Supongamos que hay dos estados

Yo se que no es fácil renunciar a la unidad.

Ni modo.

Te chingas.

A la verga.

¿Qué pedo?

¿Algún pedo?

Peda.

Futbolarte.

El otro estado: vótame a mí para acceder a ese otro estado.

My thing.

Become what you are.

Raise up.

The NEW community.

The last answer.

Our quest.

My doubts: the nine big questions.

Search for them.

Search with us.

This is your mother fucking NEWCoP!

Bitches!

The forgive me clause:

—Ladies, I am trully sorry. I ain’t like them fools. They are motherfucker old fashion dicks. I’ve spot them. My entire life. Fought them like you fight a nazi. We all do. That shit ain’t right? Is that clear?

So here’s the deal, nayers: FUCK YOU NAZI.

That’s how you talk to a nazi. It’s in the morals class. The NEW rule.

Ok. Just for a minute, amplify it, make it ninetynine seconds.

That’s the new rule; now NEW rule.

The answer is NEW language.

We can include there everything we need to pack. We are going. Tonight.

And we go.

As high as high goes.

I strokeout again.

Just this Sunday.

I didn’t show.

I just let time pass.

That’s kind of my thing.

I have a plan.

Still.

I’ve call it long ago.

But I wasn’t quite so convincing.

People thought I was crazy.

I forget sometimes.

But when I really come to my senses I am back to that same multiverse you may be welcome to establish at right now. At your own risk.

I have a terrific actress for that role. She’s the Falcon crest story of as a heir of one of the family names of our land. The history of our families in NEW spain history.

You see we can take a ride together.

You are in here or you are not in here.

That’s clear.

Cristal.

Clear.

ALLS


Y me voy a la verga.


Esas seis palabras son un libro.


Una pinche lengua nueva, putos.


Mae, caraepichas están listos para el más sublimes de los planes………


El nueve puntos.


La solución ortogonal a su pinche mundo culero.


Ay, por qué no te vas si tanto te molesta estar aquí.


Unos dicen: xenofobia. Otros: no lo veo.


Las putas dos españas, ostias.


Iros a tomar por culo.

Iros a tomar por culo.

Iros a tomar por culo, por favooooooooor…ouooooooooo…ouooooooooo…ouooooooooo…ouooó.

OUOÖ

OUOÒ

OUOÓ

OUOÔ

Ya estuvo. Hubo uno que no aguantó. ¿Qué pedo con la tiranía de los olmecas y los û.

Identidad û.

NEWÛ.

Ahí tienen, putos.

Su puta real social.

De San Sebastián.

Del público llueven flechas reales que me acrivillan en el gran teatro de la ciudad.

Un programa de TV3 que escribo yo, interpreto, filmo, audio (microfoneo el pinche puto lugar… llenad la ciudad de micrófonos y encenderlos. Todos oyen todo. Como Estados Unidos te escuchaba a tí en los nochentas, los noventas, los sesenta, los setenta, los cincuentas no tanto, estaban intentando ver qué hacer para buscar una excusa militar para estar por el mar de Korea y tirar una bombas en plan de guerra. La historia militar de nuestra civilización le pertenece a toda una cultura que ha buscado siempre instaurar la violencia como un principio primero de nuestra especie: NIEGO LA MAYOR.

NIEGO LA MAYOR:
NIEGO LA MAYOR:
NIEGO LA MAYOR:
NIEGO LA MAYOR:
LIGO LA MAYOR:
LIGO YO AL MAYOR:

De los mossos, de los mossos………

L’erecció del major.

Vos imagineu?

Com a literatura d’una llengua capaç de reuriens de naltros mateixos. Tot i que sóc d’aquí se molt bé que soc de fora: un nouvingut. Això se m’ha quedat clavat com el cop de cap de the François Oman Biyik.

Una mica de futbolart-cultura.

Dualitats redualitzades.

És molt més complexe que retwitejar. És lo NEW.

NEW won.

NEW law.

NEW land.

NEW lord.

NEW quimera.

NEW scheme.

NEW tyranny.

NEW clause.

NEW constitution.

NEW game.

NEW NFL Europe.

There you see: you break out. You let go. You finally spit into the air, booooooo o o o

JoL

Esa es una estatua de 9 metros que le regalo al procomún en su forma de Tico Commons, la resignificación europeizada de lo que nuestros valores tropicales ya representan. Nos vamos a entender, mae: nosotros somos pura vida. Cero estrés, full relax. Vamos a romperla. Otra vez. Bienvenidos al éxito social. Participar.

Le voy a decir por qué yo voy a ganar esta elección extemporáneamente. Porque se trata de una democracia parlamentaria en la que los que fueron votados por el pueblo deben ser capaces de elegir un candidato que reciba el apoyo de no se cuantos pelaos. Os crees romanos. O peor, griegos.

Qué es broma hombre. No tenéis ni puto sentido del humor, ni huevos, ni ostias. No me jodaís. No me jodáis. No me jodaís. No me jodaís. No me jodáis. No me jodaís. Esta es una letra que va con nueve ritmos. Estos nueve ritmos: 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9. [A cada número hiperlinkear un sentido o contexto].

Vamos a hipertrofiar la trayectoria de lo social pleno.

El querer común al que nos alineamos por un momento para la eclosión definitiva.

¿Qué esparábamos que fuera en el capitalismo?

¿»Ganar» el superbowl?

Really.

Uh.

Ganar el mundial. Ahí sí, ve.

Uno tiene sus preferencias, su precio y su tentación para pecar.

Pero la autoevaluación es fácil: ¿soy gilipollas?

Si lo sois acompañadme.

Os voy a curar.

Por sólo 9,99€.

Si te inscribes aquí.

Ahora.

Vas a entrar a la siguiente dimensión.

El texto debe ser tan bueno como un surrealismo consumado de una dimensión desconocida. A dónde más íbamos a querer ir si nos topábamos con estas alternativas preciosas en la tele: el poder de la ficción. La capacidad que tenemos de entender nuestras historias que nos contamos, manit@.

Superinclusivo.

Un atributo general.

La sociedad por ahí resuelta.

Free of nazis.

Naziscaca.

NAZISCACA.

NAZICACA.

Stop. Don’t trivialize facisms. It’s pretty simple. It’s on not everyone’s back, but let’s move on from there. Let’s move on from violence as a drive of you being a macho dick. DICK THE FUCK DOWN.

And dicks can undick themselves. Be cured. In our therapy group. What if we all healed for free. Admiting the evils in the mirror. Let’s be surreal.

And we move on from then. Elsewhere. Don’t be afraid to leap. The motherships have been docked in our harbor. We will depart in just a few moments. Whatever comes drives from our renewed understanding that could already fly into space in this interconected flight the fuck away from this shitty status quo from 15 of february 2021 and ortogonally flip into a new higher dimention. I’ve been there. That’s the shit. We all in on it, camarada.

Am I shitting you?

You asking?

Common.

Be surreal.

It ain’t fucking hard!

IT aint’t fucking hard!

It ain’t fucking hard!

It ain’t fucking hard!

It ain’t fucking hard!

We want piss on history.

We want to piss in history.

We want to piss on history class!

We want to upgrade our instinctive survival drive and grooves into the night, common comoon, comoooooon, comoooooon, comooooooooon, ……… tara tara tará you are in sunday night review of the action. The NEW world delivers a new flow over this other linear algebra chambers of overflowing posibilities into the greatest of structures of mathmatics evolving freeling into our understanding from this things we proven. And you learn to prove them. That’s how math works. That’s what you learn. That’s what I can teach you. In a totally diferent way. And make of that the thing I do to propose to you a NEW level of understanding how to govern along uncertainty scenarios of interactivity within interoperated selfprogramed systems of knowleged evolvement. The social emergence of our inteligence in a single motion away from this great sureality we inhabit. At all times. Even when we read. When we se some shit on the screen. This really long stories. Places to inhabit. Like a puppet show where you are the puppet. And you’ve sold yourself out. Into the game. Into the new game. The last one that caught my attention. And stayed there: forevermore.

That’s how surreal this is.

I don’t pretend to real. For that reality takes care of herself. Reality is a she. Period. Suck it up machos.

Dick crying.

Women dicking.

Men dicking.

Which part would you ban?

Which time would you’ve killed as well?

How much violence you need?

Drop the guns, man.

Drop the guns, man.

Drop the guns, man.

Drop the guns, man.

Drop the guns, man.

Drop the guns, man.

Drop the guns, man.

Drop the guns, man.

Drop the guns, man.

This is the song of the outbreak of a time,

This is the place where I become apart,

I have to go the hell away into a flight,

I’ve got to fulfill my duty upon the glow,

returning from the signaling you flow,

stirring our your minds into delirium,

deliiiiiiiiium,

deliiiiiiiiium,

deliiiiiiiiium,

deliiiiiiiiiium,

deliiiiiiiiium,

deliiiiiium.


You can break out from any situation. Including the game itself. Don’t just go yet. This is not over. You need not to panick. You need not to worry. You need not to cry. You need not to fear. You need not to stay with me. But I’d trully love if you and me would twingleintoeachotherandlettheflowbethatmagicthingyouarewhenletintothatsacredspacewhereyouandIjustherenoweyesthiskissliptongue and you are no longer necesary as in that new state you both belong in harmony to this one beat I carry in my heartbeat with you, we ride this sacred way into the whole, together you and me, you feel alright, keep glidding into the entrance of trance, as the spirit flows with the grace of Huitzilopotchtli chasing Quetzalcoatl into a motion of NEW entrance into the messages from the stories that we are going to tell you in the deliverance of the sacred secrete of the night: to unite.

And we all fall in the trap.

The conspiracy.

The conspiraceee

The conspiraceee

The conspiraceee

I will believe.

No matter what.

You feed me tea.

I still get high.

You bear with me.

I am just a fool.

No read nor write.

Dont’ bother me.

I am not a skin.

They are ofended.

To be included in this toon.

As if I…

You feel judged.

Fingers point at you.

Virtually.

You are upwardly efervecent in todays interrelation scenarios.

Live imagery.

The present that we share in social media.

That NEW shit we’ve fallen in love with.

The NEW pizza.

Take nine things that work pretty well in TODAYland.

We can create multiverses.

I will take you on the same path twice.

Or more than that.

Repetition makes expert.

Let’s rule the club of our physical learning.

The mathmaticalart measurements of the NEW system.

Consider this the plan.

Have you got time to read?

Allow me to expose my 99 theories.


I don’t do _________

I’m lost, as you.

We’ve all been through hell.

This shit ain’t right.

We want to move along.

To an entire NEW place.

And that’s my case.

A sort of NEW race.

Like a car race feeling.

Let it be simple and catchy.

Maybe trick you into believing you ought to be here and spend time.

Adopting innovation.

This sort of community thing.

We have to leap out into the night.

We must allow ourselves to arrive into a common NEW state where everything has been resolved, where I can feel at home, from right here where I am, from this cozy street tonight, more gently sleeping out here at the entrance of La Caixa. I could be that man. For a time I was every man. And I lived through all of them. And only just when I felt I had to leap into understanding what women wanted because I got to know them enough to care to ask them, and they share the most unique moments of growth that I have been blessed with across my life into where I am. As I am standing here dictating into a machine that my own GOLMAN enterprises builts in sort of production line defines in nine diferent ways to ilustrate fully a complex path with nine states of nature to land into and finally arrive to the NEW dimension.

I am something in latino version of a mix of Don T as a candidate and Monsieur Steve Bannon in filmaking. The Bannon’s movie time.

I went to the Internet feeling excited about something worth searching for on the web. To become emotionally driven into figuring some shit out is all you need to know to assist the vast valley of knowledge and interaction you are goint to get out there withe sudden emergence of CoP that totally get you into the groove of the NEW system that’s right here emerging.

You know, when you finish reading. After this tiresome bullshit, there must lie a treasure. A great ending. A classic story always drives you into a place you’ve never been. And we keep reading. Wondering where this time. And you let yourself in. Cause someone has written this path into the story to place a judgement into those lines. And you are so in with it that you act accordingly: connect.

I want to hook myself to the collective end to start a spark.

And wonder on off high into the transferral time.

Oh, allow me to share with you the things I’ve lived.

The mindblowing rides away from every little things.

All those worries we hold under our skins.

All the debts and the effort to generate value into this model.

And you try your best.

With a work method that was sped up by chasing that knowledge.

The transforming formula for the continuos emergent redundant system of the olmecan feedbacklooppers.

The council of nou caps.

El cicle pasat.

L’alteritat.

Una editorial nova en ticatalà controlaba tot el mercat editorial que difonia la obra del soci creador: Golman Elizondo Pacheco. Servidor.

A sus órdenes. Su ustedes, de una manera no oficial, como lo que hicieron el viernes, sino con el impulso que propulse mi propuesta fuera de la órbita sobre la cuál seguimos la actualidad política de nuestro país y las respuestas sociales de nuestro mercado capitalista y nuestros señoritos de los sectores públicos haciendo sus mejores esfuerzos por coordinar los recursos de un pueblo los suficientemente maduro para asumir los cambios y las alteraciones de modelo que debemos exigir en nuestro propio sistema más allá de la incapacidad de los partidos de articular estas directrices de una forma más clara que la establecida actualente en cada una de las consellerias. Conselleria, ministerio. Qué más da. Madrid Barcelona. Dos países. Las capitales de narrativas independientes. Esa es la surrealidad de España que tanto me ha cautivado desde que la descubrí por primera vez. Mucho antes de yo haber venido. Sois nuestros putos héroes. Cojones, tenéis una cara que os la pisas y os suda la polla. Sois los putos amos. La capacidad de alterar las reglas para sobornar de la manera más sanchopancesca que se os ocurra ahora como un latido fuerte de un legado que Lazarillo de Tormes reactiva en esa «genialidad» castellana por el cuñadismo de sonroje y gualda, muy español, español, español. Un poema épico de nuestro arte NEW spanish.

I am NEW spanish.

You should be too.

Cause I love you.

I love you stranger.

I love you love.

I love to hug you.

I love to peace.

I love to chill.

Come dance to that.

I’ve just felt the need.

And went right through.

And serve me a drink.

I hope you don’t mind.

Nor judge me to be a low life.

I might have not been invited.

I’ve crashed the best pariiis ever.

NOU FESTES PARISINES

My postcinematography could be displayed in a European motion of what we are. A documentary filmaking of our journey. I’ll take the system into the flight above. The master plan. How we come un with plan. To fill un the sense. To try to do the right thing. And how that is supposed to get to adoption better. In our little way. In a way we know how much the system has evolved. Some things we can programme into the code of what we do inside the CoP. Why not make it open source. Why not take the greatest harmony for a functional design of our desired operating system. A design element added into our usability experience. How we make you care. The kind of story that we are building. Out into the nights. The story of this greatest leap up to the stars. Or to the one star that matters. Here we can come back to unity. And praise only one GOD father: Sun.

ALLS

I don’t get easyly ticked by dickheads

I can see how that’s a completely new way of going about politics when you are trying your first atempt to be taken seriously in the contingencies of just another election smack in the middle of Pandemia Covid-19. I am all in. Here’s my candidacy.

The following nine days I will present my plan. With this simple plan we will progress up to numbers we haven’t seen till now. With my brand: NEW. It was that simple. NEW. Everyone got it. It was finally not change.

Ok, ok, ok, ok, ok, ok, ok, ok, ok……… I’m running.

I expect a pass.

You pass.

I receive.

Kill: futbolart.

This is what I got.

This is my song.

The day is today.

We finally go.

We move on.

The greatest simplest solution.

Availability of ourselves.

The distortion of our intent.

The will to read.

To read this.

Out loud.

Like a creed.

I told you this was a poem.

I told you I was running.

My kindom ain’t from this world.

Ti’s from next one up.

Are you comming?

We are leaping.

Comming or not?

Last chance.


The decision is yours

You dualize the word.

Double meanings; the least.

The game is up; bring up the game.

We are already hooked to our abyss.

The dark dwellers down there wondering; evil spiritually glowing in glorious repulsion with the archenemy icon: good.

A simple dual tale.

A green ridinghood warever affirmative girl the age of red little ridding hood. The world has changed. The story is different. Aparantly fitting the NEW standars. The NEW likes. This whole NEW system of desires and sublimatory lack of laws, lawyers, arms, dickheads, morons, assholes, bitches, nations, jutges, and it was just the people without them: the other nine candidates.

Forgive me if I am straight with you and ask for my allowance to have a say. To write it down in words. And commence a dialogue. You read, and in return, at every given pace, I place a piece of art that transforms you, time, space and the shitty system we love loath but keep getting sucked in by own dunceing.

Dunceing exist in ticatalán language.

The oficial language in this NEW place.

The world has changed.

Forevermore.

We go, go, go.

We gooooooooo………

We go, go, go

We goooooo

We go, go, go

We goooo

We go, go, go

We gooo

We go, go, go

We goo

We go, go, go

We go

We go

We go

We go

We go

We go…

And so on; and so forth.

It’s the hipheningy what makes my literature a trade in placing the feeling in the punctuation marks, as if we’ve just realized what feminist are claiming up at straight up dickead white money laundried fool: the worst of our kind: our cynical white top 9 LORDS OF DICKHEADLAND.

I promise it will be a place to go in our reinterpretation of what our NEW world should fill like visiting Tarragona to mingle with a holesome classier way of paying tribute to this one part of christianity that we finally kept: romanhood.

I am a Roman. I could rule, but who’d want to be Cesar in Jesus story? Who? I’ll tell you who: a Roman. The ended up believing. Romans turned to Jesus NEW model. He just delivered to last for as long as one oral story can move forward our brothers and sisters from the ninth generation from our own. The way those 116 year old memories, still holding the light of having lived that entire history in your glorious biography. A documentary tale of some sort. The actual thruth: you were holy.


The story can take a break. Breath outside that sort of text. The logic built into it. This what I’ve come up with. I will let go now. And I’l sell my art form as reproduction that I will deliver to those who want it printed in the holy scale NOU: 9, 99, 999, 9999, 99999, 999999, 9999999, 99999999, 999999999.

Soc el nou d’un poble nou. Aixì de clar. Es clar i ticatalà. Oi, que m’entens?

Doncs, vine.

Home, vota’m.

Dona, votim.

La meva sogra em votaria. Tot i ja saber que votará per no se quin partit. Jo explicaré un altre historia. No és pas la mateixa historia. Soc un nouvingut. Goita. No fotem. Espereu un moment. Treieu-me a aquest gorila de la esquina.

Floquet de neu baixa de la meva espatlla.

Faig ùs d’un recurs facilot que hagués encantat a en Plà. Tant Mataró.

Jo soc d’aquesta terra perque d’aquesta terra és qui pot parlar-li amb l’estima que li tens i quelcom tot dos reconeixem, bonica. Doncs jo soc la terra d’un poble antic que els meus avantpasat es van pasar pel forro i el trepitjar amb una certa incapacitat de veure tot lo dolent que representava fer això devant l’arquitectura d’un poble pacific d’un poble que et dona la benvinguda més fantàstica a una vall resignificat tot just per un foraster que va arrivar directament de les antípodes d’on sóm. D’aquí. La centre del mon. El mon petit. El meu mon xiquet.

El nou mon.

El meu nou.

Torno al Camp… vaig rodar el mon.

Ho vull fer amb la més sublim de totes les histories. Disculpeu la infantileça del meu poema èpic esperpètic gloriòs: el mon s’havia resol sol. No per un esser divi. Perque ens van esdevenir la necesitat de fer aquest canvi ja. I capgirar el mon, com s’ho rumian les companyes de les CUP.

Sense dubte el meu arrelament amb l’intenció de que vivim els barris lliures de feixisme, odi, violencia, armes, espinatge, conspiracions, violadors (estava inclòs en violencia pero voldria fer un petit parentesis a la violencia que pateixin les dones pel fet de ser dones, i que potser voste no s’havia adonat fins ara. I encara no veu clar que cal deixar d’esser aixì. Així com? Cóm qué cóm? Tú ets tonto? Una petita piabaralla s’estén per un riu de gent tumultuosa només rien de la surrealitat de tot plegat. El que hem viscut. Tot ara. I tota la vida. Sigui estiu, sigui tardo, sigui hivern, sigui la prima, Vera. El viure bé. Ple. Aquí. En todo espacio en el que mis células explotaron hacia la sensación doblegada por la sublimación más acá de nuestros ritos de nuestros antepasados locales. La señorialidad de lo que simplemente retiramos al olvido.

La resignificación de los olmecas es el último tributo a un pueblo que aquí nadie conoció. Pero tampoco los recordamos más de lo que salen ahora en este hilo interminable de cabezas olmecas.

Cada cabeza olmeca es un gol. La cabeza olmeca es un balón. Golman viene con balón. Cada niño querrá uno. Así piensa el marketing del club. Se trata del negocio más grande de las marcas de nuestra capital vacia. La ausencia de todo tipo de valores que quedaron representados en lo que nuestra entidad fue o dejó de ser mientras nosotros nos asumimos como una cosa en sí completa y feliz. Más allá de los resultados de nuestro club de futbol. Por la relación que aprendimos a tener con el futbol a partir de una manera de ver (o en el caso de algunos pocos que lo juegan: los futbolartistas) el juego más perfecto que Dios Padre se pudo sacar de la manga, o bien, que nuestros ancestros más gloriosos, los jugadores de pelota, con una delantera implacable de un tipo de precisión que desarrolló en nuestros genes fortalecidos por nuestra vida aquí, entre valles, ríos, playas, olas, montañas, picnics, restaurantes, bares y discotecas. El futbolarte nace o se hace. No lo se ni yo. Esa es la parte esquiva que nos pretende ubicar en un plano sublimalmente arribista, como todo lationoamericano al que le abren las puertas de Sarrià.

Jo vaig aterrar aquí i molt ràpid vaig veure qui erau els que veritablement erau més espacials: els insolents.

Les nit s’omplen pels que la transiten.

No és de ningú.

Hi ha una dimensió de quedar-se despert, fent lo que sigui, escrivint, o jugant amb el mon senser. A matar monstres. Histories. Vosaltres. El dron arrivarà un dia per un mecanisme per al qual ja estàs entrenat. Estàs programat per aceptar la violencia, per que ens ho enseyen com si això fos un pal sec i necesari. Una bona hostia. Puta. La violencia mana. Els que ho volem defenen les institucions. I aquí tenim la llei i les propies estructures d’autocura. La institució ha d’esser robusta. Els mercats, els traders, es creien que només ells podien tenir acces als mercats de valors. I han vist l’acció del sistema complexe autoorganitzat. La posibilidad de resoldre això per una historia íntima a la que ens apuntem tot plegat per formar part d’un directe etern. Les camares casi mai s’apaguen. Si t’ho grabas tú, tu ets l’amo. I el mon està veient. I seguint un fil. De generacions en generacions que marxem al costat uns dels altres. Sense haver d’aixer la veu com la derrera vegada que et vas llençar a dirli lo que el teu nèmesis favorit es posara de cara i et donés pel sac.

Odies. Odiem. I no fotem. Ens encanta. Els subnormals no tenen perdó. Pero no poden evitar. Pertanyen a aquesta latitud de pensament. Fins aquí tot bé. Qué tan bé estem preparats per a un dels discursos establerts de lo que ens portarà a l’abyss. Aquest cop sí. I doncs requereixes que la dualitat hi sigui per anar a la banda contria d’on pateixis més d’uns criteris que no només no cauen bé, sino per lo que diuen foten més ml que la cura que pretendien tenir la seva exigencia quelcom arrivada just ara dels dels cels superiors de toda gloria eterna. El regreso del compañero de …

De pronto, vuelves, y te encuentras con:

The old in and out.

Ain’t your fucking choice to make

Yadira y su ukele

Tengo el privilegio de tener amigas creadoras con una capacidad de transformación sobrecogedora. Aquí tienen un trance increible que nos enseña a conectar de manera inmediata al elemento ceremonial iterativo de una cadencia sagada sobre la que establecemos una ritualidad compartida en el plano pleno de las artes tradicionales.

La fusión de culturas están a nuestro acceso si abrimos nuestro camino hacia ellas. La maestría con la que Yadira nos desvela su virtuosísimos regalo para culimnar una de tranformación social profunda que nos dirija armónicamente hacia trances de otras dimensiones que hasta ahora no habíamos alcanzado a percibir. Bienvenido sea el impulso del sincretismo cultural que expresiones que nos conduce a la plenitud del espíritu: ALLS.

Eso es aprovechar el tiempo fundiéndose en en la cultura del otro extremo del planeta.

¿Qué le ofrece nuestra cultura como elemento de transformación colectiva a los buenos pueblos en las antípodas?

Montemos algo especial para conectar de lado a lado.

Sigamos el ejemplo de Yadira. De momento, escuchemos su son, y dejémonos transportar nuestro deleite a ese mantra perpetuo.

El feminismo es el movimiento político más importante de nuestro tiempo

Los hombres que se sienten amenzados por el feminismo no han acabado de entender de qué se trata. Tampoco le toca a los hombres hablar mucho sobre el feminismo o la desigualdad de género. Eso le toca a las mujeres. El diágolo de las experiencias sufridas es lo que genera una conversación diferente a la que no habíamos sido llamados. Y de hecho, ahora mismo, tampoco nos toca a nosotros hacerlo. El rol masculino del feminista hombre es más bien asumir el papel secundario que tiene dar paso a lo que las mujeres, como mucho valor han sabido generar por sí mismas. Esa fuerza para oponerse al poder heteropatriarcal es sin duda la máxima esperanza de nuestros días.

La causa me parece la más justa y necearia de nuestro mundo en decadencia. Los pilares de nuestra sociedad se están tambaleando y nosotros apostamos todavía por los viejos valores: el varón primogénito blanco y capitalista. Por ir a lo seguro. El don de mando de toda la vida. Boys will be boys. Pues las mujeres han dicho basta. Y todavía quedan lugares en los que las mujeres, sus historias, sus cuerpos, deberán ser re-conocidos. Habitar tu cuerpo sin los lastres de los condicionantes que la religión, la moral y la sociedad heteropatriarcal les/nos ha lastrado a ser cómo somos. Sometedores del cuerpo de la mujer, de manera vedada o con el más putrefacto cinismo de nuestra cremallera abierta.

El terror de la violencia que se mantuvo en silencio tanto tanto tiempo. Lo que hay que aguantar como mujer ante según qué circunstancias de la vida. Los límites de las cuestiones inomrales de los hombres machos de nuestras biografías familiares. Todas las historias de machismo están acuñadas en nuestras cuatro paredes. La cuestión intrafamiliar, y la dignidad del apellido ha sido el pretexto más utilizado para que algunas mujeres hayan callado hasta ahora, cómplices de los silencios que enmascaran las vejaciones, las violencias, hacia cuerpos de mujeres indefensas, que no están dispuestas a vivir con el temor y el miedo de formar parte de esta sociedad viciada.

Quizás no lo podamos entender. Nuestra educación nos llevó a transitar por estos caminos, y no nos dimos ni cuenta. Quizás hay que borrarlo todo y volver a empezar. Con un cuento nuevo. Como si eso fuera a dejar el relato hasta ahora vigente en fuera de lugar. Puede que las inercias del heteropatriarcado sean demasiado fuertes para tambalearse con el suspiro de una multitud de mujeres que se presentan libres ante nuestra pasividad acomodada. Lo que pasa es que cuando su voz se levanta con la fuerza colectiva de otra manera de pensarnos juntos a partir de las antípodas de lo que no puede estar permitido, ni solapado, ni pasado por alto. Basta. Nos lo han dicho de la manera más audaz. Con un ejemplo de cómo luchar. Con el foco puesto en las minorías que no tienen esa representatividad que en otros momentos pensamos que había resurgido del fondo de nuestro armario. La sociedad que se integra a partir de esta construcción colectiva del futuro representa la posibilidad de sanar en comunión a nuevo credo. Ya no hay liturgia, pero sí amor. Y en este proceso, lo que queda atrás puede que se regenere en forma de otro fenix. No hay problema. Todos nos habremos transformado en el proceso. Y el día de mañana lo que antes no nos era evidente, ahora, por siempre, nos retumbará en la cabeza como esta canción:

La violencia que viene de todos los hombres que han conocido: hermanos, padres, hijos, tíos, primos, novios, desconocidos, maestros, padrecitos,…

Los hay quienes se ofenden. Quizás sienten pasos en la azotea. Quizás las consciencias del heteropatriarcado se sienten fuertes ante las nociones que desvelan los pecados de sus violencias. Quizás dicha tranquilidad que guarda el feminicida le permite seguir como si nada. La sociedad estaba dispuesta a solapar estos pequeños deslizes de los hombres fuertes del poder. Porque no es que se pervirtieran: eran así. Así habían sido siempre. La fractura del macho que debe ser macho por seguir alimentando al monstruo. El machismo no tiene fondo. La virilidad como valor, como las historias de todos los hombres de nuestros mitos fundacionales. Como si la costilla fuera tan sólo una casualidad. O que Dios Padre sea hombre. Y macho. A imagen y semejanza nuestra. Quizás por eso el hombre piensa que tiene un rol más particular y sagrado. Si Dios fuera madre sería otra cosa. Dios Padre no puede ser Dios madre. Ni con una madre tierra. Claramente ella es la vida. Y nosotros ellas. Tenemos claro que el Sol es un astro heteropatriarcal. Y la simbología que arrojamos sobre nuestra devoción a la estrella más brillantes del firmamento nos ciega ante la posibilidad de estrellas más grandes más allá de nuestro marco de entendimiento. Los multiversos no sabemos demostrar. Lo único que se me ocurre, como siempre que pienso en la necesidad de una demostración matemática, es en ir por la vía de la reducción al absurdo. Pero son cosas que sólo me sirven a mí. Son parte de mi singularidad ante el deseo de transgredir la norma, las reglas establecidas, y el entendimiento generalizado por diversos subconjuntos de la sociedad que se asimilan a sí mismos como miembros de una misma cosa.

Quizás debas escuchar de nuevo esta canción de Vivir Quintana. Así, en bucle, entrar a un trance final.

Morir de nuevo

Morir a punto.

Morir y resistir.

Morir de un susto.

Despertar de la muerte.

Apretar: rescate.

Y el cuerpo aguanta.

Revive.

Vivo.

Milagro.

Otra vez.

¿Qué fue eso?

Un aviso.

Un síncope.

Un día así.

Un disgusto.

Una cena demasiado abundante.

Mala elección.

Sobresalto.

Músculo maestro.

Mueca de resistencia.

Respuesta física.

Cortar el sueño.

¿Estás aquí?

Estoy.

A punto.

¿Qué fue eso?

Eso.

Esto.

Aquí.

Otra vez.

Puta madre.

Un día no…

Ni lo digas.

Otra vez.

Moriré.

Ya está.

Es así.

No hay remedio.

Aquello es así.

Para todos.

Para todo Dios.

Para cada uno.

Para bien.

Para mal.

Para no armarla de pedo.

Por cualquier pendejada.

Se nos va la vida.

En un disgusto tonto.

En un suspiro.

Mi último suspiro.

Como Buñuel.

Pero sin obra.

Sin fe.

Con júbilo.

Perdido.

Salvo ese último momento.

Ese final.

Desgraciado.

Vete.

Ven.

Paz.

Fin.

ALLS

McFly vs Biff

Se trata de un tema sensible, y a la vez, de una mentada de madre. Casi todo lo que representa la sociedad se encuentra en este gesto, en estos intérpretes y en esta pequeña historia que estoy a punto de contarles. Es una historia que me toca de cerca, que involucra amigos, y que también, de alguna forma, involucra a némesis. No especialmente a un némesis personal, aunque perfectamente podría ser el caso. Lo único que tengo que asegurarles es que no existen culpables en esa historia. Ni uno. Aunque si existen agresores y agredidos. Víctimas y victimarios. Y quizás eso es lo que más nos cuesta asumir: haber sido una cosa y la otra. Algún día. Alguna vez. Sin entender del todo el daño que pudimos haber ejercido sobre alguien en el pasado. Algo que todavía se puede verbalizar 30 años después al reencontrarnos una vez más en el entorno tóxico de nuestra infancia. Y tras unos jijijís y unos jajajás, de repente, chin… vas y chingas a tu madre.

Una mentada de madre en México no es cualquier cosa. No señores. No. No en México. Es meterse con la madrecita santa, lo único más preciado que la virgencita de Guadalupe. Esto vale para cada mexicano. Especialmente si es bien macho. Aunque no sea mucho. Por ahí no. Podrían haber volado las ofensas más descarandas, la violencia más desgarradora y gratuita, la humillación más vil y montonera, si en cualquier momento de la historia, la víctima se levanta y se le ocurre mentarle la madre al victimario… verga… verga… se para el tiempo. Ahí sí no, papacito. Te pasaste de la verga. La ofensa de los victimarios es de las los problemas más inútiles de nuestra sociedad, y quizás la verdadera pandemia que nos corroe a todos por igual, en un mecanismo interno del cual no podemos desligarnos a no ser que hagamos un ejercicio especial de introspección y de asunción de su autoria.

Aunque no lo parezca esto no es una cuestión de buenos y de malos. Estamos muy ligados a una narrativa en la que existen tan sólo dos bandos y bebemos tomar partido por uno de los lados. La dicotomía de la confrontación nos lleva a escalas insospechadas de victimización de nuestra propia situación, de manera que el ofendido soy yo, como si los dedos de todas las feministas reunidas en el zócalo me estuvieran apuntando hacia mi. Y es así. Yo soy el culpable de esta historia. Por mi culpa, por mi culpa, por mi gran culpa. Por algo somos catálicos. O catélicos, para ser más inclusivo, por fin. O más bien guadalupanes.

No se me vayan a venir encima todavía. Pérenme tantito. Todavía no les acabo de contar ni la primera mordidita de la historia. O podría decir, la primera mordidita de la quesadilla, la más preciada de todas las mordidas, si acaso competida nomás con la última. Ahí también, en el tema quesadilla, podemos encontrar dos bandos muy bien definidos. Los unos y los otros. No hay historia sin dicotomía. Al menos no de confontación. Anhelamos estar de un lado de la historia para poder apuntar claramente el dardo hacia nuestro adversario. Y al darle rienda suelta a nuestro estímulo primario apretamos el gatillo. Y la bala, sin darnos cuenta, nos perfora la nuca por detrás. Como la explicación en la clase de física de bala que dipara un tipo en la cima de una montaña, y cuya velocidad y masa consiguen de alguna manera mantener la órbita para darle la vuelta al mundo y repentinamente tras dar la vuelta, zas: perfora un orificio letal en la nuca del que apretó el gatillo en la cima.

Pero de vuelta a los verdugos y a las víctimas. A los nazis y a los represaliados por el holocausto. A los fachas y la resistencia. ¿De qué lado de la historia queremos estar? Esta es la historia de nuestro mundo. Esta es la historia de nuestra actualidad. Esta es la historia de nuestra dicotómica sociedad. Y no estamos llegando a ningún sitio que no sea el origen de todas nuestras disputas: la primera línea de fuego. Solventar la disputa que tenemos pendiente con nuestro victimario. Ahora sí: qué pedo. Pues qué, o qué. No pus nada. Ah, yo decía. Sabes qué: vas y chingas a tu madre.

Se para el tiempo. Ha dicho las palabras mágicas. El tono de una mentada es la madre del cordero. Ahí se encuentra la magnitud de la ofensa. Y desata al macho que llevamos dentro. Que lo primero que está dispuesto a hacer es jugárselo todo por la afronta al honor que acaba de recibir. Debe asumir la contienda. Se levanta y monta, pecho erguido, una pose de pichón enrrabietado. La puesta en escena debe permitir que alguno de los amigos de uno y otro bando salgan a detenerlos, ante de que sea demasiado tarde. Y entonces el honor está casi resarcido. Ha habido contestación. La tensión se ha disipado. El honor ha vuelto a su curso. Todos somos testigos. Y la cosa vuelve a la cotidiana violencia que asumimos como normal.

El cuerpo no dice que algo no está bien. Algo se torció en ese últimos gesto de valentía masculina. La toxicidad del heteropatriarcado está en una mentada de madre. Y la manera de resolverlo no nos queda del todo clara. Los amigos que saltan son una barrera de contención para que no se toque a los nuestros. El otro debe saber que su afrenta nos ha dolido a todos. Y por tanto montamos un guardia pretoriana que rodea al que tiene cobertura. Se escucha la música de Enio Morricone.

Todo esto ocurrió en un chat del grupo de mi escuela primaria de una escuela de Coyoacán, el Héroes de la Libertad. El grupo se montó a raíz de la pandemia, gracias a un recuerdo entre dos excompañeros. De pronto, al cabo de unos días, estábamos conectados todos de nuevo. Y se dieron varios intercambios que nos permitieron ponernos al día de lo que había sido nuestra vida. Y todos volvimos a la infancia. Algunas heridas habían sido sanadas de la manera más respetuosa. Se habían desvelado secretos de infancia. Viejos reconres. Todo se había sabido llevar de la manera más políticamente correcta.

Éramos unos 70 excompañeros. Resistiendo. Acompañándonos. Hasta que se invitó a Mario a entrar. Mejor así. Vamos a poner los nombres de nuestros personajes. O quizás deberíamos usar sus alias. Mario McFly y Biff Santos. Así no entramos en descalificaciones o apodos que puedan desviar el tono de nuestra historia. Pero quizás justo por no venir cuento, ese sea el sitio por que voy a comenzar. El verdadero apellido de Mario McFly no es McFly, de hecho es un apellido que rima con quesadilla. Y el segundo apellido también rima con quesadilla, porque es el mismo. Eso puede marcar la infancia de cualquier infante en una urbanidad mexicana acostumbrada a la carilla. Verso sin esfuerzo.

La carrilla a la quesadilla por la peculiar rima de sus apellidos fue centro de no pocas inspiraciones poéticas en los años en los que en las clases de español te enseñan la lengua como una serie de estructuras que se manejan en los textos más sobrios de la historia de nuestra lengua. Quizás es por eso que parte de nuestro humor no se desarrolla más que con la pretención que encontremos las gracias en las aventuras del Lazarillo de Tormes o en las desaventuras de Sancho Panza, sin pretender con eso poner a todos los españoles en el mismo saco, sabiendo lo que esto podría ocurrir y lo mucho que mis análisis literarios sobre el humor podría ocasionar poniendo a estos dos personajes, o a sus autores, en el mismo saco. Sería como poner a Valle Inclán y Góngora al mismo nivel de desparpajo existencial cuando tan sólo valdría mirarlos a la cara para saber si compartirían risas sobre los mismos guiños a la insignificancia de nuestra existencia.

File:Luis de Góngora y Argote (Museo del Prado).jpg - Wikimedia Commons
Retratos de Valle-Inclán - Cátedra Valle-Inclán

Puede que me equivoque, pero igual no reirían de lo mismo. Y España, en general, no está acostumbrada a reir de lo mismo. No al mismo tiempo. No sin antes escoger trinchera a la que asumirse soldado. Y desde ahí, entonces sí, elegir desprecio ante un némesis indiscutido.

Rehusamos que seamos nosotros los violentos. La violencia viene hacia nosotros. Y nosotros somos las víctimas. Buscamos ser más víctimas que victimarios. Tememos más ue nuestros hijos sean más víctimas a que sean victimarios. Y tenemos más o menos las mismas probabilidades de serlo. No sabemos de qué manera nuestra intervención, por simple que pueda ser, pueda tener un impacto sentido en una persona. Sobre todo, tampoco sabemos si lo que puede ser un chiste se convierta en una humillación, y si de alguna manera, esta misma fórmula pudiese revertirse sobre uno mismo, injustamente entonces, en una circunstancia inhabilitante que nos dejara fuera de control, ninguneados y foco de la risa descontrolada y afilada del resto de los presentes. Estos presentes, puediendo ser, en todo caso, toda la red. La enorme humillación de estar desnudo, indefenso, sólo, mientras en resto de los dedos me apuntan a la cara, rodeando mi martirio con un sonoro efecto catártico de las carcajadas de los masa desatada.

En todo acto colectivo aparecen unos y otros. Dar la cara. El momento de la verdad. El silencio es una acción pasiva que también cuenta. Y a veces tiene más significación. También observar es un acto de reflexión. Quizás decir lo primero que nos viene a la cabeza es un instinto incontrolado de la verdad. Lo que la piel emana. Nuestro acto animal. Como el improperio.

Mario McFly fue invitado al grupo. Esmeralda lo había encontrado en facebook y lo había contactado para explicarle que nos habíamos encontrado todos en un grupo y que viniera. El tuvo sus dudas de entrar. Y ante la insistencia entró. Fue recibido con saludos. La cortesía inicial. En un momento dado alguien mencionó que era cumpleaños de otro de los compañeros, Ismael, a quién en su momento algunos llamaban Chistín. Biff Santos lo felicitó, y como otros, lo hizo utilizando aquél mote de primaria, y Mario McFly volvió a ver, 33 años después, la acción del que había sido su bully de la infancia, a quién recordaba en ese momento con rencor y a quién había esperado mucho tiempo, pensando cómo le diría lo siguiente: chinga tu puta madre.

El chat se quedó frío. Mario McFly se posicionó del lado de las víctimas. Él bien sabía el rol que las cosas tenían en la historia, especialmente doloroso que le fue la infancia a manos del que en ese momento centraba la culpa de todas las humillaciones que pudo haber recibido Mario en esa primaria coyoacanense, en una única persona: Biff Santos. Quizás había más Biff Santos que Mario todavía no había identificado en el chat. Quizás habría habido más mentadas dirigidas a otros que también en su día le habrían acompañado las rimas que Biff Santos se inventaría para molestar a la Quesadilla, como recordaban algunos que se le llamaba a Mario. Quizás Mario recordaba todo aquello como un acoso continuo en el que él era la víctima de todas las bromas pesadas que se vertieron por aquél entonces. Lo cierto es que Mario recordó otro compañero que también recibió en su momento una buena dosis de carilla. No se lo recordó a Biff Santos, sino a otro compañero, al que Mario McFly exoneró de su calvario ya que en primero se hicieron amigos, según él recuerda.

Mario se encontró de pronto en un terreno hostil. Tuvo tiempo también de desvelar con corazón en la mano a su crush de toda la primaria. Tuvo, de pronto, las agallas de atreverse a decirle a la niña que le gustaba lo que siempre había querido decirle, que le encantaba y que soñaba con ella. Y a su victimario, Biff Santos, que fuera a chingar a su madre. Mario McFly había entrado en palenque y se había hecho de manera un poco bronca y atolondrada, con la plaza. Los gallos estaban espoleados, se respiraba ambiente etílico y los humos caldeados del ambiente nos habían hecho pasar de las felicitacioes cumpleañeras al ruido de las sillas que se partan para liberar el espacio para el cara a cara de dos gallos. El palenque espectánte ante la contienda. Algunos preferían retirar la mirada. Otros veían con morbo y entusiasmo lo que este tipo de careos suele ocasionar. Las historias viven de resentimientos añejados con el tiempo, y ninguno añeja mejor que un resentimiento escolar infantil, según me recordó mi amigo Quique cuando le expliqué los pormenores de la historía. Como el buen vino.

Llegados a este punto, Marío había conseguido reunir a unos cuantos espectadores a este espectáculo de martes 21 octubre de 2020. Chistín nunca olvidará este cumpleaños. Y Mario McFly nunca olvidará el día en que tuvo el desparpajo, finalmente, de desmelenarse para enfrentar a sus demonios y saltar a bailar en la pista. Una declaración de amor y una menta de madre. La historia estudiantil completa. Back to the Future. Ni el más sagaz de los guionistas habría visto el deslence de lo que Mario McFly iba a conseguir en el futuro. En medio de la pista de baile, peleando por su amor infantil, McFly apretó el puñito y le dio un golpe al send: chingas a tu puta madre. La carga emocional de pronto quedó liberada tras años de acompañarle. Efectivamente descargó de manera catártica todo lo que hasta entonces se le había atravesado. En su vida adulta ya había olvidado todos aquellos momentos de humillación y carilla que la Quesadilla McFly fue llenando en su mochila de rencor.

Eventualmente, Mario McFly salió adelante. Quizás la universidad le ayudó a cambiar de aires. Quizás todos tenemos derecho a empezar en otro contexto en el que nadie nos puede juzgar por lo que fuimos. Quizás tenemos derecho al olvido y tirar hacia delante con un futuro sin rencores. Quizás la posiblidad de sanar está en haberse encontrado, Biff y McFly, y haberse dicho las cosas a la cara. La idea de Mario McFly es que ahora había regresado el mal que en su infancia vivio a su victimario. La victima empoderada encontró su momento de redención en la forma de una mentada.

Los matices son muchos y muy sutiles. Mario McFly tomó con cierto desparpajo el recuerdo de las rimas de su apellido. Quizás eso lo puso a la defensiva. Decidió saldar sus cuentas rápido con el pasado, quizás sin darse cuenta de quién estaba ahí presente, y de cómo serían recibidas sus mentadas. No sabía si era el primero o si era la tradición. No lo penso. Le salió. Y le pareció normal. Una mentada de madre en México es una cosa de adultos. Todo mexicano patriota lo sabe. México puede ser muchas cosas. Y una de ellas es la afiliación que tenemos a nuestras propias chingaderas. Ahora, no metan otras chingaderas, porque ahí sí no mames. El macho mexicano tiene sentimientos muy frágiles. La fragilidad del macho mexicano es un tema poco trabajado por la literatura, aunque no he hecho el ejercicio de encontrar sus referentes, que sin duda los hay. La carrilla ha dado suficiente munición a todos los mexicanos para burlarse de absolutamente todo lo imaginable. No hay quién se salve. Salvo algunos que pasan de puntitas ante la amenaza constante de que puedan convertirse en un momento dado en el centro de las humillaciones colectivas que retumban en las carcajadas de los hilarantes victimarios.

La burla en México no tiene fronteras. No es esto lo que lleva a las víctimas a buscar de pronto un sentido en la venganza. Mario McFly no quería organizar una vendetta. Pero sintió oportuno hacer público la revuelta en el estómago que le ocasionó estar en la presencia de Biff Santos. Y lo soltó. La honorabilidad de Mario McFly está es su transparencia.

Ante el conflicto saltan los resortes. La banda saltó. Todo el mundo quietos. Mario McFly estaba desatado y su atolondrado show desató la indignación del insulto presente. La corrección política mandaba sobre la irreverenca de la sanación de una mentada por escrito. Un corrillo virtual con su sana distancia. Tambores de guerra. Mas si osare un extraño enemigo profanar con su planta la tierra…

La profanación de Marty McFly incendió la parroquia. El tono bronco nunca se había vivido así antes en este feliz reencuentro. De pronto no pudimos aguantar que esto nos estuviera pasando. El último reducto de paz del 2020 se desmoronaba frente a nosotros. El tono iba subiendo. Se le marcaron las límites de la decencia en este protocolario espacio de memoria. Mario McFly se estaba despiendiendo, y justo antes de salirse por su propio pie, alguien le dio al botón rojo. Bomba nuclear. Expulsión. Se borró del grupo, dejando caer la trampilla bajo los pies de Mario McFly, una vez más. Quizás el gesto más injusto de toda esta historia.

Así lo vio Mariana, que fue la primera que levantó la voz en defensa de Mario McFly y de su derecho de mentarle la madre a quien él consideraba que había sido su bully de refencia, Biff Santos. Y peor que se le echara. ¿Quién decide a qué se le expulsa de un grupo abierto? Es un tema sensible. Quizás todos los grupos tienen este tipo de dinámicas, sobre todo cuando se suman individualidades. En nuestro caso se habían tejido complicidades de reparación de los recuerdos compartidos. Nos habíamos ayudado a sanar. Algunos se había ido. Alguna nos había dejado tragicamente. Con Milly en el recuerdo de nuestra última catarsis, Mario McFly nos abocó de pronto a una corrido de veganza en medio de un palenque. Algo demasiado rudo para un grupo de chilangos clasemedieros como nosotros.

Tras exponer su opinión Mariana dejó del grupo. Le siguieron otras tres o cuatro personas más. La historia vivida les había sobrecogido. Quizás se vieron representadas en las trincheras que se habían marcado con el incidente entre Mario McFly y Biff Santos. Quizás ellas también habían sentido esa humillación y ese sufrimiento del que Mario McFly hablaba. No lo se. No quisieron estar más ahí. Y se fueron.

Irse siempre es una opción. Callar también. En una sociedad compleja y polarizada lo mejor que podemos hacer es retener la capacidad de entendernos con el otro que no comparte nuestra perspectiva. Debatirlo. Controntrarlo. Y seguir adelante. Confluir a partir de la empatía que podemos generar poniéndonos en el lugar del otro. Y estuvimos a punto de conseguirlo. Pero Mario McFly, y unas cuantas personas más se fueron antes de que hubiéramos podido sanarnos todas. Es una lástima. Habría sido un grandísima oportunidad para conseguir una gesta que tenemos pendiente para arreglar esta división que se activa de manera espontánea en nuestros contextos sociales y políticos con la liturgia de la violencia, y la asunción de los roles de victima o victimario. Nunca ambas.

Mi única aportación en ese debate fue un mísero chiste. El primo de Biff Santos y yo comentamos en paralelo los sucesos. Nos pareció un triste desenlace. El primo de Biff Santos sabía que quizás de haber entrado también le abría tocado recibir una mentada de madre de parte de Mario McFly. Y de manera muy valiente y con su sagaz sabiduría para decir las cosas con una gracia natural, asumió la postura del victimario. Quizás él también se había burlado de Mario en su día, y quizás estaría bien instaurar el martes de mentadas de madre, para aquellos que en su día nos burlamos de alguien, y a manera de compensación, recibieran cada martes su mentadita de madre de las peronas que recibieron sus burlas entonces. Quizás va por ahí la liturgia de la sanación. Y no se vale indignarse ahora los que antes fueron victimarios. Su postura fue compartida y aplaudida por algunas personas. Otros defendieron que las formas de Mario McFly no habían sido las más elegantes. Mario McFly entró como un elefante entra a un anticuario. El gesto instintivo de la trompa en la mentada de madre fue la que ocasionó todo aquél ruido.

Biff Santos es amigo mio. Lo era entonces y lo sigue siendo ahora. Su respuesta vino despues de mi chiste. Mario McFly y Biff Santos el viernes a salida en el callejón del Aguacate. El mítico sitio en el que se citaban las afrentas de honor en el Héroes de la Libertad. En aquél momento el aire era irrespirable. Y fue entonces cuando Biff Santos, un tipo de una bondad absoluta, el envio todo su amor a Marty McFly y le confensó que lo que pasó en la primaria hace treinta años ahí se queda. A esto Marty McFly le pareció curioso: ah, como en Las Vegas. La respuesta de Toño rebajó la tensió y acarreó un fuerte repunte de apoyo y solidaridad de una parte imporante del grupo. Era un camino correcto hacia la reconciliación. Mario McFly no tenía suficiente. Su reparación no tenía un diseño predeterminado. Todo se había precipitado muy rápidamente. Pero no quiso recibir entonces el mensaje de amor, y la congregación estaba lista para llevar el juicio a sentencia. La defensa popular siguió con sus argumentos. La honorabilidad de Biff Santos había sido puesta en duda. Y no se iba a permitir manchar el honor de uno de los nuestros. Así que se le serruchó el piso a Marty McFly, que sin más volvió de vuelta al pasado.

Las salidas y la propuesta levantada por el primo de Biff Santos recuperaron la dignidad del grupo para entender la complejidad que resulta de los rencores pasados y la confrontación entre bandos aparentemente irreconciliables. Todos llevamos una etiqueta que no queremos que se confunda con la de nuestro némesis. Y rehuimos a ser los malos. No queremos ser los victimarios, y siempre es más seguro estar dónde hay más apoyos colectivos. No vaya ser que nos toque ser a nosotros los linchados. Quizás no debamos pensar pues en resarcir los daños con las misms fórmulas que nos han llevado a la violencia. Pero también es una reflexión que debemos saber para entender qué parte de la violencia es nuestra, como sociedad, como individuos imperfectos, y como resultado de las emociones contradictorias qeu se apilan dentro de nosotros para cargar nuestra mochila de sufrimientos con elementos tangibles, reales e imaginarios. Al final, todos llevamos esta mochila encima, y encontrar la manera para aligerarla tendría que ser el camino para nuestra propia redención. Cuanto antes sepamos entender que no hay culpables en esta historia más pronto conseguiremos reencontrar la vía para sabernos parte de la misma sociedad que ahora consieramos que está dividida irremediablemente, y que nosotros, pertenecemos al bando de los buenos.

Mario McFly y yo tuvimos un día un encontronazo en el salón. Yo no recuerdo practicar el arte de la burla, sin que eso me convierta en ningún santo(s). No recuerdo haber reído más veces que con el primo de Biff Santos. Sin duda alguna las gracias que resultan más divertidas tienen siempre alguien como protagonista. La broma es la virtud más sublime que tenemos a nuestra disposición, y los mexicanos practican un humor sumamente superior al del resto de las culturas. También practican una carrilla sumamente pesada, que en una de esas, te puede dejar en el centro de una humillación colectiva que genera las risas de todos, absolutamente todos, los presentes. La única manera de asumir una liturgia de sanción es aceptando nuestra posición en el centro de dicha humillación, y ser la causa de las risas de los demás. Por un tiempo justo. Sin que sea sólo a una única persona. Ni continuada en el tiempo.

Pero volviendo a mi desencuentro con Marty McFly. Mi memoria me recuerda que fue él que hizo alguna cosa, el que se estaba pasando de listo. Era un tipo que tendría sus problemas, pero tenía un caracter particular, y en aquél momento el agraviado, según recuerdo, fui yo. Quizás la memoria de Marty McFly le hubiera llevado también a sentir la necesidad de mentarme la madre. Y lo habría aceptado, no sin antes intentar recordar el por qué de aquella pelea. Lo cierto es que aquella pelea en la que llegamos a las manos, se saldó rápidamente con una llave que mandó a volar a Mario McFly por lo aires, en un automatismo de los aprendizajes de karate que recibí de mi sensei Ángel. El karate que yo aprendí era más de la filosofía de que sólo lo utilizas en caso de defenderte. Y aquél fue el caso. No recuerdo nunca más haber tenido ningún problema con Mario McFly. Me habría gustado haber comentado este recuerdo con él. No por asumirme victimario, que dudo haberlo sido, pero sí para enteder su perspectiva del mismo acto. Quizás me habría llevado otra mentada de madre. Y no tuve tiempo de recibirla. Y eso me duele.

No participé en este show, salvo por mi humilde chiste. Pero como a muchos, me sumió en una reflexión que quise articular de esta manera para poderla compartir. Compartir es un decir. Nade sabe de la existencia de este blog. Quizás sea el momento de quitarme este peso de encima. Y con el privilegio de no tener victimario al que lanzar mi frustración y sufrimiento, dedicarle a todo aquél hijo de puta con el que me crucé en mi vida, una sutil y reconciliadora mentada: vas y chingas a tu madre.

44

Some days you find yourself turning the page. Life is full of days, and that should be enough. We only have a few and we don’t ever listen. Not even to ourselves. Life’s about to end. And still, life is just a walk outside your place, somewhere, where you’ll encounter… life. Other people’s life. Full of circumstances, vices and hopes. Life’s what comes out of todays journey. Wherever we go. However we choose to go about it. Life is beginning new projects, even when it seems out of the norm. Specially then. I never know if specially goes with a letter e at the beginning, or if that’s just me being latino all over again.

What am I supposed to do? Who am I supposed to be? Still no answer. Still wondering about something else rather than what I must. I do this unconciously, or maybe, purposedly. I don’t have an answer for that either. I am more of a question guy, I guess.

I have limited time. Sometimes you have to remind yourself. Sometimes you need to hammer the head that’s avoiding to pay attention to your inner «Pepito Grillo» to come to those senses intended to be your landing spot. Why should I go there? Why should there be a place in which by my own deliverance I shake up the world that surrounds what I am supposed to be at the moment? Why would anyone, including me, care?

I don’t… know. I do care. I think.

Life is but a game. This illusion has been there forever. I might be dying inside, as we all are, and there must be a way to accept to take part in this new thing comming up. Today. I turn the page again around the sun. I’ve turned 44 years old. It’s the 20th birthday I celebrate in Barcelona. This city has evolved into something else. The place is ready to give back 1992 and enter right into the 80’s back again. Bring back the wall as we need this new decade facing backwards inside the room. Who’s in the back of the class? Why are they there? What is it they want? That’s where innovation is taking place within the social disruption scene. And in the front rows might be the scientists. They want change to. They have skills, several degrees, a method and a topic they know all about. In the middle, people caught between the poles of the class. Or the classes going about their own path to fulfillment. They are all in the same room. As we are. We belong to the front of the class as much as to the back of it. Only, as Woody Allen played it early on, he only had a chance to go to the back of the class and choose from the options in that side of the board. Who’s making a living out of their own wit? Artists? People creating new narratives. People pushing the boundaries. The Charlie Chaplins. Cinema is entertaining and feeding people with stories that go out of bounce. The gameplay is being leveled by those outsiders. And we, in the middle, get to watch.

Scientists go about the way they got there: excellence. And studying. And observing. And asking the right questions. And making science. All the time. All the time. Until the impact factor hits the roof. Then they’ve made it. If not before, when they have already stablished a role within a lab. Making a difference from the lab bench. Finding new ways to push through the limits of their own view of the world, through the microcrospe. Through their practice.

We are called to make a stand to risk everything in order to be a part of a bigger process. This insurgency meets the needs of a society that is full of resentment towards the other, and where conspiracies are thrown at each other to debunk the fundamental issues that hold each others arguments. But it’s not like fight. It’s not war. We are taken to scenarios of violence because that’s been the case all over history. It’s the norm in our history, according to our storytellers. And we have found it normal. Customary. Was is just around the corner. Again.

New tensions in the middle east. The old commies vs uncle Sam. Nazis taking over. North Korea pushing the button. Trump playing war games. Drones flying to get you. A bullet your way. Paramilitares taking on environmental activists. Minning, the old fashion way. The land being taken from it’s local communities. Deforestation. Devastation. No jobs. No movement. No social non violent uprising. Who’s next? What’s next? Why now?

It seems like life is taking a spin. Pandemia has shown us a way of coping with our priorities. And somehow, we have all noticed how screwed we are/were. But it’s not on us. We avoid to fall into the place where society is being judged. We are coping with illnesses as we go about a dayly routine back to the old days. The new days have no shape yet. They are only real in our imagination. And sometimes, we forsee a bright and prosperous future. Some others, we are gloomed into despair by the blindness of our own.

How to change ? Why change? Why now? Against who? People are choosing to take sides. And two poles are always there colliding. No atraction/repulsion is taking more than two poles. Unless we create a new electromagnetic field. Complexity then play it’s own balancing game. Structural entrophy. Balance. Stability. Or ultimately, a bomb.

We’ve all taken a blow at the head. Sad news have come our ways as we have experience a new way to be caged. The caged bird still sung. And there, within that unfair imprisonment, freedom was casted with the spirit of heirs of dinosaurs. Not a small heritage on their tiny little shoulders. Sing bird. An eagle’s scream. A dove’s coo. I know why the caged bird sings. Freedom.

Are we there yet, mom?

El sol no brilla en la oscuridad

No sabemos muy bien cuál sería la sombra en la superficie de la luna, o en Mercunio, o Venus. Si acaso, podemos imaginar que nosotros no podríamos estar ahí, de la misma manera que estamos aquí. No sabemos por qué. No podemos ver la atmósfera congelada de la epidermis de Marte. O la que desapareció en Mercurio camino al espacio. No sabemos describir lo que no es parte de nuestra experiencia inmediata. O nuestro conocimiento aprendido. O la imaginación con la que intentamos navergar contracorriente. Nada tiene sentido. Ni siquiera lo contrario.

Me fui por un túnel para penetrar la montaña que divide el valle en el que se despliega la gran ciudad, y el valle del otro lado, en donde se redefine la otredad. Aquí me encontré a solas con el destino y nos pusimos a deliberar si lo que había acontencido tenía sentido para ambos, o sin acaso, debíamos repensar la estrategia con la cuál reencontrarnos en un futuro próximo, para sorpresa de los dos, rebasados por los imprevistos imposibles de imaginar que desbarataran nuestros planes. Dimos en el blanco porque algo de todo aquello nos hizo doblarnos de la risa sin parar, como cuando pierdes la capacidad de seguir en la vida para desvanecerte en la insolencia sin límites de una carcajada perpetua. No hay Dios que se resista, salvo aquellos que murieron de la risa.

El sentido inequívoco del dadaismo era establecer un sentido opuesto al sinsentido de la vida, en el trasncurso de una camino que no lleva a ningún sitio, por más que se proponga lo contrario. No hay razón de ser para tan impropia aventura, pero su naturaleza desborda los pragmatismos de lo divino en pleno evangelio de lo omnipresente. El vacío, ante tanta ignominia de bajó del carro y se marchó caminando por el desierto, en busca de una respuesta que nunca encontraría. La magía se plantea la ilusión al límite de nuestra obsoleta razón. No hay que hacerle caso, ni siquiera por un instante, a la siniestra intuición que sin darnos cuenta, se ha aliado con la última conspiración obstinada por hundirnos. No hay peor camino que el oculto. No sabríamos llegar ni siquiera estando ahí. La solución elude nuestro saludo. No hay vuelta atrás.

Cuando no se tiene nada que decir, de nada se habla. Y el tiempo se ocupa en la apariencia de lo cotidiano. No sería precisamente eso, ni siquiera lo contrario. Hoy no tengo más que no decir. Se me fue el impuso a ninguna parte. Me cansé de no ser. Y me fui pudriendo hasta la concepción de quién nunca fui. Aparecí desnudo sin querer, ni pudor, ni qué hacer. Se me fue desvanenciendo la entidad mientras el desagüe me filtro, por última vez, por la cañería que me devolvió al ciclo vital que nunca abandoné.

Sin saber muy bien por qué, henos aquí, reunidos hoy para enaltecer el recuerdo perdido de aquello que nunca fue. Por la melancolía de lo que no importó nunca a nadie. Por el pasar de los ratos que no significaron nada, ni tan siquiera para el expectador aleatorio de tan singular nada. No hay luto necesario ni posible ante nuestra situación, penosa y angustiante. No perdamos más el tiempo en este relato vano.

Ano, año, tiempo, espacio. En el centro de nuestro ser se expulsa, y se ingiere, la vía traversa de la noción impoluta de una transgresión a toda norma. No se exalte, no es usted, tan sólo ha revertido el sentido pedido de un olvido florido.

Ciutadella i Mao… ensō

No puc viure mes entre dues ciutats que recelen de lo que no és s’altre. Una, capital, amb un port únic. S’altre, senyorial. Només que no es volen entendre. Sa dualitat menorquina no acaba aquí, pero potser si hi comença. Hi ha prou tela per fer-ne un vestit estiuenc.

Dues realitats que sembla que no es poden barrejar. No és pas una imposibilitat separada per tant sols 40 minuts en cotxe. Són dos pols oposats. S’est i s’oest. Cadascun amb sa seva peculiaritat. Sa superioritat d’uns envers s’altres.

Només uns són rics. Aixó exclou a s’altre des d’un principi. S’historia és així. Sa festa major. Sant Joan. O bé, la Mare de Déu de Gràcia. Qui és mes important en s’historia global? Joan… quin Joan? Bautista? Evangelista? No hi ha concreció. No es pot saber. O bé, será en la Mare de Déu? Sa verge. Sa gràcia que li dona el protagonisme a una només, encara que sigui en aquest cas, concretament, la de Gràçia (I no pas sa moreneta, o sa verge de Guadalupe,… o cap altre). Sa multiversalitat de ses verges, encara que només aquesta, i sa dualitat d’en Joan, ens obliga a mourens fora sa sobrevaluada unicitat.

Mao com primera ciutat de rebre el sol. Sol que vam veure només arrivar. Just abans de perde’l a la Mola. Mao, es port, que comença amb aquesta ciutat, que va resistir els atacs i bombardejos que d’altres ciutats no pas van poder. A s’historia d’aquesta illa hi ha violencia amb bombes, baixells, mariners, peixos, habaneres, poetes, nobles, cavalls, camins, platjes, militars, sants, un Jesús adal de tot, Joan, Jaume, Josep, un monte Toro, i la mare de Déu de Gràcia. Un brau, al mig de tot, en lo més alt. Espanya, França i el Reigne Unit. I grecs i romans. I ruminats que van arrivar per mar, i que arrivant a bon port, s’han quedat.

Tots morirem un dia. Pero haurem passat per Menorca, i ens haurem sentit que sa vida potser val sa pena, tant com un bany a S’Arenal de Son Saura, amb un mar plantxat, que t’absorveix com es glop d’aigua que tempera sa sed.

Avui he mort sobre sa sorra. Pensant que un dia no hi seré. Que potser aquest és s’ultim cop que em banyarè en aquest mar tranquil, d’un blau preciós, i gloriòs, com una abraçada d’en Jaume amb en Joan. Entre dos arenals trovem sa pau. No cal escollir. Ambdos són sa ilusió de continuitat, encara que mai s’acabin de conectar. O fins i tot, si ho aconsegueixin. No cal que tinguem festa, si es sentit de lo que sóm, trascendeix lo que ens envolta, aquí, a casa nostra.

S’equilibri d’aquest pais està justament en sa realitat que trovem a sa seva illa més eloquent: Menorca. Només cal assumir el que som. I som duals, sense por, com un obstinat ruc que sabent que no pertany al ramat de s’altre banda de s’illa, agafa el camí llarg, pels camins de cavalls, per esdevenir conscient de sa circularitat d’un tressor que no s’exaureix mai. Com un etern retorn. Ensō.

円相

Avui m’he llevat amb la conversa d’una poeta de 87 anys que des del seu mon em va compartir una petita porta cap a seu interior profund i noble. Un noi de Es Castell que va creuar s’illa per trovar-se amb la neta de s’alcalde de Ciutadella. Dos mons que es troven a cada costat de sa taula, amb un cafe, i una ensaimada.

He tornat a Mao. De camí vaig fer el rite de la immersió en les aigues mentals de s’Arenal. Vaig morir, i de cop, vaig tornar a neixer. Aquest cop més conscient. Perque avui, ha estat un dia senser. Complert. Rodó.

ALLS