Día 2: Inicio de curso de camino a ALLS

Cada año: vuelta a la escuela.

 

El ciclo. Debemos tenerlo claro una vez inscritos en la vida: esta vaina da vueltas. Un día lo percibes. Mañana será otro. Nunca igual. Y nosotros siempre estamos en este preciso instante. La consciencia es lo único encendido en nuestra línea de pensamiento. O somos la polla, o no somos nada.

 

Yo prefiero pensar que somos la polla. Todos. Cabras o cabros.

 

Esa frase es un libro. Exaltación de debate sobre el fin del machismo.

Continuar leyendo «Día 2: Inicio de curso de camino a ALLS»

Día uno: septiembre al procomún

Dualidad

Mi recorrido es retro. Feedbackloop. Voy y vuelvo. Siempre sobre una misma tradición circular. Quizás por la hipnosis del día que viene terco tras cada noche singular. Domir y vivir, como si dormido no se viviera en el paraiso. La vigilia is overrated.

El sueño, en cambio, demonizado. No se acuerde. Procure no soñar. Ni roncar. No está bien. Elimínelos. Lo vamos a revisar. El control es nuestro Dios, nada nos invadirá.

No puedo apartarme del surrealismo en una gesta como la total. Si se tratara de un último día, qué tendríamos que estar tramando para salvar al distopia futurista que lucha contra el mal en su día d… a no ser, que usted y los suyos, se levanten contra el máximo de los males. Como bichos gigates, hormigas, por ejemplo, con un talante nazi. Como si fuera una historia que no se podría repetir, pese a las señales claras de estar a la vuelta de la esquina. Te cruzar por la calle con una y la quieres aplastar. Te miras a los ojos. Ellas con su violencia extrema y sus afiladas fauces mordedoras. Malditas la odio. Acabo de matar una con una patada certera. Me estaba comiendo el pie mientras escribía aquí un poema en mi cuaderno de autor.

 

Mi oficio es feedbacklooper.

Continuar leyendo «Día uno: septiembre al procomún»

La exposición Weitn for the artist de Olman y Vera Elizondo

Weitn for the artist

He aquí la exposición completa. Estas son todas las piezas que forman parte de la exposición Weitn for the artist.

 

La intervención inicial fue de Vera, que se lanzó con naturalidad a probar una libreta y unos rotuladores nuevos que vio en mi mesa de trabajo. Su arte, tal y como se muestra en la pieza inicial es más fluido. La forma en la que utiliza el espacio, las formas y los colores tienen quizás relación con la introducción al arte que recibe en su escuela. La historia del arte es un buen sitio para reflejarse en un espejo que nos enseña rápidamente el valor de apreciar lo que otros han intentado transmitir, y de alguna manera, adaptarlo. Copiarlo directamente.

 

Esta primera pieza da nombre a la exposición. Mi intervención fui dibujar la W. Es la pieza en la que menos intervengo. El resultado es un significante nuevo: una palabra.

Weitn has no definition. No meaning. Perfect. There’s an empty space. Let’s use it. No rules apply. A new language might be able to adopt it. So one did. My own. Ticatalan.

 

Weitn for the artist

Weitn for the artist
About time!

Ojo rojo

La mirada del artista

 

 

WMVAT

Una pieza de la exposición

La escritura de Vera revela las mismas letras que en la portada de la exposición: eitn. WMVAT podría ser el nombre de una organización secreta. Un acrónimo. La W de arriba hace el juego a la nueva palabra: Weitn. De alguna manera las palabras que comenzamos a escribir son introducidas en un orden particular, y probablemente en un idioma. O no. La preparación de nuestra especie para escribir y leer. La experiencia del aprendizaje básico en la base de la pirámide. Escribir, leer y crear. Un corazón ratifica la dulzura de una niña de 6 años que asocia esta forma con el amor. Lo que está bien. Replicar lo aprendido en el contexto de la escuela en este otro sitio. Crear a partir de la experiencia. Por otra parte, mi intervención, en este caso, con una cara. Dibujar una cara parece ser un principio iniciático del arte. Nos vemos representados en el rostro. Los ojos. La boca. La nariz. Las orejas. La mente. ¿Qué proporción de lo que somos está en la cabeza?

Continuar leyendo «La exposición Weitn for the artist de Olman y Vera Elizondo»

Futbolarte

La dualidad es uno de mis temas centrales. En realidad es el primer sitio que nos permite alejarnos de la unicidad. La verdad sagrada parte de varios principios de unicidad. Aquellos principios inquebrantables que se convierten en diferentes experiencias vitales. Las multiculturalidad.

El futbolarte es un principio que me define. Puestos a identificar valores propios o temas particulares en los que proyectar mi obra, mi búsqueda, o el personaje que habita mis sueños, me topo con el futbolartista: GOLman Elizondo Pacheco. Este tipo, un servidor, recoge dos objetivos aparentemente no coincidentes, como el futbol y el arte, y los mezcla de una manera figurativa y literal, como queriendo provocar al público, aparentemente libre, de que la elección de GOLman nos libera a todos. El futbol en esta caso ayuda a preparar el marco para el acto autorrefencial.

¿Qué tanto más complicado es triunfar en el arte que en el futbol?

GOLman vino a cambiarlo todo. Optar a todo no debería estar invalidado. De hecho, Golman, garantiza al universalización del futbolarte para confeccionar la nueva sociedad artística

Fada i reina: millors amigues

Otra de las piezas de la exposición Weitn for the artist es la pieza titulada Fada i reina: millors amigues. En esta imagen todavía no se ve mi intervención.

La imaginación de los niños les lleva a crearse así mismos en diferentes circunstancias. Las hadas y las reinas están ahí en la paleta de las aventuras fantásticas que ahora mismo les ayudan a crear la fantansía más perfecta.

La relación entre diferentes estratos de la sociedad. Vivimos en una sociedad segmentada que nos hace pensar que formamos parte de un estrato social del cuál no podremos salir. Quizás el ascensor social funcionó en su día, pero ahora mismo se estancó. España vivió unos años muy duros de dictadura y una ilusión grande de dejarlo atrás y de construir un nuevo estado.

La reina tiene amigas imaginarias. Esta hada es una de ellas. Pero no busquen nada más. Leonor, la princesa heredera, de momento, tiene unos años más que Vera. Será reina en su día. En un reino, como España, la fantasía y la realidad se entrecruzan como expresiones de vitalidad surrealista que únicamente reafirman la dualidad española ante el espejo.

La corona de la reina tiene unas torres como la sagrada familia.

WM VAT

La exposición conjunta de las piezas en las que hemos intervenido mi hija y yo encierra el artista que éramos en ese preciso periodo en el que lo desarrollamos. Es una concepción del tiempo conjunta. El tiempo que delimita estas obras también encierra un proceso de producción y exhibición que nos acompaña a todos.

El tiempo pasa. Pronto mi hija habrá dejado atrás este proceso de creación y se habrá pasado a otro. Su escritura tendrá un sentido más cercano al lenguaje. En el momento de la producción de estas piezas la lectoescritura era parte de su aprendizaje de P5. Y la introducción de fonemas y letras les permitirá escribir y leer, de una manera quizás distinta a cómo aprendí en su día.

Lo mismo el arte. Nos vamos transformando con cada experiencia. El arte nos permite asimilar estos cambios y traducirlos en experiencias. Y también nos permite observar. Ver pasar el tiempo. O crear palabras y fonemas que no existen. Yuxtaposición de letras sin sentido. Quizás una expresión dadaista sin más.

Esta pieza contiene letras pero no palabras. El sentido no queda alterado por mi intervención, sino que simplemente se complementa con una cabeza, como veremos en la exposición, es una constante de lo que mi hija dibuja. La consciencia de uno mismo. Nuestro cuerpo. El otro. Nuestra relación con los demás. Hay un plano artístico detrás de todo el aprendizaje que nos lleva al lenguaje. Y el lenguaje artístico, como el matemático, son proceso paralelos que tienen la a mi entender el rango más elevado de lo que debemos asegurar como norma general para toda la población.

¿El arte puede transformar a un androide? Llegará un momento en el que los pensamientos del androide nos harán dudar. Como dudamos con Blade Runner.

Weitn for the Artist

Weitn for the artist

«Madurar es recuperar la seriedad con la que jugábamos cuando éramos niños.»

— Friedrich Nietzsche

“Todos los niños nacen artistas, lo difícil es seguir siendo un artista cuando crecemos.”

— Pablo Picasso

Weitn for the artist es el nombre de mi primera exposición. Se trata de una obra colectiva en la que hemos participado mi hija, Vera, y yo. No ha sido una situación planeada, sino simplemente una constatación: mi hija es artista, y yo he realizado el camino de vuelta para volver a serlo.

Mi búsqueda como artista, como sugiere Picasso, no es una tarea fácil para un adulto. En algún momento dejé de serlo. En cambio mi hija lleva la experiencia artística intacta desde que nació. Como Picasso, o como cualquier artista que se reconoce como tal desde joven, y se embarca en ese camino con una claridad que acompaña su obra desde el principio, o bien, desde el aprendizaje en las académias de las artes. El arte, de alguna u otra manera, necesita tener un espacio de iniciación. Y uno necesita interpretar aquello que se experimenta de manera intuitiva cuando, todavía niños, entramos en este otro mundo.

Pues yo he querido ir por el camino complejo. Me atrae la complejidad. Los grandes retos. La responsabilidad colectiva. Los escenarios. Las posibilidades de influencia. Las probabilidades. Los estados de la naturaleza. La emergencia de sistemas complejos sociales. Y así podría seguir con todos los temas que han transitado por mi mente, pero no aclararía ni mi método ni mi primera exposición.

La exposición me sirve para culminar esa espera agónica del artista que no se sigue desde pequeño. La vuelta atrás para saberse de nuevo artista. Y asumirlo. Asumirse a partir de la obra. Una obra coleccionable. Piezas únicas e irrepetibles que tienen el mérito de haber salido. De expresar algo. De insunuar. De divulgar. De protestar.

Mi arte y el de Vera confluyen en esta exposición. Para ambos será nuestra primera exposición. Porque mi camino como artista, esta espera acumulada, se topa con la manera natural con la que nuestro arte se expone.

Es un acto de madurez. Y también es un tributo a la intuición artística de quien no la ha extraviado. Mi recorrido me ha llevado a mi familia, a este encuentro con mi hija, en este punto coincidente de nuestra búsqueda como artistas.

Costa Rica campéon

Vea. Ustedes tampoco van a ser campeones.

Podemos enfrentarnos ante cualquier rival. Nuestro espíritu es el de una potencial multiversal.

Tenemos un plan.

Vamos a interpretarlo. Lo vamos a compartir con usted.

De momento escuche.

Bomba Sele – Pilón

Farid "Pilón" Nema Orozco, sacó lo mejor de su talento, en este hermoso material alucivo a la Sele. Aprovechando que ya casi inicia el mundial de Rusia.

Publiée par Nicoya TV sur samedi 9 juin 2018

El nuevo juego

El arte del piropo pachuco

Tendría que ser muy conciso.

Muy preciso.

El nuevo juego debe entenderlo todo el mundo.

Es para todos.

De todos.

Por todos.

Como una obligación: a plegaria.

Usted está avisado. No importa de dónde venga. No me explique sus problemas. Venga llorado y cagado.

E=mc2.

Muchos cojones al cuadrado.

Es la fórmula de Cristobal Colón.

O algo así.

No le solté ninguna historia.

La gente que habla mucho… yo entiendo que les pone nervioso otra persona que habla mucho. Me pasó con rms.

Y me puede pasar con cualquier youtuber que lo pete.

Yo vine aquí a tener la métrica.

A estar presente en la red.

Un sólo canal. 99 capítulos. En 9 días.

No tuvimos suficiente. Quisimos siempre más.

Esos nueve días sólo unos cuántos lo vieron.

Después llegaron los formatos. Los objetos. El arte de coleccionar.

El arte de la lectura.

Los libros.

Mis guías.

Mi próxima asunción.

Todo tiene un límite. Debemos saber marcarlos. Pero también debemos saber transgredirlos. Estamos tocados con la manera en la que no educamos a nuestros hijos. La que utilizamos, vale. Pero la que no llegamos. Esa pica. Y se nota cuando el resto de chicos soplapollas salen por ahí, ya de mayores, a hacer el subnormal por la calle.

Este es el problema de la educación.

Y las relaciones entre mayores.

Más allá del sexo. Más allá del porno. Más allá del sistema.

No es que seamos antisistemas. Planteamos otro lo más lejos posible. Y una fecha de salida. Esta. O la siguiente. Cada día replica una salida. Y nosotros en la nave. Quisimos ser el futuro. Y nos adelantamos al tiempo. Creamos una novela ejemplar multiversal. Quijote nunca se imaginó este molino. Sáncho sí. Y fue jefe. Y se le fue el poder a la cabeza. Pero consiguió el título que le soltaron los nobles. Yo fui loco donde don Quijote escuchaba el son de la playa. Y me bañé en las aguas negras de su locura. Como un iniciado en otro escuadrón.

El juego cambió. También los dioses.

No quedó títere con cabeza.

Mira que había títeres.

Pero nosotros, seres completos, libres, biografías únicas e irrepetibles, nos permitimos ser insolents. Y salvajes. Revolucionarios. Y nos prendimos. Y lo dimos todo. Nos destilaron un guaro nuevo. Y lo bebimos. Elixir de nuevos dioses que se pasearon por la tierra. Y cautivaron al día y a la noche. Nueve días seguidos.

Hoy es tan sólo una muestra circular de una historia que se engancha a sí misma. Tengo todas las claves. O al menos nueve. Y voy a jugar mi partido. Como si los sueños fueron algo más que sueños. Por contradecir a Unamuno. Que también tiene coña. Y me voy de fiesta con Valle Inclán. Y con el y Buñuel me pongo de acuerdo. Dalí está Cadaqués preparando nuestra llegada. La fiesta, esta vez, la organizo yo.

Con permiso señores.

Que dejo aquí aparcada la bicicleta con la que he recorrido el pueblo entero en búsca sagrada de nueve insolentes con los atravesar los límites razonables del pueblo nuevo. Aquí cada noche es sociovergencia. Dos martinis. Y dos mexicanos.

Dos ticatalanes lo miran todo desde fuera.

Nunca el pez en la pecera supo identificar las sombras.

Su ceguera le condenó su felicidad. No su memoria.

Socialmente hemos venido a alterarlo todo. Nos complace la insolencia máxima al poder. Pero la responsabilidad nos lleva a nuestro llamado por resolver el problema de lo que aquí acontece. El más grande. El que más impacto social puede llegar a tener. Y lo vamos a hacer mientras liberamos el tiempo y el espacio. Con un juego surrealista que lo pete en youtube. Y entrar en mercado por la puerta grande. Como si fuera a la monumental y me la abrieran antes del show. Desacralizada la plaza.

El procomún es religión superior a cualquier otra.

Esta es la comunión y el bautizo. Todo queda confirmado. Se asiste a la contemplación del acto del espíritu santo en nuestra cabeza. Tome. Y le dan un manotazo de parte del pastor. Y su conexión divina con Dios hace que se apodere de sí. Y su subidón venga acompañado de música. Y de seducción. Y de la noche en sí que se combina en un juego compartido al más allá. ¿Vamos a la cama? Quiero estar ya ahí. Contigo. Jugar el juego de la seducción que nos queda hasta que nos acabemos de empezar a fundir. En ese sagrado instante. Esa noción del límite penetrado. Por que vos me lo ofreciste. Nos ofrecimos el uno al otro en esta sintonía que nos trajo tras el baile a este deleite sublime. Tu cuerpo me examina. Hacemos el mismo gesto. Aprendemos en cada movimiento. El ritmo se acompasa. No unimos hace tiempo. Estamos arriba desde el momento mismo en que nos deseamos. Llegamos aquí goteando. Y sin morales supimos erotizarnos mutuamente con la aquella gracia primera con la que cautivamos el llegar a la dosis perfecta de tu cadera, caricias, sonrisa y gemido final, aquél gran primer día, en el que nos fundimos tu y yo. El temblor de nuestros cuerpos sigue por dentro mientras el corazón aterriza tras la asunción del espíritu consumado. El sexo es el vehículo de nuestra simetría emocional. Es ese amor. Eso es.