Día 3: What do I tell’em?

Something.

 

I have to make something up to save my ass. The last call. The moment of truth. The idea man at the line. What’s on the script? What happens in the scene? Where does that scene lead us? What’s really under the skin of the story? What am I fucking saying? Whe am I kiding? The fight. The scene is empty. Both faces fall in the ground as they start to fight on the floor. Totally different ballgame, says the narrator of the story. I kid from mix background from some inmigrant place. Why wouldn’t dreamers come flying to meet theirselves against the all mighty american dream? I am a dreamer, too. I’ve been tourchured by my incompetence as a writer. I can write a complete story. The end never arrives. I just keep within the part of the narrative that developes in the middle, towards that expected boom and the end of our patients within a closed dark room with seats for people fo gather infront of a film for the first time. They decide to play the game of going to the movies. The way we expectators have a relationship with friends all the way back to the firt time you went with your cousins to watch that one movie that marked your life and your generation of biggest concept family.

 

Family plus.

Continuar leyendo «Día 3: What do I tell’em?»

Pintar las paredes

Esta foto está en venta: su valor empieza en 999€. Está a subasta. Y sube a 99999€.

Hoy es hoy.

Domingo. Creo. Muy temprano, muy temprano, muy temprano. Soy Guardiolista. Estoy listo para ganar. Entendí todo lo que transmitió al equipo en esos cuatro años mágicos de nuestro club: el Barça.

¿Estamos listos para més que un club?

Yo digo sí.

Y me afirmo en esa épica local llevada al máximo surrealismo tropical que nuestra merced colectiva nos permita disfrutar. Y le damos play. Jugamos. Ya.

Hoy.

Click.

You are my game now.

I fooled you over there at the entrance. You know it. I know it. It’s the game. I call it a seduction game. I brought you in here cause there’s something here for you. You will never know. Life after tonight will evolve forever.

I have no further promise.

The end.

Short movie script. No logic. No more explanations. Just shot. Actors. Yes. Whatever. If everyone is in on it, ALLS, why bother minning.

Gold. Steel. Diamonds. Cooper. Coltan. Silver. Bronce. Plasma. Grass.

I’m more of a grass person.

You know.
ou
And then I said nothing the rest of the night.

I take out my russian case. The filter of my joint has my name on it. I work with what I have. And if I have a gallo I light up.

9, 8, 7, 6, 5, 4, 3, 2, 1, TICO commons.

Anything you put there at the end is it. And you can make it anything you want. I wanted a way up. Not out. But I was out of the game, and the light was on, like Monaco, and I am raising an F1.

People could see me there.

I can pull that stunt.

I am a great driver.

I taught nine women.

My sister, two girl friends, five lovers, and a wife.

I can teach my own kid how to drive.

Like my uncle Chus.

He taught my cousins at the finca in Puriscal.

He was from there. And he knew how to work the land. And taught my cousins.

They are finca people.

I am more of a national park adventurer and care taker and futbolartist.

My country didn’t ask for my help.

I didn’t offer any solutions.

I couldn’t offer more that what I already have spoken to them. And we have all lived some deliverance at the final level: neverending collective laughter system.

I deliver hope, through a new game.

You buy into the game.

And make it work.

As work here is to cope.

And live.

And laugh.

And listen to Leonard Cohen.

And smoke pot.

And deliver art.

By just being there at joy.

Complete.

Wholly.

Sanidad infrafinaciada. País desarrollado. Presupuesto de país subdesarrollado. Es imposible.

Costa Rica y Cataluña. Igual a… Ticataluña.

No tuve opción. Debí elegir. No era posible en ningún otro contexto legal. Y aquí encontré mi salida. Mi solución. Mi tragedia. Mi comedia. Mi teatro.

Forcé las cosas.

Nueve teatros, decía el guión. Y en esos teatros me fumé un gallo. La policía me estaba esperando afuera.

Los túneles de mi ciudad sólo yo los conozco.

Pero el espacio público es de todos.

Y lo supe hace mucho tiempo. Y salí a su encuentro. Como tantos otros. En la nocturnidad. Y sus transfugas.

La noche nos junta a todos. Ese nueve por ciento que sale esa noche. Esa realidad. Ese riesgo. Esa diversión. Esa posibilidad de alargar la noche. Tener el privilegio.

La noche se alarga por sí sola. Cuando la sabiduría de los santos insolentes se perfila ante una noche cualquiera en la que se estaba ahí. De pronto las cosas se excitan. Y nos enfilamos a la cima de la montaña. Nuestro porvenir se ilumina. Compartido. Los santos insolentes arrastran la noche a sus límites sublimados de la nocturnidad urbana de esta nuestra ciudad: New Barcino.

El hashtag de New Barcino quién sabe quién fue el primero en escribirlo.

El tipo de gloria que aprendiz de autor latinoaméricano se formulaba para crear su literatura de mierda. No se podía ser más fracasado que el latinoaméricano insolente que vino a España a hacerse autor de literatura, buscando por todos los medios ser publicado en Anagrama. Ese es latinamerican dream. Vivir así. Pegarle al gordo. Ser una mezcla irrenunciable entre García Márquez y Borges.

Y dejas fuera a Vargas Llosa.

Por facha.

Risas del respetable.

Por ese chiste se enojó el premio nobel.

Y nos fuimos a los golpes.

El pinche anciano disque muy elegante se me abalanzó.

Y yo pal trompo, piña.

Y tacos.

De pronto ese insulto se pone de moda en una nueva capital que recupera su honorar a los ancestros locales como si los leyéramos por primera vez. Pinches putos incultos. Con un acento que asimile a un topil.

Esa broma es pasada de verga. Es racista. O estamentalista. Pero el resto del mundo que no ha sido la Nueva España no tiene por qué conocer lo que significa ser una sociedad funcionante estamental. La mejor que se ha visto nunca. Un modelo de éxito que es NO ESPAÑOL. Algunos dirían que no español, no español, no español.

Libertad de expresión.

Perros, quietos.

Hijos de su puta madre, patrás pendejos.

Repliéguense a la verga.

Ahí les va la Victoria alada.

Y un mexicano promedio agarraría, nunca cojería, un mini ángel de la independencia de escala 1:9, con el gesto más sútil de su adorable macho ibérico caliente a madres con un objeto convertido en falo erecto apuntando a un carnal al que asocia con ser un puto al que le vas a meter esa pinche vergota por el Chicharite.

El Chicharite no me pudo demandar por esa e.

Si ni siquiera iba con él.

Y Cuahtémoc Blanco con la misma estatua del ángel de la Independencia se lo mete, literalmente, al Chicharite por el cuchifril. Y Chicharite prueba la victoria alada más sublime que hasta ahora había vivido en carne propia.

Como llegar a octavos y ganar.

Como jugar el quinto partido.

Como llegar a penales.

Como ganar en penales.

Como llegar a semifinales.

Como meter un gol en el último minuto que nos da el pase a la final.

Como ganar la final con agónico temple.

Como ganar el mundial.

Con un futbolartista que lo elegís vos.

Ya.

Hoy.

Aquí.

Qué hago.

Cómpreme una pieza.

Le aseguro quee está ahí. Si quiere verla se la enseño. Pero la verdad es que inexplicablemente ha sucedido una cuestión insólita que no habíamos previsto. Las piezas se empezaron a comprar sin fotografía. Lo único que valía era la explicación de cada una. Lo que yo construí con cada una de ellas. Texto.

La obra en sí. Presentadas para su narrativa.

Aquí van las primeras nueve:

1.

2.

3.

4.

5.

6.

7.

8.

9.

Y no hay nada.

No dice. Este. Vean. Esta es la pieza. Pero ya están numeradas. El precio de mis primeras obras será mucho mayor mientras más piezas saque. Y puedo sacar al ritmo que me permita el tiempo y el espacio. Desde mi casa. Desde mi templo. Y desde mi estudio. Y desde mi ciudad. Como quien vive y deja ahí fuera lo que según dice trae con su obra maldita.

No está maldita, cabrón.

Pero es un juego de palabras que gustaba en aquél entonces a cierto tipo de comisarios. Y este fue mi target. Y me arriesgué a venderme. Pero lo hice por las vías propias. Por mis redes de localidad de quienes creamos el nuevo mundo.

Lo que había de venir.

Esto es un modelo no antes visto.

Un paso adelante que, justo este, provoca la emergencia del sistema complejos social única y exclusivamente en este multiverso tiempo-espacial: el nuestro.

La particularidad de nuestra percepción.

Lo humano de la opción.

Las cartas marcadas.

El tablero coronando un peón.

Elizondo.

Golman.

Pacheco.

El peón coronado.

La película con la que debuté dirigiendo a José Coronado.

Eso es tirar alto en las pretensiones de una ópera prima.

He escrito 99.

Esta es una más.

Mi obra está repleta de sí misma.

Es una detrás de otra: lo mismo.

Aquí se desvela. Completa.

Pero mi ficción está en camino.

Mi servicio es ante ustedes: el último pro común.

Los últimos exaltados.

Los pusieron 9€ por la cara bonita.

Los valores de mi retribución exponencial.

La salida del cero absoluto.

La cuestión es romper las normas de lo establecido.

No siempre. Algunas veces. Cuando nuestra dignidad nos lo dicta. Cuando hemos visto que por aquí no se respira un aire de comunidad plena en el regocijo del giro terráqueo.

El sol vino y nos vimos.

El día transcurrió con nuestra evolución continua saciada.

ALLS tiene un comienzo.

Una fecha de salida. Un día radical en el que se despertó el mostruo que leyó:

Mae, ticatalán, de habló a vos, vení a jugar como nuestro futbolartista a nuestra selección nacional, la herencia de lo que fue Costa Rica y Cataluña, en este nuevo híbrido social que se funde en la voluntad entre Nietzsche y Schopenhauer que nos obligamos a entender, con los cursos que le vendí a la Göete, y los recursos que me cayeron por el libro que publiqué gracias de la Ramon Llull. Y con los fondos propios de la Lengua Ticatalana. Como si en este nuevo cortijo, yo mandara con sabiduría y saciedad. La justicia social por delante se soluciona a sí misma tras resolver los esquemas de esclavitud que heredamos de nuestros amos blancos.

Punto y parte.

Pero los amos se ponen careaditos.

Que aporten más.

Y se rebotan 99 empresarios de buena familia que sabido generar el equivalente a 99 PIB de PIGS cualesquiera, por no citar a los pobles, que mejor ni verlos. Ignorarlos, como hacemos.

Y mi salida no consigue resolver el enigma del dinero.

Empiezo por otro lado. Y ponto el juego en el acceso al mismo.

La nueva norma universal.

¿Por qué elecciones primero?

¿Por qué asumir una regla cualquiera?

¿Quién manda en esta norma social colectiva compartida omún?

¿Cuál está vigente?

¿La declaración de derechos humanos?

¿Cuál es nuestra carta magna?

La actualizada. La que nos sale ahora mismo de los cojones. Que nos reinventamos una, papá.

Y tu te tata te cre. Porque está en el plan.

Es uno más de nosotros. Está liderando el cambio desde su servicio social al país. El tipo más preparado para el reto que supone gestionar las infraestructuras de una república tropial dispuesta a un sepukku social que nos pone en contacto con nueve culturas a las que aprovechamos el mundial para saludar con nuestro futbolarte.

Y como mariposas, superamos nuestro tránsito en este juego global de los estados. Pero renunciamos a nuestra incubadora. Nuestra vida está ahí afuera. Y nos vamos a llevar a sus fuerzas colectivas dualizadas en otro juego que ustedes no ven. Nunca.

Y se quedan fuera. Por elección. No cabemos todos en las antípodas.

Ustedes ganan. Nos vamos. Nos resignamos. Caímos otra vez en la trampa. Todos eran Venezuela. Esto ya lo es. Es peor. ¿En qué realidad vives?

Cuestiónate las preguntas de este primer título.

Una carta magna de un país entero que supera a México, por su capacidad de catapultarse a las alturas que sobrevuelan Huitziloptchtli y Netzahualcoyotl.

Yo soy el olemeca más mexicano de todos los futbolartistas ticatalanes.

En Ticataluña caben ALLS.

FIN

Armando Gallo Pacheco

Las cartas del futbolartista nunca se sabía cuál de sus nueve identidades acababa de ser con la que firmaba. Era un juego de último momento. Una especie de giro final, que se convirtió en una fórmula aburrida al llegar al capítulo 99.

Por eso acaba ahí. Para no matar a nadie con el intento de lo infinito.

La complejidad no es el problema. Rehuye a tus prejuicios. Acercate a las matemáticas artísticamente. La metáfora de la literatura matemática en la creación artística de un latinoaméricano en su subsistencia en mierda de la contradicción de los sistemas propuestos por los brillantes accionistas, directivos y gestores de las 99 grandes familias y las 99 grandes empresas.

El país no existe. Dejó de existir cuando el cinismo se apoderó de todo. Y las contradicciones nos pusieron a todos con la mierda en el cuello. Y sufrimos unos. No todos. Pero nos apretó Dios como nunca antes. Y le dimos la espalda. Casi todos. Y de pronto un día, vino desde la izquierda más radical el hermano mayor de Jesús de Nazareth, Pau de New Barcino.

Pau trajo la buena nueva y se viralizó.

Valió verga Pau. En tres días estaba jugando el primer partido del mundial.

Y se convirtió en palabra. Y su ficción brilló. Y se estrenó en los cines. Y se burló de la industria. Y se creó un nuevo género. Y se montó una industria propia. Se fue a Rusia a copiarle a Einseinstein. Y se acercó al precicipio, y se tiró.

Y allá voy. Este mi vuelo final.

Aquí me presento. Este soy yo. Si usted dice, este mae está loco, sí, pero a ese otro le pedimos que se vuelva loco, di, algo debe servir. El mae dice que hace goles. ¿Alquien da fe?

Esa es la pregunta.

¿Alguien daría fe a todo un país para asumirse surrealista posibilista?

El premio: ser campeón del mundo.

Tiende dos opciones. Pa que no falten.

Campeón por ficción o campión por documental.

Vote aquí.

O no. Vote aquí.

Dos opciones. La primera y la segunda.

No hay información disponible.

¿No va votar?

Compre aquí.

Compre a ciegas.

Tengo obras a estos nueve precios:

1. 9€.
2. 99€.
3. 999€.
4. 9999€.
5. 99999€.
6. 999999€.
7. 9999999€.
8. 99999999€.
9. 999999999€.

Ahí está la pirámide. Usted elige. Usted la va a pagar. Como Gaudí se financió para su nuevo templo. ¿Con qué vamos a llenar las iglesias?

El tema es cambiarlo todo. Empezamos cambiando las iglesias por pirámides.

Este es mi tributo a las civilizaciones de mi continente, renovado y asumiendo su estrechez europea como un símbolo de orgullo y servilismo, como si las cadenas todavía nos gustara llevarlas puestas en el cuello. Con los pies atados, y las manos cogidas. La violencia en México está en el límite. La reivención es un mito completo que inunde tode lo demás. Asumiéndo que hay que salir de aquí corriendo hacia una transformación que nos vincule más con el espíritu de nuestro antepasados que ya nos los explicaron en su sabiduría con la tierra que pisamos y la simbiosis de las especies en una actualización continua de Gaía a partir de la conservación que llevamos de la naturaleza que hemos decidido proteger en nuestra humilde y grandiosa capital del último procomún que se presentó a unas elecciones globales de consciencia.

Sean estas, las mías, las primeras.

Como no hagas algo que no exista, que te imagines tú, y que mantenga el espacio que transitas con la certeza de que aquello que soñaste que podía ser cambiado, ahora, gracias a más fuerzas que las propias, que tan sólo sumaban nueve, llegamos al nivel máximo de los placeres: 999999999.

Título de mi libro en mi primer falso Sant Jordi, festejado, como cada año, nueve días después del día de Sant Jordi. El fake se comió al verdadero. La ciudad en pánico.

Ser tomados por alguien de afuera siempre acojona un poco.

No somos revanchistas.

Nos fundimos en el procomún gracias a los antiguos griegos y los filósofos alemanes.

Solo nos centramos en esas aportaciones para nuestra tesis del procomún que se deriva del futbolarte.

El nuevo sistema está en tela de juicio.

Ahora es el momento para juzgarlo.

Se estirarán los límites. Al menos nueve. Al principio. Y luego todos.

Por abarcarlo todo.

Quiero todo: y lo tengo.

Aquí está.

De allá vengo.

Allá voy.

Estoy ahí.

Desde hace rato.

Debo volver a México. La nueva capital me llama. Hay que transformarla. No está en manos de nadie. Es la mejor época para asumir la construcción de una emergencia colectiva de la banda. Nos están viendo las caras. No lo queremos ver porque asumimos que somos unos. Los otros, otros. Pinches nacos.

Ese es el México que veo.

Y no mames.

Es mucho más.

Obvio.

Luismirrey.

Mira qué historia.

Chulada.

Los fresas también somos personas, cabrón.

Y leemos biblias.

Y a veces libros.

Pero no tanto como ellas.

Somos más pendejos.

Mucho más.

Son de la verga.

Y algunas niñas fresas no lo quieren ver.

O lo ven, y les vale verga.

Son guapos y ricos.

O sólo ricos.

O sólo guapos.

O sólo pendejos.

Pero una banda en la ciudad no se cree ninguna de las ideologías y se tira a espacio urbano a liberarlo con su insolencia. Y nadie les tose. Porque son banda liberadora. Son la neta de la ciudad. Y se comen las noches del sur, del centro y del norte. Como si el este y el oeste no contaran. Van en otra liga. Hasta que llegó esta otra banda. La posibilista. La multiversalista. La sociedad artística. La que se vió reflejada en nuestras contradicciones duales que nos acosan por ambos lados, con vívidas historias de nuestros mejores ilustradores y narradores de otra cultura. La nuestra. La chida. Internacionalmente asumida. Revertida a un caos divino que se desborda de los límites abarcándolo todo. Pleno. Orgasmo. Uno ya no existe pero en el colectivo ensímismado todos cupimos entonces. Al menos durante un tiempo infinitamente feliz. La exclavitud esperaba contenida y satisfecha de tenerte de vuelta para producir el capitalismo sostenible que nos permitimos recontraformular.

Meritxell Batet era compañera de Mertixell Cucala.

Entre las dos Meritxell.

La foto de familia.

Mi familia duerme. Y yo creo.

Creo en el futuro.

Creo que el futuro ya llegó.

Hace tiempo que creo.

Y ahora sólo necesito dejar de creer y desvelar.

Como 99 parábolas.

Todas a gol.

Mi única intuición.

GOLman

#golmanselección

El diablo adentro

Imagínese el extremo del mal. Usted ahí. Ante el demonio mismo. Verga.

 

Así se puede pecar. Pero hay mucho pecador suelto. Piénselo. Están ahí, dándolo todo. Usted en cambio está frente a satanás, y él, por alguna u otra razón están obsesionado con darle a usted por el culo. Porque ese es el sitio final al que llega el mal a penetrar: su ano.

 

Ahora sí: rece.

 

Todo lo que aprendió en catequesis lo tendrá que poner en práctica en este momento final.

 

Usted ante el mal. Y usted no está listo.

 

Qué problema. El dilema del católico de principios del tercer milenio.

 

Entonces, también, una vez más, fueron perseguidos. Ahora son santos.

 

Los Santos Rivera.

 

Los arzobispos en México tienen poder. Demoniáco, pero poder.

 

Los hijos de Dios. También de Guadalupe. Más bien de ella. No de Él. El machismo en México no dejaría pasar una broma en el que se le borre a Dios Padre. No importa el estrato social de donde provenga el macho. En toda la distribución, en cada decil, el macho hijo de la gran puta estaba presente. Eso, señores, da más miedo que el demonio.

 

Y qué tal que ese es el demonio. El mal está aquí. Ya lo hemos visto. Pura violencia gratuita. No es necesario. Algo los esclaviza a la violencia. El que la ejerce. Ese niño. Ese cuete. Esa chava. Ese señor. Esa seño. Ese chavo. Ese bato. Ese compa. Ese primo. Ese amigo. Ese tata. Ese chango. Ese wuey. Ese burro. Ese cabrón. Ese pendejo. Ese loco. Ese calaco. Ese güila. Esa güila. Ese pitufo. Ese plasta. Ese gandalla. Ese puto. Ese idiota.

 

El padre José Antonio Fortea. Un líder que puede con el demonio. Los latinoamericanos lo veneran como el mejor de los padrecitos. El showman del demonio. Un dolor de cabeza puede ser el demonio. Se le va la cabeza. El dolor de cabeza. El traductor no me entiende. Si alguna cosa no les cuadra es el traductor. Un español habla de películas y los libros de vampiros porque aunque no existen se parecen mucho a Satanás. Un poema. ¿Cómo no nos íbamos a enganchar con el surrealismo?

 

El padrecito hace giras por Latinoamérica. Y triunfa.

 

El exorcista del siglo XXI. Llámame y yo te llamo.

 

El líder de masas. No deje mensajes aquí. Los mensajes que deje no serán escuchados. Claro. El demonio le deja mensajes en el teléfono. Por boca de los visitados por el demonio.

 

Prohibición. Discresión. No se puede hablar de esto con los medios. Fortea ahora calla por las calles de Alcala de Henares.

 

El demonio en niños. Exorcismos colectivos. Exorcismos diarios. Un país bajo las manos de satanás. México. El culto a la santa muerte. El endemoniado más famoso del planeta. Dos hijos y cuatro demonios. El papa Francisco y su primer exorcismo televisado. Con un mexicano con el chamuco dentro. Y no consiguió sacárselo. Sacársela.

 

Cursos de exorcismo.

 

El ejercito de Dios.

 

1400 alumnos de 35 países: Legionarios de Cristo.

 

Clase: ángeles y demonios.

 

250€. 5 días de curso.

Pedro Barrajón.

 

No hay un dato cuantitativo del demonio. El número de los tontos es infinito. Dice la biblia.

 

El padre Amorth. El dibro que es la madre del cordero en la batalla del bien contra el diablo. El papa Francisco y la niña de la lengüita. No, perdón, el otro: Benedicto.

 

El demonio tiene la culpa de los males de la iglesia. Y por ende. De los casos de España. El maligno se ensaña con España.

 

México vs España.

 

La embajada más antigua del mundo. La de España ante la Santa Sede.

 

Los embajadores no saben cómo funciona la iglesia. El visto bueno vaticano. La ley canónica obliga a los obispos a tal y cual. Cada vicaría puede haber un exorcista. El demonio existe. La acción del diablo en las personas es muy general. Es un hombre que tiene una enorme experiencia. Años haciendo este trabajo.

 

Un colaborador cercano nos acerca a su lugar de trabajo.

 

Gabriel Amorth. 88 años. 80.000 exorcismos en los últimos 28 años.

 

Sala apartado. El santo que tenía mi abuela en su habitación. La bendición de Dios omnipotente, padre, hijo y espíruto santo. el padre italiano no se retira. La mano sobre la cabeza. La estola en la espalda. O estás con Jesús o estás con Satanás. No existe nadie intermedio. Satanás ataca el Vaticano. Ataca todo. Tienta con mucha fuerza a las personas que tienen mucho poder. El demonio es inteligentísimo. Escupir objetos. Clavos grandes. Hacer una casa inhabitable. Recibo muchas cartas de españoles. Piden ayuda. Buena noticia 8 exorcistas más. Yo le escribí una carta al Papa para que le de el poder a todos los sacerdotes. Francisco ni contesta ni se le espera.

 

La voz del demonio por la tele. Un programa de la Sexta nos lo trae. 600 inyecciones hasta romperse las rodillas. Sus gritos. Come carbón, arañas y moscas. Bebe su orina. Una chica de 23 años: 67 exorcismos. Deteriorarse hasta la muerte. Sus padres y dos sacerdotes condenados por asesinato. Los ritos. El demonio con su lucha.

 

De cada 10 pacientes con esquizonfrenia un 10% tienen delirios religiosos.

 

El demonio desde el punto de vista legal. Ningún parlamento ni juez lo va a decir. Un médico tampoco. Un padre no se puede lavar las manos tan facilmente.

 

El hombre colombiano decapitó a su hija. Gritó cosas del demonio. Lo obligó, según él, a decapitarla. El demonio anda suelto y se presentó ante la ley. Guadalajara. Procede retirar la custodia a los padres de una niña que sus padres creen (saben) que está poseída. Ellos conocen a Satanás. Ahora su hija es un caso perdido. O ella o la huminidad tiene que lidiar con el demonio.

 

El control del demonio en el Islam.

 

Posesión demoniáca. Atenuante. Transtorno de personalidad. Esquizofrenia. Paranoia.

 

El cerebro. 2% del cuerpo. Contrala el resto. Lo que creemos. Lo que hacemos. La fe y la ciencia convive en la Neurología. Ellos tienen la libertad última. Son esas clases en las que se abre la consciencia de las mentes de los futuros investigadores neurólogos. La santidad.

 

El transe colectivo. El demonio se va de los cuerpos de los pentacostistas. El demonio y sus presencia cotidianas. El terreno espiritual aumenta como mercado. La competencia está ahí. Vienen a por la iglesia. Los ateos baten records. Es el Día de la Bestia. Qué bestia. Uno de cada cuatro españoles no cree en Dios o niega su existencia. La iglesia manda sus soldados a la calle para cambatir a sus demonios. El objetivo: recuperar las almas perdidas. La sexta: equipo de investigación. Son la repolla.

 

¿Cómo explicar todo esto en mi pequeño país tropical? España es

 

Amparo. Presidente de la fundación. Donaciones bienvenidas. Estafa. Fraude a la Seguridad Social. Seguidoras de Amparo Cuevas. Residencias con señoras religiosas. Gratuidad para quien no pueda pagar. Para los que sí, que paguen. Lourdes. Fátima. Amparo. Los seguidores del milagro del Escorial. Las investigaciones de la sexta te llevan a sitios de España que no querrías ir nunca. Y te quedas co la boca abierta de que esas personas existan. Y que estén ahí con las cámaras. El surrealismo de lo que puede ocurrir en nuestro entorno sin nosotros darnos cuenta. Un día grande en Prado Nuevo. Una mujer que recibió mensajes de Jesucristo, un arcángel y la virgen María. Una mujer extraordinaria. Más grande que Lourdes y Fátima. Gente de todas partes de España. Incluso Portugal. Hasta Francia. Señora vidente. Suplantar a Dios y a la Virgen. Engañando a gente sencilla. Ni la virgen ni Dios ha venido aquí. Si estuviera Jesús aquí sacaría un látigo. Yo soy el presidente de la sociación de víctimas de las apariciones del escorial. Opinan que yo soy el demonio. Mi hermano. Le hicieron vender las propiedades. Le hicieron donar todo el dinero. Su hermano donó sus bienes desinteresadamente. Así como muchos otros han colaborado. Gente muy piadosa. Rezando. Amparo Cuevas le llama la virgen y ella repite lo que le dice en el microfóno. Los creyentes la escuchan. Capilla que pide la virgen. Constrúyanla. Los virginianos ven reconocida su obra. Más sacerdotes y seminaristas que muchas órdenes religiosas. Aquí se producen milagros. Amparo Cuevas. Se busca. Hace 10 años que no se deja ver en público. La familia Cuevas intenta pasar desapercibida. Ella está muy enferma. El cardenal pidió queno viniera cuando viniera la tropa. Que ya nos e mezcle con la prole. El milagro de la tes negra. Los millones de peregrinos que visitarán en el primer gran santuario español creado por una empleada de hogar. Madrid es así de grande. La posibilidad de llegar a lo más alto. Viven en comunidad. Como los primeros cristianos. Se puede grabar. Pero hay condiciones. Ahí les va el portavoz. El negro.

 

Los hijos del conserje. La esposa. La finca de la fundación. 600 m2. Un arquitecto y aparejador. El comedor. El salón. La sala d estar. La capilla.  Unas 60 personas. Matrimonios y algunos niños. El padre Fernando. Ella es la clave. Trabajaba como asistenta en su casa. Administra el dinero en la comunidad. Cuando se necesita algo se nos dice. Las señoras nos dedicamos a las tareas de casa. Ponen la mesa y comen separados de los hombres. El cuarto de costura. Aquí no hay horario ni salario. La lían. Pedro Besari. Portavoz. No está para visitas. Ese testimonio no quiere que salga registrado en un medio de comunicación. La propia organización graba a los feligreses. No se alteren. Aparece Amparo. Camino protegida por sus guaruras. La virgen necesita protección. No me crean ustedes que yo soy nada. Yo soy un ser humano. La virgen está muy triste. Falta de cariño. Ella me pide que en lugar de venerarme a mí, se lo digan a ella. Vieras qué mal que está.

 

Las llagas en las manos. La frente. Los ojos llorosos con sangre. Estigmas. Llagas en los costados, la frente, las manos. 28 casos en toda la historia. Los estigmas necesitan un testigo. El médico de confianza. Fernandos Fernández. Estigmas. Sangre humana. Rezácemos por la paz del mundo y por la redención de los pecadores. El cura del Escorial: su primer enemigo. Sobrino del exparrogo: Pablo Camacho. Voz ronca cosas raras en plena misa. El padre se ponía de los nervios. Y Amparo le gana la batalla de la comunicación con la familia de Dios. Que vengan a rezar el santo rosario de todas partes del mundo. Empiezan las peregrinaciones. Amparo reza, se calla, mira algo que sólo ella ve, se levanta, respira, se desvanece de rodilla, y empieza a hablar con la voz de la virgen: construyan una iglesia aquí. La iglesia pide un informe psiquiátrico para evaluar el caso.

 

Rasgos de personalidad muy peculiares. Primero, egocenstrismo. Segundo, histrionismo. Ahí lo tenemos. Los que hablan con la virgen.

 

El Prado Nuevo. Fuente contaminado. Se cierra la finca. El sitio de Dios en el que Amparo habla con virgen se dirigen al alcalde para que deje de contaminar el agua para que vengan sus seguidores. Virgen de los Dolores. Cuatro matrimonios que entregan todas sus propiedades a la asociación. Fundación de Amparo Cuevas. 4 sociedades más. 69 propiedades. Donaciones de los seguidores de la antigua limpiadora. 20 millones de euros. Víctimas del Escorail. Juan Carlos Bueno. Patrimonio: 1 millón de euros. Miguel Martínez.  Presidente del Patronado de la Fundación Amparo Cuevas. Los bienes de la fundación es una fundación benéfica. Son invendibles. Un movimieno religioso. Pueden vender. El que compré yo era de ellos. Mucha gente 10.500.000. 66.000€.

 

Rentas. 360.000€. Donaciones intocables. Tienen dos. Trabajó en su casa. No pagan IBI. 140.000€ de ahorro. Fondo común. 454.000€ de beneficios. La vidente no venía los fajos de dinero que llegaban a as naves industriales. La fundación no puede rechazar una donación alegremente. 70 hectareas. Lo compran por 5.000.000€. Ya tienen su espacio. Tres residencias. 98 ancianos. Dos en Madrid. La cuarta será en Burgos. Visitas guiadas. María. Una de las hijas de Miguel Martinez. María Martínez. Una responsable de la residencia. 19 hermanas. Fundadora está presente. Mujer de ama de casa. Muy de pueblo. Una ama de casa y su saludo al obispo. Las voluntarias no son monjas. Tienen voto privado de pobreza. Dedicación de una vida. No hay trabajo remunerado. Si cuando entras entras con ese pensamiento de que el día que te vayas. Un médico. Lo marca la ley. Personas de recursos muy bajos.

El personal asistencial. Voluntarios. Compiten contra otras residencias. Tarifas orientativas. Actividad mercantil. No pagan IVA. Ni sueldos. Ni comida. Ni impuestos. Ni seguridad social. Miguel Martínez.

 

Ya de pequeña veía cosas. Era cosa de niños. Recorría 16 km andando hasta el santuario de su pueblo. La virgen se le presentó a un pastor. Ahora a ella. Sólo que en la gran ciudad. Virgen de 14 por 28. Lourdes. Fátima. Escorial. Francia, Portugal y España. Fatima: 500 tiendas. El negocio de las velas de la ofrenda. El alquiler de los locales comerciales. 3 toneladas al día. Una fogata. Las cuentas del templo. Trabajadores 264. Presupuesto 8-9 millones de eurso.

 

Fátima es el modelo. España tendrá su virgen recaudadora. Y Madrid debía estar en ello. Cerca de Francisco.

 

La vida de un tico en Barcelona no es fácil. Uno es tentando por satanás día tras día. La gente de Madrid sabe de lo perjudicado de gran parte de la población de Barcelona. Están sugestionados por el diablo. Es por eso que no se entienden. Y ellos me ven a mí como un reencarnación del diablo. O como un blasfemo al que se necesita aniquilar. Como se aniquila al demonio. La iglesia bloquea desde entonces mi nacionalidad española, tras 9 años de trámites.

 

Me mandaron un papel. Ya estoy en expediente. Ahora pueden ser nueve años más. Las cosas de España van con maña. España me tienta. Como satanás a los rojos. Ya se les ve en la cara. Yo vine a caer en este sitio de almas descarriadas. Y me uní al flujo de libertad. Y la iglesia tomó nota. Me infiltré en una se sus organizaciones más santas: Pau. Sant Pau. Es como si fuera una coorporación en sí misma. Una congregación más. Una nueva. Eso es lo que hay que montar. Esto piensan los emprededores religiosos: hay que crear una religión nueva. O una congregación católica. O una iglesia protestante.

 

Eso es lo que pensó algún gringo hace 20 años cuando vio lo interesante que resultaban los terrenos rurales de las playas más lindas de Costa Rica. Ahí no había nadie. Ni gobierno, ni pueblo, ni empresarios, ni iglesia. Y pronto vieron que podrían dejarse caer en el pueblo, y dar un respiro de fe a la población. Propusieron un culto chiva. Una vaina muy buena del ejemplo de Jesús en una vida más cristiana, mucho más chévere que esa vida católica que llevábamos hasta ahora, borrachos y con el alma cochambrosa como esa bola de persignadores. Y el pueblo se estructuró alrededor de esa nueva fe. Y los gringos pusieron la platica para construir los templos más lindos del pueblo. Iglesitas. Y viéras cómo pegó la vaina. Hasta que ahora nos dimos cuenta de que Dios empezó a presentarse en los cultos para ofrecer una salvación política a su acción religiosa en la Tierra. El gobierno déjemelo a mí, que yo ya aprendí. Al Cesar lo que es del Cesar. Y Jesús se metió en campaña.

 

Esa vaina suena rara. ¿Verdad? Pues lo que sucede en Costa Rica. Este domingo se vota. Y si sale Fabricio tendremos un predicador en la presidencia de nuestra estimada república bananera. La democracia más consolidada de la región, decimos por ahí, con el pecho tucán que nos sale a los ticos de vez en cuando. Y luego lo apartamos tras la vergüenza que nos da la posibilidad de que un pastor con sus dotes de retórica y su crítica a la política de género que utiliza el gobierno de izquierdas del país para venir a destrozar nuestra manera conservadora de mirar cómo debe ser la familia de nuestro país. No señor. La iglesia, Dios, Dios Hijo y el Espírtu Santo se han puesto las pilas y han vuelto a Costa Rica con la lección aprendida: teocracia. Susurraron al oído del cadidato.

 

Habló con Jesús justo ayer. Jesús lo quiere mucho. Es su confidente. Hablan de la virgen. Fabricio tiene ensoñaciones con la virgen que le da vergüenza comentarle a Jesús, como es normal, que sin embargo, no tiene reparo para contarle a su pastor, a quien necesita contarle las cosas como a un hermano, con la confianza de aquél al que se desvelan los secretos más íntimos. Las esquinas oscuras. Los atajos del alma. Y se confiesa como un católico con su párroco. Pero los protestantes son diferentes. Algunos creen en la reina de Inglaterra. Como no podría ser de otra forma. No es como la Reina de España. Que no existe. Lo dice la constitución. No es por meterse gratuitamente con la Corona española. O con el Estado español. O con la iglesia católica. O con la selección española. O con la selección del Vaticano. O con Francisco. O con Sant Pau. O con España. O con Cataluña. O con Costa Rica. O con México. O con Estados Unidos. O con Nicaragua. O con Brasil. O con Serbia. O con Suiza. O con Rusia.

 

Los ticos nos quedamos un poco fuera de la foto. Nos pensamos que nuestro queque era muy tuca. Y ahí nos dormimos. En el sueño del hermano Basilio. Y nos permitimos ser Franklin Chang. O sí. Quizás algunos sí soñamos. Todavía nos imaginamos que fuimos nosotros los que experimentamos con un cohete en la primaria que despegó del patio de La Salle y que cayó en la choza de un vecino de Sabana sur. Justo junto a Hollywood. Donde el pastor aquél que había caído en las manos de satán, de las drogas el alcohol y la vacuidad de una religión católica en decadencia. Todo eso pasó ahí, tras salir un día del restaurant chino más rico del continente. Y luego de una mejenga de beisbol, antes de jugar en el estadio nacional construido con bambús.

 

Costa Rica está lista para algo distinto. Pero no nos hemos presentado bien ante el mundo. Hemos dejado que la cosa se nos fuera de las manos. Fueron los artistas de siempre. Los mismo que han interpretado su rol político. Los ricos blancos. Y nos dimos cuenta de que ya había otros jugadores que deberían haber llenado los huecos. Pero a nadie le interesó. Nos fuimos a nuestros bares favoritos a ver el futbol y a tomar guaro. Y nos volvimos más gringos sin darnos cuenta. Y los gringos no sólo nos compraron nuestro terrenos sino que montaron sus surfstores y sus negocios y sus chozas y sus iglesias. Y ahí fuimos a parar. Sin protestar. Nadie más vino a ver qué pasada del valle central. No se preocupen, que el caribe tiene su propio culto. Y eso lo sabemos los que nos dejamos caer por ahí. Pero la narrativa ya no es nuestra. Nos viene de fuera. Sólo nos vemos representados en ciertas cosas que nos quedan de nuestra cultura ecológica ciéntífica y nuestro culto a la montaña, al valle, a los ríos, a las playas, a los volcanes, a los animales, a los ecosistemas, a la flora, a los turistas multicolores multiversales en su flujo sostenible de población flotante, y nuestromodelo social, equitativo por controles automáticos reiterados sobre un proceso de inteligencia artificial especialmente diseñado para que la vaina funcione sola y nosotros nos podamos concentrar exclusivamente a los placeres constitutivos de la pura vida. Y nada más dedicarnos a eso. Como país. Como nación. Como modelo social con una solución colectiva alternativa a la mierda de sistema que dejamos que se pudriera hasta el punto exacto en el que nos encontramos hoy.

 

Un predicador pide paso. Y nos habla de sus conversaciones con Jesús. Y nos dice, tranquilos. Ya me dijo qué hacer. Acuérdense cómo encaminó todo con su sabias palabras y su manejo político de los tiempos de los romanos, el saber estar junto con los rabinos, el respeto por las minorías y su relación íntima con la mujer a la que amó como el explicó que se amaba a las mujeres, todas, ellas primero, como ser sagrado superior. Dios Hijo debía saber que el privilegio de ser hombre le ponía en una posición sospechosa para dirigirse hacia las mujeres en plan salvador. Ellas, algunas, malinterpretaron sus guiños de amor. Algunas vieron algo más. Tentaron a Jesús. Y al ser humano (mitad), el pobre, cayó. Y calló. Y luego se confesó. Pero él tenía vía directa con Dios Padre. Con quien se comunicó de vía mucho más directa. Cada día. Como nadie más pudo percibir. Al no ser divinos.

 

Se debería comprobar si por aquél entonces en Grecia no quedara todavía algún dios griego que habiendo bajado de fiesta a la tierra se hubiera quedado ahí medio atrapado en un bucle de tiempo que llegue perdido en un futuro no muy lejano a alterar el pasado. De ahí en adelante todo volcará precipitadamente hacia un caos final. Dicho caos se renueva con cada ola que viene detrás para reiterar que la paz no llegará nunca.

 

Quizás los ticos nos tendremos que reinventar una vez más. El pura vida ya está muy visto. Nuestro sistema de salud se cae a pedazos. Literalmente necesitamos actualizar la sanidad pública y retocar la educación para que vuelva el concepto del uniforme azul a un sentimiento colectivista que nos haga vernos hermanados a la cultura que une con los montes, los cielos azules, los ríos, la playas y los mares. Somos nuestro planeta en cada paso que nos acerca a una persona a la que amamos. Y al tico que nos topamos por la calle lo saludamos con un gesto de bondad y de humilidad: pura vida. Y en ello nos va la energía de quién pretendemos ser. Sin llegar nunca a estar contentos del todo. Porque el diabo también vive en nosotros. Y se apodra de nuestra mente. Que le escucha y se deja aconsejar. Y vamos exploramos las vías del mal. Y resulta que nos gusta. Y nos perdemos por caminos borrascosos. Leemos cosas que nos pervierten. Nos abren la mente. Y algunas cosas más. Nos vemos erotizados sin haber tenido todavía ningún pensamiento impuro. Ni tampoco culpa. Vieras qué raro. Vueras qué rico.

 

El tico es tropical. Eso se le nota en la cadera. El la cadencia. Pero también en el juego. En la mirada. En el pase filtrado. En el uno contra uno. En el gol. En el pensamiento inflamado de cada mundial al que volvemos. Tras años de no ir. No éramos nada. Eso creíamos. Ahora vamos seguido. No siempre. No se crea. Y a veces, sólo a veces, nos permitimos soñar. Alto. Y nunca estamos dispuestos a pensar más allá de cierto punto. Somos cautos. Somos ticos. No todos surfeamos. Vieras qué raro.

 

Eso también ya se acabó. Necesitamos metáforas más tuanis. Necesitamos un proyecto que nos impulse a bucar el límite superior. Subir al cielo desde aquí. Como Ícaro. Y no tener miedo. Pura vida. Y subir. Y luego pensar: mae, trae la camita. Y en vez de un selfie, crear una pieza sublime de arte documental: la captura del tiempo y el espacio matizados.

 

Eso fue exactamente lo que me contó Jesús la última vez que hablé con él. Y me dijo: no vaya dejar que eso pase. Párelo. Mándese usted, si hace falta. Ya no espere más. Es el momento.

 

Y no tuve más opción que salir. Así que aquí me presento. Como candidato a las elecciones de este domingo. Costa Rica no es sólo ese voto que vas a poner en la papeleta. Sino también es la posibilidad de proponer un modelo alternativo en el que reinventemos la vaina con nuestra acción política autoorganizada. La sociedad movilizada de los que pensamos que teníamos que jugar un rol proactivo en la realidad local de mi país. Pero yo vivo en otro país. Estoy lejos de todo eso. Y en cambio es el único sitio en el que se me da el derecho a votar. No con todas las facilidades ni garantías. No me he podido presentar. No tuve tiempo. Ni vocación. Ni siquiera proyecto. Como Fabrizio. Y quizás de ser un candidato real la mitad del país estaría sufriendo por lo que no dice mi plan. Pero la otra mitad quizás estaría dispuesta a votarme. Qué locura. ¿Usted se imagina?

 

Esa vara es la que están viviendo esos dos maes. Y el resto del país sufriendo. En España se escucha poco al respecto. Aquí tienen sus propios surrealismos. La bandera a media asta por la muerte de Jesús. La realidad de un estado aconfesional que no tiene el reparo de enseñar las vanidades de sus principales familias católicas, aspotólicas y romanas. Si llegara un cadidato protestantes quizás se toparía antes con el mismo elixir que atacó a los testigos de la Gurtel. Y no podría demostrase nada. En tiempos de espías rusos ya no hacemos bromas de plutonio. El eje del mal. Osama. El norcoreano. Los catalenes. El heavy metal. Los vampiros. Donald Duck. Mr. T. GOLman.

 

Al final escribí una candidatura. Me presenté así a las elecciones. Casi por vergüenza. ¿No vas a opinar? Igual habría sido mejor permanecer callado. O pensar en algo útil que decir. O estructurar el plan. Pues este es el plan. Sólo que igual no se entiende. No hay resumen. Dejar pasar el tiempo. Buscar el momento exacto. Provocar la revolución.

 

Nos falta espíritu crítico en Costa Rica. Cuando los nicaragüenses leían a Trotsky ¿nosotros qué leíamos? Y la izquierda costarricense ¿qué nos ha traido? Derechos laborales. Pensiones. Seguridad social. Sanidad pública universal y gratuita. Escuela pública y de calidad. Infraestructuras. Protección del Medio Ambiente. Ciencia. Programa espacial vinculado a la visión del Dr. Franklin Chang Díaz. El arte de don Isidro Con Wong. El futbolarte de Golman Elizondo Pacheco.

 

Mi contribución a la solución de lo que va a ocurrir el domingo son bastante marginales. Podría decir que hay proyecto. Lo hay. Y que también quiero que este proyecto se vea reflejado en un rápida respuesta del pueblo tico en conexión con mi exilio voluntario en el extranjero, concretamente, en un estado de mi mente que se proclama solemnemente como una República Independiente vinculada a dos polos opuestos de nuestro planeta que se fusionan entre sí en este país: Ticataluña.

 

Los ticos nos fusionamos con Cataluña. Costa Rica, un nombre cuyo sentido ya tiene una cierta épica por sí sola, por tener costa, doble, pacífica y atlántica, y luego, por ser rica, pero no rica como los capitalistas se precipitan a anticipar, equivalente a tener mucha plata, sino aquél rica tan tico que únicamente nosotros pronunciamos con tanta gracia y soltura. Escuche. Rica.

 

Y se escucha de pronto ese domingo de elecciones a la gente diciendo rica por la calle. Y todos contentos. Especialmente ellas. Las ricas.

 

Mae, ve qué feo. A uno siempre le podrían decir que uno es un indecente. Que sus bromas son de mal gusto. Que qué es esa vaina. Y puede ser que la gente piense: es verdad. A ese mae se le perdió un tornillo. Nunca más lo vamos a recuperar. Se nos fue. Está loco. Y puede ser que sea cierto. ¿Qué estamos dispuestos a hacer ante tal situación? Mínimo no le hablés. Ignoralo. Pero mae, es el presidente. Y sí. La gente lo votó. La democracia funciona así. Por eso luego se transforma el pueblo oprimido. Y nos convertimos en Venezuela. O peor: en la Alemania nazi.

 

Todo pensamiento político moderno acaba en esas dos casas de los sustos: Venezuela o Hitler. Escoja.

 

Piénselo. ¿Qué es prefirible? Cualquier de esos dos playos o un escenario nuevo en el que Costa Rica se sale por la tangente y se inventa una narrativa más propia de una revolución social emergente que sustituye todos los estados nación a partir de la declaración de una nueve república independiente bananera asociada a la última república decretada en los últimos tiempos. Esto último es por asumir que nos tenemos que ponder de acuerdo con el otro: esa otra cultura en las antípodas que nada tiene que ver con nosotros, pero que asumimos que para que nuestra concepción universal pueda tener una mínima credibilidad antes debe poder fusionarse con la cultura de otro pueblo dispuesto a romper con la baraja de los estados nación tal cual nos los imaginamos todos (algunos) en el siglo XX.

 

Ticatalanes, bienvenidos al siglo XXI. Su país es el nuestro: la tierra. Y nuestra nación es un deporte transformado en metáfora artística. El futbolarte es el único punto en mi plan. Este es mi plan y se concreta en el corto plazo: Costa Rica es campeón del mundo el Rusia 2018. Para conseguirlo debemos renunciar a algo. Y nosotros, con un par de cojones españoles, renunciamos a nuestra democracia, y nos plantamos en un escenario revolucionario que nunca hemos vivido, sólo que esta vez, lo hacemos sobre un plano general. El procomún introducido en la agenda política de Costa Rica. Por la vía más inesperada dentro de unas elecciones que recordaremos toda nuestra vida. Un viernes de pasión.

 

Yo fui Cristo en Chimalistac. Copilco lo sabe. Esto puede que Fabrizio nunca lo haya experimentado en su vida. Si se trata de habler directamente con Dios, yo ya lo hago. Sujétese a mi filtro. Aquí tiene una fé renovada. Lléveme con usted. Vamos al límite superior al que podría acceder Dios Hijo si se volviera a dar una vuelta por la Tierra. Está aquí. Venga. Usted también lo puede sentir. Está en usted. Estamos todos. Sentilo acá. Paz.

 

#golmanselección

GOLman_selección from oollmmaann on Vimeo.