Un tribut innecesari a l’enye

Ningú s’ha aturat a fer aquest gest. No toca ara, diria algú. Pero i si calgués fer-ho, qui ho hauria de fer? Donat que no hi veig cap moviment de ningú que ho agafi i faci seu, com gairabé cap de les coses que em venen al cap, doncs no hi ha un altre sortida que asumir el pensament que ens ha creat. Ho farè jo, senyores i senyors. Visca la nostra magnífica enye!

No es pas un acudit. No us equivoqueu. Això no va de dobles o triples sentits. Potser va triples, d’aquests que fot en Curry que haurien de valdre quatre. Pero això és un altre historia. Ara estem amb un tribut que per alguns pot semblar una mica atrotinat. I potser ho és. Jo en canvi ho trobo encisador. Que voleu que us digui.

L’enye no és una lletra qualsevol. És una lletra que no existeix arreu. I naltros la tenim. Fins i tot al nom. I això fa que sigui especial, ara, també per a nosaltres. Per a definir lo que sóm d’arrel.

La enye de Ticataluña no és una enye qualsevol. És tracta de l’enye més gran del mon. Sí, així tal qual. L’enye més gloriosa, gran i única. Fins i tot lliure.

Es pot tenir un gest d’aquest tipus? Ens estem possant de genolls un cop més? Ens cal més rampell? Anem a provar just lo contrari. Anem a possar seny. I sentit. I fins i tot un gir inesperat. Ningú no vol l’apocalipsi. Tot i això, aquesta música sona per tot arreu. I ens hipnotitza. Ja hi sóm un cop més. A mig de l’onada de calor.

No blanquejem res. Ni embrutim més lo que hi ha. Estem engangats. No ens podem moure gaire. No anem enlloc. I ens cansem, sovint, de tot plegat. No ho veiem clar. La foscor s’ha arrelat al relat que dirigueix el curs del nostre porvenir. I de sobte, al somni, ja no hi sóm al fang, encara pitjor però, ens trobem a sorres movedisses i només els ulls, el nas i boca sobresut a l’aire fresc que bufa suau, seré, aquesta tarde d’estiu. El darrer gest per a la llibertat. No et moguis pas. Estigues quiet. Respira fons. Gaudeix de les vistes. Escolta la terra. Memento homo, quia pulvis es, et in pulverem reverteris.

Digues el meu nom. Hi trobaràs una terra nova. Un punt de partida i d’arrivada. Un lloc nou. Un joc nou. No és pas només un canvi nominal. Es tracta d’un canvi de cicle. Per a lo que ens trobarem a partid d’aquest moment. Forma part d’una renuncia a un anel profund i sincer, que si més no ens va sacsejar ara ens ha portat a aquest darrer gest glaçat i vital de superviviencia. No hem deixat de somniar. Hem canviat de terci. Sonen les trompetes. El destre reb el basalard.

Un gest elegant i ferm tanca la signatura. El nom compte ara amb una onada de fuga. Anem a un altre indret.

Ticataluña

Quina calda que fot

Avui no tant. Pero aquest darrers dies Déu ni do. M’aixecat a escriure i vaig acabar d’editar el meu darrer post. I tot seguit, he anat a obrir la finestral que dona a la terraza. Vaig anar a buscar el mar i el sol amb un resultat sorprenent: allà hi era el mar, i Ell, en canvi, no hi era. Els nuvols del de les set i mitja de la matinada s’havin possat entre tots dos. No era el cas allà al mar, que encara mantenien la aullada de seducció que xucla, i fa brillar els ulls d’uns i altres.

Aquest nuvols són una novedat respecte als darrers dies. No sé pas si vindràn acompanyats de pluja d’estiu. Tant de bó. Quant aviat això baixi millor. Al purgatori no es viu tant malament. Al loro, que no estamos tan mal, que deia el president.

Parlar del clima no només és importan a Ticataluña: és capdal. I més aviat si ens apropem a la gestió del canvi climatic d’una manera holistica. I no estic possant paraules claus només per fer veure que hi podria entrar-hi en materia, si fos necessari. Aquest tiu en sap d’això o és una altra tàctica disuasoria?—es pregunten els avaluadors de la meva competència lingüística. I tenen raó. El dubte és l’arrel de tot coneixement profund.

De fet no tinc ni puta idea. Com més aprens, ja se sap. No vull ara vomitar idees que no són meves només per demostrar que les vaig llegir en un meme. Ni tant sols m’atrevixo a fer una cita pel fet de que em resultaria ximpler anar dient lo mateix que diu la penya. Potser jo també sóc el fruit d’una societat massificada i que tant li dona tot plegat. Sóm essers espermatozoidics que anem cap a un mon cràpula i pervers. S’apropa la barrundanya. No miris cap adal. Don’t look up.

Qué hem fet malament? Tot? Quasi tot? Votar? Sabem el que volem i creiem que el que volem és bó de debó. Bó per a totes. Tenim l’ànima al terra i els pastors d’aquest ramat són uns malxinats. Pero dominen el xiulet. I el gos també els hi ajuda. Compte que ve el llop. Aquesta mala premsa que li hem donat al pobre llop, que no fa més que sobrevuire en les terres que ha habitat des de abans de que els nostres abantpassat hi vinguessim a arrelarse a aquesta terra nostra. Casa meva. Casa de ningú.

Terreny pantanós. Ja ho sé ja. Ja ús ho he dit: sóc nouvingut tot i que no tinc el cap als peus. Potser sí, per allò del futbolart. Potser sóc un somiatruites que em manca un cargol, o potser només està fluix, pero és igual, tinc el pis mig amoblat. Escolta’m: això és casa meva. Si vols ser-hi, bé, si no, ja ho saps.

Hi ha algú que sempre està disposat a obrir-nos la porta. Fins i tot la porta del darrera. A mi ja m’ho fet. Pero a qui no? Aquest pais va d’això. D’oportunitats i de vies ràpides. Com a tot el mon. El mon local ha de tenir-ne veu. I uns canals per poder ser-hi. Sobre tot als que més ho necessiten. Als més desprotegits. Als que han vingut sense res a aquesta Ciudad de los Prodigios. Els Onofre Bouvila. Els Pijoaparte.

No ens enganyem. Ja sóm prou grandets. El poder l’exergueis qui ho té. I li donem, normalment, a l’amo. Ja ens han ensenyat bé les lliçons. Hem aprés a estimar-los. Com a mìnim són els nostres. I que hem de fer sino? No els hi podem deixar tirats. Pobrets. Tenen tant, i tant poc. Pero no caiguem en el populisme. Ni tant sols entrem en el mon de les contradiccions. Ni d’assanyalar-nos amb el dit. Tot i que continuament es fa bullir l’olla. Vint i un anys a un lloc dona per ser quelcom més que només un nouvingut. Estic preparat per esser el fitxatge més surrealista del nostre més que un club: un futbolartista tropical. Pero voste, benvolgut lector, està preparar per a que un com jo sigui el vostre representant al vestuari del seu estimat club de futbol?

No ho crec. Hi coses massa importants. Encara que arrivés de franc. Li estaria prenent el lloc a un d’aqui. A un nen de la Masia. I si anem a comprar fora que sigui algú que aporti quelcom diferent. Doncs allò, collons. Això us estic oferint. No es lo mateix. No vols quelcom nou. No vols sortir de la teva zona de confort. T’has passat. Amb això… amb això… no es juga.

Parafrasejant a un valencià: «Catalunya no està preparada per un president xarnego». Es va debatre això. I poble ho va desmentir. Ara, es va votar bé?—es preguntaria un convergent. Això ja no existeix. Això va passar aquí. I un dia hi haurà un president Pijoaparte. O un fitxatge d’un nou d’un poble nou al Camp Nou. El darrer dia d’obertura del mercat. A cost cero. Cobrant el salari mìnim. Fent una hora més de gimnàs i practicant tirs lliures, penals (tirant i aturant) desprès dels entrenaments. Embullint la historia del club, fins i tot d’abans d’en Kubala, pero amb aquell far; aquell talent com a motivació.

Això no pot passar. No en una realitat com la nostra. Menys ara. No estem preparats ni pel president Pijoaparte ni per fitxatge d’un nou d’uno poble nou. Això només podria passar a un pais nou. Això només podria passar a Ticataluña.

ALLS

c1 o c2

Recerca del google imatges de "tinc prou capacitats per parlar la meva llengua"

Lo primer que em va soptar és que no estiguessin convençuts. No sé ben bé com dir-ho. No sé ni tant sols si estic indignat o preocupat. I si fos cas que aquest tribunal no m’entén del tot? Quina seria la consquencia d’intentar amb totes les meves forçes demostrar el meu domini de la llengua, i al dur a terme els meus acuidits amb subtils doble sentits ells i elles entenguessin, totes, el sentit contrari al que fa gràcia? Probaria això que el que no entenc la llengua sóc jo o ells i elles?

Quin dilema. Quina porca misseria. Em toca molt els ous. Estic un xic emprenyat i tot. Cóm potser que després de 21 anys de parlar aquesta llengua encara no tingui l’aprovació d’aquest petit tribunal que ha debatut durant 4 dies si tinc o no tinc el nivell oral i escrit equivalent a un C1 o un C2? Un nouvingut de 21 anys encara és un nouvingut. Per coses com aquesta. I no s’anadonen. No ho veuen. Aquest tribunal és una mostra molt clara de que estic fora d’un sistema del qual he volgut, amb totes les meves forçes, trovar-me com a casa. I encara em sento nouvingut.

Eh, sense mal rotllo. M’agrada esser nouvingut. Sóc un nouvingut orgullòs d’alla on vé. De totes les meves cultures. I de les meves precaries llengues. Ara arrivat a aquest punt en el que et puc anar de lo que opini aquest tribunal respecte a la meva capacitat de fer servir el ticatalà per anar per casa—o mes aviat «d’anar per feina»—amb tota la normalitat amb la que qualsevol altre d’aquest nou pais pot dur a terme sense que ningú dubti o toqui els ous.

Jo ho entenc. Ho diu el paper. És una regla escrita. O no escrita. Jo m’he llegit la convocatoria del lloc de treball. Literalment diu tenir el coneixement oral i escrit del ticatalà segons els criteris de la Mare de Déu del Coll, ja sigui C1 o C2. Doncs ara bé, jo humilment crec que tinc els criteris d’un C2. I vull fer-m’ho mirar. Estic preparat per passar pel tub. M’estic possant una mica, i tot. Va, home, no siguis heteropatiarquic. Artic o antartic?

Aquest acudit n’anirà bé. Hi haurà algú que no ho agafara per la banda bona. Pasarà això que em temia que pasaria. El tribunal s’ho prendrà malament. Entendran el que volen entendre. I s’agafaran d’això per donar-me pel sac. No vull dir cul. Sonaria massa barroer. Potser el tribunal no tindria la delicadessa per copsar l’humor de les meves petites xorrades. Potser no estic mesurant les consequencies d’un gest massa ruffian. Aquest pais no està preparat per a que vingui un nouvingut i digui aquestes coses. Menys ara. Ara no toca.

No patiu. No sou els primers que em posseu a prova en aquest pais. Fa molt que hi sóc. Ja sóm grandets. I ja ens coneixem prou. Ara, no volia deixar passar aquesta opportunitat per dir la meva. Això és una petita mostra de la invisibilització que alguns nouvinguts hem patit al llarg de la nostra curtissima historia compartida. Ara, no us ho agafeu amb paper de fumar. No tingueu la pell tant fina, collons. Pit i collons. Sortiu i gaudiu.

ALLS

Golman – futbolartista ticatalà

(Carta publicada a la secció d’opinió de diari d’Es Grau Ahir, Mao)

The greatest futbolart story

Golman’s surreal twist to dual ascens and decens to valleys and the mountains and the valleys and the mountains and the valley and the mountains and the valley and the mountains and the valley and the mountains and the valleys and the mountains and the maountains and the bailes and mountains beylis y tequila, y un toquecito……… a gol.

ALLS

Golman, yours trully.


Section uno.


Hichkock me la pela.


You’ve got to talk to the Brits first.

Life is common people thing: either you dance it or just barely a wanker.


Tribute to the empire.

BREXITIXERB


It’s a piece. A thing to become NFT. A happening. I’m bigger than Marina Abramohovic.


Why would I go violently against Marina?


Heteropatriarchy inhabits in me.


First rule of GOLman.

There will be 99.


The press release the unknown latineo artist tried to pull on whichever media would take him seriously this time. I’m about to change the rules. I said to my self. And you were sneaking in the scene. You see, I only want to tell stories. And I can write them or perform them. I can take the game to wherever you reader want to take this. I’m going bigger than all in. It’s reverse happening. It’s time; the other direction.


Why die?

NFT number dos.


Told you about Marina. Don’t mind me. Mind her.


A bloke (just any one will do). The line in the script read: EX-CUSEEEME. I called Alejandra: cast me this. Intructions: any bloke will do. That’s the name of the movie. It’s already been sold to a platform. I’m not telling which……… it’s a guessing game.


I’m a scriptwriter. A copywriter. A poet. A literary critiquism. An investor of a mexican-spanish book company: sexto piso. Why isn’t it all the way up just yet? Because we were busy editing books. Translating them. Reading. Actual reading. Correcting. Grammar, humour, literary artistry, originality, nodickheadness, dickheadnessunited, wankeroftheday, seriously it’s a fucking language: let’s publish what’s really worth reading. The real deal. The shit that’s suppose to happen. I’ve finished the work. Yesterday. Oficially. Now I need permisson to remain paid for the job I’m supposed to do to solve the fucking riddle. This shit is fucking ridicolous. And you know it. You are fed of it. Of them: cinics. Allofthem.


ALLOFTHEM

The concept. Them. All of fuckindom. You fucking wankers: I hate you.


Hate is love for Owell.


I got a lecture in the ninth most important online course in ninth level down living on the deep web. Down there. Where we don’t dare. NEWLON.


Is Elon from NEWLON?


That’s a revenue steam.


Surrealbisne

That’s my shit. I breath that shit. Onewordbisne. I’m that good. Bigger than Rosa Parks.


A British comedian who names himself Ricky. Still. And the bloke wear it right. Right there at the edge. He man doesn’t give a fuck. It’s fucking comedy, he says. Women feeling guilty as we speak. Well I speak. Well you read. I mean, you know. YOU, know. Should it be You knows?


You see I left long time ago. I was set free. Let loose. The spirits took me. Them spirits don’t visit here, Ricky. Seems like Ricky hasn’t been touch by the holy ghost. No ghosts he said. The guy doesn’t believe in God and tell the world in show he sold to Netflix the six level NOU value inDex.


inDex

inDex is a thing. A mean let’s make it a thing. Like it’s a bid deal. O randomly funny. Unappreciatedly funny. Barely funny to few. Too few. Those nine.

Take those nine ones. Make it distribute more towards a trully balanced story: representation. Nine blokes who get it. They are laughing. No one else. A minority humour. Those nine laughs make you. It’s a performance game. And you want the atmosphere to touch the highest level of belonging. The life we live. The people we see. The impact we are to state: and one by one say that one word that defines you. And you have your public moment. It’s a moment of truth. It’s playing local. And making this a big deal. The biggest deal. A story that’s been never told. And you’ve lived it. We’ve all lived it. Because we are going to reverse it. That’s right. You can start piing in your pants. Peeing, you dick. You, cunt.


YOUDICKYOUCUNT


Ice cream shop in London. Nine neighbourhood pop up stores popped up all of the sudden. The sold shit for nine days. And it hit roof. And broke the glass ceiling. FUCKOM!


FUCKOM


NFT tres, cuatro, cinco están ahí detrás. En el texto. En algún guiño secundario. Como un túnel a medio campo. Hoy Argentina le metió tres a Italina en la Finalisssima, en Wembley. Una historia de españoles, argentinos, italianos, ingleses, mexicanos, gringos, chinos, pakistanies y ticatalanes.

Tengo mejor propuesta política que la retórica escrita en caliente de las nueve plumas más prodigiosas de los nueve partidos locales que se presentan a la elección popular pa hacer qué, ¿a ver?

Mapa sociopolítico de los partidos: de lo local a lo global y de regreso.

Mis H2 son la polla. Explícale eso a Martina.

Corte a explicación a nueve Martinas diferentes. Martina 9 años. Martina 19 años. Martina 29 años. Martina 39 años. Martina 49 años. Martina 59 años. Martina 69 años. Martina 79 años. Martina 89 años. Martina 99 años.

Yo soy un ángel, le dije.

Sólo por chingar.

Por estirar la puta cuerda. ¿Qué más da? Estamos en las antípodas. Y ella cree que se debe estar atado al suelo. Y yo quiero volar. Soy Huitzilopotchtli. Y Quetzalcoatl. Junto Golman presente. Pero en el tiempo inverso. O el inverso del tiempo. La otra dirección: atrás.

Como la barrera.

A la verga la pared.

FCKWLL

I’ll present myself to the next US election with that party. And I will get a war. Because I know they’ve got guns. I’ve seen them. The showed them to the world. And the have a plan. And remember: them guns. Gunloving people. All kind of people. All of them: NEW americans.

NEW américa.

Let’s make NEW américa great again.

You know Trump would love a tribute. Being the greatest president of the 99. We are about to have a collection of all men country-culture management. And we’ve had just about enough. Of all of you. And it’s not going to go on much longer. As time doesn’t not end here: it just turns around. We go back. And glory days will come back. And we’ll be young again. To that moment back then, back in the day, back when you were…

Literature I never thought I would write. But you taught me well. My beloved private costarricanmexicanpakistaniamericanspanish education pack. I’m a priviledge one: I know. I’ve always know. I left all prejudice behind. No social lock. No lie to believe. Except to believe that Jesus was my brother and talk to him everyday. Imaginary people we talk to. To talk to us. To talk to you. To talk with God. What if you were God?

Here’s what I think: you so are.

And so am I. That explains it all. The false human pretensious to mean a thing in the span of time term of the actual science behind from when it all start it, what ever that might have been, long long long long long long long long long time ago, and I can still remember what that music meant me. Like a story could be told about a chosen NEW country that fucking kills it with shotguns, AK47, semiautomatic assault guns for military purpose in the hands of 999999 armed civilians. The peace keapers. They want to call it safe. They are hooked into it. LO-VINGUNS. So low. So UNS.

UNS is a person from that time. The time that was at the peak when the collapse broke down the priviledge position of all those heavy assholes. And life has become a liberation game. And we all believe a media that says that’s the news that should receive the light. Unless the light shines somewhere else. And we take a look. And precisely found what we were looking for. It’s my day one. I’m finally back. And here; way up here. Cause that’s the direction I’m taken till the last staircase to ninth pyramith dimention: OLMECA VS OLMECA. De ahí volvemos en el tiempo y nos encontramos en el presente. A dónde sea que hayamos llegado. En cada iteración de los olmecas al presente ticatalán resintonizado desde la frecuencia del Carmelo. La localidad de un arte urbano que nació en la montaña que eran tres. Y en el profeta de rumba que se baila al son de un concierto meridional acompasado entre la distancia que tus ojos me indiquen sin que yo tenga que ser un subnormal profundo acosador de mujeres en la disco, en el bar, en el parque, en el gimasio, en el curro, en el mercado, en la aso, en el recreo, en el metro. La calle es el espacio de encuentro en el que la urbanidad de Barcelona se proyecta entre lo que uno puede recorrer libremente por la noche, sin temor a ser amenazado por ningún gilipollas. Porque quedaron todos en la red. Una NFT que les conquistó y se quearon en esa otra dimensión, de la que por suerte, el resto, nos hemos podido liberar.

El día de la celebración se convirtió en un cinco de mayo resignificado. Sobre una fecha ficticia inventamos una batalla que nos acerca al tequila, los tacos y el mezcal. Y para los escogidos se la un toquecito a gol. Y el futbolarte empieza a fluir por la pendiente del meme veloz. El meme audaz. La noción de la conexión con la risa fácil de la red. La potenciación de la imbecilidad. Lo que se nos escapa siendo gilipollas. El sentido de lo absurdo de tot plegat.

El discurs del rei.

¿Me voy a disculpar yo de qué?

Le vamos a perdonar al niño aquél que le pegara un tiro a su hermano el que recibía el amor. No podemos. Es una historia de príncipe azul. Lo dijo su mujer. Que también tela cómo vivía. Las casas reales en el exilio. Grecia y España no son lo mismo. Ni nuestra sangre azul es igual que la de la plebeya. Y la intención de alguien que se siente satisfecho del trabajo hecho. De dormir tranquilo. Dormir como Borbón. Imaginaros lo placentero de ser patriota monárquico. Arriva el rey de NEW spain.

Todo mal. Arriba con V. Rey con minúscula. ¿Qué barbaridad? NEW qué coño. Qué coño NEW. Vamoave. NEW qué coño. VAMOAVE. VAMOAVE. Qué coño NEW. Pero ¿dónde cojones se ha visto semerenda gilipollés?—soltó el marqués que no era heteropatriarcal. Imaginaros los otros. Toditos los otros. Con su sensación de élite. Por poder vivir en la noción social de la congreción del pueblo los domingos por la mañana en el rito de la fiesta del día del Señor Nuestro Señor, que vive y REINA por todos los tiempos, presentes, pasados, y futuros, de todo lo visible y lo invisible, de todo lo comprobable y no lo no palpable, de todas las contradicciones, de todas las enfermedades venereas, todos los virus, todas las desgracias reproducidad por nuestra naturaleza humana de manera entre feliz y perversa, ante la amenaza continua de un Armageddon, del cuál nos protegen los hombre de las armas. La contradicción es un mal chiste que describe una triste realidad a la que simplemente no plantamos cara. Porque se tacha de un buenismo zapateriano que intentan difamar los grandes hombres grandes de España, más el espíritu santo de la duquesa de Alba, y no el impostor que lleva el título como un cargo familiar de una responsabilidad mediaval que nos va bien mantener, gracias a Dios.

Los millones le llovieron al muchacho. El negocio de estar preparado por el dictador. Para atentar contra tu padre. Y hacerlo con gusto. Como apretar ese gatillo. No podemos decir eso de aquél niño. Él tan sólo apretó el gatillo sin intención de que se siguiera yendo hacia atrás el mecanismo aquél y su resistencia a la acción inmiente de la balística expulsión del deseo de muerte. Una vación española griega. Digo vacación. Vaciarse. La bal. La frente. Como dónde Dios tendría el tercer ojo. Si creyeramos que la imagen que podríamos pintar en las catedrales supraglobales de la dimensón posterior a la que debemos mutar para dejar tanta gilipollés y tanta hostia, me cago en la puta que os parió.


Cortamos la mala onda. ¿Por qué meterse con la mamá de alguién más? El sentido de la violencia. La violencia gratiuta de los agresores sexuales. Cada noche la discoteca. Lo normal para un juez. Lo que han dicho los guardines del status quo. Los burócratas del anclaje al estado tradicional de las cosas de nuestro pueblo. Nuestras miserias conocidas y escondidas del juicio social y del cuchicheo del antes, durante y después de la misa. Li desatado de lo peperos más los voxianos.

Todo tiempo presente se agota.

Como el pasado.

Como el futuro.

Vamos hacia el otro lado.

A sabiendas a dónde vamos cuando decimos preferir la inercia indecente de nuestro sistema hetropatriarcal machista y caduco. Dar por saco. Dar por culo. Tocar sin preguntar. ¿Vamos afuera?

¿Pero qué dices chaval?

Lo que pasa es que el gatillo estaba muy resbaladizo papá.

La señal de la santa cruz: le dí aquí.

La cara al sol. La frente en alto.

El tito Francisco.

La formación del rey.

El rey sin su familia.

El rapto del menor.

El uso social del fascismo y la iglesia.

Lo bueno, lo malo, lo divino.

Lo que vino para quedarse.

Hasta que un día todo se devolvió.

Y volvimos atrás.

Patrás, patrás, patrás.

Un animal del sur de Costa Rica.

Golman surfeando Pavones.

Una película de surfas. Danica y Brisa en Pavones.

Mi cine de autor.

Puro guion.

Puro texto.

Paddle, mae, pato, vaya al punto, y espere, tenga paciencia, estese quedita, observe, vea, vea, flote, sienta, agua, aire, tabla, hijueputa, vea qué linda, vea qué linda, dele, dele, y fla, diunsolo, pá, la pegó, dele ahí, un toquecito para abajo, un toquecito para al lado, una vueltecita por acois, ahí, ahí, ahí, ahí, ahí, ahí, ahí, ahí, ahí………

Pavones eterna.

Se estrenará en una proyección de cine al aire libre. En Corcovado. Y en Puerto Viejo. Al mismo tiempo. Uniendo dos orillas del mar. ¿En qué dirección?

Siempre hemos creído en una de ellas. Vamos a traladarnos a la otra. Por renunciar. Por desplazarnos. Por cambiar de opinión. Repensar.

El futbol es así.

El futbolarte no.

Eso es otro cosa. Y lo mismo. La ilusión de competir. De saberse ahí arriba. Capaz de todo. De ejecutar en el campo. En el uno contra uno. Yo sueño ir al mundial. Y ganarlo. Como Leo. Es un sueño heteronormativo. Y patriarcal. Y altamente hormonado. Masculinizado. Vil. Repugnante. Representante de todo lo podrido, insulso y maniqueo de la vida. Las dos Españas. Barça o Madrid. Nunca unidos. Nunca vencidos. Inmortales. Uno grande, y una, bueno, sublime. Eterna. Asimilada con el mar. Y el más allá. Mediterráneo: capital. NEW barcino. NEW spain. Ticataluña.

Lugares ficticios.

Lugares literarios.

Lugares literales.

El tiempo presente en otra dimensión.

O el tiempo pasado de mis palabras.

Y la asunción de mi silencio.

Podría no volver a hablar.

Ya no existir.

Y mi palabra seguiría aquí.

Eternamente aparecida.

Porque yo sí escribí.

Vea, Chito, ¿usted por qué no escribe?—le dije un día a Jesús.–Di, mae, porque no hizo falta. Yo estaba en otro ride. Eran otros tiempos. ¿Por qué no me dejás en paz?

Se enojó el mae. Pero no era verdad. Ni picha. El mae lo sabe todo. Es sagrado. Infalible. No puede equivocar, salvo por su parte humana. Imagínese. Usted sí puede. ¿Sabe quién no? Dios Padre, mae. Porque ese es distinto. Y es verdad. Nunca fue humano. Jesús fue sobre todo humano. Porque aquí se afirmó. Y creó la narrativa de su misma santidad. Como ahora nosotros abrimos ese pacto con el tiempo. Por el resto de los tiempos. Los siglos de los siglos. Mientras perseguimos al sol. Hasta la extinción. Y su tiempo después. Cuando ya nos habremos ido. No hubo juicio. Ni final. Al final fuimos etenos. Y lo somos ya. Tanto ahora como entonces. Igual que Dios: en dos planos distintos. Como un misterio nuevo. El que aquí le traigo. En ese escrito surrealista fundacional. El día uno del porvenir.

ALLS


Próximo post
Se cuenta en un artículo de la Vanguardia, periódico de derechas barcelonés de tirada nacional que se mantiene como el periódico más vendido y con más historia de contar la realidad en función de los aires que dominan el control del poder y de la sociedad a la última. La vos de una manera de ser general. De aquí y de allá. Y de más allá. Del Mundo. Del mundo deportivo, sobre todo. Y de lo que dominamos en esta ciudad. En los medios. Escritos y de medios. Y lo que mandamos en el Barça. Y los negocis. Y en la país. Y tanto en Barcelona como Qatar. El mundialismo cuñado de un español borrego. Al son que toques te digo lo que siento, lo que veo, lo que quiero que no cambie. Pero estamos aquí. Y mi presencia está viva. Y me explico. La gente nos lee. Y damos la opinión que damos. Y somos los políticos afines. Y las familias. Las 99 familias de NEW barcino. Como la religión de otro momento. La imagen no dice todo eso, pero qué tal queda de bien llenado este espacio del ciberespacio surrealista.
Golman tiene la misma ilusión que Ansu: ir a su primer mundial. Y esto listo para lo que el mister necesite. Soy un recurso distinto. Un as bajo la manga. La libreta de Van Gaal. Si vamos pensando que los ticos estamos limitados por nuestros cuatos de final contra Holanda, vamos otra vez mal. Ese fue nuestro error. Pensar que con un toquecito menos habríamos hecho lo que se esperaba. Estamos en el mundial para crecernos como siempre. Por la solidez de nuestro poderío colectivo para jugar a la bola. Ahora con un sentido más reforzado por la exigencias del futbol moderno. Los equipos Guardiola y los Mourinho. Y el nuevo futbol inglés. Y la solvencia de los alemanes. Y los españoles. La nueva guardiolana selección de Luis Enrique. El método del futbol moderno. La herencia de Cryuff. Y de Pasolini. Yo soy de barrio. Y de montaña. Y cineasta. Como Pier Luigi. Pero sobre todo, lo mío, lo mío, lo mío……… es el futbolarte.

Hoy me preguntaron si mi nombre era Golman

Tres cabezas olmecas en carne y hueso de barba epistolar: NEW pau.

Le mentí; dije que no.

En mi juventud había una frase que rezaba: «Te crees la última pepsi en el desierto, ¿o qué?». O algo así. La idea es esa.

Pues qué chingaos. O más bien: qué de la verga. Se siente muy de la verga que te venga a decir que te crees el muy vergüita.

Así: con diéresïs.

Diéresïs es una palabra en ticatalá. No así en español; ni en catalán.

Compra el libro que todavía no he escrito que únicamente venderé el día de Sant Jordi.

Tan sólo 9,99€. Como acto político. De un capitalismo acotado. Obvio mi rol va estar ensalzado. Soy el puto amo.


Acabo de colgar un conferencia en teams con mi editora sueca. Tenemos un largo debate en cómo debe de traducirse el chiste con jiribilla mexicana que una parte de la sociedad escandinava, pero concentrada únicamente en la urbanidad de su gran capital: Estocolmo.

No es que no nos entendamos. No nos entendemos todas. Algunas partes de nosotras no entendemos lo que les quiero decir y se muestran beligerantemente en contra de la idea en sí, el noúmeno de mi arte. ¿Es o no para cabrearse?

Yo digo que sí. Qué les den por culo. Hay que decir las cosas por su nombre. Que me están censurando, cojones. Y el resto de vosotros hijos de la gran puta os quedáis ahí quietos dejando que se imponga una manera en la que el heteropatriarcaldo ateo, ruso, católico, musulmán, hebreo, sandinista, miamero, europeo de vitrina, os podéis ir todos a tomar por el puto culo, machos alfas escoria cínica de hedor eterno, por los siglos de los siglos……..ALLS.


El análisis de la presentadora de podcasts más lo más del momento en las ya no tan famosas ni divertidas redes sociales. Os habéis quedado esperando que os acabaran de terminar el entretenimiento para darle la vuelta a la semana. Como si la vida fuera trivial. Trivializable. Cómo si fuéramos de verdad tan importante. A tomar por culo. Eso lo aprendí en mi nuevo país: Tico Commons. Y se van todos a la verga. Yo me devuelvo a mi casa.

Y aparezo aquí mismo.

Ya estoy en casa.

Todo bien.

Sólo good.

Tuanis.

ALLS


ALLS > Tuanis.


Tuanis le pela la verga a ALLS


Me la pelas.

Cualquier mexicano no desheteropatriarcalizado.

¿Qué desea de verdad ese chavo?

La pregunta es vital. Que le pelen la verga, de entrada, es poco probable. Te la tienes que jugar con todo. Y pus a veces nos sale lo animal. Yo no tengo excusa. Soy un caliente beta en continua evolución. No alfa. Se entiende, ¿no?

Hay diferencias. Escencial. Muerte a la unicidad.


El revuelo que se montó entre los unicidistas fue espectacular. Al día siguiente nueve logias reunieron a su junta extraordinaria. Ahí estaban once hombre alfa ibéricos, vestidos con su traje especial para debatir la situación emergente que se presentaba contra nuestros intereses gloriosos de los herederos directos de Jesús, el punki.

Los unicidistas punkis también existen.

#jesuisunicidpunki


Let me write another story

Off topic basics

Hello people, I’m the feedbacklooper. Welcome to the session. This is a happening.

I am an artist. But gave in. I’m too radical for the commoner. But still, a Tico Commoner understands you cold vision of the tropical way of life. We come from warm harts and souls, and we like you steamy glow and your sunken male heteropatriarch vessel, thankfully rescued, and proudly standing in a museu to fit the honor of our greatest buffonery. I’m sorry to come out like that. Strong and all. But of all people I/We know you can handle it. Swedes are people with sense of humour. Norweigans are of another humour type. But wait…

Where would the good story for the scandinavian people would strike the heart of the whole transformed nation. A NEW nation. NEWSWE.

I know I got you at hello.

But don’t give me that bullshit.

This is serious stuff.

They don’t call it futbolart for nothing.

And the reader gets lost. And maybe interest. You are not from here: you are not getting it. You mind is upside down. I had at hello. I know.

I can read a tale of the entire NEWSWE nation and it would answer me with an overwelming flock of feedbackloopping love. Of course haters will be haters. Bring it on bitches!


I debate between myself and a group of 99 NEWSWE feminist anual day.


They corner me everytime they get a chance. They find me ughh.

And make a face of disgust and spit on the ground. They don’t see it loosing their cool. The rest of the people pretend not to see. But I see it. The effect happens again. And people see it. And they don’t take sides. It’s not against them. They don’t defend their stuff. They give in. I don’t give in. I debate. I have strong views. Mainly in resolving the interconectivity angle that represents our highest challenge. Should I erase what I wrote.


My art got censored in a EU project I’m on. It’s unbelieveable. I’m feeling the heat of censorship at the most subtle act of European heteropatriarchy from the caucasian way of ruling over lesser kinds.

And there’s a list. Not spoken. But it starts with a neighborg. One that’s a nemesis. But in the mirror: alike.

This story is not going to fly. It’s no monster. It’s got no eyes. No tentacles. It does not exist. It has been canceled. Don’t use here, they say. It can harm us more than help us. And it’s no longer there. We can learn to take sides in life. And you are about to have to make a decision.

Wether you are with me, órale.

Wether you are against me… Órale.

Para ser ticatalán debes entender el matís entre los nueve tipos de «O». La cabeza olmeca tan sólo es una de ellas.

Aquí tienes 99:

Maes, solo matizado.

Tres cabezas olmecas en carne y hueso de barba epistolar: NEW pau.

Ese es mi lema de campaña

Ese H2 es la polla. Ese, eso, es mi arte.

Yo soy un actor.

Este es mi acto.

Puedo ser quien sea.

Simple.

Ya pasó.

Lo que quieran que sea la razón de su existir, ya lo vivieron.

Aliviense.

Alivianense de paso.

Un escritor se define a sí mismo.

Viendo a los demás.

Como observador.

No ahí escribiendo.

A toda hora.

¿Cómo lo hace este señor?

Señor con minúsculas, please.

Vamos a minusculizar nuestro sistema dual, Señor MAYÚSCULA.

Gritando mayúscula ofendí al heteropatriarcado.

Que les den por el puto culo.

Y queda todo esto resuelto.

Por reducción al absurdo.

QED

ALLS

Ganamos el mundial

Política uno de mi programa; imagínese las otras 99.

Y así, tras un juego de palabras ensimismadas, la propuesta política más literaria de la historia de los tiempos NEW, apesta por querer resolverlo todo de un plumazo. Eso qué, está bien de la verga. A poco todo tiene que ser así, pim, pam, pum. Nel. Me niego. Así te la pongo. Mi voz es olmeca; yo sé que me entiendes.

Yo vengo de una raza anterior. A ver si nos vamos a entender. No quiero que haya confusiones. Porque mi obsesión es entendernos. Resaltar la huida por el polo de la bondad. Por rebajar los humos de las señales de guerra. Los pueblos originarios tienen la historia de sus terriotorios silenciadas por las narrativas colonizadoras de nuestro gran YO contemporáneo: la idea nacional. Nos ponemos cachondos con las mentiras que nos cuentan en el cuento oficial. El cuento incluye la narrativa de nuestra religión. La que nos explica qué debemos creer. Aquí, ya, duda. Así va la cosa. No importa si quieres o no creer en Cristo. Deberás entender su biografía. Y en un relativismo que encabrona a la extrema derecha católica apostólica y romana por dar entrada al entender y leer la vida de nueve otros profetas de otras religiones que nunca se nos había ocurrido entender de qué iba la historia que calma la angustia existencial de esas otras culturas. Respeto a la cosmogonía de los otros. Entendemos que debe ser así. Desde el inicio de los tiempos, en nuestro continente, teníamos una manera de vivir. Coexistíamos en armonía con el territorio que cohabitabamos como ecosistema de una cordialidad y contundencia en absoluta armonía con Dios Padre Nuestro Señor de lo invisible y lo visible, de lo imaginado por las inteligencias artificiales creando las alternativas a la creencia oficial vigente en la comunidad humana interconectada con el más allá, a partir del más acá, como un soliloquio en punta cometa mientras el sol da sus últimos giros en nuestro espectral viaje al día del otro lado. Ustedes y nosotras estábamos en polos opuestos. Y un día os distéis una vuelta por nuestra casa. Llevábamos una eternidad viviendo así. Juntos entendíamos que la tierra de dónde veníamos era esta extensión de sur a norte. Piensa en la historia de nuestros ecosistemas sin nosotros. Lo que tenemos aquí todavía en algunos sitios que conservamos como de ello dependiera nuestro proceso de curación de nuestra gilipollés macho-ibérico, Josemari Abascal meets Harvey Epstein.

chapter dos: NEWENG

I have a narrative for the NEW commons. I know «you» came up with the concept of the commons. As commoner thing regarding what’s to belong the whole. The entirity. The greater good of our collective society as armonios joy to flowing outside our own little kingdom. If I offer you commones a NEW commons, do you think they will take it, or stick to a decision of anticonsume: the don’t opt in. They don’t buy into the marketing. For once. The revise the source of their fake news antispam algorithm. Something’s fucked up. It’s a book; it’s supposed to be fucked up at some point. To deliver a new direction. Like time going off. Mental. I can easily win an election against Boris any day of next 99 days. I’m a big mouth trash talker on the basketball court. I could take Boris and nine of his friends to play me for fictional surreal cup. Something like Dali buttfucking everyone of the Monty Python cast deepfaken into exact shit written in the script. To rebolt against the infamous saints. The lords of the land. The conquerors of laughter. And high end culture we are entitled to brag with character given the privilege to rule over the planer wankers who are just in for the booze, the coke, the partys with low pigment loaded lords of the dorks. 99 arguments pro Novak. On that end of the spectrum.

No ofense.

You islander can take a joke.

You are not going to destroy our armada again, will you?

Oh, common. Don’t be like that. I’m pulling your dick. And………


El giro

Las niñas de nueve años ya saben de la historia del cine todo lo que sus padres han sido capaces de hacerles entender del séptimo arte. Kurosawa para arriba. Nueve directores introductorios. Para que empiecen un recorrido clásico antes de que comiencen a aprenderse nombres de directores comerciales. Hollywood tiene sus garras puestas en el cuerpo de sus hijos. Ellos optarán por creer lo que ven en la gran pantalla. Y nos están explicando el fin del mundo. A ver si vamos a tener que tomarlos en cuenta. El fin se aproxima. Nos estalla la cabeza del miedo que nos da estar aquí prendidos a la incertidumbre. No me toquéis los cojones. Vamos a espabilar un poquito. Empecemos por unir nuestro canto en un himno nacional que por fin saque de nosotros algo más que un puto lolololó. Somos más que dos putas letras de nuestro abecedario. Podemos demostrar al mundo que nuestros poetas nos permiten reinventarnos en un verso que nos transforma. Oh prosa, no te pongas a versear. El sonido del silencio apabulla a los errantes. No vagues por aquí que la productividad de la inteligencia artificial puede entender que te estás quedando con ella y los afectivos a la violencia se inventarán una manera en someterte a su gesto de opresión.

La violencia es Dios. Es el mundo al que decimos creerle. Fíjate. Deja de creer. A ver si puedes.

Da el puto paso contrario.

Por darle la vuelta al péndulo.

La punta intención de Shopenhauer.

Vamos a enceder la vida en la dirección opuesta.

Por ir en sentido opuesto.

Como un gran juego que se ponde de moda.

Como un reward system que lo pete.

Porque partimos de un diseño que compartimos entre todas.

Y nos damos a la labor más sublime de nuestro porvenir.

Decidir nosotras mismas sobre el futuro del procomún. Como un acto de presencia. Como una conexión estable con el sentir compartido más noble: la comunión con santidad. Si todos sentimos eso al mismo tiempo, entramos entonces en el tiempo nuevo. El tiempo saciado de nuestra necesidad de sabernos dignos de estar ya no sólo en su presencia, sino palpitar del unísono latir de nuestra totalidad: ALLS.

De regalo: Viernes

El libro de Fernando Solana Olivares

En mi infancia México me permitió hacer un chavelo vergas. Me explico: a los seis años mi familia se mudó de San José, Costa Rica, al Distrito Federal, México. Corría el año de 1983. Era un salto cuántico que ninguno tenía previsto. Para todos significó ampliar las miras de lo que hasta ahora era el mundo.

La experiencia quedó marcada por un gesto muy simple: la despedida de un aeropuerto internacional Juan Santa María, al que se dio cita toda la familia Elizondo y toda la familia Cordero. Es posible que algún Morales o algún Trejos (Yeya, sin duda) también hicieran acto de presencia. No menos de 40 personas nos fueron a despedir a lo que sería el primer gran viaje de salida, por aire, que mi familia, y yo, emprendimos.

Al llegar a México la dimensión del aeropuerto ya marcó la pauta. Cuando se atraviesa por primera vez el valle de la Ciudad de México te cambia para siempre la perspectiva de lo que hasta entonces conocías. Sin duda, Cortés tuvo que haberlo vivido, quizás no con la misma inteligencia emocional que Bartolomé de las Casas. Instintivamente, me tira más asimilarme con Bartolomé, porque de manera natural, como lo explica de manera brillante Enrique Díaz Álvarez en su último libro, La palabra que aparece, tenemos tendencia a querer estar del lado bueno de la batalla dual. O de una manera más sesgada: queremos estar del lado del ganador. Nos gusta ganar. Así seamos acarreado por la masa espermatozoica que tira hacia la conquista de la penetración sublime del óvulo que nos trajo a todos aquí.

Para un mexicano no hay duda. Si tienes que escoger entre Hernán Cortés y Bartolomé de las Casas, ¿a quién escoges?

a) Hernán Cortés

b) Bartolomé de las Casas

c) No se quién son. (vale como No vale / No se acuerda)

La opción múltiple es una manera de aprender. Examen tipo test, le dicen en España. A veces nos llama la atención la «Madre Patria». Y la amamos/odiamos como amamos/odiamos a los gringos. México es así. Dualizado por su raza entremezclada: águila y serpiente.

Si la profecía hubiera dado lugar a una cuestión extraordinaria, la serpiente se estaría chingando al águila. Ahí sí entonces podríamos decir que los mexicas se hubieran chingado a los españolitos. Pero no. No fue así. Nuestra historia es distinta. Otra cosa es: ¿qué quieres tú creer?

Al salir del aeropuerto y dar un paso al frío invierno de 1983 percibí una magnitud que nunca antes había experimentado. Frente a mi había un mosaico de espectaculares que anunciaban todo tipo de bienes y servicios de la gran ciudad capital de nuestro continente. Aquello fue un salto a una modernidad que no había visto desde mi perspectiva tropical infantil. Metí la mano en el bolsillo de mi pantalón y saqué un puñito de maíz. Abrí la mano y lo regué tantito en la banqueta.

Mi niñez pues, se desarrolló en este nuevo concepto. Origen tropical, actualidad mexicana.

Chavela Vargas hizo un viaje semejante, años antes. Su transición la hizo en solitario, a otra edad, y sin su familia. Su familia de hecho la empujó a irse. Y el país, mi país, en parte, también. Y en México recibió la acogida de una gran urbanidad capital, en la que un ser que transita en las periferias encuentra terreno fertil para renacer. Y Chavela renació de tal manera, que se hizo mexicana. Porque los mexicanos nacemos donde se nos da la rechingada gana.

Yo también me hice mexicano. Fue sin querer queriendo. Mi primaria me define, como al resto de mis compañeros del Héroes de la Libertad. Primero, como coyoacanense. Luego como miquelangeldequevedista. Y de ahí pal real.

Yo vivía en aquél entonces en el Barrio del Niño Jesús. Y mis amigos vivían en círculos concéntricos que se alejaban del Héroes hasta los límites entre calzada de Tlalpan, Insurgentes, circuito interior y la UNAM (el campus entero), ya que tenía amigos que vivían en la Villa Olímpica. Ese fue mi primer ecosistema.

Uno de mis grandes amigos, Diego, tenía dos casas. Sus padres se habían divorciado. Ambos vivían en Coyoacán. Su padre en una casa colonial, y su madre en una casa en la calle Paris, frente a un campo de futbol municipal de tierra, de esos en los que la porterías no tienen red. Coyoacán es una ciudad en sí misma. Como Tlalpan. Los pueblos de la periferia. La cultura propia de las colonias en México también acarrea lo que aquí se produjo desde que todo cambió.

Cuando eres pequeño, entre los siete y los doce años, vas conociendo los hogares de tus amigos. Esa parte formativa ha sido para mi un deleite insustituible de bondad y acogida por parte de los referentes que marcaban la vida de mis compañeros. Cada uno vivía de maneras distintas, y ninguna era exactamente como la mía. Yo venía de fuera, para empezar, y no teníamos familia. La hospitalidad mexicana, pude aprender, te abraza con sinceridad y te abre las puertas. No me extraña que Chavela haya aterrizado aquí y se haya convertido a mexicana. Quién hace este zambullido queda por siempre transformado.

Al inicio de la pandemia, justo cuando estaba en el ferry entre Barcelona y Menorca, emergió con potencia el grupo de whatssap más grande de los que tengo: el de mis compañeros de generación del Héroes de la Libertad. Nos reecontramos y saludamos en un éxtasis colectivo que fue muy particular.

Diego no estuvo en ese proceso. Hasta hace pocos meses, en los que mi gran amigo Rodrigo Santos, ilustre miembro de la palomilla, lo metió. Diego entró con ese flow potente y singular, con un humor demencial, y una tendencia deliciosa al límite del caos, y como vino, se fue. Nomás conectar, también conectamos en privado, y ahí pudimos reencontrarnos en petit comité. Pudimos reconectar rápidamente y volver a establecer la reconfiguración de cómo habíamos evolucionado, y con ello, nuestra amistad. Le compartí mi página web, cosa que no he hecho, del todo, con casi nadie (hasta el 25 de diciembre del año pasado, en el que renací con el nacimiento de esta página «en sociedad»). Su lectura me volvió en forma de un feedback muy sentido y bonito, lleno de cariño, sorpresa y gratitud, cosa que agradecí muchísimo. Y luego me pidió una cosa: ¿lo puedo compartir? Ya estaba listo para salir, así que le dije que sí. Qué claro. Y así lo hizo.

A los pocos días me contó que lo había compartido con la pareja de su madre, Fernando. Me contó que su madre y él me recordaban de aquellas veces en las que tuve la fortuna de ser invitado a su casa a jugar, comer, en los que uno pone en práctica las lecciones aprendidas que nos han dado en casa para saber cómo actuar en las casas de los demás. De ahí mi predilección por Casas, aunque por esa misma regla de tres, también podría haber tirado por Cortés, porque la cortersía en las casas de mis amigos siempre fue mayúscula.

Diego me contó que Fernando escribe una columna en Milenio cada viernes, y me la compartió con ilusión. Se ofreció a enviármela cada semana, y desde entonces así lo ha hecho. De pronto estábamos leyéndonos mutuamente. Y la conexión ha sido espectacular. Desde entonces estoy viciado a las columnas de Fernando, que me sigue enviando Diego religiosamente. Fernando le pidió a Diego que le enviara mi dirección. Y hace unos días recibí un libro suyo en el que se recopilan los artículos de su columna «Elitismo para todos».

Tras unos cuantos Viernes, el formato me tiene más que ilusionado para explorar lo que sin duda puede ser un portal multiversal a todas las dimensiones que tengo por transitar. Al menos 99.

Mil gracias, Fernando por tan entrañable dedicatoria, y tan suculento libro.

1. ¿Qué pasaría si soy el causante de que la caída del sistema?

Golman

Menudo follón.

—La que es liado, chaval—me dijo uno de los 99 españoles que mandaron a decirme un recadito: parda.

A los españoles cuesta entenderles. Y no: no es laismo.

No te puedes meter con la España Grande y Única. No tiene tolerancia a la oposición. Se es como ella, o se está contra de ella. Y te lo dicen así, tal cual: ¿estás como nosotros o contra nosotros?

¿Qué coño eliges?

Pues contra, chaval. No por nada. Por tocar los cojonazos. Por el simple placer de daros por el culo. Podría haberlo suavizado un toquecito: daros por saco. Tan sólo he venido a daros por saco; ¿así mejor?

El español medio es así.

Es lo que hay.

No vamos a pedir la extinción de uno de nuestros astados más (sino el que más) portentoso: el hijoputamachoibéricoalfa; con tres cojones.

Por un puto rap que te come la cabeza.

Por un puto rap que te come la cabeza.

Por un puto rap que te come la cabeza.

Te como la cabeza puto, cómo ves este rap.

Te como la cabeza puto qué tal te place.

Te como la cabeza puto ola que ase.

Te como la cabeza puto homófobo cabrón.

A lo que el español grande y único hace lo inesperado para que esta puta historia pueda tener más números de recibir un apoyo de un público social emergente más relevante que los putos resultados de los putos Golden Globe Awards y la lucha de Hollywood contra los machos alfa blancos con su multimillonaria manera de ser subnormales profundos. Todes.

Sus majestades, ¿cómo cree lo que le dicen esos gilipollas?

¿Usted a quién le va a creer: al hermano grande de Jesús, nuestro señor, que Dios en los cielos y en la tierra y en su gloria, que su papá es creador de todo lo visible y lo invisible, y que lo de aquí y lo de allá, y que todos los mundos somos nosotros. Nosotras. El pensamiento más egocéntrico de la humanidad: creerse más que una puta pecsi en el desierto. Una coca cola. Ojo, el hijo mayor de Dios Padre. Y vea usted el milagro: de la virgen María. Volvió a parir la condenada. ¿Quién le evita no tener otro milagro?

Aquí vamos, Francisco.

El cuestionamento de vos como único interlocutor con Dios Padre, mi padre, es un despropósito teológico de tres pares de cojones. Pues aquí los tienes, bro. Porque tú y yo también hemos hablado. Por que en el cielo te aceptamos como uno de nosotros. Antes siquiera de que bajara yo y poseyera a este medium para mi reconstituido mensaje. Poned atención. Ahí les va el puto sermón de la montaña NEW.

El renombre de las cosas.

Los H2 dan forma a la categorización de un mensaje. Lecciones aprendidas del hermano mayor de Jesús de Nazareth, que vive en las alturas, y está aquí entre nosotras. Presente. Como usted y como yo. En esta otra surrealidad.

Los surrealistas ticatalanes.

La asunción del argumento y justo lo contrario.

Soy el creador de otro discurso más completo que el de mi hermano menor: Jesucristo, mi carnal. Para mi, y sólo para mi, J’s bro, NEW chus.

Si yo tuviera que escoger entre NEW chus y mi tío Chus, escojo mi tío Chus. Sin pestañear. Lo tengo clarísimo. Su bondad y amor me atrevesó desde que tenía entre siete y nueve años. Cuando conoces a tus tíos. Y comienzas a conversar con ellos. A vivir con ellos. En sus casa: como se recibe a un primo. Y se le cuenta historias. De cómo ser, de qué reir, de las preguntas que nos salían. La intimidad de una familia es que veas lo loco que es mi papá. O lo tuanis. Mi tío Chus era una cosa inmediata a mi existencia. Su historia y la mía empezaron en antes de que yo naciera. Previo a la existencia de la cuál ahora soy consciente. Y me siento en comunión con algo más que un nuevo concepto de sociedad, de divinidad, de misterio, de elixir de la humanidad, de la consagración del porvernir en el aquí y ahora que compartimos, la luz más fuerte que emanamos como inteligencia no-artificial. La solución. Dada por el hijo mayor de Dios Padre: su servidor.

Humildemente.

No me vaya usted a juzgar ahora ante el riesgo de mi papi le venga a dar directamente por el culo. Y viene mi tata y le da por el culo. Por ser el Papá de todos los Papases. El amo máximo detrás del heteropatriarcado blanco. Español o anglosajón. Nos verga la distinción. Os vemos venir a 99 m de distancia. Tenemos olfato para detectar uno. Y somos la causa opuesta a su majestad. No por nada. Por aquello que usted también siente por mi, oiga: repulsión. Honestidad española de Castellón. Del pueblo de mi suegro. Nómbralo tú cuñado. No tengo derecho de nombrarlo y menos visitarlo y explicando por los nueve rincones de nuestra biografía, replanteada sobre nuestra visita. A las dimensiones espaciales de mi historia familiar. La única red social que quiero tejer es la salva a mi familia, y con ella, a todas. Por un tiempo alejado de la gilipollés. Porque estamos hasta la polla. Y nos suda la polla vuestra puta unidad, el rey, su corte, sus cortesanos, los amigochos de los señoritos, los señoros del puro, los homófobos de boquilla, pero que luego, a la hora de la hora……… se place del sexo anal más súblime que nuestra moral nos permite ante la única pregunta hereje que la iglesia no se puede resistir contestar: me la metes por el culo.

Qué fuerte, qué fuerte.

La liberación homosexual resuelve el machismo… a medias.

Y no me explico.

Un enigma de Dios Padre. Así lo quiso. No quiso que siguiera explicándoles lo que quiso o no decir mi Padre. Tan recto Él. Hasta erecto.

La rectitud de Dios Padre no está en duda. Dios Padre no viola.

Si Dios Padre no viola, vamos a numerar a nuestros hijos:

  1. Jesús.
  2. Golman.
  3. Francisco.
  4. Francisco.
  5. Pau.
  6. Pere.
  7. M-a-r-í-a. Móckery&blasphemy: burn in Plaça del NEW rei.
  8. Joan.
  9. Jaume

En una llista de nou fills predilectes de Déu Pare queda evidenciat el heteropatriarcat. L’unica dona, Maria. I amb rialletes. Quins collons. Quins pebrots. Això mìnim nou rosers.

La meva mare es diu Roser. I també la meva companya de feina. Jo soc evangelista al hospital de la muntanya. La meva muntanya sagrada. NEWCAR. El Carmelo millorat. Segons la nostra Graçia. Per que el SENYOR està amb vosaltres; i amb el teu esprit.

Oremos.

Este instante hemos venido aquí, OH SEÑOR, para adorarte y pedirte, qué pedirte, suplicarte, que le bajes dos rallitas a estar haciendo el mamador. No se puede permitir que estos cínicos marquen el orden de nuestro sistema social con la desvergonzada acción reiterada de delitos demostrados y burlados en vuestra cara con la intencionalidad que se nos permite catalogar como distinción natural, que mana del Lazarillo Tormés, y su peculiar manera de ser un pieza en la desazón del porvenir de los pueblos simples de mi país. Un homenaje a los pueblos españoles. Todos ellos. Descontextualizados. Por sacar al buey de la barranca, en donde yacía atorado el güey. Y pus aquí hemos venido a echar una mano en lo que se pueda. Ante la intermediación de mi trabajo. Que es lo que ponemos en valor en el himno nacional de mi país, un pequeño paraiso natural de donde emana mi relación con las circunstancias espaciales en las antípodas de dónde estoy ahora mismo, en mi montaña sagrada, NEWCAR, en la soledad de la escritura de la última historia de salvación eterna que necesitaríamos imprimir en libros de texto que los niños puedan leer, en versión ilustrada, para todas las edades, colores y sabores. Bienvenidos a la plenitud de opciones multiversales. Dejemos de mirarnos el ombligo. Aléjense del apocalipsis. Bienvenidos al credo del hijo mayor de Dios Padre. Este es mi sermón. También es mi canción. Y el himno posterior de un pueblo NEW que apartir de ahora se devuelve en el tiempo a recoger la antihistoria de lo vivido. Por razón a contrapelo. Ya que nos vimos incapaces de revertir la violencia armamentística con la que se cría a los varones de cada puta coordenada de un nuevo sistema de geolocalización a partir de las imágenes que se proyecten desde nuestro punto de observación de los multiversos ejemplares que se dibujaran en el horizonte cuando venga la imagen de aquello que os estoy hablando. Estamos en el mundo de la plenitud de alternativas en el plano de las posibilidades cuánticas del porvenir. Estados de la naturaleza. ¿Por qué no estamos jugando el juego que nos compensa socialmente implementar? ¿Dónde está el creador de un tiempo nuevo? Aquí, en el día uno de la reconversión. Bienvenidos sean ustedes al día uno del PiSpaM.

Yo no soy un evangelista de boquilla. Olvídense de todas las lecciones aprendidas. A tomar por culo. Vamos a destapar esta puta mierda de sistema con el que estamos conteniendo al covid-19/omicron. El virus entiende de mutabilidad. Y ahora, gracias a él, nosotros también. Nosotras también.

Ya se nos permite contar nosotroas las historias. Como Virginia Wolf. Pero ahora más. Todas. Todes.

Y si soy hombre y transito a mujer, ¿a tí qué coño te importa? Puede que sea tu padre. En la madre.

El presentar 99 gags ligados. Este es mi show. Puedo presentarme en cada sitio en el que me recomiende Steve Chapelle para contar historias de una NEW américa brown. NEW brown. NEW brown pride day. A brown narrative. Bigger than Iñárritu, el Chivo, del Toro, Benicio y Guillermo, Arriaga (nomás para chingar a Iñárritu), Camil, Derbez, Ruizpalacios, Frías, Santos, González, Elizondo y Gallo. Sin Salma. Por putos heteropatriarcas encarrilados hacia el vuelito del éxito de los que le chingamos desde la izquierda mexicana desacomplejada triunfando en Hollywood sin caer en las mamadas de Harvey pasándose de verga con Salma. Con lo que pesa Salma. Esa primera línea de mexicanos en Hollywood es como traer nueve Hugo Sánchez en el mundial del 86. Y no ese 1/9 de Hugo que nos dio el muy cabrón. Imaginamos todos un mundial de Hugo con nueve volteretas. Ese mundial que soñé estoy convencido de que al menos 999999 mexicanos lo han tenido. La neta.

Pues esta es la historia de Golman, que le puso más chile a sus tacos. Y con ellos enfiló siete partidos hasta levantar la copa del mundo. El sueño de Alexia Putellas. Transitando al Tico Commons.

Atención que el futbolarte es la base de mi creencia. Esta nueva religión se fundamenta en sus pilares surrealistas: las nueve dimensiones del estado de la naturaleza ticatalana. Menos más que me habéis dado tras dos ciclos de 9, la opción de ser uno de los vuestros. Os costó que llegaramos a este estado de enamoramiento. Un nivel mínimo de conocernos. Nos entendimos entonces como una especie de ser anónimo no contectado a nomás que una red social: la real. Como mucho se podía soñar con estar en el plano de lo virtual: la tele. Lo que sale en la pantalla. La televisión es como una virgen. No llega a ser tan relevante como un hijo de Dios, ni obvio, diosito padre, que nadie lo reemplace. La tele en cambio abrió el camino para que nos conociéramos en masa. Todos los pueblos. Sobre todo cuando se junta todo el mundo y nos vemos en un mundial. Y tenemos el mes más espléndido de la existencia. Por los países representados. En un escenario de autocomunión de todas las razas. De todos los tiempos. En su versión masculina. ¿Dónde está el interés, los desplazamientos, la fiesta, las marcas, las audiencias, en los mundiales de las representaciones nacionales de los equipos femeninos de futbol? Es una puta vergüenza. Nuestro desinterés. La incapacidad de ponerle sitio a la práctica del deporte desde las escuelas. En torneos en los que el deporte es parte de la vida. De competir por el simple hecho de ganar. De querer ganar. Como estado de la naturaleza al que puedes y debes aspirar, sobre todo si pretendes conseguirlo. Ganar es muy difícil. Se tienen que juntar varios factores. Pero uno muy sublime es la suma del esfuerzo que ponemos en una misma misión. Los torneos cortos se ganan con la preparación de 9 meses de una selección preparada mentalmente para competir por encima de las posibilidades de un mundo convencional que queda en el pasado. El viejo nuevo testamento. El NEW nuevo testamento. La reiteración de lo que ya nos funcionó en la última versión de mi hermano, siempre sagrado, Jesús.

Vamos a ver, vamos a ver. El legado de Jesús está en su futbolarte. Os lo voy a explicara para los que todavía no lo habéis entendido. Jesús es un capo. Pun-to. Es el más grande performer del tiempo moderno. Basó el cero en su nacimiento, programado ya por la gracia divina de Dios Padre, que aquí sí quiso que su legado fuera seguido por el orden cronológico y simbólico que nuestra humanidad utiliza en la tecnología en la que desde nuestras wearables podemos determinar qué coño tenemos que generar para descubrir cuál es la hora en la coordenada exacta de mi situación. Y uno pone el estado de ánimo. Y Jesús optó por romper. Y amar. Y amar a puros hombres. Su homoerotismo no está en duda. Por la libertad humana a la que ya tenía acceso. Por la corrección divina de la intervención humana de Jesús, mi hermano, en el margen de error con el que Dios Padre agrada jugar para dejar unos niveles de libertad en un supuesto libre albedrio que nos acaba por convencer de qué qué más da y que ya puestos, vayamos directamente a disfrutar de la sensación más sublime de una oxitocina alentando mi aletargado cuerpo a saberse en libertad de sentir este gozo eterno, en el que aquí y ahora que nos pone en efecto cachonderrimos, y seguimos estimulando las partes que conectan nuestro pensamiento con la ubicación vecinal del conjunto espacial un poco más allacito de mi cerebro bendito. Bendita dualidad la de mi cerebro en ebullición. ¿Cómo puedes pensar en ser el hijo de Dios, si no lo eres ya? Ya lo había dicho Jesús, y al estar escrito, todos lo reconocemos. Con las múltiples voces de los plagios, de las obras derivadas, de las spinoffs, de los personajes que se cuelgan a una de las dos opciones que te voy a presentar aquí:

a) La vía de Golman. Un rol para mexicano en la cabeza de Di Caprio y compañía. Sus brown friends. Where were they? Out comes a pakistani newyorker comedian. You know. Whatshisname. It’s like 9 of them. They don’t all look the same. I can differenciate 9/9 the pakistani or indian challenge. I can take an entire region in southeast asia from where I am, at the holy mountain of Carmelo.

b) Un rol para mexicano en la cabeza de Di Caprio y compañía. Sus brown friends. Where were they? Out comes a pakistani newyorker comedian. You know. Whatshisname. It’s like 9 of them. They don’t all look the same. I can differenciate 9/9 the pakistani or indian challenge. I can take an entire region in southeast asia from where I am, at the holy mountain of Carmelo. Don’t look up.

Mexicans have a way with words that’s has not jet exploded in your faces. Oh, wait… maybe that’s happened already. Nine times.

This is the story of those nine times:

  1. The day Golman took NEWLA
  2. Golman playing for the NY Manchester City little brother. You got to understand the minor level of the league that you play with. I can play where I want. I’m going to win the WORLD CUP of walking back to the promised land.
  3. Golman gol 9.
  4. Golman’s PiSpaM.
  5. Golman talking too much.
  6. Shut the fuck up Golman club.
  7. Némesis will be némesis agenda.
  8. The malign against gillipollas.
  9. MACHOALFA FREE COVID WORLD.

La cepa que nos mata.

La canción del feminismo.

Te haces feminista cuando escuchas una canción como la de Vivir.

ALLS

I’m going social network(s)

I once wanted to built one

I still do.

I’m in a quest.

But I still feel like an impostor.

In fact I don’t want to sell you anything.

I didn’t want to put a fucking price tag.

So I didn’t sell myself.

And I went against capitalism.

Without violence.

I didn’t mean to kill it.

It just happened.

ALLS


I know, I know, I know, I know, I know, I know, I know, I know, I don’t know.


I talked to Chris some days ago. It was a long time since I spoke with him. Maybe 9 years. A lot can happen in nine years. We can evolve into something unknown. Something new. Or rather NEW.


I don’t know.


Read, wo.


Read, man.


And world was at peace.


It’s poetry futbolartistically.


I basically just have to keep going the 99 days to go.


I will have reached the edge.


My count before I die might be already less optimistic than what I’m projecting: daydreaming.


I am a motherfucking dreamer.


Youaraproblewitha?


Size matters.


Wo know.


Man should know.


Here’s the truth: man hurt too.


A broken man.


We all are.


ALLS


ALLS is a heading. Everytime. It’s not an H1. Ever. You need to be forbidden something. At least a position. A place you ain’t to be. A thing you love. Something that hurts. Like not going to the world cup to compete. Like the odds are placed against your chances of winning. I still can win. I’m one of those who will compete to win for different set of values I’m willing to present with me at a starting point of virtually nothing: unocent.


That was my narrative to a startup that was about a disruptive solution that includes all of us. From a higher end perspective. A real NEW look at it all. To start fucking over.


Start fucking.


Tonight.


Now.


Let’s go.


Make love.


And me/you go.


T’is my song.


Long.


GONE.


ALLS


Where do you draw the line?


That’s how important a trace is.


Message in battle.


That shit.


Gone.


No more.


Forgotten.


The world has not ended.


Yet we stopped to pursue violence, man.


Drop’em.


Nevermore.


A tico commons pura vida outlet.


You come at a discount rate to enjoy our higher end of the deal: NEW.


Who do I play for?


Which one country should I choose to compete with to win the cup this year?


You reckon makes me a winner of the futbolart world cup that’s happening tonight?


Ya se fue a la verga.


El mundo cambia a partir de hoy.


A partir de aquí.


Vámonos a otro pinche pedo.


Más tuca que nunca.


Mae, esta vara es. . . . . . . . . m a t i z a d o o o ………


Hay dos polos: polaricémonos.


Dos pinches némesis.


Güeyes de la verga y no mámes los güeyes más chingones de todos los multiversos con barra libre de pecsis.


Se trata de literatura corta y al pie, hijo.


Ahí les va cómo les voy a explicar, mijo, cómo es ser de la verga.


Te voy a explicar lo que era un macho.


La extinción del macho alfa.


Podría parecer una distopia de la verga. Pues eso es. Allá vamos. Qué chingaos que le quieren seguir lamiendo la verga al pinche Leonardo de Caprio. Ese güey es de la verga. Un ticatalán sabe eso desde hace años. Y el mundo vainilla todavía le ríe las gracias. Ojo: el macho alfa no le cae bien Leo por otras cosas. Es la paranoía borjamari. Qué pavor en color azul pastel. El miedo de los borjamaris no es infundado. Los odian todos los que desprecian bien. Ya sabes. En castilla se odia un catalán como perico en cazuela.


Ya está: ya me metí con todo Dios. Bueno. Casi. Faltan los curas, Franco, su familia, los xenófobos, los violadores, los hijos de la gran puta, los jueces cínicos, los polis de tortura alegre, los que sienten una necesidad de odiar y apretar el gatilla. Va EPÑA.


Me metí con VAEPÑA.


Los nazis van a intentar acotar mi pulsión.


Drop the guns guys, drop the guns guys, drop the guns now / common let’s go we outtalav.


OTTALAV NFT


That shit goes viral and thasit.


THASIT.


THASIT is one those reindier name’s.


Dancing.


What does Santa is trying to tell with that naming of his not main raindear? A secondary feeling Santa wanted to hide in the way he name his own magical enforced labor to brother species that happens to work for us. How does that sound for short novel. Maybe just a tale of a few lines enough to beggin, evolve and end a story. Without it needing extra stuffing. No fucking gravy. I don’t do Thanksgiving.


I drink coke; youtaproblewitha?


Lation can immitate italian you wouldn’t tell no difference.


For an actor to come to Hollywood being a speak you’d have to fucking turn the place around and make it look as if the city just turned and your motherfuckers in charge of this fucking fucked up parede you people call democrats vs republicans piece of shit politics to represent what you good people I love trully represent. Sorry guys: fuck you.


Oh, man. I feel so sorry. i didn’t mean to be rude or nothing. I’m just here digging in the dirt of the plantation on the fields that were once labored up for the gain of the success of my kind. My white kind. This shit happened here. I we motherfuckers need to address this shit. What happened among us. It’s those fucking crazy toys we buy in the newspaper stand where we don’t longer buy the newspaper. Think where Peter Parker would work in todays digital news NEW américan stoyline: live from NEWNY.


NEWNY NTF.


I’ve been producing the game.


I can win it with a story.


My value.


I’m going to obstruct your view.


Sorry for this.


I’m going to take your money now.


Don’t get anxious.


It’s not the end of the world.


Not yet.


These morons don’t win.


Get off your horse.


Come down from that statue.


Come hug me here.


Colon hugs GOLman.


Cámara elevates thanks, or rather on/in a drone, that just set’s off into the horizon all the way down back to the Tico Commons. Ticataluña & Tico Commons.


Ticataluña & Tico Commons.


Short to the foot.


I can pass the ball to someone at the following distance:

  • 0 m
  • 1 m
  • 3 m
  • 6 m
  • 9 m
  • 19 m
  • 25 m
  • 27 m
  • 42 m

I’m more that just a sound passer.


I could reach Busquets level.


Literature and passing skills.


As good as is not better.


Respect and light up the party.


99


Insolent latinos.


No local match.


Or so they thought………


Until they met: Golman . . . . . . . . .


9 m killer shot. . . . . . . . .


The acceleration of my nine shots to score . . . . . . . . .


The futbolart movement starts with life. . . . . . . . .


I’ve scored the 99 penalty shots that I’ve taken in my professional life. . . . . . . . .


Los otros tres modelos de tiro son secretos. Esos no los conoce nadie. Nunca se han visto. Serán desvelados en momentos claves de los partidos 5, 6 y 7.


9


Yo voy a ganar el mundial; sólo falta saber con qué país.


¿Qué tal que es uno nuevo?


Para que eso pase tendría que convencer a todo un país a que me siguiera a una locura dalineana hacia una película de aquellas que veíamos en casa de los abuelos en blanco y negro. Pero el guion the Hollywood a la mierda. Nuestra realidad reflejada en el telón de esa vaina americana que queremos ser con todas nuestras ansias arribistas de los blancos latinos que quieren también, otra vez, hacer las Américas. El latino-español todavía no ha quedado satisfecho. Él man quiere serlo todo en la Yunai. Y daría todo lo que tiene, y más, por ganar en el plano en el que los gringos se arrodillasen para comerme los huevos. El sueño mojado de un espaldamojada. La mamada del cowboy. Mi primera novela.


Dime no si más de un gringo apretaría el gatillo ante tal irreverencia. Eso lo caló muy bien Villa. Pinche Pancho les pintó las caras cabrón. Y ustedes pinches mamadores no han tenido los tanates para hacer una buena película de Pancho Villa para llegar a mearse en la fiesta de alcurnía en esa Gringolandia en la que ya le pegaste chiquit@. A ver. Salma. Eugenio. Thalis. Guilermo. Lubez. Adal. Master. Roberto Mtz. Golman. Órale: produzcan putos.


Pinche Iñarritu está que trina. Lo dejamos fuera del flick. Ingue.


Iñárritu despidió a mi hermana.


El heteropatriarcado es dueño del futbol en México.


Y en todo el mundo.


Prácticamente. Todos los equipos tienen a un macho alfa en la cima. Hasta el Real Madrid. Hasta el Barcelona. Hasta el Español. Hasta el Manchester City. Hasta el United. Hasta el América. Hasta el Pumas. Hasta el Cruz Azul. Hasta el Querétaro.


9/2


El futbolarte no interesa a todo el mundo. Pero casi. Dos siempre van a crear más peligro que uno sólo. Hay que saber buscar las complicidades de ataque. El ataque y la defensa responden a dos tipos distintos de impulsos colectivos coordinados. Debemos mentalizarnos juntas para ir armoniosamente hacia delante a meter el gol. Golman dibuja goles en su mente. En los campos multiversales de las simulaciones sobre las que planteamos las probabilidades del ser/estar en el campo rival. La batalla existe en la metáfora del deporte. Respondemos a un juego de guerra. a pulsión del futbol se asemeja a la pulsión de los embates de la infantería con la estrategia militar de un hombre cualquiera de los cuatro colores: blanco, rojo, negro, amarillo.


Yo tengo un chamán de confianza que me ha guiado por trayectorias sublimes de niveles espirituales superiores. Lo que México nunca dejó de proyectar en el bienestar superior de una manera de entender el pedo que era puramente de autóctona y quedó velada por el esfuerzo sistemático para borrar a los habitantes locales de la santísima urbanidad que sepultaron vuestras mercès.


No me lo tomen a mal. Me puedo pasar de verga. Pero simplemente estoy contando una historia nueva. Y ustedes son testigos. Necesito que su acción y la mía se vea confontada sobre un caudal de un ritual alternativo para proyectar en paralelo a nuestra prueba A. Por probar dos alternativas paralelas en el tiempo. Eso es.


Las ideas más complejas e ilustres se contruyen tras enarbolar un desgaste físico del rival teniendo el placer de mover la pelota por la superficie total del terreno de juego. Lo que algunos llaman someramente posesión. Para mí es algo más normal: recorridos a distintas velocidades de redes neuronales armonizadas hacia un mismo beat……… Gooooooooolman!


Yo podría haberme conformado con un trabajito normal. Algo que me fuera dando estabilidad en mi cuenta de resultados. Facilidades para el banco. Un sitio más arriba de la pirámide. No estoy en lo más alto de la pirámide poblacional, ni mucho menos. Pero quizás ya se me discrimina. Por una cosa o por la otra. El juego no es justo. No le ha importado nunca serlo. Es así. Superior. Orgulloso. Caprichoso por unas reglas que nos enseñaron a vivir la metáfora de la batalla. Para poder experimental el arte de la defensa de Héctor. La consistencia de Aquiles. La picarezca tan nuestra. Narrar la batalla completa, desde la perspectiva del menos esperado. Esta historia es tan sólo la vuelta a aquél momento. A eso que se vivió en la cabeza del poeta. No se equivoca Enrique Díaz Álvarez cuando empieza ahí su narrativa de nuestra asunción de la violencia que viene de los machos. Basta. Que lo diga ahora el papa. Se acabó. Dios Padre es una farsa. Igual que todos. Todos fuimos heteropatriarcales y no tenemos perdón de Dios. Nos es negado. Atribuido siempre un privilegio singular, ahora nunca más lo recibirás. Y estarás siempre en desventaja. Y el hombre le entra un escalofrío. Voy a perder lo que tengo. Mi miserable vida será aún peor. Con lo mal que vivo por lo gilipollas que soy. Y yo sin darme cuenta. Oh, Leonardo, no mamar tanta polla obámica.


Por qué meterse con un presidente americano.


99 razones para hacerlo.


99 razones para evitarlo.


99 reacciones de gestos que podrían seguir una reacción en cadena que se presentara en 99 frames seguidos, de un segundo, con el gesto mismo que sintetizar un sentir del pueblo puramente NEW americano que llevamos dentro, dentro de este NEW matiz.


9/3


99 salidas de un lugar emblemático de las películas. O de tu zona. Sales del frame. Puedes estar donde sea. Salir con gracia de un frame. Es posible que esto se convierta en el video colaborativo cocreado a partir de la idea del feedbackloopper 9, Golman, en un de renovada fe en el evangelio del hermano mayor de Jesús, no sacridicado al no existir necesidad, habiendo Jesús llevado hasta la maduración esperada de la sociedad necesaria para alcanzar el máximo local que 2022 represnta para nuestra posteridad a largo plazo. Pongamos 9 años. Vamos a ver lo que nos depara el destino. Y montemos unas cueantas trayectorias que nos lleven hacia ese punto esperado. Hacia un PiSpaM.


¿Cuántas veces me tardaré en conseguirlo?


¿Será a la primera?


¿Será este el momento dado?


Un minut de silenci pel ticatalà. . . . . . . . .


6/9


Ciclos incompletos.


Taras del sistema.


No me vengas con chingaderas.


3/9


ALLS