Mentors lingüístics ticatalans

Aprendre una llengua nova no es pas cosa fàcil. És més aviat un tema complicat. I mes si no tenim una necessitat. Sino ens veiem amb la necessitat. Ni tant sols si és part de la nostra cultura. Si és lo que «caldria» fer. Pero lo que resulta clarament una ajuda inmillorable no són pas els exams, sino més aviat el l’ajuda d’una persona que s’interessa de bon cor per fer de pont entre el domini d’aquella nova llengua i un principiant que no ho veu clar del tot just començar.

Els nostres camins estàn plens d’obstacles. No obstant, tot camí complicat es supera d’alguna o altra manera. Exepte, potser, la mort. Aquest camí és la vida. Per tant, no es pas l’objectiu superar la vida, sino més aviat vivirla. I entre tant, el que fem és intentar fer-ho lo millor possible per trobar la manera d’esser feliços, encara que sigui un instant, un gest, una conversa amb un amic que fa molt temps no hi veies.

Avui he pogut parlar amb uns quants amics. D’ara i del passat. D’avui, de fa vint anys i de fa trenta. La vida passa ràpid, i un s’aixeca pel matí i encara tenim la sort de viure un dia més. Potser hi haurà algun repte que ens farà tenir la motivació per superar el límits que fins ara marcaven el nostre horitzo. Potser ara tinc capacitats renovades de lo que puc arrivar a fer si agafo aquest impuls creatiu que em surt quant hi quelcom que em grinyola. Potser no són dolents ni és cap tonteria passar pel tub, si amb això també li donc forma a la meva expressió subjectiva, personal i intrasferible del que crec, un cop escrit en un texte que pot esdevenir en quelcom més.

No sóc pas una víctima. Ja ens coneixem. I tot bé. I tot anirá bé. Millor per a totes. I fins i tot per als meus nèmesis. Ara jo no he escollit aquesta via. Potser no és la meva. Pero algú marca el camí. El meu camí pot transitar per aquesta obligatorietat. Aquest tribunal em dirà si això s’enten prou o si no hi ha substancia ni armonia en que totes aquestes paraules juntes generen.

Potser el meu proposit no és pas generat un sentit. Potser el meu objectiu és justament generar un buit. Potser nomes cerco un lloc de paraules; o un vuit. Potser no puc pas anar mes enllà de lo que marquen les normes. Sóm normatius. Heteronormatius, però. Hi ha un home que mana adal. Adal de tot. Creador de tot el cel i la terra. De lo invisible i de lo visible. I vaig jo i dic el contrari? M’estaria ficant en un embolic que potser em porta més problemes que no pas fer el toca. Quedar bé. Un noi bó. Un noi normal. Un noi de la norma. Noi Norma. El nom del personatge que m’ha sortit del cony.

Ho dic de conya. No tinc cony, cony. És un ùs popular de la llengua. Com quant la fas servir per donar plaer. D’això segur que es voldrà parlar a la prova. Com a mìnim a l’escrita. O més aviat a l’oral. Ningú fuig a un orgasme. No hi cap orgasme dolent. Ni mal moment per tenir-ne ú. Ni dos, ni tres. Déu ni do.

Avui l’he escrit a un dels meus mentors linguistic, i no pas per a res a veure amb un cunnilingus. Sino per compartir un text. A veure que li semblava. I li va agradar. Molt em va dir. Més aviat molt i molt. Ho vam debatre. No ho havia vist mai (allo de lo que anava el text) com ho vaig descriure jo. I em va donar el seu punt de vista, que sols ser un punt de vista rigurós, lliure i ple de seny, sovint radical, en el bon sentit de la paraula. L’Albert és un tiu collonut i que va tenir l’amabilitat de convidar-me a casa seva, a Besalú, juntament amb un altre company de feina, n’Ángel. Em va convidar a casa seva, i també va esser el primer company de feina que em va convidar a sopar, i anar al cinema. També va convidar a l’Ángel. I fins i tot va venir en Ladis. Vam anar a veure «Los otros» (em va sorprendre que la película no era en versió original, en un cinema que ja no existeix, a la bora de la Sagrada Familia, que només eren vuit torres i l’apse), i vam anar a sopar pizzas al Felino.

L’Albert Roset va ser el meu primer mentor lingüístic. També el meu primer company de feina. Ell era qui havia d’avaluar si aquest noi «mexicà» que havia vingut d’intercanvi valia o no valia; si pencava o em tocava els ous. Sempre —ja ho se, ja, vintinun anys no són sempre, pero ja fa un grapat d’anys—explico la mateixa historia: el meu primer dia de treball a New Barcino em van possar sobre la taula dos documents de noranta nou pàgines de consultoria per a que m’adones de qué anava el projecte: «Ah, i no t’ho haviem dit: el projecte és en ticatalà».

Toma ya. Dos tazas.

Queda lleig fer servir aquestes expressions d’un altre cultura en un texte que ha de servir per garantir la meva expertesa oral i escrita que tinc del ticatalà. De fet, ahir, la meva darrera mentora lingüística, na Cristina, m’ho va advertir: sobre tot no diguis castellanades, com «buenu», «vale», «mariconadas», i una llarga llista de paraules, paraulotes i esbaixos de genere que es veu que es fan servir, per la gent local, local, local, encara que no sigui la manera correcta de parlar.

I per això, si ara resulta que els meus «referents» per aprendre aquesta nova llengua són «gentuza» que no sap, de facto, parlar bé la seva propia llengua, i només fan que contaminar els processos d’aprenentatge al carrer dels nouvinguts, resulta que ens trobem amb la paradoxa de «propietat» i lo que a la gent li surt dels collons. No veguis si han vegut una mica. Uuhhh! (aquesta onomatopeia no s’entendrà bé pels meus interlocutors mes rigurosos i punyents, potser amb raó, perque es tracta d’una expressió ticatalana que fan servir les infermeres quant una cosa s’ha esmicolat, com dient «no vegis la que caurà»). Pero ja se sap que un parla llatí no es pot tenir en compte. Ni tant sols quant ú parla castellà.

Ya estamos grandes: ya no somos niños

Un día perdemos la inocencia. Y algo más florece. La madurez se nos pega a la piel igual que el deseo, la vergüenza, la ilusión y el desamor. Lo que nos queda por vivir es la confrontación con las veces en el pasado en el que verdaderamente hice lo que representaba la opción a) jugársela.

Uno lo primero que debe aprender en sus inicios de la vida de los dos dígitos es la opción a). La primera alfabéticamete hablando. Parte con ventaja. Es la versión de regalo que te dejamos jugar para que te acostumbres a jugar nuestro nivel «enganchate». Hoy en día la videocreación y los videojuegos van de este palo. Tienen a las mentes más brillantes. Aquellos que te pueden llevar a fliparlo en colores con un tute particular como un tripy de un día/noche entero de conciertos: festivales de New Barcino.

New Barcino es mi ciudad. No hace falta que vayas a buscar a los mapas porque no la encontrarás. La buscarás en Google y los muy cabrones la están ocultando. Soy la historia de la competencia del sur: el polo mexicano.

El polo mexicano: Golman Elizondo, servidor.

Yo he sido, como mínimo 99 personas. Entiéndaseme.

Regla uno.

Ale.

Regla dos.

Adri.

Regla tres.

Lau.

Regla cuatro.

Ito

Regla seis

Golman

Ito se ligó a mi papá, o mi papá, Golman, se ligó a mi jefa. La verdad esas intimidades no se explican literalmente a los hijos. La historia personal de nuestra juventud tiene que ver con cómo llegamos a la sexualidad, en aquellos años mosos.

Un moso de Elizondo que corría por primera vez en unos san fermines espaciales tras nueve años de no celebrarse.

Literatura para nuestros valles, nuestra montaña, nuestros picos de europa, nuestras hombrías azañas en el Jardinero, qué digo: Sardinero. Imagínense a los cantábricos molestos por una broma mal entendida. Una confusión de redes sociales. Algo de un oriundo de un pueblo del interior y un humorista principiate acabado de llegar a la gran ciudad capital del continente resignificado en una colectividad espacial, por sí sola sagrada, cada perímetro de nuestras costas desde una perspectiva de águila en la que volamos justo por la frontera que separa el mar y la playa, el momento infinto, eterno y constante de un límite natural que nos podemos permitir observar. Salimos desde la Isla del Coco. Está usted en territorio ticatalán. Bienvenidos al Tico Commons. Unos lo primero que debe tener es una solución propia, autóctona, de puro talento local, de lo que nosotros mismos estamos buscando ser para el resto de los pueblos. Porque tuanis ser muy buen anfintrión. Venite a mi choza. Vamos mover la noche: bailando y viviendo la intensidad con el que nos vemos para festejarnos. Lo anfitrión que puedo ser se lo debo a la capacidad de mis tatas de haber sido unos anfitriones fantásticos de nuestra humilde morada. El sitio al que nos gusta que vengás a bailar. Si hay sitio para bailar, en un momento dado en una fiesta en nuestra choza, así sean nueve minutos tan sólo, y suficientes, cumpliendo pues con nuestro anhelo infinito de sanarnos. De haber resuelto nuestros males. Purgado nuestros bultos. La opción de reiniciar no se nos plantea desde el establishment.

I’ve got answers for you.

I heard you want them.

I’ve heard you need them.

Rules of order.

Regaining power through the art of delivering a social contract ready for your signature.

El toronja de part neerlandesa d’en Johan és lo que els hi vam robar als holandesos. Ells ho saben. Tot gran pais que perd un artista que es fa més amb aquella altra cultura que no sóm naltros.

Vam començar forts. Eran una capital industrial del mediterrani que tenia aquest dos pols de poder: la generalitat i l’ajuntament: en Pujol i en Maragall.

Hi ha gest que salva per haver de votar a un o a un altre. Hi ha els que sempre van votar lo mateix. I casa nostre tenim a molta gent d’idees fixes. Ho tenen molt clar. No s’equivoquen. Están segurs. Això és l’unica hostia. No sortirem mai d’aquest part. La meva vida és la historia de qualsevol de les nostres families. La que surt a les ficcions de TV3.

Soc una historia mai contada a la pantalla petita de la nostra televisió pública. El public que veu el que creiem en la nostra llengua. I la societat que ens imaginem als multiversos plens de gloria de la ficció, sent justmanet les miseries lo que més ens hauria de donar alegries perque és justament aixó lo que fa bones histories. I tenirne de pujades fins adal de tot, a cada poble, i cada capital de vall, doncs aquí també hem tingut al nostre princep.

Els princeps s’eligeixen bastant més fàcilment. El poble de l’opció de triar principeps representant just lo contrari de lo que els segurs cosins surreals representen a les antipodes d’on ens hem de situar naltros, que no sóm ningú.

El primer dia que Golman va assistir a una reunió del partit a la zona alta, va dir la introductoria del nou cant dels fiqueu-vos els fals i els cops per…

CENSURA

Autocensura.

La pitjor de totes.

No calia.

No he fet el pas.

He anomenat sense paraules.

Dir les coses amb un lenguatge nou.

Haver d’invertar un nou.

Nou invents cadascun.

Everyone out of the box.

Burn the box.

The past stays behind from now on. We are going to start a NEW game. We may. We are allow a fresh start. We all are. And we believe that to be true because we have changed our mindset thanks to COVID-19. And by followoing psicopaths in their public intent to reak violence out of your macho drill. How much longer do you expect us to wait until you drop the guns. And the market. And the noise. Common: we are nuclear. Tons more capacity to outrun the current state of affairs by the rockets red glare and the bombs bursting in air. Stop right there. I don´t have to kneel down to your bozo game plan. Neoliberal capitalism is what you embrace. And you play this dumb elephant versus donkey dual game of hating each other with that confusing feeling of the olympic spirit, where we kick ass.

New América sporting society. How we take sports and play them to the limit. How to be a mix between El abuelo & Mr. Gann. To be a sportsmanship and teach that like a sensei does. That’s the leadership you get from great coaches. I’ve received that from coaches I played for. I am sure the would back me up to compete for the job. I am the best man for that job. And I am going ALL IN.

Ahí es cuando pillos a ciertos alfas.

La gestión de los alfas.

Lo que implica el debate libro sobre poder.

El poder de acaparar el consenso con un plan más molón.

Un juego nuevo. Definitivamente aquello que vamos a adoptar como lo que verdaderamente somos será aquello que demuestre que nos está haciendo libres. Ipso facto. Nos da la gratificación final. Pertenecer al mundo nuevo. Al mundo según lo máximo de las sumas de nueve escrituras.

Si vas a leer la biblia, leela toda.

Aquí te espero para comentar sus enseñanzas.

Enseñanzas de la biblia.

La catequesis de mis tías.

El nivel C de voz cantante de Rosarios.

Los rosarios de Yeya.

El concepte de pais va ser un punt molt interessant d’en Jordi. Haver pogut viure la experiéncia adolescent de Déu Senyor Nostre que viu eternament en la omnipresencia de lo que està més enllá de totes les coses, d’aquest mon i del que hi ha despres, on ja hi són, i nosaltres vindrem. I en un futur hi haurà vida eterna. Pels segles dels segles. La questió de creure en Déu Pare ja l’hem resoltre. Ens ho va explicar un coloqui de nou padrecitos de cada una de las nueve congregaciones católicas reconocidad por este país. Es país nuestro. Eso es irrenunciable. Aquí antes que ustedes, estaban mis antepasados. Alejaos nueve pasos. No me invadáis. Sóc tant sóls un petit país segur amb els collons ben posats i molt conscients de que ens hem d’oblidar dels ovaris, que sense elles no hi hauria res, ni ganes. El mon de tot homes és avorrit i fa pena, i de vagades, fastic. Hi hem de moure fitxa. Per això la gent que votava aquest partit politic del meu pais, ara ha pogut votar per altres opcions polítiques. I alguns ens vam sentir orfans. I desebuts. I ens ha fet rabia. Molta rabia. I tenim respecte perque el coneixem. Cony, total el coneixia. Pero la gent de bé. Allá a les intitucions. Creant un pais per a que ara tots plegats poguesim esser Buenafuentes, Évoles, Arturs, Rubianes, Bertos, Latres, Jordis, Adas, Pasquals, Gemmas, Meritxells, Nurias, Montserrats, Concepcions, Puris, Monis, Patos, Pitufos, Minors, avis, avias, senyores, senyores, esser trans, benvigudes siguen totes a aquest NEW mon que es diu NOU. Espero estiguis preparat per a deixar-ho tot. Tot anirá a parar a nou sentitments nous que et transformarán. Les solucions de lo que us obrirà els ulls cap a un mol globlizat jugant una mena de super poker stars. We are going to play the odds. Business is going to run at a diferent pace. Allow me to introduce what it is know as public procurement of innovation. The latest trend in my CV. I am going to be smoking it. And we are going to play the ball up to try to make the best show we can to deliver the commons resolved. A sense of resolved time. An algorithm that gives a boost to reach out to our only great plan A.

The first option A)

What if the final game is just as simple and fun and enjoyable as the first stage of the game. The one they allow you play without paying. And what happens when you unlock the barriers to enter the paying fields.

Neoliberalism on pricing.

I could arrange the nine more interesting topic webinar with the best 9 economist from my network. People I can ask to cocreate a place to create a digital bucket to put together the interactive dynamics. I haven’t explained that to the rest of my collegues. I am comming in and already want to rock the house like rock and roll power star would do if was to come into our collective effort to take the ball out of the ballpark. Understanding the NEW game is going to be very important. How much to want to play this NEW game of mine? Are you willing to donate? Are you willing to pay? Does this turn you on? Well, well. Good to know. Common. Let’s go. I’m feeling it! Are you?

Podría ser una versión intermedia de estas dos opciones. No soy ni esa Barcelona ni la otra. Son historias desde perspectivas antagónicas. Se odian a muerte. Piensan que el otro es parte del cáncer social con el que debemos aguantarnos debajo de las costuras de la mentira que nos contamos. ¿Hasta qué punto es cinismo y hasta que punto la manera de funcionar de nuestras instituciones ha sido perfectible y corrupta todo lo que ha podido admitir de la naturaleza humana desvergonzada de sus propios pecados capitales. El elemento de la violencia entra como una percepción subterfugia para que todos nos sometamos al mismo estándar de los miedos. Los mismos miedos nos deben someter a una perspectiva tal o cual. Y ya sabemos que actuarás siempre así. ¿Cómo lo sabes? Nuestros algoritmos. Y nuestros partners. La gente que me paga un pastón por los datos despersonalizados y aleatorizados para que no seas vulnerado en tus derechos digitales protectivos. El elemento de la ley según los que tienen miedo de aquello que queremos evitar. Qué demonios mitigamos con la ley y cómo vamos ganando derechos en nuestra lucha para equilibrar las oportunidades y el destino de las ayudas, los fondos a fondo perdido, valga la redundancia, y los modelos de negocio tradicionales aumentados y las externalidades de cada vez mejores experiencias compartidas entre todos aquellos que se están jugando el futuro de la sociedad a una innovación que ellos mismos se están financiando, endeudándose, para demostrar a los sociedad, a los inversores, a los consultores que contrata el estamento del estado que te ha hecho participar en la convocatoria para ver si te damos la pasta a tí o a oto de los que compitió. ¿Qué ideas suben? ¿Qué ideas se caen? ¿Qué innovaciones se implantan? ¿Le hemos dado la vuelta al sistema? Vamos a atacar los problemas en cada ámbito de las dolencias más comunes que nos llevan a tener una interacción con el sistema de salud.

De pronto le ponemos atención al sistema de salud. Esto es bueno. Quédense conmigo. Les voy a hablar de cómo nosotros, y nuestros datos, se usan para delimitar la explotación y resolución de las metas de nuestras respuestas digitales. La concepción de la arquitectura de nuestro sistema transformado por el estandar tropical de una república que algunos desgraciados todavía ofenden al nombrar el concepto NEWcolonialista «República bananera».

Yo vengo de una República bananera: Tico Commons.

It was also the most sublime NEW newspaper. Online edition. And 9 mytical printed numbers that were distributed nine days in a row in the nine capitals of the NEW world.

Urban hubs and country life.

Ying and yang.

Dual model.

Two poles.

Praise your nemesis.

Embrace the grace of hating each other’s guts.

How may of you want to «FUCKU»

FUCKU: my 3 Michelin star restaurant.

Chef Golman.

Futbolartist in the 80’s had bars. There’s one in Turo Parc with the name of a fities 9 of FCBarcelona.

Em flipa el meu pais. És quelcom jo volia. El que sempre havia volgut. Soc feliz: ple.

Jo vull esser membre d’una candidatura unitaria popular molt propera a lo que esdevé l’esser ticatalà cupaire. El colectivisme en la acció concreta del nostre petit mon ferpecte.

I am this sort of Ticatalán. Forgive me if I did not participate on your debate in the past. I had no right to vote. I know. But now I do. I know, thanks.

Yo soy español, español, español. Y te lo voy a repetir nueve veces.

Los putos némesis me aman.

Ambos lados.

Peixet per a totes i tots.

Ara sí que toca, collons.

Som-hi: aquesta és la nostra.

Escolteu al nou, goita.

Calla, home.

No siguis pesat.

L’heteropatriarcat, ja se sap.

I use to write just for fun. In whatsapp groups. Just to stir surrealisme into the gray faces of too much dicknesses in realism. Enter any ism you are suffering right. I’m right with you.

Enter your deamons.

Let’s list our collective fears and our individual missery. Why did we doubt our worth? Why was I less then? Why did that dickhead attacked me? What to do when you are being under attack? Here’s the guide. It’s a NEW world. One. Integrated. Fully upgraded. THE SHIT. You just need to come along. And play the NEW game. You’ll have a data set. I’ll manage it. I am evangelizing a new completed system better than neoliberalism by dickhead criminals. We ought to go pass this tyranny of framing violence to higher standard, as if it deserves to be there by some macho impulse you can’t keep under your pants. A dickout situation.

There’s that happenning.

Whether she (he, let’s enter this scenario, I know you’ll end up loving it, and this is what trully disturbs you. Not the being sodomized part; the liking it. Why did I fear it, you’ll say to yourself. Having lived through a fear. Every gay person has gone through that mental/physical barrier. You haven’t. That’s a difference. Respect diference.

Different with two fs being something diferent from diferent with only one f.

Take f out o uck.

That’s a complet poem.

That’s just advertizement.

I do my own copyright.

I am a copyrighter.

I think stories.

I deliver the team win.

I can conquest the goal.

My name is Golman.

Sóc el nou d’un poble nou.

TICATALUÑA

Minim dues opcions. No només una. I haver d’escollir. Aquesta és la interacció mínima de nivell dos. La dimensionalitat de les opciones que tinc per escollir. Com els partits o les propostes polítiques en unes eleccions qualsevols. Penseu l’escenari improbable en el que es presenta un nouvingut. I per la seva bonita cara va i diu que és cadidat. Pero ell no te dret. No te vot. Ni dret a presentar-se. Pero vol fer el paperet davant de tots. Ja que tothom estava atent. I va anar a preparar lo que hi havia de dir per entar-li be a aquest nou poble d’acollida.

El tiu (soc jo, ja us ho dic, per això de que no resistiu fer la pregunta de que si el que vas llegir era un personatge autobiorgrafic o bé era inventat… mare de Déu del coll…) va i es presenta a les eleccions. Ho fa amb un texte en una pàgica web que us portava preparant de fa nou anys. Per això és un tema madur, reiteratiu i complert. Te en compte tot. I ja hi és. Només cal seguir aquest camí cap a lo NEW. Aquest és nou estandar. Aquest és el poder de la persuació d’un pla més gross. En el que demanem a la resta de stakeholders que ens ho hem agafat així de seriosament. I que hem sigut capaços d’aixecar el cap del nostre melic. Ens sap greu. Hem estat uns egoistes. Ara. Ja sóm aquí. Això ja comença. Torneu a la vostra butaca. Que no qualsevold dia és dia de Liceu.

La meva historia d’epoca retrata la Barcelona de los 80’s com mai s’ha retratat ni al cinema en català, ni al cinema en cap altre llengua. La cultura catalana i la cultra en català no és pas lo mateix. Aquí, en aquesta afirmació (jo diria constatció) és trova la meva tesi d’aquestes eleccións, malait poble NEW.

Les eleccions a mi em permetran esdevenir un agent lliure. I tocar el cel. I portar-nos a totes a aquest altre moment historic de la nostra capacitat de tancar temes. Prepareu-vos per a donar el concert de les vostres vides. Tenim un equip molt fort un sentit de transformació que ens posat els primers a picar pedra per donar vida a aquesta Comunitat de Pràctica: la primera d’aquest tipus a Europa. Estic molt content d’esta aquí i de esdevenir el proper project evangelist de PIPPI. I am all in nine cicles ago. It is still my only bet.

The good poker player is the one who holds. You wait for the right moment. While you read the table. It’s about human nature. And the nature of playing the games. The game is simple. To read the minds of your opponents by writting down theis intentions and going o the decision making process of your nemesis-counterpart.

Futbolart mixes those two people who play to counteract the other will. A 9 plays to creat the possibility of gol, while 4 is playing to keep you away and locked down to avoid having a change against our uno. I have two nemesis: 1 and 4. Sometimes 3. You need to deliver that kind of fight. In terms of the japaness understanding of the war culture and martial arts. Should we digg into renouncing to some of the mail goals in our collective agenda. The agora of the 99 distinguishable pueblos.

I want to be part of 99 places. And be able to visit them all. Como peregrinaje. A pie ir a esos sitios. Y volver a la choza. Y estar tranquilo. Como si cada una de las 9 parábolas escenciales, las nueve enseñazas superiores, puestas en práctica día a día, con el reso diario, en la creación de la significación de nuevas palabras sagradas. Un sitio para asistir a la plegaria que nos conduce a la gloria. La oración más directa. Tu contribución. Tus compritas. Tus souvenirs. ¿Qué te interesa de lo que vendo en mi tienda? ¿Cómo es que no tienes nadie a quién regalarle uno de los chunces de mi tienda online?

Por comprar por comprar. Y aquello de encontrar cosas muy chulas a 9€. La base nou.


Golman va haber de preparar lo que havia de fer un cop activaba la entrada a la seva pirámide de aprenentage. La vida dins el model de Golman. Sona molt pretenciós. I em fa yuyu esdevenir, de cop, més gran que Zuckenberg. Un cop d’efecte del mercat. Un temps brutal de no ser-hi a entrar-hi. Fins adal de tot. Amb el vehicle més ben lligat. El discurs de lo que estem fent. Just ara. En nou fronts diferents. Tant variopintos com gallopintos. Com una verónica d’en Juli.


A alguns els hi feia un no se qué que fes una referencia del mon dels torus. Aquest és un Ñordo d’amagatotis. Jo els veig venir. Digali un sisé sentit. Com l’editora d’Anagrama.

Molt bé Jordi.

El heteropatriarcat il·lustre. El no tener fills i fer bé la feina de l’editor. Els veritables rockstars.

Contigo empezó todo. En el meu cas no és pas veritat. Va esser amb Sexto Piso. Pero aquesta és un altre historia. Formar part del mon editorial i no saber com entrar-hi. Per donar-li l’esquena. Fins que un dia em colu i entro fins la cuina. I allá okupo. I em quedo a viure a casa vostre. I us porto una visió que no haviau sentit mai. Pero estavau oberts. I em veu donar la veu. I vaig agafar el microfon i us vaig recitar un poema d’amor. I us vaig posar els pels de punta quant us vaig portar pel mon de pensar en el desig de l’altre i no pas primer del meu fins aprenen a entenre lo que té el goig de l’altre. Aquest alliverament sexual que ens arriva quant ens adonem de les barreres, quantes, haviem d’anar deslligant de l’himen protector en alguns camins de les nostres conexions neuronals secundaries. Els llocs inexplorats de la ment. Els tours per a gent de totes les edats. Les ques, canals, buttons de cadascun d’aquests col·lectius apropiadament segmentats.

Un negoci de compra-venda sempre requereix anar al notari. Va esser quant vaig començar a coneixer als notaris de la ciutat. I el meu joc va començar a pujar de nivell. Em moc ón puc fer negocis amb un nucli dur de nou socis feedbacklooppers. La nostra funció és estar al mig dels temes per resoldre’ls. I ho fem amb la capacitat individual de veure tots els temes que s’han de tenir en compte per tal de saber el preu de la operació. Qualsevol que aquest sigui. Sigui el bé i/o servei que sigui. La feina de disseny, en el nostre cas, és de la operació en sí. Fins arrivar al punt de l’entrada dels letrats de cadascuna de les parts. I anem totes a la ceremonia. Això és como una misa. Ni han mes. Són la ciutat canviant de mans. Creixent. La possibilitat d’accedir a aquests prestecs hipotecaris. Compra algu amb credit i que t’el donin ja és un privilegi que no està a l’abast de totes. Nosaltres vam poder obtenir-ne l’últim tren que ens pasava per devant. I van fer un salt del Gòtic a la muntanya: al Carmelo. Soc el nou pijoaparte del barri, Golman, servidor. Pura vida.

El Carmelo lo recibió y fue preguntando cuando se le veía bajar de Dante camino al campo. La bola pegada a los pies. La fue conduciendo por las plazas. Se convirtió en un fenómeno viral. Los chavales lo querían grabar y subir a sus Tik Toks. Golman les comentaba: yo no tengo. A ver. Y le hacía gracia lo que a los chavales les hacía gracia.

Las NEW parábolas para 9.

Si quieres ser un nueve: aquí obtendrás el curso necesario para equipar tu cabeza de la intención completa del nueve más completo de la historia NEW: Golman. Fundador y CEO. Claro que los videos de empresa iban a glorificar al jefe. Si Trump lo hizo con su agenda de Beavis.

I am the NEW newspaper to target my NEW américa audience.

LMNAGA

Let’s Make New América Great ALLS

Or the shorter version: MNAGA.

Sometimes I get stuck right between literature and framework architecture. I am going all over the place. To all possible places from where I can come from. The same way I attack when push the game up the field/court. I am a team player. I am here to play along to achieve the greatest goal: to be champions. To compete for that. With the spirit of a winning team.

How many other countries rather than Argentina can call on the standar of who’s Daddy when referring to México 86. The answer is nobody. Nobody else. The sense of achievement of a New Spaniard is way higher than that of a Palestinian. It should be suprising if we do not allow the Palestinian people to outlive the chaos under which there is no future. The violence thrive of neighbors. The boundaries of certain inequalities. Certain cultural affairs. Not having estate. Kind of what I used to feel when I wasn’t European. A nobody’s lander. I don’t mind. I’ve never minded. Just as it wasn’t my responsibility to fix. I was one without the right. For the due procéss of your own brocracy. 18 years for the Spanish state to give me the nationality. We didn’t noticed each other. But we shared a life together. I was here all in since the moment I set foot on this land. I am a player skilled in the art of mathmatics, statistics, risk management, actuarial science, linear algebra, dynamic systems, econometry, uncertainty economics and futbolart. I can deliver my graceful value into the commons as a token of my spirit. The technical aspect of my profile is what I intend to use for the higher collective cause: ALLS.

Pintar las paredes

Esta foto está en venta: su valor empieza en 999€. Está a subasta. Y sube a 99999€.

Hoy es hoy.

Domingo. Creo. Muy temprano, muy temprano, muy temprano. Soy Guardiolista. Estoy listo para ganar. Entendí todo lo que transmitió al equipo en esos cuatro años mágicos de nuestro club: el Barça.

¿Estamos listos para més que un club?

Yo digo sí.

Y me afirmo en esa épica local llevada al máximo surrealismo tropical que nuestra merced colectiva nos permita disfrutar. Y le damos play. Jugamos. Ya.

Hoy.

Click.

You are my game now.

I fooled you over there at the entrance. You know it. I know it. It’s the game. I call it a seduction game. I brought you in here cause there’s something here for you. You will never know. Life after tonight will evolve forever.

I have no further promise.

The end.

Short movie script. No logic. No more explanations. Just shot. Actors. Yes. Whatever. If everyone is in on it, ALLS, why bother minning.

Gold. Steel. Diamonds. Cooper. Coltan. Silver. Bronce. Plasma. Grass.

I’m more of a grass person.

You know.
ou
And then I said nothing the rest of the night.

I take out my russian case. The filter of my joint has my name on it. I work with what I have. And if I have a gallo I light up.

9, 8, 7, 6, 5, 4, 3, 2, 1, TICO commons.

Anything you put there at the end is it. And you can make it anything you want. I wanted a way up. Not out. But I was out of the game, and the light was on, like Monaco, and I am raising an F1.

People could see me there.

I can pull that stunt.

I am a great driver.

I taught nine women.

My sister, two girl friends, five lovers, and a wife.

I can teach my own kid how to drive.

Like my uncle Chus.

He taught my cousins at the finca in Puriscal.

He was from there. And he knew how to work the land. And taught my cousins.

They are finca people.

I am more of a national park adventurer and care taker and futbolartist.

My country didn’t ask for my help.

I didn’t offer any solutions.

I couldn’t offer more that what I already have spoken to them. And we have all lived some deliverance at the final level: neverending collective laughter system.

I deliver hope, through a new game.

You buy into the game.

And make it work.

As work here is to cope.

And live.

And laugh.

And listen to Leonard Cohen.

And smoke pot.

And deliver art.

By just being there at joy.

Complete.

Wholly.

Sanidad infrafinaciada. País desarrollado. Presupuesto de país subdesarrollado. Es imposible.

Costa Rica y Cataluña. Igual a… Ticataluña.

No tuve opción. Debí elegir. No era posible en ningún otro contexto legal. Y aquí encontré mi salida. Mi solución. Mi tragedia. Mi comedia. Mi teatro.

Forcé las cosas.

Nueve teatros, decía el guión. Y en esos teatros me fumé un gallo. La policía me estaba esperando afuera.

Los túneles de mi ciudad sólo yo los conozco.

Pero el espacio público es de todos.

Y lo supe hace mucho tiempo. Y salí a su encuentro. Como tantos otros. En la nocturnidad. Y sus transfugas.

La noche nos junta a todos. Ese nueve por ciento que sale esa noche. Esa realidad. Ese riesgo. Esa diversión. Esa posibilidad de alargar la noche. Tener el privilegio.

La noche se alarga por sí sola. Cuando la sabiduría de los santos insolentes se perfila ante una noche cualquiera en la que se estaba ahí. De pronto las cosas se excitan. Y nos enfilamos a la cima de la montaña. Nuestro porvenir se ilumina. Compartido. Los santos insolentes arrastran la noche a sus límites sublimados de la nocturnidad urbana de esta nuestra ciudad: New Barcino.

El hashtag de New Barcino quién sabe quién fue el primero en escribirlo.

El tipo de gloria que aprendiz de autor latinoaméricano se formulaba para crear su literatura de mierda. No se podía ser más fracasado que el latinoaméricano insolente que vino a España a hacerse autor de literatura, buscando por todos los medios ser publicado en Anagrama. Ese es latinamerican dream. Vivir así. Pegarle al gordo. Ser una mezcla irrenunciable entre García Márquez y Borges.

Y dejas fuera a Vargas Llosa.

Por facha.

Risas del respetable.

Por ese chiste se enojó el premio nobel.

Y nos fuimos a los golpes.

El pinche anciano disque muy elegante se me abalanzó.

Y yo pal trompo, piña.

Y tacos.

De pronto ese insulto se pone de moda en una nueva capital que recupera su honorar a los ancestros locales como si los leyéramos por primera vez. Pinches putos incultos. Con un acento que asimile a un topil.

Esa broma es pasada de verga. Es racista. O estamentalista. Pero el resto del mundo que no ha sido la Nueva España no tiene por qué conocer lo que significa ser una sociedad funcionante estamental. La mejor que se ha visto nunca. Un modelo de éxito que es NO ESPAÑOL. Algunos dirían que no español, no español, no español.

Libertad de expresión.

Perros, quietos.

Hijos de su puta madre, patrás pendejos.

Repliéguense a la verga.

Ahí les va la Victoria alada.

Y un mexicano promedio agarraría, nunca cojería, un mini ángel de la independencia de escala 1:9, con el gesto más sútil de su adorable macho ibérico caliente a madres con un objeto convertido en falo erecto apuntando a un carnal al que asocia con ser un puto al que le vas a meter esa pinche vergota por el Chicharite.

El Chicharite no me pudo demandar por esa e.

Si ni siquiera iba con él.

Y Cuahtémoc Blanco con la misma estatua del ángel de la Independencia se lo mete, literalmente, al Chicharite por el cuchifril. Y Chicharite prueba la victoria alada más sublime que hasta ahora había vivido en carne propia.

Como llegar a octavos y ganar.

Como jugar el quinto partido.

Como llegar a penales.

Como ganar en penales.

Como llegar a semifinales.

Como meter un gol en el último minuto que nos da el pase a la final.

Como ganar la final con agónico temple.

Como ganar el mundial.

Con un futbolartista que lo elegís vos.

Ya.

Hoy.

Aquí.

Qué hago.

Cómpreme una pieza.

Le aseguro quee está ahí. Si quiere verla se la enseño. Pero la verdad es que inexplicablemente ha sucedido una cuestión insólita que no habíamos previsto. Las piezas se empezaron a comprar sin fotografía. Lo único que valía era la explicación de cada una. Lo que yo construí con cada una de ellas. Texto.

La obra en sí. Presentadas para su narrativa.

Aquí van las primeras nueve:

1.

2.

3.

4.

5.

6.

7.

8.

9.

Y no hay nada.

No dice. Este. Vean. Esta es la pieza. Pero ya están numeradas. El precio de mis primeras obras será mucho mayor mientras más piezas saque. Y puedo sacar al ritmo que me permita el tiempo y el espacio. Desde mi casa. Desde mi templo. Y desde mi estudio. Y desde mi ciudad. Como quien vive y deja ahí fuera lo que según dice trae con su obra maldita.

No está maldita, cabrón.

Pero es un juego de palabras que gustaba en aquél entonces a cierto tipo de comisarios. Y este fue mi target. Y me arriesgué a venderme. Pero lo hice por las vías propias. Por mis redes de localidad de quienes creamos el nuevo mundo.

Lo que había de venir.

Esto es un modelo no antes visto.

Un paso adelante que, justo este, provoca la emergencia del sistema complejos social única y exclusivamente en este multiverso tiempo-espacial: el nuestro.

La particularidad de nuestra percepción.

Lo humano de la opción.

Las cartas marcadas.

El tablero coronando un peón.

Elizondo.

Golman.

Pacheco.

El peón coronado.

La película con la que debuté dirigiendo a José Coronado.

Eso es tirar alto en las pretensiones de una ópera prima.

He escrito 99.

Esta es una más.

Mi obra está repleta de sí misma.

Es una detrás de otra: lo mismo.

Aquí se desvela. Completa.

Pero mi ficción está en camino.

Mi servicio es ante ustedes: el último pro común.

Los últimos exaltados.

Los pusieron 9€ por la cara bonita.

Los valores de mi retribución exponencial.

La salida del cero absoluto.

La cuestión es romper las normas de lo establecido.

No siempre. Algunas veces. Cuando nuestra dignidad nos lo dicta. Cuando hemos visto que por aquí no se respira un aire de comunidad plena en el regocijo del giro terráqueo.

El sol vino y nos vimos.

El día transcurrió con nuestra evolución continua saciada.

ALLS tiene un comienzo.

Una fecha de salida. Un día radical en el que se despertó el mostruo que leyó:

Mae, ticatalán, de habló a vos, vení a jugar como nuestro futbolartista a nuestra selección nacional, la herencia de lo que fue Costa Rica y Cataluña, en este nuevo híbrido social que se funde en la voluntad entre Nietzsche y Schopenhauer que nos obligamos a entender, con los cursos que le vendí a la Göete, y los recursos que me cayeron por el libro que publiqué gracias de la Ramon Llull. Y con los fondos propios de la Lengua Ticatalana. Como si en este nuevo cortijo, yo mandara con sabiduría y saciedad. La justicia social por delante se soluciona a sí misma tras resolver los esquemas de esclavitud que heredamos de nuestros amos blancos.

Punto y parte.

Pero los amos se ponen careaditos.

Que aporten más.

Y se rebotan 99 empresarios de buena familia que sabido generar el equivalente a 99 PIB de PIGS cualesquiera, por no citar a los pobles, que mejor ni verlos. Ignorarlos, como hacemos.

Y mi salida no consigue resolver el enigma del dinero.

Empiezo por otro lado. Y ponto el juego en el acceso al mismo.

La nueva norma universal.

¿Por qué elecciones primero?

¿Por qué asumir una regla cualquiera?

¿Quién manda en esta norma social colectiva compartida omún?

¿Cuál está vigente?

¿La declaración de derechos humanos?

¿Cuál es nuestra carta magna?

La actualizada. La que nos sale ahora mismo de los cojones. Que nos reinventamos una, papá.

Y tu te tata te cre. Porque está en el plan.

Es uno más de nosotros. Está liderando el cambio desde su servicio social al país. El tipo más preparado para el reto que supone gestionar las infraestructuras de una república tropial dispuesta a un sepukku social que nos pone en contacto con nueve culturas a las que aprovechamos el mundial para saludar con nuestro futbolarte.

Y como mariposas, superamos nuestro tránsito en este juego global de los estados. Pero renunciamos a nuestra incubadora. Nuestra vida está ahí afuera. Y nos vamos a llevar a sus fuerzas colectivas dualizadas en otro juego que ustedes no ven. Nunca.

Y se quedan fuera. Por elección. No cabemos todos en las antípodas.

Ustedes ganan. Nos vamos. Nos resignamos. Caímos otra vez en la trampa. Todos eran Venezuela. Esto ya lo es. Es peor. ¿En qué realidad vives?

Cuestiónate las preguntas de este primer título.

Una carta magna de un país entero que supera a México, por su capacidad de catapultarse a las alturas que sobrevuelan Huitziloptchtli y Netzahualcoyotl.

Yo soy el olemeca más mexicano de todos los futbolartistas ticatalanes.

En Ticataluña caben ALLS.

FIN

Armando Gallo Pacheco

Las cartas del futbolartista nunca se sabía cuál de sus nueve identidades acababa de ser con la que firmaba. Era un juego de último momento. Una especie de giro final, que se convirtió en una fórmula aburrida al llegar al capítulo 99.

Por eso acaba ahí. Para no matar a nadie con el intento de lo infinito.

La complejidad no es el problema. Rehuye a tus prejuicios. Acercate a las matemáticas artísticamente. La metáfora de la literatura matemática en la creación artística de un latinoaméricano en su subsistencia en mierda de la contradicción de los sistemas propuestos por los brillantes accionistas, directivos y gestores de las 99 grandes familias y las 99 grandes empresas.

El país no existe. Dejó de existir cuando el cinismo se apoderó de todo. Y las contradicciones nos pusieron a todos con la mierda en el cuello. Y sufrimos unos. No todos. Pero nos apretó Dios como nunca antes. Y le dimos la espalda. Casi todos. Y de pronto un día, vino desde la izquierda más radical el hermano mayor de Jesús de Nazareth, Pau de New Barcino.

Pau trajo la buena nueva y se viralizó.

Valió verga Pau. En tres días estaba jugando el primer partido del mundial.

Y se convirtió en palabra. Y su ficción brilló. Y se estrenó en los cines. Y se burló de la industria. Y se creó un nuevo género. Y se montó una industria propia. Se fue a Rusia a copiarle a Einseinstein. Y se acercó al precicipio, y se tiró.

Y allá voy. Este mi vuelo final.

Aquí me presento. Este soy yo. Si usted dice, este mae está loco, sí, pero a ese otro le pedimos que se vuelva loco, di, algo debe servir. El mae dice que hace goles. ¿Alquien da fe?

Esa es la pregunta.

¿Alguien daría fe a todo un país para asumirse surrealista posibilista?

El premio: ser campeón del mundo.

Tiende dos opciones. Pa que no falten.

Campeón por ficción o campión por documental.

Vote aquí.

O no. Vote aquí.

Dos opciones. La primera y la segunda.

No hay información disponible.

¿No va votar?

Compre aquí.

Compre a ciegas.

Tengo obras a estos nueve precios:

1. 9€.
2. 99€.
3. 999€.
4. 9999€.
5. 99999€.
6. 999999€.
7. 9999999€.
8. 99999999€.
9. 999999999€.

Ahí está la pirámide. Usted elige. Usted la va a pagar. Como Gaudí se financió para su nuevo templo. ¿Con qué vamos a llenar las iglesias?

El tema es cambiarlo todo. Empezamos cambiando las iglesias por pirámides.

Este es mi tributo a las civilizaciones de mi continente, renovado y asumiendo su estrechez europea como un símbolo de orgullo y servilismo, como si las cadenas todavía nos gustara llevarlas puestas en el cuello. Con los pies atados, y las manos cogidas. La violencia en México está en el límite. La reivención es un mito completo que inunde tode lo demás. Asumiéndo que hay que salir de aquí corriendo hacia una transformación que nos vincule más con el espíritu de nuestro antepasados que ya nos los explicaron en su sabiduría con la tierra que pisamos y la simbiosis de las especies en una actualización continua de Gaía a partir de la conservación que llevamos de la naturaleza que hemos decidido proteger en nuestra humilde y grandiosa capital del último procomún que se presentó a unas elecciones globales de consciencia.

Sean estas, las mías, las primeras.

Como no hagas algo que no exista, que te imagines tú, y que mantenga el espacio que transitas con la certeza de que aquello que soñaste que podía ser cambiado, ahora, gracias a más fuerzas que las propias, que tan sólo sumaban nueve, llegamos al nivel máximo de los placeres: 999999999.

Título de mi libro en mi primer falso Sant Jordi, festejado, como cada año, nueve días después del día de Sant Jordi. El fake se comió al verdadero. La ciudad en pánico.

Ser tomados por alguien de afuera siempre acojona un poco.

No somos revanchistas.

Nos fundimos en el procomún gracias a los antiguos griegos y los filósofos alemanes.

Solo nos centramos en esas aportaciones para nuestra tesis del procomún que se deriva del futbolarte.

El nuevo sistema está en tela de juicio.

Ahora es el momento para juzgarlo.

Se estirarán los límites. Al menos nueve. Al principio. Y luego todos.

Por abarcarlo todo.

Quiero todo: y lo tengo.

Aquí está.

De allá vengo.

Allá voy.

Estoy ahí.

Desde hace rato.

Debo volver a México. La nueva capital me llama. Hay que transformarla. No está en manos de nadie. Es la mejor época para asumir la construcción de una emergencia colectiva de la banda. Nos están viendo las caras. No lo queremos ver porque asumimos que somos unos. Los otros, otros. Pinches nacos.

Ese es el México que veo.

Y no mames.

Es mucho más.

Obvio.

Luismirrey.

Mira qué historia.

Chulada.

Los fresas también somos personas, cabrón.

Y leemos biblias.

Y a veces libros.

Pero no tanto como ellas.

Somos más pendejos.

Mucho más.

Son de la verga.

Y algunas niñas fresas no lo quieren ver.

O lo ven, y les vale verga.

Son guapos y ricos.

O sólo ricos.

O sólo guapos.

O sólo pendejos.

Pero una banda en la ciudad no se cree ninguna de las ideologías y se tira a espacio urbano a liberarlo con su insolencia. Y nadie les tose. Porque son banda liberadora. Son la neta de la ciudad. Y se comen las noches del sur, del centro y del norte. Como si el este y el oeste no contaran. Van en otra liga. Hasta que llegó esta otra banda. La posibilista. La multiversalista. La sociedad artística. La que se vió reflejada en nuestras contradicciones duales que nos acosan por ambos lados, con vívidas historias de nuestros mejores ilustradores y narradores de otra cultura. La nuestra. La chida. Internacionalmente asumida. Revertida a un caos divino que se desborda de los límites abarcándolo todo. Pleno. Orgasmo. Uno ya no existe pero en el colectivo ensímismado todos cupimos entonces. Al menos durante un tiempo infinitamente feliz. La exclavitud esperaba contenida y satisfecha de tenerte de vuelta para producir el capitalismo sostenible que nos permitimos recontraformular.

Meritxell Batet era compañera de Mertixell Cucala.

Entre las dos Meritxell.

La foto de familia.

Mi familia duerme. Y yo creo.

Creo en el futuro.

Creo que el futuro ya llegó.

Hace tiempo que creo.

Y ahora sólo necesito dejar de creer y desvelar.

Como 99 parábolas.

Todas a gol.

Mi única intuición.

GOLman

#golmanselección

Cierre Golman

El futbolarte se despliega sobre la cancha. Pero también en la calle. Yo ocupo el espacio que me dan. Conozco las reglas. Las llevo al límite. Tensionado. Nadie, no importa el tamaño, me intimida. Creo y respeto al rival. Pero le vamos a ganar. Competimos al máximo nivel. Yo soy ese jugador. Mi equipo lo sabe. Es lo que ofrezco al país. Lo último que tengo. Mi pasión final. El futbolarte detrás del mundial ganado por un estado tropical pequeñito que no existe, mas que aquí: ticataluña.

El minúsculas.

Por faltar.

Al trato brusco debemos acostumbrarnos. Dijo Joda.

Y nosotros entendimos. ¿Cuántos chicos Jedis? ¿Cuántas chicas? ¿Es esto lo más alto a lo que podemos aspirar en la creación de una ficción futura resuelta?

La sociedad avanzará a trompicones. Como hasta ahora. Por primera vez nos damos cuenta de que estamos unidos todos a un sentimiento que nos une con este planeta. Y le respetamos. Lo ponemos en un valor por encima de nuestras creencias. Las ideologías a las que uno se podía afiliar. Yo pienso como esos. El pensamiento pasado. Las reglas del sistema actual. La convivencia entre desiguales. El acto de rebeldía quien se proyecta al lado opuesto al establecido. Todos, tanto si nos va bien, como si nos va mal, en el ecosistema social actual, tendremos derecho a revelarnos contra el mismo. Es el máximo anhelo. Y además, lo mejor: es asumible.

Tan sólo necesitamos de una premisa: dualidad.

Dos opciones. Rompemos la unidad. No la necesitamos. La idolatramos una vez más. Y le ponemos una Eva de su costillita. Y ahí creamos el mundo alternativo al que voluntariamente nos retiramos. Nosotros. Nave nodriza uno. Cupo limitado.

¿Estás dentro o fuera?

sagrada familia

Caben los que caben. Las iglesias y las pirámides vuelan. Ahí nos encontramos otra vez las culturas primeras. Nos damos la mano. Nos acomplamos a una forma interestelar de simbiosis. Acomplamiento de naves espaciales. Colonias en el espacio. Colonías en otros planetas.

Ante este delirio de visión de futuro, ya hay caminos trazados. Este, humildemente, es otro.

Si me vuelvo loco de verdad lo exploto hasta el límite de sus consecuencias espacio temporales. Y como lo puedo hacer, los voy a poner a marchar.

Como un plano que se cierra mientras de la distancia corre hacia cámara un futbolartista de la ciudad: Golman Elizondo Pacheco, y su Ciutat Nova.

Yo fui encontra de todo lo que encontré. Fue la única vía en la que no me topaba con las corridas y los toros en medio de una plaza de toros mansos que exaltó a la muchedumbre hasta llegar a la quema y muerte de los incontrolables amantes de la tauromaquia.

Comenzando por esta peli, podría crear dos mundos en polos opuestos que huyen al pasado lo más lejos el uno del otro, sin hacerse daño, sin prejuicio moral más que el ya existente entre las antípodas repelentes. Nunca antes la repulsión había sido subida al valor primero de nuestra aceptación social a un nuevo modelo de convivencia. De ahí que esto, también, sea una campaña. Fuera de contexto. Como un guion. como una película de las de antes. O de las nuevas.

De aquí parte mi arte: la tiranía del encuadre. Mi tensión en el tiempo espacio urbano que yo mismo me encargo de liberar. Como grabar la presentación del xatu frente a los jueces profesionales de la ciudad.

Yo voy a hacer todo. Cooperativista. Emprendedor. Futbolartista. Actor. Director. Cineasta. Productor. Ilustrador. Super agente secreto evangelista. Candidato.

Mis mercados desbordados.

El juicio final.

Ahora.

Día d. Uno. Hoy.

Hoy es 31. Mañana 1. La vaina va así. Ciclos mensuales. Nos acostumbramos. La biología de ella la sitúa en ese ritmo vital cíclico. Nosotros los hombres llegamos a esa dualidad cerrada en un símbolo de infitnito que tatuamos juntos en la pubertad. Nos sabíamos únicos a un código de amistad. Una emergencia sagrada. Ahora eso se experimenta juntos. Cómo el sueño más alto. El máximo espírtu de Huitzilopotchtli mezclado con Quetzalcoatl mientras Iztaccihuatl se le abalanza a Popocateptl a darle un beso y fusionarse ambos en un mito erótico consumado.

Llegamos todos. Al mismo tiempo.

Bienvenidos, ALLS.

Crédito fotográficos: Patricia Pecas.

Time is up

I off to meet Frías. I told me we’d meet in the center of Plaça Catalunya.

The new era starts there.

I’ve got to run soon.

But I just stepped up the game. I came in and ruled again. I impossed the game. Only I want to play diferent dimensions. And I’m ready to go. This is it. The time has come.

I go to the nearest baseball field from my house. Walking. And won’t leave until I hit a homerun.

What’s the probability of that happening?

a) 1%
b) 3%
c) 9%
d) 10%
e) 11%
f) 14%
g) 15%
h) 49%
i) 99%

I want to explore i.

That game of words. That’s my art coincidence. We bumped into each other. And here we are.

ALLS

PS Now I remember why I wanted to write so bad.

It’s two argentinean sisters from a good Buenos Aires Family of more or less my age: 44. I was taking a panoram picture that was violently interrupted by the unconsciousness of their disruption upon the local artist. A nobody, really. I crazy man from the Gotic quarter. That bearded bum. We love them all. Who get’s them.

Catalans walk away. A bit scared. Ticatalan stayed. We bond. There’s another division no one is contemplating. Till now.

You are up.

So I step up the plate. On the little mountain don Fernando Valenzuela. El Toro de Chohuaquila. A huevo. Su pinche giribilla me la pela. Fernando se perfila. Mide lo que miden los toros. Levanta su rodilla hasta donde llega, levanta los ojitos al cielo, y zumba. Bat. Swing. ALLS.

ALLS es como el picante para un mexicano: va bien con todo.

Yo me presento, humildemente, desde este rincón: Golman Elizondo Pacheco.

#golmanselección

Apoyame a ir a Rusia 2018. Con el nuevo país: El TICO COMMONS.

Y vamos, maes, de este palo.

La elección de los Alvarado

Costa Rica estuvo en vilo una vez más. El mundo no se enteró. Pero en Costa Rica se vivió un proceso electoral histórico. Otra vez. Y ya van varios.

La democracia es un juego simple que sirve para que las cosas sigan igual. O bien, si se quiere, para que se presente quien quiera con un plan de gobierno para cambiar las instituciones de un país. La democracia está crisis. Apenas se percibe la punta del iceberg. Pero el problema es general. El sistema está a punto del colapso. Nos hemos dado cuenta en Costa Rica en estas elecciones. Quizás el mundo está centrado en otra cosa, como los muertos en Palestina en la mirilla de francotiradores del otro lado de la frontera, o los muertos en el mediterráneo, ahora que no tienen a nadie que los rescate, o los políticos catalanes fugados de la justicia y detenidos en Alemania, Escocia, Suiza y Bélgica, o la venida de la nueva Venuezuela, casi en cualqueir parte del mundo en el que haya unas elecciones, o la vuelta de Hitler en el cuerpo de otro populista, da igual si de izquierdas o de derechas, que tras desvelar lo que dice, lo que oculta, ya se ha emitido el juicio social más común: los nazis llegaron bailando el cha cha cha. Mientras tanto los neonazis de verdad, la ultra derecha europea, crece sin tapujos ante la atenta mirada de un mundo que ya no sabe qué creer. Los rusos vuelven a ser los malos. Sus pócimas han llegado hasta los organismos de sus detractores, mientras Crimea, que coqueteaba con Europa, es abducida por el oligarca ruso que ejerce el poder. Trump por su cuenta se ensalza con China en una guerra comercial que tiene toda la pinta de jugar en desventaja. Los gigantes se mueve, mientras los espectadores ya no saben si observan un show o si se escucha primera llamada de uno de los jinetes del apocalipsis.

Los estados juegan sus partidos. Cada quien en su liga. Y todos estamos conectados a diferetnes postverdades. Sabemos qué deberíamos creer. Creemos saberlo. Pero en realidad la cuestión es totalmente inabarcable. No podemos estar en sintonía perpetua a todo el ruido que nos aturde. No sabemos si debemos dejarlo todo y buscar una alternativa en la que la sociedad se vuelque en otra dirección. Todo parece coordinadamente inestable para seguir igual. El capital y sus caminos a los mercados. Las oportunidades de los votantes para ahora sí elegir bien quién se hará cargo del vehículo del siglo XX en la carretera inexistente del siglo XXI.

Y en cambio sabemos que el sistema se adaptará. Lo ha hecho antes. Muchas veces. Somos un sistema complejo social que se mueve con sus dinámicas aparentemente benévolas. El bien común es la común demominador entre todos los dirigentes de todos los estados del planeta. ¿Cuántos hay? ¿Cuántos estados miembros en la ONU? ¿Cuántos estados miembros de FIFA? ¿Cuántos estados libres? ¿Cuántas democracias? ¿Cuántos modelos sociales? ¿Cuántos recursos? ¿Cuántos ejercitos?

Quizás en Costa Rica se nos fue la cabeza hace algunos años. Tenemos la sensación de vivir por encima de nuestras posibilidades. Y también la sensación de que el sistema se deterioró hace mucho tiempo. Y que los corruptos se hicieron con el poder, no de ahora, desde hace tiempo, pero que han forzado la máquina de una manera tal que ahora todos pagamos los platos rotos. Y más unos que otros. Estas elecciones nos han enseñado que nuestro país está divido en realidades dispares entre los que viven de una manera y los que apenas tienen para vivir. Y creemos que somos lo mismo. Simplemente porque ignoramos la problemática de los invisibles. De pronto vimos con preocupación cómo una alternativa populista sin mucho proyecto pero con un momentum centrado sobre todo en la supuesta defensa de un modelo de familia que se planta en contra de las libertades y derechos de minorías que para ellos no existen, sino que son una invención, una enfermedad, porque son distintas a lo que hasta ahora nos habíamos planteado.

Costa Rica entera entró de golpe en un debate que no había existido en el pasado respecto a los derechos de las personas a amar a quien le de la gana, y también, a un derecho algo más complejo de entender para nuestra estructura binaria, hombre, mujer, que es la existencia de otros géneros distintos. Hombres atrapados en la biología de una mujer, o viceversa, mujeres atrapadas en el cuerpo de un hombre. Y lo que implica esta transformación. Tanto en su cabeza, como en sus cuerpos, como en su familia y en su entorno. Nos dimos cuenta de que no nos habían enseñado estas variantes, y no sólo eso, sino que debíamos plantar cara a según qué manifestaciones de individualidad, que según una moral conservador nacional, se encontraba fuera de la norma. Lo que es ahora normal hasta hace un tiempo no lo era. Y lo que antes nos parecía normal, ahora ya no le es tanto.

Este ir y venir de posiciones sociales que determinan nuestra manera de definirnos en público y en privado nos tiene un poco desquiciados. Quizás el sesgo pase aquí por un velo religioso que siempre ha sido conservador al catalogar aspectos de la vida que se alejan, o no, de las vidas idílicas que nos pintan los hombres de Dios desde su púlpito, pero sobre todo, desde la moral que se inculca en las escuelas religiosas.

Costa Rica tiene una anomalía interesante. No es un estado aconfesional. La religión oficial es la católica. La moral conservadora de la religión católica se mezcla con espíritu tropical de quien tiene al menos dos costas a los que acudir al encuentro con el mar. La música y el baile se interpretan con la misma tradición popular con la que se mueve todo un subcontinente delgado y estrecho, con siete países que juntos de la mano enlazan el norte y el sur, así como un conjunto de islas en el Caribe cuya historia nos enlaza el pasado esclavista de nuestras potencias coloniales con un concepto más moderno y rompedor del sistema: los paraísos fiscales que mueven el dinero invisible que se filtra de todos rincones del planeta, bien protegidas por un secreto bancario, casi más inviolable que el secreto de confesión que nos ha avocado a confiar ciegamente en los padrecitos que nos limpian la consciencia de todo pecado, tras expulsarlo de nuestro organismo, y tras la penitencia moral directamente saldada con Dios Padre, volvemos al camino del bien, que pronto encontrará su camino truncado para torcerse una vez más, tentados por los implacables tentáculos de un demonio mucho más ávido a explorar los límites profundos y oscuros de la existencia humana.

La corte interamericana se metió con una prohibición de Costa Rica del matrimonio de personas del mismo sexo. El matrimonio, dicen los conservadores, es una cosa de la iglesia. Los católicos, también en España, habrían preferido que se le diera otro nombre. Porque el matrimonio es una cosa, y eso, otra. Justamente nada tiene que ver con la iglesia. Sino con el derecho de una persona de casarse con quien quiera. Y tener los mismos derechos que otra pareja que hace lo mismo. Cosas prácticas como la pensión de viudedad o la transmisión de una herencia o los derechos de formar una familia. Y no es lo mismo para una pareja de dos hombres que para una pareja de dos mujeres. Las mujeres pueden tener hijos. Los hombres no. Esto es un ejemplo de como esa dualidad binaria de lo que considerábamos natural sigue teniendo un impacto práctico en lo que una de estas nuevas familias tienen por delante. El concepto disruptivo aquí también es el de la familia. Es un concepto que visto desde la perspectiva del amor no tienen ninguna fisura. Las personas se aman y quieren vivir juntas. Y tener decendencia. Y hay maneras para conseguirlo. Estas situaciones también se tienen que preveer en las estructuras sociales, asistenciales y legales que se plantea una sociedad moderna ante la nueva casuistica social. La suerte es que no somos los primeros. Es más bien un debate al que Costa Rica llega teniendo suficiente experiencia en países afines para saber cómo legislarlo y cómo introducir estos temas en la agenda política y social sin que ello tenga porqué ser un trauma para nadie.

España es un país en el que el conservadurismo religioso tiene una importante representación social y política, que sin embargo tuvo la capacidad hace más de 15 años de impulsar estos temas en la agenda social de un partido socialista que fue, ahí sí, pionero en el mundo en la articulación de los derechos igualitarios para permitir que las personas se pudieran casar con quien quisieran. Una igualdad ante la ley, que inclusive el Partido Popular, una vez de vuelta al poder, no derogó, al tener en sus propias filas, o sorpresa, personas que se habían beneficiado de dicha apertura social. Su queja, como mencioné anterioremente, es que le habrían puesto otro nombre distino, porque el matrimonio que ellos se imaginan, es el de la iglesia. La respuesta es la misma: es otra cosa. Son derechos civiles. La iglesia sigue sus propios caminos para adaptarse a una sociedad cada vez más abierta.

La religión y la política de pronto se mezclaron en estas elecciones presidenciales de Costa Rica. Lo interesante esta vez es que la bandera del conservadurismo en defensa de un modelo «tradicional» de la familia no vino de la mano de iglesia católica, sino de la iglesia protestante. Los protestantes en Costa Rica han tenido una penetración importante en los últimos veinte o treinta años, algunas veces con la financiación de capital extranjero para montar infraestructuras que vienen a articular el espacio comunitario de comunidades olvidadas por los gobiernos de todos los partidos. El ámbito rural ha seguido con la problemática de aislamiento y falta de infraestructuras básicas como el acceso a agua, la vivienda, carreteras, servicios médicos, escuelas, etc. Las políticas públicas en medios rurales tienen una importante barrera: la dispersión. Esto provoca que llevar los servicios públicos, luz, agua, gas, sea más complicado y costoso que llevarlo a centros urbanos en los que más personas se benefician de dichas inversiones. Sin embargo, son inversiones que se tienen que planificar de manera que se garantice una mejora paulatina y programada de la calidad de vida de dichas comunidades, al mismo tiempo que se introducen mecanismos que les permitan a dichas comunidades crear sus propios proyectos productivos para superar una economía de subsistencia, en la que muchos de ellos viven inmersos. Las economías de escala en estos casos es otra barrera importante, así como la introducción de proyectos que en otros contextos han tenido resultados, pero que no nacen de iniciativas propias de la comunidad. En dichas comunidades, son las mujeres las que resultan claves para garantizar la cohesión estructural de la comunidad y de los entornos familiares para gestionar las ayudas y subsidios. Comenzar primero por visualizar a dichas comunidades y plantear espacios comunales abiertos en espacios públicos o municipales para mejorar las condiciones de su población es una tarea que se debe desarrollar con el impulso de las autoridades locales, y con un programa respaldado por el gobierno central, delegando en las autoridades regionales las maneras más apropiadas para coordinar su lanzamiento y acompañar a las comunidades en procesos participativos de la acción política. El hecho de que dichas conversaciones se hayan dado en los cultos de las iglesias protestantes muestra un vacio del estado que es necesario corregir, no tanto para menoscabar el espacio social que dichas comunidades religiosas han generado con su empresa, sino para darle vías de participación a estos ciudadanos para generar un impacto en sus comunidades.

Viví bastante a la distancia todo el debate político de estas elecciones. Vivo en Barcelona y me resulta complicado seguir y hacerme responsable de lo que sucede en mi país. Y tampoco lo tengo fácil para participar en el proceso. Tengo derecho a voto, pero implica inscribirme y viajar a Madrid para ejercerlo. Y no lo hice. Ahora tengo que ir para renovar mi pasaporte. Además, llevo muchos años sin vivir en Costa Rica y me parece que me queda lejos de mi realidad actual. O más bien, que no tengo derecho a opinar sobre algo que después no va regir mis obligaciones y derechos. Pero esto es falso. En realidad Costa Rica es el único sitio en el que tengo el derecho a presentarme a unas elecciones, si tuviera la voluntad y los medios para inscribir un nuevo partido político. Es una empresa demasiado lejana.

Pero sigue siendo este pequeño estado centroamericano el único en el que soy un sujero político valido. Ni España, tras 17 años de vivir aquí, me ha dado este derecho. Ni México, en donde viví 16 años, y de donde son mis tres hermanas mayores, que ellas sí, recibieron la nacionalidad, tras algunos años más de seguir viviendo allá. La realidad es que mi participación en la política es irresoluble. No tengo voz ni voto. O voz sí. Pero no la ha puesto al servicio de ningún discurso, justamente por un sentimiento de exclusión que me acompaña hasta ahora. Y de ahí que dicha participación haya constituido igualmente un proceso muy personal de hacer algo con esta circunstacia que implicara vivirlo en positivo. Eso me llevó a utilizarlo como un eje vertebrador de mi obra como autor. O bien, me llevó a plantearme el contexto en el que dicha propuesta social se plasmara en un escenario creado para satisfacer las circunstacias excluyentes de mi persona. Necesitaba un estado nuevo que me permitiera ser el actor político completo que hasta ahora no había podido ser.

La ficción fue mi elección. La literatura permite articular todos los discursos. Utilicé la palabra porque sabía que la retórica más creible saldría el día en el que tuviera que repetir los bucles que ya había diseñado mil veces antes que ahora, en el momento de presentarme como ese agente político arrojado al centro del escenario, sabría improvisar como una visión adaptable de un mismo discurso vertebrador de una revolución social completa. Al no tener viabilidad práctica en los juegos políticos de los estados naciones con los que coqueteo, la opción más razonable era pensar en la búsqueda más radical de una solución general para el sistema en su conjunto. Si las reglas de la política que me excluyen de la fiesta política ¿porqué iba a tener que seguir las mismas reglas del resto de los jugadores?

Esta libertad ha sido una gratificación absoluta, tanto como una penitencia monstruosa. El límite superior es un sitio al que hay que conseguir tener el nervio y el temple suficientes para llegar con holgura. Sin temores. Y es ahí en donde se pone la mira cuando uno supera el cuerpo a cuerpo que nos lleva a las penosas situaciones de los debates políticos polarizados como la elección de Trump en Estados Unidos, la dualidad irresoluble de los dos bandos encontrados, replicados en su versión iberoamericana entre la confrontación entre el centralismo de Madrid defendiendo la unidad de España ante el enemigo en casa de la secesión de Cataluña o el País Vasco. La unión europea observando la evolución de las cosas en el sur del continente, como ya hizo en su momento cuando evaluó la acción de Franco y Mussolini contra el gobierno electo en las urnas. Mientras Europa y sus medios critican el tono populista de la propuesta de Trump de construir un muro con México, Europa construye más kilómetros que nunca en su historia de vayas con las puas más modernas y lacerantes de un mercado en boom, pactando con los estados del sur del mediterráneo y con Turquía para que hagan ellos el trabajo de frenar los migrantes que pretenden llegar allá a donde creen que está el futuro. La libertad de los países que en su día fueron colonialistas (¿ya no?) para ir a explorar y ver qué minerales hay por ahí, y luego general un mercado lo suficientemente opaco para distribuir las armas en los mercados secundarios en los que estos negocios se cierran, mientras se protege el coltran en las minas en las que explotamos a los niños que se juegan la vida en condiciones de trabajo esclavo, por llamarlo de alguna manera que nos resulte familiar, para poder disfrutar de nuestro teléfono de última generación, para vivir el sueño de un mundo feliz interconectado con la red, en el que si quieres, lo puedes conseguir.

Cuando te das cuenta de que tu mismo generas el mundo que criticas entras en un estado de inacción complejo. Si sigues por ahí serás tú el que se convertirá en una contracción. Pero ya lo eres. Y de ahí no se sale por voluntado propia. O comulgas o el cuerpo de Dios no habita en tí. Es así el dogma. Si no crees el dogma es mejor que no estés con nosotros. Esta exclusión no me la impuso nadie. Yo mismo la percibí frente al espejo. Y me dejó mudo. Callé. Me bajé del bagón. Huí.

De pronto el tren iba demasiado rápido para subirme otra vez. Por más que intentaba no conseguía subir al vagón en marcha. Lo que se me ofrecía eran las migajas que tienen los que pepenan por las calles de las capitales mundiales. El ser digno que se tira a la calle una vez que toca fondo. Y que se juega la vida como el americano que sabe que su jubilación depende de su carrera, sus inversiones, sus fondos, su familia o su pobreza. El juego del capitalismo está viciado hasta para los propios defensores de su hegemonía. El estado de bienestar es otro modelo que se tambalea con su incapacidad de asumir realidades demográficas como una población que envejece y devoluciones en caliente en las fronteras del sur a la gente que huye de la violencia más sangrienta del planeta.

La violencia es el primer eje que debería estructurar nuestra responsabilidad colectiva en todo el planeta. Siempre queremos llegar a la gente con la volutad de salvar el planeta del calentamiento global y el cuidado de los ecosistemas. Ahí también los costarricenses hemos dado un paso adelante hace muchos años con un modelo propio, cuyo discurso ya se ha gastado, y que de alguna manera, debe permitir una segunda fase que permita renovar el discurso y la visión que nos proponemos ahora a abanderar para que podamos asumir frente al problema general que percibimos comos sociedad. No sólo en nuestro pequeño estado tropical, sino en el conjunto del planeta. Esta es la conclusión de mi posicionamiento político: vivo en un sistema complejo social que interactua de manera itinerante con todo el planeta, en una conversación que nos coloca a nosotros, individuos, frente a retos colectivos que implican a toda la humanidad. Los 7000 millones de habitantes. Pero no todos partimos de la misma base. No todos hemos llegado al mismo nivel de bienestar. No todos tenemos la misma responsabilidad sobre la huella ambiental que dejamos en el planeta. Hay un frente común en la política internacional. Estos temas se debaten y se llegan a acuerdos que marcan las líneas estratégicas de una reconversión energética y social. Pero somos nosotros los que debemos provocar también un cambio social en las estructuras globales de governanza respecto a nuestro estilo de vida, nuestras expectativas de desarrollo y nuestra capacidad real para combatir al dragón.

Costa Rica tiene valores que sirven como base para definir un planteamiento en el que me motivaría participar colectivamente para establecer nuestra visión en el ámbito general de un estado supranacional. Este estado global es parte del debate dentro de los círculos de futurólogos en el que hay personas de todo el mundo atando cabos para ponernos en marcha. En ese plano general, la unidad de nuestra especie encuentra un sano punto de encuentro: el planeta en el que viajamos todos a una velocidad vertiginosa por el espacio en extrarradio de un universo, que según nuestro física cuántica, es tan sólo uno, el observable, de tantos multiversos como deseemos imaginar. La ciencia nos da la posibilidad de soñar con sistemas múltiples, en vez de tener que obsesionarnos con la idea más complicada de una solución única. El modelo de los estados nación plantea, para cada nación, la competencia de sus estructuras frente a otros estados. Casos como la Unión Europea promueven la capacidad de los distintos pueblos de formar parte de una comunidad más grande en la que todas la culturas coexistan y trabajen por el bien común más allá de las fronteras de los estados. No obstante, el proyecto inacabado da síntomas de cansacio cuando cada estado juega al proteccionismo de sus intereses particulares y a la hegemonía del poder entre los estados más potentes, mientras se ven retratados ante el juicio de la voluntad de un pueblo, o una parte considerable al menos, ante la voluntad de decidir sobre su propio futuro como nación dentro de esta misma comunidad, en el caso de Cataluña. Es evidente que la disrupción genera inestabilidad. Pero los sistemas complejos no le tienen miedo a la emergencia. Una alteración en la parte micro puede generar un cambio en las estructuras macro de la totalidad del sistema. La resistencia del sistema también es un comportamiento esperable del propio sistema complejo. Debemos procurar que el resultado nos lleve a un máximo relativo mejor que la situación actual. Este mapa no ha sido bien dibujado en ninguno de los dos bandos en el conflicto, ni tampoco ha sido propiciado por el juez político del conflicto: una UE muda.

El riesgo de Costa Rica es que siendo un estado y una democracia consolidada, pacífica y funcionante no asuma que el cambio que necesitan las instituciones de cara a los retos globales, la desafección social de las actuaciones corruptas de los partidos tradicionalmente en el poder o las prácticas obstructivas de la acción política por las vías de contrapesos entre los tres poderes del estado. Costa Rica consiguió en las elecciones pasadas romper con el bipartidismo de los dos partidos tradicionales en el poder. Un hecho que denota una evolución política social avanzada, que fracciona la sociedad en diversas alternativas que tienen la representación de una sociedad diversa y plural. Sin embargo, tras la victoria de un partido de centro izquiera que en sus siglas invoca a la participación ciudadana, el gobierno fue incapaz de aglutinar este cambio político necesario que pasa por corresponsabilizar a la ciudadanaía en la acción política más participativa, transparente y transversal, que asuma que la cultura social se ha transformado de manera irrevocable. Este cambio social ni siquiera se percibió en el discurso político del partido en el poder, quizás incapacitado por el bloqueo institucional que el resto de los partidos consiguió instaurar, una vez más, para desgastar a un gobierno para dejarlo en evidencia mediante un objetivo electoralista de demostrar el fracaso del oponente. Mientras este sea el horizonte de miras de la acción política de nuestro país, poco vamos a avanzar.

Pero Costa Rica se encuentra ahora mismo frente a una oportunidad trascendental. Nuestro posicionamiento es lo suficientemente relevante como para permitirnos hacer una reflexión política colectiva que nazca a partir de esta catarsis vivida en esta segunda vuelta de las elecciones presidenciales. Nuestra fiesta política ya no es la de dos colores políticos que marcaban nuestra afiliación familiar según la herencia de nuestros antepasados en la participación de una guerra civil de la cual nace parte de nuestro discurso político compartido. La alternancia funciona para poner en marcha un modelo de desarrollo que se permite en un principio afianzar el campo, sobre todo a partir de las cosechas de café y banano, y después, con la estructuración de un modelo productivo en el que el turismo juega una parte imporante con un modelo de ecoturismo que sienta las bases de una sociedad educada en la conservación y en la biodiversidad. Nuestro sistema educativo y la atracción de empresas como Intel consiguen que en un momento dado seamos una opción interesante para atraer empresas multinacionales que busquen una capacitación media alta de profesionales universitarios. Las nuevas tecnologías abren una serie de oportunidades para la innovación que no se si se han acabado de impulsar, y la influencia de Frankling Chang en la posibilidad de contar un programa científico y espacial de primer nivel nos debería motivar a emprender un eje estratégico de máximo nivel. La competencia en infraestructuras de nuestros países vecinos nos lleva a la necesidad de llevar a cabo cuanto antes el canal de transporte de mercancías entre los puertos de Moín y Caldera, a partir del desarrollo de un tránsito de contenedores por vías exclusivas ferroviarias que permitan ofrecer una alternativa interesantes a los proyectos de ampliación del canal en Panamá, y al proyecto de apertura de un canal en Nicaragua. Dicha infraestructura podría servir para establecer uan alianza estratégica con dichos países y mejorar los mecanismos de colaboración que las tres infraestructuras en su conjunto podrían beneficiar a la región.

Los resultados en salud de nuestro sistema universal de cobertura sanitaria debe actualizarse con inversiones en infraestructuras, equipamiento, investigación y profesionales. Nuestro sistema de salud es muy potente porque consigue buenos resutlados con una cobertura universal y con costo medio bajo. La actualiación de las infraestructuras y equipamiento pueden encarecer estos costos, pero tambien deben garantizar que el futuro de nuestros servicios consigan renovar y actualizar los recursos instalados. Un sistema como el nuestro puede hacer mucho énfansis en la calidad de vida de las personas, en la alimetnación, la promoción de estilos de vida saludables y la corresponsabilización de los cuidados de salud de la población en su conjunto.

El sistema educativo del país también requiere de una revisión global. Lo que aprendemos ahora es que nuestra sociedad cambió entre que salimos de la escuela, entramos a la universidad y el día de hoy. Sabemos que el acceso al trabajo y la volatilidad del mercado laboral nos lleva a pensar que la educación básica y profesional debe adaptarse a nuevos paradigmas. De todas formas la disparidad que puede existir entre la escuela pública y las escuelas privadas forman un brecha que bien puede describir perfectamente la situación de polarización vivida en las presentes elecciones. La escolarización de zonas rurales del país podría impulsar un proceso de renovación de los nuevos modelos de aprendizaje en los diferentes niveles de desarrollo de los niños, desde la educación preescolar, la primaria, secundaria y bachillerato. La actualización de los nuevos modelos de aprendizaje debería servir para poner en contacto estas dos Costa Rica que se han mirado con recelo durante estos días de campaña. Quizás la escuela privada, y todos sus egresados, podrían hacer un ejercicio de integración en la realidad de las zonas rurales que probablemente podrían aprovechar un debate que les llevara a mejorar infraestruras, plan de estudios, modelos de aprendizaje, claustro, formación de profesorado, equipamiento, etc. De hacer esto, la solución pasa por intentar aplicar de manera estructurada los cambios de los entornos sociales más necesitados en zonas urbanas y rurales, de mecanismos de participación que conviertan a la escuela en un eje vertebrador de la comunidad, que atienda las necesidades sociales de las familias de manera integral y coordinada con los diferentes actores involucrados.

Un ejemplo claro de cómo nos cuesta, no sólo a los ticos, ponernos en el lugar de los que más necesitan, es cómo nos relacionamos por ejemplo, con la realidad social de Nicaragua. Nuestro país tiene una relación simbiótica con nuestro país vecino del norte, y en cambio, no somos capaces de articular políticas que nos impliquen en mejoras en su entorno socioeconómico que permitan que mejoremos de la mano. Lo cierto es que el flujo de personas y de familias nicaragüenses y costarriceneses nos hermana de una manera en la que todavía hoy genera tensiones sociales. Es verdad que Costa Rica es pueblo que acoge bien al que viene de fuera. Pero las relaciones con los vecinos siempre suelen ser especiales. Y como tal, debemos intentar potenciar poner de manifiesto nuestra voluntad de ayuda, no sólo a nivel institucional, sino también en la corresponsabilización de programas en los que nosotros mismos podamos ser partícipes de una mejora social real. La revisión de nuestro sistema de educación pública para enfatizar cómo mejorar las condiciones de la escuela en las zonas urbanas y rurales más sumergidas perfectametne se podría extrapolar a esos entornos en nuestros países vecinos. Sin duda, a partir de un proyecto de estas características podríamos motivar que nuestros propios estudiantes se corresponsabilizaran de la interacción con estudiantes de diferentes zonas del país, y de diferentes países, en un plan conjunto para mejorar la puesta al día de nuestro modelo de aprendizaje, basado en la noción de aprender a aprender, y de la activación del pensamiento científico, el lenguaje matemático, lectoescritura, la literatura, la filosofía, el teatro, la música, el surf, el deporte, la montaña, la ciudad y el internet.

La corresponsabilización del desarrollo social es un tema que no puede preocuparnos sólamente en nuestro territorio. La manera de afectar positivamente el desarrollo social de otras zonas más deprimidas forma parte de nuestro rol social integrador en un sistema complejos social que se entiende parte de una misma colmena. También corresponsabiliza nuestra acción política y social no sólo con los nuestros, sino más importante, a partir de la experiencia del contacto con el otro. A partir de este ejercicio, nos podemos reflejar en realidades muy diversas a las que vivimos en nuestros entornos social y familiar, y nos ayuda también a convertirnos en una sociedad de acogida de personas que vengan a nuestro país a fortalecer esta cultura universal multicultural que bebe de las experiencias vitales de todas las culturas que traen consigo los nuevos ticos que también se alientan de nuestra visión colectiva. Es esta visión la que puede traer oportunidades de sinergias estratégicas con gobiernos e inversores que se interesen en formar parte de esta construcción de futuro que planteamos desde el pueblo de Costa Rica.

Por segunda vez tendremos un gobierno que nos interpela a la Acción ciudadana. No nos quedemos viendo el partido desde la tribuna. Saltemos a la cancha a jugar el partido que nos toca, ya no solo como país, sino como indiviudos que nos sabemos parte de una planeta en el que la interconección y las claves culturales compartidas nos hacen converger en una misma cultura común. Esta cultura es la que nosotros bautizamos: Tico Commons.

Ya nos fundimos con el vecino. Fundámonos ahora con el continente. Asumamos que esto que Costa Rica puede remover viene de una manera de entendernos todos a partir de un proyecto común. Que inclusive puede venir a modificarnos desde fuera. Como lo intento ahora, desde esta capital mediterránea, Barcelona, a la que estoy dispuesto inclusive a sacrificar, con un nuevo nombre, como quien viene de fuera, del otro lado, a alterar la historia de nuestra pequeña población local. De ahí que mi intención política también tenga un sentido local. Allá como acá. Y de ahí también que nosotros, los ticos, necesitemos apuntalar la cultura urbana que ha crecido sin urbanismo alguno, a partir de la interpretación de los espacios públicos y de la interacción de las personas entre extraños. De ahí que el modelo de ciudad en el que nos querramos reflear, a pesar de las diferencias, sea como el que actualmente tiene Barcelona. La posiblidad de recibir continuamente a turistas de todo el mundo, y también la posiblidad de ofrecer a los habitantes medios públicos de transporte y una cultura sostenible de la movilidad, nos lleva a repensar la manera en la que el valle central de Costa Rica, y sus cuatro grandes ciudades, se puede convertir en un nucleo urbano sostenible y regenerado. La vialidad y las comunicaciones colapsadas deben dar paso a una planificación global que centre el debate en si nos hemos excedido en nuestro culto al carro, dejando bastante rezagado la actualización de sistemas de transporte público más modernos y multimodales que mejoren la eficiencia de la movilidad. La necesidad de mejorar la movilidad para personas que tienen dificultades también es una prioridad que hasta ahora no se ha tenido mucho en cuenta.

A veces la distancia ayuda a ver más claras las cosas. De ahí que mi distancia política me lleve también a ser parte, ahora sí, del debate político actual en el que estoy inmerso, como expectador, en mi ciudad. Barcelona como capital es un concepto muy potente. Una ciudad con todas sus potencialidades de atracción, con su hermandad con Madrid, como ciudades que siempre estarán a la misma distancia la una de la otra. Y por lo tanto codependientes. Pero no deben ligar la una a la otra. Sino potenciarse. Esto es lo que el futuro depara a estas dos grandes capitales. Y Barcelona ya tiene su capitalidad en un ámbito más amplio: la Unión por el Mediterraneo. De momento ha servido para muy poco. Pero es título está ahí. Pendiente de asumir su rol. Y este puede ser un buen momento para que un tico venga y proponga entrometerse en espacio que encuentra vacio. Como un nueve que sabe ver los espacios que genera cuando jala una marca. Esta es una de mis mayores virtudes. Pero sólo la desempeño en el campo de juego. A donde debo ir para culminar esta propuesta.

Yo soy tan sólo un futbolartista. Soy un nueve puro. Y mi propuesta en el plano futbolartistico es posicionar a Costa Rica en la comunión completa. La noción de haber cubierto todo el espacio. Asumir el límite superior. La solución general. La plenitud del sistema. ¿Qué más podría pedir el pueblo de Costa Rica, además, de lo antes expuesto, si no es ser campeón del mundo en Rusia 2018 (quien dice Rusia dice Qatar 2022)?

Pues esa es mi propuesta. Ganar el mundial. Yo me propongo para dicha tarea. En la cancha. Como un nueve puro. El as bajo la manga. No dijo Einstein que era de locos pensar que íbamos a tener resultados distintos si hacíamos siempre lo mismo. Pues mi propuesta es hacer de Costa Rica una apuesta singular. En vez de llevar un tercer portero, llevamos un futbolartista: Golman. Servidor.

Es evidente que el profesor Óscar Ramírez (o Luis Fernando Suárez) tiene la última decisión. Pero, imáginemos que después de las elecciones que hemos vivido, pudiéramos ofrecer al mundo nuestra visión constructiva y colectiva de nuestra sociedad, el Tico Commons, y a la vez, lleváramos al portavoz de dicha visión en nuestro equipo, para acabar de difundir el futbolarte, en su vertiente dual, con el respaldo popular de un país volcado a la consecuión de este objetivo estratégico: ser campeón del mundo. Es la narrativa del éxito del caballo negro. Sabernos protagonistas desde el minuto uno. Y llevar al equipo concienciado en que vamos con esta mentalidad, partido a partido, sabiendo que vamos a ganar. ¿Cómo lo garantizamos? Con una ficción. Vamos a intentarlo. Yo me dispongo a jugar ese rol. Tanto de creador, con el guión de dicho discurso, pero también asumiendo el entrenamiento y la preparación física y mental, en mi propio cuerpo, para disputar los últimos nueve minutos de todos los partidos, romper a las defensas cansadas con la visión del más mítico futbolartista: Golman.

Es un acto performativo. Estoy preparado para ello. Es lo mejor que he hecho en mi vida. El gol nunca se pierde. Es la mente la que juega aquí a nuestro favor. ¿Con qué queremos competir contra Brasil si no llevamos un arma secreta? ¿Cómo vamos a vencer anímicamente a Messi sino lo ponemos ante un dilema que no pueda entender? ¿Cómo influimos en el estado de ánimo de España si nos encontramos por el camino? ¿Cómo afrontamos un partido contra Rusia sin haberle rendido tributo al César?

En definitiva. Este es mi proyecto. Esta es mi propuesta de país. No encuentro mejor oportunidad que asumir esta visión, sabiendo que el tiempo lo tenemos encima, pero con la disposición de meterle con todo para obtener el hito más importante de nuestro país, la fusión con la voluntad: ganar el mundial.

#golmanselección