La servidumbre voluntaria a la incertidumbre

Golman

Quise ser un H4. Así de importante me siento. No pretendo ser el uno. Eso ya lo intenté en su día. Y fracasé. Nadie me siguió. Salvo uno. Miento. Dos.

Ticatalán

I was no good at creating startups. I had failed 3 times already. Fuck it. I’ll create a NEW language.

Futbolart

Fuck al corto y al pie.

Ticataluña

Queréis un nuevo país: nómbrame.

Elecciones

Pedir el voto el lumpen. Hay que arrastrar a la banda al límite del caos: emergencia colectiva siguiente.

Compra pública innovadora

Os voy a presentar a las nueve personas más competentes de este NEW païs. En este tema.

Medium

Como humano y sagrado: os traigo un mensaje de mi padre.

Heteropatriarcado

Pa: ¿qué les digo?

Comunidad

Rovira, Carmelo, Coll, Vall d’Hebron, Collserola.

Reystoria

Aprendemos otra.

Ficción

Así sea real.

Violencia

Erradicarla.

Política

Buenismo bien según casado.

Deporte

Insulto

Insulto

Esclavo

Juicio social

Indulto

Perdón

¡Perdona!

Teatro

Lliure

Cridant

Skill

GOL

Gender

man

Obsesion

To raise the world cup

Time

Reverse

Sport

Basketball

Challenge

To sell myself

Nightmare

To be overwelmed

Sin

To give a fuck

Lie

Fear

Farse

Only in you believe it

Dream

ALLS


Nombre de la obra: 30

Valor: a subasta

Cada día: una pieza de mi obra.

Reglas: 9 rondas. Cada jugador es uno mismo, pero alterado. Para bien. Y tantito para mal. Nomás la puntita.

Te pasas.

Se te va el pedo.

No se vale.

Ya estuvo.

Neta: dlv.

Bloques de texto. Palabras. Ideas. Concatenaciones. Erupción 99 días. De pronto Golman. Tienes que frenar me han dicho. No vayas tan rápido. No te llevamos el ritmo. No podemos ir a esa velocidad. Para. No te muevas. Que no vamos a ir.

¿A dónde nos llevas?

¿Quiere saber?

Pues yo le voy a explicar. Corto y al pie. Una polla.

Convicción

Surrealismo

Afiliación

Tico Commons

Estrategia

Un, dos, tres por mí y por todos mis compañeres.

Certeza

Todo es broma.

Terapia

Reir

Credo

Credo en múltiples dioses multiversados en una complejidad de 99 dimensiones y estoy determinado a encontrarlo ahora mismo por el único acto de fe necesario: estar presente. Aquí. Leyendo. Riendo. Llorando. Cómo si fuera la primera vez que encontramos este sentimiento de plenitud. El estado de conexiones neuronales en tu cabeza que tiene la virtud de iluminarnos todas las luces de nuestra comunión sistémica biológica en la existencia común que compartimos, hoy aquí en el culto. Por los siglos, de los siglos, ALLS.


Leer un libro

Como diria Piqué: el mío.

MKTS & Futbolart.

NEW bisne con Gerard.

Shame

Commercial skills. I can sell you anything. Everything.

Quest

Disruption of the social complex system continuos motion

PCP

What to buy to solve the 99 greatest challenges collectively delivered in 99 days.

PPI

The truest tender process we can co-design to step away from the bullshit this particular status quo send towards our direction.

EU Project contribution

PiPPi evangelist

Team

Tico Commons

Target

You.

Community

ALLS


I’ve got shit to sell.

Pick one:


You don’t get any description. There is something behind. You have to trust your instinct. You get choices. And this one is free. And the 99 dimensiones are here. Explained. In simple words. Drawings. And cut and paste cliffnotes withe ilustration and teachers edition so you learn by cheating. One way of doing it. Loving Boris Johnson and citizen Donald Trump. You have got to admit: those two real men know how to party.

Oh, common. Now you tell me you can take a good laugh with a few pints on the account of your sorry ass. It’s the game of the rule. Laugh for the spirit of the night. That thing you do. To dance with the latino mojo required to light up the night. A real party. Party with salsa in a rooftoop. Salsa rooftops. Rooftop Barcelona.

If I was to choose which markets to invest in… oh, what a white boy from vanilla bullshit.

Grow up.

You’ve reached the top of the pyramid. I’ve reached the middle ground. Not still at the top. Although I might be. I might get there. There’s a will and there’s a story. First you need to be ready to access the road to the ultimate resolution: to wake up tomorrow. Rise and shine. But really really mean it this time. Like living under the privilege of having a job to show up to. A community that know you. A place that works because we all pitch in for the coordination of our finest social assets: the 9999 professionals in our institution.

Did I tell my code name: PiPPi evangelist.

That’s it. It’s a job post I created. I fulfilled this role. You are not going to be this forever. We are not going to be here. We have to decide what the rules are. First rule of PiPPi the edge is the limit. The rule I follow is we are aiming for the collective emergence of the social complex system hapening today.

I told the project lead today: you don’t believe in what I proposed to the entire consortium. We had an understanding that this was a plan to elaborate and follow. And we had a schedule to setup and run it. To reach the monster. I word that I place there for the McGuffin that was too hard to swallow for her inexperience in my specific sense of humour. She and I have a thing. We come from opposites ends of the spectrum. But I’ve learned to live with people that don’t share my ideas, and in fact, believe the exact opposite thing that I do on any specific matter. But I don’t mind. Arguing is what takes conversations forward. It’s just the thing we are trying to solve. And see it done. Because you have got a plan. A trully fresh idea to play in the role game we are playing. Is it supposed to happen or are we going to make it happen? Do we believe it is here to kick some ass? Or are we here to keep our fucking day jobs? Because I have no other option, but believing. And I want to sell this to highest social collective collaborative outcomes: that it works because it has a spirit that resembles the heterogenity of the people that given their time and effort to built this brand new community of practice. It is a fucking dream and we are nailing it already. But now we need to show how the use this shit to make the world spin in the other direction. Because that’s the plan. And that’s it. It’s in the script. Written in stone. I went to the holy mountain and GOD father spoke to me. And gave me this extended version of the code that we need to follow that would be useful to implement in the design thinking of the NEW religion. Our own.

I am bigger that Job(s).

I’ve been hit by 9 plagues myself.

Just barely getting my head out from the water. I’ve almost drowned 9 times.

One day will the day.

And that’s my body gone. Forever live in your mind if you remember the tone of my voice. Even when I screamed like a maniac that day: GOOOOOOOOOLMAAAAAAAAAN.

Entre la O y la A.

O y A.

Olmecas y Arias en nuestra historia.

Fluctuaciones en los precios que te descolocan. ¿Cuál es la fórmula de las tarifas de energía? ¿Cuáles son los modelos? ¿Cuáles son las matemáticas que nos llevan a mejorar lo que condiciona la capacidad de software y de hardware para la analítica de lo datos que generamos como usuarios cada uno de los ciudadanos de este planeta. Personas singulares. Pacientes. Profesionales. Usuarios. Todas. Todos. Aquí reunidos. Nos vamos a presentar a estas y estas convocatorias. Por el hecho de competir en el diseño de la armonía necesaria para generar un procomún a partir de una convención colectiva de lo que debemos establecer como las NEW reglas básicas de nuestro entendimiento. Por ponernos de acuerdo. Por empezar un tiempo NEW. Hoy. Ya no te digo 99 días más allá. Habremos cambiando el mundo como pongamos sobre la mesa un PiSpaM completo. Por nuestro santos cojonetes. Por lo que esta narrativa en particular pertoca. Porque aquí hay que conectar todos los puntos. Y asociarnos con los mejores. Para resolver los temas más consistentes de nuestro ecosistema multiversal. Nos estamos equivocando de pulsión. No es únicamente el mercado. Pero el mercado tampoco nos inhibe la emergencia colectiva. Antes que nada: desenojate. Bájale de huevos. Abolamos la fabriación, comercio, distribución y uso de la industria armamentista. Reemplacemos la estabilidad que le da a los mercados, sus primos hermanos, como el Rey Juan Carlos y el Emir. Ofrezcamos una terapia al heteropatriarcado para que se baje del caballo. Y se siente a dialogar la bajada de huevos que nos pertoca resignicar con un gesto total de abstinencia. Es un vicio. Y un miedo infundado. Y real, por la falta de este paso de todos y cada uno de los individuos y los estados que respaldan la militarización y la connivencia de los controles y los fallos de la detección y lucha contra el narcotráfico y la incapacidad de aliviar los daños en vidas humanas que ya no sólo su presencia y falta de control sanitario, pese a las propiedades propias del producto, y de su química, en los casos, o de su biología, y nuestro neurotransmisores resintonizando otra rola en una dimensión nueva que exploramos por percibir el más allá que no nos va a tocar ver, la neta. Verlo ahora es la conjura del hechizo. Explicado así para que lo entienda Martina.

Lo entenderá en la versión de mi editora sueca.

Día 11/99

PiSpaM

Golman

I’m going social network(s)

I once wanted to built one

I still do.

I’m in a quest.

But I still feel like an impostor.

In fact I don’t want to sell you anything.

I didn’t want to put a fucking price tag.

So I didn’t sell myself.

And I went against capitalism.

Without violence.

I didn’t mean to kill it.

It just happened.

ALLS


I know, I know, I know, I know, I know, I know, I know, I know, I don’t know.


I talked to Chris some days ago. It was a long time since I spoke with him. Maybe 9 years. A lot can happen in nine years. We can evolve into something unknown. Something new. Or rather NEW.


I don’t know.


Read, wo.


Read, man.


And world was at peace.


It’s poetry futbolartistically.


I basically just have to keep going the 99 days to go.


I will have reached the edge.


My count before I die might be already less optimistic than what I’m projecting: daydreaming.


I am a motherfucking dreamer.


Youaraproblewitha?


Size matters.


Wo know.


Man should know.


Here’s the truth: man hurt too.


A broken man.


We all are.


ALLS


ALLS is a heading. Everytime. It’s not an H1. Ever. You need to be forbidden something. At least a position. A place you ain’t to be. A thing you love. Something that hurts. Like not going to the world cup to compete. Like the odds are placed against your chances of winning. I still can win. I’m one of those who will compete to win for different set of values I’m willing to present with me at a starting point of virtually nothing: unocent.


That was my narrative to a startup that was about a disruptive solution that includes all of us. From a higher end perspective. A real NEW look at it all. To start fucking over.


Start fucking.


Tonight.


Now.


Let’s go.


Make love.


And me/you go.


T’is my song.


Long.


GONE.


ALLS


Where do you draw the line?


That’s how important a trace is.


Message in battle.


That shit.


Gone.


No more.


Forgotten.


The world has not ended.


Yet we stopped to pursue violence, man.


Drop’em.


Nevermore.


A tico commons pura vida outlet.


You come at a discount rate to enjoy our higher end of the deal: NEW.


Who do I play for?


Which one country should I choose to compete with to win the cup this year?


You reckon makes me a winner of the futbolart world cup that’s happening tonight?


Ya se fue a la verga.


El mundo cambia a partir de hoy.


A partir de aquí.


Vámonos a otro pinche pedo.


Más tuca que nunca.


Mae, esta vara es. . . . . . . . . m a t i z a d o o o ………


Hay dos polos: polaricémonos.


Dos pinches némesis.


Güeyes de la verga y no mámes los güeyes más chingones de todos los multiversos con barra libre de pecsis.


Se trata de literatura corta y al pie, hijo.


Ahí les va cómo les voy a explicar, mijo, cómo es ser de la verga.


Te voy a explicar lo que era un macho.


La extinción del macho alfa.


Podría parecer una distopia de la verga. Pues eso es. Allá vamos. Qué chingaos que le quieren seguir lamiendo la verga al pinche Leonardo de Caprio. Ese güey es de la verga. Un ticatalán sabe eso desde hace años. Y el mundo vainilla todavía le ríe las gracias. Ojo: el macho alfa no le cae bien Leo por otras cosas. Es la paranoía borjamari. Qué pavor en color azul pastel. El miedo de los borjamaris no es infundado. Los odian todos los que desprecian bien. Ya sabes. En castilla se odia un catalán como perico en cazuela.


Ya está: ya me metí con todo Dios. Bueno. Casi. Faltan los curas, Franco, su familia, los xenófobos, los violadores, los hijos de la gran puta, los jueces cínicos, los polis de tortura alegre, los que sienten una necesidad de odiar y apretar el gatilla. Va EPÑA.


Me metí con VAEPÑA.


Los nazis van a intentar acotar mi pulsión.


Drop the guns guys, drop the guns guys, drop the guns now / common let’s go we outtalav.


OTTALAV NFT


That shit goes viral and thasit.


THASIT.


THASIT is one those reindier name’s.


Dancing.


What does Santa is trying to tell with that naming of his not main raindear? A secondary feeling Santa wanted to hide in the way he name his own magical enforced labor to brother species that happens to work for us. How does that sound for short novel. Maybe just a tale of a few lines enough to beggin, evolve and end a story. Without it needing extra stuffing. No fucking gravy. I don’t do Thanksgiving.


I drink coke; youtaproblewitha?


Lation can immitate italian you wouldn’t tell no difference.


For an actor to come to Hollywood being a speak you’d have to fucking turn the place around and make it look as if the city just turned and your motherfuckers in charge of this fucking fucked up parede you people call democrats vs republicans piece of shit politics to represent what you good people I love trully represent. Sorry guys: fuck you.


Oh, man. I feel so sorry. i didn’t mean to be rude or nothing. I’m just here digging in the dirt of the plantation on the fields that were once labored up for the gain of the success of my kind. My white kind. This shit happened here. I we motherfuckers need to address this shit. What happened among us. It’s those fucking crazy toys we buy in the newspaper stand where we don’t longer buy the newspaper. Think where Peter Parker would work in todays digital news NEW américan stoyline: live from NEWNY.


NEWNY NTF.


I’ve been producing the game.


I can win it with a story.


My value.


I’m going to obstruct your view.


Sorry for this.


I’m going to take your money now.


Don’t get anxious.


It’s not the end of the world.


Not yet.


These morons don’t win.


Get off your horse.


Come down from that statue.


Come hug me here.


Colon hugs GOLman.


Cámara elevates thanks, or rather on/in a drone, that just set’s off into the horizon all the way down back to the Tico Commons. Ticataluña & Tico Commons.


Ticataluña & Tico Commons.


Short to the foot.


I can pass the ball to someone at the following distance:

  • 0 m
  • 1 m
  • 3 m
  • 6 m
  • 9 m
  • 19 m
  • 25 m
  • 27 m
  • 42 m

I’m more that just a sound passer.


I could reach Busquets level.


Literature and passing skills.


As good as is not better.


Respect and light up the party.


99


Insolent latinos.


No local match.


Or so they thought………


Until they met: Golman . . . . . . . . .


9 m killer shot. . . . . . . . .


The acceleration of my nine shots to score . . . . . . . . .


The futbolart movement starts with life. . . . . . . . .


I’ve scored the 99 penalty shots that I’ve taken in my professional life. . . . . . . . .


Los otros tres modelos de tiro son secretos. Esos no los conoce nadie. Nunca se han visto. Serán desvelados en momentos claves de los partidos 5, 6 y 7.


9


Yo voy a ganar el mundial; sólo falta saber con qué país.


¿Qué tal que es uno nuevo?


Para que eso pase tendría que convencer a todo un país a que me siguiera a una locura dalineana hacia una película de aquellas que veíamos en casa de los abuelos en blanco y negro. Pero el guion the Hollywood a la mierda. Nuestra realidad reflejada en el telón de esa vaina americana que queremos ser con todas nuestras ansias arribistas de los blancos latinos que quieren también, otra vez, hacer las Américas. El latino-español todavía no ha quedado satisfecho. Él man quiere serlo todo en la Yunai. Y daría todo lo que tiene, y más, por ganar en el plano en el que los gringos se arrodillasen para comerme los huevos. El sueño mojado de un espaldamojada. La mamada del cowboy. Mi primera novela.


Dime no si más de un gringo apretaría el gatillo ante tal irreverencia. Eso lo caló muy bien Villa. Pinche Pancho les pintó las caras cabrón. Y ustedes pinches mamadores no han tenido los tanates para hacer una buena película de Pancho Villa para llegar a mearse en la fiesta de alcurnía en esa Gringolandia en la que ya le pegaste chiquit@. A ver. Salma. Eugenio. Thalis. Guilermo. Lubez. Adal. Master. Roberto Mtz. Golman. Órale: produzcan putos.


Pinche Iñarritu está que trina. Lo dejamos fuera del flick. Ingue.


Iñárritu despidió a mi hermana.


El heteropatriarcado es dueño del futbol en México.


Y en todo el mundo.


Prácticamente. Todos los equipos tienen a un macho alfa en la cima. Hasta el Real Madrid. Hasta el Barcelona. Hasta el Español. Hasta el Manchester City. Hasta el United. Hasta el América. Hasta el Pumas. Hasta el Cruz Azul. Hasta el Querétaro.


9/2


El futbolarte no interesa a todo el mundo. Pero casi. Dos siempre van a crear más peligro que uno sólo. Hay que saber buscar las complicidades de ataque. El ataque y la defensa responden a dos tipos distintos de impulsos colectivos coordinados. Debemos mentalizarnos juntas para ir armoniosamente hacia delante a meter el gol. Golman dibuja goles en su mente. En los campos multiversales de las simulaciones sobre las que planteamos las probabilidades del ser/estar en el campo rival. La batalla existe en la metáfora del deporte. Respondemos a un juego de guerra. a pulsión del futbol se asemeja a la pulsión de los embates de la infantería con la estrategia militar de un hombre cualquiera de los cuatro colores: blanco, rojo, negro, amarillo.


Yo tengo un chamán de confianza que me ha guiado por trayectorias sublimes de niveles espirituales superiores. Lo que México nunca dejó de proyectar en el bienestar superior de una manera de entender el pedo que era puramente de autóctona y quedó velada por el esfuerzo sistemático para borrar a los habitantes locales de la santísima urbanidad que sepultaron vuestras mercès.


No me lo tomen a mal. Me puedo pasar de verga. Pero simplemente estoy contando una historia nueva. Y ustedes son testigos. Necesito que su acción y la mía se vea confontada sobre un caudal de un ritual alternativo para proyectar en paralelo a nuestra prueba A. Por probar dos alternativas paralelas en el tiempo. Eso es.


Las ideas más complejas e ilustres se contruyen tras enarbolar un desgaste físico del rival teniendo el placer de mover la pelota por la superficie total del terreno de juego. Lo que algunos llaman someramente posesión. Para mí es algo más normal: recorridos a distintas velocidades de redes neuronales armonizadas hacia un mismo beat……… Gooooooooolman!


Yo podría haberme conformado con un trabajito normal. Algo que me fuera dando estabilidad en mi cuenta de resultados. Facilidades para el banco. Un sitio más arriba de la pirámide. No estoy en lo más alto de la pirámide poblacional, ni mucho menos. Pero quizás ya se me discrimina. Por una cosa o por la otra. El juego no es justo. No le ha importado nunca serlo. Es así. Superior. Orgulloso. Caprichoso por unas reglas que nos enseñaron a vivir la metáfora de la batalla. Para poder experimental el arte de la defensa de Héctor. La consistencia de Aquiles. La picarezca tan nuestra. Narrar la batalla completa, desde la perspectiva del menos esperado. Esta historia es tan sólo la vuelta a aquél momento. A eso que se vivió en la cabeza del poeta. No se equivoca Enrique Díaz Álvarez cuando empieza ahí su narrativa de nuestra asunción de la violencia que viene de los machos. Basta. Que lo diga ahora el papa. Se acabó. Dios Padre es una farsa. Igual que todos. Todos fuimos heteropatriarcales y no tenemos perdón de Dios. Nos es negado. Atribuido siempre un privilegio singular, ahora nunca más lo recibirás. Y estarás siempre en desventaja. Y el hombre le entra un escalofrío. Voy a perder lo que tengo. Mi miserable vida será aún peor. Con lo mal que vivo por lo gilipollas que soy. Y yo sin darme cuenta. Oh, Leonardo, no mamar tanta polla obámica.


Por qué meterse con un presidente americano.


99 razones para hacerlo.


99 razones para evitarlo.


99 reacciones de gestos que podrían seguir una reacción en cadena que se presentara en 99 frames seguidos, de un segundo, con el gesto mismo que sintetizar un sentir del pueblo puramente NEW americano que llevamos dentro, dentro de este NEW matiz.


9/3


99 salidas de un lugar emblemático de las películas. O de tu zona. Sales del frame. Puedes estar donde sea. Salir con gracia de un frame. Es posible que esto se convierta en el video colaborativo cocreado a partir de la idea del feedbackloopper 9, Golman, en un de renovada fe en el evangelio del hermano mayor de Jesús, no sacridicado al no existir necesidad, habiendo Jesús llevado hasta la maduración esperada de la sociedad necesaria para alcanzar el máximo local que 2022 represnta para nuestra posteridad a largo plazo. Pongamos 9 años. Vamos a ver lo que nos depara el destino. Y montemos unas cueantas trayectorias que nos lleven hacia ese punto esperado. Hacia un PiSpaM.


¿Cuántas veces me tardaré en conseguirlo?


¿Será a la primera?


¿Será este el momento dado?


Un minut de silenci pel ticatalà. . . . . . . . .


6/9


Ciclos incompletos.


Taras del sistema.


No me vengas con chingaderas.


3/9


ALLS

La comunidad de lo de siempre

Nos reunimos con los que nos apetece para seguir igual.

Somos conservadores. Queremos que las cosas estén donde están. Y que no pase nada más. O que no vaya a peor. Y es por puro egoismo. Por sufrir menos que la media. El sufrimiento en tiempos de pandemia se vive de manera comparativa. ¿Quién ha podido salir? ¿Quién se ha librado de esta ola? ¿Quién está peor? ¿Quién se infectó? ¿Quién está en la UCI? Mientras no sea yo, algo va bien. Sigo vivo.

Qué le voy a hacer. Mi naturaleza humana es egoista. Así lo dijo alguien. Y me lo creí. Ya ni sé cuándo. Ni cómo ni dónde. Ni como ni dejo comer. Ni picho ni bateo.

En la escuela aprendí a pichar. Y también a batear. Fue parte vital de mi aprendizaje. Y sucedió en el patio. De manera autoregulada. Ahí nos hicimos las personas que somos ahora. A otra escala. No todos jugaron las mismas cosas. No todos jugamos las mismas cosas. A veces cuesta incluir a todos y todas en las generalizaciones que lanzamos sobre nosotras mismas. No sabemos si estamos transgrediendo las normas, o justo al revés, estamos arrastrando un sesgo del cuál nos resulta muy difícil desapendejarnos.

Ustedes disculparán si les hablo malhablado. Es mi pinche puta mala costumbre. Pero, según yo, no lo puedo evitar. Según yo, estoy hecho así. Y no hay nada que hacer. No mames las mamadas que digo.

El ser es mamador por naturaleza. Esa es una pinche ley que también aprendí en el patio de la escuela. Aquello era la jungla. Estabas en tercero y había los de cuarto, quinto y sexto que se creían los más salsitas. Y hacia abajo venían las nuevas generaciones a quiénes, por respeto, ignorábamos. Es ley de vida. ¿Qué chingaos se puede aprender de los de abajo?

Pero ya en tercero empiezas a ver que algunos pasados de verga se creen muy listos, por equis o por ye. Pero en realidad tienen unos pedos de convivencia que puede que sean resultado de su pinche mala educación en su contexto familiar. Puede que sean personitas que sufren en su vida un tipo de violencia que en muchos hogares sigue siendo la normal convivencia de los mexicanos y las mexicanas: el heteropatriarcado.

El pinche elefante en la habitación. Ahí lo tienen. Y nuestra versión de esa lacra es lo que vivimos entonces, y replicamos ahora. La manera en la que ejercemos una violencia pasa por la acción u omisión que desplegamos en el contexto repetido de una generación en la que hemos saltado ahora un rol. De hijos a padres. De hijas a madres. Cada uno vive esa experiencia según le fue en su baile particular.

La vida es así. Tenemos tiempo para darnos cuenta de quizás las cosas son de otra forma. Quizás podemos recuperar la noción de lo que está en juego. Quizás el juego mismo ha cambiado. No es igual que aquello con lo que crecimos cuando jugábamos en el patio. Las reglas puede que ya no apliquen. Ya no es mil novecientos ochenta seis. Maradona ya no existe.

Pero aún así, sigue siendo año de mundial. Y lo volvemos a vivir como una situación anómala. En el ochenta y seis yo salía a batear como tercer bat del equipo elegido por un gallo gallina entre un valedor y otro del salón. No tanto de un salón, sino de toda la clase. Gallo. Gallina. Gallo. Gallina… Pollito. Pollito. Pollito. Tenga. Tú. Tú. Tú. Tú… órale, vente.

La elección de los equipos de alguna manera saldaba una especie de selección natural. La que las dos personas autoencomendadas a formar equipo elegían para el bien de su propio bando. Por la única cosa que vale en ese momento: ganar. El liderazgo natural de la competición. Sin que nadie les haya hablando, todavía, de capitalismo.

Pero los mercados están ahí. Apoderándose en cada corte comercial del partido de beisbol que se transmite hoy por la tele. El entretenimiento americano es el primer vicio de todo mexicano que se precie. No puede evitarlo. Hay que irle a alguien. Y ahí están las reglas. Las vas entendiendo mientras te vas aficionando al deporte. Esas personas están ahí porque viven de eso. El primer anhelo infantil es vivir jugando. O que te paguen por jugar. De ahí venimos todas.

Se trata de una réplica heteropatriarcal del sueño americano a la mexicana. El drama de nuestra sociedad. Asumirnos como el reflejo de aquello que asumimos que pasa en el cúspide de la pirámide. Pero esta vez sobre la construcción de una historia que nos planteamos nosotros mientras convivimos con la habitación de una ciudad capital caótica en la que nuestros antepasados crearon caminos, edificios y costumbres que se mantienen en pie, gracias a lo que a ido pasando por estos lares, de generación en generación. Al menos nueve de ellas.

No nos separan muchas generaciones de aquellas que habitaron estas tierras en aquél entonces. Nueve generaciones es mi límite para saber de dónde chingaos vengo. De dónde chingaos venimos. Y de ahí pal real, vale verga.

Que nadie se enoje si no vamos más allá. No tenemos por qué pensar que las reglas son injustas para mi. Y sólo para mi. Si una regla se puede refrendar, como hicieran los chilenos como un pueblo con ganas de repensárselo todo, a partir de un nuevo acuerdo, de una nueva constitución. Ay cabrón. Muy cabrón.

El resto de los pueblos de América se miran con admiración lo que ahí sucede. Son otros tiempos. Y nos estamos comiendo la historia que nos plantaron en un libro de texto lleno de historias demasiado simples para acabar de entender con un pensamiento crítico suficiente que todo aquello eran nomás nuestras pinches mamadas encumbradas en una única pinche verdad: la nuestra.

El patriotismo es la base de todo nacionalismo. Y este es el primer paso para entender el orgullo de aquello que decimos ser: mexicanos. Luego luego pensamos: al grito de guerra. Ay güey. No ma………

Al grito de guerra: hazme el puto favor.

Guerra a guerra/ sin tregua.

Nosotros mismos asumimos, por la gracia de Francisco González Bocanegra (que si se presentara a unas elecciones en España se le conocería como Francisco Bocanegra, porque sus asesores de campaña le inhibirían a que se asumiera el Francisco González por ser demasiado del montón. Ver José Luis Rodríguez. Y si se presentara en México, lo campaña opositora le llamaría directamente por su primer apellido: González. Ver Andrés Manuel López), que vamos a la guerra. El himno nos prepara para un acto de defensa nacional. Tú eres el que debe dar el salto. Ante el paso del enemigo extraño invasor. No extraña que ante el coronavirus se plantara un pie firme en el suelo e interviniera el ejercito, que para eso está. Más o menos.

Sería cosa de adentrarse un poco en el himno para ir viendo a qué nos llama este. Y cómo estamos preparados para la vida nacional. En su día, en el siglo XIX un himno hacía patria. Y con ello hemos vivido hasta ahora. Quizás haría falta otro poema lírico que fuera algo más empático y sensible con los tiempos que ahora corren. Algo que nos ayudará a congregar a nuestra gente en un camino de construcción colectiva que pudiéramos entender como un camino nuevo hacia el futuro. Un camino nacional que trascienda las fronteras. Un camino universal. O quizás multiversal.

Quizás para pensar en una comunidad de la cual formamos parte tengamos que ir a nuestra cotidianidad. Nuestro barrio. Nuestra colonia. Nuestra delegación. Nuestro distrito. Nuestro sector. Nuestro pueblo. Nuestra ciudad. Nuestra región. Nuestro estado. ¿Qué parte de nosotros se queda en esa partición? ¿Qué parte de nosotros va más allá? ¿Qué parte de nosotros trasciende a traspasa todas estas capas y se eleva a una última gran dimensión a la que vamos a parar acompañados de un nuevo himno a esta nueva comunidad?

Morata vs. Golman

9 i 9

El debat està servit. Un de la casa, un dels nostres, o un ex-madridista. El tema és aquest. No un altre. Podem debatre, per supposat. I també podem estar en desacord. Això no és un tema de veritats absolutes. És tracte de creure o no creure. I jo soc dels que hi crec que soc millor opció pel nostre club que en Morata. Que vuleu que us digui?

Les coses com són. Que volsatres sou més de fer punyetes. Doncs bon vent. Apa.

Ep, al loro; que no estamos tan mal.

Jo sóc un nou ünïk. Això és nota des de que començ a xal·lar. Söc un cäs ëspëcïal. Pötsër de vegades mässa i töt. Pero crec que arrivareu a estimar-me. Tal com soc. Al seveir d’un poble NEW. I aquí ve lo bó!

Jo no söc un nou convencional. Ni tant sols un fals nou. Sou un nou feedbackloopper. Un nou amb pretensions més enllà de només el futbol. Vaig a per totes i per això que lo que puc oferir a aquest honest i brillant poble NEW: Ticataluña.

Jo sóc d’aquí. Podria dir això de: ja sóc aquí. I llavors em diriau oportunista. Impostor. Qué cony t’has cregut? Quí ets tú?

I jo no patiria gens. Ho he vist venir. I no m’agafa per sorpresa. Collons, de totes maneres Déu ni do. Pero ja ens coneixem prou. Ens hem conegut al llarg dels anys. Jo aquí no he amat mai lo que sóc. Ni de quin pal vaig. I crec que no he fet mal a ningú. De vegades, peut être, a la meva parella. Perque de vegades quant estimes i t’ajuntes per un projecte de vida juntes, les coses no et van tal i com les vas planejar. I et quedes tirat. Amb el cul a l’àire. I caus. Pateix tothom. I part d’això en silenci. Per no mostrar-te al mon com un mindundi. Un perdedor. Un malait vagabond. Un més que no pot. I ens trovem que el judici social et crema. I que potser parla la gent. La gent parla de segur. La gent parla sempre. De tot. I no s’escapa ni un viu. Tothom pilla. I ben pillat. Dallò que fot mal. Una pilotada a la galta. Pilota mollada. D’un imbecil que no ha mesurat la seva força. No ens juguem la champions. No avui. No aquí. Pero jo puc lliurta contra qualsevol 3. Soc un nou potent que no es dona mai per vencut. Crec que l’equip vol això. Crec que l’equip requereix creure. Un nou com joc no deixa mai de creure. Fins el darrer suspir. I només cal està atent. A tot el que hi ha al voltant. I entendre el joc. I teixir intimitats amb els meus companys. I fer lo que fa un nou: gol.

Em dic Golman, i ja no podràs oblidar mai més el meu nom!

Fitxeu GOL; fitxeu a en GOLman.

Siguem surrealistes!

Siguem la innovació d’un poble NEW nou.

Voteu GOLman!

Feu bullir les xarxes deu ser la manera més cutre de pedre l’estima en un mateix. Es pensar que tens a les teves mans la possibilitat de que tot el sistema s’aturi i tormem a enllegar un de nou tot seguit. Seguint un nou camí. Un mandat més fort que aquell de l’ú d’octubre. El mandat de l’ú de l’ú. Aquest dia no hi haurà mai més un altre elecció. En canvi avui vosaltres em podreu votar a mi: voteu GOLman. I seré tot el que un nou futbolartista pot arrivar a ser en 99 nou dies garantits en els que tocarem més enllà del cel. Benvinguts a nou estat de gloria local al nostre propi camp resignificat: la llegenda d’un nou nou que arriva amb un fotiment d’optimisme i un tarannà que conquista a un 99% de la massa social de la ciutat. Tot ho reconvertim. No deixem res enrere. Tothom hi és benvinguda. Això d’aquí és casa nostra, teva i de ningú. En Sisa era el bó—va dir el meu sogre, Vicenç, al meu cunyat: Roger.

S’entenc que sou nou. Sóc un nouvingut etern. Us parlo amb la meva llengua que no és ni molt menys com la vostra, que mana molt i és sublim. La meva és abstracta i es barrella amb voluntat amb d’altres llengues. No vol estar sempre aquí, encerrada dins meu mateixa. Vull esser lliure. I parlar-ne d’altres. I fer-ho bé. Ja em conec prou jo per seguir parlant de jo mateix. Vull esser alemà, portugués, euskera, gallèg, francès, anglès, suec, dutch i olmeca. Aquest és un ticatala possible. I esclou del tot el català; i també al castellà. Pareu-vos aquí a imaginar un moment aquest estat de la natura………

No és un càstig. És una peça d’art. S’anomena absènsia. No ser-hi. Lo que preguntava en Hamlet. Pero tirant a no-ser-hi.

Jo sóc en Hamlet olmeca al Lliure. Un monòleg d’aquest text. Fins i tot llegit. Que no calgui ser-hi. Només el texte en el fons. Paraula a paraula. Com un dictat pel pùblic. Que aleshores ho reescriu. I ho fa seu. I surt de l’obra transformat. Com aquell que diu. El teatre s’aixeca i no pot aturar-se d’aplaudir. El dia ha arrivat. I ara qué: revolució—diu l’actor. ALLS

Descarrega el poster gratuit de Golman

Es un día cotorrón

Besás el cielo con los labios.

Hoy vi un programa del 2017 de poetas citados por la televisión de mi ciudad, New Barcino, en el Turó Olmeca-Rovira: Roger. La batalleta d’aquesta muntanya sagrada. El per qué de tot plegat. Sense haver llegit mai ni una sola paraula del ticatalà.

El ticatalà és la nova llengua curricular obligatoria: us futeu.

Fot’at.

Estic de broma, no veus?

I no veus.

Mira.

Doncs no.

I no.

No.

Doncs res.

Res.

R………

Hi ha gent, algú, que s’havingut!!!!!!!!!

La NEW !!!!!!!!!

NEW !!!!!!!!!

NEW !!!

NEW !

NEW

This is what else Nesspresso: SUCKMYTUMMY.

You see, you don’t need to be a d____.

You don’t exist; no more.

It’s not me; you.

Me; you.

Respect.

NODOUBT

GLORYHEREANDNOWWITHGODFATHERHEREWITHUSANDALL: ALLS.

Boom_______—· GOLman.

So I thought we needed something else. So I went elsewhere. That’s you hadn’t heard of me. Until now. When time has come. You had me waiting on the sidelines for this last show: I’m the KING of the NEW world, just chill. Things are going to be in a diferent dimention so these fools can’t get to the NEW final US: The TICO commons.

I’m from NEW port: NEWLIM.

Our mestizo culture is nowhere else seen in the whole continent, wether you exit the beach towards that place where the horizon meets the sand and the palmtrees and all that wild vegetation we call our temple of love: EARTH HERSELF FULL OF OUR RESILIENT UNDERSTANDING FROM A NEW GAIA PERSPECTIVE THAT IS BORN IN HERE IN THE CARIBEAN COAST OF THE HOLY PLACE WHERE OUR LOVE WAS SEALED IN A GLORIOUS CEREMONY OF THE NEW COVENANT FROM US NEW américa feedbackloopers.

Something else happens in the whole coast of caribean natural history. We are a living ecosystem in peace. Careful, we’ve got not army.

Take nine seconds to feel what that’s like………

We’ve got it, biatches!

JK

JK GOLMAN.

Children’s book best selling author, Golman Elizondo, who realeased all nine books at once with illustrations, narrative, side notes, webpage playland, reward system selfproclaimed NEW rule for kids from uno to nou. UNO:NOU.

UNO:NOU.

The book series that broke the market.

The story that sped time up.

What if we only had 99 pages to write the last words in our life.

What would you write?

That good of a game is within my own private reward system who you are more than welcome to support. By joining it!

Choices. We-need-choices.

No seas mamón.

Hay cosas que hay que saber decir.

En México empieza por entender el timing de cuando aplicar: no seas mamón.

La vida de un mexicano comienza por ese precepto. Todo lo demás me puede comer los huevos.

Esa no te la esperas.

Por mucho albur que manejes, nel.

Así es el pedo. Nos fuimos a la verga. Me la metieron enterita. ¿Y qué crees? KANKANKANKAKAAN. Siasmamón. No es lo mismo. Todo está en el casi. Aguántala ahí. Ese es el timing exacto en el futbolarte. Este es mi espacio natural. Yo tengo una campaña. Tengo una propuesta. Y un plan. Lo voy a echar al aire. Y la banda va a jalar. Cabrón. No mames lo cabrón que va a halar. Hasta vamos a halárnosla con hache, gëy.

Ay gëy.

Gëy con eso no se juega.

Ya te salió el padrecito que llevas dentro.

Nueve segundos de clavarse en la textura.

Nadie dijo que leer fuera siempre una noción impoluta de placer. ¿El cabrón que es cabrón qué merece de nosotras?

El fin de las mamadas.

El fin del macho alfa.

A la verga.

Verga.

Nada.

ALLS.

BY

G

O

L

M

A

N


La fecha de hoy es lo de menos. A menos que vivas en ella. Jolines, existencia. Estabas ahí. Aquí: presente.

Hola, ¿qué hace?

El ¿qué pasa? que me enseño mi amigo Shawn de Florida in September 2001 in Barcelona. We ruled this town for a while. A group of mad people I met when first landed in this Godforsaken city without GOD FATHER’s command. New Barcino is like that, but resolved. We deserved to come out of our closet. Wo we did. I long time ago. Back when Bacino was not NEW.

I am a fucking lost soul who came to this town to dream the existence of a NEW worldly time when all of us are actually connected. To a higher sense of quest. The plan is what is not fuctionning. I’m going forward with this charade: this is what I have said to my collegues from Stockcolm, from Rotterdam, from Milan, from Helsinki, from Wien, from London and from New Barcino.

Welcome to New Barcino, I hate to be unpolite: this is the NEW name of our beloved Barcelona. I’m sure you won’t mind. Right?

You may have feelings for the old brand. We must learn to let go.

Forfeit your highest card.

Give up for 999999999 euro brand name.

Our city does.

Here it is.

Take it.

We left.

Gone.

ALLS

Bambino Gesú sei arrivato

A la media noche, a la hora en la que el Niño Jesús llega a Costa Rica, el niño nació en mí.

Me desperté con un pensamiento inequívoco: ha nacido el Bambino Gesù. Se trata de una tradición adoptada por el pueblo costarricense que se mezcla con el gesto ancestral de regalarle juguetes a los niños en momentos del año, que curiosamente coincide con el solsticio de invierno, y que por tanto, de alguna y otra manera, nuestra humanidad lleva haciendo durante toda su existencia.

No soy yo el que cambiará los mitos y ritos que nos sirven para reunirnos en familia y para reconstruir el tejido sensible que se ha ido modificando día a día durante el último año. Es un momento de compartir en un entorno familiara que nos lleva a sentirnos una vez más parte de esa gran familia de dónde venimos. Nos acordamos de cómo eran las cosas cuando éramos nosotros los niños. Y los niños, viven con una ilusión especial este día que tiene índices de resignificación bien cargados de lo que percibimos como felicidad: más regalos.

A todos, ya adultos, nos gustan sentirnos regalados. Es esa cosa especial con la que sabemos que somos parte de la vida de alguien más. Y que este espíritu navideño tiene varias capas de amor que ponemos en práctica con la congregación de aquellas personas con las que hemos elegido reunirnos. Se trata de uno de los éxodos más rememorados de la historia, y de uno de los mitos que marcan nuestra convivencia actual, pasada y futura.

Tengo un rito especial entrenado durante muchos años en el cuál cuando concibo la dualidad de mi situación, en ese pase de lo onírico a la vigilia, en el que reconduzco la historia incosciente que entretiene mi sueño como espectador de un mensaje que viene de dentro de mi y que tiene un significado inmediato especial para transformar mi vida. Por lo tanto, hay que poder estar ahí sin manipular la función, pero intentado repetir las cuestiones que están sucediendo ahí para transcribirlas en una libreta nada más despertar.

En este caso, la presencia del Bambino Gesù fue el detonante. Curiosamente hoy, 25 de diciembre de 2021, se presenta el Bambino Gesù en el momento en el que mi abuelo, Oscar, habría gritado con aquella potente voz que tenía: «llegó el niño Jesús».

Se trata de una historia de anunciación, pensé. También de renacimiento como bien me recordó Rayo en la felicitación que me mandó cuando estábamos preparando la cena. Es el momento justo para (re)nacer. Como cada año. Para compartir con la familia este último cierre de filas en torno a una mesa, a un árbol, a un nacimiento, vino, y una comida especial.

Las tradiciones familiares mezclan aquello que los anfitriones conocen de sus respectivas historias familiares personales. Y volvemos a los temas recurrente de siempre. La repetición de los ritos nos hace partícipes de las vueltas que le damos al sol, y de las vueltas que da la vida. Los ciclos vitales de nuestros seres queridos y una historia familiar simbólica que nos conduce de nuevo a la bondad.

Durante la pandemia, de una manera extraña, la vida se paró. O al menos esa fue nuestra impresión. La gente no salió de casa. O sí. Hasta que nos dimos cuenta de que esta situación nos ponía en riesgo vital. La muerte se hizo presente y se paró el comercio, las guerras y el neoliberalismo. El sistema en pausa. Nos habían dicho que eso nunca podría ocurrir. Pero cada año, en estas épocas, estábamos acostrumbrados a hacer esta pausa. Y resignificar el años vivido. Recuperar el gesto con el que volvemos a pensar en los demás: regalarle algo que le guste.

La ilusión de los niños. El niño que llevamos dentro no ha muerto aún. Seguimos vivos, con la intención de hacer posible aquellos sueños con los que vivimos. Recuperar las historias de nuestros antepasados para explicarlas una vez más a partir de la memoria de nuestros mayores. Vincular este presente fantástico con el legado que nuestros orígenes. Aquellas otras familias.

Llamé a mi familia a penas pude recuperar el teléfono y la computadora que había dejado en la habitación en la que duerme Pepi, mi suegra. Me presentaría en medio de la cena en casa de mi hermana Alejandra y de mi compadre David, conmemorando la llegada del Niño Jesús. Y les conté la historia con la que me desperté:

¡Hola familia! Feliz navidad. Aquí todo bien. Acabo de despertarme con la llegada del Niño Jesús, como en la tradición tica. El Niño Jesús ha (re)nacido en mi. He recuperado la noción con la que despertábamos de niños para abrir los regalos en aquellas navidades ticas que celebrábamos con los abuelos. Justo ayer envié un mail a mis jefas explicándoles la noticia de que nos habían invitado a participar en un par de convocatorias europeas que el Ospedale Bambino Gesù, que está en Roma, y cuyo jefe supremo a fin de cuentas es el propio Papa Francisco. Kiki, una persona que se unió al curso de iRaise del año pasado (en el que se llamaba Up-rAIHSe) nos convocó a grupo de profesionales de Valencia, Cataluña, UK, Suecia y Roma para conjurarnos a lo que podríamos hacer juntos de cara a innovar y cambiar el mundo juntos.

GOLMAN, desde el Carmelo, en la videollamada de navidad a su familia en la Colonia del Valle, NEWDF.

El Ospedale Bambino Gesù se hizo presente. Y ahora tengo claro cómo debo jugar ésta carta. Hoy ha nacido el niño. Dentro de mi hay un niño Jesús. Jesús vive dentro de mi: ahora lo entiendo. Y el camino a seguir, bro, es el de un (re)nacimiento.

Me quedo sin batería. Todo este texto se perdería. Si me despisto, esto podría pasar. Podría no salir. Podría no decir nada. Ni ponerle atención al niño que me habita. Esta transfiguración pasaría a ser el milagro olmeca del cual cuelga todo el devenir futuro-pasado de nuestra historia. Yo puedo ir en ambas direcciones del tiempo: esto normalmente no nos lo explican.

Mi padre, Olman, me preguntó cuándo me di cuenta de que eran los padres los que daban los regalos. Tendría que ser en Tlalpan. Más o menos a la misma edad que Vera, que ahora tiene 9. Ella también lo ha descubierto este año. Se comportaba con seguridad cuando nos pedía que fuéramos por los regalos para cagar el tio. Pero también siguió la liturgia de «seguir» creyendo en la ilusión. Así que cagaron regalos.

Mi padre me contó que él al vivir en una finca, en la que trabajaban y vivían jornaleros que tenían pocos recursos, que le explicaban a los niños de la edad de mi papá, a muy temprana edad, que el niño Jesús eran ellos, y que no pidieron cosas que ellos no les podrían comprar. Ellos le explicaban a mi papá, que siguió unos cuatro años más manteniendo la ilusión de sus padres.

Mi madre me explicó que su padre, Oscar, el abuelo, se esforzaba cada navidad porque ellos tuvieran cosas, ya que a él el Niño Jesús nunca le trajo nada. Sólo una vez le trajo un globo. Y le dio tanta rabia que sopló y sopló y sopló hasta que explotó. En cambio, a sus hijos siempre intentó que para Navidad el Niño Jesús les trajera algo. Su historia familiar y su familia actual. Mi madre me explicó que a veces la muñeca que tenía desparecía para recibir una chainiadita y encontrarse con la sorpresa de que el Niño Jesús se la había arreglado.

Cuando nosotros éramos niños, el abuelo desperataba a todos mis primos a las 12 de la noche para avisar que ya había llegado el Niño. Era otro momento de (re)nacimiento para él. Como hoy lo es para mi.

Health you and me

From hospital center to community

Today is 24/12/21. It’s what «we» call «Christmas» eve. Jesus is supposed to be born tomorrow. So today we wait for it. Again. He is expected to be born in our hearts, again. It’s a tradition from «our» culture. If we only assume one.

Unity is a strange thing. It forces one narrative to be on top of the others. And that’s ok. It’s simple. Life sometimes asks to be simple. As it is seldom not. And «we» are in the middle of it. Trying to juggle with the balls that we’ve been handed.

The cross is still with us. Or rather we still carry the cross. Only the cross is not be the way to remember Jesus today. Not today. Today He’s to be born. A baby. From a miraculous inception. Against all odds. In an exodus that took his family to move to a new land, from Judea to Bethlem. So the story tells.

At the heart of this story are the Romans. Those «evil» ones who’s sanitation brought some structure to «our» cities. And roman law. And all those things The Life of Brian tells teaches us to see with a new set of eyes, through humour. Demographics is also in the center of this story, as it is the census that saves Jesus from the slaughter of the innocent babies depicted in the Sagrada Familia nativity scene. This story, as all good ones, is political.

Jesus is born. Halleluyah. He’s excpetional story is told by the testimonials of those who listen to him. It was a new story He told. He spoke of a new kingdom, far from the established powers of politics and religion. A revolutionary with a cause. To go beyond. And somehow he’s story was to survive after his death. And somehow his example would help others in their own struggle to keep on. Life, within our minds, is somehow sometimes complicated.

The cross (even if it’s not that Jesus’ passage we are revisiting today) is still here with us. In different context. For one thing all of our hospitals have a big cross, bright neon light, shinning on top of our institutions. Our hospital history is also linked to the churchs history, and to history of our city, within the ancient walls. The Hospital street in Barcelona guard what is the second oldest hospital in Europe and one of the oldest institutions standing: Hospital de la Santa Creu. Before that, some 620 years ago, it was decided in this same land I inhabit, that the two city «hospitals» and the four churches were people went to die would need to be clustered into what was the first hospital in our town, that was built around one of them, a church called La Paloma (a dove, much like the holy ghost), a chappel that is still standing at a corner where now art expositions take place, and who’s ancient history is seldom remembered.

That hospital became Hospital de la Santa Creu i Sant Pau, when a rich swiss-catalan banker left half of his fortune to built a modern hospital in his native city. His name: Pau Gil. His name was to be printed all over the place, and the saint that game him a name, to be praissed within the legacy of this infrastructure. A mainstream modernist architect, Lluis Domenech i Muntaner was hired to do the job, that stands in clear opposition with the city layout defined by Idelfons Cerdà in the Eixample urbanist structure. The pavilions in Sant Pau face the sun, and the sea, south, and break up the grid to provide a new sense of space that has become somehow of a golden ratio standard for built space and public space for threes and the community to walk around.

I was in charge or organizing and setting up the Exodus of the entire Hospital de la Santa Creu i Sant Pau activity, patients and professionals from that modernist Unesco heritage buildings into the XXI century hospital being built at the top grounds of the slopes in which the hospital land was built. The history of our community shifted and what was once an readaptation of spaces to fulfill the needs of modern hospital into a modernist suit gave pass to a new sort of architecture that was expected to resolve some of the things Domenech i Muntaner did not forsee more than a hundred years earlier.

The entrance of the modernist hospital resembles the stature of a monument that stands in front of Sagrada familia and salutes with a straigh proud face one institution to the other: church and church-hospital.

It’s not just symbolism. The church is part owner of Sant Pau. The stones and lands are sealed in a document signed 620 years ago by the city hall and the Church to build that first hospital. The institutions role has been to survive that Jesus story and somehow it’s still present. The legacy in that modernist Sant Pau building is clear as you enter: you are in front of a building holiest that a church. Pau Gil stands there, a bust; no body. His PG all over the place, as the architect was clearly well paid. He was the rockstar of the moment, and in this land the local rock and roller always gets the spotlight and the cash.

Sain Paul greats you along with the holly cross. Just the cross. No Jesus. It’s the cross that is being present here. The golder calf was melted, remember, as Moses told those in the dessert when they were being sold a shinny pyramid scam. It’s a whole new thing: one God only.

We tend to forget the jewish tradition, as we intentionally erase six centuries (that is six hundred years of our history) because the ruling powers then were muslims. Our mislead conception of history is still quarrelling if northern escandinavian vikings landed in «America» some 500 years earlier that the glorified and inevitably intertwined history of our mestizo culture, with all the violences that we still bare in the cross we carry.

Much like Jesus I was thrown out Hospital de la Santa Creu i Sant Pau through a back door. People didn’t care. I entered in a crisis that took me nine years to resolve. It’s on me, I thought, but my close one also suffered from this circumstances. Father, why have you forsaken me?

I was left in the dessert to wonder along the path of many other cursed. I found myself lost and wondering in the scope of figuring out a way out of that situation. In a positive way. But I had been left hopeless in the open waters of a mediterraneum dream. But I had no right to be there. No excuse. I had to somehow show the value to an audience that was not there. I felt not only alone but cursed. My loved ones were suffering my incapacity to cope with what was happening. And I certainly did not come out the other end the way I was supposed to. I was left wondering in the dark. And my light was overtaken by the shadows.

I did not go (entirely) mad because of art. I had to tell a story and I knew no one would understand. So I just told it to myself. The same old story. Over and over. How to come out this black hole into a NEW dimension. Every time I wrote that text, or filmed that piece of performative art documentary I did. Every time. I came through my curse. And it kept me safe. Alive. It was a higher hope. A bigger than myself return. Too big to present like that, coming from a crumbled soul.

I am a humble man. A man indeed, but not that kind of cursed man. My own kind I guess. I also carry that cross. And bear with the privilege of walking around without the fear of encountering harm along my path, as women do. Not sure if that’s the case here, outside the grasp of catholic schools and public schools with Barcelona FC coaches. This is not just my story, but inevitably, if I am going to tell anyone else’s story, I need you to hear my own. You are going to have to give me that poetic licence.

Is this cross of ours that we recognize with the heath services we have a universal symbol? It’s clearly not. The moon and the star are the ones shinning in some muslim countries. I don’t know about the hospitals in Israel, but I supposed the would use the star of David. No idea. But the thing is health is universal. Our struggle to survive and to live in a society that takes care of itself, by teaching us the way in which we can collectively mantein a system that provides this high value care with fair access for all, regardless of where we are coming from in the population pyramid. The cause for a global movement towards understanding the issues that are conditionning our capabilities to shift our social and health systems towards a more resilient and community based system is what we need to face collaboratively. Now.

I was once Jesus at the cross. I’ve played that role. It’s not that I am Jesus: he lives in me. He is my brother. I’m as holy as he was; humanly. If we are not all given the chance to be as holy as he was, then that is not the message he was actually delivering. It’s just been instrumentalized by the institutions that still hold the power of bearing the intermediation between you and Him. But maybe you are fine with that, but I’m not.

I’ve studied the life of Jesus, his tales, and the ones in the old testament, much more fantastic that Marvel movies. At the end we are given a choice to believe this or that. And believing elsewhere means to understand other stories from other perpectives. Not believing in anything is allowed. And believing false stories have become a national sport that has been taken to the limit with the election of presidents that represent their own interest only, backed up by a group of followers with mislead information that cheer at the golden calf with the inspiration of a armed insurrection. Have ultimately gone mad as a society?

My mental health is now somehow recovered. But I’m not sure if I could take a misinterpretation of just one of my stories. I’ve got not publisher but myself. I could try to publish a formal book that you can physically buy next Sant Jordi. It’s going to be a collaborative co-creation in which I’ll try to multiversely arrive there with a NEW value proposition taking place. I’m so ready for it.

I’ve been instructed by Father God, cousing of Father Christmas, to come down and tell you that the story has been modified. My kingdom is now from a NEW dimension. And I’ve been given the task to unite us all into a single word in which to find the entire confort one glimpse of time and space can support within your soul, but especially, within your mind: ALLS.

I don’t get easyly ticked by dickheads

I can see how that’s a completely new way of going about politics when you are trying your first atempt to be taken seriously in the contingencies of just another election smack in the middle of Pandemia Covid-19. I am all in. Here’s my candidacy.

The following nine days I will present my plan. With this simple plan we will progress up to numbers we haven’t seen till now. With my brand: NEW. It was that simple. NEW. Everyone got it. It was finally not change.

Ok, ok, ok, ok, ok, ok, ok, ok, ok……… I’m running.

I expect a pass.

You pass.

I receive.

Kill: futbolart.

This is what I got.

This is my song.

The day is today.

We finally go.

We move on.

The greatest simplest solution.

Availability of ourselves.

The distortion of our intent.

The will to read.

To read this.

Out loud.

Like a creed.

I told you this was a poem.

I told you I was running.

My kindom ain’t from this world.

Ti’s from next one up.

Are you comming?

We are leaping.

Comming or not?

Last chance.


The decision is yours

You dualize the word.

Double meanings; the least.

The game is up; bring up the game.

We are already hooked to our abyss.

The dark dwellers down there wondering; evil spiritually glowing in glorious repulsion with the archenemy icon: good.

A simple dual tale.

A green ridinghood warever affirmative girl the age of red little ridding hood. The world has changed. The story is different. Aparantly fitting the NEW standars. The NEW likes. This whole NEW system of desires and sublimatory lack of laws, lawyers, arms, dickheads, morons, assholes, bitches, nations, jutges, and it was just the people without them: the other nine candidates.

Forgive me if I am straight with you and ask for my allowance to have a say. To write it down in words. And commence a dialogue. You read, and in return, at every given pace, I place a piece of art that transforms you, time, space and the shitty system we love loath but keep getting sucked in by own dunceing.

Dunceing exist in ticatalán language.

The oficial language in this NEW place.

The world has changed.

Forevermore.

We go, go, go.

We gooooooooo………

We go, go, go

We goooooo

We go, go, go

We goooo

We go, go, go

We gooo

We go, go, go

We goo

We go, go, go

We go

We go

We go

We go

We go

We go…

And so on; and so forth.

It’s the hipheningy what makes my literature a trade in placing the feeling in the punctuation marks, as if we’ve just realized what feminist are claiming up at straight up dickead white money laundried fool: the worst of our kind: our cynical white top 9 LORDS OF DICKHEADLAND.

I promise it will be a place to go in our reinterpretation of what our NEW world should fill like visiting Tarragona to mingle with a holesome classier way of paying tribute to this one part of christianity that we finally kept: romanhood.

I am a Roman. I could rule, but who’d want to be Cesar in Jesus story? Who? I’ll tell you who: a Roman. The ended up believing. Romans turned to Jesus NEW model. He just delivered to last for as long as one oral story can move forward our brothers and sisters from the ninth generation from our own. The way those 116 year old memories, still holding the light of having lived that entire history in your glorious biography. A documentary tale of some sort. The actual thruth: you were holy.


The story can take a break. Breath outside that sort of text. The logic built into it. This what I’ve come up with. I will let go now. And I’l sell my art form as reproduction that I will deliver to those who want it printed in the holy scale NOU: 9, 99, 999, 9999, 99999, 999999, 9999999, 99999999, 999999999.

Soc el nou d’un poble nou. Aixì de clar. Es clar i ticatalà. Oi, que m’entens?

Doncs, vine.

Home, vota’m.

Dona, votim.

La meva sogra em votaria. Tot i ja saber que votará per no se quin partit. Jo explicaré un altre historia. No és pas la mateixa historia. Soc un nouvingut. Goita. No fotem. Espereu un moment. Treieu-me a aquest gorila de la esquena.

Floquet de neu baixa de la meva espatlla.

Faig ùs d’un recurs facilot que hagués encantat a en Plà. Tant Mataró.

Jo soc d’aquesta terra perque d’aquesta terra és qui pot parlar-li amb l’estima que li tens i quelcom tot dos reconeixem, bonica. Doncs jo soc la terra d’un poble antic que els meus avantpasat es van pasar pel forro i el trepitjar amb una certa incapacitat de veure tot lo dolent que representava fer això devant l’arquitectura d’un poble pacific d’un poble que et dona la benvinguda més fantàstica a una vall resignificat tot just per un foraster que va arrivar directament de les antípodes d’on sóm. D’aquí. La centre del mon. El mon petit. El meu mon xiquet.

El nou mon.

El meu nou.

Torno al Camp… vaig rodar el mon.

Ho vull fer amb la més sublim de totes les histories. Disculpeu la infantileça del meu poema èpic esperpètic gloriòs: el mon s’havia resol sol. No per un esser divi. Perque ens van esdevenir la necessitat de fer aquest canvi ja. I capgirar el mon, com s’ho rumian les companyes de les CUP.

Sense dubte el meu arrelament amb l’intenció de que vivim els barris lliures de feixisme, odi, violencia, armes, espionatge, conspiracions, violadors (estava inclòs en violencia pero voldria fer un petit parentesis a la violencia que pateixin les dones pel fet de ser dones, i que potser voste no s’havia adonat fins ara. I encara no veu clar que cal deixar d’esser aixì. Així com? Cóm qué cóm? Tú ets tonto? Una petita picabaralla s’estén per un riu de gent tumultuosa només rien de la surrealitat de tot plegat. El que hem viscut. Tot ara. I tota la vida. Sigui estiu, sigui tardor, sigui hivern, sigui la prima, Vera. El viure bé. Ple. Aquí. En todo espacio en el que mis células explotaron hacia la sensación doblegada por la sublimación más acá de nuestros ritos, de nuestros antepasados locales. La señorialidad de lo que simplemente retiramos al olvido.

La resignificación de los olmecas es el último tributo a un pueblo que aquí nadie conoció. Pero tampoco los recordamos más de lo que salen ahora en este hilo interminable de cabezas olmecas.

Cada cabeza olmeca es un gol. La cabeza olmeca es un balón. Golman viene con balón. Cada niño querrá uno. Así piensa el marketing del club. Se trata del negocio más grande de las marcas de nuestra capital vacia. La ausencia de todo tipo de valores que quedaron representados en lo que nuestra entidad fue o dejó de ser mientras nosotros nos asumimos como una cosa en sí completa y feliz. Más allá de los resultados de nuestro club de futbol. Por la relación que aprendimos a tener con el futbol a partir de una manera de ver (o en el caso de algunos pocos que lo juegan: los futbolartistas) el juego más perfecto que Dios Padre se pudo sacar de la manga, o bien, que nuestros ancestros más gloriosos, los jugadores de pelota, con una delantera implacable de un tipo de precisión que desarrolló en nuestros genes fortalecidos por nuestra vida aquí, entre valles, ríos, playas, olas, montañas, picnics, restaurantes, bares y discotecas. El futbolarte nace o se hace. No lo se ni yo. Esa es la parte esquiva que nos pretende ubicar en un plano sublimiinalmente arribista, como todo lationoamericano al que le abren las puertas de Sarrià.

Jo vaig aterrar aquí i molt ràpid vaig veure qui erau els que veritablement erau més espacials: els insolents.

Les nit s’omplen pels que la transiten.

No és de ningú.

Hi ha una dimensió de quedar-se despert, fent lo que sigui, escrivint, o jugant amb el mon senser. A matar monstres. Histories. Vosaltres. El dron arrivarà un dia per un mecanisme per al qual ja estàs entrenat. Estàs programat per aceptar la violencia, per que ens ho enseyen com si això fos un pal sec i necesari. Una bona hostia. Puta. La violencia mana. Els que ho volem defenen les institucions. I aquí tenim la llei i les propies estructures d’autocura. La institució ha d’esser robusta. Els mercats, els traders, es creien que només ells podien tenir acces als mercats de valors. I han vist l’acció del sistema complexe autoorganitzat. La posibilidad de resoldre això per una historia íntima a la que ens apuntem tot plegat per formar part d’un directe etern. Les camares casi mai s’apaguen. Si t’ho grabas tú, tu ets l’amo. I el mon està veient. I seguint un fil. De generacions en generacions que marxem al costat uns dels altres. Sense haver d’aixecar la veu com la derrera vegada que et vas llençar a dir-li lo que el teu nèmesis favorit es posara de cara i et donés pel sac.

Odies. Odiem. I no fotem. Ens encanta. Els subnormals no tenen perdó. Pero no ho poden evitar. Pertanyen a aquesta latitud de pensament. Fins aquí tot bé. Qué tan bé estem preparats per a un dels discursos establerts de lo que ens portarà a l’abyss. Aquest cop sí. I doncs requereixes que la dualitat hi sigui per anar a la banda contraria d’on pateixis més, d’uns criteris que no només no cauen bé, sino per lo que diuen foten més mal que la cura, que pretendien tenir la seva exigencia quelcom arrivada just ara des dels cels superiors de toda gloria eterna. El regreso del compañero de …

De pronto, vuelves, y te encuentras con:

The old in and out.

Ain’t your fucking choice to make

Soy un señor de barrio nou

En NEWCAR sólo se puede oriundo si pijoaparte. Así que fue lo que decidí asumir en mi venta pública al procomún. El bien general. Ante mis propias elecciones. Un nuevo modelo que nos permita salir de este puto desastre por la vía más alejada de la centralidad. Para ello debíamos alejarnos de nuestras mayorías. Alerta. Observen a esas mayorías reaccionar: eso es política.

Esto es un nuevo entender.

Hay que darle dos cosas Q-Shaman:

  1. Eligió ser chamán: como mexicano.
  2. Yo ya escogí la primera opción. Estoy en mi derecho. Es mi pinche historia. Esto no es un pinche reality que te vas a chutar por la vena cada vez que tire un capítulo de una historia plena del pueblo que habríamos podido ser hace nueve años si alguien me hubiera seguido. Yo ya entonces quería la ruptura de todo. Nueve años después un productor argentino exitoso en Latinoamérica habla con Netflix y le dice: ché, monté esto. ¿Lo querés? Y le compran: hay producto. Soloallolalolaolo. Es otro güey. Es de otro pedo totalmente distinto a lo que vienen a decir los protas de esta rebeldísima revolución que vinieron a orquestrar aquí vuestras señorías: de abajo a la cima de la montaña. Una historia de un chilango avenido de fueras le tomaba las pecsis bien frías y a los pinches putos subnormales fresas mamones manones en el mexicanísimo plan de hacerle a la máxima de las mamadas. Versión estos pinches locos que se mueren por salir en la tele. Las nuevas generaciones de influencers. La banda nice. Es muy nice NEWDF. ¿Eso qué? Algún pedo. Cuando pedo es de hueva. Y sí; le bajas. Apea un delirio hacía el odio con violencia en el que fácilmente caemos manipulados por el propio maniqueismo que nos tragamos de las mamadas de nuestros pinches vecinos que son un asco, y que los amamos, al mismo pinche tiempo, oh imperio, cómeme los huevos, Maldini!

A su manera, algunos gringos lo tomaron mal.

Otros nunca se enteraron.

No hablo espanol.

Parlo ticatalá.

¿De verdad hay que convertir todo en una competencia?

¿A ver quién la tiene más grande?

¿Y vos qué crees que papá va tener preparado acá?

La película más ofensiva de la historia.

Y’all wankers!

ALLS………

Alejandro Morera Soto y Golman

Golman tenía la facultad, entre unas cuantas pocas (muy pocas, en realidad), la de viajar en el tiempo. Al ser omnipresente, como Dios hijo 2, sentado a la izquierda del padre, para satisfacer todos los bandos de la clientela que tenemos en pleno siglo veint…iuno.

Volví a ver a Alejandro Morera Soto y hablamos de la ciudad. Recorrimos los murmullos de las Ramblas de la época. El sonido del estadio de l’Eixample Esquerra, antes de pasar a Les Corts. Allá donde se veían los culos. Allá fue a donde Alejandro Morera dio sus primeros gestos de futbolarte. ¿Qué otro candidato va a ir la narrativa periférica de uno de los mejores nueves de la época republicana, de facto, de nuestro club? Morera Soto, y Saprissa, imagino, fueron testigos ticos de la guerra civil españolas. Sin duda familias llegaron a partir de aquél éxodo de republicanos. Esa España se fue. Emigró. Hice México lo que es. Se permitió permear en su sintedo pleno de lo que éramos, y lo nuevo en lo que nos hemos convertido: el México moderno. Aquél México que pudo absorber a Chavela y darle alas. A los ángeles se les arropa. Y como tico siento que debemos hacer una reflexión colectiva de lo que representa la agresión de violencia machista de una chavala que estaba inhibida por nuestra moral retrograda ser a una hija lo que es. Y le apagaron la luz familiar. La desterraron como a un Caín. Y ella se fue dolida. De un país, que duele admitir, se le dimos la espalda. Pero no se preocupe. No es con usted la vaina. No fue usted el causante. Ni siquiera había usted caído en el refugio de su olvido. En el resentimiento que guarda usted para con México. Es normal. La narrativa del gigante de Concacaf ha calado en los 9 países de Centro América y el Caribe con entidad suficiente para disputarle puntos a México. Y ahí estamos los ticos. Alejandro Morera vino aquí y echó raíces. Yo también.

Por hacerle un tributo a un futbolartista que se entremezcló con nuestra ciudad. Y nuestra ciudad abrió sus brazos al de fuera. El conservadurismo de Barcelona se abrió a ficha a alguien que no viniera de Argentina o Brasil. Algún listo con la intención de vincular estas dos pequeñas culturas completas, dignas y plenas en las antípodas del planeta resiliente resignificado. GAIA9.

GAIA9 station. Rebel base.

The dream of a far far awar NEW republic.

Alejandro Morera Soto.jpg
Alejandro Morera Soto
Fuente: https://es.wikipedia.org/wiki/Alejandro_Morera_Soto

La carta de la historia. Me tendréis que dejar entrar. El noi té un punt. A veure si li donem veu. Encara que toqui una mica els nassos.