Weitn for the Artist

«Madurar es recuperar la seriedad con la que jugábamos cuando éramos niños.»

— Friedrich Nietzsche

“Todos los niños nacen artistas, lo difícil es seguir siendo un artista cuando crecemos.”

— Pablo Picasso

Weitn for the artist es el nombre de mi primera exposición. Se trata de una obra colectiva en la que hemos participado mi hija, Vera, y yo. No ha sido una situación planeada, sino simplemente una constatación: mi hija es artista, y yo he realizado el camino de vuelta para volver a serlo.

Mi búsqueda como artista, como sugiere Picasso, no es una tarea fácil para un adulto. En algún momento dejé de serlo. En cambio mi hija lleva la experiencia artística intacta desde que nació. Como Picasso, o como cualquier artista que se reconoce como tal desde joven, y se embarca en ese camino con una claridad que acompaña su obra desde el principio, o bien, desde el aprendizaje en las académias de las artes. El arte, de alguna u otra manera, necesita tener un espacio de iniciación. Y uno necesita interpretar aquello que se experimenta de manera intuitiva cuando, todavía niños, entramos en este otro mundo.

Pues yo he querido ir por el camino complejo. Me atrae la complejidad. Los grandes retos. La responsabilidad colectiva. Los escenarios. Las posibilidades de influencia. Las probabilidades. Los estados de la naturaleza. La emergencia de sistemas complejos sociales. Y así podría seguir con todos los temas que han transitado por mi mente, pero no aclararía ni mi método ni mi primera exposición.

La exposición me sirve para culminar esa espera agónica del artista que no se sigue desde pequeño. La vuelta atrás para saberse de nuevo artista. Y asumirlo. Asumirse a partir de la obra. Una obra coleccionable. Piezas únicas e irrepetibles que tienen el mérito de haber salido. De expresar algo. De insunuar. De divulgar. De protestar.

Mi arte y el de Vera confluyen en esta exposición. Para ambos será nuestra primera exposición. Porque mi camino como artista, esta espera acumulada, se topa con la manera natural con la que nuestro arte se expone.

Es un acto de madurez. Y también es un tributo a la intuición artística de quien no la ha extraviado. Mi recorrido me ha llevado a mi familia, a este encuentro con mi hija, en este punto coincidente de nuestra búsqueda como artistas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.