UP-rAIHSe citizen outreach event postmortem

I learned not too long ago that projects have a postmortem methodology that allows you to evaluate the whole process in order to improve for a future life. Iteration is a big part of life, of weeks and of anything that is meant to evolve into a movement.

So, a day after the UP-rAIHSe citizen outreach event, I am going to perform this postmortem exercise to express what this little ride has been like. And since there is a pedagocial element to this tale, I will do it in the form of a list.

A list has different meanings. Or better yet, there are different ways to look at a simple concept, like a list. List are arrays of words. The list to groceries allows you to prepare for the act of going shopping and getting everything you need. It’s a first step to getting it right. But it’s also one of the few metastructures in code that allows you to generate what we all undestand as a list. Or what we learned, thanks to Microsoft Word, or maybe before, in our first language class, when we were first introduced into a hyphen.

Hyphens coud then, Microsoft Powerpoint taught us, could be the old «-«, or a dot, round, a little smaller in radius as the regular circle, the «o». A little more than a period. A «.». But higher above the ground. One of those thing between two «L gemanides» in the Catalan language. But still, maybe a little bit fatter. A pixel or frosting on the top.

Theses elements from languages translate into the code because coding is no other that a new language. It is probably the most universal language we have, and it’s still currently evolving. New programming languages pop up. It’s not the old days when c++ was king. It’s all about the latest trend. And how that brings us closer to the market. A market that is hungry for new shit. So we feed the monster within.

The whole system has been programmed this way. A list could go a long way, just as a point could be purposedly posponed in time to serve creating an expectation. I could live in the expectation for ever. Just driving the waiting element for a higher cause. Until people loose interest. And then, there is no show.

But this is not what happened with the UP-rAIHSe Citizen Outreach Event. The show was delivered. People showed up. The stage was set. And people had fun. Enough building up, and let’s get down with the list:

  • An event is a moment in time and you have to prepare for it and then, when the time comes, deliver the show.
  • Preproduction is 66% of the job.
  • 33% is the live show.
  • 1% is this postmortem postproduction.
  • Those percentages are crooked, but still, gives the impression that there’s some real life data here. The postproduction might take a little more that that in order to close the loop properly. Maybe it deserves a 9% of the effort. And the 33% is a 25%.
  • People show up. Only 1% of the people who got your message do.
  • Once you are in the show, deliver the show.
  • Your team needs to understand what you are doing, their role, their tools.
  • Meet with them, and evolve the planning and execution.
  • You need to prepare the platforms you are goint to be using. We used ZOOM and MIRO.
  • ZOOM allows you to create the event, to send invitations with a text, and image that serves as a flyer and a logo. You need all those things.
  • I wrote whatsapp messages to be passed on by the team members who were part of the organizing consortium of the event. This facilitates the way in which people share with their groups.
  • People don’t share easily these kinds of things.
  • Some people won’t give a shit about what you are doing. They have a life. They have work to do. They have a family. You can’t come to an assambly to fix the world every week. There is always something in the agenda.
  • You have diferent roles in a participating event. You need first, someone whoe desings and becomes responsible for the execution of the act. This person should define every minute of the action that is goint to take place during that show, and then communicate this to the people that are going to help him deliver the show: the feedbacklooppers.
  • Feedbacklooppers is a term I designed a long time ago, but never have commercialized, nor spoken about publicly. First you would need to secure the IP of all the things that you may want to use for commercial uses before you encounter a free thinking soul who would just get it before you do. That’s why when you make up a concept, a narrative, or whatever, make it about the uniqueness of yourself. That perspective may never be taken. And it’s you. For real.
  • The design process of something like these takes time. You have to give it a few iterations until you come up with final result.
  • This process implies having the process of generating different documents:
    • A meta document where some questions regarding the project are put out there.
    • The feedback to this document was zero.
    • A word document that represents the items needed for the event, the texts, the roles, the goals.
    • The Flyer.
    • The texts for invitations.
    • The document for your inner groups to explain what their role is.
    • A guide for citizen to come.
    • A video with a call to action. I did about 9 videos, for the call to action. Calling for people to come to the event. But I never released the campaing. There was a little more to be done for us to close that gap. Once again, my audiovisual self is still waiting in the background of all these noise, of all these life.
  • I’m ready for the action.
  • You have to pick your battles
  • When everything starts to connect, some things may be left behind. Don’t mind. Keep building something to get you closer to the moment of disruption.
  • That’s the only offer I can make, but that’s for me to deliver.
  • Maybe there’s an act to be a part of.
  • An act of deliverance.
  • A process of iteration in real time.
  • Expect for people who said they’d come, not to come. The place to be.
  • Too much text is a gate keeper. People like short messages.
  • This list is getting too long.
  • We introduced Miro platform. We tested the feedbackloopers so that they would feel confortable with it. A week before none of us had used this platform, except for María (who played a key role to teach how this tool could be used to perform the workshop).
  • The fast learning capacities of the feedbackloopers allowed them to play the role of dinamizers, embarking citizens to play along in our field.

9 días a la emergencia

Hace días que escribí esto. Y ahí lo dejé. Sin mover el pensamiento al que quería hacer referencia con este post. Y luego… nada. Otras cosas pasaron. De esas vengo a hablarles. El día de la emergencia colectiva se acerca. ¿Se permiten emergencias colectivas? Esta era la pregunta que me habría tocado hacerle a Jorge. Ahora que lo vi hablando de la metaestructura del juego. ¿A dónde va la pasta? ¿Qué hay que hacer para cambiar el mundo? ¿Quién lo peta cuando todos nos petamos? ¿Un peta?

Bueno.

Why not?

Ahí está el aprendizaje cruzado entre dos culturas de dos idiomas distintos. Los unos no conocen la expresión del otro. No saben a qué ha contestado ni lo que la respuesta en su contestación significa. Hay un gap. No llega la conexión. No nos une nada.

Estar a parte del resto no es un problema grave. Todos nos sentimos excluidos del juego particular de cada individuo. Si queremos sentirnos ofendidos es decisión nuestra. ¿A qué le tienes miedo? ¿Qué te puede herir que te digan? La humillación pública tiene que parar. ¿Cómo? ¿Aumentándola? Gamificándola.

El problema de la solución.

Pensamos al revés.

Empezamos por el final.

Reconstruimos hasta una cuenta atrás: 9, 8, 7, 6, 5, 4, 3, 2, 1… llegamos.

¿Qué pasa si tenemos conflicto de intereses evidentes con miembros del HEADQUARTER COMISSION?

La decisión de a dónde va la pasta. Y lo que el EIT-Health representa. El juego al que estamos haciendo mención. La natural circunstancialidad de la emergencia colectiva disruptiva que lo pete ya. Que lo haya petado ya. Pero que lo petemos juntas. Feministas. Libres de lo que las mujeres a bien han tenido los ovarios para echar en cara a nuestra sociedad pecadora, apostólica y romana. Repetimos todos: por mi culpa, por mi culpa, por mi gran culpa.

Ejercicios de renovadas formas de orar. Y su indicador como satisfactor del bien personal. El yo auténtico sin demonios ni cuentas por pagar. A nadie. Ni a ÉL.

Ay, papá.

Sí te pasaste.

Si te pasastes.

No es lo mismo; es igual.

Una poesía entera en 6 palabras y dos signos.

La eficacia de la nueva lengua.

Métrica del aprendizaje vital.

Lo que tú me das.

Eso.

¿Cómo no va ser eso lo más lindo que podrías decir antes de irte?

Gràcies, Pau.

T’hem entés.

Finalment.

Malauradament.

Jo vaig esser l’ùltim en arrivar. Vaig pujar al cim de la muntanya més alta de la ciutat. I des d’allà vaig emprendre un viatge etern. Conclós des de l’adeu. Com aquell que ja no està. O va marxar fa poc. I ja no hi és.

No potser. Hem de conquerir aquest mon abans de que marxi algú estimat que potser no sobreviu el temps que ens queden junts. Al món. Ara. Present. Qué ens hem de dir? Que ens estimem. Que en recordis la meva veu. El meu acudit. Aquí em teniu. Jo no he marxat. Ni tant sols he pogut volar. Pero ara ja ho tinc entrenat. És una realitat virtual on hi há el meu ocell: Newquetzalcoatl.

NEWQUETZACOATL amerita un templo.

A la vérga una iglesia: ahí les va su mera pirámide: GOLman’s Health Pyramid.

Ahí le voy. Finalmente. Ahora sí: aquí estoy.

Les voy a venir a presentar un show con el que vamos a rockear por 99 minutos. 99 minutos de pasión. Los últimos momentos de un tiempo pasado al que no le dimos solución. Nos enfocamos en los problemas de una manera distinta. Le dimos vuelta al juego. Esa es la propuesta. Compra pública innovadora. Todavía no lo han escuchado. No es compra pública innovadora, dijo Jorge. Podemos pensar en un sistema que se resuelve solo. Y que es resiliente. Habiéndolo demostrado. Esta es la ultima de mis participaciones en un juego de transformación. Ahí están. Mis 99 propuestas. Por cojones, nueve salen. El resto las ditribuiré clandestinamente. A un grupo de 99 conocidos. Vamos a ampliar nuestras redes. Vamos a ampliar nuestra manera de transformarnos todas. Todos. Todas y todos. Finalmente, de vuelta, juntas. ALLS.

ALLS, pues, es mi creación. Bienvenidos al tiempo ALLS. El posibilismo del más allá: aquí. No espere más. El tiempo de resolución está aquí.

No es gratis. Pero tendrá usted que participar. Y darnos todo lo que usted sabe y puede opinar sobre lo que vivir significa, para la salud, para seguir, para vivir, antes de morir.

Ustedes puede ser que no lo sepan, pero las negritas en internet son algo más que un simple bold de word. No es mucho más, pero es trascendental. Tiene que ver con la lógica de la autorganización de la palabras . Deducir el sitio al que hay que ir a buscar. Esta gente quiere ser el espejo del MIT. Así se explican: europeos pencones intentando ganarle el flow a su homónima en Boston. A Boston Carmelo story. How you play along with a song where two nemesis from opposite sides of the spectrum glance at each other from the antipodes of our plant. Gaia lines. Dual trips. An energy cycle, bato. A win-win situation, loco. This pitch in Trumps office. To bounce back.

Will Donald take it?

That’s the story line. What happens next you are goint to have to follow the fictional flow of this communication report. I work with words. I have enough in every language. I am going to explore the edges of the world. I might need to break some rules. The whole thing has collapsed. Society as we once knew it is gone. Take pitty on your remembrance. Let’s glance at what the future has for us.

Imagine I fill it with people I know. A list of 99 citizens from the world. People that will work with me to go about this nine unmet needs. We are going to pop up the system into the acto of this 6 to 9 feedbacklooppers. It’s a high ticket gammer. Only those get to experience what this learning system in loops has to offer. Allow me to unveil the future society: the tico commons.

The Tico commons overview.

Every parragraph of mine could be turned into a book. This is how abstract thinking meets reach out to the edge of the highest understanting you’ve aimed at. This is where we are going. And I’ve got the best riders in town. People I didn’t know 99 days ago. But now, I’m ready to be the feedbacklooppers of the ride you 99 people are going to take. All the way up. As high as we can.

Once there a sense belonging to the greater cause will make you feel heaven on earth: ALLS.

Dave Chappelle SNL act 2016 – 2020

In 2016, the following Saturday after election day, Dave Chapelle did a monologue in the chappel of humour: Saturday Night Live (SNL). The nation had just had eight years of Obama, and felt that good. But now, Trump had just won. Half the nation was in shock. The other half was feelling the winds of change: an outsider from the game comming in to sweep the dirt from under the carpet. Donald was suppose to do that. But the polls explained, then, another story. Hillary didn’t win. Trump did. To this day, it’s believed the Russians had something to do, and also, to this day, every other country learned to tackle each election like a Steve Bannon horror movie. Fake news was in the house. We were going to see Zuckenberg explaining the Internet to the senators and how his business model of selling information targets the message you want to deliver to the people you choose to focus that message to. Steve Bannon used the machine like nobody else had seen it, and white folks from every estate got alarmed by the possible reborn of communism. So they picked the white millionaire from TV to do the job. He was going to make América great again. Whatever that means.

Dave Chappelle is black. That you can tell just by looking at him. He knows what every negro in the United States knows about whites. It’s called family history. Not really what you learn in school, no matter how good your parents have come up with a decent way to offer you a living. If you are black person in the United States you must face the facts of the long story that you carry on your back just from that racial trait. There ain’t no ticket out. If Chappelle had a chance, he’d quit the race, he jokes. You laugh at that because he can’t. Not because he doesn’t mean it. But that’s not the punhline. The punchline is he did the second best thing he can do: become a black millionaire.

When you are a black billionaire, more white people enter into your way of life. Or rather, you enter into the way of life of more white people. He’s gotta leave his homies from the hood in the way cause there’s not enough room to invite them over to the Country Club. There’s only room for four in this hot air ballon. Sorry homie. He drifts away into the sky. Privilege is not a thing any negro person in Chappelle’s family could talk about a few generations back. History is there and looking at it shapes, continuosly, the way we define which side are on. But also, the family history. That inner story has some deeper meanings that we need to connect with in order to come out right. Once we’ve figured out how much of it is in steak. How much each political decision provides a place in the world. You tend to want to be with your kind of people. And away from your nemesis.

Dave Chappelle, a negro comedian that has had gamed his way into the comedian hall of fame by nailing his uniqueness and overloading the quota that was already filled up by Chris Rock. That was unexpected. But he was there, even without a story from the projects, he was able to understand his middle life status to push his way into the game of making people laugh. There’s something about that thrill that makes American humour scene a big deal. It’s part of the American dream reloaded. The house, the job, and all that other bullshit somehow has fallen of the list. But humour requires a skill that you either have or don’t. If there’s no laughs, there’s no reward. And you’ve failed right there.

Obama swept his two terms with what seemed a pretty decent job comming from a country that hosts the biggest dron parade in the history. Wars can be now played from your playroom with gamers going at it: live. It’s like stand up comedy, without the laughs. Clinical accuracy is claimed. And red blared rockets proove to the night whatever it’s supposed to unveil. Innovation keeps popping up. Markets get bigger. New guerrillas in fellow countries. Buyers. Sellers. Contractors. Military influence. Our beloved guns. There’s no longer slavery here, but guns still protect the open fields of rural estates. I am the law. That seems to be the American dream of the far west, that’s introduced into the second amendment of the constitution. A rules that serves the purpose of placing the focus on what you want about the book, and disregarding what seems to go against the morals of my other good book. Between those two books, some Americans have enough to fuel a whole life of good old white decency.

Black people play a role in Américan history. It’s a heavy load to carry. It keeps popping back. Like every nation’s dark secrets. Like the Spanish Inquisition. Slavery gives most white colonialism from central europeans country a competitive advange to their own development status. What they understand as higher culture comes from their capacity in the past to play the significant rally of nations (a few of them) going out to explore for territories that had not been called upon as their own. It’s also just history. A story we’ve told ourselves to undestand how we came to be where we are. 200 nations feeling indepedent in our codependency around a global market, and a local market ever so crumbling. Colonialism and the military game of invading other countries. It did transform from wars, that have always been around, to playing war all over the place, to the US policing the world. And in the course of two great wars, we learned the limits of our own capacity to blow this shit up. Nuclear power became a thing. And also only few military industries hold the key to such kind of science. The sofistication of weapons escaleted, so much, that during the cold war the tension of blowing shit up took us to a ever state of fear. That became important to create a big conglomerate of defence, which serves just right as an euphemism. The constant threat of anihilation. To be erased by the military action of an army that represents a certain estate. Or even my own. People: control. Freedom. All this big words, thrown at each other to start a political rally.

Here’s Dave Chappelle’s set upon Trump winning the election in 2016:

Fastforward four years. The four years of the Trump show. The white man in power thought the world was at his command. Only the world didn’t laugh at his demands, for one thing, he lacked a sense of humour. His jokes didn’t point at the right target. Not as he was at the top of the power pyramid. He bullied teen environment activist, Gretta Thumberg as he thought she was just whinning and needed a chill pill. He built the wall and Mexico payed for it. Not. The wall was already there. The policing and abuses from the Mexican estate and the uncontrolled business of exploiting and raping inmigrants kept happening south of the boarder, like business as usual. Only now, to serve the purpose of adding fuel to the fire, Trump separeted the newborns, the children from their families, and place them, all, in cages, and somehow got away with that. No remorse. Twitter became his media, and the media his enemies. His international relations kept getting worse, as you couldn’t tell when was being the best friend of North Korea, Russia or Mexico, or the other way around. He was China’s nightmare and friend, in a way, until he claimed COVID19 was a China idea to create havoc around. The kung fu virus he said. Chappelle was upset the president was stealing the jokes comedians were suppossed to make.

So four years later, Dave Chappelle comes to SNL after Biden wins the election. Trump is out of the game. 74 million Americans breath and love their country again. The other 70 million feel they hate their lives because they’ve been cheated out of the White House. The are calling for the illegal votes. They already spread the fake news with their arguments already in place to make the system work against itself. Like tricking the Americans with Steve Bannon’s campaing with social media. Half truths win elections. A negro comedian comes back to talk to the people. Humour that liberals feel for. Not so much the conservatives, that find their president their source of laughs. They have all the want with Trump. The rest in pretencious laughs at things they might not even grasp fully. But just as Biden tried to bring together the American people, Dave Chappelle uses his uniqueness, as a black millionaire, to express what other priviledged don’t clearly see: the need to stop the hate of the person in the antipodes of ourselves.

That duality is what América represents. The blue and red paradigm. Like the bars in the flag. Still there. And somehow, there’s a beauty in this. But we need to hear the excluded fo that history that I mentioned before. And that comes from the lives of those we are not used to aknowledge. And they might not think the way I do. But certainly, to come closer to each other, we both need to travel to the unexpected place where nemesis feels free and safe. And from that perspective, the world will seem a completely different place.

Here’s what Dave Chapelle said, bringing the memory of the last relative of his family who was a slave. Looking at the system from inside, yet questioning what this all means. And how we tend to miss what had just happed a few years back. And what should happen in the future, to make this land, Gaia, a place to mirrow the healing proces of our neighborgs from North América.

New América: ALLS.

Pinches gringos no mamen

Pinches gringos, qué: otra vez armándola de pedo.

No hay derecho. No dejan ni tantito relax.

A ver quién los entiende pinche bola de güerevers.

Güereve, guarever, vamos a beber, guaro de caña, papá.

Lo traje de Costa Rica y ahora lo toman en todos lados.

Vas a ver lo que es sabor, cabrón.

No te quites el sombrero.

Me gustabas más cuando llevabas máscara.

Pinche gringo bien culero.

A este que lo eduque su mamá.

Ay, mamá, dónde estás.

Ya, mamá, nunca te ví.

Me hisciste tanta falta.

La nana es más mamá.

Ya no hay bronca, nada.

Ya no hace falta nada.

Ya nada está bien.

Ya me acostumbraste.

Ignorame lo justo.

Yo te lo resintiré.

Por mi culpa.

Por mi culpa.

Por mi gran culpa.

Por eso estamos a la par.

En paz.

Y unión.

Y amor.

Y tú, némesis amado.

Aliviana el pedo, pendej@.

Checa lo incluyente que soy.

Que son unos pendejos.

Pero algo habrá que hacer.

Para bajarle de huevos a los que aman las armas.

Pues las armas les son amos.

Su experiencia les lleva a la fraternidad de la hermandad de los ejércitos.

Como herederos de las glorias de los bélicos.

Como si se midieran las guerras con morteros.

Si nos medimos la polla con las armas que hemos creado.

Y la pasta que hemos hecho.

Y el daño que han causado.

Oh, Dios de las Armas.

Que a todos los devotos iluminas.

Con balas perdidas en los entrenamientos de tiros.

Para el día en que haya que usarlas.

Stand by.

Why.

Is there a rebelion in the air?

Qué será esto para los jueces españoles?

¿Si salen dos com armas en Paris?

¿Quién tiene las armas?

¿Quién tiene el control?

¿Quién hace negocio?

¿Quién lo ve?

¿Quién los sabe?

¿Quién lo ejecuta?

¿El secreto de estado que permite?

¿La transparencia opaca del pasado político?

Destapemos todos los expedientes.

Pinches americos vespucios.

Ya lávense el prepucio.

Pinches americos vespucios.

Ya lávense el prepucio.

Pinches américos vespucios.

Ya lávense el prepucio.


Fin de poema.


El día después de Golman Elizondo Pacheco.

Bienvenidos al #futbolarte.


Actualidad política mundial: flash informativo

Los gringos han votado. ¿Y qué creen? Perdió el pinche Trump. Poor Donald.

Hay que esperar a que cuenten todos los votos.

Se trata de las reglas de la democracia.

Los que creen en la democracia entienden la necesidad de la campana.

El simbolismo americano y el realismo mágico de Trump.

Los ríos de tinta que se escribirán de estos días de la historia.

La voz de la pataleta más letal ante nuestras narices.

¿El sistema americano se puede autoaniquiliar?

Lo permitirá en pueblo americano.

¿Hasta dónde mándan más la armas?

Esa pregunta ya la perdió el estado vecino del sur.

Supongamos que hagamos un ejercicio de espejos.

Ustedes arreglan nuestro pedo.

Y nosotros el suyo.

¿Quién tiene las de ganar?

¿Quién tiene las de perder?

Hagámos rápido otras elecciones. Yo me presento a su pueblo con una solución. Y usted se presenta al suyo. Y así vemos a ver qué tanto podemos influir desde afuero. Esta vez buscado. Intervención internacional abierta. No como sus pinches secretos, ¿qué se creen? ¿Qué no sabemos? Gracias a lo que entendimos gracias a Julian Assange y a Snowden y Chelsea Manning habríamos seguido sin darnos cuenta. Business as usual. Azul o rojo. La misma mierda. El conglomerado no se para. Por eso los proud boys serán contenidos. Porque los que mandan no quieren provocar un desorden en el sistema que bloquee su sistema de explotación de los vicios sociales de nuestra cultura militarizada en función de lo que destinamos del dinero público a las armas. ¿Cuáles son nuestros outputs deseados? ¿Cómo lo estamos midiendo? ¿Cómo no se nos está yendo la cabeza con la producción armas? ¿Quién avispa el fuego de la demanda? ¿De verdad? ¿Nos creeis idiotas? Lo sabemos. Pero tranquilos. Vuestra insignificacia tiene un sentido de supervivencia que puede ser que podamos llegar a un acuerdo social más amplio al que yace detrás de la alternativa de vivir constantemente con el miedo de que vienen los rojos a darnos por el culo. A quitarnos lo que es nuestro. Ay, que miedo, que nos come la polla un rojo. Ay, que miedo, maricón. Ay, qué miedo, maricón. No me comas la polla, uy. No me la comas por favor. No me comas la polla, uy. Ay, no pares por favor. Ay, no pares por favor. Ay, no pares por favor. Ay, no pares por favor. Ay, no pares por favor. Ay, no pares por favor. Ay, no pares por favor. Ay, no pares por favor. Ay, no pares por favor. Ahí, ahí, ahí, sí, sí, sí, ahí, ahí, ahí, sí, sí, sí, ahí, ahí, ahí, sí, sí, sí, ahí, ahí, ahí, sí, sí, sí, Trump ya no está aquí. Sí, sí, sí, Trumpayanoestaquí. Sííííí, Trumpyanoestaki. Síílííííííí, Trumpayanoestaquí. Sííííííííííííí, Trumpayanoestaki.

Atención: alto a la tensión.

Soy su nuevo presidente.

Ya bájenle de huevos.

Metan a los violentos a las cárceles.

Allá dentro están sus brothers.

Allá están los pobres diablos.

Mientras los hombres blancos enseñan sus colecciones privadas. Todos las teníamos. Una casa sin protección en América. Wuz. Así lo piensan. El viejo oeste, viejo. No entiendes nada.

Llegó una víctima de Waco a hablar con Dios y le contó un chiste sobre su último día. Dios Padre se enojó mucho. No me hizo gracia, hija. Uh, I guess you had to be there.

No es mi chiste. Me lo robé de por ahí. Pero le di mi toque. Dios está dibujado según mis estándares de cómo se ve en apariencia Dios Padre, por contrario a la versión manejada por los hombres blancos de europa en el renacimiento de Miguel Ángel. ¿Por qué creer el idiolio de las imágenes de ese cabrón? ¿Por qué querer ir al cielo cuando queremos escoger la revoución que se preguntaban en las escuelas de surrealistas y los movimiento de arquitectura Bahaus con sus revoluciones de chicos burgueses apreciando el mal a la cara y saliendo a la calle a quemar contenedores. Reveldes de campo de futubol. Alborotadores del descontrol. Caos. Caos. Caos. Oh, caos, oh, caos. Vamo, vamo, lindo caos, te invoco y me revolvo con vos, me volvés loco, no parés por favor, esto que me hacés, me voló la cabeza, otra vez vos, cómo sos, divina, dale, me tenés en tu cabeza, y soltame por favor, no me comas los labios, espera, de verdad, que te ha picado, linda, muérdeme, tantito, hacéme eso que vos hacés, no parés, dale, vos sabés. No te inhibás. Sabés que estamos en confianza. Vos y yo. Qué querés que te recuerde. ¿Querés? ¿Quéres que te recuerde, otra ves? Decime que yo voy. Vamos que nos vamos. Amarte es mi exigencia con mi ser, de promulgar esa ceremonia compartia, ese enlace entre los cuerpos, vos y yo en ese gesto, ese abrazo, ese pasito, esa piernita aquí pegadita, esa tensión así en su sitio, un poco aquí, uno tanto allá, no te han dicho lo linda que sos, sosteneme este momento, hablame lo que querrás, pero al oído, no digas nada que no quieras, no te vayas arrepentir, vos ya sabés a dónde fuímos, la última vez que vos y yo, jugábamos a este idilio de amor acostumbrado, a volver al lecho cada vez es buena, olvidalo, dejemos esto para otra ocasión, y vámonos directo al vacilón. Dejálo ya pronto por favor, que la cuestión ya está aprobada en comité. Es por placer, olvida el mío. Yo por vos te como el coño. Oh, virgen santa, santo orgasmo. Por fin los dos aquí otra vez. Fundimos es este último alarido. Que ya yo llego aquí también. Siente esta eternidad, cariño mío, pues esto es toda la razón, que nuestro amor ya no haya sufrido de aquella estúpida moral que sostuvo en un tiempo anterior nuestro destino, que a partir de un derrotamos. Metiéndonos en patio ajeno, no libre Dios que hemos pecado. Diciendo en nombre de Dios millones de plegarias, detrás de un ejercicio, un bomardeo. No entiendes brother, no lo entiendes. El mal acecha y nos blindamos o Armageddon. Nos tienes a nostros en control de la misión. Así es la vida. Este es el juego. Les gusta amigos, somos 6 grandes productores. El 7 y el 8 pelean por aparecer. Sacar tajada del negocio. Estamble es esta cima para nuestro sector. La estrategia militar es de pueblos nobles. Productores y navieros. Seguridad. Alarmas. Metales. Minerales. Combustibles. Automóviles. Bancos. Seguros. Finanzas. Consultoría. Moda. Cine. Arte. Diamantes. Enervantes. Armas. Monedas. Mercados. Innovación. Sostenibilidad. Ambientalismo. Entretenimiento. Revolución digital. Apúntate a mi parida. Ayuda a hacer crecer nuestro potencial futuro. Olvida tu desgracia. Pinche gringo, no mamar. Levanta la cara. Recoge las migajas de vuestro último show. Dejen de odiarse a lo pendejo. Hagamos de esto una lección. Azul, rojo, que más da. Vecinos, no mamen. Chingen a su madre. Y váyanse a la verga. No se pongan así. Si saben cómo me pongo para qué me invitan. Ahí se ven.


Fin del comunidado

The military complex first horse loss

The flexitibility of the markets appreciates the dignitiy of the rest of the sectors who trust this country to feel closer to what de Democrats hope to achieve. Worldwide. What makes América cool. Not great, we know. Trust us. We know how much you suck. How low you get. In your greatest moments of glory. With your ignoring the other ignorance. To spell you faith in the 10 golden rules written by the profet HIMSELF, with a fearher from a Quetzal the white man first son stole in one of his hunting trips. We love our guns. Gives us our guns. Proud boys carry guns. Let’s chop somebody from the Democrat party like the Saudi’s do.

How much of this is bullshit?

The American young right wing poets are thinking that in their misserable status quo Stockholm syndrome. Oh, God, how dare you! Oh, God, oh NO. Oh, merry Mary, why, I prayed to you and then with her. Killing me softly with her song. Oh, cat, oh dear. Oh, God. Listen to her go. The truth, the lie, that comes out like that. Inside a church. The holy teachings. The way we adapt the civil ways of acting upon the mirror of our creed. Shouldn’t we provide a place to hold your new beliefs. Oh, start from scratched. There’s nothing sacred. Every joke is valid. Look carefully you are not shooting at the urarmed children or taking justice in your hands. Remember Abu Graib? I do. Do you remember Abu Graib? I do.

Please, stop the music. I can’t hear my voice. I’ve cried and cried. Affraid we’d die.

Venezuela is here to win. The commies are in the house. Call the ghostbusters, please. I’m affraid. Please bring back the Matador. As we want bulls to have it all: our stinking patriarchy declining. The decay of the Alpha Male. Diminished by rules of true democracies. In the votes of the people we believe. We said if first. Freedom shines more here. We are the center of the universe. And fly higher than the sun. In fact is she who follows our light. Our rays project into ther how great we are. Do you think the Sun reckons our existence. Forget God Father: ask the Sun!

Ask the sun, this is my song.

Come along, don’t get burnt

It ain’t right so much delight

The living life at last relax

Flat on my back with sand as bed.

Think not I’m here this is existance

To know and feel and love and be

So great today as life can be.

Cause just now just now

This is how I know

That I enjoy now or never will

As this is the only chance I have.

To say and feel and fly and cry

To be this high for sure transforms

As I know for sure that life is this

greates feeling or believing

as one goes in and then stays clear

For one is this and that other

The fate I take to be who I believe

to be in the quest of being real

real surreal as a king A as surrealy real

real surreal as a king A is surrealy real

real surreal ass king A as an ass is real surrealy real

No, your honor. I did not call that ass names.

This wouldn’t go unnoticed with a female judge. But she would deliver justice much better that them majority males. Except when you choose one of them conservative judge who believe in the morals of the lord according to the white anglican cultural legacy. That’s how far our criticism can take us as a white anglican in whichever county. Either I flee to another state, or else, I’ll be as white on rice as one can be. I ain’t rice, nor white, just brown, as you like to call me. I’m from accross the south wall one. Not the one down south. All the way down to Chiapas | Guatemala. The central american exodus. Do you read the bible? Do you read the pentateucus? Do you follow the tales from the old testament. The adventures of our super heroes? The invention of the codes of conduct. The new angles for understanding. The new roles we are here to play. The game is on. This is our own.

Let’s start tonight.

Let’s have a vote.

Anyone can vote:

God Father bless América!

God son bless the Mexicans!

Virgen de Guadalupe; ora por nosotros.

San Juan Diego; méntales la madre.

Reconcilialos, oh, Padre. Ayúdate del demonio. Te hará falta su perspectiva. Tus morales se quedaron obsoletas. Provocas el fascismo en ciertas personas. La resolución al rito de las armas. No se ha ido ni un minuto del tablero. Este juego de risk es muy aburrido. Se vienen vientos de cambio. Encontramos la resilencia en la comunión de los perdones. Bájenle de huevos, ya les dije. Ya les advertí, pinche blancos babosos. No se me alevresten, tan sólo les venimos a dar un manita. Mira. Huevos.

U-eeeeeeeee-vooosss

Fin del tocarle los huevos al vecino

Oh, qué placer. Qué tranquilo me quedé. Los deleites de los némesis. Al ver el sol caer.

Golman Elizondo Pacheco (tal día como hoy)

What’s with the world?

Here we are, paying attention one more time to the election for the quest of the empire. The United States of América, one more time inside our current estate of affairs. Is it really that important to see the crumbling monster fall into the ground? Maybe. As the system stands tall in the basis of the not so hidden agenda of this one narrative of the good. We know who they think evil is, even if its face changes more often than the némesis of James Bond. Or the James Bonds themselves. The character outlives the actors who depict the epic quest of a spy on the right side of history.

That’s the narrative of good and evil from the pages of history. The antagonizing need to have evil acting on the quest against the good willing people of the earth. It’s a matter of easy choices. We want to be on the right side of the story, and therefore, we want to be on the wider strokes that paints the picture of our time. This is how superheroes make things work. By acting upon the evils of society, clearly depict with the multiple faces of evil. Better if the picture described has a single face to deal with, and not those exotic nemesis that we fall in love with because we feel the attraction of the devil calling for our basic instincts to join a revolution that destroys the act of God, Himself. That would kill God. And we, the humble servants and worshipers, may not allow such thing to happen, as if the supreme leaders of the underworld would need the action of us, virus, to heal the wounds from the head to head at the higher ends of the pyramid.

Just chill, bro. The military’s got our back. You hear the laughs that have been recorded from the videos in Abu Ghraib. Oh, oh, oh… wait a minute. It’s a trap. Everybody, down. We have been ambushed. Semper-fi, semper-fi,… brothers, brothers,… where art thou?

You will not play with the pilars of our faith.

It’s too sensible.

Nobody fucks with that.

Nobody.

And we are supposed to think that’s reasonable. Because we have a set of values that shape who I am. Because those values were introduced into my life by my cultural trainers. My parents. My school teachers. My friends. The government. The news. The journalists. The newspapers. The publishers. The authors. The people society praises. The influencers of our time.

Let’s assume everything went down the drain. We’ve been flushed out. We’ve got fired by the people. Sort of what Trump is feeling right now. But he can’t stand to loose. He wants to take action. Stand by proud boys. It’s our time for militia. Now they’ll know. This kind of back up from straight up fighters for a higher good: our own. Our personal view of the really really good. The good «I» represent. The good that takes the hand of God and delivers the challenge of our day: to make the system fall.

América will crumble to the ground. And the entire world will watch in awe what they were expecting for so long: the fall of the empire. The crumbling of the Death Star. By this group of rebels, with guns and shit, taking down the road for the deliverance of their quest: salvation. Or some sort of paranoia. One of them conspiracies in their one online book: face.

They want to be a part of history that takes place in worlds that are closer to the superheroes they praise as real. The entertainment they love to fall for. Like Trump’s tv shows. Like being in part of his legacy. That’s what it feels like to them. They are following the lead of a lunatic that has made a brand of himself, and mirrored a lost country in itself. That’s me/you, he said. And the found «US». The you es. Ese.

Batos from Mexico voting for Trump. They know what’s happening down south, they say. They’ve seen the violence in their communities take over. A sort of thing, that somehow, does not show its face in the communities where they’ve landed a «life». It’s been illegal for some time. But now, after years of struggle, they are in. They are part of this final frontier. The place where everybody wants to be. The bar at Cheers. They are sitting within the sitcome that represents their improved life. Join them, they feel. It’s only fair I think for our own sake. They, the others, that resemble you I was, are now, as I’ve learned to believe, are the evil comming to mess up our fairy land.

Some crooked way to think, but yet the populist have established the line of what’s the complete story you must believe in order to be called one of us. Are you with «US» or with «them»? So these people, are led to believe that they will win some points by joining the counter argumentative place where they belong. Just because they feel like they don’t belong to the high paced good hearted way of being from here. They are mainly brushed by a sense of something else, that their fellow country men are missing out on. And they just like to call them one name: dumb.

This is part of where the situation gets to a quick quarrel against the others. They started to call me names. Now I’m just defending myself. But they are not right. They use fallacies to convey a story that’s clearly fake news. It’s been like that that they have introduced lies in the agenda of our once great country. But we want to make it great again. And we are not going to let fraud take this from us. Proud boys, are you ready?

Obviously the proud boys are standing by. And what will be of the military when the militas take the stands where they are supposed to be protecting the institutions they’ve sweare to defend. Rebelion is on the table. As so happens, those proud boys are also the military. Oh… whaaaaaaaat….

Wait, you didn’t see that one coming? Really. It’s, the least, surprising. But let me go on with this literary excersise of the shit hitting the fan. Tongue licks lips; first the top one, then, the bottom one, and then moving back in. Darkness is bright these days. It’s the pilars of a new system figuring out where to built either havoc or grace. But grace had been shadowed by the new ways of the family in power. Much like a tyranny of cynycal one. The cynycal ones. It’s a spiral of deceit. The glow of gloom. The dust comming in.

Los números se tuercen en mi contra

Hoy casi vuelvo a morir. Esta vez a las 3:33. Una deglución definitiva cerraba las cortinas de mi show. Era este el momento final. Es aquí…adios. Desperté.

Ayer me ocurrió lo mismo. A las 4:44.

Mañana será a las 2:22.

El miércoles a la 1:11.

Y luego ya no habrá más.

Un día, una mañana, ya no estaré aquí. Y ya no sabrás lo que quería decir con lo que un día te conté. Quizás tampoco tenga sentido entonces. No puedo prometer que esto va a cambiar. Ni tan sólo que lo que creo viable lo sea. Se que mucha gente tiene ganas de cambiar el mundo, y que cada uno tira de su carro con su cruz. Cuestarriba. Y no todos llegan a la cima del monte.

Yo lo he intentado todo. Y más o menos las cosas me han salido. Llevo tiempo dando vueltas sobre el mismo gesto defintivo. Como si la vida fuera a dar un vuelco un día de estos. Tal día como hoy. Y a partir de aquí la cosa cambiará. A partir de hoy todo será diferente. No tenemos más porvenir que esa cuenta atrás hasta el día de nuestra muerte. Y eso cambia la perspeciva de vivir. Y de morir.

Hoy morí, otra vez. No es una metáfora. Me fui en ese último suspiro. Ese ronquido fatídico que habría despertado a mi amada de haber estado en el mismo lecho. No fue percibido. Tan sólo yo me doy cuenta de mi fragilidad. Un día ya no estaré. Y no habré concretado nada de lo previsto.

No tengo más tiempo que perder. Me quedan pocos latidos.

Mi vida cambió hoy.

Quizás por las prisas de morir.

No tengo más que ligereza.

Pero el tiempo es oro, y creí conveniente venir a dejar aquí, en donde no hay nada, este mensaje.

Siga usted hacía atrás y se encontrará de nuevo conmigo. En este estado. Con esta franqueza que no me pertenece. Si usted me lee, quizás es porque mi interés haya sido ya no estar aquí.

Quizás hoy sea un día especial. Mi madre compartió por whatssap un meme que así lo corrobora. Quizás cualquier día de este año se cumpla este presagio. Quizás una pandemia es el momento justo para despedirse. Por todos los que no tuvieron tiempo.

Deseo volver a hablar con vos. Que vos escuchés mi voz. Y que nos quedemos con lo que podamos compartir. Con lo que nos podamos decir. En este último suspiro. Como si el Jesús de Pasolini llegara de pronto a tu casa, a hablar de comunismo, literatura o fantasía.

Kelly vs John John

So here’s a match you won’t see in any other sport. A duel of two people from diferent generations, taking on a swell. Waves, surfboards and these guys. It’s like poetry, without words.

La montaña

Hoy volveremos a la montaña. Ahí vivimos. En las cuestas del Carmelo. Pero más arriba siempre hay algo. Algo más sagrado. Algo más puro. Algo más silvestre. Es ahí a dónde volveremos hoy, con el paso firme de quién asciende sin temor a los límites accesibles. La cima de uno mismo. El pico de la montaña.

El parque natural. La expresión de un espacio público que pertenece al porvenir. No a nosotros, que tenemos acceso a él. Sino a cualquiera. Hoy y mañana. Con la responsabilidad de quién cuida de lo que es de aquí, de la tierra viva que yace sobre nuestros pasos; esa frágil relación simbiótica que damos con cada paso. Caminar cuesta arriba toma una cierta determinación. Un día, quizás ya no nos den las piernas. Pero mientras tanto debemos saber cómo tirarnos al monte. Al pie de la revolución. Una vez más, ante una lucha social que parece no tener fin.

La ciudad, el mar y la montaña. Parece que este valle coexiste toda la creación. Aquí, reunidas todas, nos embarcamos a una propuesta de futuro que ya no incluye todo lo que pretendíamos ser. Hemos de cambiar, nos dicen. Pero ahora, sin miedos, nos lo decimos a nosotras mismas: tengo que cambiar. Y este cambio reside la madurez de un pueblo que se define, una vez más, a partir del porvenir. No hace falta nada más, porque quizás todo lo que anhelamos lo tengas aquí, o bien, en la ciudad, o bien en el mar, o bien en la montaña. Espacios simbólicos y mutables, así como eternos e infinitos. Por más que queramos no podemos reducir su valor, ni tampoco exagerar su dinastía.

Somos un espíritu libre y completo a falta de una última excursión. No queda más que asumir este nuevo día de la manera en la que Sísifo encara su digna rutina, sabedores de que él éxito nos lo encontraremos en el camino. Si alguna vez llegamos a la cima y vemos el porvenir a la cara recordarle que estamos pendientes de, un día más, asumir el porvenir de la consciencia colectiva de un pueblo nuevo pleno.

Y repetimos: ALLS.

Golman ficha por el Horta

El nuevo fichaje del club trae bajo el brazo una propuesta social para la comunidad, así como una propuesta de país, más allá de las fronteras de nuestros estados

Propuesta para el club

Unió Atletica d’Horta

Golman, el nuevo fichaje del club, es un chico recién llegado al barrio, vecino del Carmelo, que aporta al club una historia de superación personal, y una voluntad de futuro contruida a partir de una idea ganadora: mejorar la percepción colectiva de nuestra comunidad a partir del futbolarte. Su fichaje representa una revolución en club con vistas en las celebraciones del centenario del mismo, ya que no se trata de un jugador tradicional del mercado, sino un futbolartista que aporta mucho más de lo que puede hacer en el terreno de juego.

Golman tiene los rasgos ancestrales de un futbolartista venido de la antípodas de nuestro barrio, del otro lado del mundo, como una cabeza olmeca que se asoma a nuestra realidad para transformarla a partir de lo que nosotros mismos podemos aportar a un nuevo pacto social.

La acción artística de Golman se plasma en las ilustraciones con las que el futbolartista ha definido su obra, que consiste en la acción performativa de un hombre-gol, tanto dentro de la cancha, el territorio sobre el cual Golman se encuentra más inspirado, con la solvencia de un nueve puro, con la portaría siempre en la cabeza (olmeca, en este caso) a la hora de rematar a gol, o bien, como un ancla del central, con la vista periférica para poner la pared, en su justa medida, al compañero que viene por detrás.

Golman

Hombregol. Balónpie. Football. Este juego siempre ha consistido en la unión de dos cosas yutapuestas. GOLman, es una más.

La decisión del club

El proyecto Golman viene empaquetado en un hombre-gol multinivel. Por un lado, Golman, servidor, es un nueve puro ( y a la vez versatil), con olfato de gol, buena posición de campo, creador de espacios, generoso en el momento de tomar la decisión más favorable para el objetivo colectivo: el gol. El gol está continuamente en la cabeza de Golman, y también, de manera consciente, y metafórica, en el nombre del jugador (y personaje). El fichaje de Golman es un proyecto de futbolarte, propuesto por el propio futbolartista, un servidor, Olman Elizondo Cordero, vecino de Horta, concretamente del Carmelo, a dónde nos mudamos a vivir a un piso en propiedad hace un año. Por lo tanto, somos nuevos en el barrio. Y como tal, Golman, es el nou del poble.

Això també és part important d’aquest projecte/fitxatge: el sentiment de pertenyer a un barri d’una persona nouvinguda. Jo, Golman sóc un nouvingut que ve de l’altra banda del planeta, d’un mon nou. El nou mon. La nova Espanya. Tot plegat, amb l’alegoria de aquell que ve a la gran ciutat capital d’aquest pais, i que vol formar part d’un projecte de futur, el personatge de Golman está preparat per asumir la seva visió dind d’un historic club de futbol que hi ha al seu barri: el historic Unió Atletica d’Horta.

Per tant, la meva intenció és realitzar un projecte en el que humilment em presento com a un fitxatge esportiu, pero molt més que aixó, com un fitxatge de cara al centenari del club, al 2022, coincidint amb un objectiu personal que vull acompanyar amb el somni de jugar els meus últims dos anys de futbol a més alt nivell assolible. Es a dir, Golman vol tornar a jugar el maravellos joc de futbol perque no ha deixat d’estar preparat per sortir al camp i guanyar partits, amb la seva contribució d’esforç màxim, companyerisme amb l’equip, compromís amb el club i amb la masa social d’un club esportiu del barri on visc. O si es vol, del barri veí, el Carmel, on visc, a la muntanya, i d’on baixo caminant a una capitalitat de poble que trobo amb un sentiment d’acollida molt propi de qui se sent part d’aquesta vila: Horta.

Golman es defineix com un futbolartista. Perdoneu si em refereixo a mi mateix en tercera persona, pero cal tenir en compte que el meu objectiu és esdevenir aquest personatge que us estic describint, per tal de formar part activa de l’historia de futur d’aquest club. I ho vull fer de veritat, com un projecte performatiu de lo que anomeno futbolart, es a dir: la fusió de dos coses que en principi no lliguen en un mateix espai, en una mateixa persona, GOLman. Golman doncs és el creador d’un nou concepte: futbolart. I això fa que el concepte d’aquest esportista sigui també artistic, tant per cóm veu i juga a dins del camp, sino també per la vesant artística que representa el seu projecte creatiu: la seva obra.

Qué vol dir aixó? L’obra de Golman pot estar en un gest al mig del camp, pero sincerament, ón té (tinc) més histories que visualitzar és a prop de l’àrea, o dins, per tal d’assolir l’objectiu últim: el gol. Pero no de qualsevol manera, sino amb un criteri no només pragmàtic, sino també artistic. Aixó no vol dir un futbol ximpler, o un futbol d’aparador, ni molt menys, sino és la capacitat de fer la jugada més adient, amb un element estetic que acompanya el sentit més important del joc: avançar la jugada de cara a obrir la defensa per trobarnos amb d’una oportunitat devant el porter. I aquí, en l’ú a ú, humilment, sóc letal. Ho dic amb tota la honestidat amb la que sempre he tingut per jugar aquest esport, sabent, que no és fa el gol el 100% de les oportunitats que té un killer, perque lo més important, és intantar guanyara aquest petit duel, i si no cau, tranquils, que estic preparat mentalment per aprofitar la seguent oportunitat. Aixó, tan senzill, i tant complexe, és la mentalitat que només els sóm nou’s tenim. I això és lo que vull oferir a aquest club, a nivell futbolistic.

La decisión del mister

És evident que la meva incorporació ha de tenir la aprobació de l’entrenador. Si el club considera que la meva aportació és positiva pel futur de club, i els seus objectius, la decisió ha de ser participada pel mister, que tinc entés que será en Victor Valdés. Com a culer, tinc no només tot el respecte i admiració pel VV, sino que també sóc testimoni d’aquells anys al Camp Nou on només uns quants de nosaltres feim religiosament aquell crid de reconeixement que tan mereixia, i tant poc rebia, en Victor Valdés. Estaria orgullós i dispossat a posar tot el meu esforç per contribuir a la idea futbolística i la disciplina que l’entrenador vulgui per l’equip, i també, a ajudar en lo que considero és lo més important en un club esportiu: la convivencia de l’equip amb una mentalitat col·lectiva que acompanya les actituts als entrenaments i als partits, que va fent pujant les energies de l’equip cap a munt per estar en posició de lliutar pels objectius en el moment final de la temporada. El meu exemple, en cada entrenament, i en la millora del meu estat fisic i col·lectiu vull que estigui en el centre de la pressa d’aquesta decisió tant especial.

La decisión de la afición

S’entenc que la meva incorporació pugui generar debats com els que cada any es genera de cara a muntar una plantilla nova. Una posició tant important, com ara el 9, ha de poder demostrar a la afició que aquest equip pot generar oportunitats de gol, i que les pot acabar ficant dintre. Si bé els equips es construexin des de la defensa, la aposta per tenir prou munició a la part de dalt és prou important. En aquest cas, la meva proposta és prou curosa per no vendre la pell de l’os abans de matar-ho. I també, pero no pasar-me de voltes creant unes expectatives que després no s’aconseguexin. Golman és un revulsiu ofensiu, disenyat per entrar als partits a reforçar la delantera quant sigui necesari. Es a dir, no prometo (al menys d’entrada) jugar els 90 minuts al màxim nivell, perque no tinc (ara mateix) el fons fisic per complir aquest objectiu, pero sí puc oferir jugar 30-45 minuts d’un partit per apostar a la capacitat de generar perill adal que puc arrivar amb la participació proactiva d’un nou que pot jugar bé d’esquenes a la porteria, buscant (i creant) espais, i amb una efectivitat de cara al gol que anirá creixent amb el procés d’adaptació que tot nou requereix dins d’un vestuari. El gol per un nou és com la bensina, i tots sabem que va ratxes. Pero no m’obsesiona el gol, si per exemple, tinc un company amb millors posibilitats per fer el gol pel nostre equip.

La afició vol gunyar. Pero lo que més vol la afició és venir al camp a viure futbol. Per tant, cóm es juga, a banda dels resultats, és important. I en aquest sentit, la meva participació en el joc vol estar al servei de l’equip, primer, per assolir els nostres objectius esportius, que es resumeixen en guanyar aquest partit, i segon, amb l’afició, que ve cada dilluns a les 12 a recolçar l’equip del seu barri. Jo, val la pena dir-ho, era part d’aquesta afició, dels que veien el futbol des de derrera de la portaria, a prop del bar. Els meus gols en aquesta banda, anirant dirigits als meus amics que hi serán aqueta zona, i si m’acompanya la sort, el gols que faci a l’altra banda els dedicaré a la tribuna. Vull reitarar la meva voluntat central en participar d’un col·lectiu del barri per tal de fer barri, i amb uns objectius ambiciosos per poder aportar entre totes i tots, els resultats que pujin a l’afició de l’Unió Atletica d’Horta al nivell col·lectivament més alt de cara al centenari del club.

Per tant, la decisió d’aportar per una visió de futur que en aquests temps tant complicats ens permetin somiar en gran, dins de la nostra realitat social, i amb totes les eines per mantenir-nos units, com a club, pero també com a societat, amb un xic de renovació i d’il·lusió pel que estic disposat a treballar. Si més no, el fitxatge de Golman només tindria sentit si efectivament Golman representa al nou d’un poble nou.

La decisión del barrio

Si bien tanto el Carmelo como Horta forman parte del mismo distrito, también podríamos decir que somos vecinos. Y esto se puede mirar desde dos perspectivas: la vencindad de un mismo barrio, o bien, la vecindad entre dos barrios. Sea como sea, el elemento espacial que une al Carmelo, y su monte sagrado, con la bajada a Horta, a su plaza de pueblo, la plaça d’Eivissa, como metáfora de lo que representamos, como isla, dentro de la urbanidad de Barcelona. Mi perspectiva, por lo tanto, es de un chico de extrarradio; también de cara a formar parte, como un local, del equipo de la capital (así sea del distrito). Todos podemos entender las connotaciones que existen entre los distintos barrios, y los elementos de pertenencia que pueden existir, en particular, dentro de cada uno de ellos, como un sentimiento distintivo del otro. Por tanto, esta manera de pertenecer a un club, a un barrio, o a un equipo, también viene determinada por proveniencia del Golman, del Carmelo, y a su vez, sin complejos, de Horta.

Uno es de donde quiere ser. Y también de aquellos sitios en donde quiere estar. Y yo quiero estar aquí. Mi familia, mi mujer, Mertixell, y mi hija, Vera, nos hemos mudado aquí hace un año cuando nos compramos un piso para vivir aquí el resto de nuestra vida. Y por tanto, hemos venido aquí a hacer comunidad. Y mi intención, como futbolartista, es poder aportar el máximo en lo que creo que más puedo aporta a la comunidad. Esto implica, desde una perspectiva de cohesión social, a ser parte de un colectivo que se reune los domingos para ver/jugar futbol, y que durante la semana entrena. Esa comunión que existe entre las personas que van a ver el futbol, la afición, y los jugadores. El sentimiento de club. Y también, dentro de esta comunidad, el sentimiento de barrio.

Y siento también la responsabilidad de hacerlo desde una visión desacomplejada de lo que un nouvingut puede asumir en el contexto actual que estamos viviendo. Es decir, con la voluntad de poder asumir la versión más comprometida del ser humano que habita dentro de mi, y con ello, pretendo ser, tan sólo, uno más. Ni más, ni menos. Y en este camino, pretendo explicar esta historia como una narrativa personal en la que me embarco para perseguir un sueño que tengo desde pequeño: jugar futbol en un estadio con afición. Qué mejor que el club de mi nuevo barrio. Qué mejor que la afición local con la que recupero aquél viejo sueño de pequeño, y con quiénes construimos un sueño renovado, que cocrearemos el año de nuestro centeneario.

Un último apunte de este nuevo Pijoaparte. Este año, como tributo al gran Juan Marsé, narraré las andaduras de Golman de estas próximas dos temporadas para igualar el descaro que Manolo tenía al entrar sin invitación a un jardín de la casa de Sant Gervasio camino al Tibidabo. Pertenecer al Carmelo me exige formar parte de su historia, y también, participar de la transformación que nos ha tocado vivir, sea la que sea, y convertirme en un actor de la sociedad que afirmamos con cada uno de nuestros actos. En ese sentido, asumo pijoapartezcamente que además de la influencia de Manolo quiero asumirme como un heredero de las glorias y andaduras de un Juan Marsé. Es decir, expongo y decreto, que por mi pluma se escribirán las andaduras de un futbolartista que está dispuesto a representar el papel de su vida a través de la ficción, o de la crónica, o de la escritura, como se le quiera ver, ofreciendo con todas las limitaciones que acarrea un nouvingut latinoamericano, la mejor versión de los corridos y las andanzas que tengan como escenario nuestra sagrada montaña, sus laderas y sus valles. Mi convicción, como mi obra y proyecto, son pues vuestras, estimado público. Seréis vosotros los que tendréis la última palabra. Mi impulso en el campo será la ilusión de vuestro apoyo o la crítica de vuestra música de viento, entendiendo siempre que no debemos insultarnos bajo ninguna circunstancia. Entiendo el futbol como algo más que un juego, quizás lo único en lo que creemos religiosamente para asistir cada domingo a un rito compartido. La dimensión de un espectáculo que reside en el pueblo, y que de alguna manera, nos arrastra.

No prometo ser el lider de nada. No quiero ser ejemplo tampoco. Quiero ser uno más, competir, escribir y publicar libros. Quiero crear narrativas que desborden nuestros límites. Y para ello me creado una, desde hace mucho tiempo, que estoy listo para interpretar. Y no hay límite que nos frene. No a mí. Ni a los míos. De ahí que quiera, eso sí, aportar un criterio, una visión, y un proyecto para la comunidad, de manera que podamos esforzarnos afectivamente a ser una sociedad que cree en una convivencia más armónica, de cara a un futuro en el que nuestras voces no sólo sean escuchadas, sino también que sean el canto de un himno compartido.

La decisión de los patrocinadores

El Horta cuenta con una serie de patrocinadores que forman parte del tejido social de nuestra comunidad. El barrio está representado en todas esas marcas de comercios locales que apoyan a una de las instituciones más importantes del barrio. Por ello, a través de Golman, podemos confeccionar una serie de historias guionizadas en las que de cara a la inmersión de Golman al club, y por ende, al barrio, me involucro con cada uno de los patrocinadores para crear una serie de capítulos audiovisuales que tengan como hilo conductor la temática del local, de Golman interactuando con los usuarios o los propietarios del local, como parte de una crónica de nuestro club que se desarrollaría como una historia novelada de la comunidad de cara al centario. Es decir, Golman, como futbolartista, también se presenta como un director de cine y guionista, para trabajar junto con la comunidad en la creación de una historia que iremos construyendo juntos, con la participación de actores del barrio, vecinos, y algunas apariciones de invitados de cierto renombre a formar parte del capítulo de nuestra docuserie.

Por tanto, como proyecto futbolartístico, de esta manera ligamos el club de futbol a la comunidad. Y el hilo conductor, además del barrio, el centenario y la apuesta de un club local por un fichaje fuera de la norma: un futbolartista, el nou d’un poble nou, Golman.

Asímismo, una vez consolidado el fichaje, podemos establecer un plan para traer nuevos patrocinadores a los que se les enseñará el proyecto y que pueden ayudar a su producción, y a los planes del club.

También tiro penales

Número

El número del Golman es el 9, al ser un nou. Pero no preteno quitarle el 9 a quién lleve ahora mismo el número, sino que preferiría jugar con el número 99. Las razones ya se verán…

Golman listo para la próxima temporada

El futbolarte no se para. Ni siquiera con la pandemia. Hoy mismo realicé mi enémiso entrenamiento de verano para preparar la próxima temporada. En la parte física nadé hasta la boya, y en otro set de ejercicios, me sumergí en agua al menos dos metros de profundidad, al menos nueve veces. El futbolarte es así. No se sabe cómo, pero se está componiendo una pieza de autor con cada gesto. El día es mi lienzo. La noche mi sueño.

Cala Morell. Una vez más intentamos ir a la playa de la Vall, y una vez más estaba petada. Esta vez ni siquiera entramos por el camino de la muerte, sino que directamente nos fuimos a buscar al resto de la comitiva de Ciudadella que había tirado para Cala Morell. Las terrazas. O las plataformas. El primer día que fracasamos en entrar a la Vall intentamos ir a cala Morell, sin saber muy bien en qué sitio estacionar, y si valía la pena bajar. Yo nunca había estado, y Meri recordaba que la playa era muy pequeña. Dimos una vuelta por la urbanización, intentamos llegar lo más abajo posible, y no fuimos capaces de visualizarnos en ese contexto, así que redirigimos nuestro camino para la Cala Galdana, que debe ser la playa más bonita de la isla, si no hubiera sido hostilmente urbanizada por tres o cuatro hoteles de gran turismo, que el mismo Fraga dio lo permisos, y tiempo después, recriminó al responsable de haberlo hecho. Muchas veces no somos conscientes de nuestras decisiones pasadas, ni siquiera si en el futuro seremos capaces de reconocer las intenciones que tuvimos para comportarmos de la manera que no hicimos.

Fuimos a ver a Carlos Cros a Es Claustre. Santi nos dijo que un amigo suyo era colega de Carlos, y que vendría desde Ciudadella. Una peña de Ciudadella cruzando la isla para asistir a un templo de la cultura de la isla. Los dos polos se tocan muy de vez en cuando. Los nobles actúan de manera singular cuando se trata de mezclarse con el pueblo en su salsa. Y en Es Claustre el pueblo de la capital está en su mercado. En su día aquí se congregaban religiosos en actividades en las que se ponían a disposición de Dios para actuar sobre las comunidades que representaban como intermediarios de algo más sagrado que el pueblo requería entender y asimilar como el alimento espiritual que marcaban los tiempos aquellos. El uso pues del espacio sigue siendo el mismo, sólo que ahora también el pueblo asiste a la congregación popular de un espectáculo musical. Un cantautor, guitarra en mano, intentando arengar a un público dividido entre los que centran su atención en el espectáculo, y aquellos que comprometido parcialmente su presencia a los alimentos y la mesa desde donde sus voces compiten con las del hombre orquesta.

Carlos Cros lo dio todo. Llegamos tarde al toquín, pero nos dejaron entrar. Nos buscaron muy amablemente un sitio, con su sana distancia, para poder desvelar nuestros rostros a la noche. La mesas de jóvenes comensales tenían la condecendencia de aplaudir, de vez en cuando, acabadas las canciones. A mi me ganó Carlos con esta canción: me aburro.

También nos deleitó con fuertes relatos de pasión que deja su piel en la tinta con la que escribió un canción, y en cada razgado de la guitarra, y cada verso interpretado frente al micrófono, con en el caso de Pretendes.

Mi cuñado Roger llega a su casa. Le digo que hemos ido a Es Claustre. ¿Quién tocó?—me pgreuntó. Carlos Cros—le contesto—otro barcelonés que vive en Maó con su pareja, que es de aquí. Las ratas de ciudad no encuentran las mismas claves de una capital como Barcelona. Mao, otra capital, como refugio a la pandemia. Y también, como registro desde otra geografía: la isla.

I am a rock, I am an island. Un guiño a Paul Simon, que debió haberle reconocido el gesto a Carlos en su tributo a Gracia: Graceland.

Barcelona y Mao. Barcelona y Menorca. Algo hay entre estos dos puertos que nos lleva más allá de lo habitual. Lo normal sería que la música nos conectara con lo alegórico de un artista. Con la sensación de comprender el momento íntimo que genera una emoción.

Al salir d’Es Claustre fuimos a tomar una cerveza. El futbol salió a la conversación. Y Santi sacó a Golman. Les expliqué que estoy listo para saltar a la cancha. Soy un futbolartista, les dije. Esgrimí mis razones. Mi apuesta. Y mis probabilidades de éxito. Quizás deba tomarme más en serio. Nunca lo he hecho. Quizás es el momento de subri al escenario. Carlos Cros me ha mostrado cómo hacerlo. Y en última instancia si nos convertimos en el Jack de Shinning, que mejor que tener una máquina de escribir para trasladar las emociones primarias de un artista conceptual.