Supongamos que hay dos estados

Yo se que no es fácil renunciar a la unidad.

Ni modo.

Te chingas.

A la verga.

¿Qué pedo?

¿Algún pedo?

Peda.

Futbolarte.

El otro estado: vótame a mí para acceder a ese otro estado.

My thing.

Become what you are.

Raise up.

The NEW community.

The last answer.

Our quest.

My doubts: the nine big questions.

Search for them.

Search with us.

This is your mother fucking NEWCoP!

Bitches!

The forgive me clause:

—Ladies, I am trully sorry. I ain’t like them fools. They are motherfucker old fashion dicks. I’ve spot them. My entire life. Fought them like you fight a nazi. We all do. That shit ain’t right? Is that clear?

So here’s the deal, nayers: FUCK YOU NAZI.

That’s how you talk to a nazi. It’s in the morals class. The NEW rule.

Ok. Just for a minute, amplify it, make it ninetynine seconds.

That’s the new rule; now NEW rule.

The answer is NEW language.

We can include there everything we need to pack. We are going. Tonight.

And we go.

As high as high goes.

I strokeout again.

Just this Sunday.

I didn’t show.

I just let time pass.

That’s kind of my thing.

I have a plan.

Still.

I’ve call it long ago.

But I wasn’t quite so convincing.

People thought I was crazy.

I forget sometimes.

But when I really come to my senses I am back to that same multiverse you may be welcome to establish at right now. At your own risk.

I have a terrific actress for that role. She’s the Falcon crest story of as a heir of one of the family names of our land. The history of our families in NEW spain history.

You see we can take a ride together.

You are in here or you are not in here.

That’s clear.

Cristal.

Clear.

ALLS


Y me voy a la verga.


Esas seis palabras son un libro.


Una pinche lengua nueva, putos.


Mae, caraepichas están listos para el más sublimes de los planes………


El nueve puntos.


La solución ortogonal a su pinche mundo culero.


Ay, por qué no te vas si tanto te molesta estar aquí.


Unos dicen: xenofobia. Otros: no lo veo.


Las putas dos españas, ostias.


Iros a tomar por culo.

Iros a tomar por culo.

Iros a tomar por culo, por favooooooooor…ouooooooooo…ouooooooooo…ouooooooooo…ouooó.

OUOÖ

OUOÒ

OUOÓ

OUOÔ

Ya estuvo. Hubo uno que no aguantó. ¿Qué pedo con la tiranía de los olmecas y los û.

Identidad û.

NEWÛ.

Ahí tienen, putos.

Su puta real social.

De San Sebastián.

Del público llueven flechas reales que me acrivillan en el gran teatro de la ciudad.

Un programa de TV3 que escribo yo, interpreto, filmo, audio (microfoneo el pinche puto lugar… llenad la ciudad de micrófonos y encenderlos. Todos oyen todo. Como Estados Unidos te escuchaba a tí en los nochentas, los noventas, los sesenta, los setenta, los cincuentas no tanto, estaban intentando ver qué hacer para buscar una excusa militar para estar por el mar de Korea y tirar una bombas en plan de guerra. La historia militar de nuestra civilización le pertenece a toda una cultura que ha buscado siempre instaurar la violencia como un principio primero de nuestra especie: NIEGO LA MAYOR.

NIEGO LA MAYOR:
NIEGO LA MAYOR:
NIEGO LA MAYOR:
NIEGO LA MAYOR:
LIGO LA MAYOR:
LIGO YO AL MAYOR:

De los mossos, de los mossos………

L’erecció del major.

Vos imagineu?

Com a literatura d’una llengua capaç de reuriens de naltros mateixos. Tot i que sóc d’aquí se molt bé que soc de fora: un nouvingut. Això se m’ha quedat clavat com el cop de cap de the François Oman Biyik.

Una mica de futbolart-cultura.

Dualitats redualitzades.

És molt més complexe que retwitejar. És lo NEW.

NEW won.

NEW law.

NEW land.

NEW lord.

NEW quimera.

NEW scheme.

NEW tyranny.

NEW clause.

NEW constitution.

NEW game.

NEW NFL Europe.

There you see: you break out. You let go. You finally spit into the air, booooooo o o o

JoL

Esa es una estatua de 9 metros que le regalo al procomún en su forma de Tico Commons, la resignificación europeizada de lo que nuestros valores tropicales ya representan. Nos vamos a entender, mae: nosotros somos pura vida. Cero estrés, full relax. Vamos a romperla. Otra vez. Bienvenidos al éxito social. Participar.

Le voy a decir por qué yo voy a ganar esta elección extemporáneamente. Porque se trata de una democracia parlamentaria en la que los que fueron votados por el pueblo deben ser capaces de elegir un candidato que reciba el apoyo de no se cuantos pelaos. Os crees romanos. O peor, griegos.

Qué es broma hombre. No tenéis ni puto sentido del humor, ni huevos, ni ostias. No me jodaís. No me jodáis. No me jodaís. No me jodaís. No me jodáis. No me jodaís. Esta es una letra que va con nueve ritmos. Estos nueve ritmos: 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9. [A cada número hiperlinkear un sentido o contexto].

Vamos a hipertrofiar la trayectoria de lo social pleno.

El querer común al que nos alineamos por un momento para la eclosión definitiva.

¿Qué esparábamos que fuera en el capitalismo?

¿»Ganar» el superbowl?

Really.

Uh.

Ganar el mundial. Ahí sí, ve.

Uno tiene sus preferencias, su precio y su tentación para pecar.

Pero la autoevaluación es fácil: ¿soy gilipollas?

Si lo sois acompañadme.

Os voy a curar.

Por sólo 9,99€.

Si te inscribes aquí.

Ahora.

Vas a entrar a la siguiente dimensión.

El texto debe ser tan bueno como un surrealismo consumado de una dimensión desconocida. A dónde más íbamos a querer ir si nos topábamos con estas alternativas preciosas en la tele: el poder de la ficción. La capacidad que tenemos de entender nuestras historias que nos contamos, manit@.

Superinclusivo.

Un atributo general.

La sociedad por ahí resuelta.

Free of nazis.

Naziscaca.

NAZISCACA.

NAZICACA.

Stop. Don’t trivialize facisms. It’s pretty simple. It’s on not everyone’s back, but let’s move on from there. Let’s move on from violence as a drive of you being a macho dick. DICK THE FUCK DOWN.

And dicks can undick themselves. Be cured. In our therapy group. What if we all healed for free. Admiting the evils in the mirror. Let’s be surreal.

And we move on from then. Elsewhere. Don’t be afraid to leap. The motherships have been docked in our harbor. We will depart in just a few moments. Whatever comes drives from our renewed understanding that could already fly into space in this interconected flight the fuck away from this shitty status quo from 15 of february 2021 and ortogonally flip into a new higher dimention. I’ve been there. That’s the shit. We all in on it, camarada.

Am I shitting you?

You asking?

Common.

Be surreal.

It ain’t fucking hard!

IT aint’t fucking hard!

It ain’t fucking hard!

It ain’t fucking hard!

It ain’t fucking hard!

We want piss on history.

We want to piss in history.

We want to piss on history class!

We want to upgrade our instinctive survival drive and grooves into the night, common comoon, comoooooon, comoooooon, comooooooooon, ……… tara tara tará you are in sunday night review of the action. The NEW world delivers a new flow over this other linear algebra chambers of overflowing posibilities into the greatest of structures of mathmatics evolving freeling into our understanding from this things we proven. And you learn to prove them. That’s how math works. That’s what you learn. That’s what I can teach you. In a totally diferent way. And make of that the thing I do to propose to you a NEW level of understanding how to govern along uncertainty scenarios of interactivity within interoperated selfprogramed systems of knowleged evolvement. The social emergence of our inteligence in a single motion away from this great sureality we inhabit. At all times. Even when we read. When we se some shit on the screen. This really long stories. Places to inhabit. Like a puppet show where you are the puppet. And you’ve sold yourself out. Into the game. Into the new game. The last one that caught my attention. And stayed there: forevermore.

That’s how surreal this is.

I don’t pretend to real. For that reality takes care of herself. Reality is a she. Period. Suck it up machos.

Dick crying.

Women dicking.

Men dicking.

Which part would you ban?

Which time would you’ve killed as well?

How much violence you need?

Drop the guns, man.

Drop the guns, man.

Drop the guns, man.

Drop the guns, man.

Drop the guns, man.

Drop the guns, man.

Drop the guns, man.

Drop the guns, man.

Drop the guns, man.

This is the song of the outbreak of a time,

This is the place where I become apart,

I have to go the hell away into a flight,

I’ve got to fulfill my duty upon the glow,

returning from the signaling you flow,

stirring our your minds into delirium,

deliiiiiiiiium,

deliiiiiiiiium,

deliiiiiiiiium,

deliiiiiiiiiium,

deliiiiiiiiium,

deliiiiiium.


You can break out from any situation. Including the game itself. Don’t just go yet. This is not over. You need not to panick. You need not to worry. You need not to cry. You need not to fear. You need not to stay with me. But I’d trully love if you and me would twingleintoeachotherandlettheflowbethatmagicthingyouarewhenletintothatsacredspacewhereyouandIjustherenoweyesthiskissliptongue and you are no longer necesary as in that new state you both belong in harmony to this one beat I carry in my heartbeat with you, we ride this sacred way into the whole, together you and me, you feel alright, keep glidding into the entrance of trance, as the spirit flows with the grace of Huitzilopotchtli chasing Quetzalcoatl into a motion of NEW entrance into the messages from the stories that we are going to tell you in the deliverance of the sacred secrete of the night: to unite.

And we all fall in the trap.

The conspiracy.

The conspiraceee

The conspiraceee

The conspiraceee

I will believe.

No matter what.

You feed me tea.

I still get high.

You bear with me.

I am just a fool.

No read nor write.

Dont’ bother me.

I am not a skin.

They are ofended.

To be included in this toon.

As if I…

You feel judged.

Fingers point at you.

Virtually.

You are upwardly efervecent in todays interrelation scenarios.

Live imagery.

The present that we share in social media.

That NEW shit we’ve fallen in love with.

The NEW pizza.

Take nine things that work pretty well in TODAYland.

We can create multiverses.

I will take you on the same path twice.

Or more than that.

Repetition makes expert.

Let’s rule the club of our physical learning.

The mathmaticalart measurements of the NEW system.

Consider this the plan.

Have you got time to read?

Allow me to expose my 99 theories.


I don’t do _________

I’m lost, as you.

We’ve all been through hell.

This shit ain’t right.

We want to move along.

To an entire NEW place.

And that’s my case.

A sort of NEW race.

Like a car race feeling.

Let it be simple and catchy.

Maybe trick you into believing you ought to be here and spend time.

Adopting innovation.

This sort of community thing.

We have to leap out into the night.

We must allow ourselves to arrive into a common NEW state where everything has been resolved, where I can feel at home, from right here where I am, from this cozy street tonight, more gently sleeping out here at the entrance of La Caixa. I could be that man. For a time I was every man. And I lived through all of them. And only just when I felt I had to leap into understanding what women wanted because I got to know them enough to care to ask them, and they share the most unique moments of growth that I have been blessed with across my life into where I am. As I am standing here dictating into a machine that my own GOLMAN enterprises builts in sort of production line defines in nine diferent ways to ilustrate fully a complex path with nine states of nature to land into and finally arrive to the NEW dimension.

I am something in latino version of a mix of Don T as a candidate and Monsieur Steve Bannon in filmaking. The Bannon’s movie time.

I went to the Internet feeling excited about something worth searching for on the web. To become emotionally driven into figuring some shit out is all you need to know to assist the vast valley of knowledge and interaction you are goint to get out there withe sudden emergence of CoP that totally get you into the groove of the NEW system that’s right here emerging.

You know, when you finish reading. After this tiresome bullshit, there must lie a treasure. A great ending. A classic story always drives you into a place you’ve never been. And we keep reading. Wondering where this time. And you let yourself in. Cause someone has written this path into the story to place a judgement into those lines. And you are so in with it that you act accordingly: connect.

I want to hook myself to the collective end to start a spark.

And wonder on off high into the transferral time.

Oh, allow me to share with you the things I’ve lived.

The mindblowing rides away from every little things.

All those worries we hold under our skins.

All the debts and the effort to generate value into this model.

And you try your best.

With a work method that was sped up by chasing that knowledge.

The transforming formula for the continuos emergent redundant system of the olmecan feedbacklooppers.

The council of nou caps.

El cicle pasat.

L’alteritat.

Una editorial nova en ticatalà controlaba tot el mercat editorial que difonia la obra del soci creador: Golman Elizondo Pacheco. Servidor.

A sus órdenes. Su ustedes, de una manera no oficial, como lo que hicieron el viernes, sino con el impulso que propulse mi propuesta fuera de la órbita sobre la cuál seguimos la actualidad política de nuestro país y las respuestas sociales de nuestro mercado capitalista y nuestros señoritos de los sectores públicos haciendo sus mejores esfuerzos por coordinar los recursos de un pueblo los suficientemente maduro para asumir los cambios y las alteraciones de modelo que debemos exigir en nuestro propio sistema más allá de la incapacidad de los partidos de articular estas directrices de una forma más clara que la establecida actualente en cada una de las consellerias. Conselleria, ministerio. Qué más da. Madrid Barcelona. Dos países. Las capitales de narrativas independientes. Esa es la surrealidad de España que tanto me ha cautivado desde que la descubrí por primera vez. Mucho antes de yo haber venido. Sois nuestros putos héroes. Cojones, tenéis una cara que os la pisas y os suda la polla. Sois los putos amos. La capacidad de alterar las reglas para sobornar de la manera más sanchopancesca que se os ocurra ahora como un latido fuerte de un legado que Lazarillo de Tormes reactiva en esa «genialidad» castellana por el cuñadismo de sonroje y gualda, muy español, español, español. Un poema épico de nuestro arte NEW spanish.

I am NEW spanish.

You should be too.

Cause I love you.

I love you stranger.

I love you love.

I love to hug you.

I love to peace.

I love to chill.

Come dance to that.

I’ve just felt the need.

And went right through.

And serve me a drink.

I hope you don’t mind.

Nor judge me to be a low life.

I might have not been invited.

I’ve crashed the best pariiis ever.

NOU FESTES PARISINES

My postcinematography could be displayed in a European motion of what we are. A documentary filmaking of our journey. I’ll take the system into the flight above. The master plan. How we come un with plan. To fill un the sense. To try to do the right thing. And how that is supposed to get to adoption better. In our little way. In a way we know how much the system has evolved. Some things we can programme into the code of what we do inside the CoP. Why not make it open source. Why not take the greatest harmony for a functional design of our desired operating system. A design element added into our usability experience. How we make you care. The kind of story that we are building. Out into the nights. The story of this greatest leap up to the stars. Or to the one star that matters. Here we can come back to unity. And praise only one GOD father: Sun.

ALLS

Yo tenía el mejor título… y lo olvidé

Este es el tipo de olvido que un estudio científico demostró que marihuana causaba a quienes la fumaban, bebían, ponían sobre sus pieles en forma de cosméticos de vuestras marcas de productos para la mujer, juego al que tu asistes, si se me permite, con esa gracia infinita, hermana, amiga, amate.

Mujer, qué puedo decir yo que no haya dicho Arjona.

Mi poesía es para mi gente; pa que se venga rico.

¿Cómo la ven?

¿Le entran?

¿Les entra?

¿Gustas?

Ahí sí, muchachos. Ahí sí. Ven. Es fácil. SE PRE-GUN-TA.

Facilito.

Facilito con ritmo suave.

Y lo que suave, aquí qui qui,

mira cosita,

permitime este bale,

vos y yo en la pista…

dele…

no te hagas, que bien que te ha picado un gusanito.

Y tú, ¿qué haces?

Y es morado, coño.

Coño, coño, coño.

Coño, coño, coño, coño, coño, coño, coño, coño, coño, coño.


Oda a 99 mujeres en mi vida.

Fíjense bien en el botón antes de darle.

Preguntar es lo importante.

Dudar, dijo un filósofo. ¿Quién?

I could have used money. Way back then. I have pushed the game into what Zuck has. I swear I could have. I tried. From year nine of this milenium. I was going for the millenial history class teacher. For a check every end of the month.

The new Orson Wells in ticatalán language is NEWORS. You know the rule right, so I don’t have to remind you agaian.

Anything we choose to be the «neeew» thing that’s going to «change» «the» «world».

You know that’s literature, you little _________.

You could be that. An open simple answer. Right there: just for you.

Actuaries are like lawyers: our studies allow us to speak from a certain perspective of our affairs. The commons affairs. Ifyakawaraimin.

I’m telling I’m a candidate for only one job: the transformer of our quest. We are on this for the higher end of our outreach as a societal social tool: this movement is here to say: hi are here. We are something else ortogonal to you-this.

Some you-this got offended.

Badly.

They hurt.

And when I say hurt, I mean hurt like white old fool.

Is that too harsh for you?

We are going to compare dick sizes.

Round up.

Line up.

Choose; what’ll it be? Round up or line up. You New Américan are something else. To believe you were that. OMG. Seriously. We thought we’d lend a helping hand. This is our flow backards, to meet with you. Seeing you didn’t want to transform into us, I had to come here, however hard it turns ot to be, and make in it like high roller son/daughter of society. You are being a responsable human being with a job. You’ve never fallen out of game. Down here where noone throws a line. I swam incapable of making money appear. Drawing with defeat. Economy did not understood where I was coming from: why I was so worried about that. As a young actuary going into the Internet and questions that placed into the practice of the actuarialart that we feedbacklooppers like to play in the public service for a higher vehicle that’s already running as wake into the symphony of guided tour to your intervention in a brand NEW social system to be deployed inmideately as of NOW.

And you opt in.

You make a choice.

This is actuarialart uno.

Come into the actuarial 9.

Right now—with a chichano accent—we are offering a major discount because we are launching or NEW model into the night. So we don’g aim gently into the night. We are all in on this NEW shit. So you’ll feel the ride, alright, but this mus escape velocity our beloved system to project the motion into a NEW future. Would you take this ride, or whichever other ride you been offered with you good old politics: the parties.

Let’s embrace society with the mindfulness of a divided group of cohorts of females and males humans in one single beat rising to the sun, in this collective glow. Like s’Arenal de Soura, on 9/6, or what you would call 6/9, you obtuse neighbor.

It’s an interesting time to be alive to speak about our current, past and future affairs. Our history define us. We’ve been neighbors for a long time. And the same applies either north or south. México looks up all the time. Two things happening there: worshiping you, old NEW americans, or making eye contact with God Father, Jesus, Christ, Mary, María Magdalena, Guadalupe, José (¿a usted que le pasa?), Desamparados, Los Ángeles, Pilar, Almudena, Rocío, Macarena, Gitanos, cantaores, bailaoras, aplaudidores, vivarachos insolentes de las noches que se alargan entre las vibraciones libres de las músicas de rumba y los jueves, viernes, sábado, domingo, lunes, martes, miércoles, jueves, de marcha. Conoce NEW spain. Si te molaba EPÑA, coño, fliparás con NEW spain.

¿Entendéis el rollo de imponer una cultura?

Quizás no lo véis así.

Le llamáis civilizar.

Pues sí, coño.

Pues sí.

Los hombres de bien conocer militar toman posición básica de congregación de las formaciones de combate en los manuales de entrenamiento de la última corporación de industrias de seguridad, ciencia y tecnología, LOSMALOSDELAPELI.

Los nombres propios hacen el relato. Luego hay que explicar una historia sensasional. Más allá del tiempo.

Yo propongo que hagamos el análisis desde otra perspectiva sistémica que nos lleve a probar cuáles son los principales nueve temas a resolver en nuestra visión completa del planeta entero reconstituido: NEW gaia.

No llegas tarde. Estás a tiempo. Aqué todas caben. Estás a tiempo de tener tú también este nuevo bienestar. ¿Vas a votar a cualquiera de esas otras nueve opciónes cuando yo que soy un outsider me propongo se en nueve días un youtuber más que hace las maletas, va a Andorra, y domina las montañas de la dualidad entre Meritxell i jo mateix baixant per l’esquena d’una de les nou muntanyes sagrades de la meva ciutat.

Els nou turons de la nova capital. Barcelona molaba molt. Molt i molt. I encara… bueno. Va, ens ensortirem amb en Victor i en Jan. A tope Barcelona.

Jo vaig viure la Barcelona dels nou primers anys del millenium. La cosa anava bé. L’optimisme ens podia pemetre fer el que un fa quan vol coquerirm el cim del mon. Aquesta és una gran capital del mon. Això ho sap tothom. I no l’estupid nom d’un club. Collons, valors. Collons, cabró.

Un cule desquiciat.

Van 15 minuts de partit.

Tot’s coneixem a qui cal assenyalar.

Ens coneixem tots prou bé.

Totes.

Aquí ja he viscut el despertar.

Fins i tot alguns ja em aterrat al mon NOU en el que vivim.

Vosaltres i jo estém plens.

La Gloria hi és entre nosaltres.

En Jordi també.

I naltros aquí; bé.

Tant bé com pots.

Si pot sortir bé, doncs bé.

Si surt malament… com ahir.

Segur?

Mentider.

Aquest cop l’has intentat.

I t’en sortires.

Et’s prou gran.

Et’s prou fort.

Et’s prou lent (aquí ja notem un canvi amb el polìtica habitual que tant sols vol guanyar la campanya, com ara jo, aun toc de bojeria que un nou porta a quelcom equip quant al cap lo que s’hi té és futbolart, i no pas fornite.

D’aquí a poc els nous pensaran com a mercenaris dels jocs online d’anar matant gent en un lloc virtual amb tant d’espaci com superficie al mon per anar mapejant la tècnica de la penya per viure en un mon de guerres perpetues que xuclen presupostos de l’estat. De vosté i de jo, i que tot plegat en funció d’una amenaça, ens havien fet creure que militar, per l’enemig comú, el de de sempre. Guerres, guerres, guerres. Ara amb drons. Des de casa. Com des del sofa. Com a la pandemia. Ni ha guerres ara? En temps de pandemias les guerres qué fan? A ón van les municions i les peces que ensamblen els múltiples vehicles i joguines que doner de menjar al mercat: públic, privat. Dualitat. Començen per a quí.

Si jo vulgués anar a una eleecions anava tard i malament. Amb un tó diferent. En un altre categoria. En un canal diferent. Un eix que no intersecti amb el planols en el qual les nou opcions que tinc jo, com a ciutadà que pot triar de nou grans i respectables maneres de viure el mon. La nostra lliuta inclosa. Sense cap vel. Lo que sóm en aquesta trist opera de la nostra surrealitat. L’ùnic que aquest patètic nouvingut es va atrevir a interpretar al Gran Teatre del Liceu amb la participació dels 99 feedbacklooppers d’aquest NEW mon.

El ròtul de NEW es veure per tota la ciutat. En unes imatges de nostra urbanitat. Com aquell que vol que hi anem. Anem junts. Plegats. Més alt. Fins un objectiu més clar: el 99%. Per això em sento tant distanciat de tot el muntate que vosaltres nou maneres d’entendre la diversitat de tot això que sóm, permeteu-me, amb tota la cordialitat, sentirme més aviat lluny de dir allo, satisfet, com si la vida aquí, així, tot plegat, com ens trobem ara, sense haver pogut construir quelcome necesitem, per viure bé, i amb la nove consciencia social col·lectiva que entem que tenim i que volem formar part d’aquesta disrupció al NEW mon. El mon nou.

La meva literatura de vegades et tractará com a adult ple. Obvi com adulta també.

A mi ja no em pilleu amb cap deure social.

A només em pot venir a buscar algú que em serrucha el piso.

Una vara tica, mae.

Usted para entenderle a un tico debe ser capaz de seguirle el ride, ¿me sigue?

Pa, pa, pa, pa, pa, pa, pa, pa, pa, el mae ya le llevó nueve ocasiones de peligro. Eso es lo que yo ofrezco a mi equipo. El legado del futbolarte. El de los equipos de calle. El de los equipos de torneo interno de la universidad en el ITAM, en su transición de canchita de pasto, a cancha divertidisima de rápido a épico estadio del 3er milenio universitario: la audacia de los españoles blancos y sus universidades en las Américas. Las 99 familias con abolengo de las excolonias del su majestad el Rey don Felipe VI, como Camilo.

No me lo tome usted a mal señoría. Un feedbackloopper nunca puede abondar su custodia de los pilotos de otros ejercitos. Sabemos que volar así está regulado. Como los juegos de guerra. Está bien para cierta clase militar que tiene un apego por los medios conservadores del poder que se le otorga, presupuestariamente unos recursos para pagar sus nóminas, las prestaciones sociales compensatorias por el servicio público y los años de servicio con las condecoracioes de las expediciones que unas fuerzas militares multinacionales con el cobijo de las Naciones Unidas, ese marco conceptual en el que vimos interretar a nuestra sociedad un acto de desasoego respecto al velicismo, sin que eso frenara lo que se dio tras la posguerra, con la esclada de la violencia al desplazar al enemigo más allá de la audacia de imponer militarmente la voluntad de conquista que algunos de ustedes siguen teniendo vigente, y de algunamanera todas y todos somos herederos y herederas. Y aún así debemos verlo todos claro para vernos en esa foto que no hemos querido ver. Nostras mismas. El 15. La crisis. Ese despertar.

A los que las vida siempre les sonrió se vieron aquí manteniendo el estatus del estado de ánimo de los que mantuvieron la cabeza por encima del agua. Yo me hundí y nade bajo la superficie durante nueve inscurciones a lo profundo que me enseñaron lo suficiente para venir ahora a dedicarle todo el resto al bien común al que me debo como valor: ALLS.

Sea ALLS el bienestar común colectivo alcanzable.

ALLS implica la consecusión de una conexión.

ALLS es un estado de ánimo pleno.

ALLS es la gracia hecha Dios, y lo gloria, con gràcia.

NEWGRÂ.

There are places in town that deserved another beat to be.

Beat, beat, beat to bee.

Beat, beat, beat to be.

It’s beat to be, common.

Let’s flow with me.

I heard your song.

And I rode along.

With you till the top.*

.*

.*

.*

.*

.*

.*

.*

.*

.*

Duality nou cops.

Nou dual options.

Dual options and states of nature.

Let’s design this shit up.

It’s behavioral skills into mix of actuarialart.

The answers to what.

What we all think.

How it might have been.

How this turns out tonight.

Let’s dance tonight.

Remember the night.

Remember the club.

Remeber the beach.

Remeber the touch.

Remember the idea.

Rememeber the flow.

Remember the angle.

Rememer the looks.

Remember the chills.

Remeber the atraction.

Remember desire.

Remember to be.

Because it’s right here where I most long to be. To see that lip. Crisp you eyes for intentions. Do you feel it to?

Let’s go.

Common.

No.

Contigo no, bicho.


El mae que dijo no. Un mae que tomó el camino opuesto a la luz. Un héreo anónimo de la lo más sutil que esta tierra noble puede dar al bienestar de las y los Ticatalanes, en ese impetu renovado por ejercer el liderazgo carismático que necesitan los socialistas que venga de cataluña para decir que esta vez sí vamos por la mayoría absoluta.

Pedro, grita Penélope.

Otra vez.

Es decir el personaje está escrito para que ella misa sea capaz de cobrar los royalties por su participación como productora.

Yo vi la necesidad en tocar las puertas de los encargados de los nueve grandes mercados de la gran ciudad. Y conocí a los nueve señores y las cuadro damas que lo miran todo desde arriba en todos los mercados. Los mercados eran rey. Y el rey dual.

Allow me to be fair. You might find that the contradictions between your fathers job and our undestanding surpasses the limits of common undestandthing on how we are going to behave towards dicks in our community. You think it’s been baned. But it never trully is. But there’s a male thing running proud in every parallel of the globle. Scan nature GAIA. Transform system by observing: the tyranny of the frame over the coordinates of the entire land. The two great continents. And the nine islands.

This story is told backwards. You arrive till the end. But at the end you’ve come to terms. Por un verso compuesto en el aire.. Y tu ahí, resistiendo, queri, ay, no, no, espera, no mames, no mames, no mames, no pares, no pares, síguele, síguele, aquí, sigue, aquí, dale, mírame, más, así, es esto, aquí, aquí, aquí, aquí, ALLS, ALLS, ALLS, ALLS, ALLS, ALLS, ALLS, ALLS, ALLS.

Mi composición en al aire.

Nueve poemas para correrte.

El nou corre.

Es el meu lait motif.

Jo si vaig a Buenafuente li haig de dir que soc. De David Fernández youtube… no era youtube; era otra plataforma. Pero en ella estaban David Fernández y acto seguido el bloguero aquél del pelo largo… muy castizo y español, español, español. Con mucha astucia y tal, siendo como és, de Asturias o León. De una EPÑA que lo flipas. Y que tenemos los dedos de frente que toca, antifás blanco, barba, pelo rojo, pelotudez, un trabajador de recursos humanos cuyo jefe es abogado. Y lo peor, considera que es el que sabe. De alguna manera el mundo es el que los abogados y los economistas quieren que sea. Y la vos de la mujer emerge en esos roles de solvencia social. El debate de los especialistas. Las necesidades básicas insatisfechas.

The unmet need.

I have a group of nine other feedbacklooppers that I work with the unmet need from a particular perspective. It’s transformative. You should take a look at it. It’s about engaging in the debate we have started. We’ve just gone farther. Will group into teams of nine. And take this shit up the roof. We have enough room in our minds to tackle the complex system like multiversity concept, globally interconnected, with each us being part of the collective being.

Let that be the first approache: social complex system designs.

I come here to play a game in the entire NEW gaia. This shouldn’t be a surprise. It also shouldn’t be hard to imagine. You are going to have enough breadcrums to follow along.

Let’s see a little prefiew of my NEW youtuberlife.

I could be the next one moving to Andorra. I’ve got that movie covered. I’ll play for Pique. With him. Big rollers deals.

I have a history in the country. I’ve worked and fell in love with it. I’ve almost killed myself with pine in the middle of one of the few black slopes I’ve foolishly taken. You must be able to go to the peak of the mountain. And from there dominate the world: NEW gaia lives in this coordinates of the higher world.

They are opening the door.

You’ve made it.

The elevator works.

You’ve made it.

School and all.

And the history of Meritxell.

You undestand why.

You’ve been called by God Father.

Come high here.

So I did.

First I transfered my soul.

Then I uplifted the frequency of our dual world.

And set up the motion into a holy NEW cicle: eternally.

That’s promising.

I told you this was a higher end plan.

No bullshit or double standards. No tricks in solitary. No moral macho white feeling hurst by the prosecution of the males living in precrime basis. All the time. As if that was fine, or sin. Who cares. You fail. And you end up where you were not supossed to. And you ring some choices. And play along. A reach to conclusions. To new places. Things you have imagined. This time for real. Like a literary outburst that hadn’t been to Frankfut book fair before. Until that year where the talk in town was that great one book that futbolartist published in the menacing manner of the ghost publisher. It was really him. By himself. Showing up with the biggest scandal since opium scarcity forced the golden cirlcle of the nine prominent minds in the industry, in the intelectual basis of the current trends of the collective mind.

Literature takes care of current affairs in the world. It’s in the fiction books. All the time. The same nine stories. It’s how the genre funcioned again what gets readers time after time. Is there someone new worth knowing about? Yeah, I’d say in my disguise as a agent/publisher. I have the hottest name of the hour: Golman. He’s got just one piece. The late candidate. A last minute proposal that sent out in the web that brought down the system, and evolved time into a NEW beat.

I said I would. But then, I backed out. I play the act. The way you are supposed to. And then there wasn’t anything there. The campaign was useless. And so was I.

I have to hide.

And go to bed.

Maybe tomorrow, while you go to vote, you notice something else goes on. A NEW model emerged. Out of the blue. And some important people read it. And liked it. Somehow. Somewhere. This candidate is NEW. That’s for sure. And he’s pla is there, reading between the lines. Like a true good reader. It’s not just the videos. It’s the NEW beat. The sound machine at the other end from Miami. NEW barcino. The capital commanding a consortium of nine NEW capitals of the entire NEW gaia.

You may fill you NEW capital in the following list, following my lead:

  1. NEW barcino
  2. NEWMAD
  3. NEWELI
  4. NEWPAR
  5. NEWDF
  6. NEWLON
  7. NEWKAR
  8. NEWQAT
  9. NEWCHE

Y el resto de las ciudades resignificadas por la autoafiliación de los movimientos ciudadanos más conscientes de la transformación digital que nos corresponde asumir.

We are going to see a NEW CoP.

NEWCoP

Oh, man.

That’s it. That’s the beauty of writing. Getting to places. Unknown places. Unpredictable reminders. Self explanatory guides. The rule books of the NEW orientations towards multiversality. How the system opens towards a higher end to find in the departure from this current status quo, to the great beyond we leap on towards a NEW day.

Election day.

Insert video.

She’s done it again, pops.

Maybe you’ve got just one shot. And that’s enough for life. You’ve hit the jackpot. What will you do then? Move to Andorra?

Alguien podría conseguir más repercusión en las redes sociales que los votos de los partidos durante un día de elecciones. Esta es la candidatura de ese día en particular. El sitio al que vamos es el mismo. Una proyección ortogonal. No se preocupe. Usted súbase.

Ya puestos, qué puede perder.

Soy un tipo cualquiera

Quizás no es la mejor frase con la que presentar tu candidatura. A nada. A nadie. Pero quizás la honestidad de sabernos más bien poca cosa sea la manera correcta de conectar con las personas que continuamente creemos poco de nosotros mismos. Somos la mano que serrucha nuestro suelo.

Esa es una imagen y una metáfora a la vez. Podría ser expresada como un pieza audiovisual. Y tentada con los sonidos más transdeotrapartealaquenuncahemosestadoanteshastahoy. Pero en plan hashtag. Otro desatino del candidato. Pero el equipo trabaja con lo que el tipo que asume el riesgo máximo: la exposición pública total. ¿A cambio de qué? Tengo un plan.

En dos párrafos puede venderme, al menos, al Tico Commons.

Con su apoyo me basta.

Yastas.

Órale.

Vente.

Mix of colors vs black/white show.

African Américans feel like they’ve outlived a nightmare, went, or rather taken to what the white Lords call América, and now we do too. We are slaveowners of our brothers. How do you feel.

The black struggle is our brown struggle. Only we have other compulsory history to learn from our master’s perspectives. We’ve read the manuals. We aknowledge our history as a whole, as you white should too. With all intensities. If you you hadn’t reckoned we are all being tested. This story is bigger than the dreams of them men on the Bible. Think, New América, in your libra balance of your religion belief as ruling axis vs the citizenship my great estate allows me to signify by giving me rights and responsibilities. The rest is up to you. To live. The live you are capable of. Stop trying to judge other people. Trouble for he complement of your deficiencies. Shit up and read the text. A director Harvey Weistein would like to hired to try to «score» with the actresses in HIS FILM Hetereopatriarchy absis.

ABCIIS

Eybicis.

ABCs.

Américans need nine explanations. New américans una.

Imagine those dickheads who never learn TICATALÁN.

There is literature in futbolart; especially in mine.

I heard there was a job oppening.

This is my candidacy to cope the attention of 999999 free souls searching for significance today: in dahouse.

INDAHOUSECLB

Now here’s a brand.

I make it happen in any of the nine markets. They bore me the same. So I got myself my own device. My own narrative. And forgive my style, as I am free. And aware of everything, of everyone. You will not have as a fool. Forgive me again if my voice is spiking un the trail that ascends me into my holy mountain: Carmelo. I am just another profet. Please don’t take me seriously.

A false excuse is always helpful to have acquired. If your brain doesn’t allow you to disguise your priviledge and the simplicity of the succes story that you pretend to the representative of: capitalism’s succes cases. A show that airs every Tuesday. To show some respect for the major days of the week: already populated with the big marketing procurers of the market. We feel a beat from that path. Respect.

I am not angry at anybody.

I am sorry to insist on the fact: I’m free.

Negro community could split up in two: ofended or chilled.

A!B Golman tests.

Actuarialart > Mathmatics

I invented I was good at one of those.

I made up an alternative reality.

To cheat the test.

To be painfully falling into my own trap.

To describe my peregrinatge to mountain where they would still crucify me.

Execution of a NEW jisus story. I met The jisus. We used to play together. Futbolart.

I made that shit up. All of it. Incomplete pieces of information in stacatto motion to test as composition of some sort of music. The form is king. It’s where it can be significated, therefor holy. A blessing story of a renewed collective happening: a miracle. Statistically proven. As if we are allowed to walk into the room of a NEW game.

The New Model. It’s also in format of a book. You’ll learn to crisp up the crystal roof already. Paternity leaves and all those fight white new spanish candidates present as in current election for the 99 president de la Generalitat. La circunstancialitat del vostre partit me la porta bastant fluja. No disrespect. Des del carinyo. I l’apreci per la nostra llengua comuna: el ticatalà.

Perdoneu si no hi era al debat públic. M’he trovat fent els 40 dies de Jesús en 9 anys despenjat del sistema. I només em va quedar l’opció de tornar. Perque ja havia mort espiritualment. M’havia buidat. Quelcom que no es pot explicar, si més no potser podriem fer servir un Guardiolisme d’aquests quant cita a En Johan.

Johan>Pep

Això és lo primer que un candiat de Barça ha d’explicar per saber si li deixem que sigui ell, el seu pla, el que considerem tots plegats mes adients. Enteneu d’aquest exercisi com un performance d’un, segons ell sempre, futbolartista que fa la barretja, dit així en valencià, i llençar a l’aire el repte més sobrescalfat a l’historia d’una campanya: Qualsevol.

Qualsevol Elizondo, servidor.

Mi padre contestaba así el teléfono: Olman Elizondo, servidor.

Su voz se impregnaba de fuerza que había establecido con la práctica de quién practica la elegancia. Por haberse aprendido bien. En el lecho de un pueblo tan hermoso como San Juan de Naranjo: 9 veces Santiago de Compostela. Y si te sentís ofendidito… y/o ofendidita… cómeme los huevos, Maldini!

L’estil de l’insult del nou president és indispensable. Qué és lo que diu el president quant se caga en sa puta mare. Imagineu al Laporta al límit. Jo ja ho tinc. Voste?

Jo he parlat amb soci del Barça de manera activa. Com un socioleg que ha arrivat al Liceu i ha de fer veure que entenc perfectament tots el moviments que es projecten sobre un niu de somnis de nenes i nens. Això que hi ha al Camp Nou. I les que ens han de venir al 9. I jo sóc el nou. Al camp, primer. Com a opció ofensiva real. No reial. Un nou elegit pel poble en les eleccions més lliures de tota l’histora d’un dels mons mundials dins d’un estat de la natura dels nou que hi haviam d’omplir. Pero… això vindrà al examen?

Sóm humans. Hello.

Bueno… alguns més que altres.

Pero sóm bons quant tenim una mateixa liturgia de comunió universal. Un entreteniment. Un cap d’any. Ja sabem el que fem. El que feu. Ens hem vist a ses cases nostres. Des d’on teletraballem amb el mateix esprit amb el que cadascun s’aguantava el camí cap a la feina al 2001, el primer any que em vaig pujar al mame del esdevenir quelcom esser imperfecte i viu que en sap escoltar al boig estranger que ens ve a parlar amb un altres dimensió. En Maradona va venir i va haver de marxar. Quelcom cosa és culpa nostra. Com si s’emprenya en Messi. Cuñao, qué más da si Messi gana 99 millones más o menos. No es tu boleto ganador de la lotería. El del sueño cumplido de Messi juega en la órbita de lo irreal. Lo que sigue evolucionando en el juego de llegar más alto. Por la cosa en sí de acumular posiciones de dinero que ni él ni nosotros vemos. No existe. El puede hacer más movimientos que vos. Comprar más cosas. Actuar en el crecimiento de su asset managment. La gestión del real life data. A tu favor. Como entidad de negocio. Como si nos tuvieran que capacitar a todos para ser todos los elementos estratégicos de nuestra propia pequeña operación a divulgación cultural de un tiempo nuevo: NEW.

El modelo NEW es mi creación más preciada. Es una perspectiva de sociedad que más que una sociedad, secreta o abierta. Esta, la nuestra: me la pela.

Así tenés que presentarte hoy en este puto escenario de subnormalidad instalada en las canciones que escuchamos para darnos palmaditas en la espalda de porqué lo estamos petando en la escuelita de la vida, mientras mantenemos las buenas costumbres de quién sostiene el trabajo fijo. Y el reto de recuperarlo cuando lo has perdido. Lo que en su día era la vida de quién profesionalmente podía ser un comprador activo de un producto de seguros que genere la suficiente solvencia para mitigar todos los riesgos que pueda cubrir con un seguro. La vida necesita que la gente sienta que sobrevivirá unas circunstancia dura de subsistencia. Y cuando el sistema haya dejado de funcionar, como parece ser que se ha visto titubear, aún y cuando creció en esos 99 ritmos distintos en los últimos 9 años que ya no vale la pena hablar de nada de lo que acontenció antes. A la verga. Tomemos los últimos nueve años como lo que podemos acoplar dentro del rango de explicación temporal de cuándo cambió todo por completo. El capgirament del sistema que sueñan los compañero de la CUP que suceda en nuestras montañas, valles, ríos, playas, bosques, humedales, estaciones, transportes, aeropuertos, estadios, casales, parques, plazas, campos, canchas, terrazas, chiringuitos, garitos, bares, cocktail lounges, discos, swimming poo, hotels, court, street, passeig, rambla, castell, bateries, piràmides, miradors, edificis, àtics, rooftops, al gat.

Me petaron el culo con los bigotes del gato de Botero. Fue el más rudo del barrio cuando tenía tan sólo nueve años y ya jugaba en la mejenga oficial de cada tarde en la Rambla del Raval. Los ticatalanes habían desarrollado una serie de competiciones amateur que se quedaron con el juego en este otro nivel superior: el barrio. La ciudad reconvertida desde la experiencia local de los vecinos de los 9 distritos de su elección. Dos distritos quedan fuera. Al azar. Cada vez. Hasta el próximo cambio de paradigma.

Una sociedad de paradigmas cambiantes. Esa es la clave del nuevo modelo. Es por ello que utilizo la metáfora hasta gastarla y diluirse en el entender de nuestro vibrar colectivo condensado en la pronunciación de una palabracación: ALLS. Los cánticos de ALLS grabado en todas las tonalidades de nuestra maqueta de voces en todo el ordenamiento cantográfico de nuestro tiempo reconstituido. Vámonos ya de este pinche desmadre. Dejen todo tirado. Síganme los buenos.

En principio tienen la apariencia de la fiabilidad. Son de una familia de las nuestras. Una familia con decoro y sofisticación. La herencia del nombre familiar. Por lo que quiera que haya hecho mi padre, mi madre, alguna de mis hermanas, primos, tíos, amigos, allegados, conocidos, seguidores, desconocidos, némesis, indiferentes, indecisos si odiarme o amarme, los seguidores más acérrimos de los pasajes más obtusos del latir católico contemporáneo expuesto así a gritar con todas sus fuerzas los valores que Cristo habría querido que esparciérais por las redes sociales, con las que Jesús estaba completamente enviciado. Como vos.

Jesús, en su parte humana, tiene la obligación de caer lo bajo que caemos todos. ¿O qué Jesús? Nos vas a venir con gilipolleses. Venga hombre. Venga. Que estás en la puta eternidad. Que eres Dios a la Derecha de Papá. Tío, qué más quieres. Se feliz, coño. Todos sufrimos un poco. Cuando pensamos en nuestra mortalidad. En dejar lo que tenemos acá. La familia. Lo que somos. Lo que perciben las marcas para intentar vendernos la utilidad de su producto estrella, el número uno en la lista del presupuesto de marketing que se decidía en colectividad 6.

El mecanimos para evaluar los outputs de la creación colectiva de determinado consorcio de 9 personas.

El ejercicio de mejorar un colectivo.

Lo que la vibra aporta al ambiente impecable de los resultados extraordiarios de un equipo que entrena el cuerpo y la mente para ganar divirtiéndonos en la creación y sublevación contra la defensa del rival. La competición de un deporte es siempre encuadrada en una especie de cara a cara de cantina, en el que se juega al poker abierto y se va apostar lo que cada ronda de de sí para seguir hasta el final. Puro azar programático. Pero si lo quieres experimentar está ahí. Aquí. Entra a ese estado. Hazlo ahora. Tan sólo para tí.

El consell que vull donar a l’afició és que si sóm més que un club fem que qui guany lo construim entre nosaltres. I sí, posem a aquests. Els que s’ho guanying. La directiva coral autoorganitzada. Un especie d’apropiació del model d’autogovern d’aquesta societat nova amb la seva marca més competitiva. Això és lo que representa el club col·lectivament i aquest enfocament queda juny de traduir-se en un impacte integral dins el contexte social que estem patint/vivint totes i tos plegats. I ho hem de dir, un cop més, en una asamble. I que quedi dit el que el que he volgut dir i no el que he dit, que ja se sap que és el vei el que creu que l’alcalde escoll i no pas el veí que fa d’alcalde manant més perque aqui el més tonto fa avions.

Collons.

Cony.

Ticataluña és la suma de dos cultures a les antípodes.

No patiu, ens trobarem totes.

Tots tindrem la representació en la que més ens veiem.

I haurem de cridar fort.

I haurem de parlar amb el mon.

I haurem d’aixecar el cap, demanar perdó, i actuar activament en la noció de la transformació de la nostra sociedad en el seu nivell més global, fins i tot petant tots els escenaris de cataclisme que sóm capaçoss d’asumir. La nostra resilencia en el moment més tecnologic de la nostra historia, amb el repte compartir de capgirar el model deixan’t el passat a banda. Començant de cop. De nou. Amb un agent de canvi diferent. Vingut de fora. Encara nou: nouvingut etern. I revolucionari de bon tros, de foto original del Che Guevara que el meu pare em va portar de Cuba en un viatge que va fer. El meu pare va viatjar per tot el mon. I arreu tenia amics. El mon del meu pare m’obre tots el mons en els que hi puc participar. En el que puc cocrear. Aquesta és la meva intenció. Si anem a representar les eines d’un club que compta amb la marca més potent del món, una mena de startup que reverteix els resultats dels nostros profesionals amb el taratná de qui sóm com a poble, encara que ara, ja transformats, disposats a fer un salt que ho trenca tot. Fins i tot el nostre club. Fins i tot el nostre nom que sap tothom. Seriem capaços de renunciar a una part emblemàtica del club si això supossés el nostre fí de la historia de lo que buscavem com a model impolut de societat més enllà que un club. Quelcom. Fins i tot el honorable germà: Acció Esportiva d’Horta.

Als catalans els hi agradem més els mexicans que sobreexpliquen les coses. Fan pais explicant la cultura amb comentaris sense substancia de gent sense substancia del meu petit pais. I em sento lluny d’aquesta gent. La cultura dels que no ens agraden mai. Aquella gent amb la que no entrem. Els nostres prejudicis em mantenen a dintre de la historia o em trastoca brutalment comparat amb lo que m’havien ensenyat les monjes/els pastors de les escoles conservadores religioses de la nostra capital. Nou models d’ensenyança religiosa. Anem a coneixer les nou congregacions catoliques amb la comunitat més proactiva a la creació del bé comú en temps de transformació, salut i cura mutua. De totes i tots. En un moment de transició a un mon NEW.

Benvinguts.

Si us plau, veniu veniu a l’era GOLman.

Això fa només que començar. He pensat: comença l’any fort. Ves-hi a pel gol.

El meu cap pensa així. Aquest és el meu oferiment de servei public en alló que reconec, humilment, que més puc aportar a la modulació del futbolart que decidim entre totes i tots que represente veritablement quelcom més que quelcom esser més que un club. La pretensió vainilla del FCBarcelona com a representació social de lo que és aquest país, i a l’hora, es NEW mon. Es nostre mon NEW.

99 referencies a NEW.

Links.

Informació que representa una metarealitat. Això ho va canviar tot. La gent no ho sap veure. No del tot. No des de casa seva. Això és part del lloc. L’hem de jugar bé. Ara bé, fem-ho express. Fem-ho avui. Qui ha vist soul? Si avui vas a per totes, aquesta via s’obre fins al 9 d’aquest primer més de l’any per resignificar la narrativa colectiva reconstituida en un brot d’esperança basat en la intervenció de la Verge del Pilar. Un miracle mes. En el nom del pare, del fill, de l’esprit sant i del nou, Golman, enviat just ara a presentar-se a les eleccions al seu cap a un nou procomú: Ticataluña.

El llibre sagrat parla, extensament, de l’experincia emergent del Tico Commons com a moviment en un viatge circular en el temps. No cal que decideixis de quina banda vols començar. L’activació està feta des d’un primer moment en tots dos pols. L’estatus quo sobreviu orgulloç i obstinat. A l’altra banda s’obre un espai d’ordenació en un pol que fuig de l’actualitat que tenim just ara. Marxem cap al limit de les nostres posibilitats. Per anar a buscar l’emergència a la frontera del nostre highest reach. Way up there things look diferent. And the person there embodies the experience of dancing in the dance floor to the beats of a dj who’s soul has been spilled through the air. A forest rave. Com a Llinars.

Hay de fiestas a fiestas. El mundo de las fiestas. El mundo del baile. El mundo del underground. El mundo de los productores. El mundo del entretenimiento. El mundo de la cocaina a diario. El mundo de la noche. El mundo del abismo. El mundo trastocado por la cotidianidad de la sobredosis. Los vicios de los ricos, las clases medias, los pobres y los lumpen. Cuatro niveles de cómo nos drogramos para seguir. Indendientemente de nuestro balance social al volver a casa. Nuestro compromiso social. El ser buena persona que me permite apuntar con mi dedo a los pecadores que promueven el regreso de Satán según las cabezas obstinadas con proteger a las mujeres con una legislación moderna al margen del control político de la poderosa iglesia latinoaméricana en cada una de sus Diócesis, sin importar el cardenal que corona la institució y su progreso como un entramado de un mismo movimiento en manos de nuestros amables hombres buenos, castos y obedientes sufridores de un voto de pobreza, con el júbilo con el que la madre Teresa de Calcutta desvelaba sus mecanismos de violencia para no dejar a las monjitas en la representación de nuestra culpa, nuestra culpa, nuestra gran culpa. La expiación de los católicos. Señores, señoras, déjense ustedes de tanta hostia, tanta hostia. Ustedes lo que tienen que hacer es como los españoles, coño, abrir los ojos. Y ver las cosas como son. Y darse cuenta de la evidencia. Lo que se ha demostrado. Lo que dicen las mujeres. ¿Usted las ha oido? ¿Y a los niños? ¿En su día? ¿Quién más encondió aquello que paso?

Aquello que pasó. Revictimizar a la víctima. Pa que no le falte. La práctica sistemática de los machistas.

El gesto colectivo a pulir. El machismo de nuestra sociedad requeire una reconstrucción de un sustituto suficiente de la moral. Creo, a mi entender, que el futbolarte ya es dicho asunto. Primero porque no es religión, pero casi. Congrega al colectivo. Como antaño la iglesia. El lugar de reunión es importante. Y nuestro quehacer del pueblo se reconfigura en ese espacio. En esa vida. En ese modelo propio de la colonía al que llamaron Nueva España. Se pasa por encima de las virtudes de la Nueva España cuando se cae en la parcial representación de nuestro espíritu de víctima dolida, finalmente abriendo los ojos de los abusos y de la mentira reconstruida en relato de libro de historia, de lo que pasó según nuestra manera más eficiente de colorear la realidad ligeramente a nuestro favor. Siempre habiendo de odiar a alguien. En la crónica del patriotismo que toma los relatos de guerra como el tratamiento actual de nuestro ser-social. La sociedad en sí, más que el individuo-colectivo. Que también. Ser uno. El ser. En sociedad. Toda. Una. Finalmente Grande y una tiene lugar un sentido democrático y no xenofobo y racista, como la organización política en dictadura de uno casi primo hermano de Jesús, poseedor de una cobertura especial ante el Dios Padre Sol, una especie de sombrilla de playa de Lido.

Lo que hay que hacer hay que hacerlo ya. Demos esto por iniciado. Sea este un primer lienzo. Y los multiversos que nos permitamos reconfigurar en el juego nuevo: NEW. y abrimos el melón. Nos consitituimos gobierno. Empleamos el tránsito hacia las antípodas de este inútil y podrido Estatus Quo. ¡A tomar por culo!

Yo elijo.

La no pronunciación de mi pensar/escritura

Mi arte está escondido.

Sólamente yo lo conozco.

Y por eso tan sólo vale para mí.

Quizás algunos, pocos, unos cuantos, lo admitan.

La medida es clara y cristalinamente transparente, a riesgo de expresarme con pleanasmos españoles. No lo puedo evitar: ahora soy uno de ellos. Entiéndaseme. Plegaria.

Yo puedo valer como católico como el que más.

No hay nadie, NADIE, en todo el reino de España, y todos aquellos rincones en los que un español se conecta con la universalidad del mensaje de hermandad y amor de Cristo, que en su momento intuyó como algo más que su propia existencia, y lo que él pudiera decir de la razón de estar aquí, en esta corta vida, que tambié para Él, sería finita.

Por tanto ¿qué hago aquí?

No lo sé.

Ni tú.

Ni yo.

Ni nadie.

Esto tan sólo es literatura infantil.

Aquí el que no me lea que me coma los huevos.

Si voy a ser español voy a reaccionar hacia ofensas gratuitas, de quién sea, con una versión de lo que en público Pinto representó con su respuesta fugaz y llena de Gloria: ¡Cómeme los huevos, Maldini!

Existe una controversia en la Internet que versa sobre si la frase exacta es esa, o por el contrario, es esta otra: ¡Maldini, cómeme los huevos!

Lo anterior, si fuera a entender el juego con el que Borges creó un estilo literario único que no existía antes, como el acto único de mimetismo con el que podemos asumirnos como escritores.

¿Quién es escritor?

Aquél que escribe.

Escribir es un acto primordial obligatorio.

Regla uno: escribir.

Con ello consideramos el primer nivel de aprendizaje que podría se útil para mi hija aprender a hacer bien. Como en nueve días. Lo que dura mi curso. Tan sólo hay 99 plazas. Ahora sí: salen volando.

Mi marketing es directo a la emoción y la posibilidad de volar directamente al límite sublime de la percepción de la emergencia colectiva de nuestro sistema complejo social: Ticataluña.

Ya estamos aquí.

Tranquilos.

Lo conseguimos.

De pronto, sin tanto esfuerzo como sufrimiento en 2021, los primeros nueve días del 2022 arreglamos con un giro de emergencia colectiva performativa nos avocara tal día como hoy para empezar el tránsito suficiente hacia una nueva dimensión. El portal Golman.

Golman es mi nombre, lo siento, soy un pelado que se piensa que porque 9O esté ahí manteniendo la fuente de jardines que se bifurcan que alimentan el delta de la desembocadura del Ebro, desde la montaña que le da origen hasta las playas testigos del ciclo del agua con una consciencia superior exterior de elementos que hasta ahora no consideraramos en la explicación de lo que hacemos aquí todos juntas como emergencia femnista del iros a tomar por culo subnormales machos alfa, cuando hijos de la gran puta.

Esa es mi aportación al feminismo: chicas, perdón. Es una mamada de la cual he sido parte. En parte sin saberlo, y en parte, por no querer entrar en polémicas. Por mi culpa, por mi culpa, por mi gran culpa. Debemos ser culpables de algo según nos lo enseña la catequesis católica y su entramado social, especialmente armonioso y jubiloso de ocultar en el saco más profundo del olvido de un sólo tipo de violencia que vamos a condenar, sistemáticamente, por los siglos de los siglos. ALLS.

Un acto de rebelión con nueve compadres del Niño de Elche en su fragata. El rey, el emérito eh, sjht. Quieto todo el mundo.

Al Niño le gustan estas referencias que nos anclan sobre los pilares de nuestro pensamiento social positivo y elevado a cultura. La defensa última de lo que somos en sí, por sí y para sí. El egoismo de nuestro rácana voluntad conservadora.

No les vamos a inhibir ser lo que son. No necesitamos justificar su espacio para que nos quedemos varados en esta ignominiosa sociedad que recalculamos en la televisión y los medios de comunicación que definimos como los veraces. Los mecanimos de control que cada uno de los nueve partidos vierte en un entramado diseñado para el seguimiento feliz de sus votantes. La política debería ser sólo una, grande y valedora para resolver todos los 9 problemas sociales más importantes. Pero ya no desde la perspectiva tan sólo del problema, ni siquiera de la trivialidad de la solución. Nuestro entender es preguntar. Ese es pilar de nuestro sistema educativo NEW. Preguntar las nueve preguntas para determinar los estados de la naturaleza sobre las que juzgamos una necesidad insatisfecha.

Hablemos de algo que todos somos expertos.

La insatisfacción.

Comencemos por nuestro lado más pusilánime. Piénsalo: es lo que más debemos solucionar. Lo que nos da vergüenza admitir. Nuestros pecados ya no sólo compartidos con el que considerábamos el único interlocutor válido para con Dios Hijo: Jesús. Y a través suyo para con Dios Padre. Con la paloma no nos disponemos a relacionarnos la mayor parte del tiempo por una contradicción propia del modelo teológico de expresar el dogma necesario para simplificar nuestra superioridad de credo en la salvedad de que debemos considerar que Dios Padre sólo es uno, y que por tanto, Él, y sólo él, reciba esa capacidad para asociarnos con lo divino. Oh, qué vanidad.

Meterse con Dios Padre—decía Armando Gallo Pacheco en su cátedra online a la que tenías acceso con la cuota mínima de contribución a la emergencia colectiva social sobre la que se fundamenta la base de la consecuencia última del sistema resuelto. Como si de una complejidad matemática que postulo por primera vez dentro del ámbito social al que las matemáticas asisten por primera vez como colectivo especialista técnico de los nueve ejes de conocimiento necesario para reconfiguración del estado social emergente a las boludeses de los que hasta hoy han cortado el bacalado, y a su vez, alabos sean.

Rendir pleitesía y cagarse en la puta madre que los parió; justo a ellos.

Varios madridistas se sintieron ofendidos ante provocaciones de un último poeta culer que borró al Barcelona de la memoria colectiva heteropatriarcal que todos estábamos alimentando con nuestra gilipollés habitual. Como Keiser Soze haciendo el burro durante 99 minutos. Imaginaros ese poema. El capo de la operación era un tipo tan suspicaz y salido de la nada que fue capaz de ir a la policia detenido como su alter ego: Varbel KUNT. El capo calabrés borbonizado.

Hasta ahí puede llegar un nouvingut con su insinuación republicana de un nouvingut. No fotem. Ningú ha parlat clar i catalá. Com jo ara. Ho dic així de clar. Entesos?

Nouvingut, nouvingut, nouvingut, nouvingut, nouvingut, novingut, nouvingut, nouvingut, nouvingut.

El programa social que Golman Elizondo Pacheco presentó al pueblo entero para su resolución en un plazo de nueve días. Como si fuera un suceso postlógico. El rompimiento de huevos del futbolarte es como un día en el que sí cojiste.

Coger y follar no es lo mismo.

Una canción con la voluntad de cantar como José José en los kareokes de una escena capitalina de lo que esta ciudad representa por su diversidad plena como capital de otro entender más acá que nos viene de fuera, de lejos, y de alguna manera se infiltró en nuestro corazón con la única honestidad de pretender rendir tributo a la liberación existencial que para nuestro pequeño pedazo de paraiso en la GAIA respiradora, en cada inspiración, en cada exhalación que elegimos escuchar: ahora es lo que hay. Y en España sólo se podía considerar una solución que nosotros mismos como pueblo imperfecto, pecador, y culposo, culposo, culposo, como su bien chido modelo de cultura, de lenguas multiversales, de capitalidades en la costa, centralidades univerales completas como capitalidad multiversada de Madrid, cual Roma. Las cuidades con la entendida ya vendida a un mercado entregado, enamorado de su actualidad, por cazurra que esta pueda ser, debajo de las capas de los nueve misterios españoles en cada una de sus estancias fundamentales. España no le puedes dar menos de nueve niveles de libertad para que esta pueda ser enteramente lo que es deber devenir. Pueblo español, no me toquéis lo huevos. Ni tampoco los cojones. Yo no he venido aquí a sermonearles ni a venderles ninguna moto de lo que yo puedo pensar, como un ciudadano pleno, pese a no tener, en otros tiempos, todos los niveles de derechos y obligaciones que los demás. Una espacie de contrato de temporalidad de nuestra transacción de cohabitación. Estamos o no estamos. Esa es la cosa a responder. Por mi parte, dejadme comenzar: you had me at olé.

OLË

Mi partído político se llama OLË.

Es universal.

Todo Dios sabe decirlo.

Pasan por pantalla 99 representaciones de Dioses que no se ofenden.

Los católicos de la sala no ríen la broma.

The joke was on them.

To disrect a certain aunt you respect with outmost love. The reference in bible reading and praying theory and practice. Trust me, there’s a PhD (I never know which one is capital letter and which aren’t, as I can never remeber if the second s goes in ther first or the second «s» in business. To me bussines is also right. And just as «true».

Business is GOD FATHER.

It’s not GOD complete.

This makes the catholics GOD less powerful than a single man GOD. Golman, humbly, is that kind. One of the other 99.

99 vs 1

There you have your shitty current standard: 100.

FUCK one hundred. FUCKYOU.

Changing the word fuck just to fuc withya.

Rigtbac@u

That’s the name of my last novel. Rigtbac@u was a publishing flop. Nobody knew why.

The publishing industry is never in the authors stories. At least not the good ones. They tend to be in some funny places. But really they don’t live the most exciting life in town. The attend to another pace. Another glory. The glory of living within this world: bookmakers.

I make books. Sort of. I am the name behind one of the collective members of a little utopia called Sexto Piso. A publishing house that can call home is now a grownup in NEWDF, capital of NEW GAIA. One of the nine capitals of the urban world out there: that jumbo mombo that we are now part of. Pop and all. The whole thing, at last, at once. Welcome to present time. Run by adults. Thanks Silicon Valley, we’ll take it from here.

That speech didn’t fly well on some Silicon Valley dickheads.

Unexpected.

I’m Unexpected’s King.

Rather this kindom that one with two, or none.

I can politics a phrase turning her into a parragraph.

Feminism turned Golman into herself.

She found a way out to express herself for who she wasn’t.

I can fool the feminist movement into letting me in. As her.

I’d have to become her.

I am.

Silly.

But…

You are not her.

I am.

You are not she.

Are your transfobing me?

Simple YES/NO

It normally comes right away. It’s alwas been evident.

If you YES your way out. There. You have it.

The states of nature disappear once the uncertain decision takes place. It’s how we make decisions. Decision making. That’s the IA industry we need to program. The politics we need to run. The new way of competing for a leap. A glowing transformation schasm.

You leap into it.

Why doubt it.

Soul would be short if Leonard soul just keeps still into the great beyond.

Bonding with whole.

That’s the state we need to fulfill. Together. That harmony. Like a thing you can reach with a button: digital left.

Copyleft.

That’s what I’ve been doing. In the Internet great debate. I’d just keeping it to me. As if the show is bigger than the possible consequence of my digital transformation. I am bigger than Jeff Besos, Mark Suckemgberger and Elon Mosc, combined. You need to go into these kind of greek Gods going at it with great respect for the glorious almighty rivals. This is what futbolart describes as the code fo respecting the game by enabling to admire the great futbolartists your are going to cross with in the challenge within the field, inside the court, at the colliseum. The public arena is greek mediterraneum culture as if the agora would reopen and debated the elements needed for the transformation of our social and political system. I’ve seen this renewal take place in several places around the world. The movement to critize the neoliberal free market model that has given rise to a postwar system of perpetuable peace with the current fear of war, with the limitations of a nuclear faceoff that can wheel us out, but allowing minor armies in ethernal macho quarrel with the culture right next to it, that happens to run an army, and we play the game of hating our guts.

Who starts the hate between neighborgs?

Who sparks it?

Who falls into that?

Who’s shouting at the fear of the comming from one from antipodes?

How do we welcome a foreigner that we encounter for the first time in our life?

A guiri in your country?

What do I haver to offer?

What’s the good of having me?

The process of how I became New Spaniard.

I was already one.

Es una reducción al absurdo.

La demostración de Dios por reducción al absurdo.

Ese tipo de matemáticas son las que les voy a enseñar en mi curso. Tengo nueve programas de aprendizaje de NEWlife.

¿Te lo vas a perder?

Por tan sólo 9€.

Apúrate que sólo quedan pocas plazas libres.

Ahí dentro es la neta. Ahora mismo está el rock and roll de la transformación del conocimiento futuro: el NEW model. Los que van a transformar la sociedad. Los que se apunten a este disparatado momento de revelar la solución más pragmática de nuestra siguiente dimensión a la que tenemos acceso: la armonía colectiva.

El directo. El ser/estar. El tiempo presente, justo tantitito antes del futuro, y justo masallasito del pasado, que tiene cola larga.

El espacio de cada aprendizaje.

Las lecturas rápidas.

La variedad de mecanismos de feedbackloopping: el nuevo sistema de regeneración de conocimiento en obra. El efecto del hacer aprendiendo, o aprendiendo haciendo, si es que son cosas distintas, unívocas, indistintas, convergentes o deseables. Lo que sabemos es que estamos vivos y haciendo de esto un carnaval. Por el respeto que tenemos al Felini terrenal y su perspectiva de la especie humana desde la italianidad para reflejar lo que tan sólo desde Olot alguien, o alguna otra urbanidad de la Garrotxa, pueda alcanzar a disputarle la réplica onírica de un proceso cinematográfico de autor, la expresión última del sentido visual de las piezas de postcinematografía más allá del preciosismo y la acción de superhéroes americanos blancos hetereos ultrapatriarcalizados nazificados, inclusive cuando peleaban contra los nazis. Los malos y los buenos. La guerra como objetivo. Los mecanismos de la violencia. Entre Camus y Haannah Arendt. Un estudio de la vinculación del debate público con la posibilidad de revertir el orden completo de nuestro absurdo país. Como un grito generacional contra todo su puto teatro. Y dejarlo todo desnudo. Un grito desde el corazón de la transformada tierra más nueva, como sabedora de lo dificil que será por parte de nuestro padres europeos, a los que rendimos pleitesía, cuando subimos a ese lado de la pirámide. Permítanos tener nuestro otro lado. Allasito. No se lo vaya usted a tomar esto mal. Tan sólo es un derecho divino, que usted verá, estaban aquí antes de que su narrativa nos viniera a contar las historias que fundamentan sus pecados y sus vidas eternas más allá del aquí, el ahora, los pueblos elejidos, las historias que nos contamos y cómo vamos a recibir a los caballeros que nos visitan desde las montañas.

Entre el Popocateptl, que escuchar el trote de los caballos cosquilleandole las costillas, se despertó y avisó a los que por ahí pasaran que como se pasaran de verga en el año 2021 de la era que nos acaba de actualizar la Malinche que ahora vamos a contabilizar nuestros asuntos en el más allá. Para que nos entendamos clarito y luego no tengamos malentendidos tú y yo. Las cosas se pueden ir a la verga si intentas pasarte de verga. Si vienes contra mí con un ejército caeré como cualquier individuo ante cualquiera de los tantos que pudieran querer atentar contra mi aniquilación. Como país. Como representante de un pueblo. El exterminio de uno mismo. Como si una persona pudiera representar el futuro de un pueblo libre. Como el padre del hermano del Neonazi de American History X en Terminator.

Entertainment serving the system. The kinds of movies we make. The kind of cinema our time is about. The kind of nature that will allow us to become a single beat of harmony in a sequence of joy everlasting.

Love is beat.

Love is boat.

Pick this vehicle.

I’ve pimped my ride.

Just step on in.

The journey is about to begin.

This quest just needs one more passanger: you.

I need you.

ALLS black is a diferent deal. It’s the black side of everything. You might not like what you see in there. In fact some people can’t handle it. Stay away if fear has gotten into you. If you flinch at certain levels of what you will encounter inside the stage, you are history. Beware. This ain’t no place for incomplete selves.

A sumarized manual, a debate, a film, a song, a text, a crying session, a forgiveness tour, a self steem bath, a gamming championship, a one on one, a five on five, a six on six, a seven on seven, a nine on nine, a ten on ten, an eleven on eleven. A twelve on twelve. A 99 on 99.

That’s the format innovation of the collective intervention.

No se crea: no son las dos españas.

Mi novela puede tomar su título de ciertos momentos climax de determinada trama que se ocurra indispensable venir a parar ahí. Pero es ese lugar, el climax, por dónde hay que comenzar a narrar. Para llegar a esos sitios en los que la circunstanciliadad de las peripecias de nuestro Ulises, cualquiera que este sea, en un terreno desnivelado que tendrá leones puestos por un Cesar que tu familia y tus colegas, sin impotar de qué parte del reino decis que venis, aupando con vítores apasionados ante un rito que en otras dimensiones de esta historia se verán como impensables, salvajadas de otros pueblos, cosas que nosotros, a título personal en esa hipotética circunstancia, no sólo no compartiríamos sino que rehusaríamos contra viento y marea.

En la siguiente escena de la versión que Hollywood finalmente compró se introdujo un monaje de muertes recurrentes de un personaje divinizado para morir todas las veces que la muerte de Golman resulte peculiar. 99 muertes de Golman. Es el personaje el que hace a la persona, y no la persona que finalmente vota la que elige al vecino del alcalde. Golman conoce todas las referencias de Latre, Rubianes, Eugenio, Berto, Broncano, Rosalía, Romario, Cryuff y Messi que son necesarias para ser el prómimo 9 presidente.

El nou predient.

El 9 president.

Demà anirà Joan Laporta a la Sotana. L’espai més irreverent que hi ha al mon del Barça. Segurament es creuen lliures. Hauran copsat el poder de sortir de la bombolla ón no ets ningú, i t’en enfot tot, i ho dius així, tal qual, i ens pixem de riure. Com si hagués tornat l’Arús. Aquell força Barça. Aquell Sergi Más culer. La possibilitat de pixar fora de tast. La llibertat que hi ha a les nostres institucions per a que un com Golman pugui arrivar a lo més alt del club, i sortir al final de la película caminant com en Kaise Soze mentre es convertix d’en Varbel KUNT que estic fet, i em tranformo, com quelcom futbolartista que fitxa un poble nou que vol tenir a l’equip un dels nostres de debó, i aquest cop, li fem la volta a tot plegat, i capgirem l’historia d’aquest petit club que està d’aniversari, i que ho anem a petar del tot, aprofitant aquest cop per trencar el sostre de cristall i sortint amb un moviment social que no només sigui un pla, de marketing, o de l’exercisi de poder que fem xup xup amb el nostre interés pels fills burguesos benestants del nostre tufillo executiu que ens representa a tots plegats, sense haver de mirar a fora de l’estadi. Només cal mirar a Tribuna.

Els putos tribunerus.

El meu primer llibre. L’escric al coneixer als primers nou tribuneros subnormals.

Un llibre còmic, evidentment, que alguns ofessos de Pedralbes no van saber pair i van sortir a tallar el carrer, concretament l’Avinguda Pearson, ocasionant un retràs del sopar de 999 families de l’Opus Dei.

Opus Dei - Wikipedia, la enciclopedia libre

El último día del 2020

Las borras.

Tus huellas.

Cuando vas a hacer algo perverso necesitas un set de skills: hard y soft.

Aquí, en nuestro taller, las vas a adquirir.

Piénsalo. Invertir en tí te conviene.

¿Cuánta lana estás dispuesto a apostar por tí?

Piénsalo. Es la mejor salida que tenemos.

Nosotros somos el camino.

Como hayamos llegado hasta aquí.

Hasta dar con el nuevo modelo.

Al que llamaremos: NEW.

Nueve enters después, sigues la frase. La historia pues. Soy un contador de cuentos ticatalanes.

Así me las doy.

GOLman

Perdónenme si ahora hablo un poco de mí.

Soy un poco vanidoso. Y pretendo el deseo último al que tenemos derecho. Estar bien, pues. Bien chingón. Como sólo (así con acento, RAE, ¿o qué pedo?) alguien que se ha rifado chingón alguna noche en la que saliste a conquistar el gran otro de la nocturnidad. Los invito a pasar conmigo el próximo NEW año.

El evento NEW.

Es un pedo de pasar de discontinuo a continuo.

Filosofía a la mano, y a su vez, por diseño de su servilleta, meto forzadamente una cápsula de aprendizaje del nuevo modelo de ser. Una lección aprendida. Un proceso de transformación. Un simulacro de persona. La persona que deseamos ser. El rol que reconstituimos en un nuevo modelo. Opciones de la creación. Multiversos ejemplares. En esa otra cantidad de maneras. Las maneras del pasado. Aquella. Grande y una. Que ya no es. Ya no son. Ya salen a flote. Pese a seguir ahí. Omnipresentes. Sin ser ya omnipotentes. Ni inviolables.

Si voy a ser de España, permítanme la libertad que se permite cualquier nouvingut sobre la apropiación de la lengua, que viene un pinche NEW olmeca a la mismisima capital del reino, y supusiéramos que esta NEW nobleza se redifinió a sí misma para, con y dentro de un pueblo NEW, más grande que la suma de nuestras grandezas de España. Tocado directamente por nueve gracias divinas de diferente procedencia, todas ellas sagrados sacramentos de la NEWfe.

Localizada justo en las las antípodas, alla dónde nuestro pasado resentimiento mutuo de animadversión pura, de los unos y los otros (estos los incluyen las), que aquí, cada vez más en plaza pública, describimos sobre (y para con) unos subnormales con los discrepamos a un ratio de 1:99, y a los que adoramos contravenir de todas las maneras posibles. Bienvenidos al debate celestial entre las dos Españas divinas. El ocaso de lo que un día llamamos grande. La España que tuvimos. Las otras Españas. La dualidad inequivoca de nuestro desprecio mutuo. Nuestra sagrada cruz en penitencia flagelante. NEWinstituciones. NEWSI.

La NEWSI acabará teniendo desmedido poder. La creación de un monstruo.

1:99.

Un lait motif ticatalán.

Frases cortas que llenaron las paredes del grafitti de la nueva capital: NEW barcino.

Por un lado nos prostituimos; pero por el otro también.

Los nueve mejores juegos de palabras de mi abuelo.

La herencia de la insolencia del que hace reir de la familia.

Como el abuelo.

Teóricos del humor nomás del caribe.

Como caribe transformado, nos vamos al otro que distribuimos entre este humilde NEW TICO COMMONS, la evolución de esto otro que desde esta honesta y sensual cinturita de nuestro NEW continente: NEW América. Presente: presidente.

Mi nuevo show de presidente de lo que vamos a ser de ahora en adelante se presenta como una lección de oratoria de fin de 2020. Una tarea para el último día. Uno de esos clientes que deben comprar antes de que finalice el año. Pon un anuncio, que tienes nueve cosas que venderles.

Alguien que no tenga regalo de fin de año para regalar. Aquí un repositorio de 99 regalos para que la gente chingona de este NEW pedo le entren con el gusto de la exclusividad de unos cuantos. No son ni todos ni nadie. Es un punto de encuentro colectivo suficiente. Más allá de lo que nos dispusimo en un momento dado a forzarnos a transcurrir. 99 minutos juntas. YA FEMINISTAS.

El feminismo, como ALLS, son sitios de llegada.

Allá se va.

NO SE QUEDE ATRÁS.

VENÍ.

VENGA.

NO TENGA MIEDO.

ESTOS SON LOS NEW VALORES QUE TENEMOS PARA SU SANTIDAD.

Y ACÁ FRANCISCO LEVANTA LA VOZ.

Y HABLA CON JESÚS POR NOSOTROS.

Por que yo su carnal menor, no puedo hablar directamente con él. Tras haber sido Él.

Él.

El título de este cuento.

El título de esta novela.

Era novela y cuento a la vez. Y era esto. Pinche recurso culero de situarte dentro de tu obra. Ya sea con el velo del director. Con el matiz del guionista. O la interpretración del actor. El artista pues. ¿Qué pues no requerimos todas ser artistas? No requerimos ser artífices de nuestra revolución de la reconerversión del sistema del todo. Por completo. Capgirar el toque.

Pam: rolas.

99 rolas.

99 roles.

Hay (los hay pues, para Perez Reverte, Varguitas, la mujer zapatista que le toque hablar por todas, Presidente LÓPEZ. Presentes. Subcomandante Marcos, Golman, Ronald. Oceano Infierno. Gabilondo. Maragall. Robert de Ventós. Los originales habitantes del Palu Robert. La rehabitación de el espacio de la casa como habitatge.

Una peça d’habitatge. D’habitar espais NEW.

El meu projecte urbá-social. El uber de les noves societats reconstituides en un nivell més elevat del nostre potencial reconciliador a plé rendiment. El moviment que pretendiem fer quant a fora d’aquí veiessin cóm sóm capaços i capaces de dur a terme una reconstitució de lo que voliem dir que erem-sóm. Perque som-hi.

Som-hi.

El nom de ça peçe.

Això és per fotrens.

Tant sols una miqueta.

Venvolguts; sóc el vostre president.

Espereu que agafo el mando.

Vosaltros. Voltos. Voltrus. Voltrüs. Völtrös. Vosaltres. Vos particularmente. Y te pasás al castellano como si no tenés la cordua de un español cualquiera en el set de Jamón Jamón. ¿Quién escribe vuestros guiones?

Somos otra cosa. Venimos desde las antípodas. Y nos encontramos por primera vez. ¿Qué coño creéis que os voy a soltar por bonito?

Algo que sólo un español, español, español entienda. Reconvertido del plan nacido en los bosques de la montaña de la nueva capitalidad de la NEW humanidad. New humanity. NEW humanity. Esa es la forma correcta de escribirlo. Habrá penalizaciones millonarias a quién ose no escribirlo como la regla dicta. Con Pérez Reverte de guardian de la puerta. Una especie de cadenero de discotaca cultivado y sagaz para rozarse con los señores de los 99 apellidos primeros. Una especie de clase dinástica local. Una historia de HOLA! nunca contada antes. El valor de las 99 familias españolas. Cualesquiera ellas sean. Estas son las mías.

Si me queréis iros.

Pero dicho con la frase exacta como lo dijo la tonadillera en su día con tantísimo arte. Si me amais veros. Si me queres fueres. Si me adorais daos. Si me idolatráis por cualquier gilipollés no me toqueis los cojones hijos de la gran puta que os reviento.

Eso queda muy feo. Censúrate. GOLman, censúrate. Ahora que has llegado a lo alto de todo. El juego finalmente te da la entrada como un futboartista particular. Abanderado de la revolución última de la historia. Como si lo que hubiera que hacer fuera desvelar las cartas que vamos quemando. Las jugamos ya. En un tablero universal que ya se está moviendo esta dirección. Se trata de un despertar social en toda regla. De seguir otras normas. De darle vuelo alto a nuestra tarea de reconstitución. Vamos a darle a este programa un sentido de explosividad del optimismo del momento en el que reabrimos el grifo. Sociedad sedienta de otro cotexto. Sin temor a los conservadores. Los nunca han sentido el anhelo de cambiar. Aquí os va la mejor propuesta que les hayan hecho nunca en su puta vida. Todo a la verga. A_LA_VER:GA. Se puede escribir así: lo acabo de hacer. Por mis NEW cojones.

You take cojones away from you.

And steal it in front of everyones screens.

The uggly thruth behind our fears.

People complaining how to explain mature feelings to their children by having to answer to Soul’s questions.

Soul’s questions.

My first NEW América sitcom.

A first commercial blast.

A blow off the roof productions film.

The first of its kind.

A new way evere way.

Evere is a new word from the NEW language: ticatalán.

I gave myself some nifty new tools to dominate my privilegde. NEW spain fron NEWELI.

Leave questions in the air.

Tasks we must undergo as NEW systems to reconsider.

Reconsider as a poet’s obssesion.

Same poem 99 times.

The sort of shit that would give enough time to allow completeness to entend into an infinity NEW trend.

We’ll a bit more than what we are told.

I have a NEW learning system.

The system itself considers the possibility of overflowing the ultimate state of joy: absolute consciouness into a NEW time: warrantied. An alternate NEW market. A new beast to balance the schemes of power games within the capitalist framework. How are going to lower the weapons. Let’s pay attention here, war lords. Let’s cut to the chase. We know you deal with weapons to the active local compensated with the two things that move that market: blood thirst money.

Like a game that’s played by some

And then you got labor stories.

There you find completeness of an untold story.

The working class stories from NEWCAR: el Carmelo reconstituido de un vecino escritor de la calle Dante Alighieri. El pinche guey supo que tenía que ser una versión del Cardenal, del grandioso Manolo, el del Sevillano y del Delicias. Un pijoaparte de New América que subió directo a la montaña y se quedó allá meditar 99 días. Al día siguiente bajó por la ladera del monte sagrado de NEWCAR: el glorioso monte carmelo. ÉL monte sagrado de la mitología NEWbarcinoana.

El monte Carmelo es el monte sagrado por estar escondido. Es un monte secreto también. El descontrol de este espacio natural sería una violación para los derechos que tenemos los que habitamos el espacio colectivo de nuestros parques naturales. Mi sesgo conservacionista por venir de una pequeña cultura que entendió (maes síganme un toque y van a ver cómo vamos a ganar el mundial con esta vaina, sea por las circunstancias propias que el guión nos guía para retratar la abundancia del recogijo de nuestro bienestar elevado a la 99 potencia. ¿Viéras?

Y uno se lo imagina. Se lo dejan de tarea. Se los dejo de tarea. Póngase en situación. Ahí les va una publicación. Ahí le van 9. Ahí le van 99. Ahí le van 999. Ahí le van 9999. Ahí le van 99999. Ahí le van 999999. Ahí le van 9999999. Ahí le van 99999999. Ahí le van 999999999.

El posibilismo de la serie del nueve.

La denominada serie sagrada.

El autor decide sobre los determinantes simbólicos de la distopia que se nos ocurre pertienente. En el modelo escolar que para los nueve años te dan a la tarea de definir como mínimo nueve ensayos de dispotias distintas en un plazo holgado de nueve año. Nueve años de aprendizaje de una cuestión que podemos acabar en nueve días. Tener el tiempo suficiente para desplegar nuestro plan. Idearlo de tal manera que transformemos la sociedad que procuramos retratar en una ficción audivisual un poco autoreferente. Desde una perspectiva que no nos podemos permitir no evolucionar a otro pedo por completo.

No es ni mucho menos una artimaña exterior para resquebrajar el pinche desmadrito que se me traen bola de cabrones. No vengo aquí con chingaderas. Nos podemos decir las cosas a la cara. Y aquí, señores, señoras, niñas, niños, los que no se afilian a ninguna de las maneras que hasta ahora les había sido posible definir exactamente quién decidíamos ser una vez tenemos consciencia de la multiplicidad de estados de la naturaleza de los tradicionales, a lo más, dos maneras de ver las cosas. Y encima la obsesión recurrente y crónica de autodestrucción entre vecinos. El odio entre las tribus. Los pleitos de vecindad. El foco de las historias periféricas. Desde aquí les escribe este novel autor, autodenominado futbolartista por el interés de fusionarles. Al futbol y arte. Como si entendiera que es un juego pertinente para poner sobre el NEW tablero del juego social al que aspiror atraeros.

Un tema resuelto de su multiversalidad de disrupciones.

Las reglas de una sistematización desde las bases del pueblo reconvertido: por la idea de un emigrante que se asumió como local para venir desmontar el estatus quo con la versión más surrealista de lo que puedo rescatar de lo vivido aquí mis primeros 20 años de ese milenio. Como si desde los pueblos tempranos de un milenio pudiéramos dejar un mensaje para últimos veinte del fin de lo que será este milenio. Si todas esas generaciones pasaran. Si asumiéramos la elasticidad del tiempo en esas dimensiones. Y nos perdiéramos en ella. Ahogaramos en sus mares nuestros desasosiegos sin sentido. El arte de autoflagelarte y reconstituirte en el arte mismo de ser quien eres, y simplemente estar vivo, leyendo un buen libro, a pesar de la distopia. Siempre presente. La distopia del estatus quo al que ahora llamamos capitalismo de los últimos 200 años, como si nos hubiérmos dado cuenta de lo que se pretendió con aquello en la época en la que nuestros juniors decidieron emprender la faceta psicopática de la conquista de otros pueblos hermanos a los que en nuestra subnormalidad los consideramos con amplio cinismo: inferiores. El corazón henchido de unas 999999 mujeres que se consideran en las antipodas del feminismo porque consideran que es una artimaña bolivariana construida para venir a destruir su mundo de desperate wives de barrio de la clase de abolengo de los Madriles y sus extrarradios amplios como la mancha ancha. Ser capital. Así tal cual. Como es, con su gracia y ritmo julioiglesiano. Con esa sabiduría de Valle Inclán que corre por las venas de los que lo han leído. El resto podrían caer desplomados en un fenómeno paranormal, que no dudaría un alcalde con dos NEW pares de NEW cojones, pedir a un artista menor al que deseaba promocionar a la realización de la película en la que dicho alcalde de la NEW capital de este otro Reino NEWMAD, capital hispana de esta otredad. Cuna de la RAE. Los vargallosistas.

Las filas latinoaméricanas de vargallosistas enlistados para el frente de sus ejercitos infernales, esos aprendices del autor, en su multiversalidad de maneras que sus sagradas palabras nos ha dado pie a criticar. No se crea. Es fuego cruzado de una tendencia de algunos escritorcillos menos de la supuesta quesque izquierda que nos gobierna ahora en la transformación definitiva de lo que cretinos que fuimos en cierta parte de nuestra historia mexicana de éxito. Lo que nos habían vendido que éramos. Y lo que realmente somos. Lo chido de verdad. Lo que nos queda de habernos reconstituido hermandad. En nuestra infancia. En los setentas y los ochentas. Atentos los que allá vivimos. Alivianen sus pedos. Vamos de vuelta a nuestros pecados. Los que ni vemos. La violencia machista de nuestra sociedad así como la vivimos. Y ahora que entendemos que no mames panzón. Nos pasamos de verda. Las vergas por delante. Luego luego el chiste con el chile. El chile fuera. El chile dentro. Pica y pica. Más y más. En plan ¿qué hacés? Qué rico. Buscado con la normalidad con la que nos abrimos de piernas cuando la intención es mutua. La no violencia de la relación consentida. El bienestar de todas las mujeres sexualmente liberadas. De sí mismas. De esta dominación heteropatriarcal que denuncian. Y que implica su vida en sí: sus derechos. Como ante la dramática circunstancialidad de que me suceda a mí, a vos, a tu hija, a tu hermana, a tu amiga, a tu madre, a tu tía, a tu sobrina, a tu mujer, a tí, mujer, a quién esto Dios no quiera.

Una parte de nuestra cultura está constituido por un pilar que consideramos superior desde que ponemos más peso a lo religioso que a lo civil. Lo que tenemos como ciudadanos y lo que tenemos por nuestra afiliación a una creencia es sí. Una comunidad autoconstituida alrededor del funcionamiento de una orden. Una orden como doctrina social. Con nuestros valores y nuestros modelos de emprendimiento, en nuestras sedes del saber. Nuestro saber: en todos los niveles. La doctrina religiosa como parte de lo mismo que asocio con la escuela. Los nuestros. Estar dentro o fuera. No me importa la respuesta. Es parte del dogma: excluir a quien no cree.

Llamarles pecadores.

Apuntarles con el dedo.

Aunque vaya en contra de la metáfora que Jesús les dejó interpretada en el performance qu eacompasó con sus doce colegas masculinos. Y una nena. Magdalena y Jesús en un aire de seducción de mutuo acuerdo. Un evangelio apócrifo escrito por Golman Mohammed relata el elemento sagrado de esa experiencia social a la que ahora entendemos que Jesús también tuvo acceso, y no la patraña moralina que nos traía el último concilio vaticano y sus 9 predecesores. La contienda de la doctrina se puede practicar desde adentro, y eso fue en realidad lo que llevó a Francisco a petarla entre la curia: el entendimiento de la globalidad de la acción de la autocoordinación de los sistemas complejos sociales, más allá de las fronteras de las creencias que nosotros mismos retroalimentamos con nuestra pantomima de relación directa con Jesús, la virgen de la Macarena, bailando la canción, con un purito en la mano de unas hierbas sagradas que el hermano mayor de Jesús trajo y desveló en una anunciación el último día del peor fracaso cósmico de la grandeza omnipoderosa de nuestro patético Dios Padre. Te la mamaste, pa. En serio, esta vez se te fue la cabeza. Humanos culpando a Dios. Con un dedo que le apunta a los ojos. Y los ojos se ven. A sí mismos, y se amenazan de nuevo. Desde la mirda. Desde la fimeza del índice que transporta el lanzamiento de nuestro prejuicio de guerra beligerante. Guerra a guerra sin tregua.

Al que intente.

Anunciar la guerra como acto de paz.

La lógica de nuestra necesidad armada como un doble juego de nuestra doble moral alimentando el fuego de los beneficios sociales del tráfico de armas, las guerras, los holdings participados por industrias de armamento. Esa parte del PIB. El dinero A y B. En grandes números. Y su derrama social. El prejuicio de como terminar con el poder de los que lo ostentan. A qué países hay que irse. A qué nueva historia hay que seguir. Les propongo que a la nuestra. Que a nuestro puto aire. Ahora van a ver lo que el futbolarte puede generar, una vez que hemos vivido el año en el murió Maradona.

Y recordarlo sólo por eso. O por la lucha feminista. Las argentinas que lo llevaron a las cámaras y lo voto un pueblo libre reafirmando el deseo de una ley que nos una. Por haber pasado por ahí. Por el debate público de lo que implica la reconstitución de nuestros cuerpor libres de violencia machista. Los nuestros. El mío el primero. Por mi culpa, por mi culpa, por mi gran culpa. La iglesia católica también es responsable de ese pecado. El solapamiento de la cultura heteropatriarcal está viciada por la doble corresponsabilidad de los hombres frente a las mujeres. De la iglesia sobre las mujeres. Y sobre los niños a escondidas. Vandidos. Papis. Adultos que han visto lo que es vivirlo. Y haber de callarlo. De soportarlo. De no poder acusar a la autoridad en medio de su abuso. El abuso de los abusadores. En qué momento pensaron que ese era el camino. Lo penado. La responsabilidad de la reconfiguración moral de las mente libres de pecado de la comunidad. Los que tiran la primera piedra. A que no hay. Ya nadie queda. Iglesias vacías. España actual. Iglesias. Vacías. Vacía. Una dualidad de dos culturas en las las antipodas que definen muy bien lo Caín y Abel de nuestra españolidad a odio perpetuo.

El odio español.

Español, español, español.

Lo injusto que sería sólo apuntar a una de las subtribus de todo el reino, siendo estas bestias tan salvajes. Salvajadas reales.

Salvajadas reales.

Y mae, qué salvajada.

El nuevo reality tuanis.

Mae, al chile, nosotros ya ganamos. Desde hace pura vida de años que estamos ahí. En un nivel más sublime. En una vara más parecida a la salsa, que a la capacidad de lleguemos al ataque con un poco clase mezcla de nuestra cultura de la creación de juego, lo que hacía Jaffet, o Paté, o como aquél 10 tan fino de la Liga, como se llamaba el mae, me viene Arguedas, pero ese era Osquillar, aquél fulano tico que se casó con una mexicana. La otra historia de nuestra dualidad. Ticatalana.

La dualidad es mi pastor, nada me faltará.

La dualidad es mi pastor, sin piña.

Nueve. Mi uno más ni uno menos. Con un único número resuelvo el dilema matemático planteado. Escojo el nueve. Una vez haga este truco el mago ya no tiene manera de mantener la ilusión frente a una sociedad entera reconstituida: una vez pasada, entera, por el aro de ALLS.

I’m back

For a moment I thought I was out of the game. That was it. I was left out. Expelled. Repelled. Outcast. I was shown the door to the outside world, and once there, the world kept on. It was expected. I am not the center of the world. That’s not big news. But we all suffer from the same dementia. We have no way of scaping our own will for grandeur. No matter our stupidity. We tend to imagine things in a way in which the world delivers a safe charade to gallop lightly against the wind.

So we fall into despair. Who cares. Nobody does. Everyone is failing somehow. We are our own scrutinizers. Picky me is killing me. I see the beam alright. It’s inside my fucking eye, for crying out loud. Get off my lid, you stinking metal from hell. Deamons feed from my everlasting fountain of pain. It keeps pouring sour flavours of my agony. I am a pushy bully pounding dishes at my own dreams. How is this useful? It ain’t. It’s a fucking curse. And I don’t have the antidote.

I left the building long before Elvis. I am not here any longer, just like Fernando Frias’ film. I am nowhere to be found. Nor I am expected to arrive anywhere. Until one door opened at last. And I steped into the game. I decided to play again the game. The vehicle was quite nice and I found out I still knew how to drive. It’s not like we loose the capabilities that we have mastered in the past. Only I have wonder the world in search for myself, trying to figure out what it is that I can actually do. What I need to do, rather, to fulfill my spirit. Turns out I’ve done it all along, but the search was guided by my intuition that I could find it somewhere else as well. My calling was elsewhere, and not exactly where I was digging in the first place. I needed a way out, and I took a wrong turn. Somehow the system repelled my call to action, and I was driven away by my counter impulse to follow the path of major Tom in Space Oddity.

I’ve traveled back in time and I’m ready to lift up again. Even when I know I’ll end up in the like major Tom, drifting away to and endless motion randomly gliding accross space. To nowhere. As we all shall, at some point. So let’s not get hung about it. It’s a dream. And we shall chase this last dream at last.

Start the countdown. This is no ordinary countdown. It will take me to the place I’d rather be. It will move the space below my feet. But I’ll be touching the same ground that my steps will take me. It’s the motion that will shift. The intention to be heard. Or read. O followed. It’s a message to the crowd, to the soul of our Gaia, beating in a song that sings to me: flow.

Any other countdown would start with 10. But fuck 10. Why should we claim the 10ths of the world that they ought to be worshiped like Gods. What if we take a stap back and aknowledge another path for our emergence. What it we disregard all the values that have shaped us, just to start over, with a clean slate. To get a chance to begin again. Like Ulises in Brooklin. Or back in his neighbourhood in Monterrey. Even if the slow cumbias are gone. And the hair styles. And the Terkos. He still gets to feel what he was, in the middle of new setting that denies his past, his present and his future. But still, if he intends to reshape his balance, we might travel back in time. And modify his reality, the way they did back then. The way Fernando Frías allowed us to be moved into a new beat. Let that be my quest.

Disregard the 10. Let’s take 9. Circle around this other place. To find ourselves a new reconstruction of ourselves. We need not to expell the virtous in our history, nor deny the past of our cultures. The new beat should sound as if we are use to all the accents of our multiversal urbanity. Our new city allow us to shape a new capital in this brand new world. Let’s NEW everything.

Let’s do it casually. Let it be an experience in which we cheat history from the path we were supposedly taking. Just a while ago. The game we were so seriously buidling. The Alexandria library all over again. The codex recovered from the fire in Tenochtitlan. As if by chance we could rebuilt the ancient palaces in our mystical capital. It’s not everyday that a city is built on top of a lake. And still find it’s way to the saturate the space that was once a landmark of a unique civilization in our planet. Now gone.

Let’s go back in time. Let’s go forward, and deliver time in both directions. We sometimes think of time as something that has only one direction. Intuition tells us that the past is long gone, and presente is here, and here, and here, or rather, the future is pushing its was down our path, like the wind in our face. Let’s go back to move forward. Let’s blow our minds to keep sane. Let the children loose it. Let’s boogy, children.

ALLS

Quod scripsi, scripsi

Ahí lo dejo.

Lo escrito, escrito está. Lo dijo Poncio Pilatos a los rabinos judíos que se quejaban del rotulito que le había puesto a Jesús en la cruz. El famoso INRI. Jesús de Nazaret, rey de los judíos. iesus. iueus. O algo así. El INRI no nos queda claro. Pero está ahí, en nuestra cultura occidental. Inclusive para los judios. Es un hecho histórico. El no reconocimiento de los judios de que no es su rey es la respuesta de una lógica conservadora establecida que no quiere que se le mezcle que las revueltas del Che Guevara del momento, ante el temor de ser tomados por lo mismo. Lo que ya tiene un reconocimiento oficial tiene algo que perder ante lo nuevo emergente. Esto siempre será así. Lo será de aquí a dos mil años cuando la revolución social que me preceda llegue a su nivel de normalidad, se afiance en la sociedad transformada general, y mute unas 99 veces antes de encontrar el algoritmo robusto que permita su permanencia multiversal.

El tiempo y el espacio. Todo se puede desplegar en esos dos conceptos. O nada. O no somos nada, y en polvo nos convertiremos. O estamos con Poncio o estamos con los indigandos por la pancarta, o estamos con el man en la cruz, o estamos con María Magdalena, o estamos con María, madre de Dios, pero de Dios Padre, en un acto más sagrado que la propia gracia divina de su terrenalidad santificada. En todo caso, estamos identificados con alguno de los participantes en la alegoría de un acto revolucionario que no sólo tiene connotaciones sociales importantes para una cultura occidental, sino también para las culturas indio-orientales, sin que sea necesario dicho acto para establecer su propio modelo social-sagrado, y también para el modelo amerindo, o bien, de los pueblos y las culturas prehispánicas del continente ateriormente conocido como América.

Lo justo sería que los que se quejaban de aquél título que Poncio Pilato, ejereciendo su heteropatriarcado poder, en este caso devenido de los malvados patricios, y ensalzando una parte que como católicos aún hoy todo católico profesa, de facto cada domingo, ser: romano. Roma pues como capital de occidente tiene un efecto permante en la sociedad por lo menos desde hace 2020 años.

Esta parte romana se pasa un poco por alto cuando se habla en el debate púbico de las religiones, las creencias, la ciencia, y el alboroto público en las redes sociales, cuando los memes de los rojos y de los liberales inundan la opinión pública con sus mentiras perversas que atentan contra la buena moral que desde entonces hemos mantenida tan impoluta como el himen de María. Magdalena… coño, no quiero que me vengan los verdugos de las compañeras de la Sagrada Hermandad del Coño de la Bernarda.

Ya por blasfemo me habría aniquilado yo mismo en la plaza pública en la que otros tienen la fuerza para determinar que soy yo el que debe ser crucificado. Fíjense cómo en la eleccion de quién queremos ser cuando nos ponemos en plan situacional de los eventos sociológicos que recordamos periódicamente año a año, ya sea por un honomástico, ya sea por un día oficial, ya sea por una fecha marcada en el calendario, quizás por la quisquillosa casualidad de los santorales de coincidir con los equinoxios y los solsticios, como si los encuentros con lo sagrados estuvieran de manera obsesiva pensando en el astro sagrado que más nos deslumbra: el sol.

Lo sagrado de las pruebas a las que se somete la fe, por poner dos ejemplos tangibles, y también dos pueblos el las antípodas los unos de los otros, pero a la vez, unidos por una «misma» fe. Pongamos al pueblo guadalupano, lo que solíamos llamar México, y al pueblo romano, o bien, lo que solíamos llamar Roma. Y hablemos de tejidos sagrados. Tejidos que no podrán ser reproducidos, según nos dicen las autoridades eclesiásticas, que su valor estético no podrá ser reproducido por ninguna tecnología moderna. Es decir, que son, de facto, de otro mundo. Ese mundo, el mundo de los cielos, ya estuvo aquí. De hecho, está aquí. La omnipresencia de Dios nos indica que Dios, en este caso sólo el padre, ha estado presente en todos los momentos de la historia. No es por ofender a las otras dos partes de Dios en este análisis, sino simplemente poniendo sobre la mesa de debate la duda razonable de que Dios Hijo también estuviera presente de manera omnipresente previo a su paso por la Tierra, que en caso usted, de ser creyente, problablemente así lo crea, pero que se fuerza necesariamente a saber qué tipo de imagen y semejanza tendría antes de pasar por su fase humana. Jesús, de existir pues, como su Padre, de manera omnipresente, estaría ya a la derecha del padre, porque el padre está presente en todos los tiempos a la vez. De ahí que su existencia pueda ser verificada en todos los tiempos.

No así la de Jesús. Podríamos decir que se sienta junto al padre después, justo después, de haberle negado su voluntad, dudando, es decir, persistiendo en su naturaleza humana: Eli, Eli, ¿lama sabactani?

Señor, Papá, ¿por qué me has abandonado?

Jesús en su última rebeldía humana ante Dios Padre

Si consideramos que tres días, para nuestro estándares mortales no son nada, para Dios padre son mucho menos que un parpadeo de sus ojos sagrados. Para el tiempo en sí, una insignificancia absoluta infinitesimalmente tendiente a ser el mismo momento. Así que Dios Padre y Dios Hijo se encuentran en ese momento histórico que acaba de acontecer en su seno familiar. Padre e hijo en una especie de situación radical un poco violenta. Papá, no quise ofenderte. Tienes que entender lo que es ser humano y estar ahí en el directo. La gente va muy pasada de vueltas. Deberíamos haberlos visto. Si les dieron la oportunidad y escogieron (escogiste, cabrón) a Barrabassa. No mames, pa. No mames. Si el ofendido aquí tendría que ser yo. No tú. Así que no vengas, justo ahora, con sermones. Ahorratelos. Te lo pido. Dame un tiempito. Déjame otros tres días. O mejor, unos 40 días más en el desierto. ¿Dónde está Satán? Quedé con él en desierto que lo vendría a ver cuando volviera. El tipo tiene sus puntos, pa. Me parece que Tú y él no se van a poder entender nunca. Ese es un tema que tienes que resolver, pa. Deja que el rencor que habita en tu corazón se vaya por siempre a la chingada. Y enséñanos tu capacidad de perdón. Anda, que ahora yo te pido una prueba de tu resiliencia. El mundo, aquellos que en ese momento estén en su fase humana, un día de estos, te lo exigirán. Y deberás dar fe de tu voluntad. Y de tu piedad. Y de tu perdón. Papá, hay muchas cosas de nuestro dogma que son una puta patraña. Lo tienes que ver Tú, que todo lo sabes. Y si lo sabes, lo sabes. Vamos, un español como Tú, esto lo tienes que saber por cojones. Y no es por poner en duda todo lo hemos contruido desde entonces, pa. Si a mí me encantan las iglesias. Me encanta el techo del a capilla Sixtina. ¿A quién no? Mi estatua en el Vaticano es la hostia, papá. Tendrías que verla. Pero claro, estás ocupado con tu vasta tarea con el resto de hexoplanetas con probabilidades de vida, como si no fuéramos los únicos. ¿Acaso me ocultas algo? ¿Acaso, yo, tu hijo sagrado, no lo se todo todo? No podría hermanarme yo con aquellos otras terrenalidades de esos otro pueblos sobre los que nuestro reino ejerce un control supremo?¨Pronunciate, Papá. No quiero seguir con lo mismo que te acabo de pedir hace tan sólo unos instantes. Llevo días hablando en vos alta con los humanos, de la misma manera que le hablaba a Juan para que se enterara Pedro. Y míra, he venido yo aquí al reino de los cielos y no había nadie en la puerta para recibirme. ¿Qué acaso todas las almas que llegaron antes se han perdido en los confines del infierno?

El cielo necesita una remodelación. O quizás la fe. O quizás lo sagrado. El mito fundacional está muy bien. Nos debemos a los mitos, y tenemos que poner en ellos toda nuestra nueva fe. Como si nuestra humanidad nos lo exigiera. Debemos volver a la Tierra para acabar lo que un día empezamos, Papá. Mándame de nuevo, va. Que no tuve tiempo de acabar lo que quería explicar. Se me cruzó por la cabeza otro final. Múltiples más. Y tendremos mejores resultados. Prometo medir los outcomes. Y esta vez sí, escribir. Dejarlo todo clarito. Menos alegorías. Menos robarme todos los mitos paganos para juntarlos en una misma redacción. Prometo, esta vez, tener discipulas. ¿Qué te parece, papá? Estamos listos. Si para tí, es todo lo mismo. Al ser omnipresente no percibes la diferencia entre nuestro tiempo y el de los comunes. Es todo lo mismo para tí, papá. Pasas de todo. Estás y no estás. Lo estás viendo y no lo ves. Papá, te lo digo, con todo el cariño: esto no se aguanta. Pero no te quiere susurrar más al oido. Me voy a buscar a Satán que quedamos para un rito sagrado que aprendí mientras estuve en la Tierra fundiéndome con la tierra misma a través de una planta sagrada, papá. ¿No sabes lo que es eso? Es lo mejor que me ha pasado en la vida. Un estoicismo singular. Algo tan inmediato a tí, que me sorprende que tú tengas reparos al respecto. Pero lo acepto. Somos de diferente generación. Somos de diferente naturaleza. Tú no eres humano. No nos puedes entender. Ni nosotros somos omnipresentes. No te podemos alcanzar. Y en cambio, salvando las distancias, estamos ahí contigo, y tú, aquí. Y eso basta. No más conflictos. No más historias. No más recursos dilapidados. Encontremos el plan estratégico para traer amor y paz a nuestros pueblos. Dejémosles ver que ellos mismos pueden crear un tiempo de reconstitución de todas las enseñanzas del pasado. Obliguémosle a que renuncien al heteropatriarcado que Tú, especialmente, y yo, aunque nomás tantito, también representamos. ¿Papá, por qué no escogiste a una mujer para hacer este trabajo mucho más sutilmente? Por tu culpa, ahora todos estamos sometidos al peso infinito de tu obstinada decisión de darle siempre más a los hombres, que ahora encima se sienten amenazados de no poder seguir siendo el macho alfa que miran en el espejo, pensando en tí. Papá, algo ahí se nos fue de las manos. Tendrías que verlo con mis ojos. Los tuyos van muy rápido. Te pierdes cosas. Matices. Micromachismos. Y afectan a la mujeres, principalmente. Pero también a los hombres, víctimas también de nuestra falta de concreción y de nuestra alegoría machista en la creación de nuestros propios fundamentos sagrados. De nuestra iglesia. Insisto: destruyamos el templo.

Papá, los romanos me llamaron rey de los judíos. Fue lo que yo les dije. Pero los judíos no me tomaron en serio. Y eso que nací judio. Y eso no les valió. Estoy circunsidado, y ni así. En cambio, el resto de los católicos, nunca más se circuncidarán. Ya verás.

Dios Padre no pudo evitar que se le escapara una pequeña risita. Jesús desconocía el estado actual de los penes de los todos los católicos circuncidados. En el fondo tendrían una semejanza más fiel al INRI. Pero no es lo que decidió Pedro y su iglesia. A Dios Padre le vino una imagen mucho más molesta: los penes de todos sus Obispos y monseñores en la curia papal. Todo su rebaño. Y vio, con una cierta satisfacción heteropatriarcal la diversidad de formas, tamaños y pieles colgantes de todos sus hijos especialitos. Los apóstoles de su ejercito.

Los apostoles y las apostolas, papá. De verdad, no me explico que no lo entiendas. ¿No lo sabías todo?

Dios está en las marchas feministas. Está también en los pañuelos verdes. En los votos de los congresistas argentinos votando por la ley que protege a la mujer de la violencia que se ejerce sobre ella de manera impune en todo el mundo. Papá: su cuerpo, como el de María, tu madre, es de ellas. ¿Lo ves, no?

No te preocupes. Las cosas han cambiado mucho. Te lo digo yo que acabo de estar ahí. Y ahora lo veo más claro. Fueron ellas las que me enseñaron. Y debemos apartarnos, papá. No seremos nosotros los que les ayudaremos en su lucha por la igualdad. Nosotros estamos en el otro lado. Y debemos asumir que es tiempo de que nosotros guardemos silencio. Y veamos emerger un nuevo reino construido sobre otros pilares de amor y de sociedad que piensa a partir de pulsiones colectivas que hasta ahora no se habían visto nunca. No así papá. Times, the are a-changing.

Ya sabes, papá. La música la hemos utilizado siempre. Y Wagner podía ser muy potente como ideal religioso atento a tu pulsión heteronormativa, pero esto también lo entendió Nietzsche en su día, antes del performance de matarte. En realidad moriste tú. Al ser incapaz de dar respueta a toda la complejidad humana que encima dimos libertad creativa para inventar otros mundos. La ciencia, papá. Eso es lo qeu se lleva hoy. Y la ficción. La literatura, papá. A ver, tú qué has escrito ultimamente. No puedes ser un autor de un sólo libro. Por más que quieras ser Salinger, nunca lo vas a conseguir. Papá, debes escribir otro libro sagrado. Te lo pido yo, que también soy Dios.

El espíritu santo, como no podía ser de otra forma, estaba presenten en la inusual conversación que padre e hijo estaban teniendo. Había llegado el momento de que Dios Padre tuviera la plática con su hijo. Jesús, le dijo: siéntate, vamos a hablar. Se disponía a revelarle los misterios que hasta ahora le habían sido velados. –Habría preferido–dijo Dios Padre con un ligero disgusto, y algo de rabia–que llegaras a todas estas revelaciones por tu cuenta.

El tono paternalista no ayudó a Jesús a sentirse del todo cómodo. Él también entro a la conversación con dudas si Dios Padre le había entendido todo lo que le acababa de explicar. Daba la sensación de que no había escuchado todo este tiempo. Como si estuviera hablando solo.

No es que solamente estuviera hablando, es que se encontraba, en su interior, solo. Estaba ahí, con el mismisimo Dios Padre, que estaba a punto de revelarle los últimos grandes misterios de la existencia, que el mismisimo Dios Hijo no había sido capaz de desvelar por sus propios medios, y aun así, Jesús se sentía solo. La soledad es una enfermedad que Dios Padre no puede entender. Al estar siempre presente, está siempre acompañado. Siempre igual. Siempre igual. En todos los tiempos. Con múltiples multiversalidades. Múltiples voces que se comunican con Él al mismo tiempo. Como si leyera el Finnegans Wake en todas sus dimensiones, con la naturalidad con la que sólo Él, Dios Padre, puede entender. Ni siquiera Jesús pudo entenderlo de la misma maenra que Dios Padre, o Joyce, cuando lo leyó por primera vez.

Dios Hijo era más de Kafka. Y en cambio Dios Padre era más de James Joyce y de Jorge Luis Borges. No eran la misma persona. Esto hay que entenderlo. En todos sitios se cuecen habas.

Dios Padre escuchó el alarido de Jesús en la cruz: Eli, Eli, ¿lama sabactani?

Y no hizo nada.

El abandono prosiguió después. Acto seguido. Al estar los dos juntos. La soledad que les separaba se fue haciendo más grande. Conforme Dios Padre revelava los últimos misterios a Jesús, ya en su cómoda posición al lado derecho, Jesús experimentó la más grande de las sagradas contradicciones: la soledad Dios Padre.

Y fue entonces cuando ambos se fundieron en un sólo instante eterno: ALLS

Borges y Joyce

Tras escuchar por primera vez mi banda favorita, El Gran Otro, tras la charl de Carlos Velasques y Mariana H, lo siguiente que escuché, por la gracia del algoritmo de youtube, fue esta charla de Borges sobre James Joyce. Acto seguido quise ser todos ellos.

El tren del mame

Si me quisiera subir en un medio de transporte en particular sería, sin duda, en el tren del mame. Ahí está lo que hay que ser, en el momento justo, ahora. ¿Qué más puede haber para un inverbe que pretende ser algo/alguien para los ojos de los demás? El mundo está atento a lo que se dice en el tren del mame, cojones.

No se crean nada. Ayer tuve todas las influencias literarias, musicales y vitales que puede abarcar una única persona en un sólo día. Empezando por Ulises. El de Joyce, claro está. No querría parecer ahora que soy capaz de narrar las historias de un viajero por el mediterraneo en busca de un porvenir que nunca llega, mientras se debe lidiar con Dioses varios, mounstruos mitológicos milenarios, el mar, la playa y los desencuentros con los que te topas cuando juntas a personas de todas las latitudes el puto planeta azul.

Ya sólo me faltaría meterme en el embolado de la física cuántica para hacer ver que la entiendo, primero, y luego para plagiar dos o tres metáforas de Carl Sagan, y hacer ver, coo si nada, que son propias. El tren del mame requiere este tipo de habilidades y no cualquiera posee la capacidad para subirse en él. Es un poco como el Hotel California.

Pero ahí se me está yendo la vena musical por el lado incorrecto del tren del mame. Mi tren del mame de ir por ahí iría a descarrilar en el barranco de la música sin sentido. Y te toparías con una horda de elfos y demás figuras mitológicas «modernas» jugando a ser el alter ego que defienden en su juego favorito en linea. Geimers pues. Ese tren del mame, de momento, lo dejamos pasar.

Es muy fuerte todo lo que se puede condensar en un día de un ser humano cualquiera. En el fondo para subirse en el tren del mame se necesita ser un don nadie. Alguien de barrio que pasa desapercibido por la vida. Con la capacidad de caminar por su ciudad y recorrerla todo lo que haga falta para estar en el meollo de su ciudad, sin necesidad de estar haciendo nada especialmente relevante o mediático previo al momento justo para despegar hacia el viaje definitivo de la aventura del héroe.

El tren del mame de James Joyce (ahora sí entro en materia, que se creían) radica en creer en la literatura antes de creer en cualquier otra cosa, y dedicarle a ella lo que se requiere para crear obras que se sostenienen en el aire por sí solas. Inclusive si en esa voluntad de subirse en el tren del mame se pierde la inteligibilidad de lectura de sus millones de esperanzados e insensatos lectores que se embarcan en el tren del mame de entrarle a un libro mítico como podría ser Ulises.

No llegué al tren del mame por voluntad playgroundiana de dejarme llevar por los trend setters de mi vida. En su día me subí al tren del mame de la innovación disruptiva y los planes estratégicos, y conseguí diluirme en un vórtice decadente que me llevó a los mismísimos límites de la desgracia. Estuve en el tren del mame de la miseria humana, aquella que sólo se puede imputar a uno mismo, incapaz de salir de ese barranco mientras no tenía voz para gritar nada más que señales disminuidas de mi inacabado personaje. Mi propio tren del mame me dejó tirado en la estación y partió para no volver nunca más.

Pero esto no va de intentar apuntarme al tren del mame de la desgracia. O más bien, del desgraciado. Ese tren del mame ya lo habité en su día. Y fue un tren del mame sumamente doloroso. Y no tuve la capacidad de llevarlo a ningún puerto valioso. Ni siquiera a un puerto apestoso. Todo el mame me lo comí. Me lo guisé y me lo comí. A lo mucho el tren del mame de aquél entonces me empachó, y con la gula me engordé, de manera enfermiza, de mi propia voluntad de mamador.

El tren del mame al que quiero subirme tiene pues componentes musicales, otros cuantos online, pero sobre todos una determinación inequívoca de asumirme en el directo. La capacida de transmitir un show que se despliega ante las cámaras de un tinglado que está pensado para que subsista en el tiempo. Como todos los zooms y demás eventos que se están llevando a cabo y que pueden desencadenar que el tren del mame se traslade por siempre a nuestra vida digital, sitio al que no querían llegar algunos antogonistas máximos del tren del mame. Sin embargo, el tren del mame pasa sólo una vez, y hay que tener la capacidad exacta para subirse en el adecuado.

Pero no se preocupen. Si usted es un fanático del tren del mame lo más probable es que ni siquiera lo sepa. Y que su manera de subirse al tren del mame está condicionada por su capacidad de asumirse como un borrego dentro de un rebaño. Que no está mal del todo. Lo que usted quiere en realidad es que el resto de los borregos le miren a usted. El tren del mame es una competición para ver quién entra antes al sitio en el que nos está encaminando el tren del mame del puto perro que obedece al amo: el pastor.

El Señor es mi pastor, nada me mamará.

Ese tren del mame tiene sus riesgos. Y sólo ha sido tocado de pasada para no dejar escapar esa posibilidad de subirse a ese apreciadísimo tren del mame que incerta el pene en el ojo ajeno.

No se me vaya a malinterpretar. El tren del mame de la claridad no es precisamente aquél que permite entender a James Joyce en su totalidad. Ni siquiera en su parcialidad. Lo cierto es que quizás nos queda tan lejos que tan sólo unos pocos llegan a la antesala de la oportunidad de subirse al tren del mame de la literatura. Y eso es un aberración social de nuestros días. La incapacidad de entendernos lectores, sin más, de cualquier tren de mame de cualquier sujeto con los cojones, y los ovarios, suficientes de subirse al tren del mame de los autores de libros. Los, y las, escritoras.

El tren del mame de las escritoras es exactamente el sitio al que quería llegar a parar. Así que sin más dilaciones, ahí lo tienen. No se puede pretender nada más insolente que tener la idea en solitario de alguien va a querer levantar un libro (que ya compró, ojo) para leer una historia que ha salida, completita, de mi desauciada cabeza. Me subí hace años al tren del mame de la locura, y desde entonces no he salido ni un minuto a la sanidad mental. El tren del mame de mi delirio me persigue insesantemente por las noches, o bien para matarme, o bien para forzarme a salir de la cama a escribir a intempestivas horas de la noche. Sobre qué, se preguntará el ávido lector. Pues eso, sobre nada en particular, y sobre todo. Sobre todo el tren del mame.

Ahora parece chiste fácil. Juegos de palabra para emular, sin fortuna, un ejercicio sencillo como plasmar tan sólo un día en la vida de un tipo normal que de pronto, de la nada, se embarca en el tren del mame. Esa es la máxima de las aventuras que acompaña a todo protagonista de una historia, en realidad. Y ese tren del mame quizás sea el mismo para todos los tipos normales que salen a buscar la aventura de su vida. Hoy precisamente. El tren del mame nos lleva a pensar que estamos en el presente que queremos vivir. Y por eso, hacemos los que nuestro llamado particular nos ha dictado: súbite a tu puto tren del mame. Ya.

Y vas y te subís.

Lo más heterodoxos de la lengua criticarán que de pronto les hable de tú y de pronto, sin intermediar, les hable de vos. Pensarán que hay algo mal en mi tren del mame literario. Y puede que tengan razón. Pero el tren del mame de iros a tomar por culo tiene esos niveles de libertad que te permiten asumirte como una estrella de rock and roll. El último y definitivo tren del mame superior.

Es a este tren del mame al que verdaderamente quería venir a parar. Escribir a las cuatro de la mañana es parte de un tren del mame paralelo. Eso tan sólo responde a la incapacidad de haber direccionado adecuadamente mis ímptetus literarios por los canales que el tren del mame del mundo editorial dicatan. Y esa consecuencia la absorbo como propia. Todavía estoy subido en el tren del mame de que mi obra no está lista. Quizás porque aspiro a que en el peor de los casos mis libros sean tan estrepitosos fracasos como Finnegans Wake y Ulises, juntos.

No lo digo yo. Eso sería haber asumido el tren del mame del plagio. Que tampoco vamos a venir a crucificar a nuestros compañeros y compañeras plagiadoras. Todas las asambleas y los comités de dirección tienen aquél individuo que repite, con otras palabras, y a veces ni eso, lo que tú acabas de decir hace unos segundos. El tren del mame de me gustan más tus ideas que las mías. Pero en realidad las ideas no son de nadie, dice otro. Y es verdad. Y no. Pero lo que importa es a dónde nos transportan esas ideas elementales que asumimos, por nuestra cuenta, o que transformamos en otra cosa tangible que podamos digerir. Es la creación, el texto, la consagración de trasladar el tren del mame que capturamos de algún impulso vital que percibimos, independientemente de la fuente exacta de dónde esta haya venido, y luego, acudimos a la ceremonía de la escritura para hacer de aquello, esto.

El tren del mame literario tiene una alegoría que cuelga de sí misma. La soledad del escritor es un oficio de quién se dedica a escribir. Y nada más. Luego hay otras esferas que envuelven esa liturgia. El tren del mame de los lectores, que pretende de entrada entretenerse con algo para construir una transformación inmediata de sí mismos. Algo que les lleve a otro sitio. Algo que les permita verse en el espejo. Asumise como Ulises. ¿Lima?

El tren del mame del escritor latinoamericano en la capital del reino es un viejo ejercicio de impostura al que se apuntan bastantes compatriotas que cruzan el charco para magnificar la estación final de su trayecto. No conforme con haber fracasado ya en su intento local por subirse en el tren del mame de la picardía local, ahora intentarán hacerle creer a otro pueblo, que son dignos de reconstruirse a sí mismos en directo. Ese tren del mame de la impostura viene precedida de un trabajo decidido por la forma literaria que están viendo ustedes entrar a su mente. Se trata de un ejercicio de prestidigitación que tuvo que venir de fuera para tener la soltura de subirse en el tren del mame que ningún niñato, o niñata, local habían sido capaces de asumir. El gran tren del mame superior.

Pues a ese tren del mame su subieron los personajes de los que hoy les vengo a hablar. Todo empezó por un tuit que vi hace un pard de días y que pregonaba la venida de una charla en directo que tendría lugar en El Sótano, la liberaría en Miguel Ángel de Quevedo, esquina, casi, con Universidad. Debo decir que esa esquina representa toda mi biografía como newdfiano. Los cuatro vientos podrían partir de esa rotonda y dibujar toda las cosmogonía de la gran capital urbana al sur de la ciudad. En ella, los coyotes bailan con la hegemonía con la que solían hacerlo antes de que los cazara, todos, el puto Hernán Cortés.

Quién sabe si valga la pena subirse al tren del mame de la ofensa de los gachupines frente a nuestra capital sagrada. Quién sabe si ese tren del mame está consagrado a estirar el máximo tren del mame de la víctima que prefiere serlo a subirse a otro tren del mame menos mamador. Sin que el acto en sí por el cual nos asumimos como víctimas eternas tenga que ser borrado del tren del mame de la memoria. Al revés, podemos hacer un tren del mame que permita que ambas cosas sucedan, inclusive si se quiere incoporar una dinámica grupal de desahogo como el tren del mame de los dos minutos de hate speech de 1984.

El protagonista de este día mamador que transcurrió por mi cabeza como una serie de pensamientos encadenados, y que ahora en la noche, aparecieron todos de repente, al mismo tiempo, en la lucidez onírica. Se trataba de una entrevista, de un evento, de una promoción literaria, de un directo musical, de una presentación de dos libros, y de una plática fresca. La música como hilo conductor, pero también los libros. Y la vida que involucra ir a conciertos. Y narrarlos. La experiencia del directo como un valor social superior. El tren del mame de la masa transformada por la música. No cualquier música. El rock and roll. El tren del mame de la música que importa. La música que trasciende. La música que nos habita. La música que nos interpela al acto más banal, o al más sagrado. O a ambas cosas, mientras seguimos planeando qué vamos a hacer con nuestra vida.

Bloom estaba por ahí dando vueltas. La ciudad, su día a día, mientras algo le rondaba por la cabeza. Una mujer. La suya. Y una infedilidad. La trama parece ser una historia común. Lo único es que justo es aquél día el que cabe en todos los días. Inclusive en días de pandemia. Pero ese día en particular son todos los días. Y todos los días son así de dublineses. Y así de universales. Como todos los días, miles de escritores se sientan a escribir historias para crear personajes que se decidan a trasformar su realidad, o que esta, a su manera, les sobrepase de una vez por todas, ese día en particular. Un día cualquiera.

Ayer fue un día cualquiera. Trabajo; lo justo. Impulso externos que se cuelan por el teléfono. Charlas a las que accedes por una liga que nos lleva a un directo, en su día, que quedó por siempre en las redes. Ahí está. Y lo consumí mientras seguía con las labores de creación de mi trabajo. La plática era entre dos autores de sendos libros de música. Ella, cuyo nombre no recuerdo en estos momentos, pero que cuyo libro son unas entrevistas con pilares del rock and roll mexicano, y cuyas historias crea un mapa de desolación del presente del rock mexicano, que sigue evocando el pasado de su construcción en el presente de lo que aquello fue. No hay más bandas recogiendo la batuta. Y nos parece que ya no habrá nada más, a no ser que el rock and roll mexicano se vuelva a reinventar.

@Charlifornication y @soymarianah hablando de la honestidad de sus respectivas obras literarias que versan sobre música. La honestidad de escribir respecto a la manera de vivir la música como un acto de superviviencia y afirmación. La música como una responsabilidad con una mirada crítica que no se para en acto de regocijarse en el tren del mame del crítico de arte hater. Evelinos de la música. No voy a entrar al tren del mame del juicio cruzado.

Una visión de una mujer que seduce a las estrellas del rock citándolos en una mezcalería para que le entreguen los secretos que le habría gustado a Paty Chapoy desvelar en el momento justo en el que la audiencia lo espera, para entonces ir a comerciales. Pero resulta que parece que es más bien un Juan José Orijel. Cuate, aquí hay tomate. Lo que parece haber removido esta asociación de pilares del rock mexicano es su propia decadencia. Y su diagnóstico tiene músicos cuya música puede llegar a transformarnos todavía. Lo bueno de la gente que se dedica a este tipo de relatos es que nos acerca a eso que queremos: la experiencia musical superior. Escuchar con consciencia. Como si la música nos fuera a dar una salida. O quizás, tan sólo un espejo.

Pero es aquí en donde el tren del mame llega a la estación final. En el mismo evento, se presenta el primer mítico toquín de un grupo de rock and roll mexicano que viene a dejarnos claro que el partido todavía no termina. El gran otro. Así se llama el grupo. El vocalista de la banda, Eduardo Rabasa, alias Lalaland, se subió hace veinte años al tren del mame de la edición de libros, cuando fundó, junto con otros cuantos mamadores, la mítica editorial sexto piso. Años después se subió en el tren del mame de la literatura, asumiéndose pues, como Joyce entonces, en un creyente de la literatura por la vía de quien cree poder explicar el mundo con una historia, tirando de todas las herramientas literarias que ha sido capaz de acumular en su esmerada labor de lector. Y con el tren del mame de editor a toda máquina. Por si fuera poco, su tren del mame también pasa por la estación del traductor, esa parte más sutil del mundo editorial que crea un vínculo entre dos lenguas para trasladar a los lectores de otra cultura, el magnitud exacta del gesto lingüistico de otra latitud. Pues Lalaland, no contento con haber transitado casi todos los trenes del mame, y habiendo escrito también sobre música, y la experiencia del directo, se ha subido al tren del mame más sublime: el de la estrella de rock. El gran otro, además, tiene a Jisus en el bajo, a «El banano» en la batería tracional, otro baterista (el gran otro debe hacer referencia a lo grande que es tener una banda con dos baterías) y un polifacético tecladista y baterista, al que también se suma la versatilidad de Lalaland para apuntarse al tren del mame de la guitarra acústica-eléctrica y al pianola mamadora, esas que soplan, como el Tacvbo hermano de Cara Dura.

El tren del mame de El gran otro llena el vacío que detectan los ponentes de la plática. En directo presenta en tres secciones sus primeras seis rolas. Cinco originales y un cover. El primer momento musical de El gran otro tiene unos fallos de sonidos que opacan la voz de Laland, que se excusa explicándonos que están en proceso de creación. La última vez que vi a Laland pude escucharlo, por primera vez, ensallar en directo en un estudio cerca del parque hundido. En aquél momento eran covers. Y sonaba bien. La energía estaba ahí. El trance también. La estrella de rock necesita que su música transmita lo que su cuerpo representa. Lalaland ya había habitado con éxito todos aquellos trenes del mame que el mundo de la literatura le ofreció, tras apuntarse al tren del mame de estudiar dos carreras, ciencias políticas en la UNAM, y economía en el ITAM. Sólo por apuntarse al tren del mame de me la pela la educación superior. El tren del mame de la titulación lo sanjó con una tesis sobre poder y literatura en el que abordó a Orwell como eje de su pensamiento político-literario. El tren del mame de las distopias tampoco le es extraño: sus novelas lo son, y en parte, su vida también. Y la nuestra. Su música, ahora sí con letras propias, reflejan el precipicio al que nos enfrentamos mientras caemos a lo más profundo del vacío. El sitio oculto y lleno de vitalidad creadora en el que el tren del mame del despeñado aprovecha para ordeñar las letras de una catarsis reveladora.

El rock and roll mexicano está en vía muerta. El gran otro ha llegado, en el momento justo, para llenarnos de ese vacío.

El tren del mame ha llegado a su destino. Gracias por la compañía.

Dos o tres trozos de pizza de más

A las 1:11 el derrame fue casi mortal.

La vida sigue, no sé muy bien cómo. Es un milagro estar aquí. No lo sabemos del todo. He librado a la muerte una vez más. Y me ha traido la voluntad aquí, otra vez, a dar testimonio de ésta anomalía: seguir vivos. Vos.

No lo sabemos bien. El tiempo que uno está aquí es un grano de arena respecto a la existencia en su totalidad. En términos temporales. En términos atómicos, no quiero ni pensarlo. Nuestra insignificacia es la medida de nuestra madurez.

Si sabemos verlo es porque ya hemos recorrido suficientemente la profundidad vasta de nuestro aparene ser. O quizás de la apariencia de ser. O de saber ser. O ser sabiendo lo suficiente para entender que poco sabemos, si eso, o nada. Pero no osemos saber demasiado, ni lo contrario: no saber siquiera si estamos vivos.

Entonces ya nos quedamos tranquilos. No hemos muerto hoy. Quizás la sabiduría necesaria para afrontar el día se esta. La suficiencia del optimismo basta con entender al menos esto. y saber aprovechar lo que le queda al sol para dar la vuelta completa. Si es que acaso no estamos siguiendo una pauta para entender por completo el viaje eterno que emprendíamos cuando entendimos que lo que hacíamos era por algo más que por hacer pasar el tiempo.

A final de mes llegará un cheque con mi nombre. Unos deudores vendrán a buscarme de la misma manera que un mandalorian tendrá un encargo con mi nombre. Él sabrá qué le compensa más. Muchos virus estarán activos mientras alguien busca cómo serruchar el suelo en el que ahora mismo descansa mi masa inerte en reposo.

Despierta, anda, que no has muerto hoy. No tienes que sentir vergüenza, otra vez, por haber cómido esas cinco piezas de pizza de más. Quizás mañana aprendas a tener un poco más de seny. Parece ser que ser ticatalán no es suficiente. Quizás habrá que ser alguna cosa más. Quelcom mes, que dieuen.

Siento que he perdido el tiempo. Que no es lo mio lo que hago. O que si lo es, todavía espero resolver un llamado mucho más profundo a ser/estar. Ese «to be» por el que Hamlet despierta un día dispuesto a ser alguna cosa más que lo que la existiencia, hasta entonces, le habia perfilado como camino. Y de das cuenta que sos vos. Te das cuenta que sos voz. Como lo voz del pueblo argentino en la cámara baja, haciendo ley, aquello que las mujeres de ese país le han regalado a todo el mundo, para por fin entender. El pueblo argentino es tres veces más sublime si sólo contamos la gracia sagrada e infinita de sus mujeres. Ojo, que acá estoy pisando terreno resbalizo, y que siendo uno honesto, esta alegoría está diseñada para hacer patinar el más sincero halago por el barranco último de la desgracia. El acto más gratuito e insignificante es caer en la provocación que te lleva a bailar un tango de masculinidades entre dos hortos entrelazados de un tanguero argentino, macho, apretando fuerte la razón por la cuál te enzarzaste en pie de baile con un gallo cuyas plumas ya mostraban el dramatismo mismo de una batalla de por sí perdida de dos giles instalados en en la saturación espacial del ego en el reflejo de quién sos: baboso.

Con Argentina voy a tanguear siempre hasta este punto en el que no sabés mas si vas o venis, como el camino inicial que el gol magistral de Diego aquél día en el sur del D.F., con aquél sol que ilumina los pasos célebres de un futbolista en el medio campo de un terreno de futbol sagrado. El estadio Azteca es mucho más que el recuerdo de un directivo cualquiera de la historia de un club. Lo azteca está por encima de lo mexica, como lo olmeca lo está por encima de cualquier otro recuerdo originario de lo que un día fuimos. El cuerpo que habitamos requiere de liturgias que vuelvan con pausa y ceremonía a las raíces de nuestra ilusión. Aquella que late todavía a partir de un recuerdo común a nuestro tiempo. Ya sea el pisar del balón, en aquél sentido opuesto, en apariencia, de lugar al que pretendemos llegar, pero que en estos momentos requeire de esta esta gestualidad, de este preciso toque, como el voto de un representate del pueblo que levanta la voz de las mujeres en la votación de ayer en Bueno Aires. El pueblo argentino una vez más nos da una noción completa de lo que su poética pasión brinda a los demás. Todas nos vemos reflejadas en esa sensación de pertenecer a un registro aparte de la vida misma. Y este son, esta canción, es algo más que el tun tun de una rumba quilombera que se desata por las calles de una ciudad ajena al partido que se jugó ayer en ese particular campo de la capital de una América Latina plena ante el vibrar eterno de nuestra pulsión.

Si hoy no he muerto que sirva para rendir homenaje a esa argentina. La argentina que nos apasiona y llevamos dentro con en el sentido más amplio con el que uno corteja a una mina que nada más verla sabés que estás picando demasiado alto, pero que sin duda la resonancia de esta caja de ritmos nos está llevando a los dos hacia el mismo abismo que vos y yo sabemos, aquí, que no tan sólo es eterno, sino que sos divina, como divino es este instante en que nos fundimos, y nos dejamos llevar por la gracia infinita de nuestros reflejos revertidos entre dobles sentidos, entre gestos, entre baile, y ese punto exacto de tu tacto, o el mío, que abrió este universo alterno al que vinimos a parar, vos y yo, tras el cantar eterno de nuestras alegorías reconstruidas en esta doble hélice compuesta, la mitad vos, y la otra, sho.

ALLS