshit!


We are going to clear you out in different doors. Just to make sure that you don’t hurt each other as you storm out this mess. Allow me to be politically incorrect. I’m only a futbolartist from south of the border. I am a nobody who can singularly point my judging finger at your low point in history, as if opportunity strikes when you see the win in the military action. We know you want to use it. We know you do it all the time. We know that’s how your product keeps the market moving and creating value in terms of guns. Gunvalue index. How much do we depend on them? What’s the demand like other than public security? How is the return on those outofthelaw susbsistems shared with the gun manufacterers and interdependences. Do you want to talk treuce of business?

a) Treuce

b) Business.


Civil war is on the table. People have been talking about it in all 99 states. It’s out of proportions. The federation is shutting down. The system is overflown. War is always the answer, especially in peace time. Distopian young writters were going nuts. The story unfold one more time in front of our eyes. And we are here to say: I. I will take you away from this fucking mess. Forget this shit altogether. Listen to my global revolution in which the collapse of the Roman Empire is a given. You breath safe. We are moving on. Please don’t loose site of the projection in your phone. The system is going to selfevolve with the disruption of futbolartist who claims to bring into the table a mixture of cultures that could resolve into us voting ourselves away from the surreality that it’s comming from the decomposition of our facist state. Right there under our nose. We can’t help but watch. Only some us kept our attention in a diferent wavelenght to create the Juda Ben-Hur charecters of that crucifiction of Jesus. DON T believed many things. We have to give him that bid. He’s played quite a game. His performance has been out of this league. He’s left us all speachless: ¿por qué no te callas?


El Rey Emérito se habría atrevido a llamarle la atención a DON T: ¿por qué no te callas?

El rey don Juan Carlos de Borbón a DON T en una reunión de cacería con gente pudiente blanca del resto del mundo.

It’s not a bad time for billionaires. They can’t be too sad. They should give a fuck. The game is always tilted. It’s what they always say. They are there with their management responsabilities in those fancy enterprises that run business as usual. Life is the US et al. Science has changed: thanks to us. We are a black mirror to the world. The world can’t keep up. Sometimes they even look away for a sec, but they always come back. We hit’m with another one of our singular strokes.


We are fume sellers: we’ve always been. Take Hollywood, Wall Street, Military, Baseball, Publishing, Farming, dope, rock and spy vs spy.


This shit is crooked. And it’s tumbling down. But don’t think we are just going to sit back and relax. We are going to place the market in motion in order to reintegrate the stability that you need into the shape of capital transfer that gets advantaje to political instability in other countries of the world to move around capital that we had stucked up elsewhere. Where we now sell. We buy cheap, as the shit if going through the roof. We take the wave back the safe way. The thing brings down several solid business. Positions change motion. And we are telling the people interested in the game to get back in track. We are offering the deals. Trust is newest game. We will go this path. There’s no other way. Guess what? We don’t trust you anymore.


The risk of breaking up

Scoring is hard. Back in the 90’s when I had to (tried to) and failed. Or then again, in the 2000’s where I finally learned the ways, finding my self, solving all my poodles. The lagoons we must dry. That’s the task of cleaning our brain. What happens when you sleep. The things that get out of control when you don’t sleep enough. I have the time split. I don’t buy into certain theories. I know I’ve been there. I must no throw the stone at the citizen in the fronline of an upheaval movement that you trust to be the right thing. Even if your own mother wouldn’t see it. Taking that risk. Againt the odds of getting yourself repelled. It so happens that they kill palestians who throw stones at your soldiers on their first night in the post, to avoid defing from an attacher, seems to be the reason. The state violence you allow yourself to be displayed by the white gun loving men in the first day of independence day. Civil War: the way it’s always been. The divide of our hour. The you’s I love to hate. Come again, let me hate you some more. I can’t get enough, how much I hate you. I love to hate you. Common, bring it on. Go on your way. I’m running away. I don’t ever want to see you. You stink and yet I know white trash floats on top of the civil rights that outperform in the displays that explain what we are, what we feel, and how we are constantly thinking on the commons since we realize we were being fed the lamest xenofobic white trash from the recicled bins of the real valued extracted from our historic hit stories. Ever so expansive and engaged with the money game derived from crooked capitalism. Realism, as money people refer to. We were sold a rolls royce by merchart dealer of second-hand replicas. I couldn’t read this moment of our history as NEW Américans taking over in the direction that situates our angle as further away as possible than what has centered the attention of some local war boys storming in white old America castle and parlament, to avoid the course of time, to call on the truth and fairness of this election process, without being able to show the judges the evidence needed to make that claim in the first place. Already difamatory and used as tool, to lie knowingly to tire everybody out. And keep the attetion elsewhere.

This is a great time to be alive. This is increbible. Time is of the escense. But taking it easy too. I use time and space diferent that the rest. People may not like it. I’ll try to. I am going back to the game. And I’ll play the game.


El lider de las conspiraciones emerge entre la multitud revoltosa.

La demencia colectiva de un imperio se tamblalea con la ayuda de un sicópata y sus 999 patanatas tomando el congreso de los representantes del pueblo. La narrativa de cómo cargarte la democracia de tu propio país. Los casos prácticos de España, México y USA. La acción de defensa de la instituciones que defienden la violencia.

En dos días os puedo tener lista la revolución necesaria para contrarrestar nuestra dependencia en la narrativa melodramática americana. No quisiéramos que se quedaran ahí en la mierda. Estamos convencidos de que sabrán sobrellevar estos amargos momentos de desvergüenza para modular un poco su discurso supremacista y de aires de superioridad que por ahí resurgen como cuna de la democracia más antigua del planeta. De alguna manera, subsistirá. Pasado el filtro del ejercicio de desmarcarse del fascismo de ultra derecha, en vez de abrazarlo. El mimo fascista siempre es dificil de detener. Veremos.

La historia malentendida del legado anglosajón del modelo de conquistadores europeos del norte de europa. O bien, los que escogieron los ingléses-americanos. Ya se entiende. Eso otro.

Otra de vaqueros.

El americano más apropiado para representar al hombre blanco desquiciado finalmente salió de la posesión que había ejercido sobre Don T, que quedó mudo y pasmado en un sofá comodísimo de la sala de televisión del ala oeste de la Casa Blanca. Ya se habían acabado las palomitas cuando espíritu dejó a Don T, traspaso la pantalla y se apoderó de Q-shaman, la cabeza pensante de los arquitectos del pensamiento sabio en las antípodas de la conspiración antivacunas, antisemita, filofascista, supremacista blanca, y un poeta del directo. Un hombre blanco que nace de los dioses del hombre americano blanco, con su santa paternalidad sagrada, su vínculo directo con Dios Padre y los espíritus de los cazadores recolectores del pasado, y los exploradores cazadores de indios, los malos. Los malos malos salieron a la calle y se amotinaron sobre la casa del pueblo. El poder es de ellos. La defensa de los chinos-venezolanos que se han infiltrado en el cuerpo de Biden y Harris. La venta de nuestros valores. El privilegio blanco en riesgo de muerte. Como un toro aturdido, lanza su último alarido.

FIN

Todo llega a su fin. Ya lo decía el buen Morris Berman.

https://www.facebook.com/editorialsextopiso/posts/10157779952246709

La no pronunciación de mi pensar/escritura

Mi arte está escondido.

Sólamente yo lo conozco.

Y por eso tan sólo vale para mí.

Quizás algunos, pocos, unos cuantos, lo admitan.

La medida es clara y cristalinamente transparente, a riesgo de expresarme con pleanasmos españoles. No lo puedo evitar: ahora soy uno de ellos. Entiéndaseme. Plegaria.

Yo puedo valer como católico como el que más.

No hay nadie, NADIE, en todo el reino de España, y todos aquellos rincones en los que un español se conecta con la universalidad del mensaje de hermandad y amor de Cristo, que en su momento intuyó como algo más que su propia existencia, y lo que él pudiera decir de la razón de estar aquí, en esta corta vida, que tambié para Él, sería finita.

Por tanto ¿qué hago aquí?

No lo sé.

Ni tú.

Ni yo.

Ni nadie.

Esto tan sólo es literatura infantil.

Aquí el que no me lea que me coma los huevos.

Si voy a ser español voy a reaccionar hacia ofensas gratuitas, de quién sea, con una versión de lo que en público Pinto representó con su respuesta fugaz y llena de Gloria: ¡Cómeme los huevos, Maldini!

Existe una controversia en la Internet que versa sobre si la frase exacta es esa, o por el contrario, es esta otra: ¡Maldini, cómeme los huevos!

Lo anterior, si fuera a entender el juego con el que Borges creó un estilo literario único que no existía antes, como el acto único de mimetismo con el que podemos asumirnos como escritores.

¿Quién es escritor?

Aquél que escribe.

Escribir es un acto primordial obligatorio.

Regla uno: escribir.

Con ello consideramos el primer nivel de aprendizaje que podría se útil para mi hija aprender a hacer bien. Como en nueve días. Lo que dura mi curso. Tan sólo hay 99 plazas. Ahora sí: salen volando.

Mi marketing es directo a la emoción y la posibilidad de volar directamente al límite sublime de la percepción de la emergencia colectiva de nuestro sistema complejo social: Ticataluña.

Ya estamos aquí.

Tranquilos.

Lo conseguimos.

De pronto, sin tanto esfuerzo como sufrimiento en 2021, los primeros nueve días del 2022 arreglamos con un giro de emergencia colectiva performativa nos avocara tal día como hoy para empezar el tránsito suficiente hacia una nueva dimensión. El portal Golman.

Golman es mi nombre, lo siento, soy un pelado que se piensa que porque 9O esté ahí manteniendo la fuente de jardines que se bifurcan que alimentan el delta de la desembocadura del Ebro, desde la montaña que le da origen hasta las playas testigos del ciclo del agua con una consciencia superior exterior de elementos que hasta ahora no consideraramos en la explicación de lo que hacemos aquí todos juntas como emergencia femnista del iros a tomar por culo subnormales machos alfa, cuando hijos de la gran puta.

Esa es mi aportación al feminismo: chicas, perdón. Es una mamada de la cual he sido parte. En parte sin saberlo, y en parte, por no querer entrar en polémicas. Por mi culpa, por mi culpa, por mi gran culpa. Debemos ser culpables de algo según nos lo enseña la catequesis católica y su entramado social, especialmente armonioso y jubiloso de ocultar en el saco más profundo del olvido de un sólo tipo de violencia que vamos a condenar, sistemáticamente, por los siglos de los siglos. ALLS.

Un acto de rebelión con nueve compadres del Niño de Elche en su fragata. El rey, el emérito eh, sjht. Quieto todo el mundo.

Al Niño le gustan estas referencias que nos anclan sobre los pilares de nuestro pensamiento social positivo y elevado a cultura. La defensa última de lo que somos en sí, por sí y para sí. El egoismo de nuestro rácana voluntad conservadora.

No les vamos a inhibir ser lo que son. No necesitamos justificar su espacio para que nos quedemos varados en esta ignominiosa sociedad que recalculamos en la televisión y los medios de comunicación que definimos como los veraces. Los mecanimos de control que cada uno de los nueve partidos vierte en un entramado diseñado para el seguimiento feliz de sus votantes. La política debería ser sólo una, grande y valedora para resolver todos los 9 problemas sociales más importantes. Pero ya no desde la perspectiva tan sólo del problema, ni siquiera de la trivialidad de la solución. Nuestro entender es preguntar. Ese es pilar de nuestro sistema educativo NEW. Preguntar las nueve preguntas para determinar los estados de la naturaleza sobre las que juzgamos una necesidad insatisfecha.

Hablemos de algo que todos somos expertos.

La insatisfacción.

Comencemos por nuestro lado más pusilánime. Piénsalo: es lo que más debemos solucionar. Lo que nos da vergüenza admitir. Nuestros pecados ya no sólo compartidos con el que considerábamos el único interlocutor válido para con Dios Hijo: Jesús. Y a través suyo para con Dios Padre. Con la paloma no nos disponemos a relacionarnos la mayor parte del tiempo por una contradicción propia del modelo teológico de expresar el dogma necesario para simplificar nuestra superioridad de credo en la salvedad de que debemos considerar que Dios Padre sólo es uno, y que por tanto, Él, y sólo él, reciba esa capacidad para asociarnos con lo divino. Oh, qué vanidad.

Meterse con Dios Padre—decía Armando Gallo Pacheco en su cátedra online a la que tenías acceso con la cuota mínima de contribución a la emergencia colectiva social sobre la que se fundamenta la base de la consecuencia última del sistema resuelto. Como si de una complejidad matemática que postulo por primera vez dentro del ámbito social al que las matemáticas asisten por primera vez como colectivo especialista técnico de los nueve ejes de conocimiento necesario para reconfiguración del estado social emergente a las boludeses de los que hasta hoy han cortado el bacalado, y a su vez, alabos sean.

Rendir pleitesía y cagarse en la puta madre que los parió; justo a ellos.

Varios madridistas se sintieron ofendidos ante provocaciones de un último poeta culer que borró al Barcelona de la memoria colectiva heteropatriarcal que todos estábamos alimentando con nuestra gilipollés habitual. Como Keiser Soze haciendo el burro durante 99 minutos. Imaginaros ese poema. El capo de la operación era un tipo tan suspicaz y salido de la nada que fue capaz de ir a la policia detenido como su alter ego: Varbel KUNT. El capo calabrés borbonizado.

Hasta ahí puede llegar un nouvingut con su insinuación republicana de un nouvingut. No fotem. Ningú ha parlat clar i catalá. Com jo ara. Ho dic així de clar. Entesos?

Nouvingut, nouvingut, nouvingut, nouvingut, nouvingut, novingut, nouvingut, nouvingut, nouvingut.

El programa social que Golman Elizondo Pacheco presentó al pueblo entero para su resolución en un plazo de nueve días. Como si fuera un suceso postlógico. El rompimiento de huevos del futbolarte es como un día en el que sí cojiste.

Coger y follar no es lo mismo.

Una canción con la voluntad de cantar como José José en los kareokes de una escena capitalina de lo que esta ciudad representa por su diversidad plena como capital de otro entender más acá que nos viene de fuera, de lejos, y de alguna manera se infiltró en nuestro corazón con la única honestidad de pretender rendir tributo a la liberación existencial que para nuestro pequeño pedazo de paraiso en la GAIA respiradora, en cada inspiración, en cada exhalación que elegimos escuchar: ahora es lo que hay. Y en España sólo se podía considerar una solución que nosotros mismos como pueblo imperfecto, pecador, y culposo, culposo, culposo, como su bien chido modelo de cultura, de lenguas multiversales, de capitalidades en la costa, centralidades univerales completas como capitalidad multiversada de Madrid, cual Roma. Las cuidades con la entendida ya vendida a un mercado entregado, enamorado de su actualidad, por cazurra que esta pueda ser, debajo de las capas de los nueve misterios españoles en cada una de sus estancias fundamentales. España no le puedes dar menos de nueve niveles de libertad para que esta pueda ser enteramente lo que es deber devenir. Pueblo español, no me toquéis lo huevos. Ni tampoco los cojones. Yo no he venido aquí a sermonearles ni a venderles ninguna moto de lo que yo puedo pensar, como un ciudadano pleno, pese a no tener, en otros tiempos, todos los niveles de derechos y obligaciones que los demás. Una espacie de contrato de temporalidad de nuestra transacción de cohabitación. Estamos o no estamos. Esa es la cosa a responder. Por mi parte, dejadme comenzar: you had me at olé.

OLË

Mi partído político se llama OLË.

Es universal.

Todo Dios sabe decirlo.

Pasan por pantalla 99 representaciones de Dioses que no se ofenden.

Los católicos de la sala no ríen la broma.

The joke was on them.

To disrect a certain aunt you respect with outmost love. The reference in bible reading and praying theory and practice. Trust me, there’s a PhD (I never know which one is capital letter and which aren’t, as I can never remeber if the second s goes in ther first or the second «s» in business. To me bussines is also right. And just as «true».

Business is GOD FATHER.

It’s not GOD complete.

This makes the catholics GOD less powerful than a single man GOD. Golman, humbly, is that kind. One of the other 99.

99 vs 1

There you have your shitty current standard: 100.

FUCK one hundred. FUCKYOU.

Changing the word fuck just to fuc withya.

Rigtbac@u

That’s the name of my last novel. Rigtbac@u was a publishing flop. Nobody knew why.

The publishing industry is never in the authors stories. At least not the good ones. They tend to be in some funny places. But really they don’t live the most exciting life in town. The attend to another pace. Another glory. The glory of living within this world: bookmakers.

I make books. Sort of. I am the name behind one of the collective members of a little utopia called Sexto Piso. A publishing house that can call home is now a grownup in NEWDF, capital of NEW GAIA. One of the nine capitals of the urban world out there: that jumbo mombo that we are now part of. Pop and all. The whole thing, at last, at once. Welcome to present time. Run by adults. Thanks Silicon Valley, we’ll take it from here.

That speech didn’t fly well on some Silicon Valley dickheads.

Unexpected.

I’m Unexpected’s King.

Rather this kindom that one with two, or none.

I can politics a phrase turning her into a parragraph.

Feminism turned Golman into herself.

She found a way out to express herself for who she wasn’t.

I can fool the feminist movement into letting me in. As her.

I’d have to become her.

I am.

Silly.

But…

You are not her.

I am.

You are not she.

Are your transfobing me?

Simple YES/NO

It normally comes right away. It’s alwas been evident.

If you YES your way out. There. You have it.

The states of nature disappear once the uncertain decision takes place. It’s how we make decisions. Decision making. That’s the IA industry we need to program. The politics we need to run. The new way of competing for a leap. A glowing transformation schasm.

You leap into it.

Why doubt it.

Soul would be short if Leonard soul just keeps still into the great beyond.

Bonding with whole.

That’s the state we need to fulfill. Together. That harmony. Like a thing you can reach with a button: digital left.

Copyleft.

That’s what I’ve been doing. In the Internet great debate. I’d just keeping it to me. As if the show is bigger than the possible consequence of my digital transformation. I am bigger than Jeff Besos, Mark Suckemgberger and Elon Mosc, combined. You need to go into these kind of greek Gods going at it with great respect for the glorious almighty rivals. This is what futbolart describes as the code fo respecting the game by enabling to admire the great futbolartists your are going to cross with in the challenge within the field, inside the court, at the colliseum. The public arena is greek mediterraneum culture as if the agora would reopen and debated the elements needed for the transformation of our social and political system. I’ve seen this renewal take place in several places around the world. The movement to critize the neoliberal free market model that has given rise to a postwar system of perpetuable peace with the current fear of war, with the limitations of a nuclear faceoff that can wheel us out, but allowing minor armies in ethernal macho quarrel with the culture right next to it, that happens to run an army, and we play the game of hating our guts.

Who starts the hate between neighborgs?

Who sparks it?

Who falls into that?

Who’s shouting at the fear of the comming from one from antipodes?

How do we welcome a foreigner that we encounter for the first time in our life?

A guiri in your country?

What do I haver to offer?

What’s the good of having me?

The process of how I became New Spaniard.

I was already one.

Es una reducción al absurdo.

La demostración de Dios por reducción al absurdo.

Ese tipo de matemáticas son las que les voy a enseñar en mi curso. Tengo nueve programas de aprendizaje de NEWlife.

¿Te lo vas a perder?

Por tan sólo 9€.

Apúrate que sólo quedan pocas plazas libres.

Ahí dentro es la neta. Ahora mismo está el rock and roll de la transformación del conocimiento futuro: el NEW model. Los que van a transformar la sociedad. Los que se apunten a este disparatado momento de revelar la solución más pragmática de nuestra siguiente dimensión a la que tenemos acceso: la armonía colectiva.

El directo. El ser/estar. El tiempo presente, justo tantitito antes del futuro, y justo masallasito del pasado, que tiene cola larga.

El espacio de cada aprendizaje.

Las lecturas rápidas.

La variedad de mecanismos de feedbackloopping: el nuevo sistema de regeneración de conocimiento en obra. El efecto del hacer aprendiendo, o aprendiendo haciendo, si es que son cosas distintas, unívocas, indistintas, convergentes o deseables. Lo que sabemos es que estamos vivos y haciendo de esto un carnaval. Por el respeto que tenemos al Felini terrenal y su perspectiva de la especie humana desde la italianidad para reflejar lo que tan sólo desde Olot alguien, o alguna otra urbanidad de la Garrotxa, pueda alcanzar a disputarle la réplica onírica de un proceso cinematográfico de autor, la expresión última del sentido visual de las piezas de postcinematografía más allá del preciosismo y la acción de superhéroes americanos blancos hetereos ultrapatriarcalizados nazificados, inclusive cuando peleaban contra los nazis. Los malos y los buenos. La guerra como objetivo. Los mecanismos de la violencia. Entre Camus y Haannah Arendt. Un estudio de la vinculación del debate público con la posibilidad de revertir el orden completo de nuestro absurdo país. Como un grito generacional contra todo su puto teatro. Y dejarlo todo desnudo. Un grito desde el corazón de la transformada tierra más nueva, como sabedora de lo dificil que será por parte de nuestro padres europeos, a los que rendimos pleitesía, cuando subimos a ese lado de la pirámide. Permítanos tener nuestro otro lado. Allasito. No se lo vaya usted a tomar esto mal. Tan sólo es un derecho divino, que usted verá, estaban aquí antes de que su narrativa nos viniera a contar las historias que fundamentan sus pecados y sus vidas eternas más allá del aquí, el ahora, los pueblos elejidos, las historias que nos contamos y cómo vamos a recibir a los caballeros que nos visitan desde las montañas.

Entre el Popocateptl, que escuchar el trote de los caballos cosquilleandole las costillas, se despertó y avisó a los que por ahí pasaran que como se pasaran de verga en el año 2021 de la era que nos acaba de actualizar la Malinche que ahora vamos a contabilizar nuestros asuntos en el más allá. Para que nos entendamos clarito y luego no tengamos malentendidos tú y yo. Las cosas se pueden ir a la verga si intentas pasarte de verga. Si vienes contra mí con un ejército caeré como cualquier individuo ante cualquiera de los tantos que pudieran querer atentar contra mi aniquilación. Como país. Como representante de un pueblo. El exterminio de uno mismo. Como si una persona pudiera representar el futuro de un pueblo libre. Como el padre del hermano del Neonazi de American History X en Terminator.

Entertainment serving the system. The kinds of movies we make. The kind of cinema our time is about. The kind of nature that will allow us to become a single beat of harmony in a sequence of joy everlasting.

Love is beat.

Love is boat.

Pick this vehicle.

I’ve pimped my ride.

Just step on in.

The journey is about to begin.

This quest just needs one more passanger: you.

I need you.

ALLS black is a diferent deal. It’s the black side of everything. You might not like what you see in there. In fact some people can’t handle it. Stay away if fear has gotten into you. If you flinch at certain levels of what you will encounter inside the stage, you are history. Beware. This ain’t no place for incomplete selves.

A sumarized manual, a debate, a film, a song, a text, a crying session, a forgiveness tour, a self steem bath, a gamming championship, a one on one, a five on five, a six on six, a seven on seven, a nine on nine, a ten on ten, an eleven on eleven. A twelve on twelve. A 99 on 99.

That’s the format innovation of the collective intervention.

No se crea: no son las dos españas.

Mi novela puede tomar su título de ciertos momentos climax de determinada trama que se ocurra indispensable venir a parar ahí. Pero es ese lugar, el climax, por dónde hay que comenzar a narrar. Para llegar a esos sitios en los que la circunstanciliadad de las peripecias de nuestro Ulises, cualquiera que este sea, en un terreno desnivelado que tendrá leones puestos por un Cesar que tu familia y tus colegas, sin impotar de qué parte del reino decis que venis, aupando con vítores apasionados ante un rito que en otras dimensiones de esta historia se verán como impensables, salvajadas de otros pueblos, cosas que nosotros, a título personal en esa hipotética circunstancia, no sólo no compartiríamos sino que rehusaríamos contra viento y marea.

En la siguiente escena de la versión que Hollywood finalmente compró se introdujo un monaje de muertes recurrentes de un personaje divinizado para morir todas las veces que la muerte de Golman resulte peculiar. 99 muertes de Golman. Es el personaje el que hace a la persona, y no la persona que finalmente vota la que elige al vecino del alcalde. Golman conoce todas las referencias de Latre, Rubianes, Eugenio, Berto, Broncano, Rosalía, Romario, Cryuff y Messi que son necesarias para ser el prómimo 9 presidente.

El nou predient.

El 9 president.

Demà anirà Joan Laporta a la Sotana. L’espai més irreverent que hi ha al mon del Barça. Segurament es creuen lliures. Hauran copsat el poder de sortir de la bombolla ón no ets ningú, i t’en enfot tot, i ho dius així, tal qual, i ens pixem de riure. Com si hagués tornat l’Arús. Aquell força Barça. Aquell Sergi Más culer. La possibilitat de pixar fora de tast. La llibertat que hi ha a les nostres institucions per a que un com Golman pugui arrivar a lo més alt del club, i sortir al final de la película caminant com en Kaise Soze mentre es convertix d’en Varbel KUNT que estic fet, i em tranformo, com quelcom futbolartista que fitxa un poble nou que vol tenir a l’equip un dels nostres de debó, i aquest cop, li fem la volta a tot plegat, i capgirem l’historia d’aquest petit club que està d’aniversari, i que ho anem a petar del tot, aprofitant aquest cop per trencar el sostre de cristall i sortint amb un moviment social que no només sigui un pla, de marketing, o de l’exercisi de poder que fem xup xup amb el nostre interés pels fills burguesos benestants del nostre tufillo executiu que ens representa a tots plegats, sense haver de mirar a fora de l’estadi. Només cal mirar a Tribuna.

Els putos tribunerus.

El meu primer llibre. L’escric al coneixer als primers nou tribuneros subnormals.

Un llibre còmic, evidentment, que alguns ofessos de Pedralbes no van saber pair i van sortir a tallar el carrer, concretament l’Avinguda Pearson, ocasionant un retràs del sopar de 999 families de l’Opus Dei.

Opus Dei - Wikipedia, la enciclopedia libre

New América News

NAN is the new name of our nation.

Welcome!

It’s been a tough time to come out of the cocoon.

We are beautiful Monarca butterflies now.

Heading to collective approach.

We are feeling glow from the world.

As they see we’ve changed gears.

We’ve lauched a chorus.

A chant of joy.

A new beginning.

A holy choice.

A peace of mind.

A great decor.

A big wave left.

A riding the nose pose.

A surfa dude.

A perfect ride.

A balancing act.

A tender joy.

A high level connection.

A spice up joke.

A stolen smile.

A broken laugh.

A true good time.

A joy in glow.

A flow to go.

A wishing well.

A spell to spill.

A spit to trust.

A Trump new show.

A entretainment news.

A media fan base.

A republican buying Jordans.

A rich black Chappelle.

A bonding jew up to nothing.

A comedian fellow brown.

An etnicity contest backwards.

A true history fake.

A not included in the test class.

A funny story literature.

A written programme for commies.

A university class on russian insolents.

A punk culture counter narrative.

A fascist spoting game.

The white supremacist blind black.

Chappelle’s way up. And out. And back. The traveling of the wondering brother.

The suburbs of middle class reconstruction.

The art of telling jokes.

The punchlines jar.

The time to joke around.

The good times the smart funny people from the New América rising are having. .

Can they admite a little bit of heat?

How much heat is too much heat?

Do we critice of support this seeing this from abroad?

Is it like the fraud in votes in Bolivia?

Which time?

Is it like the fraud democracy of Venezuela?

Which time?

Is it like the broken election of Nicaragua?

Is it like the communist party in Cuba?

Remember the Russians?

Which Russians?

Where’s the wall?

Who’s the enemy?

Who’w targetting our system?

How did they find out of our bigotry?

How long have they know?

Is there a back door out?

I don’t want to be here any longer.

Take me with my king.

And find me there among the millions.

Us millioners.

The life of the higher class.

The ruling of the deamons from our classical bullshit stories.

Old stories new.

New old shit.

Revolving doors.

Outome: democracy.

You are the system.

You go an vote.

Or stay home.

And criticize.

You are a bit of a scum somethings.

Like taking risks.

Like not believing.

Like loosing faith.

Like having no hope.

Come one: cheer up.

You rock.

You up there with the angels.

Come on Lucifer, forgive me.

I’v judged you like I did with Mexicans

I’ve judged you like I did with Jews.

I’ve judged you like I did with macho dickheads.

I’ve judged you like a mother fucker.

I’ve judged you like cunt licker.

I’ve judged you like a true infamous slob.

I’ve judge you like a fake deal.

I’ve judge you like a pretending fool.

I’ve judge you like a literate scumbag.

I’ve judged you too many times.

And have had such a hard time,

to be placed under your feet.

to fell the way you do as you see things from here.

He has to tell us something.

Please do.

I’ve got to run.

This is the political update comming right away from our news corresponsal at the premises. This is the people that are passing right back here.

Two white Americans born in the 1940’s. They heard Sinatra sing. Florida is no longer the place, but Delaware. A little different in the west colonies. White latinamerican lovers of Trump portrait of our class. The touched by the finger of God, good warm hearted fearers of the wrath of God if we pro choice our way about the affair. But, let’s center in the graphic. What’s there to tell. That the race is almost done. The blue is approaching the finish line. And Trump hates to loose. The country diveded. Blue cities, red interior. Density of population. Distribution of the land. The workforce. New approaches. Turning the system around.

Blue and red America. Fly over states. How rude. Division. Labor. Crisis. Tension. The game is called democracy. And it must be defended. The military ought to know better. They’ll know. That’s the main focus on our defence strategy. Not to step in red lines. Over and over. With no excuse. Just the will. Because I can.

Hasta aquí el reporte. Volvemos al estudio.

What’s with the world?

Here we are, paying attention one more time to the election for the quest of the empire. The United States of América, one more time inside our current estate of affairs. Is it really that important to see the crumbling monster fall into the ground? Maybe. As the system stands tall in the basis of the not so hidden agenda of this one narrative of the good. We know who they think evil is, even if its face changes more often than the némesis of James Bond. Or the James Bonds themselves. The character outlives the actors who depict the epic quest of a spy on the right side of history.

That’s the narrative of good and evil from the pages of history. The antagonizing need to have evil acting on the quest against the good willing people of the earth. It’s a matter of easy choices. We want to be on the right side of the story, and therefore, we want to be on the wider strokes that paints the picture of our time. This is how superheroes make things work. By acting upon the evils of society, clearly depict with the multiple faces of evil. Better if the picture described has a single face to deal with, and not those exotic nemesis that we fall in love with because we feel the attraction of the devil calling for our basic instincts to join a revolution that destroys the act of God, Himself. That would kill God. And we, the humble servants and worshipers, may not allow such thing to happen, as if the supreme leaders of the underworld would need the action of us, virus, to heal the wounds from the head to head at the higher ends of the pyramid.

Just chill, bro. The military’s got our back. You hear the laughs that have been recorded from the videos in Abu Ghraib. Oh, oh, oh… wait a minute. It’s a trap. Everybody, down. We have been ambushed. Semper-fi, semper-fi,… brothers, brothers,… where art thou?

You will not play with the pilars of our faith.

It’s too sensible.

Nobody fucks with that.

Nobody.

And we are supposed to think that’s reasonable. Because we have a set of values that shape who I am. Because those values were introduced into my life by my cultural trainers. My parents. My school teachers. My friends. The government. The news. The journalists. The newspapers. The publishers. The authors. The people society praises. The influencers of our time.

Let’s assume everything went down the drain. We’ve been flushed out. We’ve got fired by the people. Sort of what Trump is feeling right now. But he can’t stand to loose. He wants to take action. Stand by proud boys. It’s our time for militia. Now they’ll know. This kind of back up from straight up fighters for a higher good: our own. Our personal view of the really really good. The good «I» represent. The good that takes the hand of God and delivers the challenge of our day: to make the system fall.

América will crumble to the ground. And the entire world will watch in awe what they were expecting for so long: the fall of the empire. The crumbling of the Death Star. By this group of rebels, with guns and shit, taking down the road for the deliverance of their quest: salvation. Or some sort of paranoia. One of them conspiracies in their one online book: face.

They want to be a part of history that takes place in worlds that are closer to the superheroes they praise as real. The entertainment they love to fall for. Like Trump’s tv shows. Like being in part of his legacy. That’s what it feels like to them. They are following the lead of a lunatic that has made a brand of himself, and mirrored a lost country in itself. That’s me/you, he said. And the found «US». The you es. Ese.

Batos from Mexico voting for Trump. They know what’s happening down south, they say. They’ve seen the violence in their communities take over. A sort of thing, that somehow, does not show its face in the communities where they’ve landed a «life». It’s been illegal for some time. But now, after years of struggle, they are in. They are part of this final frontier. The place where everybody wants to be. The bar at Cheers. They are sitting within the sitcome that represents their improved life. Join them, they feel. It’s only fair I think for our own sake. They, the others, that resemble you I was, are now, as I’ve learned to believe, are the evil comming to mess up our fairy land.

Some crooked way to think, but yet the populist have established the line of what’s the complete story you must believe in order to be called one of us. Are you with «US» or with «them»? So these people, are led to believe that they will win some points by joining the counter argumentative place where they belong. Just because they feel like they don’t belong to the high paced good hearted way of being from here. They are mainly brushed by a sense of something else, that their fellow country men are missing out on. And they just like to call them one name: dumb.

This is part of where the situation gets to a quick quarrel against the others. They started to call me names. Now I’m just defending myself. But they are not right. They use fallacies to convey a story that’s clearly fake news. It’s been like that that they have introduced lies in the agenda of our once great country. But we want to make it great again. And we are not going to let fraud take this from us. Proud boys, are you ready?

Obviously the proud boys are standing by. And what will be of the military when the militas take the stands where they are supposed to be protecting the institutions they’ve sweare to defend. Rebelion is on the table. As so happens, those proud boys are also the military. Oh… whaaaaaaaat….

Wait, you didn’t see that one coming? Really. It’s, the least, surprising. But let me go on with this literary excersise of the shit hitting the fan. Tongue licks lips; first the top one, then, the bottom one, and then moving back in. Darkness is bright these days. It’s the pilars of a new system figuring out where to built either havoc or grace. But grace had been shadowed by the new ways of the family in power. Much like a tyranny of cynycal one. The cynycal ones. It’s a spiral of deceit. The glow of gloom. The dust comming in.

McFly vs Biff

Se trata de un tema sensible, y a la vez, de una mentada de madre. Casi todo lo que representa la sociedad se encuentra en este gesto, en estos intérpretes y en esta pequeña historia que estoy a punto de contarles. Es una historia que me toca de cerca, que involucra amigos, y que también, de alguna forma, involucra a némesis. No especialmente a un némesis personal, aunque perfectamente podría ser el caso. Lo único que tengo que asegurarles es que no existen culpables en esa historia. Ni uno. Aunque si existen agresores y agredidos. Víctimas y victimarios. Y quizás eso es lo que más nos cuesta asumir: haber sido una cosa y la otra. Algún día. Alguna vez. Sin entender del todo el daño que pudimos haber ejercido sobre alguien en el pasado. Algo que todavía se puede verbalizar 30 años después al reencontrarnos una vez más en el entorno tóxico de nuestra infancia. Y tras unos jijijís y unos jajajás, de repente, chin… vas y chingas a tu madre.

Una mentada de madre en México no es cualquier cosa. No señores. No. No en México. Es meterse con la madrecita santa, lo único más preciado que la virgencita de Guadalupe. Esto vale para cada mexicano. Especialmente si es bien macho. Aunque no sea mucho. Por ahí no. Podrían haber volado las ofensas más descarandas, la violencia más desgarradora y gratuita, la humillación más vil y montonera, si en cualquier momento de la historia, la víctima se levanta y se le ocurre mentarle la madre al victimario… verga… verga… se para el tiempo. Ahí sí no, papacito. Te pasaste de la verga. La ofensa de los victimarios es de las los problemas más inútiles de nuestra sociedad, y quizás la verdadera pandemia que nos corroe a todos por igual, en un mecanismo interno del cual no podemos desligarnos a no ser que hagamos un ejercicio especial de introspección y de asunción de su autoria.

Aunque no lo parezca esto no es una cuestión de buenos y de malos. Estamos muy ligados a una narrativa en la que existen tan sólo dos bandos y bebemos tomar partido por uno de los lados. La dicotomía de la confrontación nos lleva a escalas insospechadas de victimización de nuestra propia situación, de manera que el ofendido soy yo, como si los dedos de todas las feministas reunidas en el zócalo me estuvieran apuntando hacia mi. Y es así. Yo soy el culpable de esta historia. Por mi culpa, por mi culpa, por mi gran culpa. Por algo somos catálicos. O catélicos, para ser más inclusivo, por fin. O más bien guadalupanes.

No se me vayan a venir encima todavía. Pérenme tantito. Todavía no les acabo de contar ni la primera mordidita de la historia. O podría decir, la primera mordidita de la quesadilla, la más preciada de todas las mordidas, si acaso competida nomás con la última. Ahí también, en el tema quesadilla, podemos encontrar dos bandos muy bien definidos. Los unos y los otros. No hay historia sin dicotomía. Al menos no de confontación. Anhelamos estar de un lado de la historia para poder apuntar claramente el dardo hacia nuestro adversario. Y al darle rienda suelta a nuestro estímulo primario apretamos el gatillo. Y la bala, sin darnos cuenta, nos perfora la nuca por detrás. Como la explicación en la clase de física de bala que dipara un tipo en la cima de una montaña, y cuya velocidad y masa consiguen de alguna manera mantener la órbita para darle la vuelta al mundo y repentinamente tras dar la vuelta, zas: perfora un orificio letal en la nuca del que apretó el gatillo en la cima.

Pero de vuelta a los verdugos y a las víctimas. A los nazis y a los represaliados por el holocausto. A los fachas y la resistencia. ¿De qué lado de la historia queremos estar? Esta es la historia de nuestro mundo. Esta es la historia de nuestra actualidad. Esta es la historia de nuestra dicotómica sociedad. Y no estamos llegando a ningún sitio que no sea el origen de todas nuestras disputas: la primera línea de fuego. Solventar la disputa que tenemos pendiente con nuestro victimario. Ahora sí: qué pedo. Pues qué, o qué. No pus nada. Ah, yo decía. Sabes qué: vas y chingas a tu madre.

Se para el tiempo. Ha dicho las palabras mágicas. El tono de una mentada es la madre del cordero. Ahí se encuentra la magnitud de la ofensa. Y desata al macho que llevamos dentro. Que lo primero que está dispuesto a hacer es jugárselo todo por la afronta al honor que acaba de recibir. Debe asumir la contienda. Se levanta y monta, pecho erguido, una pose de pichón enrrabietado. La puesta en escena debe permitir que alguno de los amigos de uno y otro bando salgan a detenerlos, ante de que sea demasiado tarde. Y entonces el honor está casi resarcido. Ha habido contestación. La tensión se ha disipado. El honor ha vuelto a su curso. Todos somos testigos. Y la cosa vuelve a la cotidiana violencia que asumimos como normal.

El cuerpo no dice que algo no está bien. Algo se torció en ese últimos gesto de valentía masculina. La toxicidad del heteropatriarcado está en una mentada de madre. Y la manera de resolverlo no nos queda del todo clara. Los amigos que saltan son una barrera de contención para que no se toque a los nuestros. El otro debe saber que su afrenta nos ha dolido a todos. Y por tanto montamos un guardia pretoriana que rodea al que tiene cobertura. Se escucha la música de Enio Morricone.

Todo esto ocurrió en un chat del grupo de mi escuela primaria de una escuela de Coyoacán, el Héroes de la Libertad. El grupo se montó a raíz de la pandemia, gracias a un recuerdo entre dos excompañeros. De pronto, al cabo de unos días, estábamos conectados todos de nuevo. Y se dieron varios intercambios que nos permitieron ponernos al día de lo que había sido nuestra vida. Y todos volvimos a la infancia. Algunas heridas habían sido sanadas de la manera más respetuosa. Se habían desvelado secretos de infancia. Viejos reconres. Todo se había sabido llevar de la manera más políticamente correcta.

Éramos unos 70 excompañeros. Resistiendo. Acompañándonos. Hasta que se invitó a Mario a entrar. Mejor así. Vamos a poner los nombres de nuestros personajes. O quizás deberíamos usar sus alias. Mario McFly y Biff Santos. Así no entramos en descalificaciones o apodos que puedan desviar el tono de nuestra historia. Pero quizás justo por no venir cuento, ese sea el sitio por que voy a comenzar. El verdadero apellido de Mario McFly no es McFly, de hecho es un apellido que rima con quesadilla. Y el segundo apellido también rima con quesadilla, porque es el mismo. Eso puede marcar la infancia de cualquier infante en una urbanidad mexicana acostumbrada a la carilla. Verso sin esfuerzo.

La carrilla a la quesadilla por la peculiar rima de sus apellidos fue centro de no pocas inspiraciones poéticas en los años en los que en las clases de español te enseñan la lengua como una serie de estructuras que se manejan en los textos más sobrios de la historia de nuestra lengua. Quizás es por eso que parte de nuestro humor no se desarrolla más que con la pretención que encontremos las gracias en las aventuras del Lazarillo de Tormes o en las desaventuras de Sancho Panza, sin pretender con eso poner a todos los españoles en el mismo saco, sabiendo lo que esto podría ocurrir y lo mucho que mis análisis literarios sobre el humor podría ocasionar poniendo a estos dos personajes, o a sus autores, en el mismo saco. Sería como poner a Valle Inclán y Góngora al mismo nivel de desparpajo existencial cuando tan sólo valdría mirarlos a la cara para saber si compartirían risas sobre los mismos guiños a la insignificancia de nuestra existencia.

File:Luis de Góngora y Argote (Museo del Prado).jpg - Wikimedia Commons
Retratos de Valle-Inclán - Cátedra Valle-Inclán

Puede que me equivoque, pero igual no reirían de lo mismo. Y España, en general, no está acostumbrada a reir de lo mismo. No al mismo tiempo. No sin antes escoger trinchera a la que asumirse soldado. Y desde ahí, entonces sí, elegir desprecio ante un némesis indiscutido.

Rehusamos que seamos nosotros los violentos. La violencia viene hacia nosotros. Y nosotros somos las víctimas. Buscamos ser más víctimas que victimarios. Tememos más ue nuestros hijos sean más víctimas a que sean victimarios. Y tenemos más o menos las mismas probabilidades de serlo. No sabemos de qué manera nuestra intervención, por simple que pueda ser, pueda tener un impacto sentido en una persona. Sobre todo, tampoco sabemos si lo que puede ser un chiste se convierta en una humillación, y si de alguna manera, esta misma fórmula pudiese revertirse sobre uno mismo, injustamente entonces, en una circunstancia inhabilitante que nos dejara fuera de control, ninguneados y foco de la risa descontrolada y afilada del resto de los presentes. Estos presentes, puediendo ser, en todo caso, toda la red. La enorme humillación de estar desnudo, indefenso, sólo, mientras en resto de los dedos me apuntan a la cara, rodeando mi martirio con un sonoro efecto catártico de las carcajadas de los masa desatada.

En todo acto colectivo aparecen unos y otros. Dar la cara. El momento de la verdad. El silencio es una acción pasiva que también cuenta. Y a veces tiene más significación. También observar es un acto de reflexión. Quizás decir lo primero que nos viene a la cabeza es un instinto incontrolado de la verdad. Lo que la piel emana. Nuestro acto animal. Como el improperio.

Mario McFly fue invitado al grupo. Esmeralda lo había encontrado en facebook y lo había contactado para explicarle que nos habíamos encontrado todos en un grupo y que viniera. El tuvo sus dudas de entrar. Y ante la insistencia entró. Fue recibido con saludos. La cortesía inicial. En un momento dado alguien mencionó que era cumpleaños de otro de los compañeros, Ismael, a quién en su momento algunos llamaban Chistín. Biff Santos lo felicitó, y como otros, lo hizo utilizando aquél mote de primaria, y Mario McFly volvió a ver, 33 años después, la acción del que había sido su bully de la infancia, a quién recordaba en ese momento con rencor y a quién había esperado mucho tiempo, pensando cómo le diría lo siguiente: chinga tu puta madre.

El chat se quedó frío. Mario McFly se posicionó del lado de las víctimas. Él bien sabía el rol que las cosas tenían en la historia, especialmente doloroso que le fue la infancia a manos del que en ese momento centraba la culpa de todas las humillaciones que pudo haber recibido Mario en esa primaria coyoacanense, en una única persona: Biff Santos. Quizás había más Biff Santos que Mario todavía no había identificado en el chat. Quizás habría habido más mentadas dirigidas a otros que también en su día le habrían acompañado las rimas que Biff Santos se inventaría para molestar a la Quesadilla, como recordaban algunos que se le llamaba a Mario. Quizás Mario recordaba todo aquello como un acoso continuo en el que él era la víctima de todas las bromas pesadas que se vertieron por aquél entonces. Lo cierto es que Mario recordó otro compañero que también recibió en su momento una buena dosis de carilla. No se lo recordó a Biff Santos, sino a otro compañero, al que Mario McFly exoneró de su calvario ya que en primero se hicieron amigos, según él recuerda.

Mario se encontró de pronto en un terreno hostil. Tuvo tiempo también de desvelar con corazón en la mano a su crush de toda la primaria. Tuvo, de pronto, las agallas de atreverse a decirle a la niña que le gustaba lo que siempre había querido decirle, que le encantaba y que soñaba con ella. Y a su victimario, Biff Santos, que fuera a chingar a su madre. Mario McFly había entrado en palenque y se había hecho de manera un poco bronca y atolondrada, con la plaza. Los gallos estaban espoleados, se respiraba ambiente etílico y los humos caldeados del ambiente nos habían hecho pasar de las felicitacioes cumpleañeras al ruido de las sillas que se partan para liberar el espacio para el cara a cara de dos gallos. El palenque espectánte ante la contienda. Algunos preferían retirar la mirada. Otros veían con morbo y entusiasmo lo que este tipo de careos suele ocasionar. Las historias viven de resentimientos añejados con el tiempo, y ninguno añeja mejor que un resentimiento escolar infantil, según me recordó mi amigo Quique cuando le expliqué los pormenores de la historía. Como el buen vino.

Llegados a este punto, Marío había conseguido reunir a unos cuantos espectadores a este espectáculo de martes 21 octubre de 2020. Chistín nunca olvidará este cumpleaños. Y Mario McFly nunca olvidará el día en que tuvo el desparpajo, finalmente, de desmelenarse para enfrentar a sus demonios y saltar a bailar en la pista. Una declaración de amor y una menta de madre. La historia estudiantil completa. Back to the Future. Ni el más sagaz de los guionistas habría visto el deslence de lo que Mario McFly iba a conseguir en el futuro. En medio de la pista de baile, peleando por su amor infantil, McFly apretó el puñito y le dio un golpe al send: chingas a tu puta madre. La carga emocional de pronto quedó liberada tras años de acompañarle. Efectivamente descargó de manera catártica todo lo que hasta entonces se le había atravesado. En su vida adulta ya había olvidado todos aquellos momentos de humillación y carilla que la Quesadilla McFly fue llenando en su mochila de rencor.

Eventualmente, Mario McFly salió adelante. Quizás la universidad le ayudó a cambiar de aires. Quizás todos tenemos derecho a empezar en otro contexto en el que nadie nos puede juzgar por lo que fuimos. Quizás tenemos derecho al olvido y tirar hacia delante con un futuro sin rencores. Quizás la posiblidad de sanar está en haberse encontrado, Biff y McFly, y haberse dicho las cosas a la cara. La idea de Mario McFly es que ahora había regresado el mal que en su infancia vivio a su victimario. La victima empoderada encontró su momento de redención en la forma de una mentada.

Los matices son muchos y muy sutiles. Mario McFly tomó con cierto desparpajo el recuerdo de las rimas de su apellido. Quizás eso lo puso a la defensiva. Decidió saldar sus cuentas rápido con el pasado, quizás sin darse cuenta de quién estaba ahí presente, y de cómo serían recibidas sus mentadas. No sabía si era el primero o si era la tradición. No lo penso. Le salió. Y le pareció normal. Una mentada de madre en México es una cosa de adultos. Todo mexicano patriota lo sabe. México puede ser muchas cosas. Y una de ellas es la afiliación que tenemos a nuestras propias chingaderas. Ahora, no metan otras chingaderas, porque ahí sí no mames. El macho mexicano tiene sentimientos muy frágiles. La fragilidad del macho mexicano es un tema poco trabajado por la literatura, aunque no he hecho el ejercicio de encontrar sus referentes, que sin duda los hay. La carrilla ha dado suficiente munición a todos los mexicanos para burlarse de absolutamente todo lo imaginable. No hay quién se salve. Salvo algunos que pasan de puntitas ante la amenaza constante de que puedan convertirse en un momento dado en el centro de las humillaciones colectivas que retumban en las carcajadas de los hilarantes victimarios.

La burla en México no tiene fronteras. No es esto lo que lleva a las víctimas a buscar de pronto un sentido en la venganza. Mario McFly no quería organizar una vendetta. Pero sintió oportuno hacer público la revuelta en el estómago que le ocasionó estar en la presencia de Biff Santos. Y lo soltó. La honorabilidad de Mario McFly está es su transparencia.

Ante el conflicto saltan los resortes. La banda saltó. Todo el mundo quietos. Mario McFly estaba desatado y su atolondrado show desató la indignación del insulto presente. La corrección política mandaba sobre la irreverenca de la sanación de una mentada por escrito. Un corrillo virtual con su sana distancia. Tambores de guerra. Mas si osare un extraño enemigo profanar con su planta la tierra…

La profanación de Marty McFly incendió la parroquia. El tono bronco nunca se había vivido así antes en este feliz reencuentro. De pronto no pudimos aguantar que esto nos estuviera pasando. El último reducto de paz del 2020 se desmoronaba frente a nosotros. El tono iba subiendo. Se le marcaron las límites de la decencia en este protocolario espacio de memoria. Mario McFly se estaba despiendiendo, y justo antes de salirse por su propio pie, alguien le dio al botón rojo. Bomba nuclear. Expulsión. Se borró del grupo, dejando caer la trampilla bajo los pies de Mario McFly, una vez más. Quizás el gesto más injusto de toda esta historia.

Así lo vio Mariana, que fue la primera que levantó la voz en defensa de Mario McFly y de su derecho de mentarle la madre a quien él consideraba que había sido su bully de refencia, Biff Santos. Y peor que se le echara. ¿Quién decide a qué se le expulsa de un grupo abierto? Es un tema sensible. Quizás todos los grupos tienen este tipo de dinámicas, sobre todo cuando se suman individualidades. En nuestro caso se habían tejido complicidades de reparación de los recuerdos compartidos. Nos habíamos ayudado a sanar. Algunos se había ido. Alguna nos había dejado tragicamente. Con Milly en el recuerdo de nuestra última catarsis, Mario McFly nos abocó de pronto a una corrido de veganza en medio de un palenque. Algo demasiado rudo para un grupo de chilangos clasemedieros como nosotros.

Tras exponer su opinión Mariana dejó del grupo. Le siguieron otras tres o cuatro personas más. La historia vivida les había sobrecogido. Quizás se vieron representadas en las trincheras que se habían marcado con el incidente entre Mario McFly y Biff Santos. Quizás ellas también habían sentido esa humillación y ese sufrimiento del que Mario McFly hablaba. No lo se. No quisieron estar más ahí. Y se fueron.

Irse siempre es una opción. Callar también. En una sociedad compleja y polarizada lo mejor que podemos hacer es retener la capacidad de entendernos con el otro que no comparte nuestra perspectiva. Debatirlo. Controntrarlo. Y seguir adelante. Confluir a partir de la empatía que podemos generar poniéndonos en el lugar del otro. Y estuvimos a punto de conseguirlo. Pero Mario McFly, y unas cuantas personas más se fueron antes de que hubiéramos podido sanarnos todas. Es una lástima. Habría sido un grandísima oportunidad para conseguir una gesta que tenemos pendiente para arreglar esta división que se activa de manera espontánea en nuestros contextos sociales y políticos con la liturgia de la violencia, y la asunción de los roles de victima o victimario. Nunca ambas.

Mi única aportación en ese debate fue un mísero chiste. El primo de Biff Santos y yo comentamos en paralelo los sucesos. Nos pareció un triste desenlace. El primo de Biff Santos sabía que quizás de haber entrado también le abría tocado recibir una mentada de madre de parte de Mario McFly. Y de manera muy valiente y con su sagaz sabiduría para decir las cosas con una gracia natural, asumió la postura del victimario. Quizás él también se había burlado de Mario en su día, y quizás estaría bien instaurar el martes de mentadas de madre, para aquellos que en su día nos burlamos de alguien, y a manera de compensación, recibieran cada martes su mentadita de madre de las peronas que recibieron sus burlas entonces. Quizás va por ahí la liturgia de la sanación. Y no se vale indignarse ahora los que antes fueron victimarios. Su postura fue compartida y aplaudida por algunas personas. Otros defendieron que las formas de Mario McFly no habían sido las más elegantes. Mario McFly entró como un elefante entra a un anticuario. El gesto instintivo de la trompa en la mentada de madre fue la que ocasionó todo aquél ruido.

Biff Santos es amigo mio. Lo era entonces y lo sigue siendo ahora. Su respuesta vino despues de mi chiste. Mario McFly y Biff Santos el viernes a salida en el callejón del Aguacate. El mítico sitio en el que se citaban las afrentas de honor en el Héroes de la Libertad. En aquél momento el aire era irrespirable. Y fue entonces cuando Biff Santos, un tipo de una bondad absoluta, el envio todo su amor a Marty McFly y le confensó que lo que pasó en la primaria hace treinta años ahí se queda. A esto Marty McFly le pareció curioso: ah, como en Las Vegas. La respuesta de Toño rebajó la tensió y acarreó un fuerte repunte de apoyo y solidaridad de una parte imporante del grupo. Era un camino correcto hacia la reconciliación. Mario McFly no tenía suficiente. Su reparación no tenía un diseño predeterminado. Todo se había precipitado muy rápidamente. Pero no quiso recibir entonces el mensaje de amor, y la congregación estaba lista para llevar el juicio a sentencia. La defensa popular siguió con sus argumentos. La honorabilidad de Biff Santos había sido puesta en duda. Y no se iba a permitir manchar el honor de uno de los nuestros. Así que se le serruchó el piso a Marty McFly, que sin más volvió de vuelta al pasado.

Las salidas y la propuesta levantada por el primo de Biff Santos recuperaron la dignidad del grupo para entender la complejidad que resulta de los rencores pasados y la confrontación entre bandos aparentemente irreconciliables. Todos llevamos una etiqueta que no queremos que se confunda con la de nuestro némesis. Y rehuimos a ser los malos. No queremos ser los victimarios, y siempre es más seguro estar dónde hay más apoyos colectivos. No vaya ser que nos toque ser a nosotros los linchados. Quizás no debamos pensar pues en resarcir los daños con las misms fórmulas que nos han llevado a la violencia. Pero también es una reflexión que debemos saber para entender qué parte de la violencia es nuestra, como sociedad, como individuos imperfectos, y como resultado de las emociones contradictorias qeu se apilan dentro de nosotros para cargar nuestra mochila de sufrimientos con elementos tangibles, reales e imaginarios. Al final, todos llevamos esta mochila encima, y encontrar la manera para aligerarla tendría que ser el camino para nuestra propia redención. Cuanto antes sepamos entender que no hay culpables en esta historia más pronto conseguiremos reencontrar la vía para sabernos parte de la misma sociedad que ahora consieramos que está dividida irremediablemente, y que nosotros, pertenecemos al bando de los buenos.

Mario McFly y yo tuvimos un día un encontronazo en el salón. Yo no recuerdo practicar el arte de la burla, sin que eso me convierta en ningún santo(s). No recuerdo haber reído más veces que con el primo de Biff Santos. Sin duda alguna las gracias que resultan más divertidas tienen siempre alguien como protagonista. La broma es la virtud más sublime que tenemos a nuestra disposición, y los mexicanos practican un humor sumamente superior al del resto de las culturas. También practican una carrilla sumamente pesada, que en una de esas, te puede dejar en el centro de una humillación colectiva que genera las risas de todos, absolutamente todos, los presentes. La única manera de asumir una liturgia de sanción es aceptando nuestra posición en el centro de dicha humillación, y ser la causa de las risas de los demás. Por un tiempo justo. Sin que sea sólo a una única persona. Ni continuada en el tiempo.

Pero volviendo a mi desencuentro con Marty McFly. Mi memoria me recuerda que fue él que hizo alguna cosa, el que se estaba pasando de listo. Era un tipo que tendría sus problemas, pero tenía un caracter particular, y en aquél momento el agraviado, según recuerdo, fui yo. Quizás la memoria de Marty McFly le hubiera llevado también a sentir la necesidad de mentarme la madre. Y lo habría aceptado, no sin antes intentar recordar el por qué de aquella pelea. Lo cierto es que aquella pelea en la que llegamos a las manos, se saldó rápidamente con una llave que mandó a volar a Mario McFly por lo aires, en un automatismo de los aprendizajes de karate que recibí de mi sensei Ángel. El karate que yo aprendí era más de la filosofía de que sólo lo utilizas en caso de defenderte. Y aquél fue el caso. No recuerdo nunca más haber tenido ningún problema con Mario McFly. Me habría gustado haber comentado este recuerdo con él. No por asumirme victimario, que dudo haberlo sido, pero sí para enteder su perspectiva del mismo acto. Quizás me habría llevado otra mentada de madre. Y no tuve tiempo de recibirla. Y eso me duele.

No participé en este show, salvo por mi humilde chiste. Pero como a muchos, me sumió en una reflexión que quise articular de esta manera para poderla compartir. Compartir es un decir. Nade sabe de la existencia de este blog. Quizás sea el momento de quitarme este peso de encima. Y con el privilegio de no tener victimario al que lanzar mi frustración y sufrimiento, dedicarle a todo aquél hijo de puta con el que me crucé en mi vida, una sutil y reconciliadora mentada: vas y chingas a tu madre.

Una cosa: ¿puedes parar de hablar?

No me gusta cuando hablas mucho tiempo sobre una misma cosa.

Mi hija de ocho años me acaba de pedir esto. Y paré. Yo entiendo que a veces, cuando un tema en particular me interesa, y tengo algo que decir, lo digo. Y puede ser que encadene en el transcurso de una idea, múltiples ideas más, que se van amontonando para tener voz en una sala de espera que se empieza a saturar. El mensaje va saliendo más o menos ordenado. Al menos sólo hay una voz. No como en nuestra mente. Quizás en nuestra mente también hay un sólo hilo de pensamiento. Pero va rápido. Y puede concatenar ideas que vienen de diferentes puntos de nuestra mente. Pero podemos adiestrar para que en ese vagón de pensamiento tengamos varias cosas en espera para salir. En ese vagón previo al del locutor del discurso mental que tiene en estos momentos el micrófono.

Ese vagón es un hervidero de buenas ideas que están debatiendo abiertamente sobre lo que dice la idea que está en el micrófono. Ellas creen que son mejores y más trascendentales que la que está ahora en el show, con todos los reflectores. A fin de cuentas, quieren dar con el clavo. Entre ellas se debate abiertamente quién de ellas va a tomar la palabra cuando acabe el pensamiento completo de la idea vocalizada en ese momento.

La idea termina.

Hay dos escenarios. La otra persona habla. Entonces se queda libre el micrófono. Y todas escuchan. Aunque siguen balbucenado su argumento unidimensional. Es posible que en el vagón de las ideas en espera se puedan juntar dos ideas afines que se convierten en un argumento más completo. Y en un momento dado se pueden ordenar ellas mismas para plasmar un pensamiento complejo que ya tiene un orden narrativo coherente. Y se ponen en fila. Esa fila toma el control sobre el caos que hasta ahora aparecía reinar en el vagón previo al habla. Y entonces tenemos una línea temporal de ideas que saldrá a hacer el mejor discurso que tenemos disponible para este tema que nos ha traido aquí. Esa espera finalmente termina cuando podemos salir a expresar nuestro show. Las ideas autorganizadas dan su recital y se pasa a otro nivel de comunicación.

Mientras tanto el vagón no pierde ese ambinte de bulliocioso bar en el que las intelectuales ideas se abrasan las unas a las otras con el ímpetu de los borrachos sincerados por la desinhibición elocuente de los insolentes. Ese espíritu en el que los debates se dan sin mesura ni insultos, tan sólo el goce de ideas dispares que se tercian en un mano a mano que tiene como expectadores al resto de las ideas. Y a un ser superior que de alguna manera está presente en el debate, y que tercia por algunas de ellas, y se posiciona, pero deja que el flujo libre de la palabra se celebre como quién accede a que su omnipresencia sea puesta en duda para dejar que las ideas libres tomen sus propias decisiones ante el momento presente.

Le habría podido contar esta historia a mi hija pero no habría venido a cuento. Ella me pidió antes que no le dijera durante esta semana una palabra que no le gusta, que le hace sentir mal, y que considera un insulto. Chingá. Me explicó que a ella le suena a chincheta, y que cuando la escucha le parece que le estoy diciendo que es una chincheta. Cuando me lo contó se me desmoronó el corazón. Y al mismo tiempo, mi cerebro detectó un impulso que me hizo sonreir, de esa manera en la que ocultamos que lo estamos haciendo, para que la persona que nos está contando su desgarradora historia, no vea que hemos dibujado una sonrisa en medio del drama. Nada menos oportuno.

Pero en cambio me dio paso a explicarle lo que significa esa palabra en el contexto en el que la estaba utilizando. Después de pedirle varias veces que se metiera a bañar para que podamos salir a tiempo para ir a comer a casa de su avia, sin éxito, le espeté un «órale, chingá», que en mexicano quiere decir: vamos, va…ya estuvo bueno de tantas pamplinas, ponte las pilas en este mismo instante que ya no hay más margen de ir por las buenas.

Le dije que en inglés sería como decirle: common, hurry up. Pero en todo caso, ella se siente ofendida al escucharme decir esas palabras. Y le duele.

Al explicarle el contexto y el origen mexicano del mismo, me dijo: pero no estamos en México: estamos en Barcelona. Yo no quiero que me cambies. Yo quiero ser de aquí. Y aquí no se dice. Así que quiero que no lo uses.

Entramos en un debate en el que quizás ella me estaba intentando cambiar a mí para que fuera más como la gente de aquí. También me dijo que no quería que le forzara a cambiar. Le parecía que al explicarle el contexto del lenguaje con los parámetros de otros territorios y culturas, ella podría acabar perdiendo lo que realmente significa ser de aquí. Y eso le daba miedo. Me dijo que no quería ser diferente a su prima. Que si yo le forzaba a entender todas estas cosas de otras culturas, que un día ella sería diferente de su prima y que eso no lo soportaría. Le expliqué que el cambio no se lo estaba imponiendo yo, de ninguna manera. Simplemente le estaba explicando otros contextos de mi manera espontánea de hablar, sobre todo para que entendiera que su padre no le estaba intentando llamar chincheta, y mucho menos, ofenderla con una grocería como la que podría parecerle a cualquier otra persona que nos escuchara, una persona que únicamente hablara en «cristiano» y que no fuera capaz de discenir los matices de otras relaciones verbales del nuevo mundo. Pero le advertí: los cambios son innevitables. Cambiarás muchas veces de ahora en adelante, y eso no es malo. Debes aprender de cada cambio y también debes tener la sensibilidad para eschuchar a personas que vienen de otras culturas y de otras contextos distintos al tuyo, ya que a partir de lo que ellos te puedan explicar, y lo que tú les puedas replicar, seguramente aprenderás que unos y otros te pueden influenciar a cambiar. Y eso no es malo. Cambiar de opinión es pertinente, si te llegan a convecer de que un sistema de pensamiento establecido se basaba en fundamentos erroneos o falaces. Y también, es posible que alguien con una idea contraria a la tuya, pueda expresarla junto con sus argumentos, y que aún así, una vez expuestos tus puntos de vista, no consigan cambiar sus posturas. Esto también pasará. Y no pasa nada. Saltas de tema. O quizás, según la dimensión del debate, puedes despedirte y marchar.

Debatir y discrepar es parte de nuestro proceso humano para plantear los temas comunes. Cada individuo es parte de un contexto de estructuras y de ideas marcadas por su entorno, su comunidad, su familia y sus relaciones. Y también por lo que ha podido aprender, lo que ha conseguido leer, y lo que ha podido ordenar dentro de su esquema mental, social y personal. Cada quien tiene su punto de vista único e irrepetible. Y somos parte de una escena social que dan vida a una humanidad alerta, de pronto, a un porvenir común. La pandemia nos ha llevado a compartir un mismo vagón previo al discurso de la nueva normalidad. Y aquí estamos, encerrados, hablando del tema con nuestra mochila en las espaldas, defendiendo la posibilidad de poder mejorar el sistema colectivo social que podemos permitirnos, como hermanos, y obvio, hermanas, para dar paso a un cambio de tercio, que erradique por siempre la violencia, la ceguera emocional y la intolerancia al otro.

Algo bueno saldrá de todo esto. No me cabe la menor duda. Pero hay que saber que tenemos que renunciar a algunos aspectos que nos parecen pilares de nuestra cultura. En mi caso, por el momento, deberé aceptar que mi hija me quiere cambiar, y no le volveré a entonar ese: chingá.

¡ÍNGUE!

Insultos sublimes

Corría el año de 2014. El mundial se jugaba en Brasil. Las redes sociales ya habían llegado. Costa Rica no sólo estaba presente, sino que sería protagonista en la contienda. La vida era bella. Como cada cuatro años.

Insultar nunca es un item de los programas de educación. Se enseña lo contrario. A ser respetuoso, inclusive con aquellos que piensan distinto a nosotros. Inclusive cuando se puedan estar refiriendo a uno. O directamente cuando utilizan a tu persona para hacer una metáfora. Un ejemplo común. Siempre es más fácil utilizar una referencia que crear un argumento sin ella. Pega más. Llega más rápido.

Evidentemente esto no es una apología al insulto. O qué cojones… sí lo es. Porque nos encontramos ante el insulto más sublime de todo el milenio. Dos personajes públicos arrancándose el pelo, como si de hermanas Kardashian se tratara, se enfrentan en un coro dialéctico frente a toda una audiencia global. O como mínimo española. Ya se sabe que los españoles entienden que el mundo gira alrededor de ellos. De cada uno. Y de todos juntos. Como si este fuera, todavía, una calavera de Colón, navegando por los mares desconocidos con el alma henchida y la confianza ciega de los patrones: los reyes y las reinas, y por añadidura, y gracias a su enorme fe, de Dios Padre, Nuestro Señor, que controla todo en las alturas; allá donde dichas alturas se ubiquen en el tiempo-espacio surreal.

El surrealismo español es insuperable. Podría competir con aquello que Bretón y Dalí suscribieron respecto a México. Quizás todo viene del mismo origen, si es que podemos descartar que el surrealismo de la Nueva España pudiera recibir influencias locales de los surrealistas indigenas en términos poblacionales, sociodemográficos y artísticos. Pero no se preocupe: nunca un académico se ha posicionado por la cultura previa a la que esta lengua defiende. La cultura, según creen algunos (gran parte) de los españoles, proviene de sus raíces europeas, y de las aportaciones que España, Grande y una, ha hecho a occidente, y sobre todo, a la Iglesia Católica. España se bate a duelo en Europa contra las grandes potencias mundiales: Inglaterra y Francia. No le interesa medirse con nadie más. Con dos vecinos tan poderosos tenemos suficiente en nuestro plato, como para despreciar al vecino del sur, como por corroborar que somos europeos.

Si tenemos una historia común nos sirve para saber cómo os ilustramos. Barbaros. Salvajes. Incultos. Gracias a nuestra empresa, a la Corona, y a la gracia de Dios, sois quien decís ser. Ahora, si os va bien, os presentamos nuestras marcas multinacionales para que sigamos nuestros lazos fraternales de negocios. La vida sigue su curso. Y nuestro cinismo no tiene fronteras. Vamos más allá. Que ahí, estaremos mejor que aquí.

Insultar nunca está bien. Pero llegado un punto en el que no queda alternativa, hay que saber apretar el botón correcto. No por nada. Sino por cultura popular. Y aquí tenemos el ejemplo más sutil de nuestra lengua: Maldini, cómeme los huevos. Es internacional, sabroso, conciso y metafórico. Vemos a un pelón y a un «melenudo» llegar a ese punto de no retorno. Los dos hombres de paz, con carisma y personalidad. Ensalzados por la verborrea flácida de una metáfora inoportuna. O de un juicio fuera de tempo. Como nos sucede a todos. Y ante tal situación: snap. Calentón. Ritmo. Poesía. Cómeme los huevos.

Un canario y un madrileño. Nunca mejor expuesto el centralismo y el extraradio. Rosalía no lo hubiera cantado mejor. Esto es la New Spain. A quién le guste bien. A quién no, ya sabe: cómeme los huevos.