El día dos del movimiento

Han pasado minutos del nuevo día; seis, a penas. Y ya siento que todo cambió. Quizás es una situación muy personal. No cabe hablar de un cambio global, y mucho menos, de una emergencia colectiva. Menos todavía si no he sido capaz de publicar mi post del primer día. ¿Por qué sigo en la sombra? Porque sigo en la sombra. Lo se, no lo discuto, pero no lo entiendo. O peor, me rebasa, sin que pueda responder a dicha contradicción. Mi acción y mi voluntad parecen estar alineadas al movimiento, pero algo me ata, todavía, a la inmovilidad del no-ser.

¿Ser o no ser? La pregunta es válida. Inclusive si no eres hijo de rey. Inclusive si tu padre conspiró para matar a su hermano. Inclusive sin te sientes en medio de una pantomima tan grande que ya has sido juzgado, una y casi mil veces, por el pueblo que debe apoyarte en tu ascenso a los cielos. Cielos que por otra parte, están limpios, o nublados, en este mismo instante, descargando con furia la poca agua que caerá este mes de septiembre.

Septiembre es un mes triplemente patrio. Es muy extraño. Mis tres patrias celebran su día en septiembre. Costa Rica, el 15 de septiembre. Ese mismo día, a la media noche, entre el 15 y el 16 se consagra el grito de la independencia de México. Hidalgo, contigo empezó todo. Un cura, quién se iba a decir a Rouco Varela, empezaría la revuelta que valdría para una independencia de gran parte de las colonias en la Nueva España. Las Américas, según la visión peninsular de lo que representa el colonialismo de un pueblo de blancos hablantes de español. Nada de gallego, euskera o catalán. En la colonía lo que se exportó fue la lengua y la cruz. Y con eso valió. Y de vuelta, como nos recuerda VOX, se trajo la patata y se dio de comer a Europa, muerta de hambre, todavía flipando con la edad media, la peste y el oscurantismo que se vendría después, cuando la gran institución española por autonomasia llegara a su cuota más alta de poder celestial: la sagrada Inquisición Española.

Poco se le hace fiesta a las tradiciones abortadas en el pasado. Como si un día se abolieran los toros y nadie más nunca se acordara de aquellos días de fiesta en las Ventas, chulapos por dorquier, o por la Maestranza, con señoritos andaluces engalanando la corrida de una manada que no peca, nunca, de falta de bravura. Quizás los españoles requieran otro tipo de alegorías para poder ensalzar sus egos marchitos por la escasez sexual de su condición de alfa. El hueco del que sale un español besando a la muerte mientras escucha la cabra dictar su próxima faena, como un verso de trap que se cuela en el extrarrio de un pensamiento sincero de la última masculinidad que quedó libre de tirar aquella piedra. Lo cierto es que Jesús se presentó entonces, ante el pobre chaval, sobrecogido por las dudas, las mismas que tentaron a su hombre en el desierto, y como hermano, le tomó de la mano y juntos desatoraron una contractura interior que finalmente se relajó con el soplo divino de un milagro. La sexualidad española necesita un poco más de homoherotismo para dejar al macho alfa depilado ante el espejo, seguro de sí mismo, de su grandeza como bestia, para el deleite de sus colegas, que ya no tienen miedo, ni apremio, de mostrar libres en público sus erecciones.

—Pero… ¿esto qué es?

—¿Sabes lo que te quiero decir?

—Más claro, azucar.

—¿Comor?

—Lo que has oido. No te hagas el mustio. Que bien que habías esperado este momento, tonturrón.

—Pero ¿de qué me estás hablando?

—Anda,… no te hagas el estrecho… no te va.

—Como me toques…

—Anda… ¿pero qué tenemos aquí?

—…¿qué me has hecho?

—¿Yo? Nada… si parece que tiene vida propia…

—Me has hechizado… ¡comunista!

—Si esto te canto un cara al sol…

—Pero ¿qué haces, joder?…

—…

—…

—…

—…no pares…anda que…oh…

—…

—Jo-der…sigue…

—…

—…sigue

—…

—…no pares…

—…

—Sigue…sigue

—…

ALLS

El mito euskera

Escribí el siguiente texto en un Google translator que me conectaría el español, mi lengua materna, con el euskera: la lengua proveniente de los orígines en el valle del que proviene la familia de mi padre, don Olman Elizondo Morales. Un señor con solvencia existencial impoluta, como todo el mundo en San Juan de Naranjo sabe dar fé. Al menos los que lo conocen. O han oído hablar de él. O de cualquiera de los Elizondo. Hay al menos 99 historias. 99 personas que podrían dar fe de quiénes somos: personas de bien. Como la madera de los árboles de nuestros bosques. Como la naturaleza en su sitio. La familia de mi tata salió un 9 de octubre de 1866 de Elizondo, llevándose su apellido a nuevos horizontes en las antípodas de nuestro pueblo. A refundar otra ruralidad. Y lo conseguimos. Viajamos en barco, nueve días, hasta llegar a la costa más linda que vuestra puta vida habías imaginado que jamás verían tus ojos. Sentí la brisa del mar en mi cara otra vez, como cuando divisé en lontananza aquella playa bendita, que aún mi corazón palpita con el mismo fulgor de un arrebato de pasión de la transformada Ticataluña.

Ticataluña fue siempre la solución. Y estamos aqui para dar fe. Una fe inmediata. Un nuevo orden de las cosas. Con todos sus bemoles. De pronto nos vimos ante la necesidad de repensarlo todo de NEW. Y diay, salió el pueblo de mi tata como la referencia sobre la cual podemos disponer de un sentido social de la transformación. Algo que les llegue al corazón. Algo que leer que les haga sentir que os habéis corrido. Que no follais, ostias.

Si follar dependiera de nosotros…….. coño……… verga.

No creo oportuno acabar hablando de coños y vergas en una felicitación en la que intento dar a mi padre todo aquello que le puede sugerir una historia digna para reirnos todas juntas. Nomás mi tata y yo representamos al género masculino en nuestras reuniones más íntimas. Esas historias de nuestros andares son las que nos hacen ser lo que somos. En esa intimidad que no queremos ningún malparido venga a profanar. Como la respuesta que nos pide el himno ante dicho uso verbal. Jovialidades de la lengua que nos hacen responder a ciertos textos que hasta ahora nos habían sido negados. Un acto de ocultación en toda regla. De manual. De autoayuda.

Lo cierto es que yo escribo por poner unas letras sobre el papel. Aunque este no exista. El papel. Sino que sea sólo texto en el espacio. En un espacio que no podemos asir. Uno que no existe. Que proyecta algo más allá de nuestra capacidad de perturbarlo. Un texto libre. Sin que pase por el mercado. Ni siquiera que asista a ver nunca un lector. Oh. Eso tan temido. Todo autor está desnudo. ¿Me ven?

No se preocupen. Tan sólo es una de esas historias en las que el narrador está muerto. Desde el principio lo sabemos. Yo ya no estoy. Me fui ayer. Por causas propias. Como un temido momento de debilidad en los que no accedí al botón. Y me fui. O le di al otro botón. El que me llevó al más allá. Y nunca más volví.

Hasta hoy.

Que llegué.

Elizondo, papá. Gora.

Golman Elizondo Pacheco

(servidor)

Salud pública al alza

La salud, divino tesoro.

En realidad pensamos poco en la salud. Tenemos la percepción de que somos invencibles. Eternos. Es curioso que esa falacia coexista en nuestra individualidad humana. Todos vivimos bajo la creencia de que no moriremos nunca. Y de pronto, un día, morimos.

Después no sabremos más. Ese día llegó y nosotros ni nos enteramos. Así va la vida. Quizás está a la vuelta de la esquina. Quizás la muerte no está lejos. Y no tenemos manera de saberlo.

Por lo pronto, nuestro cuerpo, o nuestro cerebro, en particular, tienen este mecanismo de invencibilidad que nos atrofia la perspectiva de la vida despúes de la muerte. O de la muerte, que de pronto, un día nos llama a la puerta.

Creo que la muerte es un tema trascendental. Y además creo que es un tema vital. No hay vida sin muerte. Y la muerte no nos debería doler tanto, si a fin de cuentas, no duele. Lo que duele es el duelo. La pérdida de un ser querido. De pronto, ya no está. Y no parece verdad. No parece posible. Sentimos que estaremos siempre aquí. La persona a la que amamamos. Nuestra madre. Nuestro padre. Nuestra hermana. Y un día, nomás un día, ya no.

No pensamos en ello. Lo eludimos. Quizás ese es el mecanismo de la mente para no agobiarnos la perspectiva del ahora. Pero quizás, esa ligereza con la que nos tomamos la vida es pura apariencia si no concebimos la inmensidad de lo que verdaderamente importa. Estar aquí. Estar vivos. Hoy: un día más.

Ese es el regalo. Y también el milagro. Esa carrera que pegamos un día cuando tan sólo éramos espermatozoide alfa. Quizás ni eso. Puede que hayamos sido uno más del montón que simplemente tuvo un día con suerte. Una carrera buena en toda su vida profesional. Y nunca más dar palo al agua. No vamos a juzgar ahora al espermatozoide que nos trajo aquí, cuando puede que todo el mérito de nuestra existencia resida, por completo, en la capacidad de la otra mitad, la media naranja de aquél diminuto y escurridizo malandrín, que tuvo la solvencia para competir con el resto de los macacos y ponerse enfrente de la más preciosa imagen de una DIOSA rotunda, blanca y pura, inmaculada, virgen, ella sí, y con la desdedicha de sufrir por el heteropatriarcado que desconoce todavía, un nombre masculino: óvulo.

EL óvulo nos representa. Una perla en camino de la trompa. Cuidadosamente producido por la parte fiable de la naturaleza: la mujer. Venida de un ovario en el que se formula magistralmente la obra perfecta, aunque no completa. Y como toda señorita de sociedad, llega un momento en el que está lista para dar un paso más alla. Es un momento indefinido, pero se conoce que hay unos márgenes en el tiempo. Un horizonte temporal en el que se está preparado para la trascendental llegada de la horda de malparidos machos simples y sobreexitados. Pobres hombres. Tan primarios. La lucha tenaz de la carrera les ha nublado la perspectiva y sólo uno consigue llevarse la gloria con la más elevada de las musas. La recepción de dicha dama nos desvela que no es tal, sino una artista consagrada en las artes de la comunión. Lo que sucede a partid de aquél entonces es el proceso más sagrado de la alquimia. La concepción de un ser que tiene un futuro efímero y maltrecho. Pese a todo, la vida se obsesiona con la unión de estos amantes, sin tener en cuenta apellidos, ni tragedias, inequívocamente lanzados a un desenlace multicolor de la más dócil factoria, como el primer beso que Julieta perfiló en los labios de Romeo.

La vida suele repetirse entre historias que se copian entre ellas. Siempre alguna sale victoriosa, y por tanto, se replica con más frecuencia. Y así sube y baja. La euforia incial nos deja pronto en el sabor convencional que se repite en un coro que todo el mundo canta. La pasión de un cielito lindo un día de lluvia. Unas netas de un borracho mexicano en ese momento justo de la noche en la que a pesar de no haber ligado, ahí estabas tú; carnal. El homoherotismo mexicano es un poema que todavía tiene un recorrido machín. La pulsión del chicharito.

La muerte susurró al oido de Sabines. Un poema me lo dijo. Y entonces entendí: dónde estás muerte mía, no te escapes, que te quiero oir.

Mi madre me contó que yo lloré en su vientre.
A ella le dijeron: tendrá suerte.


Alguien me habló todos los días de mi vida
al oído, despacio, lentamente.
Me dijo: ¡vive, vive, vive!
Era la muerte.



Jaime Sabines


Emigrar

Muchos se van del sitio en el que nacen. ¿Por qué?

Hay múltiples historias. Todas válidas razones. Escapar es la primera experiencia humana narrada: éxodo.

Un cocinero español nominado por el Nobel de la Paz. José Andrés. El tipo que sacó de las casillas a Trump. Y dió de comer a los funcionarios públicos de una administración. Dar de comer a los pocos. Dar de comer a los muchos. Sabemos alimentar a la gente. La gente que sabe lo que yo debemos asumir un ante el problema social. El problema general. La gente tiene armas. El programa culinario televisivo de muy buen nivel. Ya hay otros compañeros que lo hacen bien. Yo tuve mis añitos de televisión. La vida es corta. Esto ya lo he hecho. Pasemos a otra cosa.

Yo ya hice eso.

Mujeres triunfando en la alta cocina. Carme Roscalleda. Mundos masculinos. Socialmente a las mujeres se les debe reconocer la presión que ejercemos sobre ella. La mujer que trabaja en casa no se le reconoce. La madre trabaja fuera. Y saca la casa adelante. ¿Quién da de comer a los 9 millones de personas que somos? Las mujeres. Las que están en lo alto: una. Las mujeres, todas. Todos somos todas.

Gracias a las mujeres la sociedad se mueve.

Mover la vida de los familiares.

Merecer un salario.

Debates que un vasco reconoce que ha habido por ahí.

La izquierda, con su medio, la sexta, se afirma en inglés en voca del chef más mediático español en los Estados Unidos. Make there, you know.

With Hellen. The soft air margarita.

With Stephen Colbert talking politics.

With Trump, battling in mud.

I can make it there. I know. I have. I did.

I already did, man.

I am the only New Américan friend from Minnesota,

Paella con lo que se supone que debe ser una paella. Negocios por los rincones de todo el mundo. No vender marca españa. Producto local. Cocineros. Que quieren ir a rincones del mundo que debemos colonizar en esos nuevos mercados que José Andrés nos tienta a montar. Me gustaría abrir en Disney. Todas las cocinas del mundo representadas ahí y la española no. Están todas las cocinas del mundo y no está la ticatalana. En Nueva York con mis amigos Adrià. Un gran lugar donde la gente que quiera saber lo que es la cultura española: presente. Little Spain. Calle 14. Españoles que dejaron España. Pequeñas embajadas grastronómicas. La vecina canaria de la abuela. Banano con frijoles. O en el arroz.

La abuela sacó el banano y se sentó en la mesa de su comedor delante de esa separación de madera con unos huequitos que permitían observar quien pasaba.

Ortega Cano contra Mongolia. Los jueces españoles de Alcobendas dan la razón a Ortega Cano. No estamos dispuestos a pedir disculpa por un chiste malisto. Para una revista satírica que te venza un torero español, no cualquiera, sino al artista Ortega Cano al volante. Frente a él: un toro. O un catalán. O mejor aun: un ticatalán. El juicio de Mongolia desnuda a España. Los jueces y el Estado de Derecho. En el Tribunal Supremo. Que amerita salirse con la suya: supervivir.

La exhumación de Franco. Caso tres.

Esperen saber cuáles serán los próximos seis casos del tribunal supremo. Sin duda el mejor es el mío. El noveno. El nou.

Remover una losa de 2000 kg es complicado y puede ser peligrosos para los feligreses y personas menores que por ahí caminan, los días que se va a visitar el valle de los Caídos.

Yo estuve ahí con mi gran amigo madrileño Alejandro Lajo. No habría llevado a culaquiera. Pero a mí me llevó. Está de paso a conocer El Escorial. Es como adentrarse en una pintura. Así es España. Tan vasta y grande que multiversal.

Ya no una.

Y uno pasa nada.

Muerte a la unicidad.

Muerte a la solución única.

Muerte al maldito magnicidio del uno.

Los contrarios a la expresión más radical del 9.

El nou.

Parlava una nova llengua que alliberava tot.

I a totes.

Femeninas.

Feminas.

Totes dones.

Aixó implica la realització dels homes d’un únic performance. Fer-se dona. I punt.

I aquells nou homes ho van fer. I un jutge espanyol va dir: qué aixó que em porta senyoreta fiscal nova espanyola.

Hi van haver, o hi ha, fiscals nova espanyols?

Quant será normal pensar que es pot arrivar a assolir un estranger llatinoamericà digne de alliverar al nostre nou poble consagrat: Ticataluña.

Ticataluña existeix.

Tothom ho sap. Ara. No llavors. Es clar llavors era complicat saber si eren armes de destrucció massives! Cony, ets un felí. Un capo històric. No sectari com d’altres anarquistes. El tito Aznar. Com a nou.

Aznar deu ser un gran d’Espanya. Si no ho és encara, ho hem d’afegir, noi. I el noi pren nota. S’ha fet senyor. Qué pensa que pot fer? La familia Franco, el pobre abuelito. El elefante española. El diario punto es. Las cuentas del Prior y del Monge no han sido auditadas. La iglesia no quiere colaborar con la justicia en el caso de la pedrera de Murcia. La iglesia está instalada en la judicatura. El prior del valle de los caidos se ha negado frente a la consideración de la Conferencia Episcopal. Esta congregación. La ley interna. La ley divina. El país de los católicos. El vaticano y sus pelicanos.

Los habitantes son pelícanos que se postras en

Verkami Ortega Cano.

Okupemos patrimonio nacional.

Carmen Calvo. Vicepresidenta del Gobierno de España del mandato express de Pedro Sánchez. Si se trata de eso yo les puedo traer acá un gobierno cualquiera. Con puros emigrantes. O con nueve ministerios insolentes.

Primero pensaba.

Los Franco y su lucha.

El sarcófago del dictador.

Mongolia con terrorismo judicial. La defensa de Mongolia de parte de las periodistas mujeres que defienden en un 66% de las veces las tesis de la derecha. Y del resto de las estadísticas no hablamos. No de esas mujeres. Como si pensaran de manera equievocada. Al menos algunas veces. Sin juicio a que se equivoquen. No se equivocan. Es su opinión. Sólo que debemos solucionar lo más perentorio. Y definir qué cosas rigen nuestra vida. Partiendo de una última revolución. Que no va ser la derecha venezolana, con todo mi respeto por su lucha de cohesión popular para retomar políticamente el control de nuestro país, finalmente liberado de todos los males, y por nuestra fe en un movimiento ciudadano de los buenos buenos. Y entonces hay matices. Pero también están las calles llenas de personas que quieren cambiar el mundo en el que vivimos en esta ciudad capital. Pero todos estamos destinados a salir a la calle y gritarle al hijo de puta que nos enteramos que tal pascual. Y los quieres matar. Y esta surrealidad matas a los fusilados del cuadro de Goya, o sería uno, o dos, en Madrid. Y la historia de nuestra urbanidad a partir de la batalla de resistencia de las personas de nuestra ciudad capital. Esto no es dificil de entender viniendo de New Barcino. Por tanto NEWMAD era fácil de

¿La primera medida que tome el presidente de gobierno para recuperar la hegemonía de la izquierda era sacar a Franco? Las cosas hay que hacerlas con otro sentimiento. No con las que Pedro Sánchez han planteado esta ley. Buscano la polarización. Que lo hace para cabrearnos.

Lo dijeron en Colón pero podríamos haber ido al Valle de los Caídos.

O gana el Madrid o no se festeja en este país.

La gente con la bandera de España.

La gente con la bandera independentista de Ticataluña.

No podría suponer que pudiera alterar los que han intentado pugnar con su diversos otros de la ciudad. Si hablamos de Falange quizás muchos de la ahora izquierda se tendrían que mirar ante el espejo por sus familias venir de aquél pasado.

¿Cómo escapar del pasado?

El dilema español ya me resultaba patético. Decidí marchar hace años de esta mierda de farsa. Y me aparté de la vida en sociedad. No pretendí cambiarla. Hasta que nos reorientamos a petar el techo de cristal. Pedro contra Pablo.

No vamos a tolerar que caliente a los hombres y las mujeres. La confontación política que se viene el 8 de marzo es injustificada contra la derecha que para a las feminazis.

El orgullo de su lucha contra las feminazis de España.

La determindad izquierda que no le gusta la libertad de expresión.

Las realidades más aberrantes se debe permitir.

Es terrible ese sentimiento. Minimizar la violencia de género. Tratar de desmontar las leyes. No se acelere usted señor don excelentísimo Óscar Árias. No se preocupan de las violaciones de los niños de parte de los padrecitos de la iglesia católica. Políticos que intentan sacar tajada. Pegar gritos no soluciona problemas. Gran éxito entre comillas. Yo no hice huelga. La mujer que no se unió a la huelga. Los hechos no estuvieron a la altura. El feminismo será transversal o no será. Y menos polarizadas.

La derecha se ha intentado quedar fuera del feminismo. Cabe un feminismo de derecho y del grupúsculo de las feminazis.

El NODO debía ser así.

Ahí la gracia.

Esa España que no se ha ido. Ole.

Ole, ole, ole.

Ole, ole, ole.

Ole, ole, ole.

Del tema del ocho eme. Ocho de marzo. Un día fundamental de las reivindicaciones de toda la sociedad. Debe cambiar el chip. No se si será de un día para otro. Parar las mujeres para parar el mundo. Huelga general. Que noten los hombres lo que movemos juntas.

Los hombres se quieren incorporar a la huelga. Y duluir el número de mujeres.

Ah. Hicieron trampa. Llevaron a su maricones.

LOL.

I just did. That’s what’s funny. You tell the joke to an American friend. Two scenarios: the fool gets is or he’s a fool. In chicks is diferent.

You are going to have to buy my book, Chicks, when I tell all about the matter.

En las democracias liberales sustentadas justamente sobre una economía de mercado es cuando las mujeres han alcanzado sus cuotas más altas de igualdad en la historia de la humanidad. Con esas políticas que diseñamos nostros, los patriarcas de las derechas mundiales.

Bienvenidos al juego de los otros.

Los otros.

La primera pelí que vi en España fue a propuesta de mi primer colega del barrio de la Sagrada Familia, Albert Roset. Dos invitados más: Ángel, de Granada, y Ladislao, de Gandia. Los Graga. Entre la comunidad autónoma de Ángel, pasando por la de Ladis, como le decíamos entonces. Cuatro capos de España reunidos en un restaurante de pizzas en donde te puedes petar de la risa con los colegas del curro. Y hablar de la vida. Ocho cojones.

Mi expresión más española realmente propia en este país sería tan sólo la representación de lo que la península representa como un todo. Y por ello la recorrí primero por su periferia. Desde la frontera con Francia.

La mujer es mucho más abierta en las relaciones sexuales. Dice lo que quiere. Esas son las grandes maestras. La amante tiene el sitio más alto en la mitología de nuestra especie. La mujer sexualizada por la liberación de sus deseos. Sexualizada por estimulación, explosión, fantasía pornográfica a chorros, para salir bien en pantalla. Yo he tenido esa formación. Pero no hay historias que cuenten con ese matíz femenino.

El squirt existe. Es un chorro explica la sexologa. Es dificil llegar a ello. A lo mejor tú y yo no lo conseguimos nunca. El chorro del porno está manipulado, dice la periodista feminista. Es como si se rompiera un globo de agua. Es una habilidad. O una cosa innata. Mujeres muy mojigatas, de técina deficiente, tenían esta situación. Puedes intentar currártelo y conseguirlo. Currártelo y no conseguirlo. Como la chaqueta masculina. No será el nuevo reto que se le impone a las mujeres. Ser como la mujer en el porno. Eso puede suceder. Pero para eso está la mujer para decir no pasa nada si no experimento nunca eso. Y tan contenta. Pero yo podría encontrar esas nueve mujeres afirmativas que no hayan nunca experimentado esto y ahora, por su propia afirmación en la búsqueda de esa nueva frontera a la que no queremos someter al resto de las mujeres. La liberación completa quizás requiere de un cierto esfuerzo colectivo de unos pocos por definir un nuevo juego emergente que lo barra todo. Que nos ponga alertas. Para un nuevo tiempo. El tiempo que nos toca vivir. A todos. Todas.

La sexualizada libertad sin elefantes dentro de la habitación.

La crisis del procés.

La crisis de Venezuela.

El despertar de Bonsonaro.

Los logros de Trump.

La 4T de Copilco 300.

Golman volvió a retirarse en la universidad pública referente de América, como si fuera Bolaño al revés. Primero se mimetizó con esa urbanidad. Y se mofó de todos. Sin importarle la fama. Sino centrarse en la literatura. En toda. Leerla. Entenderla. Comprender la humanidad de la diversidad de las historias de los insolentes que le ponían piquín a la existencia. La contribución de los diversos países. En esta urbanidad que se deja mutar. El acto capital de una ciudad que se entiende frente al mar con la necesaria empinación de nuestros montes sagrados.

Mercedes.

Podría ser la rambla.

Tengo una historia en cada rambla de la península. Y otra en cada terraza.

Lorena Verdún. La comunicación sexual de este país. Nos gustaría aprender más cosas contigo. Las enseñanzas de una mujer afirmativa con su sexualidad. Podemos hablar de tantas cosas. Presiona las piernas contra las tetas para facilitar la introducción del dedo en el ano. El más largo. Lorena mujer cómo te vas enamorar de un pene. En tu cama o en la mía. La expresvidad de una mujer que gesticula mucho y usa bien las manos. La interpretación. Teatro. Series. Películas y cortometrajes. Libros. Programas. Dudas: las mismas. Falta de deseo. No llegar al orgasmo. Las mujeres que saben de sexo dan miedo en la cama. Le dijo el loco de la colina.

La mujer afirmativa es la verdadera revelación. Y hay que estar a la algura.

Hablamos más abiertamente de la sexualidad. Han cambiado las dudas. No hay dudas de los anticonceptivos. ¿Cómo me puedo quedar embarazada? Eyaculación precoz. Disfunciones eréctiles. Los masculinos con problemitas. El orgasmo preocupa mucho a la mujer. Preguntas en torno a la relación. Como agradar. Cómo saber decir lo que quieres. Cómo soltar.

Es más fácil hoy quedar para follar que no para enamorarse. El sentimiento ya no es el primer objetivo.

Las redes sociales han facilitado algunas cosas del sexo. Pero han perjudicado conocerse en profundidad. El 8 de marzo se movilizarán las mujeres. Muchos abusos de jóvenes. Falla la educación. Muchísimo acceso a la información. En los colegios y en los institutos. Asignatura de la sexualidad y las relación emocional. Cómo tratarse como humanos. Nuestro cuerpo y el nuestro. Términos relacionados con la sexualidad. Nadie había dicho amor. Venga profe. De qué estamos hablando. Los chavales de hoy no conoce el amor.

Prende la canción del tri.

El porno es un problema muy gordo. El cerebro de un niño no está listo para entender. Los padres dejan a sus hijos con sus móviles. Sin controles parentales. El whatssap. La foto guarra. Tu hijo ve tu porno. Los niños ni los jóvenes deben aprender con porno. Genera unas expectativas brutales. Un chaval de 13 años. Siete orgamos. Pene gigante. Sexo anal. Cosas que no corresponden. Muy jóvenes y muy frustrados.

Yo fui un claretiano de educación sexual en la escuela.

Yo me dedico a esto. Talleres de sexualidad. En el cole de mi hija me dan largas. Hay colegios que sí. Talleres con tutoría. Se ve poco. Pero se podría hacer, Lorena. Talleres de sexualidad con nueve referentes de la mujer liberada sexualmente y con ganas de afirmar sexualmente a todas las mujeres.

Una agencia analógica. Encontrar pareja para conocer a alguien que te mole. Alguien que haga la psiciología de mis cosas no cubiertas. Mi mejor yo con una persona otra con quien intimaremos. Llegar a acuerdos. A orgasmos. En el momento justo. Como sucede cuando tocamos la gloria. En un espejo en el que vemos el placer del otro, porque nos interesa esa motivación.

Rajoy y el sexo.

Rufian y el sexo con Rayo: repita: condón. Preservativo. Sida.

Yo estoy en la media. Tres por semana. Cuando vamos de vacaciones. Ahí es cuando las parejas de la derecha follan. La gente se ruboriza al hablar de sexo. Es un tema taboo que se arrastra de siglos. Para que se normalice tardará un tiempecillo. Algunos estamos abiertos. Pero el resto espera junto al juicio de la Iglesia, y su referentes pederastras.

Mujeres casadas buscando sexo en la web.

Mujeres que no follan y quieren.

Infidelidad.

No creo que sea tanto.

Las carencias educativas de la juventud.

Las carencias de la gente mayor.

Lo que saben unos y otras.

Lo que te encuentras cuando eres tú el que tiene sexo.

¿Cuándo perdiste la virginidad? 16 añitos.

Las redes sociales que hay ahora para conocer gente. Ya le has preguntado un par de cosas. Sabes a dónde vas a meter la lengua.

¿Cómo ligabas antes?

¿Hay más libertad ahora?

El sexo para pasarlo bien y disfrutar. Antes para procrear. Penetración y sexo oral. Seguimos experimentando. Hacerlo en sitios públicos. Escala sexo morbo. Los clientes jóvenes. Es muy común chicos en tiendas de sexo. El placer. El amor. Los dildos tradicionales. Doble exitación. Sex shops con aspecto sórdidos. Sitios modernos y con asesoras sexuales para mujeres de las nueve nuevas capitales de un mundo nuevo: NEWEAR.

Estimuladores de clítoris. Puede gustar mucho o puede gustar cero. Cuando una mujer se toca el clitoris puede resultado molesto. Cada mujer es un bosque. Cada latido es una expresión natural de su ser.

Estimulador prostático. Orgasmos muy intensos de un hombre que estimula su ano. Un orgasmo más o menos intenso según tu nivel de… la estimulación de la penetración anal y el pene. Hombres homosexuales se meten juguetes hoy día. Un hombre que ha probado. Sabe, sabe.

Es que es mejor con el dedo.

Una experiencia maravillosa. Un actorazo. Un tío estupendo. El me entendía en directo. Y él me traducía. Una mujer que me traduce al italiano como tributo a Lorena Verdún.

Monegal y Lorena. Los programas de Lorena le habrá dado grandes noches a Monegal. El decano crítico de la tele que sólo trabaja con mujeres. El programa de Lorena era muy didáctico. Había que entender varias cosas que no nos hemos preguntado. Que nadie nos ha explicado. El programa online de Lorena Verdún. Hay variantes de programas de sexo. El de Lorena es otro arte. Ella nunca se desnudó. Usted que sufrió una orientación sexual con un claretiano como base y que luego aprendió en la calle.

Consultas con Lorena. Lorenaverdun.es. Info@lorenaverdun.com

Una vida sin pedos no tiene sentido.

Mercedes.

Imagina que te puedes permitir un mercedes. Aunque sea de segunda mano. Aunque sea del 1974.

Hay que poner paz.

Hay que coser España.

España se descosió por el camino a la estratósfera.

Lo intentó. Estaban jugando en la champions league.

Lo recuerdo.

Y luego se despeñó al precipio.

Y justo cuando iba a tocar fondo… se congeló.

Y ahí yació. Suspendida. Por los siglos de los siglos.

ALLS

Día 2: Inicio de curso de camino a ALLS

Cada año: vuelta a la escuela.

 

El ciclo. Debemos tenerlo claro una vez inscritos en la vida: esta vaina da vueltas. Un día lo percibes. Mañana será otro. Nunca igual. Y nosotros siempre estamos en este preciso instante. La consciencia es lo único encendido en nuestra línea de pensamiento. O somos la polla, o no somos nada.

 

Yo prefiero pensar que somos la polla. Todos. Cabras o cabros.

 

Esa frase es un libro. Exaltación de debate sobre el fin del machismo.

Continuar leyendo «Día 2: Inicio de curso de camino a ALLS»

El nuevo juego

El arte del piropo pachuco

Tendría que ser muy conciso.

Muy preciso.

El nuevo juego debe entenderlo todo el mundo.

Es para todos.

De todos.

Por todos.

Como una obligación: a plegaria.

Usted está avisado. No importa de dónde venga. No me explique sus problemas. Venga llorado y cagado.

E=mc2.

Muchos cojones al cuadrado.

Es la fórmula de Cristobal Colón.

O algo así.

No le solté ninguna historia.

La gente que habla mucho… yo entiendo que les pone nervioso otra persona que habla mucho. Me pasó con rms.

Y me puede pasar con cualquier youtuber que lo pete.

Yo vine aquí a tener la métrica.

A estar presente en la red.

Un sólo canal. 99 capítulos. En 9 días.

No tuvimos suficiente. Quisimos siempre más.

Esos nueve días sólo unos cuántos lo vieron.

Después llegaron los formatos. Los objetos. El arte de coleccionar.

El arte de la lectura.

Los libros.

Mis guías.

Mi próxima asunción.

Todo tiene un límite. Debemos saber marcarlos. Pero también debemos saber transgredirlos. Estamos tocados con la manera en la que no educamos a nuestros hijos. La que utilizamos, vale. Pero la que no llegamos. Esa pica. Y se nota cuando el resto de chicos soplapollas salen por ahí, ya de mayores, a hacer el subnormal por la calle.

Este es el problema de la educación.

Y las relaciones entre mayores.

Más allá del sexo. Más allá del porno. Más allá del sistema.

No es que seamos antisistemas. Planteamos otro lo más lejos posible. Y una fecha de salida. Esta. O la siguiente. Cada día replica una salida. Y nosotros en la nave. Quisimos ser el futuro. Y nos adelantamos al tiempo. Creamos una novela ejemplar multiversal. Quijote nunca se imaginó este molino. Sáncho sí. Y fue jefe. Y se le fue el poder a la cabeza. Pero consiguió el título que le soltaron los nobles. Yo fui loco donde don Quijote escuchaba el son de la playa. Y me bañé en las aguas negras de su locura. Como un iniciado en otro escuadrón.

El juego cambió. También los dioses.

No quedó títere con cabeza.

Mira que había títeres.

Pero nosotros, seres completos, libres, biografías únicas e irrepetibles, nos permitimos ser insolents. Y salvajes. Revolucionarios. Y nos prendimos. Y lo dimos todo. Nos destilaron un guaro nuevo. Y lo bebimos. Elixir de nuevos dioses que se pasearon por la tierra. Y cautivaron al día y a la noche. Nueve días seguidos.

Hoy es tan sólo una muestra circular de una historia que se engancha a sí misma. Tengo todas las claves. O al menos nueve. Y voy a jugar mi partido. Como si los sueños fueron algo más que sueños. Por contradecir a Unamuno. Que también tiene coña. Y me voy de fiesta con Valle Inclán. Y con el y Buñuel me pongo de acuerdo. Dalí está Cadaqués preparando nuestra llegada. La fiesta, esta vez, la organizo yo.

Con permiso señores.

Que dejo aquí aparcada la bicicleta con la que he recorrido el pueblo entero en búsca sagrada de nueve insolentes con los atravesar los límites razonables del pueblo nuevo. Aquí cada noche es sociovergencia. Dos martinis. Y dos mexicanos.

Dos ticatalanes lo miran todo desde fuera.

Nunca el pez en la pecera supo identificar las sombras.

Su ceguera le condenó su felicidad. No su memoria.

Socialmente hemos venido a alterarlo todo. Nos complace la insolencia máxima al poder. Pero la responsabilidad nos lleva a nuestro llamado por resolver el problema de lo que aquí acontece. El más grande. El que más impacto social puede llegar a tener. Y lo vamos a hacer mientras liberamos el tiempo y el espacio. Con un juego surrealista que lo pete en youtube. Y entrar en mercado por la puerta grande. Como si fuera a la monumental y me la abrieran antes del show. Desacralizada la plaza.

El procomún es religión superior a cualquier otra.

Esta es la comunión y el bautizo. Todo queda confirmado. Se asiste a la contemplación del acto del espíritu santo en nuestra cabeza. Tome. Y le dan un manotazo de parte del pastor. Y su conexión divina con Dios hace que se apodere de sí. Y su subidón venga acompañado de música. Y de seducción. Y de la noche en sí que se combina en un juego compartido al más allá. ¿Vamos a la cama? Quiero estar ya ahí. Contigo. Jugar el juego de la seducción que nos queda hasta que nos acabemos de empezar a fundir. En ese sagrado instante. Esa noción del límite penetrado. Por que vos me lo ofreciste. Nos ofrecimos el uno al otro en esta sintonía que nos trajo tras el baile a este deleite sublime. Tu cuerpo me examina. Hacemos el mismo gesto. Aprendemos en cada movimiento. El ritmo se acompasa. No unimos hace tiempo. Estamos arriba desde el momento mismo en que nos deseamos. Llegamos aquí goteando. Y sin morales supimos erotizarnos mutuamente con la aquella gracia primera con la que cautivamos el llegar a la dosis perfecta de tu cadera, caricias, sonrisa y gemido final, aquél gran primer día, en el que nos fundimos tu y yo. El temblor de nuestros cuerpos sigue por dentro mientras el corazón aterriza tras la asunción del espíritu consumado. El sexo es el vehículo de nuestra simetría emocional. Es ese amor. Eso es.