Dos de tres partidos

Primera fase del mundial

El arranque de un mundial es la parte más inclusiva del evento global. Se trata de lo que las aficiones tienen garantizado: tres partidos de su selección. Y mantener la esperanza de que se podrán quedar para la segunda parte del show: octavos de final.

El juego es un embudo. Se va haciendo más pequeño. Primero están todos. Y eso le da color. Un barniz de culturas que se pintan de los colores y las canciones que cada país ha construido con el paso de los años. Y con las costumbres futbolartísticas de su pueblo.

La poesía de la barra argentina tiene una manera singular de mantener la energía de un concierto de Bersuit Vergarabat. Se trata de un posesión. De un sentimiento religioso. De ahí que es el único país cuyo D10S está más allá del futbolarte y lo divino. La fragilidad de la fe. La tragicomedia que se revuelve entre el sentimiento, bancarse al equipo, y la máxima decepción: un tango del eterno retorno.

La afición qatarí que se acopla a llenar los estadios con los colores de los equipos que juegan. Es un espectáculo que les está pareciendo una experiencia única e irrepetible que hasta ahora no habían vivido. Arabian dreams. Como si se tratara de una apropiación cultural más, los lugareños de funden en lo que las aficiones viajeras representan en un juego de máscaras y de expectativas que en cualquier momento se puede convertir en frustración, y hasta cierto punto, violencia. Es la propia naturaleza del juego. Y eso, también, es un reflejo bastante fiel de la vida misma.

Costa Rica tocó el fondo del abismo. No llegó al final. Un hoyo negro en el cual seguiremos cayendo por la eternidad. Ante nosotros un coloso al que le salió todo. Y nosotros nos vimos indefensos ante la capacidad creadora de una generación que movió el balón al ritmo de una medular impecable: Busi, Pedri y Gavi. Tres diminutivos gigantes.

Los de Luis Enrique dejaron en el terreno una estampa que queda grabada para la posteridad. El último siete que recuerdo de un mundial es el de Alemania a Brasil, en aquella semifinal. Y cómo puede afectar esto a un equipo, sólo el tiempo lo puede determinar. De alguna manera los Alemanes no hace leña del árbol caído, excepto en aquella celebración en la que se acordaron de los españoles. Pero nada se ha escuchado de una alemán mofándose de un brasileño por aquél suceso del pasado. Tampoco ningún español lo hará frente a un costarricence…

¿Seguros?

No. Nada es seguro. Y con la crispación de las dos Españas, siempre puede haber una manera de arreglar las diferencias: virar la atención hacia un tercer receptor de nuestro canallismo. En este caso el pobre tico.

Se puede ficcionar una reacción en positivo; se puede ficcionar una en negativo.

¿Cuál tiene más impacto?

La que nos revela aquella parte de nosotros mismos, nosotras mismas, que no queremos ver. No porque no lo aceptemos, sino por nuestro propio sesgo cognitivo.

No podemos hacer nada al respecto.

Excepto observar.

Y pensar.

ALLS

Tres días antes del mundial

  1. anunciación
  2. entrenamiento
  3. estamos en la mierda
  4. Mira qué gordo estás.
  5. Claro que no se puede.
  6. Se puede con la versión de la parte románica, apostólica y católica.
  7. Los techos del Vaticano, sus esculturas, sus pinturas secundarias, sus jardines, sus patios, su Ospedale Bambino Gesú, io, a viamo si questo ani guanyavam el mundial.
  8. Supuesto italiano abrazando el lado macho de nuestra herencia histórica romana, para toda equis. Más allá de la capitalidad de nuestra historia común. Roma representa la ciudad a la que españoles que venía de Barcino para hacer pleitesía a la vida mediterranea de esta particular versión de nuestro porvenir universal. Vivos y muertos. La memoria de nuestros derechos adquiridos como familias, instituciones o malnacidos contendiendo el mercado dulce de la perversión de los hombres a cargo de la mascarada. Charades. Cada país con la suya. El secreto de los señores sullitos. Señoros Sullitos. La NEWSS.
  9. Sea Golman de las características que el personaje atienda, a como le dé el cuerpo, a competir los últimos nueve partidos de su vida, para meter los últimos nueve goles que trae en la chistera. Dejemos que Golman nos baile la Peluca, queremos que Golman nos baile la Peluca, queremos que Golman nos baile la peluca, queremos que Golman nos baile la peluca, Golman nos baile la Peluca, queremos que Golman nos baile la peluca, queremos que Golman nos baile la peluca, Golman nos baile la Peluca, queremos que Golman nos baile la peluca, queremos que Golman nos baile la peluca,……… Peluca por aquí Peluca por acá, peluca por delante y peluca por detrás. Se escuchaba en els estadio de Qatar, en perfecto ticatalán, este cántico que se acabó por convertir en religión. Futbolarte. Género y derechos de autoría para su explotación ante un mundo libre en el entendido de entrar a empezar un nuevo pinche juego que le quite el balón de las manos de esos pinches puercos.

La redención del arte. El último libro de Golman. ¿Te lo vas a perder?

La NEW editora de Golman

ALLS

La liga del Kosmos

Desde la plaza Cosmos al equipo más surrealista de última liga

Gerard Piqué e Ibai Llanos en una cena de trabajo en un sitio de buen sushi. Entre los dos se imaginan un multiverso ejemplar. Don Quijote y Sancho. Podrían ambos ser el otro. La dualidad existe entre estos dos titanes. Su magnetismo y su poder se sostienen a sí mismos como dos grandes del territorio y de sus respectivos sectores. La vida no es normal para ninguno de los dos. Y lo saben. Son conscientes de ello. Y juegan el juego.

La vida es eso que existe entre surimi y sashimi. Somos una mezcla de células que se van regenerando hasta que un día, por alguna razón, algunas de ellas comienzan a deconstruirse. O algo así. No soy experto, y se nota. No se casi nada de casi todo. Un todólogo que jamás ha entrado a Twich y llevo diciendo más de 12 años que quiero transformar el mundo. He caminado por veredas circundantes a las vidas de estos dos hombres hijos del heteropatriarcado que nos precede. Ambos han cambiado el chip. Y son vanguardistas con liderazgo que les permite adaptarse a los tiempos nuevos y navegar en aguas revueltas. Su movida son los rápidos de Pacuare.

No hay nada escrito. Todo está por recorrer. Hay un plan y ya se ha lanzado una idea a nueve días de que empiece el mundial. La liga amateur más pura del mundo emergente que nos espera. Es espectáculo de lo que está más allá del bien y del mal. La escena de un performance futbolartístico. Las dimensiones de este personaje están construidas con las células con las que he construido el personaje del más grande futbolartista del Kosmos: GOLman.

https://t.co/vbEgHRLwOZ

Kings League se llama.

Aquí el video de presentación de la liga.

«Nada que festejar» day

El día que ya nadie quiere festejar salvo un único tipo de español

Vamos a ver. El elefante en la habitación: soy español.

Lo tenía que sacar del pecho. Pero antes que español soy del más allá. De otro reino.

Vengo de unas antípodas que definen, de alguna forma, el viaje que en este día se conmemora. ¿Será Colón el malo de la película?

Al final no sabemos bien bien lo que pasó. Hablamos de oidas. Nos lo han contado todo mal. Y no tenemos una gran película que nos los cuente. De hecho, estavo a punto de llegar. Se trataba de una serie en la que se retrataba a Hernán Cortés. Tan ansiada era la historia que dos produccciones, independientes la una de la otra, y al mismo tiempo, se dieron a su producción. La vida en Tenochtitlán a la llegada de Cortés.

Ya no es Colón el que nos interesa. Sino Cortés. Por conmemorar los años después de la llegada de aquél, de este otro, a la capital de la ciudad más importante de aquél continente: la gran Tenochtitlán.

Un respeto por esa gran ciudad. Y qué mejor con una producción histórica que recabe los años en los que finalmente esa bienvenida tan mexicana y hospitalaria, acabará con un árbol, una noche triste y unos pies chamuscados.

Malinche de por medio, que no me queda claro qué tan bien haya conseguido retratarla Nacho Cano, que sin duda ha sido un chivo expiatorio en el que la culpa recae sobre una mujer, y de un lado y otro del heteropatriarcado se le señala a ELLA como la que encaja la el estoque de muerte de una traición que todavía hoy lleva su nombre en las actitudes de los que siendo mexicanos le hacen ojitos a las de fuera: malinchistas.

Qué día el doce. Qué curioso que el reino de España, que no aparece en aquella historia, como sí lo hace Castilla, los reyes católicos y Extremadura, de dónde salen tan valientes hidalgos y cabelleros que se llevarían consigo novelas de Cervantes para edulcorar sus crónicas con un énfasis en querer parecerse a don Quijote, cuando quizás tenían más números de ser Sancho Panza. Sin desmerecer a los fieles escuderos ni a su gremio.

Es muy dificil plantarse hoy y no soltar un lugar común que no se haya escuchado ya en la versión aparentemente más veraz de lo que deberíamos secundar, como originarios de esta tierra. Lo cierto es que la existencia de una cultura única e irrepetible que deslumbró a los españoles (¿erán ya españoles?… súbditos de las coronas recién unificadas de Isabel, muy católica ella, y Ferran, muy aragonés y combatiente) al pasar entre dos montes sagrados: Popocateptl e Iztaccihuatl. Y ver desde ahí, aquél paisaje imborrable de sus retinas, que sin embargo, ya nunca más veremos.

La noche nueve de Golman

Despedida en jueves

Hoy me despedí de un trabajo en el que estuve nueve meses. Conmigo, el mismo día nos íbamos tres personas más. Cuatro personas que se van. Y nosotros aquí de fiesta. Homenajeados. Todos. Nos tiramos amor y respeto. Aquí hay un futuro común. La comunidad pasa por crear comunidades de confianza.

Os podéis mentir los unos a los otros. Lo que digan es mentira. No creais nada.

Ese fue mi speech dual. Iba dirigido a dos colectivos que se conjuran ahora en una trayectoria divergente i constituent.

De cop capgirem al ticatalà.

M’entens.

Jo vull sentir-te parlar en ticatalà.

Deixat d’hosties i parla-ho.

En pla no bó.

Los planobo.

Un grupo indepe ticatalà que ho va petar a les darreres festes de NEWCAR, el meu barri.

Formedly know as Carmelo.

Or Carmel.

Nowadays these three forms where voted by 66% of the voters in the last election.

Voting is different than democracy as you know it.

Allow me to explain myself.

This is going to be a NEW story.

It’s been designed like that.

I’ve got the nine dimentions we need.

We’ve already got this.

Chill ALLS.

ALLS.


The precious feeling of ALLS. It’s been overexplained in those 99 books that repeted the same nine pilars of NEW:

  1. Trust in our collective chance to get away with our social ALLS.
  2. Establish a system with a flow that improves what Steve Jobs, Bill Gates, Mark Zuckenberg, The Google guys, RMS, Elon Musk came up together to sincronize their stake of the game into a NEW level of complete deliverance with more visible social outcome to measure from that session at the Fundación Armando Gallo.
  3. I was aknowledge as an artist by a group of 20 people who trully see me as one. That’s a feeling right there. A sense of acomplishment. That is what I am. And these people see it. It’s the art that speaks for itself, even if its surreally displayed. An image with no words. Only faces. The people from this team. The people who showed up tonight. The people who were leaving and the ones we were celebrating. A global party from thredimentional planing that the party cometee was albe to pull off at different levels of secret trust. A NEW society requires this level of expertise. This 20 people are feedbackloopers. That’s what the direction would be called if I was to name the role this units do. Together. In the best way there is. I will talk about the work that’s being delivered in this directiorate is worth take note of. I thinks we should aim to build a higher society. And with the deliverance of the resilience of this community, the rest of the social complex system will follow. The good byes are good days. We get to close. We get to let go. We get to love. Love. That’s it. Simple love. True love.
  4. The ungrateful behavioral selfish dick you got inside.
  5. The holiest shit.
  6. The ultimate pacheca.
  7. The correlative contradictions.
  8. The royale hipocresies.
  9. NEWALLS

I write blog posts. I’m a blogger. People who read my blog call me that. I can call myself something else. In fact anything else. Who are you to tell me who I am?


I’m nine dimentions and that’s it. That’s last ALLS.


I’m bigger than Bugs Bunny, said the olmeca head.


I was talking to Alex and to the memory of the workplace I left. It’s a crossover story. I left and Alex landed there. I suggested he would fit. Because I know he will. Because I know what we can do. We can build stuff for a higher level of excellence. The highest. We are here to play the game we want to deliver with the feedback of our management and engagement capacity to link with the greatests challenges from our perspective. That’s quite a quest. We’ve been pursing it for nine years. And now we’ve come to the final chapter. It unlucked tonight with the perfomance in the Almodovar. I took a camera. And shoot a film. Or something. A happening. And I forgot to finish the piece. I got carried away with the enjoying the night with the friendship of this dance. We get to meet who we trully are in the dance floor. And it happened right there. Becuase we all have it now. We went to deliver that dance. The last dance.

I am a Michael Jordan from the outskirts of a brown story olmeca. It was from there. No outside influence is acurate. It could not be prooved that the olmecas came that far. It doesn’t matter if they did. Who cares what the reality is if we can build a greates myth for the sake of overcomming something else that this charade we are being fed live like the mansplaining of a NEW kingdom.


My kingdom is from a different dimention; that cannot be questioned.


That’s art man. I swear to god. I can do this line. Put if in my character. I’ll take that role. Thanks.


The scriptwriter sculps a narrative. An author as well. I met Carlos and Emi yesterday. It seems like weeks ago. It’s been so intense ever since. Two nights in a row fill up the time of ones understanding of the ultimate goal: to be there in present tense. The filmaking of a NEW superlative story. It’s alredy here. The result is R9: nine dimentions. The writing capability does not allow for a mathematical literature to take place easyly placing all those useful greek symbols at the disposal of a NEW mathmatitian. I am one. An old one. The oldest you are the more you may have forgotten those things you learned. You might be loosing your math skills. You’ve grown a lazy mathmatician. That’s my story. Golman mathmatics is a NEW approach to the way in which we can resolve the riddle. Like that game show you didn’t watch because you were too busy learning the math skills you needed to get to the level 99. Every actuarialartist needs this 99 degrees of NEW math deliverance. This is the greatest gift. This is the greates level of social collective working group, and it will be dedicated to the levels of freedom you need to produce a multivariate model of 99 dimentions. Like an hiperbole. But actually label those 99 mathmatical NEW laws.


Why math, dude? We are readers.

So what.

It’s books we want.

I can manage to put the rules in pages. And turn that into a book. And some would read it. Possibly ALLS.


Shorter stories. Closer to what anyone can handle. But if we get hooked to more, we can just let go. Keep going. Keep seeing that. A great movie. A film. Sort of local gang. A happening.


I was dressed up as an artist. And I did what I could to deliver what they want: my true self. What I can provide. Ink on paper. A blue bic and a marker. I didn’t follow the rules. I’m can’t help it. I get socially distressed with test of the past era.

I tend to get motivated by a thing that strikes my interest. Like trainnig for Laura. Or tennis for Vicky. Or Boi for Nestor. Or filmakking for Nacho. Or cocktails in pool for Anna. Or guiding you through a social dynamic for Dani. Or coordinating an special event with Gina’s and Marta’s passionate femenine leadership.


I’ve been playing a role. A rulebook. A new social network. For nine years. And now it’s time. The social movement. That’s what we wanted to move. With a song that was supposed to kick in. To be ready for the stage. And we defined our roles to do the most complex social task: the feedbackloopers of the NEW social transformation. The innovation evangelists.


Personally I rather present myself as an innovation manager evangelist. It’s a new covenant we are after. And we have to write some NEW rules. And it’s not an easy task. I tend to write to much. To get to point ever. And to go to places that end up nowhere. And that’s a destination. This has been heavily overlooked. And people still don’t see it. Well I say: hey, see that. Nowhere is place to be. Don’t be a dick. Dickdom is where you don’t want to be. If we detect dickdome on those: let’s just go elsewhere. Liberate yourself from alpha macho falacy.


Falacy falatio.


None of the nine falatio is true.


Nine acted falatio.


Acted, filmed, edited, produced and promoted by Golman.


Falatio studios.


After Harvey’s cancellation. The after party.


Do you think he’s comming back up?


Is he going to want to do it again? Will get to get away with that again?


La muerte del feminicida.


Hasta aquí van 24 dimensiones. Es un buen punto para parar. Para ver qué ha pasado. Saber si estamos yendo bien. Si nos perdimos por el camino. Si ya empecé a perder el hilo. El hilo no siempre es prediseñado de manera impoluta. Muchas veces es sucio. No estaba diseñado a vivir en twitter. Sino en otro sitio. Que no fuera de nadie más. Que fuera mio. Como mi literatura. Como mi memoria. El escritor llega y escribe. Se sienta a escribir. Pero, ¿para qué? ¿Por qué?


Es un guionismo dadaista surrealista pragmático. Un limitado juego de palabras, dimensiones y cuestionamientos a la totalidad de los posibles estados de la naturaleza a partir de unos cuantos multiversos poderos independientes entre sí.


Mi literatura no me da ni para hacer personajes. Está perdida en el yo. No comienzo con nadie más. A no se que me transforme en ese personaje. En la escritura de aquella perspectiva. Porque entro en ese papel de asignar vidas a otras personas. Personas que conozco. Personas a las que quiero proponer que soñemos alto. Que vayamos a explorar más allá de lo que hasta ahora aquí hemos construido. Porque el momento es ahora y la tranformación es total. Debemos asumir que la destrucción no es la solución, ni tampoco el heteropatriarcado cuyos días están marcados, para unos, para otros, para otros, para otros, para otros, para otros, para otros, para otros, para otros.


Sólo podemos aceptar nueve agrupaciones de gilipollas reconocidos. Podemos etiquetarlos para ayudarles a autolocalizarse. El ejercicio más faltón y necesario de la última revolución. La narrativa surrealista en el plano nueve dimensiones más allá.


Con nueve dimensiones nuevas tengo suficiente. Igual necesito rellenar esas nueve dimensiones con chicha estelar que la llene de gloria plena. En cada momento. Desde una iniciación a la relevancia continua. Yo creo que estamos aquí reunidos ya bendecidos la máxima gloria que la suma de los noventa y nueve dioses más robustos, y las nueve más elementales mujeres divinas recién admitidas en esa clara afirmación heteropatriarcal de los sistemas sesgados inevitables.


Yo en el trabajo soy muy ecuánime. Hasta que decidir ser yo mismo. Puedo decir que el nivel de lo que hacemos tiene una trascendencia necesaria para que el sistema sea transportado a otro nivel. Debemos exigir esta respuesta de nuestra organización. Debemos llevar a nuestros proyectos la narrativa de la significancia colectiva compartida. Y esto está ya en marcha. Vamos a levantarnos de nuestra postura estable ochentera que todavía no ha permitido poner el orden en la dimensión alternativa de la moneda. Efectivamente es una moneda. Una moneda con otros dos lados. Otro mecanismo de valor. Otro billete que multiplica su valor. Papeles marcados con su imagen. Menos mal que tienen la impresora de billetes. De por sí pueden coexistir hasta que se den cuenta que están saliendo de circulación. Por su valor en NFTs.


Forgive me but he narrative in the WEB3 world is still dull and stinky. You are all ready but your narrative doesn’t apeal to what we need to dream for our social collective emergence into a NEW era. This is the time to switch the focus. Pay less attention to them. To that. And more to this. This other thing. Like a pop song that repeats a beat that we dance in the dance floor, where you know your kind. The dancing circle of 9. A holy experience. A circle of trust. The higher dancing trust, other than salsa-merengue-dirtydancing.


I tell my dirty dancing story to place the olmeca culture in that situation. Dirty dancing is a 90’s reality. You either lived it or you didn’t. It’s trully another thing. Nobody I know had that experience. And it could change the way we look at things. The way we dance defines our social trust. In the dance floor you let go. You are in there. In the inner circle. Doing it. You highest perfomance. A circle of trust. A circle of tribal tradition.


As we speak a NEW king becomes fed up with the new job. It’s been nine days in the NEW kingdom. His magesty already hates it. He’s fed up with pens. And he can’t handle the 24/7. Nor the duties. Nor not being able to speak. Or to heteropatriarchally go about the way he was so used to. That was a life. A private affairs gentleman with a pending task: to reign in this NEW kingdom. That HE is me.


Imagine a poem book by the NEW king.


Imagine a NEW royale fling.


Impossible is nothing for HIS MAJESTY.


The power of recognition.


Jesus value vs the NEW king value.


The doubts on the definition of value.


We are not living in the same dimention.


We decided to go.


So we went.


It was somewhere else. No one had ever atempt this. That was the whole deal. And why we were ready. Because we can twist this game around. Start over. Reboot.


I’m and 80’s and 90’s and 00’s and 10’s asset.


My name is Golman and I am a futbolartist.


This is futbolart. Writing is. The script of what I’m saying to a camera. The division of the clips. The places where we film a shot. The amount of people in the shot per each scene. I’m a director. This is a script. I’m ready to act and to film. And I want to work with the best. And learn from the best. And keep my cool. And resolve the problems that arise in the set. And have the team motivated. And the acting rehearsed. I’m ready to see it on the screen. I don’t want silly mistakes. We are ready to go and to make history. Filmaking history. This story is going to rock. And I’m already filming it. And you are in it. I want you there. It’s a game. And we are playing. It’s here. It’s now. It’s elsewhere.


Have I ever told you the unocent story?


Forty seven dimentions is already expanding the linearity of our resistance to keep an idea moving forward. This exercise generates a pattern of new longer narratives. All the way to ninetynine. 99 is a wholy number. Also holy. And after that there’s a jump. A higher dimension entrance. A frontier moment. And the peridiocity becomes a slower pace in the magnitude of what we are expressing towards higher levels of complexity. Social complex systems that recognize each other in more throughrly result. A social emmergence with the magnitude of a trully tranformative dance. It’s a tangible result. It’s happen and it’s expected to be possitively affected by right kind of feedbackloop.


48


Karla was there. I call here Karlita. But another Carla showed up. She was logopeda. Expert in neurology.


Gina es terapeuta ocupacional. Es la presidenta de la fundación Ictus. Pasamos frente a la fundación. Ella trabaja para recuperar la movilidad, la autonomía y la nueva vida de quién tuvo uno. Y cómo actuamos frente a las circunstancias sobre las que pudimos poner en marcha una acción contundente a este asunto.


El proyecto está aquí: HARMONICS. Y yo soy el nuevo. Y también tengo los suficientes apoyos para ayudar a convertirlo en una chulada de interacción sobre cómo tranformar el sistema con una coordinación estructurada de elementos que hagan permeable el sistema a nuestros hitos sagrados de exponencialidad convergente en cada paso a una dimensión superior.


Nueve dimensiones son suficientes para llevar la transformación a una plataforma plena NEW.


La comunión eterna ALLS se adquiere desde que se pone en movimiento sagrado eterno.


La continuidad como mantra.


No importa si seguimos. Moriremos. Pero habremos dejado una huella en otra dimensión. Esa es la experiencia humana irrenunciable. Tansformarnos: 99 veces.


Se produjeron 4 videos de manera colaborativa en cosa de 9 días. Se pidió con suficiente antelación que se filmaran los gags. La gente hizo lo que pudo. Se vio una capacidad de creación. Se performeo frente a la cámara. De diversas maneras. Con guiones sofisticados. Con pelucas que ponían el énfasis en las melenas de cabernícola de algunos. Como Hugo Sánchez a principios de los ochentas. Aquellos afros mexicanos del 78. Aquél mundial que «ganó» Argentina. No nos olvidemos que a veces una escenificación puede ser suficiente para levanta la capacidad transformadora de un pueblo. Diego tuvo suficiente con saber que era posible. Por jugar como jugamos este otro continente. Por tener en la sangre una inteligencia colectiva que se baila distinto. Que se ejerce como Diego en la pista. En la pista. Poné la canción de Maradona. Dale.


El DJ, reguetonero, se ofende.


Le caes bien o mal a alguien que está en la disco. Y ves cómo funcionan ciertos roles. La noche tiene sus situaciones. Y una vez adentro el baile tiene su propia vida. Y hay canciones que mueven. Y otras que explican una revolución. Let’s get this started. I did. Así fue como llegué a la pista. Con un baile existencial. Como rage againt the machine. Como si quisiera esa transformación en el escenario. Con unas letras repetidas como un convenio entre todos los presentes. Y sentirnos en esa nueva dimensión. En nueve conciertos distintos. Con esas sintonías que nos llevan a bailar en otras dimensiones. Más allá de lo que aspiramos. Lo mejor de la reina es el punk.


Tengo una camiseta punk de la reina. La de Banksy.


Yo soy ese man. Duermo con ella.


Yo tengo unos monólogos de la pandemia.


¿Los querés ver?


¿Querés ver guita?


Mi show me the money es ese. El director me menciona la escena. Tengo que hacer todos los papeles. Yo soy el promotor exitoso al máximo nivel. De pronto me caigo. Tengo una debacle. Se me cae el numerito. Estaba montado en esa ola. Y tenía el reconocimiento de que la vanguardia iba en ese sentido. La vida de la empresa privada. Hacerla subiendo la escalera corporativa de una empresa mediana. O pequeña. O ambas. Alianzas que vienen y se van. Entenderse entre personas con las que puedes crear. Ganar algo de dinero en el intento. Haciendo las cosas con una seguridad a la que no estamos acostumbrados. Saltamos al vacio. Y el mercado, o Dios, nos impulsa. O nos rescata. Algo pasa. Milagroso. Como el gol de Argentina contra Inglaterra en el Azteca.


El futbolarte es una sinrazón. No tiene sentido. Ni utilidad. Es una intelequia de un bufón que nunca llegó a la corte. No existió el rey que le diera el trabajo. Así que se creó su reino. Un reino, evidentemente, de menor valor que el existente. Aquél en el que creía tan sólo la mitad. Y que no se sometía a ningún escrutinio democrático. Mi reino es el futbolarte. Y de ahí no me voy a mover. Lo que tenga que pasar que pase. Si Costa Rica gana el mundial. Que se con una carta ganadora. Con la narrariva de un pueblo transformado. Con la idea de renunciar a algo. Y con eso entraremos al reino de los multiversos cielos. Y son esos nuevos cielos, esas posibilidades de multiversalidad las que nos llevan a proyectar lo que verdaderamente podemos aportar al procomún desde nuestra humilde perspectiva agrupada en un nuevo concepto transformacional: Tico commons.


El Tico Commons es una nueva nación. Es una nación de naciones. Es una nación que juega su primer mundial en Qatar 2022. Y gana. Pero se autodefine de una manera distinta. Agrupa a más gente que la que el pequeño país tropical habita en un estado de bienestar que no todos los países pueden llegar a tener en su ecosistema local. ¿Por qué? Por la dependencia a la violencia. Por la incapacidad de ofrecer a los que optan por la vía del mercado negro y su idilio con las armas. Lo opaco que mueve esa otra mitad del mercado. Aquello que se nos va de control Y no somos capaces de enderezarlo hasta topar con una de nuestras contradicciones inhibidoras del valor moral que nos permitiría avanzar, definitivamente, hacia la solución del primer 99.


En el 67 se aplaza la algarabía. El 66 es un hito de ciclo en el segundo estado sagrado pleno más importante. Una especie de primera fiesta mayor. Una dimensión de llegada para el viaje. Aquí llegamos ya con cierta madurez. Hay en el resto de las dimensiones una narrativa lineal. Quizás de nueve en nueve. Y de pronto se llega a un 99 infiltrado. Nadie lo reconoce. Muy pocos lo ven. Es una conexión inédita. A veces veo cosas. Y las suelo escribir. Sin decirlo. Para mantener un misterio fundacional. Algo que nos permita ser otro. Como Zúñiga y Chavela. Como Chavelo Vergas.


Si nos peleamos en dos bandos, más o menos seremos la mitad.


A la que colectivament seamos más, estaremos coquetando con la plenitud. Y todo estará bien.


Aspirar al 99 es necesario. Por lo cerca de ser el caso límite antes de seguir otra dimensión de sultados. La pirámide no lleva a más elementos necesarios para contruir lo que requiere el resto de las dimensiones de crecimiento. Y si se hay que ir se va. Pero muchos no llegan. No tienen la disciplina. No pueden escribir tantas dimensiones. Se cansan. Se van a dormir. No tienen sentido.


Cuando salí a escribir la luna estaba menos zenital. Ahora está encima mío. Y tiene a la osa mayor encima. Están jugando. Conejo y osa. Se ve la mitad. El sol está por allá. Ya vendrá.


Alex va en muletas. Y va en moto. O no. No lo se. Pero tiene la experiencia para no volverse a caer. Y para ser una pieza para la transformación de este trasatlántico. Hay que construir algo con la intución de que podemos generar la emergencia colectiva ya. Para eso necesitamos un ejercito de feedbackloopers. Y aquí estáis todas reunidas. Y lo haréis muy bien. Y lo fliparéis.


72


Esto no es ALLS


Lo opuesto de ALLS


Las antípodas.


El mundo de los némesis.


Los aprende a hablar.


Échale ganas.


Imaginemos cosas chingonas.


Ganar siete partidos en un mes.


Buscar estar a punto.


Entrar en la lista.


Manipular los medios.


Ganarse el apoyo de peña.


Conectar con la audiencia.


México 86


La caida del muro.


Almodovar.


Un juego nuevo.


La DAO de Golman.


El supuesto arte de Golman, o el supuesto para la existencia del arte de Golman.


El evangelismo de la compra pública de innovación.


El dadaismo surrealista sobre la pista de baile.


Los nueve goles de Golman.


Jaime: el mister que cree en mi para llevar a nuestra selección, Ticataluña, a la cima: ALLS


Merchandising.


NEW market evangelist.


Behavioral economics in surreal social complex systems. (PhD proposal). Jesus was there: go start the raise into a NEW height within the achievable spectrum of states of nature: ALLS

My first final review of EU project

Lessons learned from a multicountry collaborative and innovative project

Allow me to tell you what yesterday meant to me. I’m allowed to be excited and amussed by the thrilling drive of showing up to the milestone that gives clousure to a three and half years project.

Life is made up of little moments like this. Things you work for in order to get somewhere. You design, you plan, you execute and then you evaluate what happened in the way. Project management is embeded in our lives, whether we write books, plays, scripts, reports, processes or posts. It’s all there somewhere, in the way you structure the big picture, and how that’s been transformed into your daily routine. If there’s a well planned strategy then the those projects, the expected outcomes and the teams and tasks to deliver them will also be clearly established and defined.

A EU project has all of that embeded. And it’s a well structure mechanism to kickstart some actions and incentives through policy, by enabling stakeholders from society to show up to calls in which they propose a robust project plan that fits in a 40 page document to execute some resources, work packages, outcomes, impact, budgets and results. It’s all there from the very beginning, as a framework, and it’s evaluated and assed all the way to the end.

So let’s get right down with the good stuff: the nine lessons learned from my first final review of a EU project:

  1. One project officer and three reviewers.
  2. A whole day for the project with a full agenda from 9 to 17
  3. Online review vs in person review.
  4. Presenting results
  5. Preparing for an act
  6. Feedback from reviewers
  7. Waiting for a final response
  8. Celebrating a milestone
  9. The life after a EU project
  10. The persons and the institutions
  11. The collaborative energy of cohesive team

And in another post I’ll explain the lessons learned from actively participating in the creation of a community of practice.

Escribir por escribir

A veces no tienes nada más que hacer. Y pues te sientas a escribir. ¿De qué? De lo que salga. Y no hay más. Es un cuento que te explicas a ti mismo. Por empezar a relatar sin tener más pretensión que escribir. No contar una historia y una polla. Sólo escribir como ejercicio. Como quién hace lagartijas mentales para tener la mente ágil. Eso es lo que nos decía Gustavo Preciado en la clase de Álgebra Lineal a los matemáticos y actuarios que estábamos intentando entender lo que todo aquello significaba.

El álgebra lineal es el primer lugar inóspito al que aterrizas en las matemáticas avanzadas. Hay quién puede decir que antes está el cálculo. Pero no tiene el mismo grado de abstracción. Es una categoría troncal que amerita un capítulo completo de un abismo que tiene al menos nueve dimensiones dentro de sí. Lo sabré yo que la tuve que llevar tres veces. Una de baja, una reprobada y la buena. En todas ellas entendí una cosa nueva que no se había mencionado en la anterior. Y poco a poco fue cuajando un concepto muy potente de la metáfora del álgebra lineal en mi vida. Y en la vida de cualquier matemático. Para toda equis.

Los médicos pueden tener diferentes momentos en los que se sienten sumamente especiales. Serán las horas que deben atender a aprenderse de arriba abajo la anatomía humana, o las horas de estudio de la biblia que explica toda la medicina, o cuando finalmente aprenden a investigar, el método científico, hacer preguntas y los fundamentos básicos de la estadística. Los médicos tienen momentos de interconexión con toda la humanidad. Todos nuestros órganos, las funciones básicas de nuestro organismo, los procesos integrados de un sistema complejo único: el ser. Tangible como intangible. La salud mental. Dividido en partes como un órgano que no se conecta con ninguno otro. Un saber específico de ese instrumento de la naturaleza para ejercer una función a base de procedimientos repetitivos, autónomos o dependientes. De alguna u otra forma el funcionamiento de nuestras vidas pasa por la base teórica general de un médico, que luego profundiza en el saber acumulado que debemos entender que se encuentra en este punto exacto para el tratamiento y la prevención de enfermedades que afectan directa o indirectamente al funcionamiento adecuado y cotidiano de un subconjunto de sistema complejo biológico que sigue la información de la genética y la adaptación continua a lo que nos sucede a nuestro alrededor. Al mismo tiempo viajamos en el tiempo y el espacio zurcando el multiverso en varias dimensiones distintas, no conflictuadas entre sí, sino en plena armonía y comunión. La plenitud pramática de un nuevo tiempo se encontrará a partir de la autorganización de nuestro sistema complejo social que se debate en la dimensión al otro lado del espejo. La metáfora me supera, pero debo regresar al sitio del que salió inicialmente esta idea.

….noo, no, call… todo vuelve a empezar. Ligeramente dstinto. Mismas dinámicas. Nunca nada es igual. Ni totalmente nuevo. Simpre, sin dedua.

ALLS

I’ve been censored

I’m still in shock. It’s not every day. That’s not the case. It’s a feeling of being together playing power roles on each other. This is what it’s all about. It’s a community. The sense of what we are building. It’s bigger than ourselves.

Yet someone is going to try to fuck with your art. Someone is going to say: NO, MAN. Take that art down. Use this other more solemn swedish way of aesthetically present what we are working collaboratively. But allow a tico commoner to raise his voice in public plaza. This is the kind of event that is meant to change it all. For once.

And that’s that.

It’s a done deal.

You win.

You got it.

It’s yours.

Congratos.

That’s a ticatalän word for kudös.

Jan always got the kuddos part. Jan Hazalzet (I hope I spelled it correctly. It’s so rude to piss a hollander. They are regularly awesome people in two to one feet, to certain few cases of no foot. Nofooters. They join a social network. Tamales.

Feo. Un chiste de tamal es pasarse de listo. A la persona en cuestión le amputan las dos extremidades. ¿Qué coño nos creemos nosotros con capacidad de juzgar si esa persona es algo menos de lo que era cuando andaba caminando? Porque ahora puedes correr. Porque ahora caminas para ir a trabajar. Porque todavía puedes. Caminar es el derecho más humano que tenemos. Y debemos usarlo. Caminar por la calle. Sin miedo. En una sociedad libre para que lo hagamos en paz. En Pau. Todes.

De feo a Todes.

Así se llamaba el reviewer de hoy. Fue un triunfo por la escuadra. El primer día que nos vimos en persona (ahí va una mentira) fue el uno de septiembre del año de la pandemia. No es otro. Fue ese. Pasamos COVID. Y nos hundimos. Ahora sí. Todes.

Se requiere un tránsito por las palabras para redactar un tractatum Oraleatum tulum guayabo. Entre Tulum y Guayabo vivió Golman, el antepasado olmeca.

Golman, Martina, es un alter ego.

La literatura es así. Permite niveles de libertad. Tantos como el texto aguante. Estamos hablando de crear. Y yo he creado un monstruo. Y a los suecos, al menos 9 de ellos, les pareció poco afortunado. Los nueve suecos contra PiSpaM.


9 scared swedes against PiSpaM

It would be terrible to write an Opera with the charecter of your project coordinator as the villan in the story. Well, this is not your lucky day. It fucking is.

Horror swedish tales, presents.

That’s a break.

We all need a break.

Common.

It’s fucking literature.

The legacy.

The story we tell our selves. And you are in it. How are you going to start acting when the acting starts getting real.

A swede of some kind (I only know this nine cases, by no means this is a Statistics lesson from actuary). Don’t talk to me about mathmatics.

Good innovation should really piss you off. I mean really go off. Because you are being tested to the limit. And you can’t handle her limit. We have told to our faces what we believe. And she is the boss of the project of a community that we want to be trully for the people. I really feel like I have to break some rules to get system to finally crack. Cause that’s it right. You know it. I know it. Who’s still waiting. Anarchy scares you. Say it. I’m scared of PiSpaM.

It could have been my real name. It’s not weird to be called Golman in NEWSWE. That’s the new nation I wish to introduce to the escandinavians who would like to opt in into a community. Are willing to join HER platfrom?

You have a choice: A or B.

That’s the simples dilema.

GOLman’s theorem.

I’m going to do this by reduction to absurdity.

The highest level of understanding a ranversé.

I’m this play. That technique. That character. That’s my script. I’ll tell the story we are going to like to tell.

ALLS

PiSpaM’s death.

The video game: who killed PiSpaM

That’s a unicorn.

I know the game.

I’ve just always played the radical innovation game.

You are adicted to your radical cause because we like the edge of chaos and the emergence that procedes.

This is the story I’ve always told.

But this time I’m telling it for real.

I’m here now spelling my guts.

Spilling, collons.

The hotest place in town.

It’s not a joint.

It’s a flow that flocks the night.

In nine diferent warrantied party style for the NEW believers in the NEW cause.

It’s a diferent calling. I’m prophet calling you. I’m a the word of my father. Who’s here with me, representing the common collective public task of assuming the leadership of a vice ministry of a great NEW nation: Tico Commons.

I’m a rebel. I’ve got a cause. I’m bigger than Dean.

Seb’s bro.

I like kids.

They’ve been good to me.

I like to play.

And I like the feeling of performing.

But I also like the solid effort of fighting for 9 games for my transformed nation. I mean, maes, ganamos el mundial. Está en el contrato. Yo voy a riesgo. Y ustedes vienen conmigo. Síganme los buenos.

Esos botones habrá que utilizarlos algún día. Conectarlos a algún sitio. Son nodos innertes. Durmientes. Esperando su momento para la interconexión a un sistema sensible social. ¿Cuál es el business case de este pedo?

Le pregunté Rossana si estaba dispuesta a hacerlo. Dijo que no. No le tocaba a ella. Peter y Martina lo están calculando. Con sus metodólogos expertos. La cámara dentro del ojo derecho de PiSpaM despega desde la montaña del Carmelo. Vino de más allá de la montaña. A dónde no hemos llegado. Somos de este valle. Antes que nadie llegara. Y vivir aquí era la polla. Qué os creeis vosotros que podéis hacer con la tierra. Aquí yo sólo; allá vosotros con esta gran ciudad al pie de la gloria continuar del bienestar de un pueblo sano. Error. No es así. Y a la vez, lo es. Es una paranoia que nunca te dejará contento. Porque siempre queremos más. Y el sistema de poder jerárquico, llamémosle, por adjudicarle una etiqueta, algo más allá que la inteligencia artificial. Así lanzada como un reto. Quién no enuncia inteligencia artifical o machine learning in las primeras nueve palabros de su discurso es un pinpin fuera del barrio NEW. Lo NEW es lo más. NEW mató a MÄS. Primero nos hicimos con la tilde. Y la convertimos en las dos cabezas más pequeñas del libro Olmeca de los multiversos.

999 dimensiones.

No llego a más. R999.

Escrito matemáticamente.

Con ese doble palo de la R.

La R espera para cobrar una falta. O al medio campo. Esperando a que volvamos a tener la pelota. Un nueve debe esperar. Esperar no es mi problema. Son otros los impacientes. Todos aquí hacemos nuestro trabajo. No vamos a tirarnos piedras a nuestro tejado. Vayamos a establecer una manera de liderar

How do you consider discrepancies should be handled in a community of practice?

Golman’s questions for common cause.

Now, you see, it’s not only my cause. I’ve make it our cause. And I still have a story to tell. And things are gona go beyond the systems capacity. It will reboot our surrealistic thrive to drown the cloudy inheritance of our white code of conduct for the anglican families and it’s athiestiest cousins. Capuletos vs Montesquieus.

The monster is a risk. Of the highest kind. It must not live. Kill it. It gets people in the wrong direction. I’m telling you. We’ve been told. I’ve completely misunderstood what it was. I got it wrong, they said. It’s not his name. It’s got no name. No branding for you stupid ideas. We don’t accept your aesthetics and rebelious spirit. Who do you think you are? This is not a one man show? I’ve been told that as if the game was only being played by me.

GET OFF THE MONSTER NOW!

That was shouted at me. With frightned eyes.

NO

Oh, my God.

Dear Lord,

People have lost their senses.

What to do about it.

We are seriously lost.

Some shit that’s happening… cinics.

It’s the fucking cinics again, Sir.

The Queen of England holds that power role: GOD-like dynasties. They know where their families come from. We do too. A little later. We’ve too made it. And now we are all interconnected.

Read the deliverable.

That’s all I say.

It’s public.

It’s shit I wrote.

Shit we wrote.

Shit some reviewers reviewed. And gave great feedback on. Trully on the money. For us to take and make it happen. What we set off to do. Just like I said we would. But you need to believe. And I’m searching for believers. I’m gona go live tonight. And say few words. Maybe a lot. I’m unlocking the marketing campaign that will forever change the world. In 99 days.

ALLS

I’ve already started. But you are getting it on.

Bambino Gesú sei arrivato

A la media noche, a la hora en la que el Niño Jesús llega a Costa Rica, el niño nació en mí.

Me desperté con un pensamiento inequívoco: ha nacido el Bambino Gesù. Se trata de una tradición adoptada por el pueblo costarricense que se mezcla con el gesto ancestral de regalarle juguetes a los niños en momentos del año, que curiosamente coincide con el solsticio de invierno, y que por tanto, de alguna y otra manera, nuestra humanidad lleva haciendo durante toda su existencia.

No soy yo el que cambiará los mitos y ritos que nos sirven para reunirnos en familia y para reconstruir el tejido sensible que se ha ido modificando día a día durante el último año. Es un momento de compartir en un entorno familiara que nos lleva a sentirnos una vez más parte de esa gran familia de dónde venimos. Nos acordamos de cómo eran las cosas cuando éramos nosotros los niños. Y los niños, viven con una ilusión especial este día que tiene índices de resignificación bien cargados de lo que percibimos como felicidad: más regalos.

A todos, ya adultos, nos gustan sentirnos regalados. Es esa cosa especial con la que sabemos que somos parte de la vida de alguien más. Y que este espíritu navideño tiene varias capas de amor que ponemos en práctica con la congregación de aquellas personas con las que hemos elegido reunirnos. Se trata de uno de los éxodos más rememorados de la historia, y de uno de los mitos que marcan nuestra convivencia actual, pasada y futura.

Tengo un rito especial entrenado durante muchos años en el cuál cuando concibo la dualidad de mi situación, en ese pase de lo onírico a la vigilia, en el que reconduzco la historia incosciente que entretiene mi sueño como espectador de un mensaje que viene de dentro de mi y que tiene un significado inmediato especial para transformar mi vida. Por lo tanto, hay que poder estar ahí sin manipular la función, pero intentado repetir las cuestiones que están sucediendo ahí para transcribirlas en una libreta nada más despertar.

En este caso, la presencia del Bambino Gesù fue el detonante. Curiosamente hoy, 25 de diciembre de 2021, se presenta el Bambino Gesù en el momento en el que mi abuelo, Oscar, habría gritado con aquella potente voz que tenía: «llegó el niño Jesús».

Se trata de una historia de anunciación, pensé. También de renacimiento como bien me recordó Rayo en la felicitación que me mandó cuando estábamos preparando la cena. Es el momento justo para (re)nacer. Como cada año. Para compartir con la familia este último cierre de filas en torno a una mesa, a un árbol, a un nacimiento, vino, y una comida especial.

Las tradiciones familiares mezclan aquello que los anfitriones conocen de sus respectivas historias familiares personales. Y volvemos a los temas recurrente de siempre. La repetición de los ritos nos hace partícipes de las vueltas que le damos al sol, y de las vueltas que da la vida. Los ciclos vitales de nuestros seres queridos y una historia familiar simbólica que nos conduce de nuevo a la bondad.

Durante la pandemia, de una manera extraña, la vida se paró. O al menos esa fue nuestra impresión. La gente no salió de casa. O sí. Hasta que nos dimos cuenta de que esta situación nos ponía en riesgo vital. La muerte se hizo presente y se paró el comercio, las guerras y el neoliberalismo. El sistema en pausa. Nos habían dicho que eso nunca podría ocurrir. Pero cada año, en estas épocas, estábamos acostrumbrados a hacer esta pausa. Y resignificar el años vivido. Recuperar el gesto con el que volvemos a pensar en los demás: regalarle algo que le guste.

La ilusión de los niños. El niño que llevamos dentro no ha muerto aún. Seguimos vivos, con la intención de hacer posible aquellos sueños con los que vivimos. Recuperar las historias de nuestros antepasados para explicarlas una vez más a partir de la memoria de nuestros mayores. Vincular este presente fantástico con el legado que nuestros orígenes. Aquellas otras familias.

Llamé a mi familia a penas pude recuperar el teléfono y la computadora que había dejado en la habitación en la que duerme Pepi, mi suegra. Me presentaría en medio de la cena en casa de mi hermana Alejandra y de mi compadre David, conmemorando la llegada del Niño Jesús. Y les conté la historia con la que me desperté:

¡Hola familia! Feliz navidad. Aquí todo bien. Acabo de despertarme con la llegada del Niño Jesús, como en la tradición tica. El Niño Jesús ha (re)nacido en mi. He recuperado la noción con la que despertábamos de niños para abrir los regalos en aquellas navidades ticas que celebrábamos con los abuelos. Justo ayer envié un mail a mis jefas explicándoles la noticia de que nos habían invitado a participar en un par de convocatorias europeas que el Ospedale Bambino Gesù, que está en Roma, y cuyo jefe supremo a fin de cuentas es el propio Papa Francisco. Kiki, una persona que se unió al curso de iRaise del año pasado (en el que se llamaba Up-rAIHSe) nos convocó a grupo de profesionales de Valencia, Cataluña, UK, Suecia y Roma para conjurarnos a lo que podríamos hacer juntos de cara a innovar y cambiar el mundo juntos.

GOLMAN, desde el Carmelo, en la videollamada de navidad a su familia en la Colonia del Valle, NEWDF.

El Ospedale Bambino Gesù se hizo presente. Y ahora tengo claro cómo debo jugar ésta carta. Hoy ha nacido el niño. Dentro de mi hay un niño Jesús. Jesús vive dentro de mi: ahora lo entiendo. Y el camino a seguir, bro, es el de un (re)nacimiento.

Me quedo sin batería. Todo este texto se perdería. Si me despisto, esto podría pasar. Podría no salir. Podría no decir nada. Ni ponerle atención al niño que me habita. Esta transfiguración pasaría a ser el milagro olmeca del cual cuelga todo el devenir futuro-pasado de nuestra historia. Yo puedo ir en ambas direcciones del tiempo: esto normalmente no nos lo explican.

Mi padre, Olman, me preguntó cuándo me di cuenta de que eran los padres los que daban los regalos. Tendría que ser en Tlalpan. Más o menos a la misma edad que Vera, que ahora tiene 9. Ella también lo ha descubierto este año. Se comportaba con seguridad cuando nos pedía que fuéramos por los regalos para cagar el tio. Pero también siguió la liturgia de «seguir» creyendo en la ilusión. Así que cagaron regalos.

Mi padre me contó que él al vivir en una finca, en la que trabajaban y vivían jornaleros que tenían pocos recursos, que le explicaban a los niños de la edad de mi papá, a muy temprana edad, que el niño Jesús eran ellos, y que no pidieron cosas que ellos no les podrían comprar. Ellos le explicaban a mi papá, que siguió unos cuatro años más manteniendo la ilusión de sus padres.

Mi madre me explicó que su padre, Oscar, el abuelo, se esforzaba cada navidad porque ellos tuvieran cosas, ya que a él el Niño Jesús nunca le trajo nada. Sólo una vez le trajo un globo. Y le dio tanta rabia que sopló y sopló y sopló hasta que explotó. En cambio, a sus hijos siempre intentó que para Navidad el Niño Jesús les trajera algo. Su historia familiar y su familia actual. Mi madre me explicó que a veces la muñeca que tenía desparecía para recibir una chainiadita y encontrarse con la sorpresa de que el Niño Jesús se la había arreglado.

Cuando nosotros éramos niños, el abuelo desperataba a todos mis primos a las 12 de la noche para avisar que ya había llegado el Niño. Era otro momento de (re)nacimiento para él. Como hoy lo es para mi.

Mi tiempo ha llegado: tengo que salir.

O quizás entrar. Me pasa como cuando entraba/salía al periférico.

Soy chilango. Lo tengo asumido. Un día comencé a hablar así de mamón. Soy mamador.

Los que no son chilangos no agarran el pedo chido. Les suena la música. Pero no atienden tan rápido. A no ser que sean especialmente rápidos de mente. De la manera en la que un mexicana es rápida de mente. Ya basta de roles heteropatriarcales, ¿o qué?

La neta, chole.

Se pasaron de verga.

Nos pasamos de verga.

Hay que dejar al pinche charro atrás.

Por mucho que duela.

Ira que yo… mis chicharrones truenan.

Neta.

No es mamada.

Soy mamador.


Poema mamadoriano.

La poesía mamadoriana > Maradona.


Esa sección dos es una muestra más de mi mamadoradería. Soy un futbolartista……… ¿qué quieren que haga?


La neta, si ustedes me quieren leer: éntrenle.


Les voy a dar una probadita de la eternidad. No es cosa menor. Es la razón de ser. El ser y estar. La pinche respuesta a Hamlet. A la verga. Quiero presentarme a unas pinches elecciones personales que me permitan presentar mi proyecto de resolución del sistema complejo social en el que vivimos. Es algo sutil, mamador, pero que también es super poderoso. Y tiene un nombre: Tico Commons. Y lo que presento al procomún para que elijamos otra pinche cosa. A la verga.


Los mítines de campaña de Golman eran pequeños sketches que se presentaban en un formato más conseguido que lo que en su día Dave Chapelle regaló a su amo.


En esa sección tengo a Dave Chapelle transitando. De pronto: pum, es un artículo para cabellero.


La historia de tres cartuchos es una de las mejores historias de mi México. Y como no puede ser casi nunca posible, la anécdota me compete a mi persona. Lo se, so se. Me paso de verga. Siempre estoy contando alguna pinche historia mamadora. Un mamador no se puede dejar estar. Estamos chingando la marrana todo el pinche tiempo. Por eso escribimos. Por eso cuando queremos ir al punto le echamos piquín. Y así mejor. La vida que decidimos amar es una hipérbole de lo que soñamos con tantito chile. Ancho. Seco. Pum: te colé meterte mi miembro erecto por el ano y que pienses que el puto eres tú y NO yo. ¿Qué? ¿A quién insunas que le meten la verga de quién? ¿Qué vergas quieres decir con ese otro sentido? Somos los incompletos del sentido único. No atendemos a otra realidad.


De pronto todo cambia.


Un marco referencial nuevo.


Nuevas reglas: nueve.


Un nuevo pacto.


Una agenda revolucionaria.


Alinearnos con Chile.


De pronto hoy toda la derecha latinoamericana se siente con la libertad de opinar, con recelo, lo que el pueblo de Chile votó. Dirán como quién se engaña en el poquer: votaron mal, queriendo decir: no votaron al mío.

Las elecciones de Chile le queda muy lejos a casi todos mis compañeros del brete. No les importa lo que pasa más allá de sus vidas. Vidas buenas. De primer mundo. El privilegio mayor: Maslow a la novena potencia. El latino feliz es muy muy feliz. Lo sabemos todas las personas latinas.

El feminismo no da vida.

Un día, hace no mucho, fuimos unos machistas de la verga. Y no lo veíamos. Nos sentíamos los muy verguitas. Fuimos la última pecsi en el desierto. Por esta. ¿A poco no me crees? ¡Qué tranza!

Yo soy un valedor de nueve barrios de la capirucha. Yo fui escolta en Xochimilco. Yo fui barrio y competí futbolarte en mi capital. De una manera singular cuya pulsión sigue viva en cada paso que doy dirigiéndome a la porteria. El gol es mi noción. No soy nada mejor que gol. No tengo una tesis más robusta que el gol. El gol es mi salvador, nada me faltará. Mi gol va a romper todas las cadenas que todavía sostienes en la empuñadura de la impostura moral, legal, formal, marcial, oral, estatal, asumida, putrefacta, irremediable, que te define en esas nueve dimensiones de un polo de la existencia.

El otro polo es otro pedo. Ahí se puede decir puto. Y la gente agarra el pedo. El pedo es alrevés. O más bien ortogonal. Nada que ver con el orto de un boludo. Del otro de una boluda ya podríamos empezar a hablar. No es lo mismo una mina que un chanta. Regla número uno del Tico Commons.

La vanguardia requiere un esquema nuevo cada dos por tres. De pronto mentalmente superamos el estado de sorpresa del último gran autor de los libros que nos cambian para siempre. ¿Qué pasa si este texto nunca es libro? ¿Qué pasa si la lectura de esta liturgia se da ya directamente en la NEW internet que proponemos para liarla parda? ¿Qué acaso no queremos un nuevo chingado estatus quo? A esto me presento yo. A que le demos la vuelta de una vez por todas. En nueve días. Empezando hoy. Y recorriendo el máximo camino hacia la emergencia colectiva de todos y todas de una pinche vez por todas.

Lema de campaña: un dos tres por mi y por todas mis compañeras.

En ese lema cabemos todas. Ahí estamos todas feminizadas. Incluida Davida Chapelle.

Y Atahualpa habiendo transitado también.

Hay que ver lo que Perú representa entre uno y otro polo de su vinculación afectiva con Atahualpa y su indiferencia absoluta al premio nobel blanco de su país.

¿Acaso no pecan los suecos también de clasismo por elegir a estos gilipollas?

Me estoy pasando con la derecha de mi país. No debo tratar así a nadie, especialmente si es el amo. Uno no puedo joder la marrana. Estamos en una cultura heteropatriarcal armada y adicta a la violencia del macho alfa local. Somos gallos. No muchos, pero muy machos. El alma henchida de un pelao desde Patagonia hasta Yukon. Nuestra representación dentro de este espacio continental tiene un par de cojones y muchos huevos que nos cuelgan hasta rozar la tierra que nuestra esperma regó. La regamos. Hay que aceptarlo. Los curas los primeros. Esperma de cura.

Lectura de los espermatozoides muertos de un capellán.

Segunda lectura: lectura de Pau a los niños y las niñas maltratadas por un cabrón hijo de la gran puta en sotana.

La razón está en las víctimas. El perpetrador de la violencia es la escoria que la asume como normal. Es el heteropatriarcado el que ha llevado ahí ese pensamiento retrograda. ¿Acaso no lo ves, gilipollas? ¿Cómo quieres que te lo explique? Te puedo escribir unas parábolas para que entiendas las alegorías de lo que te pueda servir para marcar los márgenes de nuestra noción de lo que debemos hacer para realizarnos, y con ello, ayudar un poco a la resolución del trivial problema que nos aqueja. No es tan dificil. Nosotros los ticos hace año que lo practicamos. Y nos resulta sumamente gratificante y pura vida. No estamos aquí para monopolizar la independencia de nuestra historia comprada a los militares. La violencia que pregonan es una trampa que nos han tendido. Y Chile es un ejemplo de todo ello. Para entender New América hay que empezar en Chile. De ahí nos podemos ir al resto del continente para retratarnos tal y como somos. En esta terrible dualidad maniquea que nos pone delante de los némesis que adoramos odiar. El latinoamericano es muy de odiar cabrón, como se odia a un rival de futbol. Es irracional. Lo sabemos. El fútbol, así sólo, es una pinche mamada. Es el principal placebo de la sociedad gilipollas. Mis términos filosóficos tienen nombres provocadores para dar directamente por el culo. Porque es justo y necesario. Es nuestro deber y salvación. Y por eso te damos gracias, Dios Padre, creador de todo lo visible y lo invisible. Como estas visibles letras que me regalas para regar en las caras de toda tu congregación que te recibe como un bukakke suave de primavera.

Nuestros antepasados ya disfrutaban enormemente la temporada de bukakke.

No le busques en google. Te van a salir unas cosas horribles. Caras mutiladas con heteropatriarcado desmedido. ¿Hasta dónde íbamos a llevar ésta tontería? Pues a toro pasado, ya nos cargó el payaso. Pero podemos echar marcha atrás. Hacer ver que no estábamos ahí. Que aquello no iba con nosotras. Que no nos causaba placer. Que todo el mundo estaba ahí porque quería. Por el santo milagro del sagrado esperma que dio concepción al último hijo varón de Dios Padre: Golman; servidor.

Soy fruto de un bukakke. Ahí está; lo dije. El pinche elefante en la habitación. Lo saqué. A la verga. A ver ahora qué haces con esa información. Yo ya la di. Ahora no es mi pedo. Es una provocación hacia el espacio vacío. La transgresión del sentido. La cruzada contra lo literal. Por la marginalidad de nuestras periferias. Como si tan sólo los centralismos tuvieran necesidad de expresarse hasta el límite de lo social y moralmente aguantable después de tanta gilipollez.

Perdonad si utilizo mal el gilipollas. Lo cierto que es vuestra lengua, que es mía, me da un poco por el culo. De tal manera que me dan ganas de borrarla toda. Descartarla de mis elecciones. No optar nunca más por ella. Renunciar a usarla. Por dar por el saco al ultranacionalismo español al mismo tiempo que le dan por el culo una manada de sodomitas venidos de Gamorra para equilibrar el karma que debían desfogar sobre tan majestuosos anos dilatados ávidos de vergononón de Bergoglio.

Este papa agarra el pedo. Pero también hay que entender a su pandilla. Son todos de un club específico de patriarcas. Aquí sí no se puede utilizar el prefijo hetero. Pero esto no le quita poética. Ni justicia. Lo divino aquí deviene legal. Y nos vemos una vez más en un juicio 2022 años después en el que esta vez no se juzga al hijo de Dios, aunque esta vez acude como testigo, dando testimonio de lo ahí visto, relator de los momentos más singulares del juicio más manipulado de la historia de los mismos dos bandos representados, a grandes rasgos, en el juicio del prusés.

Yo tendría un capítulo parte del prusés. Y me despacharía como quien da por culo a diestra y siniestra. Si ya desvirgamos, de un plumazo a todos los machos ibéricos presentes, en un acto colectivo de dejar de creer en la virgen. Ojo aquí a lo que un mexicano guadalupano transita para sacar de lo que representa su ser pleno, menos la virgencita de Guadalupe. Qué historia, por Dios.

Esta es la historia de la anunciación de Jesús.

Es la historia de una buena nueva.

Es el evangelio escrito por los nueve dedos sagrados de Dios hijo nou: Golman.


La anuncación no se equivocó: los 66 minutos marcaan los límites referidos a nuestro inverso..

Los primeros 66 minutos de un día. Una especie de temporalidad reconsdierada. Como quien se mete a una conversación que no sabe cómo podría venir a caer mierda de esta singlaridad.

Esto es el fin: el principio del camino opuesto.

El ángel de la anunciación ganó un ingreso para deleitar a chicas y grandes en este gesto de comunión.

ALLS