Diego recordando New Barcino

Yo conocí a Diego en el 86 en mi club de fútbol: América.

Yo jugué en el América. Era uno más con un sueño: jugar al fútbol. Es el juego en sí. Es jugar y ganar. Y esforzarse por ganar. Competir cada momento. Lo que da tener esa sensación. El poder de ganar. Vencer. La noción colectiva de superar la contienda CONTRA un rival. Un rival deportivo. Y entender la metáfora de la plenitud y de la decepción. Absolutas. Lo que el deporte provee es una experiencia de juego aumentada. Pero jugar es una cosa. Verlo, otra.

Seguir deportes es un producto de consumo. Es entretenimiento para sentir la noción de pertenencia a una comunidad. Sentir lo mismo por unos «colores». Los valores de un club. Lo que sea que esa comunidad es en sí misma. Como representantes de algo: un barrio. Como la Unió Atlètica d’Horta: el club de mi barrio que hoy comienza festejar su primer domingo en centenario. Una institución de una manera de entendernos comunidad.

El futbol en un momento dado superó a la religión. No se sabe muy bien en qué momento. Pero fue durante nuestra vida. De la que algunos de nosotros tenemos consciencia. Cada vez menos. Nuestra generación se irá yendo poco a poco. Nuestra manera de pensar quedará superada por las nuevas maneras de pensar. Todo va pasando así. Y debemos asumir que un día nos iremos. Desapareceremos. Por eso la sensación de que todos nos fuimos es la mejor virtud de «Don’t look up!», porque todos nos vamos a ir. ¿Cierto?

No es que lo dude. Quiero hacer de mi literatura un lugar común que todos podamos entender. Algo facilito. Digerible. Que lo lean bien todas las generaciones de lectores. Y los no lectores que les den por culo.

No es violencia contra la clase obrera. No se equivoquen. Es simplemente asumir las antípodas de quienes son gilopollas. Si no lees te quedas gilipollas. Si no lees suficiente. Más allá de la prensa. Te voy a revelar un secreto: no basta. Lee más. Si puede ser más de un libro. Y también si puede ser de estas nueve editoriales:

  1. Sexto Piso.
  2. Anagrama.
  3. Adelphi.
  4. Gallimard.
  5. Tusquets.
  6. Acantilado.
  7. Traficantes de sueños.
  8. Seix Barral.
  9. Siruela.

Un statement como lector mamón. A la verga. Como si te hubieras leido 99 libros de cada uno. O al menos los hubieras adquirido. Para leerlos. En un futuro. Y hacer de esa lectura tu patrimonio cultural familiar. Y también colectivo. Toda lectura suma exponencialmente una bondad sobre la creación compleja de un antídoto social a la incertidumbre de todo lo que nos aqueja. Vernos reflejados en las vidas de esas historias que se desvelan ante nuestra experiencia lectora. El espejo de los demás. Ahí: no estamos solos.

No es una apariencia. La conexión que mantenemos con las personas que amamos nos hacen estar activos. Y dar respuesta a lo que nos acontece. Sin el miedo a errar. Por la situación que sostiene nuestro prestigio social. Saber que formamos parte de la sociedad que se sana a sí misma. Con un acto colectivo de renacer. Como quién empieza a ser un cambio en su vida. To be or not to be. Ser o estar o no se ser ni estar. No estar es una opción que no hay que descartar: considerarla no implica un acto de debilidad. Es un razonamiento común que todos debemos tener. No seguir viviendo por nuestra propia acción contra nuestra vida. Sobre nuestro palpitar. Un acto consciente de finalización. La desesperación de querer dormir más. Dormir todo lo cura. Y nos lleva otra vez al nido de nuestro incosciente: el control.

Dormir es la prioridad. Alimentar el organismo para saborear el día y vivir en paz con la comunidad inmediata y local en la que vivimos, y en sosiego existencial con la comunión que congregamos en la red plena de gloria: ALLS.


Yo en realidad vine aquí a hablar de Diego.

Ya no de mi historia con Diego, que no tiene la más mínima importancia frente a lo que luego vivimos con Diego en el campo. La noción mundial completa de lo que somos como una especie unida a un concepto glorioso compartido nos lo regaló Diego Armando Maradona en el partido de Argentina contra Inglaterra. Por todas sus aristas. De ahí venimos a parar al resto de la historia. No se equivoquen. No es más importante la caída del muro de Berlin que el gol de Maradona con la mano. Por decir el menor de los momentos. Por no hacer de esto un acribillar al contrincante. El ensañamiento nunca puede ser una bondad generosa y pura.

No nos confundamos con los elementos belicistas de aquello que se malinterpreta del futbol con tanta facilidad: la violencia en sí. La apropiación de la extrema derecha de la violencia contra el rival social: los aficionados de equipos «rivales». Llevar a la calle la competencia deportiva es perder la razón y chocar de frente con lo que nos corroe como sociedad. La voluntad de una lucha contra alguien. La personificación del enemigo como una circunstancia misma de lo que vemos en las ficciones y las historias que nos meten en los sitios en los que nos las ponen en el aparador. Como consumidores queremos saber historias que nos transformen. Aquellas que nos acompañen en nuestro ciclo vital. Y vivir esta experiencia con los colegas. Las personas con las que reímos. Aquellas con las que compartimos la biografía de ser amigas. Amigues. Como queramos expresarnos a partir de nuevos consensos de cómo nos vamos a entender. Lo bueno y lo malo de las pelis más el resultado de las competiciones profesionales, o los torneos de poker en la tele, forrarse con lucir los placeres de la vida idílica de una niña blanca guapa. O de un rico, sin importar el género. Pero la cosa está ahí. Y cualquiera, ellas primero, tienen acceso a ese juego. Y lo juegan. Y el sistema se convierte en voyeur. Y construimos un esquema social que se expresa en las redes sociales. A las que optamos entrar libremente. Y pasar un tiempo ahí. Haciendo cosas. Como los catalanes.

Esta historia va de algo más que catalanes. Ser un poco más que lo que se espera de uno mismo, a nivel individual y colectivo, es algo que aprendí en Barcelona. Por eso mismo no creo que se lo tome a mal que la altere una vez más. Como ya lo han hecho antes tantos otros. Latinoamericanos sobre todo. Pero no exclusivamente. También Bruce Springteen, sin siquiera entender sus canciones. Por puro feeling. Como Carlinhos Brown.

Yo soy un Bolaño más menos leído. Y con peor prosa. Con menos esmero por esforzarme de gustarle a la clase editorial local. 99 personajes irrepetibles con los que te topas en todos los rincones de la ciudad. Los maestros que nos nutren de lecturas con el oficio más célebre del planeta: llevar historias al papel, y nosotros respondiendo al llamado con la práctica de la lectura recreativa. Lo que complementa nuestra vida. Cualquiera que haya sido nuestra elección. Vivir es hacer lo que se puede.

Yo no vine aquí a hablar de mi libro. No tengo. He querido escribir otras cosas. Nuevos formatos. Otras historias. En claves distintas a la que se plantean en lo que normalmente llega a las editoriales. Manuscritos de gente que nadie conoce y que no va a leer nadie. Hay que llegar por otras vías. Con otras referencias. Si no tienes ni agente, chiquito. Así no vas a ningún lado. Es el tipo de frase que no he querido escuchar. Y por eso he evitado llegar ahí con mis miserables historias mal escritas. Repletas de errores gramaticales que desnudan la impostura de todo aquello escrito con mala leche. Mi literatura no existe. Ni puede existir en la mesa de un editor que no me resuelve la existencia. Alguien que me acompañe para facilitar mi relación con mis lectores y lectoras. Alguien que me lleve por el mundo para promocionar las traducciones de mis piezas. Algo más que tan sólo libros. Eso que tienen las 99 versiones de formatos posibles, o listas útiles, de capítulos en el libro, o de cifras en la factura, o de segundos hasta el final, o estados de la naturaleza, o personas a las que escuchar, o placeres que satisfacer, o países a los que asistir.

La gira de un autor que lo leen en muchos sitios nos lleva a un éxodo voluntario de personajes que escriben y gente que les lee. Una noción de comunidad que se transforma en pequeños actos de convivencia en cada presentación de un libro. La tarea más noble del planeta es traer a estas personas con opiniones propias a las ciudades y pueblos en los que vivimos. La cultura está en la mezcla de sectores a los que entregamos la cultura y la atención del plan común al que podríamos jugar.

El juego y la lectura se dan la mano cuando también podemos agregar la acción del trabajo colaborativo al que podríamos destinar una parte de nuestro tiempo. ¿A qué cosa común cedemos parte de nuestro ingenio? Le damos tiempo a crear cosas que cambien la sociedad más allá de leer y escribir historias para mantener a la gente entretenida con una trama bien pensada. Quizás podríamos asumir esas lecciones de múltiples interacciones y circunstancias válidas a las que prestamos nuestras construcciones mentales. Pero si además de ir a esas historias comunes hacemos un último salte de fe hacia un camino común de lo que nos podríamos plantear en un plano colaborativo mejor estructurado. O mejor aún, que no requiriera nada. Nada de quién no quiera dar nada más. Pero que permitiera que lo que podemos y queremos dar unos cuántos sea suficiente para propiciar un deseo común innegable: el bienestar general de todas las personas convivientes de esta humanidad. 24/7. Menos los que se van. Que nos acompañan en la parte espiritual por siempre. Y a dónde iremos a parar nosotras también.

El tiempo tiene dos direcciones. Del pasado podemos rescatar la historia. Pero si rescatamos además la literatura, tenemos algo mucho más poderoso: el testimonio de lo que se creo para dar algo más que un plan. Una perpetuidad de forma que haga transcender una palabras al tiempo. No importa cuando sean leídas. Estar ahí como un maldición de Job. Una sensación de persistir en el tiempo por las historias que compartimos de lo que vivimos. De cómo nos dimos a la tarea de crear multiversos ejemplares. Como si pudiéramos recuperar a Cervantes, no por su ficción, sino por su obsesión de producirlos atemporales. Ligados a una experiencia de nuestra humanidad compartida, que nos pone frente al espejo de lo que debían leer, en aquél entonces, los que se iban lejos a forjar su historia con el porvenir. Esas historias caballerescas como reflejo de cómo se relató la conquista para que se viera en los puebos de España en las películas que reflejan nuestra historia oficial. No cuestionar la historia oficial es todavía un acto de inmadurez de la que no se salvan ni los ticos. Podríamos darnos a la labor de bajar del pedestal en el que tenemos el relato que nos hemos contado del éxito de nuestro espíritu nacional. Cualquiera que este sea.

Nótese que no pretendo dejar títere con cabeza. Quizás sea la única decapitación que me parecería normal hacer uso. Conjugar es verbo decapitar en primera persona es pecado. Seguro: me dijo tatica Dios.

Los ticos tenemos relación directa con tatica Dios.

Tatica Diosa no existe. Pero aquí le damos bola.

Por creer podríamos creer en una cosa nueva. Algo que retroalimente la tradición de nuestras creencias. Por buscar acarrear todas las buenas costumbres locales. Y no asumir una especie de naturaleza superior al resto de las narrativas religiosas presentes. Por qué una nueva manera de pensar en el bien común no podría tomar inclusive unos tintes de un palpitar sagrado resignificado. Una creencia nueva, quizás utilizando un fenómeno con el que la gente pueda asociar un ser no asociable a nada anterior, pero igualmente predicible para la increíble historia que se cuenta de ahora en adelante. Dicha historia es la que nos vamos a contar ahora cada 25 de diciembre. A partir de un enlace generacional hacia una narrativa colectiva superior. Algo que venga contrastado por el entender colectivo en el directo. La interacción de la masa social en la transformación espontánea del momento tiempo-espacial actual. Algo que se relata y se eleva a la noción máxima del palpitar unísono de un espíritu humano que se abre y se cierra a un flujo infinito de aspirar y expulsar aire a nuestro sistema conectado biosocial.


El texto se entrometió y se fue por un curso de pensamiento ajeno a la voluntad inicial del capítulo presente. Este tipo de comportamiento errático puede llevara la literatura a cualquier sitio inexplorado del multiverso. Y no pasa nada. Se trata de la ilusión compartida de un ser libre. No de una versión mediante la cual nuestro datos puedan coexistir con los datos del resto de la sociedad. Esta es la parte más profunda de la red social a la que os quiero invitar a co-crear. Yo estoy en ello. Lo he estado de hace tiempo. Pero no es una tarea fácil cuando lo que quieres es crear una sociedad alternativa disruptiva.

La única innovación que me interesa es la disruptiva. Y con ello pretendo decir que me interesa el movimiento por el cuál nos hacemos útiles a una nueva prescripción social del programa a seguir. Una especie de juego que demuestre que nuestra acción coordinada a partir de una armonía básica delimitada, nos puede dejar las suficientes pistas para que los resultados de la transformación del sistema se más holístico. Esto puede sonar a una pollardada, y es porque lo es. Pero uno mismo puede permitirse el lujo de decir pollardadas si con ellas se puede ampliar el margen de oportunidad que se genera cuando emergen nuevos estados de la naturaleza como las nuevas islas Riley en Inside Out. Son esos mismos temas, y cómo los ligamos a una crónica más gentil de lo que se la propia historia americana blanca define más allá del sur del Río Grande.


Más allá de México hay otra nación por venir. Ya está aquí. Es testigo de una violencia incapaz de ofrecer lo que podríamos aspirar. La vida a la que tenemos la oportunidad de recalibrar las claves de nuestra sociedad. Por lo que México podría ser siendo otra cosa. Por dejarlo todo detrás. Renunciar a lo que nos hace ser quiénes somos. Por más que nos hayamos acomodado a lo que tenemos. Por el placer de revertir en un sitio más acomodado a lo que nos compensa. Por cómo somos aquí. Qué es otra cosa. Otra cosa viva que nos representa como expresión propia de una manera de ser. En continua contradicción por la transversalidad de las violencias con las que hemos persistido, a pesar del estímulo heteropatriarcal que se hizo pendejo con los varoncitos desbocados del ejercicio de poder. En eso somos igual que los gringos. Le aprendimos de ellos. Nos comimos sus historias. Las nuestras tenían otra cosmogonía. Y no sólo era la guerra y la sabiduría popular. Los pueblos resentidos con los mexicas. Más allá de la supervivencia. O entendernos como un mismo pueblo. La irrupción de una manera de pensar que arrasa con todo como la superposición de visión española de lo que debíamos ser en ese valle central entre el Popocateptl, El Iztaccihuatl y el Ajusco.

Esta historia va de montes, montañas y valles. De playas, mares y olas. De vegetación virgen por la que nos abrimos paso por una jungla. La tentación de haber llegado a un sitio que nunca en vuestras putas vidas habías visto. La sensación de estar llegando a un nuevo mundo. Eso es lo que os encontrastéis cuando vuestros antepasados visitaron por primera vez las tierras en las que años después mis antepasados reconquistaron su libertad, independizándose. Una afiliación de construcción nacional previo a la construcción histórica de lo que somos nosotros como ticos.



Ese año yo le conocí en persona. Y el cambió la historia. Mi conjura fue, como la de todo pibe, hacer lo mismo que Él. Toparme con la Inglanterra de cuartos y meter las dos oportunidades que tenés. Por hacerte presente en un partido. Un mundial requiere de momentos de sus seleccionados. Hay que jugar siete partidos. Diego los jugó. Enormemente. Y esa preparación fue distinta esa vez. El proceso colectivo se hizo más profesionalmente. Más mentalizados. Y con una sede inmejorable: Coapa. Mi club de fútbol. El América.

Hoy día, en mi posición, Diego habría vuelto a la selección. Por ofrecerse. Por llevar a nuestra sele a la cima de un sueño imposibe: que Costa Rica gane un mundial. Si lo dijera Steve Jobs estaría medio país orgasmado. Un deap fake. Es lo único que necesito. Y tras eso, una resolución de año nuevo que presento como futbolartista ante mi propio país: conciudadanos de un nuevo país tropical que se funda sobre la base sólida del pequeño país más autosuficiente y resiliente del planeta: Costa Rica. ¿Estaríamos dispuestos a abandonar lo que somos por asumir colectivamente el liderazgo de una visión colectiva más amplia que llevara el nombre de un movimiento social de transformación Tico Commons? Esa es la propuesta que como un candidato extemporáneo pone sobre la mesa. Ya no sólo para mis compatriotas, que como yo, tienen derecho a voto. Sino al resto de los compas de otros sitios. Los que no tienen derecho a voto. Por abrir la comunión de nuestra propuesta disruptiva para un procomún nuevo: Ticataluña.

Costa Rica representado por la manera en la que se nos conoce: ticos. Tica. Costarricense; mujer. Hacemos la transformación hacia ellas. Y afirmamos nuestra feminidad. Como feministas en el tránsito hacia una igualdad de facto. En el contexto en el que reformulamos la manera en la que somos parte de la violencia que ejercemos sin darnos cuenta. Cataluña se ve dentro de Ticataluña. Esa noción de fundirse con otra cultura de manera respetuosa y diversa. ¿Estamos los ticatalanes dispuestos a asumirnos al menos momentáneamente con las tesis de las antípodas de nuestras posturas? ¿Seríamos capaces de sobrevivir a un estado de la naturaleza iterando entre nuestro bienestar pleno y la mierda de asunción del sistema actual en el que subsistimos sin resolver el problema general de compartido como sociedad?

Morata vs. Golman

9 i 9

El debat està servit. Un de la casa, un dels nostres, o un ex-madridista. El tema és aquest. No un altre. Podem debatre, per supposat. I també podem estar en desacord. Això no és un tema de veritats absolutes. És tracte de creure o no creure. I jo soc dels que hi crec que soc millor opció pel nostre club que en Morata. Que vuleu que us digui?

Les coses com són. Que volsatres sou més de fer punyetes. Doncs bon vent. Apa.

Ep, al loro; que no estamos tan mal.

Jo sóc un nou ünïk. Això és nota des de que començ a xal·lar. Söc un cäs ëspëcïal. Pötsër de vegades mässa i töt. Pero crec que arrivareu a estimar-me. Tal com soc. Al seveir d’un poble NEW. I aquí ve lo bó!

Jo no söc un nou convencional. Ni tant sols un fals nou. Sou un nou feedbackloopper. Un nou amb pretensions més enllà de només el futbol. Vaig a per totes i per això que lo que puc oferir a aquest honest i brillant poble NEW: Ticataluña.

Jo sóc d’aquí. Podria dir això de: ja sóc aquí. I llavors em diriau oportunista. Impostor. Qué cony t’has cregut? Quí ets tú?

I jo no patiria gens. Ho he vist venir. I no m’agafa per sorpresa. Collons, de totes maneres Déu ni do. Pero ja ens coneixem prou. Ens hem conegut al llarg dels anys. Jo aquí no he amat mai lo que sóc. Ni de quin pal vaig. I crec que no he fet mal a ningú. De vegades, peut être, a la meva parella. Perque de vegades quant estimes i t’ajuntes per un projecte de vida juntes, les coses no et van tal i com les vas planejar. I et quedes tirat. Amb el cul a l’àire. I caus. Pateix tothom. I part d’això en silenci. Per no mostrar-te al mon com un mindundi. Un perdedor. Un malait vagabond. Un més que no pot. I ens trovem que el judici social et crema. I que potser parla la gent. La gent parla de segur. La gent parla sempre. De tot. I no s’escapa ni un viu. Tothom pilla. I ben pillat. Dallò que fot mal. Una pilotada a la galta. Pilota mollada. D’un imbecil que no ha mesurat la seva força. No ens juguem la champions. No avui. No aquí. Pero jo puc lliurta contra qualsevol 3. Soc un nou potent que no es dona mai per vencut. Crec que l’equip vol això. Crec que l’equip requereix creure. Un nou com joc no deixa mai de creure. Fins el darrer suspir. I només cal està atent. A tot el que hi ha al voltant. I entendre el joc. I teixir intimitats amb els meus companys. I fer lo que fa un nou: gol.

Em dic Golman, i ja no podràs oblidar mai més el meu nom!

Fitxeu GOL; fitxeu a en GOLman.

Siguem surrealistes!

Siguem la innovació d’un poble NEW nou.

Voteu GOLman!

Feu bullir les xarxes deu ser la manera més cutre de pedre l’estima en un mateix. Es pensar que tens a les teves mans la possibilitat de que tot el sistema s’aturi i tormem a enllegar un de nou tot seguit. Seguint un nou camí. Un mandat més fort que aquell de l’ú d’octubre. El mandat de l’ú de l’ú. Aquest dia no hi haurà mai més un altre elecció. En canvi avui vosaltres em podreu votar a mi: voteu GOLman. I seré tot el que un nou futbolartista pot arrivar a ser en 99 nou dies garantits en els que tocarem més enllà del cel. Benvinguts a nou estat de gloria local al nostre propi camp resignificat: la llegenda d’un nou nou que arriva amb un fotiment d’optimisme i un tarannà que conquista a un 99% de la massa social de la ciutat. Tot ho reconvertim. No deixem res enrere. Tothom hi és benvinguda. Això d’aquí és casa nostra, teva i de ningú. En Sisa era el bó—va dir el meu sogre, Vicenç, al meu cunyat: Roger.

S’entenc que sou nou. Sóc un nouvingut etern. Us parlo amb la meva llengua que no és ni molt menys com la vostra, que mana molt i és sublim. La meva és abstracta i es barrella amb voluntat amb d’altres llengues. No vol estar sempre aquí, encerrada dins meu mateixa. Vull esser lliure. I parlar-ne d’altres. I fer-ho bé. Ja em conec prou jo per seguir parlant de jo mateix. Vull esser alemà, portugués, euskera, gallèg, francès, anglès, suec, dutch i olmeca. Aquest és un ticatala possible. I esclou del tot el català; i també al castellà. Pareu-vos aquí a imaginar un moment aquest estat de la natura………

No és un càstig. És una peça d’art. S’anomena absènsia. No ser-hi. Lo que preguntava en Hamlet. Pero tirant a no-ser-hi.

Jo sóc en Hamlet olmeca al Lliure. Un monòleg d’aquest text. Fins i tot llegit. Que no calgui ser-hi. Només el texte en el fons. Paraula a paraula. Com un dictat pel pùblic. Que aleshores ho reescriu. I ho fa seu. I surt de l’obra transformat. Com aquell que diu. El teatre s’aixeca i no pot aturar-se d’aplaudir. El dia ha arrivat. I ara qué: revolució—diu l’actor. ALLS

Descarrega el poster gratuit de Golman

Es un día cotorrón

Besás el cielo con los labios.

Hoy vi un programa del 2017 de poetas citados por la televisión de mi ciudad, New Barcino, en el Turó Olmeca-Rovira: Roger. La batalleta d’aquesta muntanya sagrada. El per qué de tot plegat. Sense haver llegit mai ni una sola paraula del ticatalà.

El ticatalà és la nova llengua curricular obligatoria: us futeu.

Fot’at.

Estic de broma, no veus?

I no veus.

Mira.

Doncs no.

I no.

No.

Doncs res.

Res.

R………

Hi ha gent, algú, que s’havingut!!!!!!!!!

La NEW !!!!!!!!!

NEW !!!!!!!!!

NEW !!!

NEW !

NEW

This is what else Nesspresso: SUCKMYTUMMY.

You see, you don’t need to be a d____.

You don’t exist; no more.

It’s not me; you.

Me; you.

Respect.

NODOUBT

GLORYHEREANDNOWWITHGODFATHERHEREWITHUSANDALL: ALLS.

Boom_______—· GOLman.

So I thought we needed something else. So I went elsewhere. That’s you hadn’t heard of me. Until now. When time has come. You had me waiting on the sidelines for this last show: I’m the KING of the NEW world, just chill. Things are going to be in a diferent dimention so these fools can’t get to the NEW final US: The TICO commons.

I’m from NEW port: NEWLIM.

Our mestizo culture is nowhere else seen in the whole continent, wether you exit the beach towards that place where the horizon meets the sand and the palmtrees and all that wild vegetation we call our temple of love: EARTH HERSELF FULL OF OUR RESILIENT UNDERSTANDING FROM A NEW GAIA PERSPECTIVE THAT IS BORN IN HERE IN THE CARIBEAN COAST OF THE HOLY PLACE WHERE OUR LOVE WAS SEALED IN A GLORIOUS CEREMONY OF THE NEW COVENANT FROM US NEW américa feedbackloopers.

Something else happens in the whole coast of caribean natural history. We are a living ecosystem in peace. Careful, we’ve got not army.

Take nine seconds to feel what that’s like………

We’ve got it, biatches!

JK

JK GOLMAN.

Children’s book best selling author, Golman Elizondo, who realeased all nine books at once with illustrations, narrative, side notes, webpage playland, reward system selfproclaimed NEW rule for kids from uno to nou. UNO:NOU.

UNO:NOU.

The book series that broke the market.

The story that sped time up.

What if we only had 99 pages to write the last words in our life.

What would you write?

That good of a game is within my own private reward system who you are more than welcome to support. By joining it!

Choices. We-need-choices.

No seas mamón.

Hay cosas que hay que saber decir.

En México empieza por entender el timing de cuando aplicar: no seas mamón.

La vida de un mexicano comienza por ese precepto. Todo lo demás me puede comer los huevos.

Esa no te la esperas.

Por mucho albur que manejes, nel.

Así es el pedo. Nos fuimos a la verga. Me la metieron enterita. ¿Y qué crees? KANKANKANKAKAAN. Siasmamón. No es lo mismo. Todo está en el casi. Aguántala ahí. Ese es el timing exacto en el futbolarte. Este es mi espacio natural. Yo tengo una campaña. Tengo una propuesta. Y un plan. Lo voy a echar al aire. Y la banda va a jalar. Cabrón. No mames lo cabrón que va a halar. Hasta vamos a halárnosla con hache, gëy.

Ay gëy.

Gëy con eso no se juega.

Ya te salió el padrecito que llevas dentro.

Nueve segundos de clavarse en la textura.

Nadie dijo que leer fuera siempre una noción impoluta de placer. ¿El cabrón que es cabrón qué merece de nosotras?

El fin de las mamadas.

El fin del macho alfa.

A la verga.

Verga.

Nada.

ALLS.

BY

G

O

L

M

A

N


La fecha de hoy es lo de menos. A menos que vivas en ella. Jolines, existencia. Estabas ahí. Aquí: presente.

Hola, ¿qué hace?

El ¿qué pasa? que me enseño mi amigo Shawn de Florida in September 2001 in Barcelona. We ruled this town for a while. A group of mad people I met when first landed in this Godforsaken city without GOD FATHER’s command. New Barcino is like that, but resolved. We deserved to come out of our closet. Wo we did. I long time ago. Back when Bacino was not NEW.

I am a fucking lost soul who came to this town to dream the existence of a NEW worldly time when all of us are actually connected. To a higher sense of quest. The plan is what is not fuctionning. I’m going forward with this charade: this is what I have said to my collegues from Stockcolm, from Rotterdam, from Milan, from Helsinki, from Wien, from London and from New Barcino.

Welcome to New Barcino, I hate to be unpolite: this is the NEW name of our beloved Barcelona. I’m sure you won’t mind. Right?

You may have feelings for the old brand. We must learn to let go.

Forfeit your highest card.

Give up for 999999999 euro brand name.

Our city does.

Here it is.

Take it.

We left.

Gone.

ALLS

Cap olmeca al Carmel

Del cel al Carmel… i del Carmel al cel.

L’arrivada del cap olmeca al cim del turó del Carmel va fer aixecar el cap a molta gent que no hi tenia present la vessant sagrada d’aquesta muntanya al ben mig de la ciutat. Durant nou dies seguits el cap olmeca no va obrir el ulls, pero es veia, de lluny, com els moviments ràpids que feien per dins, potser creant un mon nou.

Lo que si es va notar va ser la brillantor de les capes d’energia que formaven esferes de llum groga cada una d’un diàmetre una mica mes gran, que s’anava eixamplant com més lluny del cap s’aixecava l’ullada. Aquest efecte va ser observat per primer cop per un vei del Carmel que hi voltava cada dia per la muntanya, parlant amb els ocells, els pins i l’herva i la terra. Aquell dia després d’endinsar-se en el bosc i fer la seva reflexió i comunicació amb la natura, va veure arrivar el raig de llum del cel.

A les seves plantes del peus podia sentir l’energia que tancava un cicle a cada pas que hi feia. La conexió amb la muntanya que hi tenia aquest vell veí ja era molt especial, complerta, pero aquell dia hi havia quelcom diferent en l’energia que es va sentir, potser amb mes intensitat de lo normal. Con que no tenia por, el veí va anar al cim de la muntanya, com feia sempre, i es va trobar que adal de tot, al costat de les pedres de color, s’aixecava un cap petit, com una pilota de futbol.

L’home es va apropar a la pilota-cap que lluïa una atracció i pau. Sense poder estalviar un instinct infantil, l’home va intentar aixecar el cap-pilota ajuntant la punta dels dos peus. De cop la pilota-cap es va desprendre del terra, sense massa dificultat i l’home va dominar la pilota durant 99 cops amb peus, cuixes, espatlles, fins i tot canyelles, i cap. Al acabar de dominar la pilota-cap, el cap s’havia fusionat amb l’esprit senser de l’home, i l’home havia adquirit un sentiment tropical que venia de l’altra banda del mon. El semblant de l’home havia canviat del tot. Amb cada cop de pilota, el cap li va creixer una mica, mentres els cavells es van desprendre en un èxodo que va fer un recorregut fins als limits d’on podem arrivar, en multiples direccions. Es van comunicar sense parlar. Cada toc un gest transformador contundent i suau alhora. Al final d’aquest succes, l’home duia un cap igual que la pilota-cap i el cap olmeca va descansar després d’haver experimentat el sentiment complert d’una terra nova a la que ara, recuperant la respiració, es va començar a arrelar.

Cada dia que l’home tornava a la muntanya va veure com el cap olmeca havia crescut una mica més. Al voltant del cap les esferes de llum anaven creixent. Els ulls tancats però no deixaven de moure’s. L’home des de llavors, tampoc va parar quiet. Durant nou dies, ambos van repensar el mon de cop; de cap. Un mon nou: NEW.

The Flying Spaghetti Monster came to see me

After a first day of holy presence I was blessed by another sacred visit

Much like the wise men, the Flying Spaghetti Monster came to visit me to greet my holy presence in this unforsaken time. He/She/It told me that the feeling of hopelessness had been wondering in his head and that things looked so much brighter today.

I confessed I was NEW here and I didn’t know much about anything other that my holy quest to (re)NEW the whole social structure that was installled over a this 2020 years of so, and that I had to show up and unveil myself whichever way it seemed reasonably to my current state of mind. It’s not an impossition, said Father God in the last supper we had, just before I was thrown into this world to experience the human life I’m living. So far, so good.

The Flying Spaghetti Monster and Golman were already in a state of complete bondage with the holy spirit that surrounded them right then and there. It was the first time they met and the connection was immediately significant for one another. The ease in the FSM was the blessing he received from the exchange they were experiencing. Likewise, the NEW profet that already represented the holy ghost trilogy, having the strong effect stem cells have in molecular biology ways, with all that refreshing genomics from the ancient times as the most sofisticated design to encapsule what we really are.

—I followed the star—said the Flying Spaghetti Monster, referring to the Sun—and it brought me here. The sun flares spoke to me and gave the coordinates of your nativity. They were magnificent today, especially two of them that connected two arcs at the top part of the star to resemble the image of myself, while the enormous glorious sunspots allowed the magnetic fields to connect in and out of itself, the message became clear to me.

The sudden coronal mass ejections produced a rain towards the Flying Spaghetti monster with the brightest and splendid bits of electrons, protons and ions that made the monster blink. As He/SHE/IT did, the voice of Father God spoke to him in a NEW language he had never heard, but understood however, with no real effort. The message was clear and the sunlinght pointed at this magnetic field produced in the blue planted, that connected the thin waist of the NEW continent, coming at first from the top of the highest mountain around, Chirripó, and shifting all of the sudden to an holy grounds of Guayabo. The glorious magnetic field connected that holy sanctuary in Turrialba with a loop that landed on the other end in the holy mountain of Carmelo.

—It was there when I first saw you—said the FSM.

The singularity event took the shape of the sunflare that the FMS had just witness with the message from the Sun. But this time it projected al olmeca head at the top of the Carmelo mount. The energy filtered from the tropical magnetic field in Guayabo and into the mediterreneum hills that Carmelo mount connected with. This unique reconnection was a life changing experience for the FMS who has never witness anything like that, as the olmeca head grew brighter within the contained size of the olmeca head, which was about 9 m tall, and looked as if the contemplation of history, time and space, was all in connection with NEW gaia.

At last, the FSM told Golman, the head only spoke one word: ALLS.

And the wave of ALLS created a field of joy that lasts forever in both directions of time.

I looked in the Flying Spaghetti Monster’s eyes then and I knew were all but one.

Bambino Gesú sei arrivato

A la media noche, a la hora en la que el Niño Jesús llega a Costa Rica, el niño nació en mí.

Me desperté con un pensamiento inequívoco: ha nacido el Bambino Gesù. Se trata de una tradición adoptada por el pueblo costarricense que se mezcla con el gesto ancestral de regalarle juguetes a los niños en momentos del año, que curiosamente coincide con el solsticio de invierno, y que por tanto, de alguna y otra manera, nuestra humanidad lleva haciendo durante toda su existencia.

No soy yo el que cambiará los mitos y ritos que nos sirven para reunirnos en familia y para reconstruir el tejido sensible que se ha ido modificando día a día durante el último año. Es un momento de compartir en un entorno familiara que nos lleva a sentirnos una vez más parte de esa gran familia de dónde venimos. Nos acordamos de cómo eran las cosas cuando éramos nosotros los niños. Y los niños, viven con una ilusión especial este día que tiene índices de resignificación bien cargados de lo que percibimos como felicidad: más regalos.

A todos, ya adultos, nos gustan sentirnos regalados. Es esa cosa especial con la que sabemos que somos parte de la vida de alguien más. Y que este espíritu navideño tiene varias capas de amor que ponemos en práctica con la congregación de aquellas personas con las que hemos elegido reunirnos. Se trata de uno de los éxodos más rememorados de la historia, y de uno de los mitos que marcan nuestra convivencia actual, pasada y futura.

Tengo un rito especial entrenado durante muchos años en el cuál cuando concibo la dualidad de mi situación, en ese pase de lo onírico a la vigilia, en el que reconduzco la historia incosciente que entretiene mi sueño como espectador de un mensaje que viene de dentro de mi y que tiene un significado inmediato especial para transformar mi vida. Por lo tanto, hay que poder estar ahí sin manipular la función, pero intentado repetir las cuestiones que están sucediendo ahí para transcribirlas en una libreta nada más despertar.

En este caso, la presencia del Bambino Gesù fue el detonante. Curiosamente hoy, 25 de diciembre de 2021, se presenta el Bambino Gesù en el momento en el que mi abuelo, Oscar, habría gritado con aquella potente voz que tenía: «llegó el niño Jesús».

Se trata de una historia de anunciación, pensé. También de renacimiento como bien me recordó Rayo en la felicitación que me mandó cuando estábamos preparando la cena. Es el momento justo para (re)nacer. Como cada año. Para compartir con la familia este último cierre de filas en torno a una mesa, a un árbol, a un nacimiento, vino, y una comida especial.

Las tradiciones familiares mezclan aquello que los anfitriones conocen de sus respectivas historias familiares personales. Y volvemos a los temas recurrente de siempre. La repetición de los ritos nos hace partícipes de las vueltas que le damos al sol, y de las vueltas que da la vida. Los ciclos vitales de nuestros seres queridos y una historia familiar simbólica que nos conduce de nuevo a la bondad.

Durante la pandemia, de una manera extraña, la vida se paró. O al menos esa fue nuestra impresión. La gente no salió de casa. O sí. Hasta que nos dimos cuenta de que esta situación nos ponía en riesgo vital. La muerte se hizo presente y se paró el comercio, las guerras y el neoliberalismo. El sistema en pausa. Nos habían dicho que eso nunca podría ocurrir. Pero cada año, en estas épocas, estábamos acostrumbrados a hacer esta pausa. Y resignificar el años vivido. Recuperar el gesto con el que volvemos a pensar en los demás: regalarle algo que le guste.

La ilusión de los niños. El niño que llevamos dentro no ha muerto aún. Seguimos vivos, con la intención de hacer posible aquellos sueños con los que vivimos. Recuperar las historias de nuestros antepasados para explicarlas una vez más a partir de la memoria de nuestros mayores. Vincular este presente fantástico con el legado que nuestros orígenes. Aquellas otras familias.

Llamé a mi familia a penas pude recuperar el teléfono y la computadora que había dejado en la habitación en la que duerme Pepi, mi suegra. Me presentaría en medio de la cena en casa de mi hermana Alejandra y de mi compadre David, conmemorando la llegada del Niño Jesús. Y les conté la historia con la que me desperté:

¡Hola familia! Feliz navidad. Aquí todo bien. Acabo de despertarme con la llegada del Niño Jesús, como en la tradición tica. El Niño Jesús ha (re)nacido en mi. He recuperado la noción con la que despertábamos de niños para abrir los regalos en aquellas navidades ticas que celebrábamos con los abuelos. Justo ayer envié un mail a mis jefas explicándoles la noticia de que nos habían invitado a participar en un par de convocatorias europeas que el Ospedale Bambino Gesù, que está en Roma, y cuyo jefe supremo a fin de cuentas es el propio Papa Francisco. Kiki, una persona que se unió al curso de iRaise del año pasado (en el que se llamaba Up-rAIHSe) nos convocó a grupo de profesionales de Valencia, Cataluña, UK, Suecia y Roma para conjurarnos a lo que podríamos hacer juntos de cara a innovar y cambiar el mundo juntos.

GOLMAN, desde el Carmelo, en la videollamada de navidad a su familia en la Colonia del Valle, NEWDF.

El Ospedale Bambino Gesù se hizo presente. Y ahora tengo claro cómo debo jugar ésta carta. Hoy ha nacido el niño. Dentro de mi hay un niño Jesús. Jesús vive dentro de mi: ahora lo entiendo. Y el camino a seguir, bro, es el de un (re)nacimiento.

Me quedo sin batería. Todo este texto se perdería. Si me despisto, esto podría pasar. Podría no salir. Podría no decir nada. Ni ponerle atención al niño que me habita. Esta transfiguración pasaría a ser el milagro olmeca del cual cuelga todo el devenir futuro-pasado de nuestra historia. Yo puedo ir en ambas direcciones del tiempo: esto normalmente no nos lo explican.

Mi padre, Olman, me preguntó cuándo me di cuenta de que eran los padres los que daban los regalos. Tendría que ser en Tlalpan. Más o menos a la misma edad que Vera, que ahora tiene 9. Ella también lo ha descubierto este año. Se comportaba con seguridad cuando nos pedía que fuéramos por los regalos para cagar el tio. Pero también siguió la liturgia de «seguir» creyendo en la ilusión. Así que cagaron regalos.

Mi padre me contó que él al vivir en una finca, en la que trabajaban y vivían jornaleros que tenían pocos recursos, que le explicaban a los niños de la edad de mi papá, a muy temprana edad, que el niño Jesús eran ellos, y que no pidieron cosas que ellos no les podrían comprar. Ellos le explicaban a mi papá, que siguió unos cuatro años más manteniendo la ilusión de sus padres.

Mi madre me explicó que su padre, Oscar, el abuelo, se esforzaba cada navidad porque ellos tuvieran cosas, ya que a él el Niño Jesús nunca le trajo nada. Sólo una vez le trajo un globo. Y le dio tanta rabia que sopló y sopló y sopló hasta que explotó. En cambio, a sus hijos siempre intentó que para Navidad el Niño Jesús les trajera algo. Su historia familiar y su familia actual. Mi madre me explicó que a veces la muñeca que tenía desparecía para recibir una chainiadita y encontrarse con la sorpresa de que el Niño Jesús se la había arreglado.

Cuando nosotros éramos niños, el abuelo desperataba a todos mis primos a las 12 de la noche para avisar que ya había llegado el Niño. Era otro momento de (re)nacimiento para él. Como hoy lo es para mi.

Health you and me

From hospital center to community

Today is 24/12/21. It’s what «we» call «Christmas» eve. Jesus is supposed to be born tomorrow. So today we wait for it. Again. He is expected to be born in our hearts, again. It’s a tradition from «our» culture. If we only assume one.

Unity is a strange thing. It forces one narrative to be on top of the others. And that’s ok. It’s simple. Life sometimes asks to be simple. As it is seldom not. And «we» are in the middle of it. Trying to juggle with the balls that we’ve been handed.

The cross is still with us. Or rather we still carry the cross. Only the cross is not be the way to remember Jesus today. Not today. Today He’s to be born. A baby. From a miraculous inception. Against all odds. In an exodus that took his family to move to a new land, from Judea to Bethlem. So the story tells.

At the heart of this story are the Romans. Those «evil» ones who’s sanitation brought some structure to «our» cities. And roman law. And all those things The Life of Brian tells teaches us to see with a new set of eyes, through humour. Demographics is also in the center of this story, as it is the census that saves Jesus from the slaughter of the innocent babies depicted in the Sagrada Familia nativity scene. This story, as all good ones, is political.

Jesus is born. Halleluyah. He’s excpetional story is told by the testimonials of those who listen to him. It was a new story He told. He spoke of a new kingdom, far from the established powers of politics and religion. A revolutionary with a cause. To go beyond. And somehow he’s story was to survive after his death. And somehow his example would help others in their own struggle to keep on. Life, within our minds, is somehow sometimes complicated.

The cross (even if it’s not that Jesus’ passage we are revisiting today) is still here with us. In different context. For one thing all of our hospitals have a big cross, bright neon light, shinning on top of our institutions. Our hospital history is also linked to the churchs history, and to history of our city, within the ancient walls. The Hospital street in Barcelona guard what is the second oldest hospital in Europe and one of the oldest institutions standing: Hospital de la Santa Creu. Before that, some 620 years ago, it was decided in this same land I inhabit, that the two city «hospitals» and the four churches were people went to die would need to be clustered into what was the first hospital in our town, that was built around one of them, a church called La Paloma (a dove, much like the holy ghost), a chappel that is still standing at a corner where now art expositions take place, and who’s ancient history is seldom remembered.

That hospital became Hospital de la Santa Creu i Sant Pau, when a rich swiss-catalan banker left half of his fortune to built a modern hospital in his native city. His name: Pau Gil. His name was to be printed all over the place, and the saint that game him a name, to be praissed within the legacy of this infrastructure. A mainstream modernist architect, Lluis Domenech i Muntaner was hired to do the job, that stands in clear opposition with the city layout defined by Idelfons Cerdà in the Eixample urbanist structure. The pavilions in Sant Pau face the sun, and the sea, south, and break up the grid to provide a new sense of space that has become somehow of a golden ratio standard for built space and public space for threes and the community to walk around.

I was in charge or organizing and setting up the Exodus of the entire Hospital de la Santa Creu i Sant Pau activity, patients and professionals from that modernist Unesco heritage buildings into the XXI century hospital being built at the top grounds of the slopes in which the hospital land was built. The history of our community shifted and what was once an readaptation of spaces to fulfill the needs of modern hospital into a modernist suit gave pass to a new sort of architecture that was expected to resolve some of the things Domenech i Muntaner did not forsee more than a hundred years earlier.

The entrance of the modernist hospital resembles the stature of a monument that stands in front of Sagrada familia and salutes with a straigh proud face one institution to the other: church and church-hospital.

It’s not just symbolism. The church is part owner of Sant Pau. The stones and lands are sealed in a document signed 620 years ago by the city hall and the Church to build that first hospital. The institutions role has been to survive that Jesus story and somehow it’s still present. The legacy in that modernist Sant Pau building is clear as you enter: you are in front of a building holiest that a church. Pau Gil stands there, a bust; no body. His PG all over the place, as the architect was clearly well paid. He was the rockstar of the moment, and in this land the local rock and roller always gets the spotlight and the cash.

Sain Paul greats you along with the holly cross. Just the cross. No Jesus. It’s the cross that is being present here. The golder calf was melted, remember, as Moses told those in the dessert when they were being sold a shinny pyramid scam. It’s a whole new thing: one God only.

We tend to forget the jewish tradition, as we intentionally erase six centuries (that is six hundred years of our history) because the ruling powers then were muslims. Our mislead conception of history is still quarrelling if northern escandinavian vikings landed in «America» some 500 years earlier that the glorified and inevitably intertwined history of our mestizo culture, with all the violences that we still bare in the cross we carry.

Much like Jesus I was thrown out Hospital de la Santa Creu i Sant Pau through a back door. People didn’t care. I entered in a crisis that took me nine years to resolve. It’s on me, I thought, but my close one also suffered from this circumstances. Father, why have you forsaken me?

I was left in the dessert to wonder along the path of many other cursed. I found myself lost and wondering in the scope of figuring out a way out of that situation. In a positive way. But I had been left hopeless in the open waters of a mediterraneum dream. But I had no right to be there. No excuse. I had to somehow show the value to an audience that was not there. I felt not only alone but cursed. My loved ones were suffering my incapacity to cope with what was happening. And I certainly did not come out the other end the way I was supposed to. I was left wondering in the dark. And my light was overtaken by the shadows.

I did not go (entirely) mad because of art. I had to tell a story and I knew no one would understand. So I just told it to myself. The same old story. Over and over. How to come out this black hole into a NEW dimension. Every time I wrote that text, or filmed that piece of performative art documentary I did. Every time. I came through my curse. And it kept me safe. Alive. It was a higher hope. A bigger than myself return. Too big to present like that, coming from a crumbled soul.

I am a humble man. A man indeed, but not that kind of cursed man. My own kind I guess. I also carry that cross. And bear with the privilege of walking around without the fear of encountering harm along my path, as women do. Not sure if that’s the case here, outside the grasp of catholic schools and public schools with Barcelona FC coaches. This is not just my story, but inevitably, if I am going to tell anyone else’s story, I need you to hear my own. You are going to have to give me that poetic licence.

Is this cross of ours that we recognize with the heath services we have a universal symbol? It’s clearly not. The moon and the star are the ones shinning in some muslim countries. I don’t know about the hospitals in Israel, but I supposed the would use the star of David. No idea. But the thing is health is universal. Our struggle to survive and to live in a society that takes care of itself, by teaching us the way in which we can collectively mantein a system that provides this high value care with fair access for all, regardless of where we are coming from in the population pyramid. The cause for a global movement towards understanding the issues that are conditionning our capabilities to shift our social and health systems towards a more resilient and community based system is what we need to face collaboratively. Now.

I was once Jesus at the cross. I’ve played that role. It’s not that I am Jesus: he lives in me. He is my brother. I’m as holy as he was; humanly. If we are not all given the chance to be as holy as he was, then that is not the message he was actually delivering. It’s just been instrumentalized by the institutions that still hold the power of bearing the intermediation between you and Him. But maybe you are fine with that, but I’m not.

I’ve studied the life of Jesus, his tales, and the ones in the old testament, much more fantastic that Marvel movies. At the end we are given a choice to believe this or that. And believing elsewhere means to understand other stories from other perpectives. Not believing in anything is allowed. And believing false stories have become a national sport that has been taken to the limit with the election of presidents that represent their own interest only, backed up by a group of followers with mislead information that cheer at the golden calf with the inspiration of a armed insurrection. Have ultimately gone mad as a society?

My mental health is now somehow recovered. But I’m not sure if I could take a misinterpretation of just one of my stories. I’ve got not publisher but myself. I could try to publish a formal book that you can physically buy next Sant Jordi. It’s going to be a collaborative co-creation in which I’ll try to multiversely arrive there with a NEW value proposition taking place. I’m so ready for it.

I’ve been instructed by Father God, cousing of Father Christmas, to come down and tell you that the story has been modified. My kingdom is now from a NEW dimension. And I’ve been given the task to unite us all into a single word in which to find the entire confort one glimpse of time and space can support within your soul, but especially, within your mind: ALLS.

Mi tiempo ha llegado: tengo que salir.

O quizás entrar. Me pasa como cuando entraba/salía al periférico.

Soy chilango. Lo tengo asumido. Un día comencé a hablar así de mamón. Soy mamador.

Los que no son chilangos no agarran el pedo chido. Les suena la música. Pero no atienden tan rápido. A no ser que sean especialmente rápidos de mente. De la manera en la que un mexicana es rápida de mente. Ya basta de roles heteropatriarcales, ¿o qué?

La neta, chole.

Se pasaron de verga.

Nos pasamos de verga.

Hay que dejar al pinche charro atrás.

Por mucho que duela.

Ira que yo… mis chicharrones truenan.

Neta.

No es mamada.

Soy mamador.


Poema mamadoriano.

La poesía mamadoriana > Maradona.


Esa sección dos es una muestra más de mi mamadoradería. Soy un futbolartista……… ¿qué quieren que haga?


La neta, si ustedes me quieren leer: éntrenle.


Les voy a dar una probadita de la eternidad. No es cosa menor. Es la razón de ser. El ser y estar. La pinche respuesta a Hamlet. A la verga. Quiero presentarme a unas pinches elecciones personales que me permitan presentar mi proyecto de resolución del sistema complejo social en el que vivimos. Es algo sutil, mamador, pero que también es super poderoso. Y tiene un nombre: Tico Commons. Y lo que presento al procomún para que elijamos otra pinche cosa. A la verga.


Los mítines de campaña de Golman eran pequeños sketches que se presentaban en un formato más conseguido que lo que en su día Dave Chapelle regaló a su amo.


En esa sección tengo a Dave Chapelle transitando. De pronto: pum, es un artículo para cabellero.


La historia de tres cartuchos es una de las mejores historias de mi México. Y como no puede ser casi nunca posible, la anécdota me compete a mi persona. Lo se, so se. Me paso de verga. Siempre estoy contando alguna pinche historia mamadora. Un mamador no se puede dejar estar. Estamos chingando la marrana todo el pinche tiempo. Por eso escribimos. Por eso cuando queremos ir al punto le echamos piquín. Y así mejor. La vida que decidimos amar es una hipérbole de lo que soñamos con tantito chile. Ancho. Seco. Pum: te colé meterte mi miembro erecto por el ano y que pienses que el puto eres tú y NO yo. ¿Qué? ¿A quién insunas que le meten la verga de quién? ¿Qué vergas quieres decir con ese otro sentido? Somos los incompletos del sentido único. No atendemos a otra realidad.


De pronto todo cambia.


Un marco referencial nuevo.


Nuevas reglas: nueve.


Un nuevo pacto.


Una agenda revolucionaria.


Alinearnos con Chile.


De pronto hoy toda la derecha latinoamericana se siente con la libertad de opinar, con recelo, lo que el pueblo de Chile votó. Dirán como quién se engaña en el poquer: votaron mal, queriendo decir: no votaron al mío.

Las elecciones de Chile le queda muy lejos a casi todos mis compañeros del brete. No les importa lo que pasa más allá de sus vidas. Vidas buenas. De primer mundo. El privilegio mayor: Maslow a la novena potencia. El latino feliz es muy muy feliz. Lo sabemos todas las personas latinas.

El feminismo no da vida.

Un día, hace no mucho, fuimos unos machistas de la verga. Y no lo veíamos. Nos sentíamos los muy verguitas. Fuimos la última pecsi en el desierto. Por esta. ¿A poco no me crees? ¡Qué tranza!

Yo soy un valedor de nueve barrios de la capirucha. Yo fui escolta en Xochimilco. Yo fui barrio y competí futbolarte en mi capital. De una manera singular cuya pulsión sigue viva en cada paso que doy dirigiéndome a la porteria. El gol es mi noción. No soy nada mejor que gol. No tengo una tesis más robusta que el gol. El gol es mi salvador, nada me faltará. Mi gol va a romper todas las cadenas que todavía sostienes en la empuñadura de la impostura moral, legal, formal, marcial, oral, estatal, asumida, putrefacta, irremediable, que te define en esas nueve dimensiones de un polo de la existencia.

El otro polo es otro pedo. Ahí se puede decir puto. Y la gente agarra el pedo. El pedo es alrevés. O más bien ortogonal. Nada que ver con el orto de un boludo. Del otro de una boluda ya podríamos empezar a hablar. No es lo mismo una mina que un chanta. Regla número uno del Tico Commons.

La vanguardia requiere un esquema nuevo cada dos por tres. De pronto mentalmente superamos el estado de sorpresa del último gran autor de los libros que nos cambian para siempre. ¿Qué pasa si este texto nunca es libro? ¿Qué pasa si la lectura de esta liturgia se da ya directamente en la NEW internet que proponemos para liarla parda? ¿Qué acaso no queremos un nuevo chingado estatus quo? A esto me presento yo. A que le demos la vuelta de una vez por todas. En nueve días. Empezando hoy. Y recorriendo el máximo camino hacia la emergencia colectiva de todos y todas de una pinche vez por todas.

Lema de campaña: un dos tres por mi y por todas mis compañeras.

En ese lema cabemos todas. Ahí estamos todas feminizadas. Incluida Davida Chapelle.

Y Atahualpa habiendo transitado también.

Hay que ver lo que Perú representa entre uno y otro polo de su vinculación afectiva con Atahualpa y su indiferencia absoluta al premio nobel blanco de su país.

¿Acaso no pecan los suecos también de clasismo por elegir a estos gilipollas?

Me estoy pasando con la derecha de mi país. No debo tratar así a nadie, especialmente si es el amo. Uno no puedo joder la marrana. Estamos en una cultura heteropatriarcal armada y adicta a la violencia del macho alfa local. Somos gallos. No muchos, pero muy machos. El alma henchida de un pelao desde Patagonia hasta Yukon. Nuestra representación dentro de este espacio continental tiene un par de cojones y muchos huevos que nos cuelgan hasta rozar la tierra que nuestra esperma regó. La regamos. Hay que aceptarlo. Los curas los primeros. Esperma de cura.

Lectura de los espermatozoides muertos de un capellán.

Segunda lectura: lectura de Pau a los niños y las niñas maltratadas por un cabrón hijo de la gran puta en sotana.

La razón está en las víctimas. El perpetrador de la violencia es la escoria que la asume como normal. Es el heteropatriarcado el que ha llevado ahí ese pensamiento retrograda. ¿Acaso no lo ves, gilipollas? ¿Cómo quieres que te lo explique? Te puedo escribir unas parábolas para que entiendas las alegorías de lo que te pueda servir para marcar los márgenes de nuestra noción de lo que debemos hacer para realizarnos, y con ello, ayudar un poco a la resolución del trivial problema que nos aqueja. No es tan dificil. Nosotros los ticos hace año que lo practicamos. Y nos resulta sumamente gratificante y pura vida. No estamos aquí para monopolizar la independencia de nuestra historia comprada a los militares. La violencia que pregonan es una trampa que nos han tendido. Y Chile es un ejemplo de todo ello. Para entender New América hay que empezar en Chile. De ahí nos podemos ir al resto del continente para retratarnos tal y como somos. En esta terrible dualidad maniquea que nos pone delante de los némesis que adoramos odiar. El latinoamericano es muy de odiar cabrón, como se odia a un rival de futbol. Es irracional. Lo sabemos. El fútbol, así sólo, es una pinche mamada. Es el principal placebo de la sociedad gilipollas. Mis términos filosóficos tienen nombres provocadores para dar directamente por el culo. Porque es justo y necesario. Es nuestro deber y salvación. Y por eso te damos gracias, Dios Padre, creador de todo lo visible y lo invisible. Como estas visibles letras que me regalas para regar en las caras de toda tu congregación que te recibe como un bukakke suave de primavera.

Nuestros antepasados ya disfrutaban enormemente la temporada de bukakke.

No le busques en google. Te van a salir unas cosas horribles. Caras mutiladas con heteropatriarcado desmedido. ¿Hasta dónde íbamos a llevar ésta tontería? Pues a toro pasado, ya nos cargó el payaso. Pero podemos echar marcha atrás. Hacer ver que no estábamos ahí. Que aquello no iba con nosotras. Que no nos causaba placer. Que todo el mundo estaba ahí porque quería. Por el santo milagro del sagrado esperma que dio concepción al último hijo varón de Dios Padre: Golman; servidor.

Soy fruto de un bukakke. Ahí está; lo dije. El pinche elefante en la habitación. Lo saqué. A la verga. A ver ahora qué haces con esa información. Yo ya la di. Ahora no es mi pedo. Es una provocación hacia el espacio vacío. La transgresión del sentido. La cruzada contra lo literal. Por la marginalidad de nuestras periferias. Como si tan sólo los centralismos tuvieran necesidad de expresarse hasta el límite de lo social y moralmente aguantable después de tanta gilipollez.

Perdonad si utilizo mal el gilipollas. Lo cierto que es vuestra lengua, que es mía, me da un poco por el culo. De tal manera que me dan ganas de borrarla toda. Descartarla de mis elecciones. No optar nunca más por ella. Renunciar a usarla. Por dar por el saco al ultranacionalismo español al mismo tiempo que le dan por el culo una manada de sodomitas venidos de Gamorra para equilibrar el karma que debían desfogar sobre tan majestuosos anos dilatados ávidos de vergononón de Bergoglio.

Este papa agarra el pedo. Pero también hay que entender a su pandilla. Son todos de un club específico de patriarcas. Aquí sí no se puede utilizar el prefijo hetero. Pero esto no le quita poética. Ni justicia. Lo divino aquí deviene legal. Y nos vemos una vez más en un juicio 2022 años después en el que esta vez no se juzga al hijo de Dios, aunque esta vez acude como testigo, dando testimonio de lo ahí visto, relator de los momentos más singulares del juicio más manipulado de la historia de los mismos dos bandos representados, a grandes rasgos, en el juicio del prusés.

Yo tendría un capítulo parte del prusés. Y me despacharía como quien da por culo a diestra y siniestra. Si ya desvirgamos, de un plumazo a todos los machos ibéricos presentes, en un acto colectivo de dejar de creer en la virgen. Ojo aquí a lo que un mexicano guadalupano transita para sacar de lo que representa su ser pleno, menos la virgencita de Guadalupe. Qué historia, por Dios.

Esta es la historia de la anunciación de Jesús.

Es la historia de una buena nueva.

Es el evangelio escrito por los nueve dedos sagrados de Dios hijo nou: Golman.


La anuncación no se equivocó: los 66 minutos marcaan los límites referidos a nuestro inverso..

Los primeros 66 minutos de un día. Una especie de temporalidad reconsdierada. Como quien se mete a una conversación que no sabe cómo podría venir a caer mierda de esta singlaridad.

Esto es el fin: el principio del camino opuesto.

El ángel de la anunciación ganó un ingreso para deleitar a chicas y grandes en este gesto de comunión.

ALLS

Mi campaña personal todavía continua

Hola, soy Golman, el candidato a un mundo NEW

Quedan 24 minutos para que acabe el sábado. Imaginemos que tenía una tarea para entregar antes del domingo. En estos minutos les escribo nueve tesis:

  1. La dualidad soluciona el problema de NEW spain.
  2. La multiversalidad existe.
  3. Lo NEW mola.
  4. Quién no lee pierde.
  5. Quién no escribe es tonto.
  6. Jesús es tonto.
  7. Los némesis se rescatan.
  8. Los cínicos hijos de la gran puta existen.
  9. GOLman: esta es mi dimensión. Por alejarme a la verga del número uno. Sin pasarme de listo. De lo que algunos llaman raya. Yo soy un futbolartista. Y voy a ganar el próximo mundial de futbolarte.

Y a otra cosa mariposa.


Yo soy actuario; no pendejo.


NO PENDEJO!!!!!!!!!


O!!!!!!!!!


!!!!!!!!!


?????????


Les voy a contar los nueve años más chingones de la pinche vida. La neta. Mi vida los primeros nueve años del milenio. Una réplica a Jesús, mi carnal.


Historias cortas que en nueve palabras alteran la vara.


La vara es la verga.


NEWMEX is difffffffffent!!!!!!!!!


Eso es lo que represnta a México: la neta.


La neta del planeta es una hoy ahoritititititititititita: ËSTA.


Yo soy el NEW acento sobre la é.


No es la nave/traje espacial feedbackloopper 9.


¿A qué le quieres jugar?


VERDE MËXICO


MËXICO ya se curó.


El título de mi ficción.

Una novela en cada frase.

Un ejercito obsoleto.


¿En qué voy a trabajar si lo que hacía ya no vale para nada?


El miedo profundo de caer.


¿Por qué odiamos tanto rato?


No lo podéis evitar, hijos de la gran puta. Sois como unos putos inverbes subnormales. Esperar a que crescáis. Seguiréis siendo subnormales. Habéis sido el cáncer todo el tiempo. Vuestra subnormalidad no jodió la existencia. Porque no te aguanto, desgraciado. ¿Me escuchas?

Nueve acentos españoles.


Nueve acentos diferentes de la ciudad.


Retratar lo que ya existe.


Currarte un camino alternativo, a partir de ahora: ALLS.


A la Surreal Academia de la NEW lengua ticatalaaaaaaaaaana.


En esa NEW lengua cupieron nueve versiones alteradas de la última langua registrada: la de ayer. ¿Cómo hizo uso nuestro pueblo NEW?


Si no lo capatáis a la primera, a la 99 te será claro.


Las repeticiones no te hacen más de la verga.


Es posible que YA seas de la verga.


Existe una alta probabilidad de que seas MUY de la verga.


Pregúntate si eres de la verga.


Ejercicio de erudición por mis huevoooooooootes.


MAMADOR


En MËXICO el mamador es mamador.


NO es un pinche pleanasmo PINCHE gachupín.


Joder, si te han escupido pinche gachupín en la jeta, o me lo he ganado o estoy ante un puto de verdad.


PUTO DE VERDAD


#dadgoesoutofthecloset


AT 99


Tengo 53 años y jugaré mi tercer mundial. Yo le ofrecí nueve años de lo que me queda de futbolarte: y hoy empiezan a contar.


El día después de mi elección. Todo cambió a partir de esa provocación. Llegó de último momento como no queriendo la cosa. Como si tuviera miedo de presentarse. ¿Quién dijo miedo? Yo soy así y esta es mi pinche campaña ¿qué pedo?


O sea, si hay veces en los que tienes que mandar a un pendejo a chingar a su pinche madre.


Las 99 frases mexicanas más de la verga.


Los 99 mexicanos más ofendidos.


Cómo nos odian……… chale.


MËXICO es chafa.


MËXICO apesta.


MËXICO es chido.


MËXICO es feminista.


Nos lo enseñaron todo ellas. ¿Y qué pedo nosotras?


Si usas, cómo yo, el femenino para reconocer que todas somos ellas. Por la falta y omisión del pasado.


Repetir después de mí: por mi culpa, por mi culpa, por mi culpa, por mi culpa, por mi culpa, por mi culpa, por mi culpa, por mi culpa, por mi puta culpa.


Ese es el sentimiento de nueve cuando perdiste un partido por tu puta culpa. El nueve sabe cargar con esas culpas. Pero el equipo no es sólo el nueve que tuvo la puta culpa. Todos perdimos el puto partido. Porque nos metieron más goles de los que metimos. Esto va de goles. Y yo tengo gol. GOLman. Se espera que Golman tenga gol. Es una tautología. Una obviedad. Quedas como pendejo cuando dices una pendejada. Abstente.


El silencio es inhibidor de pendejadas.


Úsalo.


Luego rómpelo a la verga.


No se rompe.


Se penetra.


Te penetran.


Y te gusta.


PAM


Una PAM no es un PAAAAAAAAAM.


Cada cosa en su sitio NEW.


Un filtro de noventa y nueve estados de libertad.


A partir de aquí: nada.


ALLS


Dos colores bailan entre sí.


Los multiversos son los colores.

Hay doce pero puedes existir en 9

La simplificación ha matado el auge de la multiversalidad a la que ahora consagramos nuestra única oración: ALLS.


La literatura de ALLS se organiza en un compendio en la que cada momento te llega a un dispositivo desde dónde te los mandas a tí mismo. Tus razones de percibir que has alcanzado el límite superior del gozo y la penitud, llena eres, TÜ, ahora mismo de NEW gracia. Y con eso la misa te da todo lo que necesitas: seguir siendo buena persona, como Jesús, y María también por ser la madre que quiero ser, si a mi hijo se le ocurre organizar una revolución que altere el STATUS QUO del mundo mundial.


No habla con acento de Hugo Sánchez caminado en Jorge Juan.


Jorge Juan Férnandez.


Corría el año 9. Yo ya había hecho lo propio. Trasladé el hospital de 609 años de historia y construí un éxodo de escalas bíblicas para que mi huella como pastor de rebaños con el gesto primero de mi apostolado de hermano mayor de Jesús.


Dios Padre fue muy transparente: tenés que superar a tu carnal. Somos una familia competitiva. Sal y diviértete.


Llevo a Cruyff a dentro. Y me estoy preparando física y mentalmente para ser covocado por mi seleccionador. Estoy listo para ser el 9 de un pueblo NEW.


Gritan en la tele. La sexta por la noche.


Las dos Españas.


Hay quién todavía piensa que sólo es una.


Cierran filas.


Sus 99 superhombres españoles, españoles, españoles, españoles, españoles, españoles, españoles, españoles, españoles.


Los nueve veces españoles.


Eso define a un NEW spaniard.


¿Lo pillas?


I’m here to open the NEW way.


Let’s work this shit up!


Let’s see what we have to do as a community.


Let’s vote on NEW shit!


Can you people make scenarios?


Imagina que tienes que renunciar a tu idea. Que no vale los 9 años que te quedan por delante para acudir a ella con el compromiso de transformarlo todo por completo. Yo les he presentado un plan en corto y al pie. Un camino a seguir en el que ustedes tendrán alguna cosa a decir/hacer/leer/opinar/discrepar como abogado del mismísimo NEW diablo/escuchar/callar/respetar/sublimar. Una serie de atributos que nos comprometen a estos nueve actos-sentimientos. La germanización de los conceptos duales. La lengua metafóricamente libre según nuestra adaptación a las nueves dimensiones del ticatalán.


Nunca nadie ha escrito tanto sobre el ticatalán en otra lengua que no sea ésta.


Yo voy al centro del laberinto de Horta y salgo en 99 segundos por la puerta grande.


Soy más grande que Eloy Cabazos.


Un español poco conocedor del mundo del toro no tiene ni puta idea de quién coño es ese tal Eloy Cabazos. Eso, hasta cierto punto es normal. Hay gente a la que no le gusta los toros. Es más, hay gente que percibe una salvajada de la edad media que se mate un toro para la diversión de los aficionados de la Fiesta del Toro de lidia. La fiesta nacional Ticatalana.


El peligro de asociarte a según qué símbolos. Como ser del Real Madrid. Yo lo era.


¿Qué pasa? Ya no.


No pasa nada.


Lo pillo.


Me gusta.


No me gusta.


No pasa nada.


Discrepar es vivir. Así es España. Adoran odiarse. Lo hacen continuamente. Se han odiado siempre. Ahora quedan en la tele para presentarse así mismo ante sus antípodas. Los amantes de la unicidad. Los defensores de los bastiones de las nueve familias realmente grandes de España. Su corte. Sus historias de terror.


La NEW net.


Quería decir NEW netflix. Ya es otra cosa. A la que puede que ya tengan protegido con un arsenal de horas contratadas y blindadas de lo que podría rescatar lo que básicamente es SU idea de lo que cualquier otra cosa NEW de NEW generation supera tras una disrupción social transitoria.


Disrupciones sociales transitorias.


9999 ideas a las que atender.


Acciones colectivas de autoorganización.


Are you going to do things the same way?


Are you ready to rock this land with the sweet song of a NEW inferno.


ALEX INFERNO


666666


999999999

Ya me pasé 14 minutos.

¿Qué digo 14 minutos… más sesenta…. más 24?
Un minuto más…
Igual a 99 minutos.

Domingo. Molt d’hora, molt d’hora, molt d’hora, molt d’hora, molt d’hora, molt d’hora, molt d’hora, molt d’hora, molt d’hora.


Mañana hay que madrugar. Mi hija juega basket. Tiene 9 años. Los ciclos de 9 años se acaban. Y se abre una nueva fase. Nueve por cinco; cuarenta y cinco. Son los años que tengo. Para cerrar mi quinto ciclo. Podríamos plantearnos una revolución que nos sirva a ambos para cambiar de ciclo, y comenzar uno NEW.


Más ideas de las que podemos sostener. Una única lectura es insuficiente. Multiversemos la versión del ideas social con que nos podemos tropezar cuando nos demos cuenta de que la gracias colectiva de nuestro último son se baila al paso que damos en una fiesta en la que se baila con la certeza de que no hay otra cosa mejor en la que podríamos pensar. Bailar juntos en navidad. Hemos abierto el espacio para que nos encontresmos en la espacialidad de la fiesta a la que acudimos de colados. Uno colado en una fiesta es la certeza que no estamos en una noña cena. Un sitio vivo. Amigos. Diyei. Sólo los anfitriones de grandes revens saben cómo asistir al entretenimiento masivo de una banda buena onda.


Las multitudinarias reuinones de bandas afines de la comunidad escolar.


Aquello de conocernos en un contexto distinto al de aprender.


Vivir la vida libres.


Cayetanos.


Obreros.


Inmunels.


Antivacunas.


Antitaurinos.


Grandes de España.


Franquistas.


Fascistas.


Nazis.


Xenófobos.


Capussoto disfrazado de su personaje fascista postmoderno se pregunta: ¿qué hay de malo llevar este bigote?


Es un chiste fuerte. Casi un insulto injustificable a nuestra cosa más sagrada.


Pasarse de verga.


Verga.


Vergas


Homoerotismo mexicano.


Por buscarle una salida. Un efecto transformador a lo que ya éramos. Estábamos chidos. En su día. Más o menos. ¿A poco no?


¿A poco no podríamos abolir el uso del «a poco no»?


Las 99 dimensiones se obtienen empezando a caminar.


Por ahí empecé.


Caminando.


Lo primero que debemos enseñarle a la gente es a caminar.


Barcelona se camina.


Deja tu dependencia a la tecnología.


Bajémosle de huevos a nuestra huella energética.


Asumámos un mínimo común objetivo por el que luchar al unísono.


ALUNÏSONO


So I’m tailoring you to have some autonomy of action. Half of your efforts you may place in a collective quest to change the world. And achieve 99 unmet needs forward. Two PCP/PPI to kick of next year. Tailored in PiPPi. We are going to rock the world with the other 99 unmet needs that don’t make it all the way to the top of what we are striving for. It’s the narrative that is taking place what counts as a move forward all the way up to the ninth division.

I meant ninght dimension.

But that’s alright. Back in the futbolart dimension. I can play futubolart at nine diferent teams of the 9th division in NEW capital: NEW barcina.

O ban.

Obanman, el turcoman.

Kurdo, me decía el Toi.

Teuffer.

Tica.

Ser de MËXICO y CÖSTAR.

ICA indignada.

Por la alienza con MËXICO………¿dónde se ha visto?

Esa ICA indignada me la conozco.

¿Vio?

¿O no vio?

Di, nosiatonto.

Siastanhijueputa.

La vara es otra vaina completamente en las antípodas de lo que pensás vos.

Y hay que asimilar esa realidad: las antípodas.

Otros mundos.

Contrarios.

Como el rival de futbol.

Como el rival político.

Como el mal de este cochino mundo.

Como Satanás.


Los cortes le dan aire a mis libros. Qué digo libros, pensamientos. A la edad que tengo ya no pienso mi vida en función de la empresa que paga mi sueldo, sino al impacto que puede ejercer sobre la vida misma que acontece en cada día. Y voy a citar a dos personas de Antares: comenzando por un pensamiento a raíz de un pensamiento, y su vez, a pensar un poema, y regalarlo.

El que lee poesía es sabio. Pero el que la regala en el instante preciso es además un genio.

América es una genio.

América es una genia del barrio de Salamanca. Y de Perú.

Dividida como yo.

Su pensamiento tiene hora y fecha:

A raíz de un pensamiento de Jorge Juan, América en cosa de 99 segundos elaboró un pensamiento propio para regalarle ahí su atención, y hay que ver lo que de ahí salió.

En 99 segundos tenés la oportunidad de darle la vuelta a tu vida. 99 segundos sostienen la atención necesaria para responderte algo que te transforme. Y lo voy a hacer. Otra vez.

Jorge Juan es el primer blogger que conocí. Lo leía a veces. Fue muy popular en su día, tanto, que lo petó. Jorge Juan tenía la capacidad de escribir sus ideas y pensamientos y los sabía clasificar. Jorge Juan es un ordenador de conceptos. Una mente privilegiada e inquieta en la búsqueda de alargar sus aprendizajes hacia la frontera de lo (im)posible.

Jorge Juan de joven era confundido con Tom Cruise en Oviedo.

Jorge Juan empezó a escribir un blog profesional. Lo llamó salud&gestión, como la primera empresa de Eduard, su maestro. El púpilo avanzado por la vía del fastrack. Compartir horas de vuelo con un experto en el sector sanitario. Un juego de espejos. Y lo que se refleja en el espejo no es lo mismo. Y en mucho casos colisionan. En otros se (re)definen. Uno tiene personas con las que aprende a trabajar. Hay elementos del trabajo que se desarrollan con la disciplina del apendiz. Y el desarrollo de un aprendizaje de quién desvela los secretos de trabajar por proyectos, con gente, y con un calendario determiando. Creando cosas. Para tomar decisiones. Y cobrar. Cobrar por trabajar analizando, opinando y resolviendo los nudos de nuestros procesos de trabajo. Eduard y Jorge Juan se respetaban profesionalmente, en cambio, se despreciaban.

En realidad pasaron 9 años juntos. Odiándose. Aprendiendo. Tensando la cuerda. Mal. Pero ahí a cambio de acervo de crecimiento. Por permanencia voluntaria. Como una cruz que se carga con estoicismo. Pero por una codependencia enfermiza que provoca un jefe psicópata que ejerce el juego de poder sobre todos sus subordinados. Ejerce su hijueputismo frente a sus socios, a quiénes aterroriza aprovechando sus debiidades más sensibles. Las vulnerabilidades son la obsesión de un liderazgo muy rancio que se practica en Barcelona y en Madrid por igual. Con varios grados desagradables de hijos de la gran puta ejerciendo el derecho a pasarse varios pueblos. La cabeza en varios lados. La tensión de una estructura de jerarquías que atemoriza en medio de un aire de profesionalidad que esconde las sandeces del patrón.

Al hijo varón se le ha solapado en toda sociedad la posibilidad de ser un cerdo de la gran puta. El privilegio otorgado por las buenas costumbres católicas, apostólicas y romanas. Hay algo español, español, español, en todo eso. Hay que haberlo vivido. Y fui testigo. Y por eso, ahora, un ciclo después, lo cuento.

En realidad, la web tiene memoria. Y está ahí. Si uno guarda sus recuerdos es por algo. Por exponer lo quno piensa. Pensamientos les tageó Jorge Juan. Y el resto lo clasificó así:

12 cateforías que reflejan la estructura mental y ecuménica que Jorge Juan, caminando por la calle Jorge Juan, a la altura de Carrero Blanco.

Vamos a analizar las 12 categorías, sin clickar en ellas, como un ejercicio de anticipación a lo que uno llega cuando explora la página de una persona a la que quieres entender. Y te topas con Jorge Juan. Los buenos lectores hacen esto. Normalmente son bloggers. Gente con experiencia en la red. Con el culo pelao en dar comentarios en las páginas de otros. Con la netiquette fina. Jorge Juan ha compilado aquí un saber. Con una prosa precisa. Pensamientos que nos compromenten a pensar más allá. Ideas que construyen. El pensamiento formal en un formato fresco de lo que representaba el futuro según el Jorge Juan del año 9 del milenio. Hay elementos de este conocimiento que en su momento fueron la vanguardia española de las publicaciones de creadores en al red. La voz de Jorge Juan se escucha y se respecta hoy día, 9 veces más que la de Eduard. Lo que hacía Jorge Juan Eduard no lo entendió nunca. Lo vio años después. Lo quiso abarcar para sí. Mantenerlo sobre su sombrilla. A sus órdenes. Tras nueve años de seguir ahí, lo dejó. Un cisma para la empresa. El despegue de Jorge Juan en libertad. Un libro que desbordó todos los límites de las publicaciones de futuristas en el territorio. El pdf más descargado de la historia de Infonomía. Un clásico referente de una comunidad que le siguió hasta la cumbre de poder en la cima de la MIT europea, EIT Health. Headquarters. Director de Innovación.

El blog de Jorge Juan es historia de la innovación en Europa. Sobre todo de una parte. El conocimiento formal. Los negocios y la sociedad de la información. La transformación tecnológica y el mundo de los los gurús. Crear contenido para la productividad de la sociedad, de acuerdo a los estándares de las escuelas de negocio. Todo muy formal.

Jorge Juan tuvo la soltura de la publicación de sus ideas en formatos que probaron ser efectivos para llegar a su público. Y trabajó sobre eso de manera colaborativa, entrevistando a todo aquél que le aportaba algo. Aprovechando cada oportunidad para desarrollar metodológica. Dándole la vuelta a todo lo escrito y publicado sobre la materia. No sólo lo últimos. También lo que hay que ir a buscar en los libros. Estar al día. Leer más. De fuentes primeras. Y hasta algo de la literatura. Para luego dejarlo todo preparado para sintetizar el aprendizaje de la lectura. Y transformarme transcribiendo ese efecto.

¿Pero qué le dijo América?

Le contestó con un poema. De Benedetti. Y le dejó sembrado.

Pero no fue el único comentario.

Este fue el segundo, al día siguiente, pero igualmente profundo.

Pero el que realmente marcó a Jorge Juan fue el poema que América le recitó:

Algo raro le pasaba a Jorge Juan.

Era un mensaje para sí mismo. Y para quién lo leyera. Ahí estaba. Pasaba algo raro. Pero no por mucho tiempo.

Hasta que un día voló, y tocó el techo del límite superior: ALLS.

Tengo que empezar hoy

He sido testigo de lo que hay que hacer. Y lo estoy haciendo. No es solo una cosa. Son muchas. Justo al contrario de lo que has escuchado en no sé cuántos videos de Tútup.

Yo puedo crear una comunidad alrededor de 99 conceptos.

He creado 99 ideas de redes sociales.

Yo vine aquí a hablar de mis 99 libros.

O libretas. ¿Qué más da?

¿Qué quieres que te venda? Un libro de arte o un libro serio. Tengo 99. De cada uno.

La dualidad nos condiciona.

Y no hay pedo.

Este es el llamado del underworld.

Los tres territorios incas.

El cielo.

La tierra.

El subsuelo.

No es mi frase. Se la escuché hoy a Efra. Mi compañero doctor de Lima. Un compadre que como yo viene de Sant Pau. Somos una marca registrada. Efra, Golman, Dizelma, Tabernero, Ana (tomamos Stanford como pulpo), Vicky (el Mar és etern–de venda nou dies abans del proper Sant Jordi: A New Barcino. Nou llibres en un Sant Jordi. Golman no té limits per fer d’això el millor Bolaño que un latinoamericano o lationamericana puede llegar a ser en la reconquista de esta capital. El último Bolaño. I’m bigger than Stone. I’m a wanker, mate. Thought you’d know. Best seller on the ages 9 to 18. As if my book targetted a certain group of age minds. To control and pervert. Prevent, I meant. Those two are two diferent books, thou sold together. For only 9,99€. I do my own marketing. I’m Jesus older brother. Better caligrafy than Jesús. $EV·R. Si aprietas alt4ever tienes el NEW code. Ahí encontrarás a Golman siempre que lo busques. Con al menos una de sus 99 NEW parábolas. A code of conducto to the people, by the people. Enterprises are being organized up there. That’s the ultimate goal. For real we are playing a new evangelist game. We ought to come out and play. The rest of you: follow. Let’s aim as high as resolution day. Celebrated the 4th of July, in honour of my grandfather’s legacy on humour. 99 jokes my grandfather invented. What we Corderos de Dios have brought to renewed society after GOD Father, Father Xmas, Dante Aligheri, Homer, notice the hetorpatriarchy tendency takes me to an all male list. All the way until 99. Some women would find this an insult they are not able to let go. Let pass another one. Not in the name of any other women being as much as wispered too hard, unless the unluck the logical mistrust you ought to be careful about some dickhead macho idiots whoe still lump about the streets of any given city in the world, and 99 macho barrios. Macherías, le llamaban en la Nueva España, unos pocos insolentes que todavía se reían de las miserias que los señores les representaban con sus aires colonialistas de hombra blanco europeo. Los aires europeos uno ya no se los quita. Como el aire americano que llevamos dentro. Todo latinoamericano que quiera ser respetado en los Estados Unidos de América tiene que venir aquí y superarnos a todos de una manera clara y contundente para que te amemos con locura. Los americanos modernos saben amar lo que les tiran por la televisión de cable. Y por toda la basura de subnormalidades que los gringos cuelgan en internet desde el inicio de los siglos. La herencia de Americas most famous videos shows que se repitieron en 99 formatos distintos que todo Latinoamérica consumió. Y todo el mundo compró.

¿Por qué nos encanta Hollywood?

¿Por qué amamos Netflix?

Porque odiamos renunciar.

Queremos seguir consumiendo el entretenimiento gringo.

Amamos ser parte de él.

Soñamos con petarla en Hollywood.

O en NYC.

En Wall.

O Austin.

El sueño mexicano-americano.

Aspiramos a eso con todas nuestras ganas mexicanas de ser chingón.

Vamos a darle un sengudo a la banda para que les llegue ese sentimiento al fondo del estómago.

Ora sí éntrenle a los tacos.

Nos vamos al confort capitalista. Tan sólo gastar. Pero en tacos.

Consumir como único placer. El shopping mexicano. Shopping for luxury. Showing money off in Mexico. OMG. It’s unreal. Mexico tiene otras vibras eternas. En esas también se baña la banda. Y algunos fresas se sumergen en el elixir del buen pedo. Cero-mamón-crowd. #Deadtothemachomexican

Puedes optar aut.

Salte de esa pendejada.

Déjalo todo.

Vente a este otro pedo.

La vida simple de una trampa que compres o no, dos tazas.

Y vamos corriendo hacia la esclavitud que amamos odiar. Y nos dejamos llevar por la sensación de que estamos siendo injustamente tratados para la magnitud de mi aportación a que consigamos el esfuerzo de cocreación común al que no podemos faltar. Una ÜLTIMA red social. La que les voy a compartir como un tema personal irrenunciable al que quiero que me sigan ustedes. Y sólo ustedes. No más de 9. ¿Qué hago para elegir a los primeros nueve?

Los pienso bien.

El equipo lo es todo.

Yo voy a asumir que soy parte de este equipo. Vengo del Carmelo y soy más grande que el Pijo Aparte. Si usted en su mísero barrio de su pueblo, ciudad, barracas, playa, potrero, selva, solar, cajero, banco, tiene un personaje que quiera sacar a concursar al ULTIMATE SOCIAL GAME. El USG. Or just USG. Sólo nosotros. Un grupo pequeño. Con el que actuar en asociación de escuadrones de 9 feedbacklooppers. Como si con eso tuviéramos para ir a conquistar Marte. Como habríamos mandado a Colón, si nos los viniera a explicar en un Shark Tank pitch en la plaza del Rey de la Ciudad NEW capital de todas las otras NEW cities del NEW world. Welcome. I’ve been expecting to come out. And the time has come. I’m not intoxicated anymore. Grow up. Wipe your asshole. Wipe, you asshole. What a diference a coma makes. Literature, and language, is like that. In a greater dimension than ever really been thought about until now. Until USTIME. OURT. OURT is a fuckin genious social system game. A NEW startup. The mother of all narratives. The greatest story in NEW history. If time was to start now: in a countdown. This time not from ten. Fuck ten. And the decimal system. Let me be crystal clear: fuck the decimal system. And fuck the queen. WTF.

The Royal family can certainly take a joke.

Don’t be small, Britain.

Britanny: never thought it came from thou.

Thou art a glorious story for an island.

I’m traking to break your balls.

Y’all wankers.

I said I was one, too.

You read?

You write?

You publish?

You translate?

You recite?

You debate?

You dance?

You tennis?

You futbolart?

You do all those nine things. T’is my model.

And here I fold.

I rather not bet any longer.

I’ve got no time to waste.

Nor you.

Read this long thread.

It’s only 99 steps away.

We’ll go all the way there.

Only I’ll try to sell myself.

To the least criminals as possible.

Free world reinbursment social model.

You get some reward from your collective action.

I did talk about this when we went to pitch unocent.org to the people we tried to convice that this was the way. The problem with the startup state of mind is that you are playing to win in the capitalist game. The get real and beat the odds in the American old fashion way. I’m sorry to pee on your ball but I’d like to see the other side of you. The one we south of the boarder digg about you as a whole, as an intimate story of that that you are not. Like the Qman Shaman dude who just found out he’s going to spent the next 999 days in jail for following the far right plan to take over democratic elected government. Right in the USA. We’ve seen it. We saw you. You are out of fucking minds, neighbor. And trust me, I love you. But let’s not fall into the threat of loosing it (if you have not already lost it) . Imagine the doubt. You are sweding. That’s like trying to be Swedish. It’s impossible. We understand each other’s differences in Europe. We take it you are playing NORTHERN GODS up there. We are tropical beasts from the caribean, man. We are tropical yeast from the mediterraneaum. We are tropical plancton for our fish. We are argentinian meat at the asado at the boludo Golman steak: beast fake argentinian flow (better than the original). NO CHANTAS ALLOWED.

The no chantas policy.

#nochantasmetoo

No veas los chantas ofendidos en argentina. No lo podían creer. Estaban in-dig-na-dos. Unos cretinos absolutos sufriendo el más duro revés. Shaming social. A todo un país. Señorita, va dejar que el mundo entero se burle de nosotros. Trust me: va a pasar.

Te va a pasar.

A mi también.

Y hay que estar preparado.

Y preparada.

Si la cosa fuera ocuparnos, ¿de qué habría que hacerlo?

Lógica de las preguntas.

Preguntar en actos públicos.

Yo soy el Cinca, el Blesa, el Sierra, la Baiget, el Nomdedéu, la Craywinquel, el Benito, el Ris, i la Puig.

M’he deixat a en Jordi.

No patiu, jo tinc cultura d’hospital. Ja ho vaig intentar un cop. I no m’en vaig ensortir. Jo ja tenia un discurs sobre la innovació en un hospital quan hi treballava a Sant Pau al 2005. Pero el primer cop que jo vaig treballar per Sant Pau va esser al 19 de setembre de 2001, el meu primer dia de feina un hospital.

Només arrivar al edifici de la Administració que en Lluis Domenech i Muntaner va tenir en compte per allotjar a aquells que vetllen per a la gestió de tot lo que pasa en un centre sanitari com el que nosaltres tenir l’honor de cuidar com quelcom més que unes parets amb historia, sino l’acceptació de la renuncia, en la metáfora dels anys de servei que aquestes parets han tingut per nosaltres, al servei de Déu el Nostre Senyor, pare de totes nosaltres, les dones primer, i tot seguit el homes pecadors fill de puta que poden venir al confesionari i explicar quelcome feu per a veure qui té més collons de veure en quin dels nostres dos mons mana més el poder dels diners i la violencia o els diners representatius dels actius de Déu Nostre Senyor garant de la continuitat de la Institució que diuen els hereus d’un tal Pere que diu que vosté va enviar al seu únic fill, com a Gràçia d’un fet de violació perpetuat per un Colom que va donar per sac a un altre continent que el seu fill tot poderós i etern que hi és aqui mateix, al costat seu, que l’estic veient, amb els ulls aquests, la expresió de PAU que sempre relaxen les barbes del meu vei que veig remullar. Deu Pare es veu amenaçat per al súbit sentiment de la mort. I tot seguit no ho va aguantar. No va voler que això es pogués acabar. Per a Ell també. Això per un Déu pare deu ser molt fort. Pobre Pare Déu en el Seu Reigne Sublim en la plenitut del cosmos en la enteça sensera que la física cuántica ens permet ara vislumbrar com sense dubte el últim lloc El Gran Creador es va deixar les darreres migajas per a trobar la clau un mon nou emergent, a partir d’un lloc de paraules que fan riure fins al final del temps com boijos, ben escrit collons (res de cullons, Dani. Espabila, nano, que no ets nou. El culé asquerós que totes coneixem. La opinió d’elles. Només elles. Nois. No patiu. Bueno, si més no, si voleu podem llogar als jocs de trons que fem veure al nostre club que també això es Cosa Nostra.

A amb segones.

I terceres. I així fins a 99 dimensions més enllà. Per a mi l’objectiu és així d’alt. Com quelcom pla en el que Messi torna. I tot bé. Sense resentiments. Torna a jugar quant té la meva edat. L’edat de Golman. El repte per a Messi és brutal. Nou anys després, com aquell fill prodig que es va anar de casa perque també ell, noi, havia de sortir a fer fora la seva vida sense nosaltres. És molt complicar d’entendre? És molt dur de debó? De debó dieu sí, aixó sí, Sí: penétrame.

Penétrame.

Ópera prima.

Decidir. El mansplainning final. Fue el gancho publicitario que le ofreció su agente cuando se pusieron a debatir los pormenores de los trasiegos de la confección de un libro a partir de un texto. De una idea que se le explica a un amigo editor con el que puedes probar suerte para salir al mundo. Y que te lean. Como si no lo hubiera dicho antes. Como si este acceso universal que estará abierto y accesible un día limitado de días, tan sólo nueve. Los próximos nueve. Así que hasta ahí voy a abrir la afiliación para esta aventura final de emergencia colectiva al límite del caos. La transformación total de todas las cosas. Por cambiar. Por comenzar a hablar. Y ver cómo nos entedemos.

Sexualidad. Es un tema necesario. Que se enseñaba por gracia divina. Ese fue el camino tomado por nuestros padres. No sabían otro. Es el que siempre hemos tenido. Y el pueblo actuaba en consecuencia: se casaban pronto. Las reglas respecto a la sexualidad de los jóvenes se veía constreñido a una fase inicial de preparación en la que se combinan los métodos anglicanos con los métodos católicos. Siendo España la más alta escuela de referentes de la enseñanza hasta su nivel superior en la cumbres de las universidades y sus doctorandos con títulos, puestos, y fees que consumimos con nuestro saber hacer, nuestro éxito en el sector en el que nos movemos, y nuestra proyección del bienhacer de quién saca las buenas notas y en el mundo real, el del curro, y la vida ganada con el sudor de tus enterpraises mamertos del comercio, la economía y la sostenbilidad de un estado de bienestar consciente de atender las necesidades básicas insatisfechas de nuestra comunidad. Vamos a pensar, ya, de ahora hasta los próximos nueve días, en los puntos de reflexión del índice de las 99 cosas que Golman propuso en la famosa lista iniciática del NEW procomún: el tico commons.

El acuerdo del Tico Commons será ratificado por la firma personalísima de cada persona que se afilie a este manifiesto. Llamémoslo el Manifiesto de Golman. El momento exacto en el que la narrativa individual más periférica consigue hilvanar todas las energías para sigamos por un camino de surrealidad nacional que nos compromete el tiempo que integramos al último gran grupo de retos que tenemos como sociedad.

Yo creo que podemos sacar una lista de 99 temas. Y no la quisiera imponer desde aquí. Yo sólo. Eso no es innovación, me comunican. La idea de que un tipo sólo, de manera un tanto heróica pudo sacar de la chistera una narrativa completa asumible por la pertenencia a una raza que se puede ver al espejo al mismo tiempo, el día 9 a las 9:99. El acto más singular de la cocreación. La ruptura con el tiempo y el espacio. En un futuro inminente que se desplaza hacia nosotros. Una cuenta atrás. El fin del mundo. Y después……… vendrá otro.

Como un eterno retorno.

ALLS