¿Qué hizo mal el ángel caído?

¿En qué le podemos ayudar?

Nadie se interesa por Santán en tiempos del jubileo cristiano.

Cristo; cristiano.

Cristian; Golman.

Ese enfrentamiento se tenía que dar. Y nuestro equipo iba a luchar de tú a tú.

Stop making the mistake I just learned you mustn’ do.

I am so proud now that I’m clean.

The same, really, as saying:

I am so proud now that I’m satan.

And satan is right there with you: is him/her.

You.

In you, through you. You can’t help it.

How many possesions should there be if Santan himself was working 24/7?

How many failing acts from Satan being reckless at what he is supposed to be doing?

Why is Santa never a girl?

Did I say satan or santa?

I’ve been called a deamon today. That’s why se got mad. I was coming down from feedbackloopping whe she landed the useless question: have smoked?

No.

Liar.

No.

Liar. Why do you lie to me. I can tell. It shows. The way YOU are acting. Your eyes. And it’s only Monday; it’s only 18:30. You are fired. Go to detention until you safely land back.

Feedbackloopper nine, Commander Golman, safely watch the machine learning do the trick and landed with an automàtic turn. You don’t need to worry. But Golman was old school. He was one of the curators of the olden age theories. Tha past had been surpassed as we reached out to the belonging at the higher dimention. Golman upgraded the collective achievement of a planetary plan. It was divided in 9 WP. And we were going to take over the party! With a project management operation run by the best feedbacklooppers. We are going to have run this programme again. To define a show! Our iRaise show!

We have a ride to play. A upward journey to the end of the quest. The place where we fulfill ourselves. With all the love. And all the current intention. The best 99 folks to hover on top of the surface of any given unmet need. We are going to speed up the time to the collectiving rising of the mojo that condenses the fluids, souls and rythms of Bob Marley, Jim Morrison, Jesusfuckingchrist!, Brent, Kurt, Cosme, Panteón Rococó, La Maldita, Chavela y José José. ¿Dónde quedó la paridad?

Soy un producto de la influencia heteropatriarcal que hace que estemos enfermos como sociedad. La violencia que las mujeres han desvelado ha pasado frente a nosotros sin que nosotros hiciérmos nada. Somos los culpables de este cáncer. Como matar al espermatozoide a penas comenzado su noviazgo con la señorita Óvula. El magnicidio de tu espermatozoide sagrado. La voluntad de ser, según su trayecto sagrado. La carrera de tu vida. La corrida más sublime. Una historia de éxito deportivo. La conclusión en el primerísimo lugar del podio. Uno. Bienvenido a la cima. ALLS

Bill Burr blur

Everybody knows Bill’s humour is out of order. He’s, you know, twisted. But, heck damn righ he is white.

Half a history.

New América.

Remake New América not a fucking mess.

Because that’s what we are. You do see it now, right?


El cercle de menorquins a Barcelona es feia cada cop més un lloc inhabitable al que engeraria a totes i tots a prende pel cul.


Risas insolentes.


Cada encabezado tiene su pedo.

Uno de la el significante.

Ser un significante arbitrario de cualquier ente.

Ya me dirojo a los androides nomás.

El resto pueden ir y chingar a su …

¿Por qué meterse con la madre de nadie?

Y más aún, con la patria de tu vecino.

Los mexicanos no lo hacemos. Íranos, puto.

¿Cómo esperarían los gringos que les respondiramos si un día nos regalan un símbolo de su puta simpsonaliedad que ustedes mismos no saben cómo apreciar porque les da vergüenza que su puñetero American dream es un puta mierda racista de blancos sin ninún tipo de gracia, desde nuestra otredad como el beneficiario de los exceso «fuera de lugar» de su parroquia? Observemos pues la paja en el hojo ajeno, pero no olvidemos su vigas.


Why is our system collapsing?

Because the wise guys from Harvard are in controll.

Hold your laugh.

Hold your laugh.

Hold your laugh.

Hold your laugh.

Hold your laugh.

Hold your laugh.

Hold your laugh.

Hold your laugh.

Hold your laugh.

LOL. LOL. LOL. LOL. LOL. LOL. LOL. LOL. LOL:

ALLS.


That’s a songprayer.

Songpray is biger than the Beatles, Mohammed Ali, Harvey Weinstein, Woody Allen, Allen Gingsberg, Jack Keroak, Jesús Christ who’s come down from the New Heaven GOD FATHER, who came down to Florida, The Sopranos current operator manager, and Donald Trumps MAGA América. Ain’t that more reasons than the interpretation from that gun loving assasin of JOHN FUCKING LENNON president of the fanclub of Jesus when he was being all nazi and shit, someshit this twitter troll speaks up from latest cheat of the judicial system when it comes to go for gun loving war tycoon and entertainment MEGAGODS of our so narrow minded white trash true american puknny. CAGOENLAOSTIA.


Un español hasta los huevos saltó en ese momento y dice: molaría ser como puto amo que subió desde Llinars a su avión voló al capitolia y tras la resaca tuvos los huevacos de preparar el gran día de la liberación de MAGA América. En el último filtro de la historia. Un facha con ganas de servir al fascismo mundial. La fuerza de la cohersión frente al pacifismo subnormal bolivariano. Un insulto racista contra los latinoaméricanos y con algo más de saña de clase superior, con una rotunda honesta gilipollés inevitable va y sueltas una xorrada nazi por la cara. Una declaración de VOX con un Cara al Sol por todo lo alto. Con el criterio de un resurgimiento de los nostalgicos de la mano dura con las armas a nuestro lado cago en los mariconazos del mundo del arte, del cine, del teatro, de las bellas artes, de la danza, del activismo político, del periodismo vendido al demonio rojo del sistema que viena por nosotros, a su manera pusilánime de los pacifistas de mierda. Ya verás cuando tomemos el capitolio. Y va y se pega ese viaje por los santos cojones de su obsesión infantil por Ulises, en sus nueve reinterpretaciones más estrambóticas de una paridad decantada hacia uno de los polos de género que nos interesa analizar: el macho ibérico en peligro de extinción queriendo ser uno de los patriotas americanos contra el riesgo de negar la mayor: derrocar la democracia por falacia. Falarmente. Una pollardada. Un falo en boca de Don.

Don vs Don.

Pick your dick.

A New América tribute to our stupidity. We are fucked up! That’s what we are. I’m Donald Trump, expresident of the United States. I used to nuts about being a nazi in command of Air Force One. I could unleash the war on any of my nemesis, in a personal style. As the leader of the world. The rules didn’t allow me to take absolute control over the game by altering the results of Democracy. Intending to be all cool by denying my loss in what was shown to be a fair election of our democratic system, however old the neighbourgs point out in the toilet paper news about your fucking xenofobic dickheads, your are going down!

That would be which, neighbour?

A) CANADA

b) mejico.

c)the russians.

d) The red comunist presenting a candidacy and winning the election.

e) The arm smugglers in our territory.

f) The arm holders.

g) good loving unoficcial not really votable american alien go back to where you came from and you can be separeted wharever why did you come, speak. Speak sayer. Bully. You recognized yourself at good. Of course you think you are good. You come from the white privilege narrative scheme. The why we are number one. Easy, right. Easey right works. I’m telling you. I’ve seen it displayed all my life. From outside the wall. We can pick into the Fenway and dream to run over grasses so fair as the outfield from one of those three players way the fuck away from the power place: home. Baseball is holly because a New Américan feedbackloopper call it that in voice from mix of our soul as set of rules to play each other in a competitive game. We are good at games. We like to play. And we’ve been way too much into your shit model. We as neighbors from acroos the border just see you as you are, man. Don’t take yourself so seriously. You are deeply flawed. We know it from a long time ago. We just didn’t know you were still so fooled about the display of the bigger game. The risks of putting those element of our society at the top of our morality. Who are going to serve, but God. Wait, what God?

h) Unbelievers

i) Feedbackloopers

j) Mandalorians

k) One ship with a scape plan: to leave has never seemed so right. Democracy fail. We are who are. Surrender the trap. The revolters were real poets. They had written shit in their facebook pages. We loved it. And followed a mad mob with Conferate flags, LGTBI flags (clearly infiltrados, as they have a project dedicated to protraying the collectives that we are aiming to distroy by hitting them hard where we can get them: trashtalking them out of business. Like this shit business they call democracy. Trashers like that, with high lever of literacy and social studies essays for their groups of collective learning of the white male soul nakedly accepting it from behind. Way to much information for hetero white proud boy. Don’t feed my deamons today, amigo. Not today. Cause I’m ready to blow. Let’s go: it’s tonight.

l) WHAAAAAAAAA

m) You don’t understand how we’ve seen you comming, negro.

n) The other according to the white proud american ones coming out on tv to overthrow democracy over the detailed filming of your heroicity galore. Your are a bunch of genius portraying the all NEW América idol. The one taking the system down. And failing while putting yourself on the spot of great white dick. GWD. A New MOVEMENT.

ñ) The new administration

o) Olmecan saints

p) Ticatalans

q) Tico commoners

r) Gringos viejos

s) Insane bastards dickeads

t) other insane bastards with the right humour

u) Right dicks dicking around

v) El Papa Francisco y 99 fieles católicos salvando el evangelio, el patrimonio, los debates contra los izquierdosos voluntariosos por convertirse finalmente en bolivarianos de verdad. El mismo pajarito que susurró a Maduro con la voz del comandante Hugo Chávez voló fuera de los valles y las montañas venezolanas y se adentró en un viaje que llevó por todos los andes hasta la cima de la montaña, y de ahí bajó hacia la playa, de ambos lados de la ladera. Como uno domina las cuencas. Uno, como la empresa de un imperio exterior. En proceso de exploración y conquista. Cuando los tiempos lo permitían. Se mira ahora con recelo. Pues en su día nos enganchamos al rollo. Los españoles son un ejemplo. Los holandeses, otro. Los frances, unos más. Los ingleses, sin duda. Los alemanes, no podrían faltar. Los vikingos, con ustedes empezó todo. Los Beverly Hillbillies 9. Ahí llegamos los mexicanos. Y trajimos con nosotros la revolución. Pero no somos esos pinches batos. ¿Por quién nos toman? No somos ameteurs. Nomás dije que era mexicano. Me vas a venir a perdonar. Pero hoy sólo tengo ojos para tí. Para no verte. Para mandarte a la verga una vez más, aprovechando que ahora es mucho más evidente lo que hay detrás de toda esta demostración de poder y mal perder. El elemento de caos suficiente para que nadie retome el control y parezca que la guerra civil la tenemos entre nosotros. ¿A quién deja bien parado todo esto? A nadie, evidentemente. Pero nosotros no hemos sideo los provocadores de este disgusto internacional que puedan estar teniendo ustedes en su capital, con la preocupante circunstancialidad de que un grupo de hombres hombres blancos organizados en milicias paramilitares de las cuáles tenemos suficientes recursos dentro de la jurisprudencia de nuestros servicios internos de neutralizar estas células de terroristas propias en el acto de infiltración por la fuerza en las instituciones del poder. ¿Qué dicen los militares al respecto?

w) Los militares

x) 99 richest people in the world

y) New Richland

z) New América

I am offering another way. Ours has gone down the drain. Maybe yours just know. In terms of keeping your good name. I’m telling this because as your neighbor, I LOVE THEE. I learned British Literature with a British tutor called Mrs. Evans, and Américan Literature with Mrs. Donahue in a school on the mountain that taught you to be integrated into the mountain, in the field, court, lab, agora, auditorium, gardens, patios, benches, launges, chillouts, study halls, billiards, tennis court, squash court, gim, olimpic swiming pool, feedbackloopper station. The New education system has all of these spaces. And we are going to ride along the way away from this shit that’s burning down in history as past state of the collective mind. They way we were like that. Not wrong. Just SO like that, it turned out to the fucked up. Suddenly there’s a feeling of a civil war that must be fought. Because we won. A lie. That’s what we know. The judges from your party said the fraud case didn’t stand a chance. You are beliveing Rudolph the black sweat lawyer is top class of civilization: those cynical bastards. How dare them? WTF class. Welcome to your shit world. The king is dead long live the king element in democracy having periods of 4 years of what we, the people choose. You chose, you lost. You feel hurt. We get it. Trump is going to face the law and he doesn’t have what good lawyers call «a chance». But your lawyer ought to believe. Or this guy goes with another lawyer. From all the tons that would charge half of Rudy’s rates. Nowadays everyone’s got a rate. And we all get pay. The system is great. He did America great again. According to us. The people who were fine before the venezuelan ran in and took our fair nation into New Caracas Cacas.

New Caracas Cacas se convirtió en la gran capital virtual de un cierto tipo de dudes.

La literatura del sur del muro nos tiró unos libros por la frontera. Los libros fueron distribuidos por los barrios por los que se mueven en el mundo según Gard del norte blanco. Ese soñado paraiso. No mamen. Eso si es primer mundo. Nomás hay que ver la tele. Y sus series. Y sus mundos imaginarios. Disney. Netflix. Amazon. Star Wars and Lucas evergrowing brand. That end of capitalism going good+. The A+ Society. That’s not even who is rich from his background family history and wealth accumulated. Work was the invention of the XX century as the way in which the people in the new modern society, who had to become industrial, in order to experience the posibility to move forward, to adapt more perfected models of society. And we mixed in the way and ended up being one single soul. And things went alright. Except for the departed. May they rest in peace.

Today a woman died in the State Capitol. It’s an unbelievalbe story that’s taking place. I don’t even want to be there. Presently looking at another one of your shows. And we love a good old New América white show! By GOD, we do. We just are not from that angle in particular. Respect many of your ways. Many of your postulates. Precisely being the xenofob dickhead bible of the great white dick. A balloon who’s air is running out. Trying to prove the virility of their force as the military take a day off from the responsibility of calling it out like it is. In social media. In those whatsapp comments with their high school pals. It’s a high school story still. Think of it. Guys from high school has the true conviction that they are being cheated of the greatest president in America History. Donald Trump with final day in power, by talking a piss on democracy letting his dogs create havoc. As bullys do and speak out about the threats on the stability of the markets. Why aren’t the capital rushing out of that caos? This is where we, as neighbors can start to talk about another society we have in mind. But clean up your act, will you. This shit is disgraceful. I haven’t been stuck to live news sindrome. We’ve fallen for all your main narratives. We whatch war movies because we loved to watch the films of your authors disagreeing with the power WHITE RIDE, and you getting a hang of what our neighbors way was all about. So we, as neighbors, from the distance, figure out we have something in common. Milions of latinos represent a present joint that moves freely south of the wall. Beacuase we ain’t here to try to be that. That thing up there. What ever picture you choose to amplify. Your failed american heart is a little like the feeling of shit this movie finally is going to be about the end of the world. It was all because of this dickead piece of shit who took over and try to go Turbo on us again, the way Adolf did, back in his glory days.

The expresidents new TV CABLE SHOW: the old glory days, with DON T.

The president has a new logo: DON T.

A mexican Design Thinking firm conviced him that this way he was going to be the one making money out of making fun of himself. Even the years in prision. But things were going to have to change. We are going to have to let some people go. We are in one of those tough spots you put yourself in when you have to fire people from the system. They are history in our history. Bye bye Don song. The risk of Civil War.

That’s on the table. The FBI has intelligence information on 99 subversive urban gangs. The undercover dude in ours was like shaaaaaait, mate. He pretends to be an american that speaks like a Brexiter. The DONBORIS gang. It was some bullocks time.

It was the greatest REIS in history. It’s a family fantasy thing. A bit like USA.

I am shitting with you. I can only hope that this shit we are looking at is all there is from the boys ouside the cage making all the noise. Are those infiltrated ROJOS trying bo bolechevique themselves into our political system. Are being boycotted by nazi white comunist?

That last question let some 9999999 NEW Américans worrying about their future? The greatest country in the world collapsing like the towers from a blow from within that we just couldn’t have ever imagined. CHACHÁN.

La pinche risa inundó las casas de los batos al sur del pinche muro que nos costó un ojo de la cara. Para que ahora el canijo se nos pele. Con la que nos debía. Alguien en México hizo bisne con Don T. Un chingo. Y ahora está serio viendo la tele con su vieja, como si no le fuera en anda el pedo, pero tiene a su comando a la espera de entrarle o no a la disputa por la fuerza. El ataque desde las órdenes del caos. El fin de nuestros tiempos.

DON T mientras tanto veía qué más había en la televisión. I’m bored, he said. I’m not seeing a way out. I’m up my neck. The proud boys are doing good, I’m telling you. I’d back them up and we’d have the country on its knees because the military has grown fond of me. I’m a old contractor in town. We all have stocks. Common. We are New América. Tycoons rapidly say it. It was a social movement with a literature integrated into the prose of our defeat. Damn, we are so Yesterday.

Oh, man, I ran out to look for the Beatles song and found this trailer. Of an impostor. A light out that erased something from all of our history. Like democracy. Forget the beatles. An ultimate facist movement big day into power. When would you consider they’d leave? The wouldn’t. They are not democrats.

Democracy in power. It’s like having something so big, light a collective block wave that erased the Beatles from world history according to whites and browns. The other browns. Brown history class. Brown history literature. The story about an unbelieable way out from an improbable hero. Still a hero tale. Like becoming a star. And beating Sheridan. And inviting him to play the real time moment someone else stepped up into his game at the top of the tallest mountain. Ted? Is that his name. I am so disconnected now the Brexit’s on.

Erase British History from our mindframe. We just tell ourselves a different story. But’s you, not me. What’s fucked up. We’ve seen in happened already. We’ve collided before. We come from the antagonist narrative ruling the world, the insitutions and the big thrill for guns, the power to kill, the industrial platform, the serious banking and insurance building blocks, the lawyers , the big consulting 9, the 99 families. Our American game. Our anglosaxon tale. We the white conquerors. The not so catholic anglicans. We revolted with Luther… we ain’t comming back. Catholic vs. New América Church of NEW England. NACoNE.

No seas nacone.

Se popularizo la frase entre grupos subversivos de surrealistas observadores de las piltrafas que el capitalismo escupía por la ventana que nos enseñaba el privilegio del hombre blanco vs la legitimada utilización de la violencia cuando se trata de otros colectivos luchando contra la infamia de sufrir la violencia del estado y de las mafias que mueven las armas en la vorágine interior/exterior de un mundo de asesinos armados. Tomamos eso como una realidad que nos avoca a una urbanidad armada. La protección en el estado de la naturaleza. Cada quién vela por su seguridad. Ya no con cuchillos. Esos chinos nos trajeron la pólvora. El efecto de traer sustancias a la moda de uso. Como la polvora para los ejércitos. Ese punto de plus tecnológico con el que españoles hicieron valer la razón del ganador de una batalla de conquista para derrocar el gobierno que surge de la gente. El discutir la democracia quiere decir que creemos que los demás congéneres están mal en la elección política de su gusto. Como hasta ahora había sido ir a votar azul o rojo. Es todo parte de la farse. Y del asunto. ¿Qué tanto corre peligro el planeta con la subnormalidad de esta cuadrilla de sociópatas fascistas? Los nombres no serán los mismos que los utilizados cuando se describe a quién cruza la frontera y juega de vivo. Yo si voy con mi show a New América tengo una audiencia que sabe que me estoy descojonando. Que les estoy chingando la marrana. Es lo mínimo que DON T merece para rescatarlo del fondo que está rascando, ya no sólo con la derrota, sino con la simulación neymaresca de que le hicieron penal. Lo peor de todo es la amnesia del que entiende las evidencias pero no las quiere creer. Como quién ciegamente cree en Dios Padre, exclusivamente, sin ceder a noñerías de izquierdas de los seguidores de Jesús y el resto de comunistas rojos hijos de la gran puta. Un hombre de derechas de verdad no dejará de mandar a chingar a su madre a nadie que siga considerando oportuno, a todos aquellos que ameriten ser humillados por el poder que sobre mis ombros me permiten rebasar todas las líneas rojas sociales a las que nos han hecho creer que todas y todos estamos sujetos. Nos controlaron bajo la amenaza de que si hacíamos las cosas mal nos vendrían a reprender. Bajo el mundo de los que nos va bien. Eleminando el riesgo de quedar descolgado. Y al no tener red, caer en la lumpensociedad. A la que tenemos miedo. No la protegemos, ni rescatamos, pero su sufrimiento, a demás de darnos igual, nos roba. Así que igual debemos exigirles que no vengan, así no sea verdad. Así los nuestros se estén yendo. Ya no sólo ellos. Y recuperamos entonces el gran espíritu originario.

Pasa la historia en sentido contrario a nuestro tiempo. En ambas direcciones: pasado y futuro. A la verga el hoy. Damos pena. Dimos pena. Esos pinches gringos blancos no me representan. Un poco sí el hombre de los cuernos y el pelo en pecho, a pesar de sus tatuajes. Algo en esa imagen me demuestra que en toda revuelta, inclusive los intentos de golpe de estado que ahora vemos cómo los gringos orquestan sobre el poder soberano de los representantes escogidos por el pueblo. En la ceremonia autoestablecida en el siglo XIX para dar forma un día particular en la que el protocolo del cambio de poder representa la voluntad libre de reciclar el juego aparente de poder. No nos podríamos haber imaginado que el propio presente, a tres días de dejar de serlo, convocara con su irresponsable falta de asunción a su responsabilidad, valga la redundacia, como político a cargo de la principal potencia mundial. El poder absoluto de un obstiando hombre blanco con la inmunidad absoluta en el momento justo para evitar el ataque legal de los despachos en manos de las firmas del otro color del Gran modelo americano de la alternancia.

Esa bien podría ser la argumentación de unos activistas con un valor de la resistencia a partir de la configuración de una milicia de respuesta antes lo que ellos consideraban como el momento definitivo para la insurrección de los privilegiados de siempre, los hombres de bien, de las putas y las pistolas de la toda la vida, la vida de las grandes familias dueñas de los senderos de la violencia. El control político de las bases. La construcción de centro urbanos y rurales de subsistencia simbiótica en equllibrio y resiliencia continua. El ciclo se reconforma. Pero no pasa nada. Pasamos de nuestra realidad actual. Dejamos que se vaya a la mierda. Si eso los borra a todos de la historia, demos el paso todas juntas. Votemos todos a la vez desplazar a la población completa del planeta, a la humanidad entera, en todas las lenguas, que demos un paso adelante hacia un mismo tiempo. Hacia la comunión de un estado de las cosas por encima de nuestra perfectible modelo capitalista que tantas cosas bonitas nos ha dado, y al que estaremos plenamente agradecidos. Las muertes inevitables que su hundimiento generarán. Ya no se puede culpar a la revolución. El mercado mismo se estrelló. Y el fascismo cerró los dientes en un mordisco final. Se acabó el juego. Quieto todo el mundo.


Los españoles podemos estar tranquilos porque nuestro comander en chief está super fresco de mente. ¿Cuál? Obvio el rey.


El presidente decide si hay que ir a la guerr: Sánchez mueve ficha.

Nunca antes jugar al risk había sido tan interactivo. De pronto nos pudimos informar de primera mano en que las fuerzas políticas estaban cambiando de dirección. El péndulo simplemente da la vuelta. Y sigue su camino. Estamos entre dos latidos, no lo olvidemos. El día que no sea así, habremos muerto. Esto es un hecho incontestable, pero útil, para entender que el riesgo máximo a la descomposición de lo que somos, el primero de todos, arriba de todo, está la desconfiguración de nuestras propias instituciones por la tentación de los paramilitares, en una sociedad armada, para tomar con el poder cuando el líder político nos lo indica, pasando por encima del control real de las fuerzas armas, las policías nacionales, las fuerzas de seguridad estatales, los policías de las series de televisión, los del ladrón común, tan bien dibujadas las fechorías de todos aquellos malos malores negros, chinos, latinos, musulmanes, feministas, trotskistas, abortistas, mariconazos, y los ticatalanes. Los llamados Malorians. La mejor serie del 2021.


You guys are going down. We can see it. Don’t feel pity on yourself. We’ve let to be falling before. It’s all part of the drill. It’s been filmed before. Our best writers are writting interesting literature for the diferent kind of entertainment we are going to need after this. What we saw today cannot be unseen. Like that foot on that throat. The way you are sick. And he was waiting to do this. The way I had forseen it long ago. And shut my mouth. I can’t hold on any longer. Something happened to me in the past, and now I have to let it rip. So here it goes.


The smell of the net in the scaffolding of the capitol was a sort of plastic that has proven to be the most effective one to allow security to be uncompromiseble within the site of the operation. They may have been in on it. They knew it withold the uploading of 999 patriots taking over the power that belongs to us. And we are not willing to let go. It’s us against them. We hate red. We hate blue.

A country divide. It was comming here all along. They are not the way, we thought down south the Muro. The pinchi muro, they call it. They make fun of us, you know. Fucking speaks. Do you know what’d do with them? Commons, aks me? Dare you? What would you do to them, Mr. Hillbilly: I’d shut the motherfucker up the ass, and say: speak now. You piece of worthless donkeyshit!


We are going to clear you out in different doors. Just to make sure that you don’t hurt each other as you storm out this mess. Allow me to be politically incorrect. I’m only a futbolartist from south of the border. I am a nobody who can singularly point my judging finger at your low point in history, as if opportunity strikes when you see the win in the military action. We know you want to use it. We know you do it all the time. We know that’s how your product keeps the market moving and creating value in terms of guns. Gunvalue index. How much do we depend on them? What’s the demand like other than public security? How is the return on those outofthelaw susbsistems shared with the gun manufacterers and interdependences. Do you want to talk treuce of business?

a) Treuce

b) Business.


Civil war is on the table. People have been talking about it in all 99 states. It’s out of proportions. The federation is shutting down. The system is overflown. War is always the answer, especially in peace time. Distopian young writters were going nuts. The story unfold one more time in front of our eyes. And we are here to say: I. I will take you away from this fucking mess. Forget this shit altogether. Listen to my global revolution in which the collapse of the Roman Empire is a given. You breath safe. We are moving on. Please don’t loose site of the projection in your phone. The system is going to selfevolve with the disruption of futbolartist who claims to bring into the table a mixture of cultures that could resolve into us voting ourselves away from the surreality that it’s comming from the decomposition of our facist state. Right there under our nose. We can’t help but watch. Only some us kept our attention in a diferent wavelenght to create the Juda Ben-Hur charecters of that crucifiction of Jesus. DON T believed many things. We have to give him that bid. He’s played quite a game. His performance has been out of this league. He’s left us all speachless: ¿por qué no te callas?


El Rey Emérito se habría atrevido a llamarle la atención a DON T: ¿por qué no te callas?

El rey don Juan Carlos de Borbón a DON T en una reunión de cacería con gente pudiente blanca del resto del mundo.

It’s not a bad time for billionaires. They can’t be too sad. They should give a fuck. The game is always tilted. It’s what they always say. They are there with their management responsabilities in those fancy enterprises that run business as usual. Life is the US et al. Science has changed: thanks to us. We are a black mirror to the world. The world can’t keep up. Sometimes they even look away for a sec, but they always come back. We hit’m with another one of our singular strokes.


We are fume sellers: we’ve always been. Take Hollywood, Wall Street, Military, Baseball, Publishing, Farming, dope, rock and spy vs spy.


This shit is crooked. And it’s tumbling down. But don’t think we are just going to sit back and relax. We are going to place the market in motion in order to reintegrate the stability that you need into the shape of capital transfer that gets advantaje to political instability in other countries of the world to move around capital that we had stucked up elsewhere. Where we now sell. We buy cheap, as the shit if going through the roof. We take the wave back the safe way. The thing brings down several solid business. Positions change motion. And we are telling the people interested in the game to get back in track. We are offering the deals. Trust is newest game. We will go this path. There’s no other way. Guess what? We don’t trust you anymore.


The risk of breaking up

Scoring is hard. Back in the 90’s when I had to (tried to) and failed. Or then again, in the 2000’s where I finally learned the ways, finding my self, solving all my poodles. The lagoons we must dry. That’s the task of cleaning our brain. What happens when you sleep. The things that get out of control when you don’t sleep enough. I have the time split. I don’t buy into certain theories. I know I’ve been there. I must no throw the stone at the citizen in the fronline of an upheaval movement that you trust to be the right thing. Even if your own mother wouldn’t see it. Taking that risk. Againt the odds of getting yourself repelled. It so happens that they kill palestians who throw stones at your soldiers on their first night in the post, to avoid defing from an attacher, seems to be the reason. The state violence you allow yourself to be displayed by the white gun loving men in the first day of independence day. Civil War: the way it’s always been. The divide of our hour. The you’s I love to hate. Come again, let me hate you some more. I can’t get enough, how much I hate you. I love to hate you. Common, bring it on. Go on your way. I’m running away. I don’t ever want to see you. You stink and yet I know white trash floats on top of the civil rights that outperform in the displays that explain what we are, what we feel, and how we are constantly thinking on the commons since we realize we were being fed the lamest xenofobic white trash from the recicled bins of the real valued extracted from our historic hit stories. Ever so expansive and engaged with the money game derived from crooked capitalism. Realism, as money people refer to. We were sold a rolls royce by merchart dealer of second-hand replicas. I couldn’t read this moment of our history as NEW Américans taking over in the direction that situates our angle as further away as possible than what has centered the attention of some local war boys storming in white old America castle and parlament, to avoid the course of time, to call on the truth and fairness of this election process, without being able to show the judges the evidence needed to make that claim in the first place. Already difamatory and used as tool, to lie knowingly to tire everybody out. And keep the attetion elsewhere.

This is a great time to be alive. This is increbible. Time is of the escense. But taking it easy too. I use time and space diferent that the rest. People may not like it. I’ll try to. I am going back to the game. And I’ll play the game.


El lider de las conspiraciones emerge entre la multitud revoltosa.

La demencia colectiva de un imperio se tamblalea con la ayuda de un sicópata y sus 999 patanatas tomando el congreso de los representantes del pueblo. La narrativa de cómo cargarte la democracia de tu propio país. Los casos prácticos de España, México y USA. La acción de defensa de la instituciones que defienden la violencia.

En dos días os puedo tener lista la revolución necesaria para contrarrestar nuestra dependencia en la narrativa melodramática americana. No quisiéramos que se quedaran ahí en la mierda. Estamos convencidos de que sabrán sobrellevar estos amargos momentos de desvergüenza para modular un poco su discurso supremacista y de aires de superioridad que por ahí resurgen como cuna de la democracia más antigua del planeta. De alguna manera, subsistirá. Pasado el filtro del ejercicio de desmarcarse del fascismo de ultra derecha, en vez de abrazarlo. El mimo fascista siempre es dificil de detener. Veremos.

La historia malentendida del legado anglosajón del modelo de conquistadores europeos del norte de europa. O bien, los que escogieron los ingléses-americanos. Ya se entiende. Eso otro.

Otra de vaqueros.

El americano más apropiado para representar al hombre blanco desquiciado finalmente salió de la posesión que había ejercido sobre Don T, que quedó mudo y pasmado en un sofá comodísimo de la sala de televisión del ala oeste de la Casa Blanca. Ya se habían acabado las palomitas cuando espíritu dejó a Don T, traspaso la pantalla y se apoderó de Q-shaman, la cabeza pensante de los arquitectos del pensamiento sabio en las antípodas de la conspiración antivacunas, antisemita, filofascista, supremacista blanca, y un poeta del directo. Un hombre blanco que nace de los dioses del hombre americano blanco, con su santa paternalidad sagrada, su vínculo directo con Dios Padre y los espíritus de los cazadores recolectores del pasado, y los exploradores cazadores de indios, los malos. Los malos malos salieron a la calle y se amotinaron sobre la casa del pueblo. El poder es de ellos. La defensa de los chinos-venezolanos que se han infiltrado en el cuerpo de Biden y Harris. La venta de nuestros valores. El privilegio blanco en riesgo de muerte. Como un toro aturdido, lanza su último alarido.

FIN

Todo llega a su fin. Ya lo decía el buen Morris Berman.

https://www.facebook.com/editorialsextopiso/posts/10157779952246709

La no pronunciación de mi pensar/escritura

Mi arte está escondido.

Sólamente yo lo conozco.

Y por eso tan sólo vale para mí.

Quizás algunos, pocos, unos cuantos, lo admitan.

La medida es clara y cristalinamente transparente, a riesgo de expresarme con pleanasmos españoles. No lo puedo evitar: ahora soy uno de ellos. Entiéndaseme. Plegaria.

Yo puedo valer como católico como el que más.

No hay nadie, NADIE, en todo el reino de España, y todos aquellos rincones en los que un español se conecta con la universalidad del mensaje de hermandad y amor de Cristo, que en su momento intuyó como algo más que su propia existencia, y lo que él pudiera decir de la razón de estar aquí, en esta corta vida, que tambié para Él, sería finita.

Por tanto ¿qué hago aquí?

No lo sé.

Ni tú.

Ni yo.

Ni nadie.

Esto tan sólo es literatura infantil.

Aquí el que no me lea que me coma los huevos.

Si voy a ser español voy a reaccionar hacia ofensas gratuitas, de quién sea, con una versión de lo que en público Pinto representó con su respuesta fugaz y llena de Gloria: ¡Cómeme los huevos, Maldini!

Existe una controversia en la Internet que versa sobre si la frase exacta es esa, o por el contrario, es esta otra: ¡Maldini, cómeme los huevos!

Lo anterior, si fuera a entender el juego con el que Borges creó un estilo literario único que no existía antes, como el acto único de mimetismo con el que podemos asumirnos como escritores.

¿Quién es escritor?

Aquél que escribe.

Escribir es un acto primordial obligatorio.

Regla uno: escribir.

Con ello consideramos el primer nivel de aprendizaje que podría se útil para mi hija aprender a hacer bien. Como en nueve días. Lo que dura mi curso. Tan sólo hay 99 plazas. Ahora sí: salen volando.

Mi marketing es directo a la emoción y la posibilidad de volar directamente al límite sublime de la percepción de la emergencia colectiva de nuestro sistema complejo social: Ticataluña.

Ya estamos aquí.

Tranquilos.

Lo conseguimos.

De pronto, sin tanto esfuerzo como sufrimiento en 2021, los primeros nueve días del 2022 arreglamos con un giro de emergencia colectiva performativa nos avocara tal día como hoy para empezar el tránsito suficiente hacia una nueva dimensión. El portal Golman.

Golman es mi nombre, lo siento, soy un pelado que se piensa que porque 9O esté ahí manteniendo la fuente de jardines que se bifurcan que alimentan el delta de la desembocadura del Ebro, desde la montaña que le da origen hasta las playas testigos del ciclo del agua con una consciencia superior exterior de elementos que hasta ahora no consideraramos en la explicación de lo que hacemos aquí todos juntas como emergencia femnista del iros a tomar por culo subnormales machos alfa, cuando hijos de la gran puta.

Esa es mi aportación al feminismo: chicas, perdón. Es una mamada de la cual he sido parte. En parte sin saberlo, y en parte, por no querer entrar en polémicas. Por mi culpa, por mi culpa, por mi gran culpa. Debemos ser culpables de algo según nos lo enseña la catequesis católica y su entramado social, especialmente armonioso y jubiloso de ocultar en el saco más profundo del olvido de un sólo tipo de violencia que vamos a condenar, sistemáticamente, por los siglos de los siglos. ALLS.

Un acto de rebelión con nueve compadres del Niño de Elche en su fragata. El rey, el emérito eh, sjht. Quieto todo el mundo.

Al Niño le gustan estas referencias que nos anclan sobre los pilares de nuestro pensamiento social positivo y elevado a cultura. La defensa última de lo que somos en sí, por sí y para sí. El egoismo de nuestro rácana voluntad conservadora.

No les vamos a inhibir ser lo que son. No necesitamos justificar su espacio para que nos quedemos varados en esta ignominiosa sociedad que recalculamos en la televisión y los medios de comunicación que definimos como los veraces. Los mecanimos de control que cada uno de los nueve partidos vierte en un entramado diseñado para el seguimiento feliz de sus votantes. La política debería ser sólo una, grande y valedora para resolver todos los 9 problemas sociales más importantes. Pero ya no desde la perspectiva tan sólo del problema, ni siquiera de la trivialidad de la solución. Nuestro entender es preguntar. Ese es pilar de nuestro sistema educativo NEW. Preguntar las nueve preguntas para determinar los estados de la naturaleza sobre las que juzgamos una necesidad insatisfecha.

Hablemos de algo que todos somos expertos.

La insatisfacción.

Comencemos por nuestro lado más pusilánime. Piénsalo: es lo que más debemos solucionar. Lo que nos da vergüenza admitir. Nuestros pecados ya no sólo compartidos con el que considerábamos el único interlocutor válido para con Dios Hijo: Jesús. Y a través suyo para con Dios Padre. Con la paloma no nos disponemos a relacionarnos la mayor parte del tiempo por una contradicción propia del modelo teológico de expresar el dogma necesario para simplificar nuestra superioridad de credo en la salvedad de que debemos considerar que Dios Padre sólo es uno, y que por tanto, Él, y sólo él, reciba esa capacidad para asociarnos con lo divino. Oh, qué vanidad.

Meterse con Dios Padre—decía Armando Gallo Pacheco en su cátedra online a la que tenías acceso con la cuota mínima de contribución a la emergencia colectiva social sobre la que se fundamenta la base de la consecuencia última del sistema resuelto. Como si de una complejidad matemática que postulo por primera vez dentro del ámbito social al que las matemáticas asisten por primera vez como colectivo especialista técnico de los nueve ejes de conocimiento necesario para reconfiguración del estado social emergente a las boludeses de los que hasta hoy han cortado el bacalado, y a su vez, alabos sean.

Rendir pleitesía y cagarse en la puta madre que los parió; justo a ellos.

Varios madridistas se sintieron ofendidos ante provocaciones de un último poeta culer que borró al Barcelona de la memoria colectiva heteropatriarcal que todos estábamos alimentando con nuestra gilipollés habitual. Como Keiser Soze haciendo el burro durante 99 minutos. Imaginaros ese poema. El capo de la operación era un tipo tan suspicaz y salido de la nada que fue capaz de ir a la policia detenido como su alter ego: Varbel KUNT. El capo calabrés borbonizado.

Hasta ahí puede llegar un nouvingut con su insinuación republicana de un nouvingut. No fotem. Ningú ha parlat clar i catalá. Com jo ara. Ho dic així de clar. Entesos?

Nouvingut, nouvingut, nouvingut, nouvingut, nouvingut, novingut, nouvingut, nouvingut, nouvingut.

El programa social que Golman Elizondo Pacheco presentó al pueblo entero para su resolución en un plazo de nueve días. Como si fuera un suceso postlógico. El rompimiento de huevos del futbolarte es como un día en el que sí cojiste.

Coger y follar no es lo mismo.

Una canción con la voluntad de cantar como José José en los kareokes de una escena capitalina de lo que esta ciudad representa por su diversidad plena como capital de otro entender más acá que nos viene de fuera, de lejos, y de alguna manera se infiltró en nuestro corazón con la única honestidad de pretender rendir tributo a la liberación existencial que para nuestro pequeño pedazo de paraiso en la GAIA respiradora, en cada inspiración, en cada exhalación que elegimos escuchar: ahora es lo que hay. Y en España sólo se podía considerar una solución que nosotros mismos como pueblo imperfecto, pecador, y culposo, culposo, culposo, como su bien chido modelo de cultura, de lenguas multiversales, de capitalidades en la costa, centralidades univerales completas como capitalidad multiversada de Madrid, cual Roma. Las cuidades con la entendida ya vendida a un mercado entregado, enamorado de su actualidad, por cazurra que esta pueda ser, debajo de las capas de los nueve misterios españoles en cada una de sus estancias fundamentales. España no le puedes dar menos de nueve niveles de libertad para que esta pueda ser enteramente lo que es deber devenir. Pueblo español, no me toquéis lo huevos. Ni tampoco los cojones. Yo no he venido aquí a sermonearles ni a venderles ninguna moto de lo que yo puedo pensar, como un ciudadano pleno, pese a no tener, en otros tiempos, todos los niveles de derechos y obligaciones que los demás. Una espacie de contrato de temporalidad de nuestra transacción de cohabitación. Estamos o no estamos. Esa es la cosa a responder. Por mi parte, dejadme comenzar: you had me at olé.

OLË

Mi partído político se llama OLË.

Es universal.

Todo Dios sabe decirlo.

Pasan por pantalla 99 representaciones de Dioses que no se ofenden.

Los católicos de la sala no ríen la broma.

The joke was on them.

To disrect a certain aunt you respect with outmost love. The reference in bible reading and praying theory and practice. Trust me, there’s a PhD (I never know which one is capital letter and which aren’t, as I can never remeber if the second s goes in ther first or the second «s» in business. To me bussines is also right. And just as «true».

Business is GOD FATHER.

It’s not GOD complete.

This makes the catholics GOD less powerful than a single man GOD. Golman, humbly, is that kind. One of the other 99.

99 vs 1

There you have your shitty current standard: 100.

FUCK one hundred. FUCKYOU.

Changing the word fuck just to fuc withya.

Rigtbac@u

That’s the name of my last novel. Rigtbac@u was a publishing flop. Nobody knew why.

The publishing industry is never in the authors stories. At least not the good ones. They tend to be in some funny places. But really they don’t live the most exciting life in town. The attend to another pace. Another glory. The glory of living within this world: bookmakers.

I make books. Sort of. I am the name behind one of the collective members of a little utopia called Sexto Piso. A publishing house that can call home is now a grownup in NEWDF, capital of NEW GAIA. One of the nine capitals of the urban world out there: that jumbo mombo that we are now part of. Pop and all. The whole thing, at last, at once. Welcome to present time. Run by adults. Thanks Silicon Valley, we’ll take it from here.

That speech didn’t fly well on some Silicon Valley dickheads.

Unexpected.

I’m Unexpected’s King.

Rather this kindom that one with two, or none.

I can politics a phrase turning her into a parragraph.

Feminism turned Golman into herself.

She found a way out to express herself for who she wasn’t.

I can fool the feminist movement into letting me in. As her.

I’d have to become her.

I am.

Silly.

But…

You are not her.

I am.

You are not she.

Are your transfobing me?

Simple YES/NO

It normally comes right away. It’s alwas been evident.

If you YES your way out. There. You have it.

The states of nature disappear once the uncertain decision takes place. It’s how we make decisions. Decision making. That’s the IA industry we need to program. The politics we need to run. The new way of competing for a leap. A glowing transformation schasm.

You leap into it.

Why doubt it.

Soul would be short if Leonard soul just keeps still into the great beyond.

Bonding with whole.

That’s the state we need to fulfill. Together. That harmony. Like a thing you can reach with a button: digital left.

Copyleft.

That’s what I’ve been doing. In the Internet great debate. I’d just keeping it to me. As if the show is bigger than the possible consequence of my digital transformation. I am bigger than Jeff Besos, Mark Suckemgberger and Elon Mosc, combined. You need to go into these kind of greek Gods going at it with great respect for the glorious almighty rivals. This is what futbolart describes as the code fo respecting the game by enabling to admire the great futbolartists your are going to cross with in the challenge within the field, inside the court, at the colliseum. The public arena is greek mediterraneum culture as if the agora would reopen and debated the elements needed for the transformation of our social and political system. I’ve seen this renewal take place in several places around the world. The movement to critize the neoliberal free market model that has given rise to a postwar system of perpetuable peace with the current fear of war, with the limitations of a nuclear faceoff that can wheel us out, but allowing minor armies in ethernal macho quarrel with the culture right next to it, that happens to run an army, and we play the game of hating our guts.

Who starts the hate between neighborgs?

Who sparks it?

Who falls into that?

Who’s shouting at the fear of the comming from one from antipodes?

How do we welcome a foreigner that we encounter for the first time in our life?

A guiri in your country?

What do I haver to offer?

What’s the good of having me?

The process of how I became New Spaniard.

I was already one.

Es una reducción al absurdo.

La demostración de Dios por reducción al absurdo.

Ese tipo de matemáticas son las que les voy a enseñar en mi curso. Tengo nueve programas de aprendizaje de NEWlife.

¿Te lo vas a perder?

Por tan sólo 9€.

Apúrate que sólo quedan pocas plazas libres.

Ahí dentro es la neta. Ahora mismo está el rock and roll de la transformación del conocimiento futuro: el NEW model. Los que van a transformar la sociedad. Los que se apunten a este disparatado momento de revelar la solución más pragmática de nuestra siguiente dimensión a la que tenemos acceso: la armonía colectiva.

El directo. El ser/estar. El tiempo presente, justo tantitito antes del futuro, y justo masallasito del pasado, que tiene cola larga.

El espacio de cada aprendizaje.

Las lecturas rápidas.

La variedad de mecanismos de feedbackloopping: el nuevo sistema de regeneración de conocimiento en obra. El efecto del hacer aprendiendo, o aprendiendo haciendo, si es que son cosas distintas, unívocas, indistintas, convergentes o deseables. Lo que sabemos es que estamos vivos y haciendo de esto un carnaval. Por el respeto que tenemos al Felini terrenal y su perspectiva de la especie humana desde la italianidad para reflejar lo que tan sólo desde Olot alguien, o alguna otra urbanidad de la Garrotxa, pueda alcanzar a disputarle la réplica onírica de un proceso cinematográfico de autor, la expresión última del sentido visual de las piezas de postcinematografía más allá del preciosismo y la acción de superhéroes americanos blancos hetereos ultrapatriarcalizados nazificados, inclusive cuando peleaban contra los nazis. Los malos y los buenos. La guerra como objetivo. Los mecanismos de la violencia. Entre Camus y Haannah Arendt. Un estudio de la vinculación del debate público con la posibilidad de revertir el orden completo de nuestro absurdo país. Como un grito generacional contra todo su puto teatro. Y dejarlo todo desnudo. Un grito desde el corazón de la transformada tierra más nueva, como sabedora de lo dificil que será por parte de nuestro padres europeos, a los que rendimos pleitesía, cuando subimos a ese lado de la pirámide. Permítanos tener nuestro otro lado. Allasito. No se lo vaya usted a tomar esto mal. Tan sólo es un derecho divino, que usted verá, estaban aquí antes de que su narrativa nos viniera a contar las historias que fundamentan sus pecados y sus vidas eternas más allá del aquí, el ahora, los pueblos elejidos, las historias que nos contamos y cómo vamos a recibir a los caballeros que nos visitan desde las montañas.

Entre el Popocateptl, que escuchar el trote de los caballos cosquilleandole las costillas, se despertó y avisó a los que por ahí pasaran que como se pasaran de verga en el año 2021 de la era que nos acaba de actualizar la Malinche que ahora vamos a contabilizar nuestros asuntos en el más allá. Para que nos entendamos clarito y luego no tengamos malentendidos tú y yo. Las cosas se pueden ir a la verga si intentas pasarte de verga. Si vienes contra mí con un ejército caeré como cualquier individuo ante cualquiera de los tantos que pudieran querer atentar contra mi aniquilación. Como país. Como representante de un pueblo. El exterminio de uno mismo. Como si una persona pudiera representar el futuro de un pueblo libre. Como el padre del hermano del Neonazi de American History X en Terminator.

Entertainment serving the system. The kinds of movies we make. The kind of cinema our time is about. The kind of nature that will allow us to become a single beat of harmony in a sequence of joy everlasting.

Love is beat.

Love is boat.

Pick this vehicle.

I’ve pimped my ride.

Just step on in.

The journey is about to begin.

This quest just needs one more passanger: you.

I need you.

ALLS black is a diferent deal. It’s the black side of everything. You might not like what you see in there. In fact some people can’t handle it. Stay away if fear has gotten into you. If you flinch at certain levels of what you will encounter inside the stage, you are history. Beware. This ain’t no place for incomplete selves.

A sumarized manual, a debate, a film, a song, a text, a crying session, a forgiveness tour, a self steem bath, a gamming championship, a one on one, a five on five, a six on six, a seven on seven, a nine on nine, a ten on ten, an eleven on eleven. A twelve on twelve. A 99 on 99.

That’s the format innovation of the collective intervention.

No se crea: no son las dos españas.

Mi novela puede tomar su título de ciertos momentos climax de determinada trama que se ocurra indispensable venir a parar ahí. Pero es ese lugar, el climax, por dónde hay que comenzar a narrar. Para llegar a esos sitios en los que la circunstanciliadad de las peripecias de nuestro Ulises, cualquiera que este sea, en un terreno desnivelado que tendrá leones puestos por un Cesar que tu familia y tus colegas, sin impotar de qué parte del reino decis que venis, aupando con vítores apasionados ante un rito que en otras dimensiones de esta historia se verán como impensables, salvajadas de otros pueblos, cosas que nosotros, a título personal en esa hipotética circunstancia, no sólo no compartiríamos sino que rehusaríamos contra viento y marea.

En la siguiente escena de la versión que Hollywood finalmente compró se introdujo un monaje de muertes recurrentes de un personaje divinizado para morir todas las veces que la muerte de Golman resulte peculiar. 99 muertes de Golman. Es el personaje el que hace a la persona, y no la persona que finalmente vota la que elige al vecino del alcalde. Golman conoce todas las referencias de Latre, Rubianes, Eugenio, Berto, Broncano, Rosalía, Romario, Cryuff y Messi que son necesarias para ser el prómimo 9 presidente.

El nou predient.

El 9 president.

Demà anirà Joan Laporta a la Sotana. L’espai més irreverent que hi ha al mon del Barça. Segurament es creuen lliures. Hauran copsat el poder de sortir de la bombolla ón no ets ningú, i t’en enfot tot, i ho dius així, tal qual, i ens pixem de riure. Com si hagués tornat l’Arús. Aquell força Barça. Aquell Sergi Más culer. La possibilitat de pixar fora de tast. La llibertat que hi ha a les nostres institucions per a que un com Golman pugui arrivar a lo més alt del club, i sortir al final de la película caminant com en Kaise Soze mentre es convertix d’en Varbel KUNT que estic fet, i em tranformo, com quelcom futbolartista que fitxa un poble nou que vol tenir a l’equip un dels nostres de debó, i aquest cop, li fem la volta a tot plegat, i capgirem l’historia d’aquest petit club que està d’aniversari, i que ho anem a petar del tot, aprofitant aquest cop per trencar el sostre de cristall i sortint amb un moviment social que no només sigui un pla, de marketing, o de l’exercisi de poder que fem xup xup amb el nostre interés pels fills burguesos benestants del nostre tufillo executiu que ens representa a tots plegats, sense haver de mirar a fora de l’estadi. Només cal mirar a Tribuna.

Els putos tribunerus.

El meu primer llibre. L’escric al coneixer als primers nou tribuneros subnormals.

Un llibre còmic, evidentment, que alguns ofessos de Pedralbes no van saber pair i van sortir a tallar el carrer, concretament l’Avinguda Pearson, ocasionant un retràs del sopar de 999 families de l’Opus Dei.

Opus Dei - Wikipedia, la enciclopedia libre

El último día del 2020

Las borras.

Tus huellas.

Cuando vas a hacer algo perverso necesitas un set de skills: hard y soft.

Aquí, en nuestro taller, las vas a adquirir.

Piénsalo. Invertir en tí te conviene.

¿Cuánta lana estás dispuesto a apostar por tí?

Piénsalo. Es la mejor salida que tenemos.

Nosotros somos el camino.

Como hayamos llegado hasta aquí.

Hasta dar con el nuevo modelo.

Al que llamaremos: NEW.

Nueve enters después, sigues la frase. La historia pues. Soy un contador de cuentos ticatalanes.

Así me las doy.

GOLman

Perdónenme si ahora hablo un poco de mí.

Soy un poco vanidoso. Y pretendo el deseo último al que tenemos derecho. Estar bien, pues. Bien chingón. Como sólo (así con acento, RAE, ¿o qué pedo?) alguien que se ha rifado chingón alguna noche en la que saliste a conquistar el gran otro de la nocturnidad. Los invito a pasar conmigo el próximo NEW año.

El evento NEW.

Es un pedo de pasar de discontinuo a continuo.

Filosofía a la mano, y a su vez, por diseño de su servilleta, meto forzadamente una cápsula de aprendizaje del nuevo modelo de ser. Una lección aprendida. Un proceso de transformación. Un simulacro de persona. La persona que deseamos ser. El rol que reconstituimos en un nuevo modelo. Opciones de la creación. Multiversos ejemplares. En esa otra cantidad de maneras. Las maneras del pasado. Aquella. Grande y una. Que ya no es. Ya no son. Ya salen a flote. Pese a seguir ahí. Omnipresentes. Sin ser ya omnipotentes. Ni inviolables.

Si voy a ser de España, permítanme la libertad que se permite cualquier nouvingut sobre la apropiación de la lengua, que viene un pinche NEW olmeca a la mismisima capital del reino, y supusiéramos que esta NEW nobleza se redifinió a sí misma para, con y dentro de un pueblo NEW, más grande que la suma de nuestras grandezas de España. Tocado directamente por nueve gracias divinas de diferente procedencia, todas ellas sagrados sacramentos de la NEWfe.

Localizada justo en las las antípodas, alla dónde nuestro pasado resentimiento mutuo de animadversión pura, de los unos y los otros (estos los incluyen las), que aquí, cada vez más en plaza pública, describimos sobre (y para con) unos subnormales con los discrepamos a un ratio de 1:99, y a los que adoramos contravenir de todas las maneras posibles. Bienvenidos al debate celestial entre las dos Españas divinas. El ocaso de lo que un día llamamos grande. La España que tuvimos. Las otras Españas. La dualidad inequivoca de nuestro desprecio mutuo. Nuestra sagrada cruz en penitencia flagelante. NEWinstituciones. NEWSI.

La NEWSI acabará teniendo desmedido poder. La creación de un monstruo.

1:99.

Un lait motif ticatalán.

Frases cortas que llenaron las paredes del grafitti de la nueva capital: NEW barcino.

Por un lado nos prostituimos; pero por el otro también.

Los nueve mejores juegos de palabras de mi abuelo.

La herencia de la insolencia del que hace reir de la familia.

Como el abuelo.

Teóricos del humor nomás del caribe.

Como caribe transformado, nos vamos al otro que distribuimos entre este humilde NEW TICO COMMONS, la evolución de esto otro que desde esta honesta y sensual cinturita de nuestro NEW continente: NEW América. Presente: presidente.

Mi nuevo show de presidente de lo que vamos a ser de ahora en adelante se presenta como una lección de oratoria de fin de 2020. Una tarea para el último día. Uno de esos clientes que deben comprar antes de que finalice el año. Pon un anuncio, que tienes nueve cosas que venderles.

Alguien que no tenga regalo de fin de año para regalar. Aquí un repositorio de 99 regalos para que la gente chingona de este NEW pedo le entren con el gusto de la exclusividad de unos cuantos. No son ni todos ni nadie. Es un punto de encuentro colectivo suficiente. Más allá de lo que nos dispusimo en un momento dado a forzarnos a transcurrir. 99 minutos juntas. YA FEMINISTAS.

El feminismo, como ALLS, son sitios de llegada.

Allá se va.

NO SE QUEDE ATRÁS.

VENÍ.

VENGA.

NO TENGA MIEDO.

ESTOS SON LOS NEW VALORES QUE TENEMOS PARA SU SANTIDAD.

Y ACÁ FRANCISCO LEVANTA LA VOZ.

Y HABLA CON JESÚS POR NOSOTROS.

Por que yo su carnal menor, no puedo hablar directamente con él. Tras haber sido Él.

Él.

El título de este cuento.

El título de esta novela.

Era novela y cuento a la vez. Y era esto. Pinche recurso culero de situarte dentro de tu obra. Ya sea con el velo del director. Con el matiz del guionista. O la interpretración del actor. El artista pues. ¿Qué pues no requerimos todas ser artistas? No requerimos ser artífices de nuestra revolución de la reconerversión del sistema del todo. Por completo. Capgirar el toque.

Pam: rolas.

99 rolas.

99 roles.

Hay (los hay pues, para Perez Reverte, Varguitas, la mujer zapatista que le toque hablar por todas, Presidente LÓPEZ. Presentes. Subcomandante Marcos, Golman, Ronald. Oceano Infierno. Gabilondo. Maragall. Robert de Ventós. Los originales habitantes del Palu Robert. La rehabitación de el espacio de la casa como habitatge.

Una peça d’habitatge. D’habitar espais NEW.

El meu projecte urbá-social. El uber de les noves societats reconstituides en un nivell més elevat del nostre potencial reconciliador a plé rendiment. El moviment que pretendiem fer quant a fora d’aquí veiessin cóm sóm capaços i capaces de dur a terme una reconstitució de lo que voliem dir que erem-sóm. Perque som-hi.

Som-hi.

El nom de ça peçe.

Això és per fotrens.

Tant sols una miqueta.

Venvolguts; sóc el vostre president.

Espereu que agafo el mando.

Vosaltros. Voltos. Voltrus. Voltrüs. Völtrös. Vosaltres. Vos particularmente. Y te pasás al castellano como si no tenés la cordua de un español cualquiera en el set de Jamón Jamón. ¿Quién escribe vuestros guiones?

Somos otra cosa. Venimos desde las antípodas. Y nos encontramos por primera vez. ¿Qué coño creéis que os voy a soltar por bonito?

Algo que sólo un español, español, español entienda. Reconvertido del plan nacido en los bosques de la montaña de la nueva capitalidad de la NEW humanidad. New humanity. NEW humanity. Esa es la forma correcta de escribirlo. Habrá penalizaciones millonarias a quién ose no escribirlo como la regla dicta. Con Pérez Reverte de guardian de la puerta. Una especie de cadenero de discotaca cultivado y sagaz para rozarse con los señores de los 99 apellidos primeros. Una especie de clase dinástica local. Una historia de HOLA! nunca contada antes. El valor de las 99 familias españolas. Cualesquiera ellas sean. Estas son las mías.

Si me queréis iros.

Pero dicho con la frase exacta como lo dijo la tonadillera en su día con tantísimo arte. Si me amais veros. Si me queres fueres. Si me adorais daos. Si me idolatráis por cualquier gilipollés no me toqueis los cojones hijos de la gran puta que os reviento.

Eso queda muy feo. Censúrate. GOLman, censúrate. Ahora que has llegado a lo alto de todo. El juego finalmente te da la entrada como un futboartista particular. Abanderado de la revolución última de la historia. Como si lo que hubiera que hacer fuera desvelar las cartas que vamos quemando. Las jugamos ya. En un tablero universal que ya se está moviendo esta dirección. Se trata de un despertar social en toda regla. De seguir otras normas. De darle vuelo alto a nuestra tarea de reconstitución. Vamos a darle a este programa un sentido de explosividad del optimismo del momento en el que reabrimos el grifo. Sociedad sedienta de otro cotexto. Sin temor a los conservadores. Los nunca han sentido el anhelo de cambiar. Aquí os va la mejor propuesta que les hayan hecho nunca en su puta vida. Todo a la verga. A_LA_VER:GA. Se puede escribir así: lo acabo de hacer. Por mis NEW cojones.

You take cojones away from you.

And steal it in front of everyones screens.

The uggly thruth behind our fears.

People complaining how to explain mature feelings to their children by having to answer to Soul’s questions.

Soul’s questions.

My first NEW América sitcom.

A first commercial blast.

A blow off the roof productions film.

The first of its kind.

A new way evere way.

Evere is a new word from the NEW language: ticatalán.

I gave myself some nifty new tools to dominate my privilegde. NEW spain fron NEWELI.

Leave questions in the air.

Tasks we must undergo as NEW systems to reconsider.

Reconsider as a poet’s obssesion.

Same poem 99 times.

The sort of shit that would give enough time to allow completeness to entend into an infinity NEW trend.

We’ll a bit more than what we are told.

I have a NEW learning system.

The system itself considers the possibility of overflowing the ultimate state of joy: absolute consciouness into a NEW time: warrantied. An alternate NEW market. A new beast to balance the schemes of power games within the capitalist framework. How are going to lower the weapons. Let’s pay attention here, war lords. Let’s cut to the chase. We know you deal with weapons to the active local compensated with the two things that move that market: blood thirst money.

Like a game that’s played by some

And then you got labor stories.

There you find completeness of an untold story.

The working class stories from NEWCAR: el Carmelo reconstituido de un vecino escritor de la calle Dante Alighieri. El pinche guey supo que tenía que ser una versión del Cardenal, del grandioso Manolo, el del Sevillano y del Delicias. Un pijoaparte de New América que subió directo a la montaña y se quedó allá meditar 99 días. Al día siguiente bajó por la ladera del monte sagrado de NEWCAR: el glorioso monte carmelo. ÉL monte sagrado de la mitología NEWbarcinoana.

El monte Carmelo es el monte sagrado por estar escondido. Es un monte secreto también. El descontrol de este espacio natural sería una violación para los derechos que tenemos los que habitamos el espacio colectivo de nuestros parques naturales. Mi sesgo conservacionista por venir de una pequeña cultura que entendió (maes síganme un toque y van a ver cómo vamos a ganar el mundial con esta vaina, sea por las circunstancias propias que el guión nos guía para retratar la abundancia del recogijo de nuestro bienestar elevado a la 99 potencia. ¿Viéras?

Y uno se lo imagina. Se lo dejan de tarea. Se los dejo de tarea. Póngase en situación. Ahí les va una publicación. Ahí le van 9. Ahí le van 99. Ahí le van 999. Ahí le van 9999. Ahí le van 99999. Ahí le van 999999. Ahí le van 9999999. Ahí le van 99999999. Ahí le van 999999999.

El posibilismo de la serie del nueve.

La denominada serie sagrada.

El autor decide sobre los determinantes simbólicos de la distopia que se nos ocurre pertienente. En el modelo escolar que para los nueve años te dan a la tarea de definir como mínimo nueve ensayos de dispotias distintas en un plazo holgado de nueve año. Nueve años de aprendizaje de una cuestión que podemos acabar en nueve días. Tener el tiempo suficiente para desplegar nuestro plan. Idearlo de tal manera que transformemos la sociedad que procuramos retratar en una ficción audivisual un poco autoreferente. Desde una perspectiva que no nos podemos permitir no evolucionar a otro pedo por completo.

No es ni mucho menos una artimaña exterior para resquebrajar el pinche desmadrito que se me traen bola de cabrones. No vengo aquí con chingaderas. Nos podemos decir las cosas a la cara. Y aquí, señores, señoras, niñas, niños, los que no se afilian a ninguna de las maneras que hasta ahora les había sido posible definir exactamente quién decidíamos ser una vez tenemos consciencia de la multiplicidad de estados de la naturaleza de los tradicionales, a lo más, dos maneras de ver las cosas. Y encima la obsesión recurrente y crónica de autodestrucción entre vecinos. El odio entre las tribus. Los pleitos de vecindad. El foco de las historias periféricas. Desde aquí les escribe este novel autor, autodenominado futbolartista por el interés de fusionarles. Al futbol y arte. Como si entendiera que es un juego pertinente para poner sobre el NEW tablero del juego social al que aspiror atraeros.

Un tema resuelto de su multiversalidad de disrupciones.

Las reglas de una sistematización desde las bases del pueblo reconvertido: por la idea de un emigrante que se asumió como local para venir desmontar el estatus quo con la versión más surrealista de lo que puedo rescatar de lo vivido aquí mis primeros 20 años de ese milenio. Como si desde los pueblos tempranos de un milenio pudiéramos dejar un mensaje para últimos veinte del fin de lo que será este milenio. Si todas esas generaciones pasaran. Si asumiéramos la elasticidad del tiempo en esas dimensiones. Y nos perdiéramos en ella. Ahogaramos en sus mares nuestros desasosiegos sin sentido. El arte de autoflagelarte y reconstituirte en el arte mismo de ser quien eres, y simplemente estar vivo, leyendo un buen libro, a pesar de la distopia. Siempre presente. La distopia del estatus quo al que ahora llamamos capitalismo de los últimos 200 años, como si nos hubiérmos dado cuenta de lo que se pretendió con aquello en la época en la que nuestros juniors decidieron emprender la faceta psicopática de la conquista de otros pueblos hermanos a los que en nuestra subnormalidad los consideramos con amplio cinismo: inferiores. El corazón henchido de unas 999999 mujeres que se consideran en las antipodas del feminismo porque consideran que es una artimaña bolivariana construida para venir a destruir su mundo de desperate wives de barrio de la clase de abolengo de los Madriles y sus extrarradios amplios como la mancha ancha. Ser capital. Así tal cual. Como es, con su gracia y ritmo julioiglesiano. Con esa sabiduría de Valle Inclán que corre por las venas de los que lo han leído. El resto podrían caer desplomados en un fenómeno paranormal, que no dudaría un alcalde con dos NEW pares de NEW cojones, pedir a un artista menor al que deseaba promocionar a la realización de la película en la que dicho alcalde de la NEW capital de este otro Reino NEWMAD, capital hispana de esta otredad. Cuna de la RAE. Los vargallosistas.

Las filas latinoaméricanas de vargallosistas enlistados para el frente de sus ejercitos infernales, esos aprendices del autor, en su multiversalidad de maneras que sus sagradas palabras nos ha dado pie a criticar. No se crea. Es fuego cruzado de una tendencia de algunos escritorcillos menos de la supuesta quesque izquierda que nos gobierna ahora en la transformación definitiva de lo que cretinos que fuimos en cierta parte de nuestra historia mexicana de éxito. Lo que nos habían vendido que éramos. Y lo que realmente somos. Lo chido de verdad. Lo que nos queda de habernos reconstituido hermandad. En nuestra infancia. En los setentas y los ochentas. Atentos los que allá vivimos. Alivianen sus pedos. Vamos de vuelta a nuestros pecados. Los que ni vemos. La violencia machista de nuestra sociedad así como la vivimos. Y ahora que entendemos que no mames panzón. Nos pasamos de verda. Las vergas por delante. Luego luego el chiste con el chile. El chile fuera. El chile dentro. Pica y pica. Más y más. En plan ¿qué hacés? Qué rico. Buscado con la normalidad con la que nos abrimos de piernas cuando la intención es mutua. La no violencia de la relación consentida. El bienestar de todas las mujeres sexualmente liberadas. De sí mismas. De esta dominación heteropatriarcal que denuncian. Y que implica su vida en sí: sus derechos. Como ante la dramática circunstancialidad de que me suceda a mí, a vos, a tu hija, a tu hermana, a tu amiga, a tu madre, a tu tía, a tu sobrina, a tu mujer, a tí, mujer, a quién esto Dios no quiera.

Una parte de nuestra cultura está constituido por un pilar que consideramos superior desde que ponemos más peso a lo religioso que a lo civil. Lo que tenemos como ciudadanos y lo que tenemos por nuestra afiliación a una creencia es sí. Una comunidad autoconstituida alrededor del funcionamiento de una orden. Una orden como doctrina social. Con nuestros valores y nuestros modelos de emprendimiento, en nuestras sedes del saber. Nuestro saber: en todos los niveles. La doctrina religiosa como parte de lo mismo que asocio con la escuela. Los nuestros. Estar dentro o fuera. No me importa la respuesta. Es parte del dogma: excluir a quien no cree.

Llamarles pecadores.

Apuntarles con el dedo.

Aunque vaya en contra de la metáfora que Jesús les dejó interpretada en el performance qu eacompasó con sus doce colegas masculinos. Y una nena. Magdalena y Jesús en un aire de seducción de mutuo acuerdo. Un evangelio apócrifo escrito por Golman Mohammed relata el elemento sagrado de esa experiencia social a la que ahora entendemos que Jesús también tuvo acceso, y no la patraña moralina que nos traía el último concilio vaticano y sus 9 predecesores. La contienda de la doctrina se puede practicar desde adentro, y eso fue en realidad lo que llevó a Francisco a petarla entre la curia: el entendimiento de la globalidad de la acción de la autocoordinación de los sistemas complejos sociales, más allá de las fronteras de las creencias que nosotros mismos retroalimentamos con nuestra pantomima de relación directa con Jesús, la virgen de la Macarena, bailando la canción, con un purito en la mano de unas hierbas sagradas que el hermano mayor de Jesús trajo y desveló en una anunciación el último día del peor fracaso cósmico de la grandeza omnipoderosa de nuestro patético Dios Padre. Te la mamaste, pa. En serio, esta vez se te fue la cabeza. Humanos culpando a Dios. Con un dedo que le apunta a los ojos. Y los ojos se ven. A sí mismos, y se amenazan de nuevo. Desde la mirda. Desde la fimeza del índice que transporta el lanzamiento de nuestro prejuicio de guerra beligerante. Guerra a guerra sin tregua.

Al que intente.

Anunciar la guerra como acto de paz.

La lógica de nuestra necesidad armada como un doble juego de nuestra doble moral alimentando el fuego de los beneficios sociales del tráfico de armas, las guerras, los holdings participados por industrias de armamento. Esa parte del PIB. El dinero A y B. En grandes números. Y su derrama social. El prejuicio de como terminar con el poder de los que lo ostentan. A qué países hay que irse. A qué nueva historia hay que seguir. Les propongo que a la nuestra. Que a nuestro puto aire. Ahora van a ver lo que el futbolarte puede generar, una vez que hemos vivido el año en el murió Maradona.

Y recordarlo sólo por eso. O por la lucha feminista. Las argentinas que lo llevaron a las cámaras y lo voto un pueblo libre reafirmando el deseo de una ley que nos una. Por haber pasado por ahí. Por el debate público de lo que implica la reconstitución de nuestros cuerpor libres de violencia machista. Los nuestros. El mío el primero. Por mi culpa, por mi culpa, por mi gran culpa. La iglesia católica también es responsable de ese pecado. El solapamiento de la cultura heteropatriarcal está viciada por la doble corresponsabilidad de los hombres frente a las mujeres. De la iglesia sobre las mujeres. Y sobre los niños a escondidas. Vandidos. Papis. Adultos que han visto lo que es vivirlo. Y haber de callarlo. De soportarlo. De no poder acusar a la autoridad en medio de su abuso. El abuso de los abusadores. En qué momento pensaron que ese era el camino. Lo penado. La responsabilidad de la reconfiguración moral de las mente libres de pecado de la comunidad. Los que tiran la primera piedra. A que no hay. Ya nadie queda. Iglesias vacías. España actual. Iglesias. Vacías. Vacía. Una dualidad de dos culturas en las las antipodas que definen muy bien lo Caín y Abel de nuestra españolidad a odio perpetuo.

El odio español.

Español, español, español.

Lo injusto que sería sólo apuntar a una de las subtribus de todo el reino, siendo estas bestias tan salvajes. Salvajadas reales.

Salvajadas reales.

Y mae, qué salvajada.

El nuevo reality tuanis.

Mae, al chile, nosotros ya ganamos. Desde hace pura vida de años que estamos ahí. En un nivel más sublime. En una vara más parecida a la salsa, que a la capacidad de lleguemos al ataque con un poco clase mezcla de nuestra cultura de la creación de juego, lo que hacía Jaffet, o Paté, o como aquél 10 tan fino de la Liga, como se llamaba el mae, me viene Arguedas, pero ese era Osquillar, aquél fulano tico que se casó con una mexicana. La otra historia de nuestra dualidad. Ticatalana.

La dualidad es mi pastor, nada me faltará.

La dualidad es mi pastor, sin piña.

Nueve. Mi uno más ni uno menos. Con un único número resuelvo el dilema matemático planteado. Escojo el nueve. Una vez haga este truco el mago ya no tiene manera de mantener la ilusión frente a una sociedad entera reconstituida: una vez pasada, entera, por el aro de ALLS.

Acorralado por las deudas

Si pides dinero prestado, un día, vienen a cobrarte. No vienen los mismos. Vendrán otros. Y te ayudarán. Más bien, te «ayudarán». Ya sabes. Siempre hay una manera para resolver cualquier conflicto, más allá de cómo tengamos que ponernos de acuerdo. Pasa el tiempo. Y el cerco se estrecha. Las fuerzas del mal están a la vuelta de la esquina. El mundo te acecha. No quedan más rincones para esconderte. Expuesto ante la esclavitud que viene a pertenecerte. Y en sus manos, caes en el hueco del olvido.

Los esclavos en las galeras tenía sus sueños y su realidad no parecía corresponder con los caminos para establecer otra situación más allá de la subsistencia. La vida a diferentes niveles del estrato en el que fuiste depositado al nacer. La surrealidad de las catacumbas están diseñadas para la subsistencia de sus moradores, y también, de paso, para asustar con el porvenir desbocado de aquellos que caen en desgracia hacia lo más profundo del precipicio, más allá de la superfecie contra la que se estrellaron, en los submundos bajo tierra que rehuyen la luz del sol, el aire puro, y la convivencia con los impolutos.

Las cicatrices de la marginalidad aparece en la epidermis con la doble función de marcar al desgraciado frente a su propia insolvencia, y como mecanismo de alerta para el resto de los mortales, que de entrada deben temer por sus vidas al estar presentes ante una de estas marcas de satanás. El miedo a caer queda simbolizado en el pavor de llevar una de esas marcas imborrables frente al resto de los seres del «bien». La fragilidad dermatológica de nuestra capa protectora nos delata y nos pone frente al riesgo más tenaz que encuentre el porvenir más a la mano para clavar la flecha de cupido. El amor puede ser muy cabrón.

Desasosiego. Qué más da si voy volando y acelerándome cada vez más hacia mi destino con la gravedad que me propulsa a ese último encuentro con la tierra. Gaia y yo nos abocamos nuevamente a fusionarnos en un solo gesto. El impacto final del meteorito que nos borra como humanidad de la faz del multiverso particular que solíamos habitar. Tiempo después, en otro lugar, el espacio se concentró para encontrar en el DNA desperdigado de los restos de la humanidad como conjura desde el polvo estelar de este nuevo big bang, estableciendo una emergencia cámbrica en la reunión de las especies moleculares ensimismadas en una amalgama particular de interacciones post-mortem. Algo de vida, o de información, quedó ahí, latiendo en medio de la fusión nuclear más brillante que el sol habría percibido en su corta vida.

Todavía recordaba el sol aquél otro meteorito que le privó de seguir dorando las pieles de los dinosaurios que tanto placer obtenían aquellas tardes de verano. Los ciclos de la mecánica estelar que condicona nuestra vida, esas 24 horas, esos 365 días y tantito, que ni siquiera percibimos, salvo cada cuatro años. O las 13 lunas. Lo mismo da. Los giros sobre los que nos movemos como Gaia, como quien domina el arte del hula hoop. Los condicionantes de nuestra coexistencia con la luna, en ese juego romántico entre dos amantes que no se tocan. ¿No sería más fácil que la luna se precipitara un día sobre la tierra en un arrebato de amor fatal?

Seguro, pero ese es otro cuento.

Un día dejas de pagar. Lo que debes supera lo ingresas. El trabajo se esfumó hace mucho tiempo. No había más salida que para adelante. No hubo más caminos que seguir. Yo seguí el mío, y me fui encontrando de nuevo con la vida. Pero era Oz. Y no tenía sentido alguno con lo que debía de ser. Percibí la realidad desde las afueras. Como quien se pierde por completo del chiste que ha hecho reír a una multitud entregada. No pude sucumbir en paz ni destapar la farsa. No sólo no tuve las fuerzas, sino que el espíritu me corrigió. No lo hagas; no ahora. Espera. No es el momento justo. Nunca lo es. Salvo cuando estás ahí. Metes la punta del botín, rozas la pelota, cambias la trayectoría del meteorito, y desencadenas las circunstancias del futuro… gol.

ALLS

No hay plazo que no se cumpla… adios Messi

Messi es el jugador que más temporadas ha jugado con el primer equipo del FC Barcelona y sin duda alguna el jugador más icónico del club en toda su historia. Se va por la puerta de atrás, sin que nadie le pueda reprochar nada. Excepto, claro, los socios. Y la directiva. Y el cule emprenyat. Y todos los que suben al tren del mame.

Eso último no se entiende. No se preocupe. Usted no está aquí para entender la manera de hablar de los distintos pueblos de América, sino para hablar de futbolarte, cuyo máximo exponente, sin duda alguna, es Lionel Messi. Messi se va por la puerta, de atrás, como Kubala, Guardiola, Cryuff. La última vez que Cryuff acudió al club fue para regresar un reconocimiento que le había dado el club, como Rosa María Sarda con su creu de Sant Jordi. La vida en el entorno de esta ciudad está condimentada con todo lo que aquí somos, para bien y para mal, y eso no siempre nos deja en muy buen lugar. A Messi, en cambio, no hay manera de oscurecer su historia idílica de futbolarte. A no ser que se empeñen algunos.

¿Quién manda en el futbol cuando el socio es el «dueño»? El club que es más que un club está en las manos de quién puede regir sus decisiones operativas, y a ese selecto club se accede a partir de una proceso aparentemente democrático: unas elecciones. Los clubes se rigen por sus propias reglas, así que aquí no se ha engañado a nadie. Solo que los clubs de futbol, en su mayoría, ya no son sus aficionados, salvo el Barça y el Real Madrid. Ya ni el Atletic de Bilbao. Las empresas del futbol, y en la cima, dos empresas que dicen ser de sus socios. Hasta que la pandemia, y ahora Messi, cambiaron con la dinámica de poder.

Messi vino a revolucionar el futbol tanto como Guardiola o Cryuff, en otra faceta, en otro momento, dentro de la historia de este club. El futbol lo hacen los jugadores en la cancha. Y Messi tiene las puertas abiertas de este club porque él es más que el club. Él es más que el futbol. Él es futbolarte.

Curiosa coincidencia. El año que el barco del Barça se va a pique perdemos a dos íconos del club: el fotógrafo mexicano que encumbró a Messi en una icónica foto de un día cualquiera de Messi por el Camp Nou: Santiago Garcés.

¿Qué será de ellos la próxima temporada?

La polarización social de la masa social de este país, club, ciudad, capital, comarca, o lo que sea que querramos ser, que sin duda alguna alberga al menos esta constatación: hay al menos dos manera contrapuestas de mirar el mismo hecho. Y ambas se odian a muerte. Los némesis cara a cara, una vez más, haciéndose las víctimas de esta última situación, a la que no pueden asistir mas que indignados por el mal mayor al que han sido expuestos. La piel es cada vez más fina, y las parroquias preparan, una vez más, la última contienda para desmantelar la trama del enemigo. Aquí se trata de odiar a alguien, con todas nuestras fuerzas. Porque los némesis existen. Damos fe. Somos parte de la liturgia de la sociedad del odio. Y hoy es un buen día para recordarlo. Los que odian a Messi, pese a ser de otros clubes, hoy también se regocijan con el dolor de los que sufren por la partida del ídolo más sublime que ha tenido el futbol mundial. Los dolidos han perdido algo que les ha dejado vacíos. Ya no sabrán a dónde pertenecen. Su fuente de seguridas se difumina si Messi no está con ellos. ¿Se irán con él? ¿A dónde? A donde vaya.

Crecer es irse. Cuando uno se va crece. Eso es algo que no se puede igualar a ningún otro aprendizaje. En nuestro barrio está todo lo que somos cuando crecemos. Nuestra ciudad nos enseña cómo ser de grandes en medio de un sitio en el que podemos pasar desapercibidos. La vida es más grande que el grupo de mi escuela. La generación a la que pertenzco. El club de toda mi vida. El club de mi padre. El país en el que nací. Todo eso es parte de una certeza primera, que no nos define del todo. Lo que nos define finalmente es aquello que somos cuando nos vamos. Y si nos vamos a tiempo, quizás también tengamos tiempo de mutar la piel, y convertirnos en otro ser. Y ese nuevo yo será alguién que comparta las raíces de quién un día fui, y a su vez, asumirá el único riesgo que corremos al irnos: dejar de estar ahí. Salir del cascaron.

No hay que tener miedo, Lio. Justo ahora acabás de romper el cascarón. Messi se va de casa finalmente para hacerse mayor. No duden que allá fuera conseguirá algo más alto de lo que hemos vivido aquí. Porque cuando te vas, crecés. Y Messi se va porque ya no puede más con tanta _________. Ponga usted el adjetivo. No me gustaría parecer un malparit nouvingut que no tiene aprecio por las costumbres locales. No es mi caso. A mí ya me echaron de este club por la puerta de atrás. Como tantas otras veces. Esta sociedad, como este club, está lleno de subnormales, quizás en las mismas proporciones con la que los subnormales se distribuyen por cualquier subconjunto. No quiero decir que seamos más papistas que el Papa, pero aquí el que no es Cruyffista puede ir a tomar por culo.

Me altero. Quizás es la rabia. O quizás me estoy riendo para mis adentros. Aparento ser un cule emprenyat més. Més que un culé emprenyat. Algo más que algo más que un club. Eso es lo que considero que tiene que ser este Barça para que esa frase vacía tenga un sentido renovado. Sino ya no existe nada. Olvídense de todo. Y no es una burla que viene de fuera. Ni el desencanto de un falso socio. Ni siquiera la ira de un infiltrado. No se trata de ninguna conspiración que valga la pena creer. Sino tan sólo lo que me sale de los mismísimos cojones decir un día como hoy. Porque la libertad de expresión en un club es poder decir esto en un día histórico en el que todos están pegados a la telenovela una vez más. El futbol es esto también. La novela de cada final de temporada. Y aquí todos opinando. Todos queriendo tener la razón. Pues a tomar por culo, oiga.

Siempre me ha parecido un gesto fantástico de los españoles es uso de ese oiga como intejección. Le escucho. Es un enfado español. En este caso, aplica para un enfado español de un culé barcelonés, castellanoparlante. Ah, no. No nos metamos con estas… que ya sabemos cómo acaba. ¿Era Messi independentista? Quizás eso fue lo que falló. No se lo tendrá en cuenta Guardiola. Nunca se sabrá. Si lo habría querido ser, ¿se habría resentido su carrera? ¿Habría ganado adeptos la república? ¿Tendría más apoyos internacionales? Nunca se sabrá, y por ahí, Messi se quita de un muerto que no tiene que ver con él. Como resolver el dilema sin solución en el que se encuentra este club a punto de irse a la mierda.

Oiga, usted lo que quiere es que se cumpla su visión apocalíptica de la sociedad en la que estamos. Usted lo que quiere es que todos nos vayamos a la mierda. Y de ahí, sobre las cenizas, algo distinto florecerá. ¿Qué acaso no sería ese escenario algo más humano a lo que podríamos aspirar? Quizás sea un último velo. Y Messi, reconstituido en mesías, el encargado de librarnos de ese manto.

Y luego ¿qué? Esta ciudad requerirá otra liturgia. Una más completa. Una más grande. Algo que nos permita aspirar a ser un poco más de lo que hemos sido. Algo aspiracional que mire hacia el futuro y nos de la tranquilidad de que estamos construyendo el mundo despúes de Messi. Algo en lo que podamos agarrarnos para seguir. Algo que nos permita salir de esta pequeña construcción de «depresión» que sentimos que nos aprieta por todos lados. Utilicemos esta fantasía de que el futbol significa algo más en nuestras vidas para conseguir estructurar la respuesta colectiva que necesitamos asumir en un nivel superior. Aprovechemos las circunstanacias de lo que la vida nos provee en este periplo sinsentido para asignar una especie de suerte estelar que nos ha venido a explicar precisamente esta lección de consecuencias emergentes incalculadas. Oh, Messi, has sido tú, que crees que no te he visto. Messi, de manera dramática, a través de un burofax que completa la alegoría de la servilleta, a penas para que Estrella Damn pueda hacer su próximo anuncio, para dar la llegada a un futbolartista revelación: GOLman, el nou d’un poble nou.

El rey ha muerto; viva el rey.

«Sale, con el número 10 Messi, entra con el número 9: Golman.»

En el precipicio todo se ve más ligero

No se sabe si ya se ha perdido toda esperanza, o si no tener nada más que perder nos vuelve más amantes a ese último riesgo. Nomás queda saltar; y el recorrido hasta el final. Súbito. No será mucho más. Tan sólo la caída. Una última caída. La final.

Pero ahí en el límite todo tiene otro matiz. Quizás ya no estamos como para recibir lecciones de nada ni de nadie. Quizás el tiempo se acabó y nos acabamos congelando en una versión de nosotros mismos del pasado. Y ni eso nos satisface. O más bien, nos aligera. O quizás tan sólo a mi. Quién soy yo para hablar de nadie más. Mi situación es tan particular que nadie más podría sentirse como yo. O eso pensamos.

No sabemos si nuestra conjura maléfica nos tiene atrapados en una especie de trampa circular. Lo cierto es que no podemos salir. Y los demás no están aquí. Aquí estoy yo sólo. Y no tengo más que asir. No hay camino para volver. Ni tan sólo una salida. No hay puertas. Sólo barranco. El barranco del muerto. O la quietud. El inmovilismo. Petrificado mientras el tiempo sigue su curso. Pero no para nosotros. No para mí. Aquí el tiempo se detuvo y me congeló. Me dejó petrificado ante la incapacidad de movimiento. Salvo ese último paso posible.

El único sitio habitable en tales circunstancias en la propia mente. Ahí estamos sujetos a nuestro propio tiempo-espacio y podemos vaciarnos en todas las direcciones. Las conexiones neuronales por las cuáles habitamos el estado de ánimo que nos conecta con nosotros mismos, a pesar del mundo, a pesar de los demás, en una representación parcial que decidimos guardar para nosotros. La autorepresentación de los caminos que se entrelazan entre todas las historias posibles en las que hemos enmarcado nuestro destino. Sin más censura que la propia, que no es poca cosa.

La espada de Damocles tiene sobre nosotros, como si ser rey fuera tan fácil. Mirad al hemérito. O al supercalificado monarca que le sucedió. La historia se puede ensañar con una familia, o bien, visto al reves: la familia se puede ensañar con una historia. Ida y vuelta son verdaderas. Y nosotros testigos de la dualidad a la que se presentan algunos seres humanos dispuestos a culminar la obra por la que dicen estar aquí presentes: __________.

No me miren a mí. No tengo obra que ofrecer. Quizás tan sólo una parodia. O quizás tan sólo un espejo. O un libro. O un juego. Siempre hemos sido más dados al juego. Y ahí, entonces, puede ser que nos libremos de todas las quimeras. Últimamente todas acechan a la vez. Hitler está a la vuelta de la esquina. Y tiene muchas caras. Y no sabemos cuál es cuál. Ni quién es quién. Ni qué es verdad. Todo está patas parriba, y el pueblo unido yace vencido.

El sistema me orilló aquí. Y ya no tengo otro sitio. Mi mente me supo proteger de lo demás. Pero luego el mundo continuó con su perorata. Y su régimen. O su sistema imperfecto. Pero yo me bajé del tren. Y me fui a vivir sólo. A la montaña. Y ahí tejí una red. Mi oficio de araña me llevó de vuelta al trabajo. Y a la espera. Y a tejer. A crear con mis propios recursos. A crear una nueva casa. Una guarida en la que esperar a que pase el tiempo. Un espacio desde el cuál analizar las circunstancias de mi desgracia, de mi descalabro, y de mi vuelta.

La red creció. Y yo también. Me volví más fuerte en medio de la nada, remando sin corriente. Amasando los segundos de cada instante. Me alejé y me perdí. Pero en ese exilio me encontré. Me costó. Busqué en los rincones más produndos y me revolqué en los sitios más hediondos de mi lado oculto. Y lo vi todo. Y me sentí bien entre las migas. Rapté con los demás. Todos éramos iguales. No me dio vértigo la insignificancia. Dejé de ser. Y con ello, volví al juego. Por la puerta de atrás. Recuperé la forma. Entrené mi instinto. Revisé mis armas, las afilé y puse mi uniforme. Estaba listo para salir. Esta vez sí. Y no habría más que una única plegaria. Ser. Estar. To be, as I had already been in Not-to-be.

Di la media vuelta y el mundo seguí ahí. No era de extrañar. Tan sólo me había ido yo. Todos los demás seguían ahí. En lo mismo. Y mi camino divergió. Me derretí en las esquinas hasta convertirme en frontera. Palidecí ante el sol y su última vuelta, y me congelé con la luna acariciándome la oreja. Dejé que el viento persiguier mi angustia y me dormí tranquilo en la superficie del mar. No tuve más sitio que el que pisé en cada instante, y de ahí no me bajé ni un día. Un suspiro me acompaño discreto hasta el camino de vuelta en medio de la vereda que conduce hasta la cima del monte sagrado. Desde ahí, en medio de todo, campo y ciudad, levanté la vista y crucé el mar hasta llegar a mi destino, mi tierra, mi nido. Navegué sin pausa mientras dibujaba el contorno de las olas que llevaban mi nombre hacia el olvido. No perdí la vista el porvenir, ni tampoco el sufrimiento ajeno que se cruzaba en pateras que se dirigían al sitio del cuál yo huía. La relatividad también se aprecia en el mismo planeta compartido, según cómo pongamos la mirada en aquella cosa sobre la cuál decidimos enfocar. Quedamos fijados en la elección cuantica de nuestro destino. Esta vez sumamos lo suficiente para convertirnos en parábola. Quizás una semilla de mostaza no sea suficiente.

La generación perdida

Cuando Guardiola y su equipo culminaron el cuarto año de aquél glorioso sextete la afición y la sociedad tocó un techo de cristal sublime e inolvidable. Los años de júbilo se habían ido superponiendo en un proyecto que tuvo todas las virtudes de una generación, la visión de un líder, la ejecución de un equipo, la idea de un maestro recontextualizada, el empuje de un club que se desparramaba en el mercado como algo más que un club de futbol.

Ayer el Barça perdió el partido de cuartos de final más singular de toda su historia, ante un rival que mantenía todo el empuje y criterio del último gran impulso regenerador de su historia, en la que el modelo futbolístico y competitivo se afianzó en la mentalidad de los jugadores, en el sistema del club, y en un porvenir futuro que no ha dejado de perder pistonada. El Bayern Munich. El marcador del partido no es lo de menos; quizás lo de más: 2-8.

El futbol es un espejismo social en el que en medio de la pandemia nos vemos forzados a entender nuestros viejos dioses como meros figurantes de una historia que se desconfiguró para el resto de nuestros días. Un estadio vacío en Portugal, en su hermosa capital, Lisboa, con dos equipos, once contra once, en el que al final habían de ganar los alemanes. No siempre, pero esta vez, no cabía duda. El equipo del FC Barcelona ha sido un espejismo durante ya varios años. Y se sostienen las mismas estructuras de pasiones removidas por los medios que viven de ensalzar el monotema día tras día, con la religiosidad con la que se va a misa, cada día. Lo que pasa en los entrenamientos, las tertulias de media noche, los piques con los eternos rivales, el machismo que persiste en las entrañas de la sociedad y de cada uno de los que degustan el futbol como un tema central de nuestros días. Me incluyo, evidentemente.

El heteropatriarcado es así.

El futbol, sin más, es como el niño mimado, primogénito, del heteropatriarcado. Representa todo el porvernir y toda la desgracia del orden social constituido en el que nos reflejamos cada día en el espejo. Lo que vemos nos gusta y nos da grima. Nos provoca ser lo que somos. Nos alienta a sentir emociones continuas a pesar de estar conectados a otra realidad, de facto, que nos impide volver a ser lo que un día fuimos. El futbol no escapa a la pandemia, ni a la crisis estructural de nuestro pueblo, casa, ciudad, cuarto, cuerpo o mente. Todo está condicionado por el juego, y el juego nos domina, sin que nos hayamos dado cuenta, a seguir sintiendo la vida como un proceso automatizado sin impulsos verdaderos.

Tocamos fondo. Pero no ayer. Ni siquiera hoy, cuando la sociedad vista desde el velo de un club que pretende ser un ejemplo de valores, de proyección mundial, de historia, de presente y de futuro, aquello que engloba más de lo que podemos imaginar como nuestro, pero dispuesto en un telón de acero tras el cual, como siempre, yace un enemigo iracundo al que aprendemos a odiar por las misas y la doctrina a la que hemos jurado nuestra lealtad emocional. El futbol, o quizás el Barça, sea tan sólo una última farsa detrá de una sociedad de cartón-piedra, que pese a posar inmaculada frente a la vitrina de lo que deberíamos ser ante un mundo que nos ve, continuamente, cada día, y que en cambio, hace tiempo que dejó de ser aquello que pretendía ser. Algo más que un juego. Algo más que un club. Algo más que una marca. Algo más que un ejército simbólico de jóvenes, y no tan jóvenes, millonarios con más o menos gracia para devolver una pared, o para construir un imperio empresarial camino al cielo.

El futbol es así. Un ciclo que se retroalimenta de sí mismo. La historia que se repite. Enzo. Roger me lo acaba de confirmar: «mi padre me contó mil veces cómo fue la salida de Kubala del club, tras una estrepitosa derrota que marcaba el final de un ciclo, y mal, por esa puerta de atrás que no podemos evitar recuperar, una y otra vez, como parte de nuestra identidad mezquina y sórdida». Quizás no me lo dijo así, pero la idea es esa, salpimentada con la noción actual de que las cosas habían de ser así. Porque en este club las cosas se han ido haciendo peor, de manera que el deterioro se veía acentuando mientras seguíamos la marcha hacia el abismo, cuestaabajo, cada vez más precipitadamente.

Pero alguien, un sólo hombre, era capaz de mantener la fachada de que todo seguía en su sitio. Porque el futbol a veces no necesita mucho más que un gran nombre para dar forma a un proyecto. Messi. Messi ha sido más grande que un club, que un país, e inclusive que la historia misma. Ya sea del futbol, o de la general. Aquella que tan bien conocemos, y de la cuál somos parte, ciclo tras ciclo, como un año escolar que empieza de aquí a dos días sin novedades. Un año más. Somos pienzo para cerdos en la mecánica constructiva de un imaginario de autómatas espermatozoideos. Una vez eyaculados estamos listos para el siguiente ride. De lo que sea. Ponémelo en vena. Yo hace tiempo que compré el billete todo incluido. Y dejé de pensar. Porque el anuncio me lo indicaba: acá lo tendrás todo. ¿Y ahora qué?

La sociedad que vivía aquella fachada como verdadera ahora se repugna ante la «humillación» de una derrota deportiva. La magnitud del ego dolido trasciende lo que cada jugador experimenta cuando el equipo rival les pasa por encima sin contestación alguna. El debate finamente lo ganó Neuer. No hubo partido. No había un jugador clave al que contrarrestar en el Bayern Munich que enfrentó el equipo de Setien. Había tan sólo un equipo, con una idea colectiva que no paraba de correr, de presionar, de funcionar con el talento con el que fue pensado. Un equipo que tras cuatro años de haber dejado de ser entrenados por Guardiola seguían persiguiendo los objetivos colectivos con el mismo impetu que lo hacían cuando aprendieron a repensar el modelo futbolístico de aquél innovador social. Enfrente, el equipo que inventó la conjura se desvaneció ante el reflejo de sí mismo, en una versión alemana de lo que podría haber acontencido si no se hubiera desmantelado la esencia de aquella idea transformadora que colmó el vaso en su día.

Guardiola ha muerto. Viva Guardiola.

Orden y caos

Podría parecer una contradicción. Quizás lo sea. Pero mi vida muy a menudo está condicionada por impulsos disonantes que se anulan entre sí. Y no pasa nada. Es parte de la vida. A pesar que nos resulte tan poco intuitivo. Lo simple y lo complejo se hermanan en la la teoría de la complejidad. El pequeño aleteo de la mariposa y el tsunami al otro lado del planeta. Esa condición de sistema interconectado a la que finalmente tenemos acceso y que más o menos sabemos interpretar como parte de nuestra experiencia global. La humanidad está en la punta de nuestra lengua, o quizás en las yemas de los dedos. Y ni una, ni otra, debemos exponer al contacto con el otro, menos en estos momentos en los que nos hemos acostrumbrado a coexistir con un nuevo virus, en medio de una pandemia.

No es cosa menor. Somos la primera generación que vive una pandemia al mismo tiempo. La angustia de la muerte finalmente se convertido en una pulsión compartida ahora mismo por todo el planeta. Se revela la estupidez humana ante la situación que vivimos. Y los miedos aparecen de nuevo, a veces con algo de razón, sobre la situación futura del sometimiento que experimentaremos como individuos en medio de una colectividad. Pero se confunden los argumentos falaces con los científicos. Se confunden a propósito. Ya lo sabemos. Y nos llegan distorciones por todos los frentes. No querría abandonar de buenas a primeras la nomenclatura militar que tan bien sienta en la población para saberse sometida a una cultura bélica dominante. ¿No es acaso ese el heteropatriarcado?

Quizás sean más cosas. Pero me huelen todas a lo mismo. Y el problema radica en pensar que el elemento de seguridad gana al de la libertad. Pero ahora se mezclado un orden más: la salud pública. La salud es un elemento que nos involucra a todos y que tiene que ver con cómo nos comportamos, con como vivimos, con cómo nos alimentamos y con cómo coexistimos dentro de un ecosistema. Uno global, energéticamente cargado por un balance sutil, y otro local, en el que intercambiamos nuestro día a día con las personas que vemos en el espacio público.

Pero hay un componente universal que nos conecta a un nuevo paradigma: la interconexión con el resto de la humanidad. ¿En qué nivel? Eso depende. De muchas cosas. De la capacidad que tengamos de expresarnos, de comunicar nuestros mensajes y de formar parte de la comunidad. Y a su vez, del entretenimiento compartido. De los juegos que jugamos. De las historias que leemos… y que nos contamos. Los libros que editamos. Las canciones que nos identifican como seres imperfectos y frágiles. Las narrativas que nos redefinen. La política en la que participamos.

Todo ello es parte de un sistema que sigue su curso. Venimos de una herencia feudal, en la que los reyes existí… ¿existen?… y de herencias coloniales que dibujan un juego desnivelado que no acaba de reflejar el contexto completo de un expolio profundo que nos pone en uno u otro lado de la balanza, aunque de manera artificiosa. No somos nosotros los responsables por las corrientes universales de pensamiento, ni por las costumbres de las sociedades de nuestros tatarabuelos. O sí. Quizás esa historia familiar sea el único vínculo que nos permita identificarnos en medio de una sociedad viciada que ha pecado más de una vez en nombre de los principios que decía defender, muchas veces, en el sentido opuesto a lo que sus valores pretendían generar. Pero todo ello forma parte de cómo nos explicamos en un contexto histórico temporal, para el cual hemos de fijar una línea en el tiempo hacia atrás, y situarnos en ese espacio temporal para asistir a nuestro juicio histórico particular, y contraponerlo contra el que habíamos establecido en el pasado a partir de las historias que nos fueron narradas. La historia según cómo nos la contaron.

¿Qué sabemos hoy de lo que nos enseñaron en la escuela? ¿Cómo se ha alterado esa realidad comparada con la versión actualizada de los hechos que ahora nos son reeditados? ¿Cómo ha entendido la sociedad las herramientas de dominación empleadas por los poderes sociales que rigen su destino? ¿Cómo florecen a pesar de dichos poderes brotes de pura belleza? ¿Cómo subsiste la insolencia en medio del adoctrinamiento de las pulsiones históricas contrapuestas?

Parece que el sentido de la disputa es nuestro estado más natural. El presente se rige por quién, o qué, representa las antípodas de mi más reciente versión de mi mismo. Y voy encontrandome más a gusto en ciertos círculos que reafirman que mis temores son los más sensatos, mientras los otros, calumnias. Esto serviría para intentar desacreditar la verdad, tanto como la más vil de las mentiras. Con lo cual se podría convertir en un argumento vacio. Una vez más las buenas intenciones podrían ahogar la capacidad de resolver a partir de la manipulación de las herramientas prácticas para desvelar lo que hay de verdad en cada sentencia.

Nos han intentado provocar el malestar espiritual continuamente. No estamos bien pese a tenerlo todo. Y cuando no es así, cuando la precariedad nos ha inundado por fin con su cara más determinate y cruel, entonces ahí encima tenemos una excusa perfecta para afirmar la conspiración en nuestra contra. La vida es así. Ni siquiera podemos sufrir en tranquilidad. Debemos desmerecer nuestra desventura, con el ejercicio simplón de compararnos con alguien más jodido que nosotros en estos momentos. Y entonces, por comparación, nos vemos abocados a un orden de relavitizaciones sociales que nos ordenan de mayor a menor en un mundo en el que pretendemos estar lejos de la desventura. Mientras más lejos, mejor. No va con nosotros. Algo habremos hecho bien. La bienaventura nos sonrie. Amnesia. Burbuja. Aquí, finalmente, estoy seguro.

No le hagas tanto a la mamada

A veces pienso que mi situación no está tan al límite como me parece. Que podría estar mucho peor. Que soy muy desagradecido. Que la vida me está poniendo pruebas para que pueda verdaderamente salir de este aparente atolladero, y que soy yo quien se revuelca en su/mi pesar para seguir aquí. Jodido. Bueno, «jodido».

No soy capaz de asumir mi propia insuficiencia. Si pienso que soy yo, entonces me estoy tirando a un drama que quizás sea así. Y quizás, puede ser, soy yo haciéndole a la mamada. Y yo mismo soy mi propio verdugo. A la que me muevo, la persecusión de la tranquilidad y de la ansiedad me recuerda, alternándose, que no tiene nada que ver. Que bien podría ser justo lo contrario de lo que en estos momentos considero una certeza. Y en ese péndulo, no hay quién sobreviva a la locura.

Es parte del problema. Yo soy el problema. Listo. La solución está en mí. Listo. Tú, y sólo tú, puedes. Órale, pinche huevón. Ya estuvo bien. Man up.

Todo apunta a que es eso. Soy yo al final. Al final sí que tengo responsabilidad sobre esta desazón que me ha llevado por el camino equivocado, una y otra vez, y que me ha conseguido despeñar por el enfiladero de las desgracias. Las desgracias aparentes, claro está. Debería sufrir un poco más para poder considerar mi «dolor» como dolor. Eso que los olvidados sufren en su día a día. ¿No podría ser un olvidado?

Ahí está parte del problema. Quizás la estoy armando de pedo. Pero lo cierto es que no estoy en la cima. Y no me permito llegar a ese nivel. Pero tampoco me es permitido estar considerado como los que vagabundean por los oscuros relingos en los que los desgraciados aran la tierra con las uñas descalzas de sus pies. No soy ese tipo de olvidado. soy consciente. Pero me derrumbé del sistema hace tiempo, y por más que intento, no consigo volver. Y me queda lejos. No tengo distancia suficiente con la realidad para asumirla como tal. O quizás, en medio de esta anormalidad ya no tengo salida, ni excusa, para reconvertirme una vez más.

Ni ave fenix. No hay renacimiento en este calvario. Voy directo a la muerte sin la noción necesaria del perdón, de la fe, ni del pecado particular por el que cargo esta cruz. No tengo valor de preguntar de quién es, ni quién me puso en este lugar, en este injusto juicio en el que no hay absolución. Mi desgracia, por más que quiera, no encuentra ni audiencia, ni perdón, ni tan sólo juicio justo, ni mínima consolación. En cambio, no llega al diario, ni a la portada de una página web de sucesos locales del barrio en el que vivo. Las apariencias me desdibujan en el modelo obtuso que nos representa. Así, borrosos, en las esquinas de las escenas principales. La vida sigue su curso, mientra en los márgenes, los hermanos de Marty desaparecen sin siquiera formar parte de una paradoja espacio-temporal.